Enriquerubio.net El blog del Dr. Enrique Rubio

28 septiembre 2020

MEDICAMENTOS GENÉRICOS PARA UN TRATAMIENTO CONTRA EL COVID-19

Filed under: General — Enrique Rubio @ 21:00

DOS MEDICAMENTOS GENÉRICOS PARA UN TRATAMIENTO CONTRA EL COVID-19

Cuando ya creíamos que las epidemias se habían acabado , surge el COVID-19  , quienes están maltratando como en el medioevo o como ha ocurrido con las epidemias toda la vida .

Pero esta está ocurriendo cuando dominamos la alta tecnología, cuándo la inteligencia artificial es de uso rutinario Nos parecía que todo se había solucionado en lo que se respeta enfermedad infecciosa .

Pero no es así , dos hermanos siguen campando por todo el mundo que es su dominio , y me parece acertado todo lo que esté en nuestra mano , ya que la vacuna que evidentemente es el ideal les queda un poco de tiempo

En el hospital clínico de Barcelona se ha hecho un estudio sobre cuándo un paciente va a evolucionar desde asintomático, a enfermo y por último a ingresar en UCI  . y esto es vital porque tratado antes que el 85 pase al 15 y por último el 5 qué son las proporciones en qué se presentan los 3 tipos de evolución del coronavirus . Podríamos evitar tratando con medicaciones ya conocida que el infectado o el  enfermo se agravase

En este trabajo que presentó, se intentas aplicar medicamentos conocidos en enfermo con COVID-19

Uno de los ensayos es para ver si el tratamiento de la malaria con hidroxicloroquina puede prevenir o reducir la gravedad del COVID-19.

EE.UU. prueba dos medicamentos genéricos para un tratamiento contra el COVID-19 (Foto. Freepik)

Investigadores estadounidenses han lanzado estudios para ver si se pueden usar medicamentos genéricos de bajo coste y ampliamente disponibles para ayudar a tratar la enfermedad causada por el coronavirus.

Concretamente, los investigadores han comenzado un ensayo en el que participarán 1.500 personas, dirigido por la Universidad de Minnesota, para ver si el tratamiento de la malaria con hidroxicloroquina puede prevenir o reducir la gravedad de COVID-19.

Asimismo, otros dos ensayos están estudiando el medicamento para la presión arterial losartán como un posible tratamiento para la enfermedad.

El medicamento contra la malaria también se está probando en China, Australia y Francia. Además de tener un efecto antiviral directo, la hidroxicloroquina suprime la producción y liberación de proteínas involucradas en las complicaciones inflamatorias de varias enfermedades virales.

Un equipo francés anunció a principios de esta semana que los resultados iniciales de un ensayo de hidroxicloroquina realizado en 24 pacientes mostraron que el 25% de los pacientes que recibieron el medicamento aún portaban el coronavirus después de seis días, en comparación con el 90% de los pacientes que recibieron un placebo.

También, la Universidad de Minnesota ha lanzado dos ensayos que prueban losartán, uno para medir si el medicamento para la hipertensión reduce el riesgo de insuficiencia orgánica en pacientes con COVID-19 que han sido hospitalizados, y otro para determinar si el medicamento puede limitar la necesidad de hospitalizaciones.

Me Parece necesario publicar qué tipo de paciente fue tratado con estas medicaciones

LA REBELIÓN DE LAS ORCAS

Filed under: General — Enrique Rubio @ 20:33

LA REBELIÓN DE LAS ORCAS

Hoy en lavanguardia viene un artículo como siempre excelente esta vez lo escribe Fernando Onega Y habla de la rebelión de los animales en la granja del libro que escribiera Jorge Orwell y esta vez lo pone en el cuerpo de las orcas .estos animales han sido siempre terribles y agresivos
y ahora por el motivo que sea le están enseñando sus fornidos dientes al Hombre

La novela de George Orwell
Rebelión en la granja, Es una Crítica sobre los totalitarismos que criticó el estalinismo.

George Orwell Nació en Bengala, 1903Y murió en -Londres, 1950)
Orwell escribió Rebelión en la granja pensando en el régimen estalinista, pero el cuadro que pinta puede ser el reflejo de cualquier sistema totalitarista. Esta genial fábula satírica deja abierta la crítica, de forma que se convierte en universal. Los referentes sobre la época en la que se escribió y sobre el posicionamiento político del escritor permiten reconocer en el cerdo Napoleón a Stalin y en Snowball a Trotsky, pero la crítica es trasladable a otros regímenes dictatoriales. Con humor y acidez, con una trama muy ingeniosa, a veces divertida, otras triste y cruenta, Orwell va señalando las incongruencias, injusticias, crueldades y atrocidades del régimen.
Todo empieza con el sueño de un cerdo, el Viejo Mayor, de la Granja Manor, y el discurso con el que quiere compartir con sus “camaradas” el sentido de su existencia y por qué esta es miserable, laboriosa y corta. Sin el Hombre todo sería distinto, es fundamental la Rebelión. Él (¿Marx, Lenin?) no la vivirá porque muere antes, pero la alienta y esta se produce.
Los animales consiguen echar al señor Jones y se organizan para sacar la granja adelante. La ley por la que se regirán se concreta en siete mandamientos, que regulan aspectos como que el Hombre (el que camina sobre dos patas) es enemigo y que todo lo que camina sobre cuatro patas o tiene alas es amigo, que ningún animal matará a otro animal o beberá alcohol. “Todos los animales son iguales”, reza el séptimo mandamiento.
Según avanza la novela, estos mandamientos van corrigiéndose o matizándose de forma sibilina o escandalosa, con matices que distan de ser nimios y que reflejan múltiples formas de corrupción, tergiversación, propaganda, abusos de poder, purgas… Napoleón no quiere competencia ni a nadie que le haga sombra. No solo emplea la violencia contra cualquier atisbo de oposición (está bien defendido por los perros), sino que con su fiel Squealer va reescribiendo la historia a su favor. Todo es manipulado y hay muchos (ovejas, gallinas…) a los que es fácil manipular. En la granja también hay espacio para la Iglesia (el cuervo Moses), los intelectuales (el burro Benjamín) o el proletariado comprometido (el caballo Bóxer), caracteres muy bien perfilados que evolucionan en esta historia ágil y rápida con coherencia e interés narrativo. Orwell no dejó señaladas expresamente en la novela estas identificaciones, pero el hecho de que tantos reconocieran en los pasos que dieron esos animales el desarrollo de la revolución rusa y del establecimiento del régimen estalinista es lo que hizo que le costara tanto publicarla y que –como indica la Fundación Orwell en su página web– fuera prohibida en el Bloque del Este. Pero, afortunadamente, nadie pudo impedir que Rebelión en la granja se convirtiese en un clásico y que con esa singular, sugerente y crítica sigamos sacando lecciones de la historia.
Si Orwell viviera en este momento, vería que su Rebelión en la granja se ha cumplido, pero en el mar. Ahora estamos ante la rebelión de las orcas. Esos cetáceos están atacando a veleros y otras embarcaciones de recreo desde la Costa da Morte hasta Ortegal. Los científicos no encuentran explicación, porque es la primera vez que ocurre algo así. Una cosa es el ataque puntual o el accidente y otra muy distinta la agresión repetida, organizada y en grupo, que en el mundo de los humanos sería calificada por los penalistas como violencia organizada u organización criminal. Y los abogados discuten si las agresiones se efectúan con el ánimo de delinquir o se trata de legítima defensa.
Orwell sostendría la tesis más realista: las orcas, como los animales de la granja, se organizaron en defensa propia y algo más heroico: en defensa de su territorio. Es más: las orcas no actúan por iniciativa propia, sino que han sido elegidas por las demás es¬pecies marinas en una asamblea celebrada clandestinamente donde se juntan el Atlántico y el Cantábrico por aquello de la representación territorial. Fueron convocadas bajo la consigna de “la patria está en peligro”. Se decidió quién era el devastador y llegaron a la conclusión obvia: “El hombre”, dijo la asamblea en una exclamación que se oyó desde Finisterre hasta el Índico. Y designaron a las orcas como salvadoras, una especie de policías del mar.

Orwell sostendría que los cetáceos se organizan en defensa propia y de su territorio
Las orcas aceptaron entusiasmadas el encargo por patriotismo y por un balance desolador de sus servicios de estudios: los humanos, con sus máquinas, esquilman la pesca; depredan los fondos marinos; llenan las aguas de plásticos que matan a muchos com¬pañeros, incluso tortugas, en una muerte lenta y cruel; ya hay zonas, ¬como el mar Menor, donde los peces no pueden entrar, y los hombres utilizan el mar como depósito de sus asquerosos residuos. “Un auténtico pecicidio ”, concluye el informe. Cuando se ter¬minó de leer, una orca activista gritó: “¡A por los depredadores! ¡Que nos ¬dejen vivir!”.
La orca líder matizó: “Nosotras somos pacifistas, no podemos exponernos a que nos denuncien por crímenes contra la humanidad, que en tierra firme son muy dados a ese tipo de acusaciones e incluso cometen esos crímenes y nos pueden responder con un arma de gran destrucción que ellos llaman coronavirus. Así que en una primera fase atacaremos a los barcos y les impediremos seguir navegando, pero sin causar daño a las personas. Si el sistema no funciona, pasaremos a la agresión directa”.
como siempre los escritores tiene1.de partida verdadero y después agregan de tu cosecha un pensamiento romántico .
la rebelión en la granja de Orwell pone de manifiesto lo de siempre en la conducta quiero ser vivo. Uno siempre quiere mandar , Onega enhorabuena por su ingenio.
Yo que soy casi Gitanito de Jerez y que me gusta sin embargo la seriedad. Le añado,
Lo que dice Sr Onega, puede ser o no, tienen analogía los cuentos de Orwel y su artículo , pero lo mas probable “es que cualquiera sabe”

23 septiembre 2020

MI POBRE CEREBRO

Filed under: General — Enrique Rubio @ 20:12

MI POBRE CEREBROLa imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 3e3901e2d2a9b41d9f744572e7d51700-8.jpg

El cerebro que estamos utilizando, no es util, para nuestras necesidades, la evolución nos esta presentando dificultades, que con este cerebro no somos capaces de resolver.. Hace falta otro cerebro. Teniendo en cuenta, que no es un problema de voluntad, o de sabiduria, para cambiar su funcionamiento. Es cuestion de que nuestro cerebro, se adapte y cambie de manera adecuada, que le valga para amoldarse a los nuevos acontecimientos externos y que permita la evolucion como lo hicieron los distintos tipos de hominidos que nos han precedidos.
A nuevos nuevos tiempos y circunstacias, nuevas respuestas. De ninguna manera añorar el pasado y basarse en el para evolucionar. Cosa que no depende de nuestra voluntad
O si parece mas afortunado, que las ideas que se me presentan, yo sea capaz de materializar.
Mi admirado Don santiago, decia, “el hombre si se lo propone puede ser el arquitecto de su propio cerebro” Esto no deja de ser bonito, pero en el contexto que estamos, impensable. Salvo ñoñerías.

