Enriquerubio.net El blog del Dr. Enrique Rubio

20 octubre 2016

Las pruebas de imagen son en general innecesarias en el dolor de espalda, pero difíciles de evitar

Filed under: Raquis — Enrique Rubio @ 12:06

topsis-sacra-100072Casi todos los médicos estamos de acuerdo en que la imagen no es necesaria para los pacientes con dolor lumbar inespecífico, pero eso no quiere decir que les resulta fácil de seguir las recomendaciones en contra de tales imágenes, según sugiere un estudio publicado en línea el 17 de octubre en Archives of Internal Medicine .
La elección de la campaña con prudencia, que tiene como objetivo reducir los procedimientos innecesarios para mejorar el cuidado del paciente, incluye siete recomendaciones en contra de ordenar las pruebas de imagen para los pacientes con dolor lumbar inespecífico.
Sin embargo las exigencias sociales lo impiden,” Erika D. Sears, MD, del Centro de Asuntos de Veteranos de Investigación Clínica de Gestión en Ann Arbor, Michigan, y colegas. “Está claro que para estos médicos, Saber no es suficiente.”
Los investigadores recogieron respuestas de 579 médicos, enfermeras y asistentes médicos, junto a las 1.224 a una encuesta online entre octubre y diciembre de 2014. Aproximadamente un cuarto de los encuestados fueron profesionales de enfermería, el 69,5% eran médicos, y el 6,6% eran asistentes médicos.
En la encuesta, una hipotética mujer de 45 años de edad con dolor lumbar inespecífico, solicitaron una tomografía computarizada (TC) o resonancia magnética (RM). Los encuestados respondieron lo que harían en esta situación y qué elementos pueden influir en su decisión.
Sólo el 3,3% de los médicos cree que el hipotético paciente se beneficiaría de la imagen, y el 77,1% expresó su preocupación de que el pedido de imagen podría conducir a pruebas o procedimientos adicionales innecesarios. Sin embargo, el 57,8% de los médicos dijeron que el que el paciente estaría molesto si no se le prescribe una TC o RM, y el 25,8% pensaba que no tendrían suficiente tiempo durante la visita para hablar sobre los riesgos y beneficios de la imagen con el paciente.
Además, el 75,7% de los encuestados pensaba que no sería capaz de referirla a un especialista a menos que hicieran imágenes en la primeria. Poco más de una cuarta parte (27,2%) de los médicos informó preocupación de que no solicitar pruebas de imagen podría desencadenar querellas.
A pesar de estas barreras, la gran mayoría de los encuestados, el 94,2%, no recomendaría a una resonancia magnética o tomografía computarizada simplemente para satisfacer la petición del paciente, y el 89,4% consideró que tendrían una “buena estrategia” para discutir con el paciente por la que no ordenarían la formación de imágenes.
El 61.8% dijo una herramienta de apoyo a la decisión clínica sería útil para determinar si este paciente se beneficiaría de una tomografía computarizada o resonancia magnética, y el 92,7% daría la bienvenida a los materiales educativos para pacientes para discutir si el paciente debe recibir imágenes o no. Los encuestados se dividieron casi 50/50 sobre si creían que la mayoría de los pacientes prefieren que el médico decidirá si se ordena la formación de imágenes, pero el 62,9% que se espera la mayoría de los pacientes tendría dificultad en aceptar la recomendación.
En general, el 14,8% de los médicos dijo que sería difícil para ellos seguir las recomendaciones por responsabilidad. Los médicos que tienen menos de 10 años desde la formación eran casi el doble de probabilidades de estar en el grupo que solicitan imágenes, en comparación con los médicos que habían recibido su formación 20 o más años antes.
“La reducción de las pruebas de diagnóstico de bajo valor para [lumbalgia] requerirá intervenciones de educación del paciente eficientes para hacer frente a las demandas de los pacientes dentro de las limitaciones de tiempo limitados de los médicos”, escriben los autores. “Por otra parte, se requiere una mayor atención a los requisitos de remisión para asegurar que los médicos son capaces de seguir las recomendaciones basadas en la evidencia, sin dejar de ser capaz de derivar a los pacientes a las clínicas especializadas.”
En mi opinión el paciente de cualquier estatus, quiere pruebas y no se somete a protocolos.
Esto en la actualidad no es posible. Pero si lo es tras algo de tiempo de investigación como se esta haciendo, de poseer pruebas, rápidas, sencillas y que hablen de la anatomía y funcionalidasd de las estructuras implicadas en el dolor a ser posible obtenidas en la primera visita.
JAMA Internal Med . Publicado en Internet el 17 de octubre de 2016.

27 septiembre 2016

LINFATICOS Y ARTROSIS EN LA COLUMNA VERTEBRAL

Filed under: Raquis — Enrique Rubio @ 14:48

images
delfin2
delfin

Columna de un DELFIN encontrado enterrado recientemente en la desenbocadura del Guadaquivir en Sanlucar de Barrameda que data de 1750, en el que se ven importantes osteofitos en las vertebras  infracostales

El dolor de espalda sigue complicándonos la vida a medida que llegamos a edades avanzadas. Pero también se la complica a los jóvenes. Estudios recientes demuestran que a muy tempranas edades se observan estigmas de artrosis en las pruebas de imágenes en gente muy joven, adolescentes, incluso antes de que aparezca la clínica. En 2004,  Francis Smith radiólogo en Aberdeen, encontró que uno de cada 10 niños de los estudiados con menos de diez años de edad, tenían alteraciones en la RMN de artrosis RAQUIDEA aunque nunca habían tenido molestias.4.5.

Todos los vertebrados de tierra y de mar desde el principio de los tiempos desarrollan artrosis. El disco Intervertebral  es débil no cumple su cometido. Degenera pierde su morfología y su función y la búsqueda de una etiología sensata nos está complicando la vida. Se ha discutido ampliamente la relación entre pérdida de la circulación del disco Intervertebral y la artrosis y la verdad es que no terminamos de ponernos de acuerdo.

Dada la dificultad que tiene el estudio de la circulación vertebral, por ser profunda su localización y compleja, y por lo pequeño de sus vasos nutricios, no es de extrañar este desacuerdo.

Recientemente el conocmiento de la inmunohistooquimica de los componentes vasculares y del tejido conectivo desl disco 2.3.,  nos están ayudando a la compresión del problema

Revisando algunos trabajos podíamos conjugar algunos factores para explicarnos el porqué de esta patología

Un  estudio histológico comparativo post mortem  de Rubert & Tillmann sobre vascularización entre hernias discales lumbares, que tenía como objetivo observar la evolución de la degeneración del disco en relación con su vascularización, mostró que la vascularización del disco,  está presente temprano en la vida, pero el núcleo pulposo se vuelve avascular después de la adolescencia. La alteración de la vascularización del anillo fibroso (AF) probablemente también ocurre , por los cambios degenerativos y la respuesta a traumas.

Aunque la neoformación capilar, “hipervascularizacion” en discos degenerados también se ha estudiado en animales, los estudios  en humanos no son demasiados.  En el presente estudio, se tomaron muestras quirúrgicas de disco intervertebral lumbar en  84 pacientes operados de hernia discal con una edad media de 41 años (rango 24-60 años). Además, se seleccionaron muestras de  24  autopsias como control, con una edad de 39 años (rango 24 semanas de gestación a 80 años). El material fue fijado en formalina tamponada neutra ,   en cortes  de 4 micras de espesor que  fueron teñidos con hematoxilina-eosina y  reticulina. Además, con el uso de una técnica compleja de la avidina-biotina immunohistoquimica. Los cortes de parafina fueron teñidos para receptores de “Ulex europaeus aglutinina (UEA-1) después de atar UEA-1” en el tejido. En especímenes quirúrgicos, los vasos sanguíneos pequeños se identificaron en el 45% de los discos estudiados. Eran vasos de tipo capilar y estaban mezclados con proliferación de células endoteliales, fibroblastos y algunas células mononucleares. Todos ellos se sitúan a lo largo de los bordes de los fragmentos de fibrocartílago quirúrgico obtenido. A veces finas bandas de fibrina se une a ellos y en ocasiones se observaron eritrocitos extravasados. En especímenes de la autopsia, los vasos sanguíneos se identificaron en el 78% de los discos obtenidos. En contraste con los bordes neovascularizados observados en especímenes quirúrgicos, los capilares fueron observados en la capa externa de AF, rodeada por denso colágeno hialino y de apariencia inactiva.  De estos resultados se concluye que los vasos sanguíneos en tejido de las herniaas de disco extraidas quirúrgicamente, están recién formados, posiblemente a través de la metaplasia de células mesenquimales indiferenciadas. También es posible que se derivan de los vasos sanguíneos que han invadido la AF como resultado de la degeneración del disco. 3.

