Enriquerubio.net El blog del Dr. Enrique Rubio

21 febrero 2021

CARTA DE JUAN RAMÓN JIMENEZ A JUAN GUERRERO RUIZ

Filed under: General,NOTABLES — Enrique Rubio @ 21:28

CARTA DE JUAN RAMÓN JIMENEZ A JUAN GUERRERO RUIZ (sin fecha – 1948; extracto). 

Joaquín Sorolla (1863-1923),  

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Imagen1-7.png

Juan Ramón Jiménez. 

Mi querido Juan: muchas gracias por su carta última que he recibido hoy y que contesto

hoy mismo. Yo, como lo he dicho tantas veces, creo, y he creído siempre en un dios en

inmanencia, y nada más. Y creo también que si yo me creara una imagen definida de ese

dios, fuera del sentimiento bello de mi conciencia, sería una ofensa para él, porque entonces yo podríaser dios y él no podría ser igual que yo. Siendo él mi dios en conciencia llena de belleza, creo que se sentirá a gusto  porque mi conciencia lo nombra como inmanente. No olvide usted, querido Juan, que yo llevo 67 años  pensando y sintiendo ese dios en mi vocación poética nunca  decaída. Esto, me parece que también le gustará a dios. (…)  Cristo creo yo que fue el hombre mejor, que ya es bastante y si  resucitara como hombre mejor, esté usted seguro que vendría  a verme a mí aquí a Riverdale.

 

Todas las cosas de la vida debemos hacerlas con amor y  por amor al prójimo también cuando el prójimo quiere ser  amable y amado, porque dios está en el prójimo y recibe el  amor que le damos al prójimo. Que cada prójimo tenga a su  dios es lo natural, ya que dios es una palabra, un nombre que  se pone a lo que dios es y cada uno puede creer que es lo que  es a su manera. Y el prójimo si tiene conciencia es digno de  tanto respeto como dios. Cuando no tiene conciencia debe  tratársele como se trata a una cosa, un árbol, por ejemplo, y  esto no quiere decir que el trato deba ser desagradable. Yo  suelo ser bueno con el prójimo y si a veces he sido duro lo he  sido por defensa propia, como lo sería con un animalito  venenoso. Usted está en el secreto de algunos casos. 

Página 1 de 2 

Cuando mi sobrina Victoria decidió entrar en vida  religiosa, su madre, su padre, toda su y mi familia quisieron  evitarlo menos mi hermano Eustaquio y yo. Yo fui quien se  puso decididamente de su parte, escribí una carta a sus  padres y ella se fue al convento. Porque yo respeto el ideal de  cada persona cuando se ve que es un ideal y lo respeto porque  creo que un ideal es lo mismo que otro y si no no sería un ideal  y todos los ideales nos llevan a dios. Si todos tuviéramos un  dios ideal interior propio todos seríamos felices y esa felicidad  colectiva sería la divinidad verdadera, lo edénico. Las  religiones, lo dijo Goethe ¡y qué bien dicho! son ideales  colectivos para acoger a quienes no tienen un ideal propio. El  ideal propio es la salvación del hombre en dios, en gracia, en  conciencia. No hay dios superior a la conciencia porque en  último caso la conciencia es la que encuentra a dios.  

(Archivo familiar de los Herederos de Zenobia-Juan Ramón Jiménez. Con  licencia de Dña. Carmen Hernández-Pinzón, representante de la Comunidad de  Herederos. Publicada en Cuadernos Hispanoamericanos, números 376-378,  1981, en Homenaje a Juan Ramón Jiménez). 

 INMANENTE

Del lat. tardío immănens, -entis, part. pres. act. de immanēre ‘permanecer en’.

adj. Fil. Que es inherente a algún ser o va unido de un modo inseparable

 a su esencia, aunque racionalmente pueda distinguirse de ella

Todas las cosas de la vida debemos hacerlas con amor y  por amor al prójimo también cuando el prójimo quiere ser  amable y amado, porque dios está en el prójimo y recibe el  amor que le damos al prójimo. Que cada prójimo tenga a su  dios es lo natural, ya que dios es una palabra, un nombre que  se pone a lo que dios es y cada uno puede creer que es lo que  es a su manera. Y el prójimo si tiene conciencia es digno de  tanto respeto como dios. Cuando no tiene conciencia debe  tratársele como se trata a una cosa, un árbol, por ejemplo, y  esto no quiere decir que el trato deba ser desagradable. Yo  suelo ser bueno con el prójimo y si a veces he sido duro lo he  sido por defensa propia, como lo sería con un animalito  venenoso. Usted está en el secreto de algunos casos. 