Cada autor que intenta enarbolar una teoría, para explicar la evolución de los seres vivientes, tiene el obstáculo, de que explica solo parte del contexto y el resto hasta rellenar un libro, simplemente lo inventa. Pero no hay mal que cien años dure, ni cuerpo que lo resista.

Nuestra mente es tridimensional, y su conocimiento necesita, de un cerebro que tenga también estas dimensiones. Mientras tenemos Conocimientos temporales. Podríamos decir, que sabemos cosas, puntuales y temporales, y necesitamos, de un comprendedor, “nuestro cerebro “que lo abarque todo en conjunto y, tome decisiones universales.
Podría esto ser una falacia, de pensador de fin de semana, pero no hay otro camino, si acaso “ se hace Camino al andar”

Hagamos un esfuerzo, para intentar aclarar, la evolución solo de los homínidos. Cosa terriblemente complicada, Lo único qué se puede hacer, es intentar conocer como lo hicieron las seis tipo de homínidos conocidos.

UN MAL CAMINO

1.- Cambiar de camino, buscar algo válido y si es posible util.
Por qué como decía San Juan de la Cruz, por este camino llegamos al mismo sitio. Y con este cerebro que estamos utilizando, no llegamos mucho mas allá.
Los tiempos que vivimos, podría parecerse a una maldición bíblica.
Asesinatos, drogadicion, guerras y al mismo tiempo un tecnología aplastante, pero prometedora, la informática y la inteligencia artificial.

DONDE ESTA MI LIBERTAD
2.- El libre albedrío es la potestad que el ser humano tiene de obrar según considere y elija. Esto significa que las personas tienen naturalmente libertad para tomar sus propias decisiones, sin estar sujetos a presiones, necesidades o limitaciones, o a una predeterminación divina.
El libre albedrío significa, en suma, que el ser humano tiene libertad tanto para hacer el bien como para hacer el mal. Y esto, desde luego, tiene sus implicaciones éticas y morales, pues el individuo que actúa según su libre albedrío es también responsable de sus acciones, tanto si cuentan como aciertos o como errores.
De allí que el libre albedrío se extienda a otros ámbitos de la vida del ser humano, como la religión, la filosofía o el derecho.
Según la Biblia, Dios dio al hombre la facultad para obrar según desee, independientemente de si sus decisiones son buenas o malas.
En este sentido, abundan pasajes bíblicos que apuntan a la libertad de los hombres para elegir el camino que han de tomar:—desde el punto de vista de la doctrina cristiana— el de Dios, o el incorrecto, que significa desviarse de Dios.
De allí esta afirmación hallada en Josué: “Escoged hoy vosotros a quien servir” (XXIV: 15).
San Agustín de Hipona sostenía que el libre albedrío supone la posibilidad que tiene el hombre de elegir entre el bien y el mal.
Es un concepto aplicado a la libertad del ser humano para obrar bien o mal. No obstante, él distingue que lo que se considera como libre albedrío es el buen uso de esta libertad.
En el determinismo, toda conducta o elección humana tiene su raíz en una causa, de modo que nuestras decisiones estarían determinadas indefinidamente por todas las causas que las preexisten, lo cual significaría que no hay elección posible y que el libre albedrío en realidad no existe.
No obstante, también existe la postura opuesta, esgrimida por los liberales, quienes no reconocen la tesis de los deterministas y, por lo tanto, afirman que el libre albedrío sí existe.
Libre albedrío en derecho
Según el Derecho Penal, el libre albedrío sirve de fundamento legal para el castigo de los delincuentes. Esto significa que si un individuo, al cometer un delito, ha tenido la libertad para decidir hacer el mal, entonces también ha elegido o aceptado, en consecuencia, la pena o castigo aplicado para dicho delito. Esto, desde luego, en caso de verse frustrada la impunidad.
Fecha de actualización: 23/07/2019. Cómo citar: Coelho, Fabián (23/07/2019). «Libre albedrío». En: Significados.com. Disponible en: https://www.significados.com/libre-albedrio/ Consultado: 30 de agosto de 2020, 12:42 pm.

2.- Deshacer los tópicos, soy el dueño de mi ser y por tanto tengo libre albedrio , puede ser una de las grandes mentiras de la historia. “Hablando nunca se ha entendido la gente”

Cuando aparece la humanidad ¿Cómo surge? ¿A partir de qué especie?
.
Hacen 4’5 millones de años surgen los primeros homínidos Australopitecus). La abuela Lucy.
A partir de aquí fueron surgiendo diferentes especies hasta dar con el primer Homo conocido, el Homo Hábilis (hace unos 2’5 millones de años)Y hace unos 200.000 (Doscientos mil) años aparece el Homo Sapiens que es nuestro pariente más cercano, dando lugar más tarde, hace unos 40.000 (Cuarenta mil) años al Homo Sapiens Sapiens somos nosotros mismos por ahora. Todo esto con la suavidad y búsqueda de una evolución producto de unos cambios externos qué aún están sín aclarar .
Pero aunque contáramos con todas respuesta a la pregunta del origen. Surgirían otras preguntas que nos harían ir más allá y seguir buscando respuestas a las nuevas cuestiones planteadas. Es lo que tiene la Arqueología. Buscar respuestas que te lleven a más preguntas.
¿QUÉ ES UN SER HUMANO Y cuándo surge? ¿En qué momento exacto pasó de ser un homínido a convertirse en un ser humano?
¿Qué somos los seres humanos?

Generalmente nuestra especie se diferencia del resto de especies animales por una serie de características evidentes tales como el habla o la elaboración de herramientas. Dentro de estas diferencias que nosotros las catalogamos como humanas, se encuentran las de tipo psicomotor, psicológico y social. Es decir, la manera en que nos movemos, y sobre todo nuestro desarrollo cognitivo y nuestra compleja estructura social.
Nos diferencia, una serie de condiciones anatómicas cómo mayor capacidad craneana, bipedismo, el habla o la capacidad de elaborar herramientas complejas. pero sobre todo nuestra capacidad intelectual .
Quizás la ideación y el convertir el pensamiento en realidad es la cualidad más distintiva entre los 6 tipos de homínidos . El sapiens sapiens es capaz te imaginar y convertir su pensamiento en una estructura no solo física sino sobre todo psíquica, algo que no tienen forma y que hasta ahora, sigue siendo una incógnita.
Posiblemente pasa a tener reservas de pensamiento cómo son los inconscientes. Al mismo tiempo que se dispara la imaginación
Una serie de cambios significativos en la evolución favorecieron la aparición de cualidades síquicas que no lo hubieran hecho sí antes no hubieran aparecido condiciones anatómicas Nuestras manos también son muy características por su capacidad de pinzar objetos. Nos valemos de pulgar para asir piezas con mayor habilidad y mejor precisión, lo que nos permite modificar objetos con mayor eficacia.
Cuando ya es capaz de tener un pensamiento amplio y de imaginar entra en la cultura Y transmite el conocimiento y tradiciones de forma que pasan de una generación a otra
Y esto conlleva una estructura social en la que un grupo convive y se organiza en benefició común. No somos los únicos animales que viven en comunidad pero ninguna otra especie tiene una cultura y organización tan compleja como la humana.
Sin embargo, y pese a que hay características o habilidades que nos diferencian de otras especies de antepasados, no sabemos exactamente cuándo y por qué pasó una especie antropoide a ser humana.
Conforme pasan los años, cada vez sabemos más. Y a pesar de eso da la impresión que nos alejamos cada vez más de la respuesta.

Pero como todo es cuestión de tiempo y paciencia.
Esto que escribo al igual que muchos investigadores, mas o menos cualificados, lo ha dicho ya mucha gente, pero sin movernos del sitio.
Por ello acudo a la necesidad de un nuevo cerebro, que vendrá como consecuencias de las nuevas tecnologías.
O de algo que no imaginamos, que pasa por el conocimiento, de conciencia, de lo físico engarzado en lo psiquico

14 septiembre 2020

VENENO DE ABEJA, ¿ PARTE DE UN TRATAMIENTO PARA CANCER DE MAMA?

Filed under: General — Enrique Rubio @ 12:39

VENENO DE ABEJA, ¿POSIBLE PARTE DE UN TRATAMIENTO PARA CANCER DE MAMA?