La aparición de vasos sanguíneos y linfáticos en el estudio de los discos intervertebrales utilizando Inmunohistoquímica (anticuerpos contra la laminina) y métodos histoquímicos (lectina de Ulex europaeus, actividad 5′-Nucleotidasa) fueron utilizados para describir el patrón vascular de los discos intervertebrales humanos y del tejido circundante a diferentes edades. Vasos sanguíneos y linfáticos se encontraron en el tejido conectivo fuera del anillo en todas las edades. En el anulo fibroso, los vasos y linfáticos se detectaron hasta a 20 años de edad. En el platillo vertebral, los vasos del  cartílago permanecieron hasta los 7 años de edadPero en el núcleo pulposo  no se vieron vasos sanguíneos ni linfáticos a ninguna edad.

linfaticos-columnaUn estudio posterior estudia 24 discos intervertebrales de la región lumbar en humanos post mortem. Fueron investigados por inmunohistoquímica los vasos sanguíneos y linfáticos del disco pulposo y del tejido circundante a diferentes edades. Se usaron anticuerpos contra la laminina, componente de la membrana basal y la aglutinina de lectina Ulex europaeus como marcador para la L-fucosa, en células endoteliales para hacer visibles los vasos sanguíneos. La actividad 5′-Nucleotidasa en endotelio linfático, sirve como marcador de vasos linfáticos. Las partes dorsolaterales  del tejido conectivo adyacente al disco pulposo estaba  bien vascularizadas  en todos los grupos de edad examinados. En el anulo fibroso externo, fueron detectados vasos en individuos jóvenes hasta  los 20 años de edad. Vasos sanguíneos en la placa terminal de cartílago, se observaron hasta 7 años de edad. Los capilares linfáticos penetran en el tejido discal y peridiscal  acompañando a la mayoría de los pequeños vasos sanguíneos en las áreas especificadas 2.

Se deduce pues que coincidiendo con la edad de aparición de la artrosis existe de manera notable y sobre todo en el disco Intervertebral una alteración de las vascularización y sobre todop ausencia de  drenaje linfático. ¿Por donde entonces se realiza la eliminación de los detritus celulares de las pocas células que contiene el disco Intervertebral?

A partir de aquí la degeneración del disco nos permite en ocaciones cultivar gérmenes anaerobios de la piel fundamentalmente el P. Acne 6.7.8.

Nos encontramos ante una patología muy prevalente, extensiva a todos los vertebrados, durante todos los tiempos, que nos afecta sobre la segunda década y de manera progresiva produciendo gran dolor, gran mutilación y múltiples trastornos sociales.

El esfuerzo, los trastorno de circulación de los que el fundamental en la ausencia de drenaje linfático y los gérmenes, son los responsables entre otros de esta artrosis RAQUIDEA y posiblemente de todo tipo de artrosis.

Cabe preguntarse si la ausencia de linfáticos condiciona la llegada de los gérmenes, o

son estos los que eliminan los linfáticos.

De la manera que , la degeneración del disco es consecuencia de algún factor de los mencionados o de todos a la vez. Posiblemente empieza por un defecto vascular, una invasión por germen  y el continuo movimiento, destruye el disco,  y ya no hay vuelta a atrás. El disco excvepcionalmente se reconstruye.

Como esta patología se ha mantenido a lo largo de los siglos nos demuestran que el disco Intervertebral no es apropiado para su misión y claudica muy precozmente en todos los vertebrados y sobre todo en las zonas que más se mueven.

Dado que la artrosis aparece de preferencia en la región cervical y lumbar, donde parece demostrado que hay ausencia de vasos linfáticos. ¿Porque esto no ocurre en la columna  torácica? Es conocido que la circulación de las vértebras torácicas es amplia por las distintas arterias radiculares, que podría explicar su menor incidencia de artrosis, la mejor vascularización linfática de esta zona.

Mejorar la circulación y los gérmenes linfático  y disminuir la motilidad del disco Intervertebral se hace ahora imposible Pont

Los gérmenes anaerobios de la piel son los que lesionan los condrocitos productores de colágeno y proteoglicanos.

Por lo tanto una vacuna contra ellos podría  ser una solución definitiva.

Referencias

1.-Lymph and blood supply of the human intervertebral disc. Cadaver study of correlations to discitis. Rudert M1, Tillmann B. Acta Orthop Scand. 1993 Feb;64(1):37-40. Ann Anat. 1993 Jun;175(3):237-42.

2. – Detection of lymph and blood vessels in the human intervertebral disc by histochemical and immunohistochemical methods.Rudert M1, Tillmann B. Ann Anat. 1993 Jun;175(3):237-42

3. – Evolution of disc degeneration in lumbar spine: a comparative histological study between herniated and postmortem retrieved disc specimens.Repanti M1, Korovessis PG, Stamatakis MV, Spastris P, Kosti P. J Spinal Disord. 1998 Feb;11(1):41-5.

4. Wiltse LL: El tratamiento de la espondilolistesis y la espondilolisis en los niños. Clin.Orthop., 117:92-100, 1976.


5. Michelli LJ: lesiones de la espalda en la gimnasia.
Clin Sports Med.., 4:85-93, 1985.
Peter N. Fysh, D.C., B. Aplicación.,
Sunnyvale, California,

6. Los gérmenes anaerobios de la piel en la Artrosis raquidea E. Rubio @ 15:0716 Marzo 2016. enriquerubio.net

7. Germenes de la piel en la artrosis raquidea. enriquerubio.net

8. Stirling A, Worthington T, Rafi M, Lambert PA, Elliott TSJ. Association between sciatica and Propionibacterium acnes. Lancet 2001;357:2024-2025

17 septiembre 2016

HISTORIA DE LA CIATICA

Filed under: Raquis — Enrique Rubio @ 22:02

El dolor lumbar y ciático es ampliamente conocido por las civilizaciones griegas y romanas, sin embargo la etiología de la CIATICA no es bien conocida hasta 1934, con la publicación de  Mixter y Barr, [14]. A partir de entonces el dolor del miembro inferior producido por la compresión de una raíz del plexo ciático, por una hernia del disco Intervertebral, se tipifica como una entidad clinicopatológica.. Ya se conocía que los cuadrúpedos pueden tener problemas de disco, [4]. [9]. Los estudios han puesto de manifiesto que este síndrome forma parte de la artrosis RAQUIDEA y es tan antiguo como la vida en el planeta y posiblemente lo sufrían ya los dinosaurios, porque los conocimiento que tenemos en la actualidad nos demuestra que los dinosaurios al igual que todo los vertebrados sufrían de artrosis RAQUIDEA y por tanto era lógico que esta enfermedad fuera muy conocida. En la actualidad la patología raquídea por artrosis está ampliamente distribuida sobre todo a partir de los 40 años y en el mayor es casi una constante, siendo la segunda causa de inutilidad y la segunda también en consultas  médicas.


Teniendo en cuenta la prevalencia actual de la ciática, no es descabellado suponer que en siglos anteriores esta aflicción se cobró su cuota de víctimas.

La falta de información escrita hace muy difícil tener una idea clara de la evolución de esta patología y menos de su tratamiento. Sigerist, [16] ha observado que el carácter repentino del ataque de ciática afectaba  a los  pueblos primitivos y seria atribuido a la magia demoníaca, como el ataque de las brujas (Hexenschuß) de los alemanes. La acción de los demonios no controlables podía ser la causa del terrible mal. En algunas localidades, tales puntos de vista han persistido en nuestro siglo. Entre los egipcios en las regiones muy rurales, por ejemplo, la creencia de que Junín (demonios) causa la ciática, sigue siendo generalizada [17].