Cuando mi sobrina Victoria decidió entrar en vida  religiosa, su madre, su padre, toda su y mi familia quisieron  evitarlo menos mi hermano Eustaquio y yo. Yo fui quien se  puso decididamente de su parte, escribí una carta a sus  padres y ella se fue al convento. Porque yo respeto el ideal de  cada persona cuando se ve que es un ideal y lo respeto porque  creo que un ideal es lo mismo que otro y si no no sería un ideal  y todos los ideales nos llevan a dios. Si todos tuviéramos un  dios ideal interior propio todos seríamos felices y esa felicidad  colectiva sería la divinidad verdadera, lo edénico. Las  religiones, lo dijo Goethe ¡y qué bien dicho! son ideales  colectivos para acoger a quienes no tienen un ideal propio. El  ideal propio es la salvación del hombre en dios, en gracia, en  conciencia. No hay dios superior a la conciencia porque en  último caso la conciencia es la que encuentra a dios.  

(Archivo familiar de los Herederos de Zenobia-Juan Ramón Jiménez. Con  licencia de Dña. Carmen Hernández-Pinzón, representante de la Comunidad de  Herederos. Publicada en Cuadernos Hispanoamericanos, números 376-378,  1981, en Homenaje a Juan Ramón Jiménez). 

 INMANENTE

Del lat. tardío immănens, -entis, part. pres. act. de immanēre ‘permanecer en’.

adj. Fil. Que es inherente a algún ser o va unido de un modo inseparable

 a su esencia, aunque racionalmente pueda distinguirse de ella

  • Entrada
  • Bloque

Párrafo

Empieza con el bloque que cimienta toda la narrativa.

Tipografía

Tamaño de la fuenteTamaño de la fuentePor defectoPersonalizadoRestablecer

Ajustes de color

Ajustes del texto

Capitalizar

Alternar para mostrar una letra inicial grande.

Avanzado

Saltar al bloque seleccionadoAbrir el panel de publicar

  • Documento
  • Párrafo

Avisos26 bloques seleccionados. 

CARTA DE JUAN RAMÓN JIMENEZ A JUAN GUERRERO RUIZ (sin fecha – 1948; extracto). 

Juan Ramón Jiménez. 

Mi querido Juan: muchas gracias por su carta última que he recibido hoy y que contesto

hoy mismo. Yo, como lo he dicho tantas veces, creo, y he creído siempre en un dios en

inmanencia, y nada más. Y creo también que si yo me creara una imagen definida de ese

dios, fuera del sentimiento bello de mi conciencia, sería una ofensa para él, porque entonces

yo podría ser dios y él no podría ser igual que yo. Siendo él mi dios en conciencia llena de belleza, creo que se sentirá a gusto  porque mi conciencia lo nombra como inmanente. No olvide usted, querido Juan, que yo llevo 67 años  pensando y sintiendo ese dios en mi vocación poética nunca  decaída. Esto, me parece que también le gustará a dios. (…)  Cristo creo yo que fue el hombre mejor, que ya es bastante y si  resucitara como hombre mejor, esté usted seguro que vendría  a verme a mí aquí a Riverdale. 

(…) 

Todas las cosas de la vida debemos hacerlas con amor y  por amor al prójimo también cuando el prójimo quiere ser  amable y amado, porque dios está en el prójimo y recibe el  amor que le damos al prójimo. Que cada prójimo tenga a su  dios es lo natural, ya que dios es una palabra, un nombre que  se pone a lo que dios es y cada uno puede creer que es lo que  es a su manera. Y el prójimo si tiene conciencia es digno de  tanto respeto como dios. Cuando no tiene conciencia debe  tratársele como se trata a una cosa, un árbol, por ejemplo, y  esto no quiere decir que el trato deba ser desagradable. Yo  suelo ser bueno con el prójimo y si a veces he sido duro lo he  sido por defensa propia, como lo sería con un animalito  venenoso. Usted está en el secreto de algunos casos. 