Cada día nos sorprende y gratamente, la fuerza de los investigadores, creando nuevas formas y moléculas para combatir esta enfermedad que nos maltrata a todos o lo pretende.
Por ello, aunque los investigadores, a veces son ilusos, brindo por ellos y por su tesón.
Es posible que este trabajo, no sea del todo útil, pero no importa, si no es este, otro lo conseguirá, porque los investigadores, están lleno de fuerza, esperanza y tesón y con estas premisas no hay tumor que se resista.
Esperar y ver

Veneno de las abejas puede suprimir células del cáncer de mama,

La sustancia contiene melitina, una molécula que tiene efectos antitumorales y que induce la muerte celular de subtipos agresivos de este tipo de cáncer, señalan los investigadores.
Redacción 02/09/2020
Una molécula que se encuentra en el veneno de las abejas puede suprimir el avance de células cancerígenas, indica un estudio de laboratorio publicado el martes.
El estudio publicado en Nature señala que el veneno de la abeja Apis mellifera y su componente principal, la melitina, induce potencionalmente la muerte celular, de manera particular en los subtipos más agresivos de cáncer de mama triple negativo (TNBC, por sus siglas en inglés).
La melitina es una molécula que conforma la mitad del veneno de las abejas, el cual hace que las picaduras duelan y también combate sus propios patógenos.
Los investigadores indican que el veneno de la abeja y la melitina tienen efectos antitumorales en el melanoma, el cáncer de pulmón de células no pequeñas, el glioblastoma, la leucemia, el cáncer de ovario, el de cuello uterino y el de páncreas.
En el estudio, «el veneno de abeja redujo las metástasis del cáncer de mama al pulmón, inhibió el crecimiento tumoral y prolongó la supervivencia en ratones con tumores de carcinoma mamario espontáneo».
La investigadora Ciara Duffy, citada por Science Alert, declaró que la melitina puede destruir por completo las células cancerosas en 60 minutos.
Para el análisis, los investigadores utilizaron el veneno de abejas europeas recolectadas en Perth, Australia. Este mostró una alta selectividad contra el cáncer, con potencial en el TNBC y en líneas celulares del cáncer de mama enriquecidas con HER2.
En tanto, se utilizó también el veneno de diferentes comunidades de abejas en Irlanda e Inglaterra y del abejorro Bombus terrestris, de Inglaterra. En el caso del veneno de esta última especie, las muestras provocaron una muerte celular mínima en células de cáncer de mama, en comparación con el veneno del resto de las abejas.
Los científicos concluyeron en el estudio que si bien la apiterapia es un campo emergente con el potencial para impactar la investigación del cáncer, hasta la fecha, los estudios aún deben investigar el mecanismo molecular de acción del veneno de las abejas y de la melitina, así como su uso posterior en el campo de la oncología.
La Melitina sola se dirige selectivamente a las células de cáncer de mama que sobreexpresan HER2 y EGFR. Curiosamente, la melitina era más tóxica para las células de cáncer de mama en comparación con el veneno de abeja, lo que justifica una mayor investigación.
No es la primera vez, que el veneno de las abejas se utiliza como terapia.
Si el veneno de abeja se puede usar como parte de un tratamiento de cura del cancer de pecho , las abejas otra vez van a aportar a la salvación de las personas.
Los científicos se tienen que acordar que el tratamiento del cancer a base de veneno de abejas , no se puede aplicar a pacientes con alergia a la bioquimica de las abejas.

12 septiembre 2020

mielitis transversa tras la vacuna de Oxford contra el coronavirus

Filed under: General — Enrique Rubio @ 20:18

La vacuna de Oxford desarrollada por el laboratorio AstraZeneca ha sido paralizada al detectarse Mielitis Trasversa en uno de los pacientes a los que se le habían suministrado

Según los medios, hace unos meses en la fabricación y prueba de esta vacuna en humanos, uno de los pacientes, sufrió una esclerosis en placas, aunque los fabricantes de la vacuna, dicen que posiblemente fue debida a otra etiología, que no la vacuna.

De nuevo un accidente tambien de enfermedad autoinmune, en las pruebas de esta vacuna, que según los comentaristas, viene bien porque así nos enteramos mas de los problemas que pueden surgir, suponiendo que esta mielitis, sea debida a las pruebas con la vacuna
Que conste que no es una critica malsana. Las vacunas han sido el mayor éxito que ha obtenido la medicina infecciosa y yo estoy absolutamente con ella, y por supuesto a aceptar todos los baches de la carretera que conduce al exito

La vacuna de Oxford ha sido paralizada porque a uno de los voluntarios que se estaba sometiendo a ella se le ha detectado una mielitis transversa. Aún está por dilucidar si la vacuna que está siendo desarrollada por el laboratorio AstraZeneca ha sido la causa que ha provocado esta enfermedad o si simplemente ha sido una casualidad y la enfermedad ha sido desarrollada por un individuo a quien se ha aplicado la vacuna y que podría haberla desarrollado igualmente aunque no se la hubieran sumistrado
Una revisión de lo que significa esta enfermedad temible, y plurietiologica, pero con una característica común en todas las presentaciones. La autoinmunidad es la etiología por lo menos preferentes

La mielitis transversa o mielitis transversa aguda es un trastorno neurológico causado por una inflamación de la sustancia gris y blanca de un segmento de la médula espinal que ocasiona trastornos sensitivos, motores y autonómicos en grado y duración variables.
Las causas de la mielitis transversa
Las causas de la mielitis transversa no están claras y se ha considerado idiopática, sin embargo, se ha relacionado con la esclerosis múltiple, la neuromielitis óptica, infecciones, trastornos autoinmunes, vasculitis, algunos fármacos, neoplasias.125
Las lesiones son inflamatorias y pueden afectar a ambos lados de la médula espinal, un solo cordón o una sola hemimedula.
La mielitis transversa aguda se presenta repentinamente y progresa rápidamente, en horas o días. Las lesiones pueden afectar a cualquier parte de la médula espinal aunque normalmente solo afectan a una pequeña parte. Si el segmento es dañado de gravedad puede afectar a todos los dermatomas desde ese punto hacia abajo.
En algunos casos la enfermedad es presumiblemente causada por una infección viral o por una vacunación (se estudia el caso desarrollado por un participante durante los ensayos de la vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford contra el COVID-19) y, también puede estar asociada a una lesión de la médula espinal, a reacciones autoinmunes, a esquistosomiasis o a un flujo insuficiente de sangre a través de los vasos de la médula espinal.
Síntomas de la mielitis transversa
Los síntomas incluyen debilidad y entumecimiento de los miembros, déficit de movimiento, sensitivo y de esfínteres. En algunos pacientes pueden aparecer fuertes dolores de espalda en los comienzos de la enfermedad. El tratamiento es únicamente sintomático, los corticoesteroides son usados con un éxito limitado.
Curación de la mielitis transversa
El diagnóstico se hace a través de la historia clínica, el examen físico, el estudio del líquido cefalorraquídeo (punción lumbar) y, en algunos casos, la resonancia magnética de la médula espinal.
Es importante tener en cuenta que cada caso es diferente. Muchos no presentan dolores, otros pueden ser afectados en diferentes partes del cuerpo como piernas, pies, brazos, manos, cuello. Dependiendo en qué nivel de la médula espinal existe la inflamación medular.
Las expectativas de recuperación total son generalmente desalentadoras. La recuperación de la mielitis transversa usualmente comienza entre las semanas 2 y 12 siguientes al comienzo y pueden continuar hasta los 2 años en algunos pacientes. Muchos de estos pacientes quedan con una discapacidad considerable. Algunos pacientes no muestran ningún signo de recuperación. La fisioterapia puede ser útil en la recuperación de las funciones motoras, en aquellos pacientes que tengan posibilidad de recuperación, y si esto no es posible, en la readecuación del paciente a su nuevo entorno, y todo lo que este conlleva.
Aunque los fabricantes de la vacuna, no dan demasiada importancia a esta complicación, si da un poco de miedo, de la autoinflamación tras una vacuna, aunque sea casual
LP.ESMiércoles, 9 septiembre 2020, 19:59

10 septiembre 2020

FRENAR la interacción entre el SARS-Cov-2 y el receptor humano

Filed under: General — Enrique Rubio @ 19:14

inhibidores que frenan la interacción entre el SARS-Cov-2 y el receptor humano

Necesitamos con urgencia encontrar una medicación que nos pueda defender ante el coronavirus.
Hasta ahora sólo poseemos el aislamiento y su eficacia no es buena. El segundo brote de la epidemia muestran más infectados, pero con menos agresividad del virus..
Necesitamos urgentemente una vacuna, y alguna medicación que impida la unión del virus con lacelula diana . Algo que actúa como una vacuna.
El trabajo que describo parece haber encontrado esta posibilidad

El desarrollo de medicamentos que interfieran con el mecanismo de entrada de la espina del virus en la célula receptora, podría conducir al tratamiento o incluso a la prevención de la infección o a su curación.

Un equipo ha desarrollado inhibidores de proteínas que bloquean la interacción entre el SARS-Cov-2 y el receptor ACE2 de las células humanas, que le sirve como puerta de entrada, lo que allana el camino para el uso de terapias que podrían administrarse más fácilmente que los anticuerpos. Este es el resultado de un estudio que publica Science, el cual señala que, en cultivos celulares, el más potente de estos inhibidores «podría neutralizar la infección del virus». El coronavirus tiene en su envuelta unas espículas, parecidas a una corona, que son una proteína llamada spike, la cual se adhiere a las células humanas a través de receptor ACE2 para permitir que se introduzca y las infecte.
El desarrollo de medicamentos que interfieran con este mecanismo de entrada podría conducir al tratamiento o incluso a la prevención de la infección, según la Universidad de Washington, una de las firmantes del estudio. Los investigadores usaron técnicas de ordenador para diseñar nuevas proteínas que se unieran estrechamente a la proteína spike y la obstruyeran de forma que no infectara a las células. En total diseñaron más de dos millones de proteínas candidatas, de las que 118.000 fueron producidas y probadas en el laboratorio.
Cuando evaluaron estos inhibidores en cultivos celulares, varios se unieron «con afinidades particularmente altas» al SARS-CoV-2 y dos neutralizaron el virus, indica la revista. «Aunque todavía se necesitan extensas pruebas clínicas, creemos que los mejores de estos antivirales generados por ordenador son bastante prometedores», dijo el autor principal Longxing Cao, del estadounidense Instituto de Diseño de Proteínas. Estas proteínas «parece que bloquean la infección por SARS-CoV-2 al menos tan bien como los anticuerpos monoclonales, pero son mucho más fáciles de producir y mucho más estables, eliminando potencialmente la necesidad de refrigeración», añadió en un comunicado.
La infección por el nuevo coronavirus generalmente comienza en la cavidad nasal, pero los anticuerpos monoclonales en desarrollo como tratamientos para la enfermedad no son ideales para su administración intranasal, ya que son grandes y no suelen ser extremadamente estables, recuerda la revista. Sin embargo, el uso de pequeñas proteínas que se unan con fuerza a la proteína Spike del virus y bloqueen su interacción con el receptor celular humano ACE2 puede permitir la administración directa por vía intranasal.
Trabajos anteriores en roedores han demostrado que la administración por la nariz de pequeñas proteínas diseñadas para unirse firmemente a una proteína de la gripe podría proporcionar protección contra la infección. «Nuestro éxito en el diseño de proteínas antivirales de alta afinidad desde cero es una prueba más de que el diseño de proteínas computacionales puede ser usado para crear candidatos a medicamentos prometedores», dijo el autor principal David Baker, de la Universidad de Washington.
Los anticuerpos monoclonales, son muy conocidos, aunque su uilizacion no es todavía la esperada,
El sistema inmunitario del cuerpo ataca las sustancias extrañas es mediante la producción de un gran número de anticuerpos. Un anticuerpo es una proteína que se adhiere a una proteína específica llamada antígeno. Los anticuerpos circulan por todo el cuerpo hasta que encuentran y se adhieren al antígeno. Una vez unidos, pueden forzar a que otras partes del sistema inmunitario destruyan a las células que contienen el antígeno.