Los estudiosos de la antigua Grecia consideraban que  el dolor ciático era un desequilibrio natural físico. Algunos grupos ponían en relación la ciática con la vida intelectual. Frente a esta influencia intelectual, En el  siglo V antes de Cristo la ciática se reconoce ampliamente pero no se la delimita como enfermedad. Aunque si se acercaron a la descripción que tenemos en nuestros días sobre ciática, [6] cualquier queja atribuibles al área general de la cadera se considera que era ciática en ese momento. Hipócrates creía que la enfermedad era más frecuente durante los meses de verano y otoño. En el otoño muchas enfermedades que se producen en verano prevalecen, además de las fiebres cuartanas y erráticas, afecciones del bazo, la hidropesía, el consumola disentería, la ciática, amigdalitis, asma, vólvulo, la epilepsia, la manía y melancolía. [5]

El aumento en la incidencia de la ciática durante estas temporadas estaba probablemente relacionado con la actividad física más fuerte como las labores del campo y el deporte.  Hipócrates, pensaba que el aumento estacional  de esta patología se debía a que el sol puede “secar” el líquido articular y, por tanto, producir síntomas [6].
Por otra parte, Hipócrates observó que la enfermedad era más común entre las clases altas y, especialmente, entre aquellos que montaban a  caballo con frecuencia. Al mismo tiempo que la ciática,  aparecia un debilitamiento de la actividad sexual, cosa que también aparecía con otras enfermedades o procesos. “La inflamación de las articulaciones, ciática y gota.” Se las relacionó con el hecho en el montar a caballo demasiado. Sólo medición

[6] La asociación de la esterilidad y la afectación de la  columna vertebral eran atribuidas por Hipocrates  a dos creencias. 1) La médula espinal, considera que tiene un origen divino en la medicina griega antigua, se comunica con los riñones y los órganos genitales del macho a través de las venas. 2) El esperma se produce realmente en la médula espinal [12].
Como se ha demostrado por numerosas estatuas de la época, los antiguos griegos reconocieron la escoliosis y la cifosis. Según Hipócrates, sin embargo, el término “escoliosis” tenía un sentido generalizado que se aplicó a casi todo tipo de curvatura de la columna. [12] A pesar de la prohibición de las disecciones del cuerpo humano en la antigua Grecia, Hipócrates insistía en encontrar la relación entre  estructura-función y daba gran importancia  a esta observación en la práctica medica: “Uno debe primero obtener un conocimiento de la estructura de la columna vertebral; esto es la causa de muchas enfermedades “[7] . Hipócrates no distinguió entre la curvatura antialgica de la columna vertebral durante el ataque ciático y las curvaturas congénitas de la columna y decía que después de los ataques prolongados de la ciática, cuando la cabeza del femur regresa a la cavidad, se produce una acumulación de líquido sinovial [5]. En los procesos que afectaban a la columna se hicieron tracciones correctivas, a menudo con resultados previsiblemente malos. [11]

Los romanos al igual que los griegos siguieron confundiendo y mezclando la ciática con procesos tales como la gota, la tuberculosis ósea, la dislocación de cadera y la poliomielitis. Pero es evidente que los romanos aumentaron las posibilidades diagnósticas y  el tratamiento de este proceso Plinio y Cato hizo referencia a la ciática en sus escritos [13].
En el siglo IV después del nacimiento de Cristo, Celio Aureliano, repitio muchas observaciones anteriores hechas por Sorano, informó que la ciática comúnmente se produce en todas las edades, pero su prevalencia es más alta en personas de mediana edad.
La aflicción que se describe se caracteriza por un dolor fuerte, severo que emana de la zona lumbar y se irradia hacia las nalgas, el perine, y hasta el huecoo poplíteo y la pantorrilla, y dedos de los pies. El dolor fue acompañado por un espasmo severo de espalda, alteraciones sensoriales, y en casos crónicos, pérdida de masa muscular de la extremidad inferior afectada. Celio Aureliano observó que el estreñimiento y la claudicación acompañaban estos procesos y la atribuyó a la postura que el paciente con estos procesos adopta durante la defecación. Observaron que tal esfuerzo provocaba dolor en los dedos del pie, mientras que en otro se observó una “woodenness”, una postura torcida, y la incapacidad de inclinarse hacia adelante. La confusión de la ciática con tuberculosis ósea, le hizo pensar que un “humor” el pus,  producia una gran cantidad de abscesos, [3], una asociación que indica una alta incidencia de la tuberculosis en los tiempos antiguos


Sobre la base de las asociaciones que había observado, Celio Aureliano ofrecido numerosas explicaciones del origen del síndrome. Un tirón repentino o movimiento durante el ejercicio, la excavación a los no acostumbrados a la tierra, levantar un objeto pesado,  un golpe repentino, una caída, o las relaciones sexuales podrían  producir el mal. Alguna vez se relacionó  la supresión del sangrado hemorroidal, sobre todo en un hombre sexualmente activo, con un ataque de ciática. [3]
Celio Aureliano también  cree que un ataque de ciática puede ser causada por una “congelación profunda”, una visión que también se  refleja en  un dictamen en el primer siglo por Areteo de Capadocia. Areteo ha relacionado el dolor con cortar los nervios, pero los  romanos no distinguían entre nervios y tendones.
Todas estas estructuras anatómicas se pensaban que eran las partes del sistema muscular y se recogieron a menudo bajo el término “los nervios”. [12] Por lo tanto las afirmaciones de Areteo se referían a la  “los ligamentos de la articulación” [2] y no a los nervios.
La terapia para la aflicción fue variada. Como reflejo de la devoción a la polifarmacia común en la antigüedad, Octavia, la hermana de Augusto y la primera esposa de Marco Antonio, trataba la ciática con una mezcla de “Joram dulce mar,  la hoja de romero, vino y aceite de oliva,” esta mezcla se combinó con cera y se almacena en una vasija de barro para su uso futuro como yeso. [8] Celio Aureliano trato o este  síndrome con reposo en cama, masaje, calor y  ejercicios de movimiento. Para los casos más difíciles, recomendó sanguijuelas, carbones calientes sobre la piel  [3].

Durante la invasión de los bárbaros en los siglos quinto y sexto se detiene se la erudición que había prevalecido en Occidente, pero eran persisten durante  el Imperio bizantino. En el siglo VII, Pablo de Egina seguía confundiendo la gota con la ciática . Él creía que los síntomas de la ciática fueron causadas por un humor grueso que perturbó la articulación de la cadera. El dolor ciático se extendía desde las regiones “sobre las nalgas y la ingle a la rodilla, y a menudo respectaba  a las extremidades de los pies.” [1] Pablo aconsejó  un ensayo de tratamiento conservador, pero advirtió que, si el tratamiento no tenía éxito, la enfermedad podía terminan en la supuración o una relajación de los ligamentos y la dislocación del muslo. Para evitar tales complicaciones, Pablo abogó por la quema de la articulación en “tres o cuatro lugares en los casos crónicos.” [1]
Coexistiendo con el sistema greco-romano de la medicina antigua hebrea tenía ya conocimientos de la  ciática y el nervio ciático. Jacob, por ejemplo, puede haber perdido su combate de lucha libre  (Génesis 32:25-32) a causa de una lesión en el nervio ciático. Por deferencia a la lesión de Jacob, los nervios ciáticos de los animales fueron declarados no aptos para el consumo humano.
Ampliando este punto, en el Talmud se proporcionan  instrucciones específicas para la eliminación del nervio ciático de la carne de animales sacrificados. En el Talmud, la ciática se identifica como schigroma y se propone como tratamiento frotar con salmuera fresca  las zonas dolorosas 60 veces como un tratamiento [15]. Los árabes Geográficamente cerca de los hebreos y también consciente de la tradición greco-romana de la medicina, ya conocen la CIATICA  ciática. De hecho, la palabra árabe para el nervio ciático,-ol Nasha, está muy cerca del hebreo, gid-ha-nasks. [15] A pesar de que se vio limitada por la reticencia tradicional islámica hacia el tratamiento invasivo de los creyentes, los escritos de Serapión Superior en la segunda mitad del siglo IX, utiliza un cauterio caliente para el tratamiento de la ciática. En Bagdad, Su Razes  afirmó haber tratado con éxito 1.000 casos de ciática, sobre todo por el sangrado de una de las extremidades inferiores,. Avicena, en un escrito unos 150 años más tarde, fue menos meixaragl físicamente agresivo y recomendó (picrotoxina) para el tratamiento de la ciática. [13]
Algo fuera de esta tradición, la medicina india antigua se sometió a un desarrollo en gran medida independiente. El concepto de marmas fue imitada de la medicina indígena. Se trata de áreas discretas del cuerpo en el que los músculos, los vasos, ligamentos, huesos y articulaciones supuestamente todos se unen entre sí. Aunque las descripciones claras de la ciática son poco frecuentes entre los primeros textos indios, si el kakundram marma (que se encuentra aproximadamente en la zona lumbosacra). Un médico de la India resultó herido y observó una pérdida de la sensibilidad y de la motricidad de extremidades  inferiores [10].