Página 1 de 2 

Cuando mi sobrina Victoria decidió entrar en vida  religiosa, su madre, su padre, toda su y mi familia quisieron  evitarlo menos mi hermano Eustaquio y yo. Yo fui quien se  puso decididamente de su parte, escribí una carta a sus  padres y ella se fue al convento. Porque yo respeto el ideal de  cada persona cuando se ve que es un ideal y lo respeto porque  creo que un ideal es lo mismo que otro y si no no sería un ideal  y todos los ideales nos llevan a dios. Si todos tuviéramos un  dios ideal interior propio todos seríamos felices y esa felicidad  colectiva sería la divinidad verdadera, lo edénico. Las  religiones, lo dijo Goethe ¡y qué bien dicho! son ideales  colectivos para acoger a quienes no tienen un ideal propio. El  ideal propio es la salvación del hombre en dios, en gracia, en  conciencia. No hay dios superior a la conciencia porque en  último caso la conciencia es la que encuentra a dios.  

(Archivo familiar de los Herederos de Zenobia-Juan Ramón Jiménez. Con  licencia de Dña. Carmen Hernández-Pinzón, representante de la Comunidad de  Herederos. Publicada en Cuadernos Hispanoamericanos, números 376-378,  1981, en Homenaje a Juan Ramón Jiménez). 

 INMANENTE

Del lat. tardío immănens, -entis, part. pres. act. de immanēre ‘permanecer en’.

adj. Fil. Que es inherente a algún ser o va unido de un modo inseparable

 a su esencia, aunque racionalmente pueda distinguirse de ella

Todas las cosas de la vida debemos hacerlas con amor y  por amor al prójimo también cuando el prójimo quiere ser  amable y amado, porque dios está en el prójimo y recibe el  amor que le damos al prójimo. Que cada prójimo tenga a su  dios es lo natural, ya que dios es una palabra, un nombre que  se pone a lo que dios es y cada uno puede creer que es lo que  es a su manera. Y el prójimo si tiene conciencia es digno de  tanto respeto como dios. Cuando no tiene conciencia debe  tratársele como se trata a una cosa, un árbol, por ejemplo, y  esto no quiere decir que el trato deba ser desagradable. Yo  suelo ser bueno con el prójimo y si a veces he sido duro lo he  sido por defensa propia, como lo sería con un animalito  venenoso. Usted está en el secreto de algunos casos. 

Cuando mi sobrina Victoria decidió entrar en vida  religiosa, su madre, su padre, toda su y mi familia quisieron  evitarlo menos mi hermano Eustaquio y yo. Yo fui quien se  puso decididamente de su parte, escribí una carta a sus  padres y ella se fue al convento. Porque yo respeto el ideal de  cada persona cuando se ve que es un ideal y lo respeto porque  creo que un ideal es lo mismo que otro y si no no sería un ideal  y todos los ideales nos llevan a dios. Si todos tuviéramos un  dios ideal interior propio todos seríamos felices y esa felicidad  colectiva sería la divinidad verdadera, lo edénico. Las  religiones, lo dijo Goethe ¡y qué bien dicho! son ideales  colectivos para acoger a quienes no tienen un ideal propio. El  ideal propio es la salvación del hombre en dios, en gracia, en  conciencia. No hay dios superior a la conciencia porque en  último caso la conciencia es la que encuentra a dios.  

(Archivo familiar de los Herederos de Zenobia-Juan Ramón Jiménez. Con  licencia de Dña. Carmen Hernández-Pinzón, representante de la Comunidad de  Herederos. Publicada en Cuadernos Hispanoamericanos, números 376-378,  1981, en Homenaje a Juan Ramón Jiménez). 

 INMANENTE

Del lat. tardío immănens, -entis, part. pres. act. de immanēre ‘permanecer en’.

adj. Fil. Que es inherente a algún ser o va unido de un modo inseparable

 a su esencia, aunque racionalmente pueda distinguirse de ella

No hay comentarios »

No comments yet.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URL

Leave a comment

Powered by WordPress