Se pueden diseñar anticuerpos que tengan como objetivo específico a un antígeno en particular, como a alguno que se encuentre en las células cancerosas. Y posteriormente en el laboratorio se pueden hacer muchas copias de ese anticuerpo. Estos se conocen como anticuerpos monoclonales (mAbs o Moabs).
Los anticuerpos monoclonales se utilizan para tratar muchas enfermedades, incluidos algunos tipos de cáncer.
Para obtener un anticuerpo monoclonal, es necesario y encontrar el antígeno adecuado para atacar

Encontrar los antígenos adecuados para las células cancerosas no siempre es fácil, y hasta ahora los mAbs han demostrado ser más útiles contra algunos tipos de cáncer que con otros.
Algunos anticuerpos monoclonales utilizados para tratar el cáncer se conocen como terapia dirigida porque tienen un objetivo específico en una célula cancerosa que encuentran, se unen a él y lo atacan. Pero otros anticuerpos monoclonales actúan como inmunoterapia porque provocan que el sistema inmunitario responda mejor para permitir que el cuerpo encuentre y ataque las células cancerosas de manera más eficaz.
Anticuerpos monoclonales
Los anticuerpos monoclonales son proteínas artificiales que actúan como anticuerpos humanos en el sistema inmunitario. Hay cuatro maneras diferentes en que se pueden producir y se nombran en función de lo que están compuestos.
Murino: estos están hechos de proteínas de ratón y los nombres de los tratamientos terminan en -omab.
Quimérico: estas proteínas son una combinación de parte ratón y parte humano y los nombres de los tratamientos terminan en -ximab.
Humanizado: estos están hechos de pequeñas partes de proteínas de ratón unidas a proteínas humanas y los nombres de los tratamientos terminan en -zumab
Humano: estos están hechos de proteínas totalmente humanas y los nombres de los tratamientos terminan en -umab.
Que anticuerpos se utilizan para tratar el cáncer
Anticuerpos monoclonales puros
Los mAbs puros son anticuerpos que no tienen ningún medicamento o material radiactivo unido a ellos. Actúan por sí solos. Estos son el tipo más común de mAbs utilizados para tratar el cáncer. La mayoría de los mAbs puros se unen a los antígenos en las células cancerosas, pero algunos actúan al unirse a antígenos en otras células no cancerosas, o incluso a proteínas de libre flotación. Los mAbs puros pueden funcionar de diferentes maneras.
Algunos aumentan la respuesta inmunitaria de una persona contra las células cancerosas uniéndose a ellas y actuando como un marcador para que el sistema inmunitario del cuerpo las destruya. Un ejemplo es alemtuzumab (Campath®),que se utiliza para tratar a algunos pacientes con leucemia linfocítica crónica (CLL). El alemtuzumab se une al antígeno CD52 que se encuentra en las células llamadas linfocitos (que incluyen las células de la leucemia). Una vez que se adhiere, el anticuerpo atrae a las células inmunitarias para destruir estas células.
Algunos mAbs puros aumentan la respuesta inmune al tener como blanco a los puestos de control del sistema inmunitario.
Otros mAbs puros funcionan principalmente uniéndose y bloqueando antígenos en células cancerosas (u otras células cercanas) que ayudan a las células cancerosas a crecer o propagarse. Por ejemplo, trastuzumab (Herceptin) es un anticuerpo contra la proteína HER2. Las células cancerosas de mama y estómago a veces tienen grandes cantidades de esta proteína en sus superficies. Cuando se activa la HER2, esta ayuda a que estas células crezcan. El trastuzumab se une a estas proteínas y evita que se activen.
Anticuerpos monoclonales conjugados
Los mAbs conjugados se combinan con un medicamento de quimioterapia o una partícula radiactiva. Estos mAbs se utilizan como un dispositivo de búsqueda para llevar a una de estas sustancias directamente a las células cancerosas. El mAb circula por todo el cuerpo hasta que puede encontrar y engancharse al antígeno dirigido. Luego suministra la sustancia tóxica donde más se necesita. Esto disminuye el daño a las células normales en otras partes del cuerpo. Los mAbs conjugados también se conocen a veces como anticuerpos marcados, etiquetados o cargados.
Anticuerpos radiomarcados: los anticuerpos radiomarcados tienen pequeñas partículas radiactivas unidas a ellos. El ibritumomab tiuxetan (Zevalin) es un ejemplo de un mAb radiomarcado. Este es un anticuerpo que actúa contra el antígeno CD20 que se encuentra en linfocitos llamados células B. El anticuerpo proporciona radiactividad directamente a las células cancerosas. Está hecho de un medicamento mAb (rituximab) y de una sustancia radiactiva (Yttrium-90). El tratamiento con este tipo de anticuerpos a veces se conoce como radioinmunoterapia (RIT). La medicina y la radiación se administran directamente a las células blanco porque el mAb busca el objetivo, luego la radiación afecta al objetivo y a las células cercanas hasta cierto punto.
Anticuerpos quimioetiquetados: estos mAbs tienen medicamentos de quimioterapia (u otros) potentes que se adhieren a ellos. Algunos ejemplos son:
Brentuximab vedotina (Adcetris), un anticuerpo que tiene como blanco al antígeno CD30 (encontrado en linfocitos), adherido a un medicamento de quimio llamado MMAE.
Ado-trastuzumab emtansina (Kadcyla, también llamado TDM-1), un anticuerpo que tiene como blanco a la proteína HER2, adherido a un medicamento de quimio llamado DM1.
Anticuerpos monoclonales biespecíficos
Estos medicamentos están compuestos por partes de dos mAbs diferentes, lo que significa que pueden adherirse a dos proteínas diferentes al mismo tiempo. Un ejemplo es blinatumomab (Blincyto) que se utiliza para tratar algunos tipos de leucemia. Una parte del blinatumomab se adhiere a la proteína CD19 que se encuentra en algunas células de leucemia y linfoma. Otra parte se une a CD3, una proteína que se encuentra en las células inmunes llamadas células T. Al unirse a ambas de estas proteínas, este medicamento junta a las células cancerosas y a las células inmunes, lo que se cree provoca que el sistema inmunitario ataque a las células cancerosas. Cantv
El nuevo inhibidor de proteínas que bloquean la interacción entre el SARS-Cov-2 y el receptor ACE2 de las células humanas, podrían administrarse más fácilmente que los anticuerpos
:

7 septiembre 2020

Difusion del Covid 19 por la ventilacion

Filed under: General — Enrique Rubio @ 20:45

La COVID-19 también se puede transmitir a través de los sistemas de ventilación”
Era de esperar que tras nueve meses de pandemia y de usar medios de aislamientos, muy molestos públicamente, las infecciones se incrementaron, aunque con alguna modificaciones.
Muchas infecciones, y poca enfermedad y letalidad.
“Algo no es verdad”
El virus es menos agresivo
Tenemos algún tipo de defensa, no bien conocido
Hay muchos falsos positivos
Y además:
El virus se transmite por mas vias