Conclusiones

La CIATICA tan antigua como la vida del hombre y tan frecuente ha tardado mucho tiempo, quizás más que otros procesos en ser entendida, no es hasta el siglo xx en cuando se encuentra en fin con claridad que una hernia del disco Intervertebral al comprimir una de las raíces en del plexo lumbar en la responsable del dolor. Nos queda aún mucho tiempo para conocer  la etiología de la patología más común en la  artrosis RAQUIDEA causa principal de la ciática. Clamor que pase

Referencias
1. Aegineta Paulus: Los siete libros de Paulus (traducido por F. Adams). Londres: Syndenham Sociedad de Publicaciones, 1844, Vol.
2. Areteo: Las obras de la extinta Areteo, el Cappaocian (traducido por F. Adams). Londres: Publicaciones de la Sociedad de Sydenham, 1856
3. Auralianus C: Enfermedades agudas y las enfermedades crónicas (editado por Drabkin IE). Chicago: University of Chicago Press, 1950
4. Hansen JJ: puntos de vista comparativo de la patología de la degeneración de los discos en los animales. Laboratorio de Inversión 8:1242, 1959
5. Hipócrates: Los Aforismos de Hipócrates (traducido por T Coar). Londres: Valpy de 1822
6. Hipócrates: El original de las obras de Hipócrates (traducido por F. Adams). Nueva York: Madera W, 1929
7. Hipócrates: en las articulaciones (traducido por Withington ET). W Heinemann, 1927, pp 200-397: London
8. Hurd-Mead KC: Una Historia de las Mujeres en la Medicina: Desde los primeros tiempos hasta el comienzo del siglo XIX. Haddam, CT: Pulse Haddam de 1938
9. Kelsey JL: Epidemiología de las radiculopatías, en Schoenburn SG (ed): Neurología Epidemiología: Principios y aplicaciones clínicas. Nueva York: Raven Press, 1978
10. P Kutumbiah: Medicina India antigua. Longmans Oriente, 1962: Calcuta
11. KA Ligeros: ¿Cómo gobierna la antigua Sanación Terapéutica Moderna: La Contribución de la Ciencia Helénica a la medicina moderna y el progreso científico. Nueva York: Los Hijos de GP Putnam, 1937
12. SG Marketos, P Skiadoas: Hipócrates. El padre de la cirugía de columna. Columna 24:1381-1387, 1999
13. CC Mettler, FA Mettler: Historia de la Medicina: Un texto correlativa, Organizado por temas. Filadelfia: Blakiston, 1947
14. Mixter WJ, JS Barr: La ruptura del disco intervertebral con la participación del canal espinal. N Engl J Med 211:210-215, 1934
15. Preuss J: bíblicos y talmúdicos Medicina (traducido por F Rosner). Nueva York: Prensa Sanedrín, 1978
16. Sigerist HE: Una Historia de la Medicina. Londres: Luzac de 1934
17. Walker, J: Medicina popular en Egipto moderno: Siendo las partes pertinentes de la Tibb al-Ioannis Karampelas, M.D.; Angel N. Boev III, M.S.; Kostas N. Fountas, M.D., Ph.D.; Joe Sam Robinson, Jr., M.D.
Sciatica: A Historical Perspective on Early Views of a Distinct Medical Syndrome Posted: 03/16/2004; Neurosurg Focus. 2004;16(1) © 2004  American Association of Neurological Surgeons


20 junio 2016

ESTATURA CORTA EN NIÑOS PUEDE SER PREDICTIVA DE DOLOR LUMBAR PERSISTENTE

Filed under: Raquis — Enrique Rubio @ 19:34

La  estatura más corta están entre los factores que independientemente predicen la persistencia de dolor lumbar en niños entre 11 y 14 años de edad, muestra una nueva investigación. (1)

En el estudio reportado en el 15 de octubre el número de la artritis y el reumatismo, los investigadores identificaron cinco factores independientemente asociados con la persistencia del dolor de espalda. Niños con ninguno de estos factores tenían menos de 5% de probabilidades de dolor persistente, mientras que ésos con cuatro de los factores tenían un casi 80% de probabilidades de dolor persistente.

“El dolor en la parte baja de la espalda en niños es común su  prevalencia se ha encontrado entre 40% a 85% a los 18 años y entre el 20% a 25% de los niños en un período de 1 año,” estudio de los autores Dr. T. de Jones y Dr. Gary J. Macfarlane, de la Universidad de Aberdeen, Reino Unido, señalan.

Investigación en adultos ha relacionado el dolor de espalda con “factores psicológicos, factores mecánicos y físicos y una serie de características específicas del episodio, como la duración de los síntomas, irradiando el dolor ciático y la limitación física”, explican los investigadores. “Sin embargo, hay escasez de datos de estudios en niñez y poco se sabe sobre la epidemiología del dolor lumbar persistente en los niños”.

El objetivo de este estudio era de si los niños de “baja estatura” el dolor lumbar era más frecuente, con el objeto de buscar  factores predictivos en el dolor de espalda persistente.

El estudio incluyó a 1376 alumnos que fueron encuestados en una variedad de factores de salud y estilo de vida. Trescientos treinta de los niños respondió afirmativamente a las preguntas sobre el dolor de espalda.

Los posibles autores de riesgo  en el dolor lumbar persistente se evaluó mediante el cuestionario que incluye factores de estilo de vida, la presencia de otros síntomas, características emocionales y de comportamiento y gravedad de los síntomas y la duración. Los sujetos fueron seguidos durante 4 años evaluar la persistencia de dolor.

Información de seguimiento estaba disponible para los 178 niños. Los autores encontraron que el persistente dolor de espalda era común en el grupo de estudio. Veinte y seis por ciento de los niños estudiados mostró  4 años más tarde, persistencia del dolor.

En el análisis de regresión, cinco factores que surgieron fue independientemente predictivo de persistencia de dolor de espalda: problemas de relación, siendo de menor estatura, previo informe del dolor de cuerpo generalizado, larga duración de los episodios de dolor de espalda y dolor de espalda que se irradian a las piernas

El dolor de la parte baja de la espalda es común en la infancia, y una minoría importante tienen síntomas persistentes. Estos niños pueden ser identificados tempranamente por una combinación de marcadores clínicos y factores etiológicos.

Las pruebas indican que los niños con dolor son más propensos a convertirse en adultos con dolor crónico y otros síntomas. Por lo tanto, la capacidad para identificar a los niños que están en alto riesgo de síntomas persistentes proporciona una base para considerar que las intervenciones para la prevención secundaria; el reto será determinar si podemos intervenir para modificar la trayectoria del síntoma en una etapa temprana”. Res de atención Arthr (Arthr Rheum) . 2009; 61:1359†“1366. Resumen

Contexto clínico

La prevalencia de dolor de espalda baja (LBP) se ha divulgado como un 40% a un 85% a los 18 años, y dolor lumbar es frecuente en los niños, con sugerencias que los disturbios emocionales y la sobrecarga que a veces soportan con la mochila son significativa en la aparición de los síntomas. Aunque una causa orgánica se encuentra rara vez en niños con dolor lumbar, por lo menos un tercio tendrá síntomas recurrentes, y estos niños son más propensos a experimentar otros síndromes de dolor en la vida adulta.

Se sabe poco a poco sobre la epidemiología del dolor lumbar persistente en los niños, este studio de cohorte longitudinal prospectivo de 4 años realizó para examinar la prevalencia y los predictores de dolor lumbar en niños y adolescentes.

Estudio destaca

  • 1496 escuela niños de 11 a 14 años del noroeste de Inglaterra fueron invitados a participar.
  • Completaron un cuestionario y fueron considerados como teniendo el LBP si contestaron “sí” 1 de 2 preguntas sobre el dolor lumbar dura 1 día o más en 1 mes.
  • También se examinaron posibles factores de riesgo de LBP, tales como estilo de vida, síntomas y factores de comportamiento y emocionales.
  • Las fortalezas y dificultades cuestionario fue utilizado para examinar 5 dominios: comportamiento prosocial, hiperactividad, problemas emocionales, problemas entre iguales y problemas de conducta.
  • Se midieron la altura, peso, índice de masa corporal y flexibilidad.
  • Se aplicó un cuestionario de capacidad funcional para Hannover modificada para evaluar 9 actividades cotidianas como sentarse y la posición durante 10 minutos.
  • Niños se les dio un cuestionario de seguimiento a 1 y 4 años.
  • Al inicio, el 24% de los niños de 1376 informó dolor lumbar.
  • Prevalencia aumenta con la edad y fue mayor en las niñas que los varones (P < 001.
  • Datos de seguimiento estuvieron disponibles 54% (n = 178) de los niños, de los cuales 26% informó dolor lumbar persistente.
  • No hubo diferencias en edad; las niñas eran más propensas a informar dolor lumbar persistente (riesgo relativo [RR], 1.5, pero no estadísticamente significativa).
  • Los niños que eran más cortos que la altura media de 158 cm experimentaron una duplicación en el riesgo de dolor lumbar persistente (RR 2.1).
  • No hubo ninguna asociación de dolor lumbar persistente con peso corporal, índice de masa corporal, flexibilidad o factores de estilo de vida.
  • Aquellos que reportaron un alto nivel de problemas entre iguales tenían una duplicación del riesgo de dolor lumbar persistente (RR 2.3).
  • Sin embargo, no hubo ninguna asociación de persistencia con el comportamiento prosocial o dificultades psicosociales.
  • Los niños que informaron dolor generalizado tuvieron un incremento de 50% en riesgo de dolor lumbar persistente (RR 1,5).
  • Los niños que informaron dolor lumbar más que 12 meses antes de la encuesta de línea de base y que tenía dolor de más de duración 7 días de tuvieron una duplicación del riesgo de dolor lumbar persistente (RR 2.4).
  • Aquellos con dolor más severo (según lo determinado en una escala analógica visual de 100 mm) y dolor irradiado a la pierna tenía un riesgo más alto para el dolor lumbar persistente.
  • Niveles moderados a altos de dolor vs bajos niveles de dolor fueron asociados con un 3,5 veces mayor riesgo de persistencia.
  • En un modelo multivariado, los predictores independientes 5 de dolor lumbar persistente fueron estatura corta, problemas entre pares, de dolor lumbar de larga duración, el informe previo de dolor generalizado de cuerpo y dolor irradiado en la pierna.
  • De estas variables, sólo par problemas son potencialmente modificables.
  • Niños con ninguno de estos factores tenían una prevalencia de 5% de dolor lumbar persistente.
  • 80% de los niños con 4 o 5 factores tenía dolor lumbar persistente
  • El riesgo atribuible a la población asociado a problemas pares fue del 41%.

