Enriquerubio.net El blog del Dr. Enrique Rubio

25 abril 2016

INFLAMACION AGUDA Y CRONICA. METAFLAMMATIO Y ANTHROPOGENS

Filed under: General — Enrique Rubio @ 21:13

figura-15-inmunoLa teoría de los gérmenes en el siglo xix  mostró que las infecciones eran la causa principal de patógenos y consiguió un marcado avance médico y de salud pública mediante la higiene, la aparición de vacunas y antibióticos. A partir de aquí se consigue un control progresivo de los gérmenes y la disminución marcada de las epidemias y de la gran mortandad que estos gérmenes en forma de epidemia producían pero la paz nunca es duradera y después de esto al cambiar el hombre a nuevos estilos de vida, aparecen las enfermedades crónicas que ya no tienen tanta mortalidad pero mutilan al hombre que al mismo tiempo se va haciendo más longevo.

Se ha descubierto un nuevo tipo de enfermedades con bajo grado de inflamación que se generaliza y se hace crónica y se le llama “metaflammation”, y está producida por patógenos como inductores y a éstos se les llama “anthropogens” y son consecuencias de los cambios a que se ha sometido nombre en su nuevo estilo de vida, y se transforman entonces esta enfermedad crónica en el equivalente a la teoría de los gérmenes del siglo xix

Estas enfermedades  crónicas (por ejemplo, enfermedad del corazón, cáncer, diabetes, problemas respiratorios crónicos) – a menudo llamadas “enfermedades de la civilización” (3) ,  reemplazan las infecciones como la fuente principal de la enfermedad. Las enfermedades cronicas se definen como aquellas que son transmisibles, recurrentes duraderas, y sin una causa microbiana primaria. Al mismo tiempo incluyen los traumatismos propios de la civilización industrial,  traumatismo de vehículos de motor y ocupacionales, lesiones deportivas, y excluyen las enfermedades agudas, como  el SIDA que se han convertido en crónicas gracias a los avances de los tratamientos médicos. La transición epidemiológica se produjo en la segunda mitad del siglo 20 en muchos países desarrollados. aproximadamente el 70% de las enfermedades en la actualidad son enfermedades crónicas (4). Y han aparecido en países a medida que se desarrollaban , como China y México, y se prevé que en países de desarrollo tardío, como la India y Bangladesh (1,5). Seguro que su etiología es multicausal.

La teoría de los gérmenes ofrecía una fácil comprensión, “un germen una enfermedad”, pero se han asociado constantes que complican la comprensión del problema. El envejecimiento de la población y el dismetabolismo, pero también aparecen esta enfermedades en gente joven, por lo que hay que agregar el efecto desconocimiento o casualidad. La modificación de los genes por entorno (epigenetica) dan explicaciones pero queda un largo trecho por descubrir para tener el cómputo total de la etiología de esta patología crónica.

El descubrimiento de una forma de inflamación no conocido en la década de 1990 (6) y su amplia presencia en muchas enfermedades crónicas (7) nos lleva a la conclusión  de que la mayoría de estas enfermedades tiene una base  inflamatoria (8).

Desde hace más de 2.000 años, se conoce la inflamación clásica que se manifiesta  por los síntomas identificados por los romanos médico Celso Aurelio como el dolor ( dolor ), enrojecimiento ( rubor ), calor ( heat ), y la hinchazón ( tumor ), con la adición más reciente de la pérdida de la función ( letargo ). Esta forma de inflamación clásica es típicamente una respuesta a corto plazo a la infección y lesión, destinadas a eliminar el estímulo infeccioso y permitiendo la reparación del tejido dañado, en última instancia resulta en la curación y un retorno a la homeostasis. Sin embargo, en 1993, los investigadores descubrieron un tipo diferente de respuesta inflamatoria prolongada, mal regulada o inadaptado asociado con la obesidad, lo que sugiere que puede explicar los efectos patógenos de la ganancia excesiva de peso (6). “Metaflammation” (9). La inflamación crónica se diferencia de la aguda,  1) es menos manifiesta, lo que sólo un pequeño aumento en los marcadores del sistema inmune, por ejemplo, un 4 – a 6-veces mayor en comparación con los marcados aumentos cientos de veces mayores que aparecían en la inflamación aguda, 2) es persistente y crónica, y 3) se generaliza en vez de localizarse; 4) tiene antígenos que son menos evidentes como agentes extranjeros o patógenos microbianos y, por lo tanto, se ha hecho referencia como “inductores”, 5) parece perpetuar, en lugar de resolver la enfermedad, y 6) se asocia con una reducción, en vez de aumentar, la tasa metabólica.