El nuevo coronavirus COVID-19 todavía se está propagando sin control en todo el planeta. Según los últimos datos suministrados por la Universidad Johns Hopkins, hay 26,9 millones de casos)
confirmados, 880.500 muertos y alrededor de 18 millones de recuperados a nivel mundial.
En este sentido y desde los Estados Unidos, el prestigioso profesor de Química José Luis Jiménez, miembro del Instituto Cooperativo de Investigación en Ciencias Ambientales de la Universidad de Colorado-Boulder, quien es un investigador muy citado en la literatura científica y pertenece a la Asociación Estadounidense para la Investigación de Aerosoles y la Unión Geofísica Estadounidense, advirtió a la revista TIME que “la COVID-19 se transmite a través de aerosoles (micropartículas suspendidas en el aire), sistemas de ventilación que no cuenten con los filtros adecuados, y que estar al aire libre es 20 veces más seguro que estar en espacios cerrados” José Luis Jiménez es profesor de Química, miembro del Instituto Cooperativo de Investigación en Ciencias Ambientales de la Universidad de Colorado-Boulder en los Estados Unidos y especialista en contaminación del aire. Por qué sostiene que “estar al aire libre es 20 veces más seguro que estar en el interior”
.
Para las autoridades de salud pública de los EEUU, incluidos los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), es importante que las personas se mantengan separadas entre sí, que se refuerce el lavado de manos, se desinfecten las superficies que se tocan con frecuencia y se use mascarillas, barbijos o tapabocas correctamente. Pero estas medidas, especialmente las máscaras, han sido blanco de críticas, se las ha recomendado y al mismo tiempo desaconsejado, y a diario se escuchan casos en los que las personas no saben cómo se infectaron.
Según Jiménez, escuchamos sobre eventos de superpropagación, en donde una persona infecta a muchos, que ocurren en bares abarrotados y reuniones familiares, pero no en manifestaciones al aire libre. Esto sucede en un contexto en el que playas en ciudades como Chicago están cerradas, pero los gimnasios y los restaurantes que brindan sus servicios en espacios cerrados han reabierto. No es de extrañar que el público esté confundido. Esto sucede también en la Argentina, cuando por un lado reabren ciertas actividades al aire libre, y muchos rubros esperan la confirmación oficial de los protocolos para poder volver a abrir sus puertas.
“Es fundamental tener una descripción física clara de las formas en que se transmite la COVID-19, de modo que las personas y las instituciones puedan visualizarlo y comprender cómo protegerse”, apuntó Jiménez, quien detalló que la comunidad científica distingue tres formas de transmisión: a través de las superficies, las microgotículas que despiden las personas a la hora de toser y/o estornudar, y a partir de aerosoles, que son micropartículas virales deshidratadas que pueden permanecer en el aire suspendidas por un tiempo, por ejemplo en sistemas de ventilación, y sobre todo en espacios cerrados.
Los autores creen que una parte sustancial de los casos de COVID-19 son el resultado de la transmisión a través de aerosoles, y la evidencia a favor de los aerosoles es más fuerte que la de cualquier otra vía”, señaló el profesor de Química e investigador, quien recibió un galardón en 2014 por ser el quinto científico más citado a nivel mundial en geociencias durante los últimos 10 años. En este sentido insistió: “Los funcionarios deben ser más agresivos al expresar esta realidad si queremos controlar la pandemia”.
La transmisión por «aerosol» -a veces denominada «aerotransportada»-es similar a la transmisión por gotitas, excepto que los fragmentos de líquido son tan pequeños que pueden permanecer en el aire durante minutos u horas (Shutterstock)
De acuerdo con lo estudiado por Jiménez, hay tres formas posibles de transmisión del virus, dos de las cuales han sido enfatizadas por la OMS y los CDC. La primera es a través de fómites, es decir, objetos o sustancias que están contaminados con el virus o con cualquier patógeno, entre los cuales se podría incluir la piel de otra persona.
Al comienzo de la pandemia, la preocupación por la transmisión de fómites llevó a algunas personas, por ejemplo, a rociar con alcohol al 70% alimentos y paquetes. Los CDC ahora dicen que los fómites son un posible medio de transmisión, pero probablemente no uno que sea importante. Por ejemplo, un programa intensivo de lavado de manos en el Reino Unido produjo solo una reducción del 16% en la transmisión del virus. De manera significativa, otros virus que, como el SARS-CoV-2 -el que causa el COVID-19-, tienen una envoltura lipídica, por lo cual no sobreviven mucho tiempo en manos humanas. Eso significa que alguien necesitaría tocarse los ojos, las fosas nasales o la boca inmediatamente o poco tiempo después de tocar una superficie contaminada para contraer el nuevo coronavirus.
La segunda posibilidad de cómo se propaga la COVID-19 es a través de gotitas, pequeñas partículas de saliva o líquido respiratorio que expulsan las personas infectadas cuando tosen, estornudan o hablan. Estas gotas, que según la OMS y los CDC son el medio principal de transmisión de COVID-19, se impulsan a través del aire, pero caen al suelo después de viajar de 1 a 2 metros. Sin embargo, la investigación publicada, que se ha replicado, muestra que las gotitas solo son importantes y cuentan con la suficiente carga viral al toser y estornudar.
José Luis Jiménez es profesor de Química y miembro del Instituto Cooperativo de Investigación en Ciencias Ambientales de la Universidad de Colorado-Boulder
Pero cuando se trata de hablar de cerca, lo que parece jugar un papel importante en la transmisión de COVID-19, las gotas son menos importantes que la tercera vía potencial: los aerosoles. Muchas enfermedades, incluido el COVID-19, infectan con mayor eficacia cuando están cerca. Dado que las gotas son visibles y caen al suelo hasta a dos metros, podemos ver y comprender fácilmente esta ruta de infección. De hecho, durante décadas se pensó que la tuberculosis se transmitía por gotitas y fómites, basándose en la facilidad de infección en las proximidades, pero la investigación de la ciencia finalmente demostró que la tuberculosis solo se puede transmitir a través de aerosoles. “Creo que hemos cometido un error similar con COVID-19”, manifestó el profesor de la Universidad de Colorado José Luis Jiménez.
Según el químico, “la transmisión por ‘aerosol’. a veces también denominada ‘aerotransportada’, es similar a la transmisión por gotitas, excepto que los trozos de líquido son tan pequeños que pueden permanecer en el aire durante minutos u horas. Para comprender la escala de los aerosoles, el diámetro de un cabello humano es de aproximadamente 80 micrones, y los aerosoles de menos de aproximadamente 50 micrones pueden flotar en el aire el tiempo suficiente para ser inhalados. El SARS-CoV-2 tiene solo 0,1 micrones de diámetro, por lo que hay espacio para muchos virus en aerosoles.
Los fómites y las gotas han dominado nuestra comprensión diaria de la transmisión de COVID-19. “Si bien la OMS y los CDC afirman que los aerosoles podrían provocar la transmisión en situaciones muy específicas, ambas organizaciones sostienen que son menos importantes”, lamentó Jiménez y añadió: “Creo que se trata de un error importante y el 6 de julio, junto con 239 científicos, pedí a la OMS que reevaluara su postura. La OMS actualizó su posición en respuesta, pero el lenguaje de la agencia continúa expresando escepticismo sobre la importancia de esta vía”.
Una vía de contagio es a través de las superficies, pero los investigadores apuntan a que en menor proporción que a través de las gotículas de fush o aerosoles (Shutterstock)
“Dada esta profunda incredulidad sobre la transmisión por aerosoles, se ha aceptado que solo unas pocas enfermedades, como el sarampión y la varicela , se transmiten a través de aerosoles, y solo porque son tan transmisibles que la comunidad médica no puede ignorar las pruebas. Algunas enfermedades respiratorias menos contagiosas, como la influenza, se describieron como debidas a la transmisión por gotitas y fómites, incluso cuando claramente tenían un componente de aerosol”, espetó. Para Jiménez, esa postura, a lo largo de los años, ha creado una percepción infundada en la atención médica de que cualquier enfermedad que se transmita a través de aerosoles tiene que ser extremadamente contagiosa, “pero 110 años después, los matices y la importancia de la transmisión de enfermedades respiratorias por aerosoles finalmente se están generalizando”.
Volviendo a la enfermedad COVID-19, la evidencia respalda de manera abrumadora la transmisión de aerosoles, y no hay argumentos sólidos en su contra, afirma el químico. “El rastreo de contactos cercanos ha encontrado que gran parte de la transmisión de COVID-19 ocurre en las proximidades, pero que muchas personas que comparten el mismo hogar con una persona infectada no contraen la enfermedad y para entender por qué, es útil usar humo de cigarrillo o vapeo -que también es un aerosol- como análogo”.
“Imagínese compartir una casa con un fumador: si estuviera cerca del fumador mientras habla, inhalaría una gran cantidad de humo. Ahora reemplace el humo con aerosoles que contengan virus, que se comportan de manera muy similar, y el impacto es similar: cuanto más cerca esté de alguien que libere aerosoles portadores de virus, más probabilidades tendrá de inhalar cantidades mayores de virus. Sabemos por estudios rigurosos y detallados que cuando las personas hablan cerca, los aerosoles dominan la transmisión y las gotas son casi insignificantes”, explicó y comparó.