· Los autores concluyeron que 1 de cada 4 niños de 11 a 14 años con dolor lumbar tuvieron persistencia en 4 años y 5 factores eran discriminatorias en la predicción del riesgo para la persistencia.

Es difícil entenderlo como la corte Stature a puede influir en la aparición y persistencia del LBP, pero dada la complejidad del tema es un dato y aunque irremediable hay que tener en cuenta.

Peer Problems, Short Stature Predict Persistent Low Back Pain in Children CME. News Author: Anthony Brown CME Author: Désirée Lie, MD, MSEd

UNA VACUNA PARA ARTROSIS RAQUIDEA.

Filed under: Raquis — Enrique Rubio @ 14:40

pacne3La osteoartritis es un proceso inflamatorio crónico. Su causa aun no es bien conocida aunque distintos autores han encontrado en el cultivo de discos intervertebrales gérmenes anaerobios de la piel

La evolución de esta patología es precoz de forma que  los niños tienen una proporción del 10%, de lesiones raquídeas en las pruebas de imagen, antes que manifiesten una clínica reconocible. Los modelos de laboratorio para conseguir artrosis se ha limitado a la sobre utilización o fijación de las articulaciones de los animales. Este modelo util en el humano que tiene unas características que se repiten en.

Su aparición, es progresiva, se expande a lo largo de todo el raquis y afecta a todo los tejidos blandos que rodean al disco Intervertebral sean del segmento anterior o posterior.

El gran hallazgo fue encontrar junto a un disco más o menos destruido factores inflamatorios casi nunca agudos, salvo en discitis, frecuentemente crónicos y muy avanzados  y  cultivar en ellos alguna vez gérmenes anaerobios de la piel.

En condiciones basales el disco Intervertebral no tiene circulación, los restos de la notocorda se limitan a una esfera localizada en el centro del disco que contienen agua y le permite el amplio movimiento. La periferia del disco incluido el anulo fibroso y el tercio externo del disco Intervertebral sí que están vascularizados e inervados y el centro del disco se nutre por imbibición. Cuando empieza el proceso degenerativo, todo el disco incrementa su tamaño, menos el centro que desaparece progresivamente. Aumentan la vascularización y la inervación, como así la inflamación,  siempre.

La impotencia funcional y el dolor en forma de brotes son expresivos de un proceso inflamatorio que progresa y afecta a todas las estructuras blandas que rodean al disco Intervertebral incluido el ligamento amarillo y las facetas articulares. Y al mismo tiempo llesiona  el platillo Intervertebral y el hueso vertebral.

Desde el disco negro hasta el fenómeno de Modic, son marcas de una evolución que va a progresivamente doliendo e inutilizando.

La historia de la degeneración del disco Intervertebral se remonta al principio de los tiempos. Todos los vertebrados desde los dinosaurios hasta nuestros días han sufrido artrosis vertebral y las publicaciones al respecto son claras y demostrativas.

Es difícil pensar que el sobreuso de la articulación es el responsable de esta patología. La artrosis en General: Afecta animales de tierra y mar, cuadrumanos y bimanos, que cargan y que no  lo hacen. Ningún vertebrado se libra de este castigo Sólo murciélagos y el mono perezoso parecen defenderse acertadamente.

Posiblemente el cartílago de todas articulaciones de los vertebrados que nos han precedido y de los actuales sea cartílago Hialino. Pero es más difícil pensar que el germen que los ha invadido y destruido sea el mismo. Es muy posible que una serie de gérmenes sin demasiada agresividad llegen al disco desde cualquier parte de nuestra biología. Los capilares tienen un díametro suficiente para  permitir el paso a casi todo tipo de germen. Y los de la piel son muy numerosos. Y es muy posible que el disco Intervertebral sea un filtro donde fácilmente puedan anidar germenes variados.

Lo que sí es cierto, es que cuando la clínica es manifiesta , el disco ya está destruido.

Nos encontramos con una enfermedad desafiante para los vertebrados , para los cualws no tenemos un  remedio útil.

El tratamiento que disponemos para tratar esta enfermedad es escaso. La única solución en nuestros días es llegar a la seguridad de los gérmenes que parasitan  el disco intervertebral. Los procedimientos actuales son groseros, la mayoría de las veces en el cultivo del disco no se encuentran gérmenes, porque llegaron dañaron y  o bien huyeron o fueron destruidas por la inflamación convirtiendo la enfermedad en crónica. La determinación genómica de nuestros días nos puede llevar a un diagnóstico más exacto de estos gérmenes y desde aquí hacer una vacuna que destruya esta terrible patología.

Por lo pronto tenemos que utilizar todo las herramientas de que disponemos con mucho arte y cuidado. Cirugía para descomprimir y todos los procedimientos que disponemos para mejorar el dolor y la impotencia funcional

Las vacunas han sido el procedimiento más eficaz que ha utilizado el médico.

De igual manera el tratamiento inmunológico contra el cáncer nos está proponiendo la posibilidad de luchar más eficazmente contra los patógenos.

Es necesario pensar, porque la actual manera de tratar la artrosis en general es agresiva y no ha promocionado buen resultado. No cabe duda que una hernia discal, un canal estrecho o una un una inestabilidad raquídea, se benefician de la cirugía. Pero esto es solamente un porcentaje de menos del  10%  de la patología artrosis del raquis.

18 junio 2016

Osteoarthritis and Yellow spinal ligament.

Filed under: Raquis — Enrique Rubio @ 18:13

Since the advent of molecular biology, has produced a result I find most interesting.
Osteoarthritis is a chronic inflammatory process.
Experimental models, injuring joints or by setting out a process of inflammation, Injury, regeneration and finally inflamacio chronic, with all its features. Producing cells of cytokines, trophic factors and in general all elements of inflamatory body. And the reason, you think about this in general directly related to chronic ischemia, to say something which is subject to an intervertebral disc that has no blood and is nourished by imbibition.
But striking is how little talk about the process that occurs but more slowly in the yellow ligament.
The blood is plentiful in yellow ligament and also affects inflammation that ends in fibrosis and inflammatory elements are abundant.
What are two diseases? Or one where it joins an etiology that affects the album and also the yellow ligament.
It is logical that the same cause, which affects the disc and ligament, but its development is done differently.
The most common cause of inflammation, is infection, although the germs we are finding those who deviate from traditional knowledge. Arrive, injuries and initiate inflammation and disappear or not we find them.
In places such as near the intervertebral disc and the yellow ligament, is not difficult to imagine that the cause that is affecting it.
Then this, I repeat, we must continue to seek an external agent.
I would like to know the views of professionals who have the item on this scheme of mine, which I understand is not very rigorous, but it seeks to find the relationship:
“A seed, a reaction, a repair and eventually destruction of the disc and hypertrophy of the yellow ligament”

PATOLOGIA RAQUIDEA DEGENERATIVA OZONO Y ANTIBIOTICOS

Filed under: Raquis — Enrique Rubio @ 15:02



La patología raquídea degenerativa es una entidad antigua y no por ello solucionable. No es de extrañar que se utilicen múltiples métodos para intentar combatirla.

Es tan antiguo como la propia vida todos los vertebrados que han existido y existen la sufren.

Una vez que ha empezado la clínica, no hay vuelta atrás. El disco negro expresión de la deshidratación de su estructura, se va a partir horizontalmente como expresión de que los condrocitos han muerto, no producen colágeno tipo II ni proteoglicanos , y no ejerce de almohadilla que permite el movimiento. A partir de aquí no hay vuelta atrás, dolor e impotencia funcional que se generaliza  a todo el raquis y evoluciona en forma de brotes.