En esencia, aunque la inflamación clásica tiene un papel curativo en la enfermedad aguda, metaflammation, debido a su persistencia, puede tener un papel mediador, ayudando a agravar y perpetuar la enfermedad crónica. La diferencia entre estas 2 formas de inflamación

Un número cada vez mayor de los biomarcadores pro-o anti-inflamatorios para metaflammation, han sido recientemente identificados (16), y varias vías de investigación han tratado de identificar sus inductores nutricionales, conductuales y ambientales (10,15). Los inductores Inductores incluyen no sólo los comportamientos relacionados con estilos de vida modernos facilitados por los entornos post-industriales – por ejemplo, la mala alimentación, la inactividad, falta de sueño y el estrés (17) -, sino también los componentes de estos ambientes propios, tales como el material relacionados con el tráfico contaminación del aire (18,19), disruptores endocrinos químicos, llamados Obesogens debido a su posible relación con la obesidad (20), las condiciones sociales y económicas que generan la desigualdad y la inseguridad económica, incluida la injusticia organizacional percibida o prejuicios en el lugar de trabajo (21) y los vínculos entre la desigualdad y la raza / etnia, como se propone en el “hipótesis del desgaste”, lo que sugiere que los resultados del parto son más perjudiciales en las madres mayores de ciertos grupos desfavorecidos raciales / étnicos  y otros menos numerosos como el asbesto en los materiales de construcción, trabajo por turnos, el aumento de dióxido de carbono en la atmósfera (22). Tales estilos de vida y entornos constituyen una categoría de inductores que pueden ser etiquetados como “anthropogens” por sus hechos a medida orígenes y la influencia potencial sobre la salud. La Anthropogens se define como el entorno creado por el hombre, sus derivados y  estilos de vida propios de esos entornos, algunos de los cuales tienen efectos biológicos pueden ser perjudiciales para la salud humana.

Los factores que distinguen los inductores pro-inflamatorias de los anti-inflamatorias, son a la vez temporales y de origen humano . Todos los inductores anti-inflamatorios o neutrales son aquellos con los que los seres humanos han tenido la experiencia de cientos o miles de años, la mayoría de los cuales son naturales, por ejemplo, frutas, frutos secos o mínimamente modificados,  vino, cerveza). Pero los inductores Pro-inflamatorios son recientes y de origen  humano y productos de la modificación de los alimentos procesados. El tipo de vida inactivo, y la desigualdad social que forman parte del ambiente son sin duda alguna inductores. . El envejecimiento es un interesante pro-inflamatoria inductor.

El tiempo de actuación de los Inductores de pro-y anti-inflamatorias están relacionadas con cambios importantes en la evolución humana. Es difícil no tener en cuenta el cambio para el hombre ha supuesto el empleo de la máquina y la persistencia con que está es utilizada.

La persistencia del anthropogens sobre el sistema inmunológico, y las formas en que lo hace tan afectan podrían ser reveladores. Las respuestas inmunes humanas son innata o desarrolladas a través de la exposición a estímulos desconocidos durante un tiempo prolongado. Antígenos no tóxicos con los que los seres humanos han evolucionado a lo largo de miles de años (“gérmenes buenos”) pueden causar una respuesta inmune escasa, mientras que anthropogens – hecho por el hombre, tienen más probabilidades de provocar una respuesta, aunque sea mínima, nivel uno, no como forma inmediata de amenaza, pero sí la exposición continúa, la respuesta puede llegar a ser crónica. Los mecanismos puede estar relacionada con las influencias genéticas o epigenéticas sobre los receptores químicos, tales como a través nde factores nutricionales (24). Debido a que tal respuesta es indiferenciada, es probable que sea sistémico en lugar de localizada.

El sistema inmunológico humano está reaccionando a nuevos entornos y estilos de vida (anthropogens), creados por el hombre pero hace poco tiempo que está expuesto a ellos, algo más de  200 años es decir, desde de la Revolución Industrial, para el que sistema inmunológico no ha tenido tiempo de adaptarse.