Los expertos coinciden en que es mejor evitar los espacios cerrados y más si se permancerá durante mucho tiempo en ellos (Shutterstock)
“Si se está de pie del otro lado de la habitación, inhalará mucho menos humo, pero en una habitación mal ventilada, el humo se acumulará y las personas en la habitación pueden terminar inhalando mucho humo con el tiempo”, especificó y agregó: “Hablar, y especialmente cantar y gritar aumentan la exhalación del aerosol en factores de 10 y 50, respectivamente”. Para el investigador, se está descubriendo que los brotes a menudo ocurren cuando las personas se reúnen en espacios interiores abarrotados y con ventilación insuficiente, como en los eventos de canto en fiestas de karaoke y/o celebraciones religiosas, personas que animan en clubes, al conversar en bares y al hacer ejercicio en gimnasios. Estos son eventos de superpropagación, donde una persona infecta a muchas, y todas tienen en común que ocurren casi exclusivamente en lugares cerrados y están provocando la pandemia. Estas observaciones se explican fácilmente por aerosoles y son muy difíciles o imposibles de explicar por gotitas o fómites.
Además, “las gotas se mueven balísticamente”, precisó Jiménez. Y esto es porque vuelan como una bala de cañón desde la boca de alguien y luego viajan por el aire hasta que golpean algo (en el peor de los casos, los ojos, la boca o las fosas nasales de otra persona) o caen al suelo. Los aerosoles, en cambio, actúan como humo: después de ser expulsados, no caen al suelo, sino que se dispersan por el aire, diluyéndose por las corrientes de aire y siendo inhalados por otros presentes en el mismo espacio. “El rastreo de contactos cercanos o estrechos muestra que, cuando se trata de COVID-19, estar al aire libre es 20 veces más seguro que estar en el interior, que sostiene que la transmisión por aerosoles es mucho más importante que las gotas; al aire libre, hay mucho aire en el que los aerosoles pueden diluirse; no tan en el interior. Además, los investigadores han demostrado la transmisión por aerosol de este virus en hurones y hámsters”, sentenció.
Eventos de canto, fiestas de karaoke y/o celebraciones religiosas, el conversar en bares y el hacer ejercicio en gimnasios son eventos de superpropagación, donde una persona infecta a muchas, y todas estas situaciones tienen en común que ocurren casi exclusivamente en lugares cerrados y son los que están provocando la pandemia
Para el profesor de química y experto en aerosoles, la analogía visual del humo puede ayudar a guiar nuestra evaluación de riesgos y estrategias de reducción de riesgos. Uno solo tiene que imaginar que todos los demás con los que se encuentran están fumando, y el objetivo es respirar la menor cantidad de humo posible. Pero la COVID-19 no es muy contagioso en la mayoría de las situaciones, a diferencia de, por ejemplo, el sarampión: los CDC dicen que 15 minutos de proximidad cercana a una persona infectada con COVID-19 a menudo conduce al contagio, lo que proporciona una estimación de la cantidad de “humo exhalado”. “Uno puede necesitar inhalar para la infección. Inhalar un poco de “humo” aquí y allá está bien, pero mucho “humo” durante un período prolongado de tiempo y sin una máscara es arriesgado. “Para ser claros, el humo real no aumenta la probabilidad de infección”, apreció.
La sanitización constante es fundamental en la lucha contra el virus SARS-CoV-2 (Shutterstock)
Asimismo Jiménez recomendó que debemos seguir haciendo lo que ya se nos ha recomendado: lavarnos las manos, mantener una distancia de dos metros entre las personas, etc. Pero esto no es suficiente. “Debe surgir un conjunto de recomendaciones nuevo, coherente y lógico para reducir la transmisión de aerosoles”, opinó.
“Propongo la siguiente: evitar multitudes, espacios cerrados, los lugares con poca ventilación, mantener distancia con otros, quedarse mucho tiempo estático en espacios reducidos, usar mascarilla y no hablar, cantar o gritar sin barbijo (Avoid Crowding, Indoors, low Ventilation, Close proximity, long Duration, Unmasked, Talking/singing/Yelling – acrónimo en inglés que forma A CIViC DUTY o ‘un deber cívico’)”. Estos son los factores importantes en los modelos matemáticos de transmisión de aerosoles y también pueden entenderse simplemente como factores que impactan la cantidad de “humo o virus” que inhalaríamos.
La consigna “Un deber cívico” primero sugiere que deberíamos hacer tantas actividades como sea posible al aire libre, como hicieron las escuelas para evitar la propagación de la tuberculosis hace un siglo, a pesar de los duros inviernos. “Dado que estar al aire libre reduce el riesgo de transmisión de COVID-19, es asombroso que la Guardia Nacional de los EEUU no esté ocupada instalando carpas abiertas en el exterior de todas las escuelas del país”, valoró.
El nuevo coronavirus ya infectó a más de 26,9 millones de personas en el mundo (Shutterstock)
“Salir al aire libre no es una protección mágica contra el contagio: un día ventoso en un área abierta mientras mantenemos nuestra distancia es muy seguro, pero una conversación cercana sin tapabocas o mascarillas sin viento o una mínima correntada en un paisaje estrecho entre edificios altos es muy arriesgado”, advirtió en primer lugar el profesor Jiménez, en una extensa columna concedida a la revista Time.
En segundo lugar, sostuvo que “las mascarillas son esenciales, incluso cuando somos capaces de mantener la distancia social. También debemos prestar atención a que las máscaras se ajusten bien, ya que no son solo un parapeto contra las gotas balísticas, sino también un medio para evitar que el “humo” se filtre a través de los huecos. No debemos quitarnos las máscaras para hablar, ni permitir que alguien que no lleva máscara nos hable, porque exhalamos aerosoles 10 veces más cuando hablamos que cuando respiramos. Todos deben tener cuidado de no pararse detrás de alguien con una máscara que no le queda bien, ya que la curvatura de una máscara que no le queda bien puede hacer que los aerosoles viajen detrás de la persona que la usa”.
De acuerdo con el investigador: “Es importante pensar en la ventilación y la limpieza del aire. Damos por sentado las ventanas operables y los sistemas HVAC (heating, ventilation and air conditioning en inglés), y rara vez prestamos atención a cómo funcionan. Los tiempos son diferentes ahora y debemos aprender a utilizar mejor estos sistemas para reducir el riesgo. Necesitamos aumentar la cantidad de aire interior que se reemplaza por aire exterior, abriendo ventanas o ajustando los sistemas mecánicos”.
)
“Necesitamos mejores filtros instalados en muchos sistemas de ventilación que recirculan parte del aire. Estas intervenciones pueden resultar costosas, por lo que es muy importante pensar detenidamente y priorizar de manera objetiva; podemos, por ejemplo, utilizar mediciones de CO2 asequibles. Identificar los espacios públicos más peligrosos, infraventilados frecuentemente ocupados y priorizarlos”, aconsejó.
Los limpiadores de aire HEPA -filtro especial- portátiles funcionan bien para eliminar aerosoles cargados de virus, pero desafortunadamente son costosos. Los limpiadores de filtro de ventilador improvisados se pueden fabricar por menos de USD 50, se ha demostrado que funcionan en múltiples pruebas, incluidos documentos revisados por pares, y se han utilizado durante años en China para reducir el impacto de la contaminación en los hogares. Pueden ser ruidosos y no son una solución a largo plazo, pero pueden ayudarnos a pasar los próximos meses y evitar los eventos supercontagiadores, de acuerdo con lo sugerido por Jiménez.
El rastreo de contactos cercanos o estrechos muestra que, cuando se trata de COVID-19, estar al aire libre es 20 veces más seguro que estar en el interior
La evidencia científica sostiene que los sistemas de UV germicidas pueden ayudar en algunas situaciones, pero solo si la ventilación y el filtrado no pueden hacer el trabajo. “Debemos recordar que la limpieza del aire no es una solución milagrosa: si simulamos el estallido del coro Skagit con una gran cantidad adicional de limpieza del aire , la tasa de infección solo se reduce a la mitad. Pasar el mayor tiempo posible al aire libre, usar máscaras y reducir la densidad seguirá siendo fundamental, sin importar qué tan bien ventilemos y limpiemos el aire”, precisó.
Finalmente, en otro pasaje del escrito, sintetizó: “En una pandemia viral de rápido movimiento, la comprensión científica cambiará inevitablemente a medida que la investigación se ponga al día con la velocidad a la que se propaga el virus. Sin embargo, parece claro que los aerosoles son más importantes cuando se trata de transmitir COVID-19 de lo que pensábamos hace seis meses, y ciertamente más importantes de lo que los funcionarios de salud pública actualmente lo den a entender”. “La OMS y los CDC, entre otros, deben comenzar a comunicar la ciencia que sugiere la propagación de la COVID-19 en aerosol, y las estrategias de reducción de riesgos necesarias como resultado. De lo contrario, se obstaculiza nuestra capacidad para contrarrestar las crecientes consecuencias para la salud y el aumento del número de muertes por COVID-19.
Pero todo esto, es mas de lo mismo. La historia nos demuestra, que la vacuna ha sido lo mas eficaz, creo que esto lo comparte todo el mundo, científico y de hecho se estan consiguiendo vacunas a pasos gigantes. Y que e virus se agote, y desaparezca unos siglos