Empieza precozmente  y aumenta con la edad y al final de la vida, imposibilita y duele y no hay una terapia eficaz. Sólo cuando hay un dolor compresivo se puede abordar con procedimientos quirúrgicos, si el dolor es químico e inflamatorio , tenemos que utilizar todo procedimiento a nuestro alcance, procurando no hacer más daño.

El ozono evidentemente eficaz en procesos inflamatorios se pone de moda y también pierde su moda como ocurre con toda terapia que no es etiológica.

Kristina Rebelo escibe en Medscape el 11 de marzo, 2009 (San Diego, California):

Inyecciones de oxígeno/ozono en hernias discales lumbares son iguales en eficacia a la discectomía quirúrgica en las áreas de alivio del dolor y el resultado de la función, pero la tasa de complicaciones es mucho menor y el tiempo de recuperación es significativamente más corto, según un nuevo análisis del meta presentado aquí en la sociedad de

.

Inyecta una mezcla de gas de oxígeno y ozono directamente en el disco lumbar lesionado. El procedimiento es un tratamiento mínimamente invasivo radiológico que se espera se convierta en una opción estándar para pacientes en los próximos años, según los investigadores.

Se realizaron metanálisis separados por escala analógica visual (VAS), incapacidad de OswestryÍndice (ODI) y puntuaciones de la escala de MacNab modificado;

De los 24 artículos, 13 (que abarca más de 8.000 pacientes de varios centros hospitalarios) se reunió el Criterios de inclusión.

“El general Estimado mejoría media fue 3.9 para VAS y 25.5 para ODI. La probabilidad estimada de mostrar mejoría en la MacNab modificado escala era 79.7%. La probabilidad estimada de complicaciones fue 0.003%,”, según el resumen del estudio.

El ozono es un agente esterilizante y la forma cómo actúa en el disco artrosis es interpretada de distinta forma.

Su capacidad esterilizante evita la infección que a veces acompaña a la cirugía abierta, pero no explica esto la disminución del dolor por compresión o también el dolor discogénico.

Los que tenemos experiencia en la ozono terapia, vemos que el dolor tanto compresivo y radicular como medial y discogénico mejoran claramente con la terapia de ozono, no sólo inyectadas en el disco con control radiológico, sino también en los músculos para vertebrales que rodean el proceso lesivo.

Personalmente he visto que cuando inyectaba10 centimetros cúbicos de ozono a una concentra loción por debajo del 20%, 10 a cada lado que del apófisis espinosa e inmediatamente hacía TC, el gas se difundía ampliamente, de forma que es lo mismo ponerlo en el disco que en el espacio para detener. El gas se va a difundir y su efecto es antiinflamatorio local, pero también generalizado.

Mi experiencia se extiende a unos un cuenta enfermos con patología artrosicas se dedica al y lumbar que proporcionaron fundamentalmente dolores mediales y solo algúna vez, irradiación radicular punto.

De manera poco analítica, puedo decir que en prácticamente todos los casos tuvo alguna eficacia de unos 3 meses de duración. Un enfermo como voluminosa hernia de disco que tenía miedo la intervención, se le inyectó ozono para vertebral, con la dosis ante prescrita y repitiendo la hasta un total de sesiones. Qué suponen 200 c.c., Y su eficacia fue total durante un año, en que reapareció la sintomatología y un TC de control mostró una clara disminución del volumen discal. Se repitió la terapia y en la actualidad está con molestias soportable con la ayuda de AlNE, analgésicos y relajantes musculares.

Es sorprendente que a partir de la tercera inyección estos enfermos decían de forma frecuente  que el dolor persistía, pero que convivían con el. La lesiones del cíngulo anterior y de los núcleos intra lámina es del tálamo bilaterales proporcionan también una indiferencia al dolor.

De manera similar, el descubrimiento por cultivo de los discos intervertebrales extirpado de gérmenes anaerobios de la piel, desencadenó de inmediato el tratamiento, antibiótico la hernia de disco. Esto se hizo fundamentalmente en Dinamarca y también los resultados fueron por lo menos aceptable. Dolor de espalda relacionado con la infección bacteriana

Pauline AndersonMay 08, 2013 Medscape

Una nueva investigación sugiere que alrededor del 40% del dolor lumbar crónico (DLC) puede ser causada por bacterias, y que un porcentaje importante de las personas con dolor de espalda después de una hernia de disco y la inflamación de la columna vertebral podría encontrar alivio al tomar un antibiótico.

Investigadores del Departamento de Investigación del Centro de Columna Vertebral de la Universidad del Sur de Dinamarca, Odense, dirigida por Hanne B. Albert, PhD, llegan a la conclusión de que los antibióticos pueden ser considerados como una opción de tratamiento para los pacientes con dolor crónico de lumbar, pero con precaución .

Los autores sugieren que los antibióticos a largo plazo no deben ser prescritos “con la  la debida consideración.” El dolor de espalda es tan común en la comunidad que podría haber riesgos si se utilizan de manera indiscriminada,

Muchos pacientes, en este estudio, están  de baja laboral  por la artrosis y  en riesgo de perder sus puestos de trabajo y tienen un alto consumo de analgésicos, se sugiere que los antibióticos, deben aplicarse cuando se cumple  el protocolo MAST [spine terapia antibiótica Modic] y el fenomeno de  DC tipo 1 ) cambio de la estructura osea subyacentes de los cuerpos vertebrales expresivos de edema inflamatorio.

Los autores no aprueban el tratamiento con antibioticos de todos los pacientes con lumbo ciatica.

Un ensayo aleatorio de los antibióticos para el dolor lumbar, se publicaron en la edición de abril en la Revista Europea de Columna Vertebral.

Cultivos positivos

Se estima que el 80% de los estadounidenses tienen dolor de espalda en algún momento de su vida,  y el dolor de espalda es la causa más frecuente de ausencia laboral.

El primero de 2 estudios muestra que los pacientes con un disco infectado por germenes anaerobios son más propensas a desarrollar el MC en las vértebras adyacentes junto a la alteración del disco intervertebral, lo que sugiere un papel de las bacterias en el desarrollo de MC

El estudio incluyó a 61 adultos (edad media, 46,4 años, 27% mujeres) cuya hernia de disco fue confirmada por resonancia magnética de discos lumbares y fueron sometidos a cirugía. Todos los pacientes eran inmunocompetentes. Ningún paciente había recibido una inyección de esteroides epidural anterior o una cirugía anterior.

Usando estrictos protocolos antisépticos, los investigadores recogieron 5 muestras de tejido de cada paciente. En total, los cultivos microbiológicos fueron positivos en el 46% de los pacientes. Los cultivos a  anaeróbios fueron positivos en el 43% de los pacientes, y de éstos, el 7% tenía infecciones microbianas doble, que contiene gérmenes aeróbicos y anaeróbicos. No se encontró en ninguna muestra mas de dos tipos de bacterias..

Los microorganismos anaerobios Propionibacterium acnes se encontró en el 40% de la cohorte total y en el 86% de los que tienen la microbiología positiva. Estas bacterias normalmente viven en la piel humana y los folículos pilosos y en las encías.

Los resultados mostraron que en el nucleo de los  con cultivos positivoss a bacterias anaeróbicas, el 80% desarrolló nuevo MC en las vértebras adyacentes a la hernia de disco anterior. En contraste, ninguno de los pacientes con bacterias aerobias y sólo el 44% de aquellos con cultivos negativos desarrolló nuevo MC.

La asociación entre una cultura anaeróbica y nuevos MCs fue estadísticamente significativa (P = 0,0038), con una odds ratio de 5,60 (intervalo de confianza del 95%: 1,51 a 21,95).

Los autores afirman que es improbable que las bacterias detectadas fueran consecuencias de la contaminación de la piel intraoperatoria. Señalaron que los procedimientos se realizaron bajo las más estrictas condiciones de esterilidad. Además, si la contaminación piel era la causa de la infección, se observó un patrón de múltiples cultivos de bacterias de la piel, lo cual no era el caso.

¿Por qué algunos pacientes desarrollan MC cuando hay microorganismos.Están presentes en el tejido herniado nuclear? Los autores especulan que esto podría ser debido a un efecto bioquímico que refleja el edema secundario a microfracturas y la inflamación posterior, o el resultado de un proceso inflamatorio de los productos químicos proinflamatorias que penetran a través de las microfracturas desde el núcleo pulposo.

Ensayo aleatorio antibióticos

El segundo estudio, un ensayo doble ciego, aleatorizado, demostró que un protocolo con el uso de antibiótico fue significativamente más eficaz que el placebo para reducir el dolor y la discapacidad. Este estudio incluyó a 162 adultos con dolor crónico de lumbar baja que se había desarrollado después de una hernia de disco anterior y que había durado más de 6 meses.

