Enriquerubio.net El blog del Dr. Enrique Rubio

26 enero 2020

Alzheimer y Robert Moir

Filed under: DEGENERATIVAS — Enrique Rubio @ 21:49

Alzheimer y Robert Moir

Dr. Moir completed his Ph.D. at the University of Melbourne in Australia under the mentorship of Prof Colin Masters, one of the founders of the modern field of Alzheimer’s disease (AD) research. Dr. Moir immigrated to the US in 1994 and joined the Genetics and Aging Research Unit (GARU) shortly after the group’s formation. Dr. Moir now heads his own research lab within GARU and has been a faculty member of Harvard Medical School and Massachusetts General Hospital since 1998. Dr. Moir’s research focus is the Cure Alzheimer’s Fund Distribution Form interaction of biomolecules involved in AD pathology. His more notable contributions include the first paper to identify the low density lipoprotein receptor-related protein as the cell surface receptor for the APP (the catabolic product of which is Aβ, the primary neurotoxic agent in AD), the first to demonstrate the efficacy of clioquinol in dissolving β-amyloid aggregates, the characterization of Aβ’s role in the formation of supranuclear cataracts in the lens of AD patients, and possible abnormalities in circulating Aβ autoantibodies in AD patients. In addition to Dr. Moir’s research into AD, his work also encompassed studies of other aspects of diabetes and cataracts. Dr. Moir’s most recent studies have identified the normal biological function of Aβ and of the insoluble β-amyloid deposits the peptide can generate- that of an antimicrobial peptide of the innate immune system that traps and kills pathogens invading the brain. This novel discovery suggests AD may be an inappropriate response to a real or falsely perceived infection in the brain. This finding may also shed light on the pathological mechanisms associated with other major amyloid-associated diseases, including diabetes and arteriolosclerosis.

Cuando murió en las primeras horas del viernes de glioblastoma a los 58 años, Moir, profesor asistente de neurología en el Hospital General de Massachusetts y la Facultad de Medicina de Harvard, dejó un legado de ciencia brillante: su idea de que
El Alzheimer tiene algo que ver con los microbios en el cerebro, que las placas amiloides se forman en respuesta defensiva a esos patógenos, y algo además de eliminar el amiloide es probablemente nuestra mejor opción para prevenir o tratar el Alzheimer.
Antes que Moir tuviera esta idea otros científicos tuvieron el mismo presentimiento, pero Moir más fuerte que ellos
Habían sido criticado por querer estudiar algo (un origen microbiano para el Alzheimer) que no había sido probado; esto no suponían descubrir nuevos conocimientos. También se burlaron de el porque era un simple profesor asistente, en los tiempos que vivimos el academicismo está por encima de la sabiduría, el rango sigue siendo un mérito para decidir. Una revista importante casi publicó un artículo clave suyo, pero retrocedió cuando sus expertos en Alzheimer (léase: defensores de la ortodoxia de Alzheimer) lo criticaron.
Moir empezó la investigación de la enfermedad de Alzheimer desafiando las teoría existentes en la que se afirmaba la preponderancia de amiloide en la enfermedad
En 2016 se público que el amiloide es parte de una respuesta inmune a los microbios cerebrales, y se le consideró uno de los cinco principales descubrimientos en neurología ese año.
«No debería haber sido tan difícil para él obtener el apoyo y el reconocimiento que se merece», me dijo la esposa de Moir, Julie Alperen, poco antes de su muerte.
Tal vez fue su humilde pasado lo que le dio a Moir el coraje de seguir la ciencia y no la multitud, malditas las consecuencias de su carrera. Creció en una granja en el medio de la nada en el oeste de Australia y no aprendió a leer ni escribir hasta que tenía 12 años. La educación sólo le sirvió para saber que estaba solo y tenía que responder a los eventos . Su cerebro estaba por encima de la circunstancias, su educación fue tan dura por cuestionar la ortodoxia, que el esfuerzo por descubrir de Alzheimer fue soportable
«Rob siempre fue un investigador obstinado, es decir, como un perro con huesos», me contó Colin Masters, el distinguido investigador de Alzheimer en la Universidad de Melbourne que entrenó a Moir, para la historia de 2018. «Nunca se da por vencido y nunca ha sido uno que siga la línea estándar». Su mentor, Rudolph Tanzi, general de Massachusetts, lo llamó «el pensador más innovador que he conocido en cualquier campo».
Cuando le pregunté a Moir de dónde sacó su racha contra el establecimiento, mencionó que tomó un curso de microbiología del futuro premio Nobel Barry Marshall, quien desafió la ortodoxia durante años argumentando que una infección bacteriana (H. pylori) causa úlceras. «Todos pensaban que estaba loco», recordó Moir el año pasado. «Estaba loco, pero también tenía razón».

Aunque Moir era conocido por la hipótesis microbiana de la enfermedad de Alzheimer,e hizo un estudio en 2005 que identificó anticuerpos naturales contra el fragmento de proteína beta-amiloide que define el Alzheimer; se fabricó un anticuerpo similar en el laboratorio, el aducanumab, podría convertirse en el primer fármaco anti-amiloide de Alzheimer exitoso. Y aunque el consenso de los investigadores de Alzheimer es que una proteína llamada apoE actúa eliminando el amiloide o no lo hace, Moir creía que las semillas de apoE amiloide.
«Fue la primera persona en sugerir eso», dijo Tanzi. «Te garantizo que esa idea será redescubierta» e inspirará los tratamientos para el Alzheimer.
Moir recibió de la agencia NIH. $ 3.2 millones en 2019 para apoyar la investigación en ratones y en neuronas humanas que crecen en placas de laboratorio («Alzheimer en un plato») que examinan si el herpes u otros virus en el cerebro pueden exacerbar la acumulación de amiloide y tau, una muerte neuronal fragmento de proteína que también se encuentra en el cerebro de Alzheimer.
Su laboratorio ha seguido funcionando durante su enfermedad y la investigación será completada por sus alumnos, supervisados por Tanzi.
Es curioso que se permite la historia y perdemos nuestra referencia. Tengo muchas dudas de que la educación sirva siempre, a no lo hace y una pléyade de insolventes imponen su criterio.
Pero no hay problemas, seguir es el camino. Lo único importante es el tesón

Sharon Begley
Escritor Senior, Ciencia y Descubrimiento
Sharon cubre la ciencia y el descubrimiento.
sharon.begley@statnews.com
@sxbegle

No hay comentarios »

No comments yet.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URL

Leave a comment

Powered by WordPress