6 septiembre 2020

El cerebro reptiliano no existe

Filed under: General — Enrique Rubio @ 14:46

El cerebro reptiliano no existe, es neuro-charlatanismo
Con lo contento que yo estoy con la teoría del cerebro Triuno de por MacLean
Suzy Polucci dice que lo de que el cerebro está dividido en tres partes que hemos añadido a lo largo de la evolución siendo el reptiliano el más básico, es tajantemente falso.
________________________________________
Hablar sobre el cerebro llama. Junto con el cosmos es, posiblemente, el tema estrella de la comunicación científica. Posiblemente se deba a que todavía guarda muchos misterios relacionados con preguntas que arrastramos desde el origen de nuestra especie. ¿Qué nos hace especiales? ¿Quién soy yo? ¿Soy libre? Estas cuestiones que tanto y tan bien deben integrarse con la filosofía captan nuestra imaginación y arrastran parte de la neurociencia a la sociedad. Eso sí, son tan solo algunos pedazos incompletos. Los retazos que se popularizan suelen ser las hipótesis alocadas, las malas interpretaciones o las comparaciones desafortunadas, y no tanto por mala suerte como porque suelen ser las más rimbombantes y superficialmente fascinantes.
Un ejemplo es el famoso cerebro trino o triuno que ha dado la vuelta al mundo. Posiblemente hayas escuchado alguna vez que tu cerebro, en realidad, está dividido en tres partes y que las funciones más básicas las lleva a cabo tu primitivo cerebro reptiliano. Suena bien, parece explicar nuestras pulsiones liberando de culpa a nuestra parte más humana y culpando a nuestros inoportunos vestigios evolutivos. Sin embargo, esta es una de las mayores mentiras de la neurociencia pop, que tiene mucho más de pop que de neuro.
Cómo no funciona la evolución
Solemos imaginar la evolución como un proceso ordenado y lineal. Es más, incluso si crees que tú la imaginas caótica y llena de ramificaciones, es muy posible que te estés quedando corto. La imaginamos como algo constante y absolutamente gradual, y en parte es cierto, solo que algunas teorías, como la del saltacionismo de Jay Gould y Niles Eldredge, plantean que la mayor parte del tiempo las especies apenas cambian, hay periodos relativamente cortos de tiempo donde se acumulan una gran cantidad de mutaciones, acelerando los procesos de especiación. Incluso en el caso del saltacionismo la evolución sigue siendo algo gradual, solo que menos de lo que se consideraba clásicamente. Como ves, son muchas las imprecisiones que se tienen sobre estos procesos, y la evolución por capas es una más.
Nuevo árbol de la vida presentado en el artículo «A new view of the tree of life» de Nature en 2016 donde se muestran 92 filos de bacterias, 26 de arqueas y todos los de eucariotas./Foto: Laura A. Hug, Brett J. Baker, Karthik Anantharaman, Christopher T. Brown, Alexander J. Probst, Cindy J. Castelle, Cristina N. Butterfield, Alex W. Hernsdorf, Yuki Amano, Kotaro Ise, Yohey Suzuki, Natasha Dudek, David A. Relman, Kari M. Finstad, Ronald Amundson, Brian C. Thomas and Jillian F. Banfield/Creative Commons
Cuando hablo de evolución por capas, es la forma que he tenido de referirme a la creencia de que el cerebro ha evolucionado creando nuevas estructuras más sofisticadas rodeando a las antiguas, como si fueran nuevas pieles de una cebolla. A mediados del siglo pasado, un neurocientífico americano llamado Paul D. MacLean y en absoluto emparentado con el autor de Miss American Pie, planteó que nuestro cerebro era en realidad una trinidad. Durante esta época era frecuente tratar de tender puentes construidos de cualquier manera entre las ciencias del cerebro y la biología evolutiva. No se buscaba que estas relaciones aportaran un mayor entendimiento del funcionamiento de nuestra mente, sino que eran hipótesis ad hoc y sin evidencia alguna. Este caso fue uno de ellos.
Creo que es fundamental decir que el cerebro del Homo Sapien Sapien, esta compuesto por tres estructuras superpuestas que anatómicamente recuerdan, el cerebro de un reptil, el de un mamífero y unas enormes formaciones que son el telencéfalo. Todas muy bien definidas. No se puede negar que estas tres formaciones, recuerdan los cerebros de estas especies mencionadas
Los autores , cuentan que lo MacLean planteaba concretamente era que el cerebro de los reptiles, primitivo y solo capaz de responder a los impulsos más primarios, había evolucionado en los mamíferos añadiendo a su alrededor una nueva estructura capaz de experimentar emociones. Hasta aquí tenemos un cerebro reptiliano cubierto por un cerebro mamífero aparentemente independiente. Finalmente, los humanos habíamos añadido una última estructura, el cerebro racional, del cual surgían las funciones cognitivas superiores. Si lo pensamos, más que a ciencia esta tripartición suena a cuando, allá por el 300 y pico antes de Cristo, el cerebro se dividia en racional, al alma racional, en el cerebro mamífero el alma irascible y en el cerebro reptiliano el alma concupiscible. La mayor diferencia entre el planteamiento neurocientífico de Paul D. MacLean y la antropología filosófica de Platón es que este último fue a la vanguardia de su tiempo explotando el poco conocimiento que por aquel entonces se tenía. MacLean decidió desoírlo.
Yo con perdón de estos autores, no veo relacion entre la anatomía del hominido , el cerebro triuno y lo que dice Platón.
Como por arte de magia
Sabemos que las estructuras anatómicas no surgen de la nada. Los murciélagos no perdieron los brazos para que se formaran ex nihilo unas nuevas alas. Lo que realmente ocurrió fue que sus brazos fueron moldeándose poco a poco hasta que las proporciones de sus huesos, los pliegues de su piel y la fuerza de sus músculos dieron lugar a las alas que vemos ahora. Del mismo modo, nuestros pulmones parecen haber evolucionado a partir de las vejigas natatorias que los peces óseos utilizan para controlar su flotabilidad y nuestro oído proviene de un hueso de la mandíbula de los peces. Precisamente por eso, resulta algo absurdo pensar que al cerebro de un reptil primitivo le surgió de repente una estructura totalmente nueva y que, por si fuera poco, ese cerebro reptiliano ha quedado casi inalterado a lo largo de los millones de años que nos separan de ellos.
Corte sagital de un encéfalo humano/Foto: CNX OpenStax/Creative Commons
La neurociencia evolutiva es apasionante, pero apunta en una dirección muy diferente. Según ella, si bien el encéfalo de los reptiles estaba mayormente formado por una estructura llamada tronco encefálico, estos también muestran sistema límbico y corteza, que corresponden respectivamente a las tres capas descritas por MacLean. Para ser precisos, el tronco del encéfalo no es parte del cerebro, sino que junto con el cerebro y el cerebelo forman el encéfalo, pero omitamos esto. Lo importante es que, efectivamente, se trata de una estructura responsable de numerosas funciones primitivas, como la respiración, la digestión, el vómito, coordinar el movimiento de los ojos, etc.
Por otro lado, el sistema límbico que forma las estructuras más profundas del cerebro se ha relacionado históricamente con las emociones. El problema es que este término está en desuso y no pocos neurocientíficos y filósofos de la neurociencia recomiendan olvidarlo, precisamente porque no forma una estructura anatómica o evolutivamente bien definida y, por lo tanto, hablar de él como si lo fuera propicia interpretaciones simplistas como las de MacLean. No obstante, los ganglios basales, el hipocampo, la amígdala y otras de este antiguo sistema límbico se ven, efectivamente, más desarrolladas en los mamíferos que en los reptiles, aunque ambos poseen estructuras análogas.
Finalmente, la corteza que cubre la superficie del cerebro constituye lo que MacLean entendió como cerebro racional y, es cierto que en los homínidos y especialmente en los humanos está muy desarrollada, dando lugar al neocórtex. Esta, como bien apunta, se relaciona con procesos que cognitivamente consideramos inteligentes, como anticiparnos a lo que va a suceder. Sin embargo, hay un problema con lo que acabamos de contar, porque solo hemos relatado parte de las funciones de estas estructuras. Únicamente hemos nombrado las que constituyen el cliché seguido por MacLean, pero hemos omitido mucha complejidad.
Por ejemplo, sabemos que el tronco del encéfalo comienza a procesar información de los sentidos que posteriormente seguirá trabajando la corteza cerebral. El sistema límbico, concretamente el hipotálamo, se encarga de almacenar memorias a corto plazo y muchas de sus estructuras intervienen notablemente en la toma de decisiones y lo que popularmente entendemos como razonamiento. Finalmente, buena parte de la corteza se encarga de procesar la información de los sentidos o de coordinar los movimientos del cuerpo. Por no hablar de que las funciones que históricamente hemos considerado más representativas del ser humano, como la creatividad o la consciencia no parecen localizarse en ningún punto concreto del cerebro, sino que emergen de conexiones que implican a las tres capas del cerebro triuno.
Así que, si queremos resumir todo lo dicho, podemos decir que no hay tres capas, sino muchas estructuras interrelacionadas. No hay cerebro reptiliano, porque esa estructura no es cerebro, no hay cerebro mamífero, porque ni siquiera es del todo correcto hablar de sistema límbico, y lo más importante, la corteza cerebral es fantástica, pero no somos los únicos que la tienen ni surgió de la nada. Dejemos de hablar de tres cerebros y olvidemos lo neuro-pop, que las maravillas de nuestra mente existen, pero están muy lejos de ser las caricaturas que ha filtrado la historia.
QUE NO TE LA CUELEN:
La clave de la evolución de las estructuras cerebrales no es solo que aumenten de tamaño, sino que su arquitectura cambia porque se reordenan sus células. Su función, y por lo tanto las distinciones establecidas por MacLean, dependen más de ese reordenamiento que de constituyentes completamente nuevos.

Estoy en desacuerdo con este trabajo, esta claro que el acoplamiento de las distintas partes que componen el cerebro triuno, se hicieron de manera escalonada y con su lógica evolutiva, no se colocó cada estructura que lo componen de un día para otro y que la forma laminar y la conexión de estas tres estructuras, se hiciera como mandaba la evolución, y también es de lógica que las funciones de estos tres cerebros, se tuvieran que modular, motivados por las mismas razones o condiciones externas, que comenzaron el cambio. Es decir la evolucion
Creo que la teoría de MacLean sigue teniendo un peso científico no superado

REFERENCIAS (MLA):
Shepherd, Stephen V. The Wiley Handbook Of Evolutionary Neuroscience. 1st ed., Wiley, 2016
Ignacio Crespo
Última actualización:04-09-2020 | 08:55 H

EL CORONAVIRUS ES COMO EL HUMO DEL CIGARRO

Filed under: General — Enrique Rubio @ 14:46

EL CORONAVIRUS ES COMO EL HUMO DEL CIGARRO,

La Pandemia que sufrimos, nos hace sufrir de mucha maneras. Es un mal que históricamente a terminado con la vida de muchas personas, y al que solo , la extinción del germen productor, mas o menos espontanea, logro terminar con la pandemia. Solo la prevención con la vacuna y el aislamiento mostraron eficacia.
Pero el aislamiento de algo tan pequeño, tan agresivo y volátil, es de lógica que es enormemente difícil.
Prueba de ello es que al Covid 19, no lo detiene nadie, cada día mas infecciones, aunque claramente menos letales.
¿Qué estamos haciendo mal, o haciendo de manera insuficiente?

De multiples artículos sobre el tema se puede decir como se propaga el virus, teniendo en cuenta que esto hasta ahora no ha controlado la pandemia ni mucho menos, sigue y nos atemoriza, porque este virus se propaga de otras formas además de las conocidas
Una persona puede contraer la COVID 19 por contacto con otra que esté infectada por el virus. La enfermedad se propaga principalmente de persona a persona a través de las gotículas que salen despedidas de la nariz o la boca de una persona infectada al toser, estornudar o hablar. Estas gotículas son relativamente pesadas, no llegan muy lejos y caen rápidamente al suelo. Una persona puede contraer la COVID 19 si inhala las gotículas procedentes de una persona infectada por el virus. Por eso es importante mantenerse al menos a un metro de distancia de los demás. Estas gotículas pueden caer sobre los objetos y superficies que rodean a la persona, como mesas, pomos y barandillas, de modo que otras personas pueden infectarse si tocan esos objetos o superficies y luego se tocan los ojos, la nariz o la boca. Por ello es importante lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón o con un desinfectante a base de alcohol.
El efecto pulverizador, y persistente del virus activo también es muy mencionado, pero hace falta algo mas. Esto esta sin terminar

Un articulo reciente añade la posibilidad del efecto aerosol, El coronavirus se queda en el aire: la lucha de un grupo de científicos por convencer a la OMS que dicen que “no los escucha”

Desde abril, 239 científicos, entre los que se encuentra el químico de la U. de Colorado Boulder, José Luis Jiménez, intenta aportar evidencia para mostrar que el Sars-CoV-2 permanece en el aire, en forma de aerosoles, lo que cambia la forma de enfrentar la pandemia. La OMS aún no está convencida.

Según estos científicos, además de las gotículas que una persona expulsa al hablar, gritar, toser o estornudar, que salen disparadas como misiles y que a menos de dos metros de distancia pueden impactar en otra persona, existe otra vía de contagio del Sars-CoV-2: el aire.
La tesis de estos investigadores es que una persona infectada con el virus emite aerosoles, los que pueden permanecer varias horas en una habitación mal ventilada, las que después pueden terminar en el organismo de una persona sana.
En su última guía de transmisión del coronavirus, publicada el 9 de julio, la OMS reconoció que algunos reportes de brotes relacionados con espacios interiores llenos de gente han sugerido la posibilidad de transmisión por partículas en suspensión, como durante las prácticas de canto, en restaurantes o en clases de gimnasia.
No obstante, el organismo dijo que se necesita más investigación “urgentemente para estudiar estos casos y evaluar su importancia para la transmisión del Covid-19”.
Uno de los científicos que lidera esta cruzada es José Luis Jiménez, químico de la U. de Colorado Boulder (EE.UU.).
El científico dio una conferencia de prensa vía Zoom a periodistas latinoamericanos, donde explaya su teoría y la de los 239 científicos que esperan que la OMS finalmente admita que el coronavirus se transmite por el aire.
En la conferencia, Jiménez explicó que no es médico ni epidemiólogo, sino que trabaja en contaminación y cambio climático de aerosoles, que no tiene que ver directamente con enfermedades respiratorias, “pero en marzo me contactó un grupo de investigadores que estaba conformando un grupo interdisciplinario de científicos alrededor del mundo que estaba tratando de convencer a la OMS para que se tomará más en serio la transmisión del coronavirus por aerosoles”. En esa cruzada, dice, “me doy cuenta que la OMS no se entera de lo que está pasando y no escucha, y es la razón del porqué estamos haciendo esto”.
El científico estima que conforme pasa el tiempo y se acumula la evidencia, tres cuartos de los contagios de coronavirus en el mundo son por aerosoles y lo que dice la OMS y los Centros para el Control de Enfermedades de EE.UU. (CDC, su sigla en inglés) que es por gotículas, “casi no hay evidencia y se basa en errores bastantes gruesos sobre la física, que no la entienden”, acusa.
Dice que la posición de la OMS surge del mito de poner como ejemplo que el coronavirus no se contagia como el sarampión, “lo que es totalmente falso. Están confundiendo. Eso es un error histórico”.
Dice que no hay ninguna razón para que la naturaleza haga todas las enfermedades igual de contagiosas. “Eso ha generado la creencia que ninguna enfermedad, salvo las muy contagiosas, se transmiten por el aire. Esto ha creado esta percepción incorrecta”.
¿Qué hacer entonces? Lo primero, asegura, es seguir haciendo todo lo que nos han dicho, como lavarse las manos, porque el virus también se transmite por el contacto de superficies y mantener la distancia. Pero hay que hacer más cosas, añade. “Si aceptas la transmisión por aerosoles, es que hay que hacer más cosas. La diferencia es que el virus se puede contagiar por compartir el aire en una habitación. Entonces lo mejor es no compartir esta habitación y hacer las cosas afuera. Si haces las cosas afuera, con distancia y mascarilla, es muy difícil contagiarse”.