Estos pacientes también tenían edema óseo MC tipo 1 en las vértebras adyacentes a la hernia anterior. Estos cambios en las vértebras están presentes en el 6% de la población general y el 35% y el 40% de las personas con dolor de lumbar bajo.

Los pacientes fueron asignados al azar a la amoxicilina-ácido clavulánico (500 mg/125 mg; Bioclavid) o placebo idéntico 3 veces al día durante 100 días y se evaluaron a ciegas al inicio del estudio, al final del tratamiento, y 1 año despues.

El análisis incluyó a 144 pacientes que completaron 1año de seguimiento. El grupo de los antibióticos ha mejorado en todas las medidas los  resultados primarios, incluyendo la puntuación específica de la enfermedad en el Roland Morris Disability Cuestionario (RMDQ) y dolor lumbar. La mejora continúa desde  los 100 días hasta 1 año de su seguimiento.

Las mejoras en el grupo de antibióticos fueron estadísticamente muy significativa en todos los resultados medidos, como  dolor en las piernas y el número de horas con dolor en las últimas 4 semanas,

Por ejemplo, al inicio del estudio, 100 días y 1 año, los marcadores específicos de la enfermedad discapacidad -RMDQ para el grupo de antibióticos fueron 15,0, 11,5, y 7,0, y para el placebo eran 15,0, 14,0, y 14,0 (p = 0,0001 para los la diferencia entre el placebo y el grupo del antibiótico al  año de seguimiento). Para el dolor de espalda, las cifras para el grupo de antibióticos fueron 6.7, 5.0 y 3.7 y para el placebo fueron 6,3, 6,3 y 6,3. (P = 0,0001 para la diferencia).

Para el dolor de lumbar bajo, que fue experimentado por todos los pacientes al inicio del estudio, el 67,5% del grupo de antibióticos seguia con dolor después de 1 año en del tratamiento en comparación con el 94,0% del grupo placebo (p = 0,0001 para la diferencia). El porcentaje de los pacientes con dolor constante se redujo de 73,5% a 19,5% en el grupo de los antibióticos y del 73,1% al 67,2% en el grupo placebo (P = 0,0001 para la diferencia).

Hubo una tendencia hacia una relación dosis-respuesta, con antibióticos en dosis doble, sin embargo, esto no fue estadísticamente significativo, porque el estudio no fue diseñado para esta comparación.

Los eventos adversos fueron más frecuentes en el grupo de antibióticos (65% de los participantes) que en el grupo de placebo (23%).

Entorno Quirúrgico

En un editorial que acompaña la publicación, Max Aebi, MD, del Centro de Investigación para el MEM Cirugía Ortopédica, Instituto para la Investigación Evaluativa en Cirugía Ortopédica de la Universidad de Berna, Suiza, y editor en jefe de la Revista Europea de Columna Vertebral, señala que los estudios  anteriores han demostrado que MC  ocurre 6 veces más frecuentemente  en la población con dolor lumbar bajo, que la población en general. La relación puede ser mecánica, escribe, “pero bajo ciertas circunstancias, las infecciones de baja virulentas puede jugar un papel fundamental.”

Estos nuevos documentos no sólo demuestran que los pacientes infectados por las bacterias anaerobias en la hernia discal lumbar desarrollaran  nuevos MC 1en las vértebras adyacentes, sino también que los pacientes con dolor lumbar y MC I después de la hernia discal lumbar mejoró significativamente con un protocolo de antibióticos, el

El Dr. Aebi. afirma

Sin embargo, advierte que es éticamente imposible tomar muestras de biopsia de todos estos pacientes, lo que se podría hacer sólo aquellos que se someten a cirugía después de una hernia de disco. Los autores se preguntan “la cuestión clave evidente” de que las bacterias encontradas en los materiales nucleares o podría ser debido a la contaminación intraoperatoria, escribe, y luego dar una respuesta “creíble” de por qué este tipo de contaminación es “altamente improbable. “

“Sin embargo,” el Dr. Aebi escribe, “se necesita más investigación para mostrar exactamente lo que sucede en los pacientes con hernia discal que desarrollan MC I y el dolor de espalda baja y que no han sido operados. ¿Cómo podemos demostrar que en esta parte de los pacientes podría tener el mismo número de infecciones anaerobias del material de núcleo? Por marcadores de las bacterias anaerobias o de tejido infeccioso específico, que podría hacerse visible en formación de imágenes? Por biopsia con aguja fina? “

De forma que podemos decir que a falta de un procedimiento que combate el origen, algunas terapias no agresivas pueden ser eficaces en esta patología.

Esperemos encontrar una vacuna contra los gérmenes que posiblemente comienzan la artrosis RAQUIDEA entre otros artrosis, y solucionemos el problema de una manera radical.

4 junio 2016

ARTROSIS RAQUIDEA, GERMENES Y ANTIBIOTICOS

Filed under: Raquis — Enrique Rubio @ 20:28

foto-dr-rubioSegún un estudio de la Sociedad Española del Dolor (SED) en noviembre de 2005 hasta el 80% de la población española sufrirá dolor lumbar al menos una vez en la vida.

En la practica medica esta conclusión es aceptada y tenemos miedo porque cada vez

el dolor y la artrosis que es su causa fundamental aparece en personas mas jóvenes (8,12) y el deporte agrava aún más el problema de la artrosis en general por el sobresfuerzo que suponen para las articulaciones. Los medios disponibles para su tratamiento son escasos y poco eficaces.

AINE, analgésicos y relajantes musculares son la única excepción, (9.10.11.13 14).

La rehabilitación tiene un efecto pasajero y la cirugía es eficaz cuando el dolor tiene caracteristicas mecanicas por compresión de raíces o de la médula espinal. Hernia de disco y estenosis del canal espinal.

Robaina (9) en un metanálisis sobre controversias acerca de la cirugía instrumentada

en los últimos 20 años, según afirma Cochrane:

1 – ésta cirugía es incompleta, no fiable y descuidada,

2 – la aplicación parece incrementar ligeramente la tasa de fusión,

3 – la instrumentación no mejora los resultados clínicos en general y existe una falta de estudios de los subgrupos de pacientes.

Esto es una consecuencia de la falta de conocimiento etiológico de la artrosis raquídeas y en general y donde destaca un componente inflamatorio en evolución potencialmente infeccioso en una estructura con vascularizacion deficiente.

Posiblememnte estamos siguiendo el mismo camino que hicimos para la úlcera gástrica, lo que requiere el paso de 200 años y la actitud ocasional de un médico visionario que descubra germenes en el raquis afectado como se hizo con el Hlicobacter Pilori que se conocia su existencia en las ulceras de estomago de los perros desde hacia mas de un siglo (6)

Las bacterias anaerobias de la piel y más particularmente P. acné estaban en el complejo de la cultura de los discos intervertebrales retiradas durante la discectomía.

En nuestro equipo hemos encontrado en 10 fragmentos del disco intervertebral tomados durante el abordaje de hernias de disco que producían lumbociatia, bacterias anaerobias de la piel, de los cuales la mayoría eran P. Acne.

Elliot en 2002 encontro en los discos extirpados mediante microdiscectomía germanes aanaerobios de la piel princuipalmemnte P. Acne,. Postereiormmeente no han sido frecuentes las publicaciones sobre este tema.

Estas puiblicaciones nos alentaron a encajar la artrosis raquidea dentro del sindrome metabolico.

Un entorno inmunologico adecuado y un reaccion inflamatoria responsable de la destrucción del disco. El germen que promueven la inflamación y la muerte de los condrocitos entra dentro de la reaccion inflamatoria de los tejidos. No se segregan proteoglicaanos ni el colageno adecuado y se deshidrata el disco, pierde su capacidad de amortiguar el movimiento intervertebral y se rompe la capacidad de contencion del cartilago hialino (12.).

No se puede discutir que la artrosis es un proceso inflamatorio, y el inicio temprano y la reaccion cronica que se produce como en todo el sindrome metabolico muy posiblememnte provocada por un germen, es un aspecto atractivo en la etiologia de este sindrome articular aunque e evidente la necesidad de hacer mas estudios en este camino. (5.6.7.9.10.11.13.14).

Un porcentaje significativo de casos se comporta como una discitis crónica, y con el disco, y la interrupción de las placas de hueso subcondral, defectos Modic y el fenómeno de vacío (4).

El marcado aumento de la supervivencia y el dolor vertebral pandemia nos obliga a insistir en medio sencillo y rápido para la pronta aplicación de su exterminio.

La confirmación de la etiología infecciosa daria lugar a la utilización de antibioticos o vacunas.