Sin duda el ambiente enriquecido que vivimos a beneficiado a la salud humana. Ha sido el principal responsable de la  disminución de las enfermedades infecciosas durante los últimos 1 o 2 siglos. El aumento de las enfermedades crónicas es una aberración reciente y probablemente refleja un inevitable punto de rendimientos decrecientes en un sistema de crecimiento económico exponencial, lo que se refleja en nuestros sistemas fisiológicos. Podríamos decir en el estilo de vida beneficiado a la salud, tienen a como peaje la inflamación y enfermedad crónica.

Cualquier sugerencia de detener el progreso humano o regresar a las condiciones del Paleolítico sería como tratar de eliminar todos los gérmenes – buenas y malas – para manejar las infecciones. Reconocimiento de anthropogens insalubres, sin embargo, cambiar el enfoque de las causas orgánicas y multifocal de las enfermedades crónicas a los vectores y los entornos y sus conductores distales económicos, sociales y físicas, así como la teoría de los gérmenes se centró en los patógenos microbianos. Este enfoque es más plural ya que intervienen muchísimos más interacciones de la época de los gérmenes. Las aplicaciones de este enfoque reside en la reorientación de las hipótesis comprobables relacionadas con la causalidad de enfermedades crónicas, así como el reconocimiento de un ámbito más amplio de influencias en la salud moderno y el bienestar que puede incorporar un espectro de temas del mundo actual, tales como el crecimiento demográfico y el cambio climático (25). Tratamientos farmacéuticos, médicos y quirúrgicos, sin duda, seguirá siendo crucial en el tratamiento de enfermedades crónicas, como son las infecciones, pero la etiología anthropogen basado sugiere la necesidad de una perspectiva más amplia sobre la prevención de enfermedades y la gestión.

La comprobación por la Doctora, de que las células inmunes, linfocitos, están conectadas a terminaciones nerviosas, nos den una nueva perspectiva y posibilidad de que el gestor, sistema nervioso, efectue su trabajo de una manera más equilibrada. En realidad es un símil a con la política, y de los ciudadanos en General, nos hace falta activar el centro neural de “ponernos de acuerdo”.

Bibliografia

PREVENTIN CHONIC DISEASE
PUBLIC HEALTH RESEARCH , PRACTICE. AND POLICY
Harris B. La salud pública, la nutrición y la disminución de la mortalidad: la tesis de McKeown revisited. Soc Hist Med 2004; 17:379-407.

Garry Egger, PhD, MPH In Search of a Germ Theory Equivalent for Chronic Disease

Harris B. La salud pública, la nutrición y la disminución de la mortalidad: la tesis de McKeown revisited. Soc Hist Med 2004; 17:379-407.

1. Sanders JW, GS Fuhrer, Johnson MD, Riddle MS. La transición epidemiológica: la situación actual de las enfermedades infecciosas en los países desarrollados frente a los países en desarrollo. Prog. Sci 2008;. 91 (Pt 1) :1-37 CrossRef PubMed

2. Björntorp P. La obesidad visceral: una “. Síndrome civilización” Obes Res 1993; 1 (3) :206-22. PubMed

3. AD López, Mathers CD, Ezzatti M, Jamison DT, Murray CJ. Carga mundial y regional de enfermedades y factores de riesgo, 2001: análisis sistemático de los datos de salud de la población. Lancet 2006;. 367 (9524) :1747-57 CrossRef PubMed

4. Anderson H. Historia y filosofía de la epidemiología moderna. http://philsci-archive.pitt.edu/id/eprint/4159. Acceso 16 de octubre de 2011.