Por ello, afirma que si una persona no puede prescindir de estar en un lugar cerrado, debe al menos evitar sitios donde haya poca ventilación, mucha gente, donde debas estar mucho tiempo, gente sin mascarilla, donde no se respeta la distancia y que esté hablando, cantando o gritando mucho, “porque todo esto aumenta mucho la cantidad de virus que entra al aire”.
Escudos faciales para combatir el virus que se queda en el aire
Una de las cosas que implica este cambio de paradigma en la forma de contagio, es el uso de las mascarillas, donde sin embargo, aclara, más importante que el tipo, es el ajuste. “La gente está un poco obsesionada con el tipo de mascarilla, pero más importante es como se ajusta está”.
¿Cómo puedo saber que está bien ajustada? Dice que no debe quedar ningún espacio abierto, lo que se mide cuando mascarilla es capaz de moverse hacia adelante y atrás. “Si eso no pasa, es seguro que está entrando aire por otro lado, lo que significa que está mal ajustada”.

Advierte que “los escudos no son muy útiles para los aerosoles”. Dice que pueden servir en un hospital, donde hay gente tosiendo y donde es bueno tener una barrera así. “Pero en una clase, por ejemplo, donde un profesor solo lleve esto, no sirve casi para nada”. Dice que los aerosoles se pueden colar por ahí, y de hecho, afirma, es hasta contraproducente, porque los humanos producen calor alrededor del cuerpo. “Es como tener un cilindro alrededor nuestro, donde el aire sube por el calor que producimos -que se llama pluma térmica humana- lo que haría que el virus se acumule en torno al visor”.
Dice que sí es recomendable el uso de protectores oculares, “porque el virus si se puede introducir por los ojos”.
De la misma forma, señala que estar en una habitación mal ventilada, pero tengo mascarilla, no es garantía de protección. “Lo único que es de alta protección es estar afuera. Adentro siempre hay un ingreso y hay que implementar muchas capas de protección”.
Y pone como ejemplo el caso de un coro en EE.UU., donde 53 integrantes se infectaron, cantando en posiciones fijas, incluso con personas que estaban a 15 metros del paciente cero. “Cuando la persona que estaba infectada no tenía a nadie delante y no le podía dar a nadie con las gotículas. Sin embargo, se infectaron 53″, dice.
Por ello, recomienda hacer todo en exteriores, y cita un artículo del diario The New York Times, que relata cómo en 1910, durante una epidemia de tuberculosis, y en un invierno muy frío, “hicieron todo afuera, y funcionó muy bien”, como forma de detener la epidemia.
“Una mascarilla bien puesta, en una habitación, puede hacer que esa persona reduzca a la mitad la emisión de aerosoles o un tercio en el mejor de los casos, pero no a cero, es casi imposible. Sería casi como una guerra bacteriológica”.
Por eso, dice, con los aerosoles toda la percepción de lo que sabíamos sobre el coronavirus cambia. Los aerosoles son como el humo: “Si tú estás en un local con alguien infectado, y el local tiene poca ventilación, se va acumulando el ’humo’ y te puedes infectar aunque estés a mucho más de dos metros de otra persona”, y eso depende de cuánto se acumulan, cuánta gente infectada hay, del tamaño del sitio y de la ventilación.
Advierte que si va a una oficina, los virus de alguien que estuvo el día anterior ya están muertos. “Lo que es más peligroso es compartir el aire con alguien”.
Además de esto, los ojos no se tapan nunca y esta ya demostrado que la conjuntivitis, es frecuente en los infectados.
La idea del contagio, afirma que la trayectoria de este virus es recta, y no sabe tomar las curvas. No sarbasar los bordes de la mascarilla, con lo fácil que debe ser esto, para un bicho tan chico.
En fin, dada la ineficacia de los métodos anticontagio que estamos usando, es imprescindible buscar otros.
Nos va en ello la vida

Bibliografía

José Luis Jiménez, químico de la U. de Colorado Boulder (EE.UU.).
Patricio Lazcano
4 SEP 2020 03:59 PM

4 septiembre 2020

PCR y falsos Positivos en el covid 19

Filed under: General — Enrique Rubio @ 19:36

PCR

Las REFLEXIONES DEL DECANO DEL COLEGIO DE BIÓLOGOS DE EUSKADI son por lo menos interesantes.
Ni mas ni menos qúe niega la validez de la prueba para detectar la positividad del Covid 19 y además no es la única publicación que dice lo mismo. Su fundamento son los falsos positivos y tantos enfermos asintomaticos

Se generan incertidumbres mediante la técnica de PCR y sobre todo de los test rápidos empleados actualmente, y los falsos positivos:
Como primera incertidumbre, se sabe que con esta técnica un positivo no quiere decir que este sea viable o no, es decir, que tenga capacidad de infectar o no, ya que para ello tendríamos que ir a confirmación mediante cultivos celulares.
Como segunda incertidumbre, no se tiene claro a ciencia cierta si el SARS-CoV-2 se ha aislado correctamente, se puede confundir el virus de ARN con vesículas extracelulares o exosomas que contienen proteínas y ARN, que se pueden confundir con un virus habiendo sido necesario que ese aislamiento se hubiese ajustado a los postulados de Koch, lo cual, según dijo la misma OMS, no llegó a cumplirse. La única prueba que se ha presentado es la secuenciación de nucleótidos en base a bibliotecas genómicas.
Como tercera incertidumbre los test de PCR hacen una secuenciación de un material genético que tiene que transformar previamente ARN a ADN y luego hacer la lectura de la secuencia de nucleótidos y que coincida con lo que se supone pertenece al virus, pero el problema es que la PCR sólo analiza unos 200 nucleótidos mientras que la secuencia genómica del virus tiene cerca de 30.000, luego el fragmento para comparar es muy pequeño.
Como cuarta incertidumbre el SARS-CoV-2 comparte el 80% de su genoma con el SARS-CoV-1 y, por tanto, ser este el que se detecta y no el 2, además de poder coincidir con otros coronavirus.
Como quinta incertidumbre la prueba de PCR es complicada desde el punto de vista que un pequeño fragmento se amplifica millones de veces, por lo que cualquier fragmento de ARN que pudiera haber en la sangre o en una muestra celular se amplificaría de ahí que pudiera haber muchos falsos positivos, por lo que se puede deducir que de todos los casos positivos que se detectan al menos el 50% son falsos positivos.
Los datos empíricos de las Rt-PCR tienen muchas deficiencias, como prueba que se vincule específicamente a SARS-CoV-2 con la COVID-19, ya que en donde se han hecho muestreos significativos encontramos un 80% de asintomáticos y un 17% de «sintomáticos leves», es decir, con síntomas inespecíficos como tos o fiebre baja, (recordemos que los coronavirus están frecuentemente presentes en las mucosas de personas con catarro o resfriado).
También hay que tener en cuenta la evolución del porcentaje de positivos con respecto del total de test realizados, la cual no siguió una progresión pandémica durante los meses de crisis en Europa (marzo a mayo).
Creo que uno de los problemas que se ha generado con estos test es como se ha llevado a cabo su utilización, en una primera fase de escalada del virus, aún con las incertidumbres del mismo, y admitiendo que todos los positivos fueran enfermos con el virus, esta técnica se podía utilizar como herramienta para la planificación sanitaria con el fin de ordenar los colapsos que se dieron en los centros hospitalarios.
Pero teniendo en cuenta todas estas incertidumbres del test, y sabiendo que los biólogos somos los profesionales que realmente controlamos la técnica de PCR se debe decir que en el momento de la desescalada no se puede utilizar como principal herramienta una técnica con tantos falsos positivos para tomar medidas de tipo socio-político de influencia directa en la economía del país, cuando lo realmente esencial en este momento es controlar que no haya ni un número importante de hospitalizaciones ni de ingresos UCI en los centros sanitarios.
Es decir, que lo que realmente se ha hecho diferente a lo que se hace con el virus de la gripe ha sido la forma de testear a las personas.

En cualquier caso hay que tener en cuenta el punto de vista jurídico
Si esto es así o similar, estamos ante una gran mentira a la hora de valorar la pandemia.
Por lo visto la Rt-PCR tiene muchas deficiencias, como prueba que se vincule específicamente a SARS-CoV-2 con la COVID-19, ya que en donde se han hecho muestreos significativos encontramos un 80% de asintomáticos y un 17% de «sintomáticos leves», es decir, con síntomas inespecíficos como tos o fiebre baja.
Es verdad que junto a esto la mayoría de los autores que se ocupan del tema, lo niegan y afirman la validez de la prueba PCR.
Lo que si es cierto que hay muchos infectados y proporcinalmente, sobre todo en la segunda oleada de la pandemia, pocos enfermos.
Pue solo queda es esperar y ver

Older Posts »

Powered by WordPress