5. Hotamisligil GS, Shargill NS, Spiegelman BM. Adiposo expresión de factor de necrosis tumoral-alfa: papel directo en la relacionada con la obesidad resistencia a la insulina. Science 1993;. 259 (5091) :87-91 CrossRef PubMed

6. Libby P. inflamación y la enfermedad. Ap Nutr 2007; 65 (12 Pt 2): S140-6. PubMed

7. Scrivo R, M Vasile, Bartosiewicz I, Valesini inflamación G. como “suelo común” de las enfermedades multifactoriales. Autoimmun Rev. 2011;. 10 (7) :369-74 CrossRef PubMed

8. Hotamisligil GS. La inflamación y la enfermedad metabólica. Nature 2006;. 444 (7121) :860-7 CrossRef PubMed

9. Egger G, J. Dixon caso de la obesidad es el principal del juego? ¿O necesitamos un cambio de imagen del medio ambiente para combatir las epidemias de enfermedades inflamatorias y crónicas? Obes Rev. 2009;. 10 (2) :237-49 CrossRef PubMed

10. Mizuno Y, Jacob RF, Mason RP. La inflamación y el desarrollo de la aterosclerosis. J Atheroscler Thromb 2011;. 18 (5) :351-8 CrossRef PubMed

11. Fernández-Real JM, Ricart W. resistencia a la insulina y síndrome inflamatorio crónico cardiovascular. Endocr Rev. 2003;. 24 (3) :278-301 CrossRef PubMed

12. Hotamisligil GS. Estrés del retículo endoplásmico y la base inflamatoria de la enfermedad metabólica. Celular 2010; 140 (6) :900-17. CrossRef PubMed

13. Bäckhed F. 99 ª Conferencia Dahlem sobre la infección, la inflamación y trastornos inflamatorios crónicos: la microbiota intestinal normal en la salud y la enfermedad. Clin Exp Immunol 2010;. 160 (1) :80-4 CrossRef PubMed

14. Wärnberg J, E Nova, J Romeo, LA Moreno, M Sjostrom, Marcos A. Estilo de vida relacionadas con los determinantes de la inflamación en la adolescencia. Br J Nutr 2007; 98Suppl 1:. S116-20 CrossRef PubMed

15. Ouchi N, JL Parker, JJ Lugus, K. Walsh adipocinas en la inflamación y la enfermedad metabólica. Nat Rev Immunol 2011;. 11 (2) :85-97 CrossRef PubMed

16. Willett WC, Koplan JP, Nugent R, Dusenbury C, P Puska, Gaziano TA. Prevención de las enfermedades crónicas a través de la dieta y cambios de estilo de vida. En: DT Jamison, JG Breman, AR Measham, G Alleyne, M Claeson, DB Evans, et al, editores. Las prioridades de control de enfermedades en los países en desarrollo. 2 ª edición. Washington (DC): Banco Mundial, 2006.

17. Mazzoli-Rocha F, S Fernandes, Einicker-Lamas M, Zin WA. Roles de estrés oxidativo en la señalización y la inflamación inducida por partículas. Cell Biol. Toxicol 2010;. 26 (5) :481-98 CrossRef PubMed

18. Alexeeff SE, Coull BA, Gryparis A, H Suh, Sparrow D, Vokonas PS, et al. Mediano plazo, la exposición a la contaminación del aire relacionada con el tráfico y los marcadores de la inflamación y la función endotelial. Environ Health Perspect 2011;. 119 (4) :481-6 CrossRef PubMed

19. Neel BA, RM Sargis. La paradoja del progreso: alteración del metabolismo del medio ambiente y la epidemia de diabetes. Diabetes 2011;. 60 (7) :1838-48 CrossRef PubMed

20. Elovainio M, Ferrie JE, D Gimeno, R Devogli, Shipley M, Vahtera J, et al. Justicia organizacional y los marcadores de la inflamación: El estudio Whitehall II. Occup Environ Med 2010;. 67 (2) :78-83 CrossRef PubMed

21. Geronimus AT. La hipótesis del desgaste y la salud de las mujeres afroamericanas e infantes: evidencias y especulaciones. Ethn Dis 1992;. 2 (3) :207-21 PubMed

22. Franceschi C. Inflammaging como una de las principales características de las personas mayores: se puede prevenir o curar? Ap Nutr 2007; 65 (12 Pt 2):. S173-6 CrossRef PubMed

23. Choi SW, Friso Epigenética S.: un nuevo puente entre la nutrición y la salud. Adv Nutr 2010;. 1 (1) :8-16 PubMed

24. G. Egger Dousing nuestro entorno inflamatorio (s): es el comercio de carbono personal una opción para reducir la obesidad – y el cambio climático?Obes Rev. 2008;. 9 (5) :456-63 CrossRef PubMed

No hay comentarios »

No comments yet.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URL

Leave a comment

Powered by WordPress