Dolor de espalda relacionado con la infección bacteriana

Pauline AndersonMay 08, 2013 Medscape

Una nueva investigación sugiere que alrededor del 40% del dolor lumbar crónico (DLC) puede ser causada por bacterias, y que un porcentaje importante de las personas con dolor de espalda después de una hernia de disco y la inflamación de la columna vertebral podría encontrar alivio al tomar un antibiótico.

Investigadores del Departamento de Investigación del Centro de Columna Vertebral de la Universidad del Sur de Dinamarca, Odense, dirigida por Hanne B. Albert, PhD, llegan a la conclusión de que los antibióticos pueden ser considerados como una opción de tratamiento para los pacientes con dolor crónico de lumbar, pero con precaución .

Los autores sugieren que los antibióticos a largo plazo no deben ser prescritos “con la la debida consideración.” El dolor de espalda es tan común en la comunidad que podría haber riesgos si se utilizan de manera indiscriminada,

Muchos pacientes, en este estudio, están de baja laboral por la artrosis y en riesgo de perder sus puestos de trabajo y tienen un alto consumo de analgésicos, se sugiere que los antibióticos, deben aplicarse cuando se cumple el protocolo MAST [spine terapia antibiótica Modic] y el fenomeno de DC tipo 1 ) cambio de la estructura osea subyacentes de los cuerpos vertebrales expresivos de edema inflamatorio.

Los autores no aprueban el tratamiento con antibioticos de todos los pacientes con lumbo ciatica.

Un ensayo aleatorio de los antibióticos para el dolor lumbar, se publicaron en la edición de abril en la Revista Europea de Columna Vertebral.

Cultivos positivos

Se estima que el 80% de los estadounidenses tienen dolor de espalda en algún momento de su vida, y el dolor de espalda es la causa más frecuente de ausencia laboral.

El primero de 2 estudios muestra que los pacientes con un disco infectado por germenes anaerobios son más propensas a desarrollar el MC en las vértebras adyacentes junto a la alteración del disco intervertebral, lo que sugiere un papel de las bacterias en el desarrollo de MC

El estudio incluyó a 61 adultos (edad media, 46,4 años, 27% mujeres) cuya hernia de disco fue confirmada por resonancia magnética de discos lumbares y fueron sometidos a cirugía. Todos los pacientes eran inmunocompetentes. Ningún paciente había recibido una inyección de esteroides epidural anterior o una cirugía anterior.

Usando estrictos protocolos antisépticos, los investigadores recogieron 5 muestras de tejido de cada paciente. En total, los cultivos microbiológicos fueron positivos en el 46% de los pacientes. Los cultivos a anaeróbios fueron positivos en el 43% de los pacientes, y de éstos, el 7% tenía infecciones microbianas doble, que contiene gérmenes aeróbicos y anaeróbicos. No se encontró en ninguna muestra mas de dos tipos de bacterias..

Los microorganismos anaerobios Propionibacterium acnes se encontró en el 40% de la cohorte total y en el 86% de los que tienen la microbiología positiva. Estas bacterias normalmente viven en la piel humana y los folículos pilosos y en las encías.

Los resultados mostraron que en el nucleo de los con cultivos positivoss a bacterias anaeróbicas, el 80% desarrolló nuevo MC en las vértebras adyacentes a la hernia de disco anterior. En contraste, ninguno de los pacientes con bacterias aerobias y sólo el 44% de aquellos con cultivos negativos desarrolló nuevo MC.

La asociación entre una cultura anaeróbica y nuevos MCs fue estadísticamente significativa (P = 0,0038), con una odds ratio de 5,60 (intervalo de confianza del 95%: 1,51 a 21,95).

Los autores afirman que es improbable que las bacterias detectadas fueran consecuencias de la contaminación de la piel intraoperatoria. Señalaron que los procedimientos se realizaron bajo las más estrictas condiciones de esterilidad. Además, si la contaminación piel era la causa de la infección, se observó un patrón de múltiples cultivos de bacterias de la piel, lo cual no era el caso.

¿Por qué algunos pacientes desarrollan MC cuando hay microorganismos.Están presentes en el tejido herniado nuclear? Los autores especulan que esto podría ser debido a un efecto bioquímico que refleja el edema secundario a microfracturas y la inflamación posterior, o el resultado de un proceso inflamatorio de los productos químicos proinflamatorias que penetran a través de las microfracturas desde el núcleo pulposo.

Ensayo aleatorio antibióticos

El segundo estudio, un ensayo doble ciego, aleatorizado, demostró que un protocolo con el uso de antibiótico fue significativamente más eficaz que el placebo para reducir el dolor y la discapacidad. Este estudio incluyó a 162 adultos con dolor crónico de lumbar baja que se había desarrollado después de una hernia de disco anterior y que había durado más de 6 meses.

Estos pacientes también tenían edema óseo MC tipo 1 en las vértebras adyacentes a la hernia anterior. Estos cambios en las vértebras están presentes en el 6% de la población general y el 35% y el 40% de las personas con dolor de lumbar bajo.

Los pacientes fueron asignados al azar a la amoxicilina-ácido clavulánico (500 mg/125 mg; Bioclavid) o placebo idéntico 3 veces al día durante 100 días y se evaluaron a ciegas al inicio del estudio, al final del tratamiento, y 1 año despues.

El análisis incluyó a 144 pacientes que completaron 1año de seguimiento. El grupo de los antibióticos ha mejorado en todas las medidas los resultados primarios, incluyendo la puntuación específica de la enfermedad en el Roland Morris Disability Cuestionario (RMDQ) y dolor lumbar. La mejora continúa desde los 100 días hasta 1 año de su seguimiento.

Las mejoras en el grupo de antibióticos fueron estadísticamente muy significativa en todos los resultados medidos, como dolor en las piernas y el número de horas con dolor en las últimas 4 semanas,

Por ejemplo, al inicio del estudio, 100 días y 1 año, los marcadores específicos de la enfermedad discapacidad -RMDQ para el grupo de antibióticos fueron 15,0, 11,5, y 7,0, y para el placebo eran 15,0, 14,0, y 14,0 (p = 0,0001 para los la diferencia entre el placebo y el grupo del antibiótico al año de seguimiento). Para el dolor de espalda, las cifras para el grupo de antibióticos fueron 6.7, 5.0 y 3.7 y para el placebo fueron 6,3, 6,3 y 6,3. (P = 0,0001 para la diferencia).

Para el dolor de lumbar bajo, que fue experimentado por todos los pacientes al inicio del estudio, el 67,5% del grupo de antibióticos seguia con dolor después de 1 año en del tratamiento en comparación con el 94,0% del grupo placebo (p = 0,0001 para la diferencia). El porcentaje de los pacientes con dolor constante se redujo de 73,5% a 19,5% en el grupo de los antibióticos y del 73,1% al 67,2% en el grupo placebo (P = 0,0001 para la diferencia).

Hubo una tendencia hacia una relación dosis-respuesta, con antibióticos en dosis doble, sin embargo, esto no fue estadísticamente significativo, porque el estudio no fue diseñado para esta comparación.

Los eventos adversos fueron más frecuentes en el grupo de antibióticos (65% de los participantes) que en el grupo de placebo (23%).

Entorno Quirúrgico

En un editorial que acompaña la publicación, Max Aebi, MD, del Centro de Investigación para el MEM Cirugía Ortopédica, Instituto para la Investigación Evaluativa en Cirugía Ortopédica de la Universidad de Berna, Suiza, y editor en jefe de la Revista Europea de Columna Vertebral, señala que los estudios anteriores han demostrado que MC ocurre 6 veces más frecuentemente en la población con dolor lumbar bajo, que la población en general. La relación puede ser mecánica, escribe, “pero bajo ciertas circunstancias, las infecciones de baja virulentas puede jugar un papel fundamental.”

Estos nuevos documentos no sólo demuestran que los pacientes infectados por las bacterias anaerobias en la hernia discal lumbar desarrollaran nuevos MC 1en las vértebras adyacentes, sino también que los pacientes con dolor lumbar y MC I después de la hernia discal lumbar mejoró significativamente con un protocolo de antibióticos, el

El Dr. Aebi. afirma

Sin embargo, advierte que es éticamente imposible tomar muestras de biopsia de todos estos pacientes, lo que se podría hacer sólo aquellos que se someten a cirugía después de una hernia de disco. Los autores se preguntan “la cuestión clave evidente” de que las bacterias encontradas en los materiales nucleares o podría ser debido a la contaminación intraoperatoria, escribe, y luego dar una respuesta “creíble” de por qué este tipo de contaminación es “altamente improbable. “

“Sin embargo,” el Dr. Aebi escribe, “se necesita más investigación para mostrar exactamente lo que sucede en los pacientes con hernia discal que desarrollan MC I y el dolor de espalda baja y que no han sido operados. ¿Cómo podemos demostrar que en esta parte de los pacientes podría tener el mismo número de infecciones anaerobias del material de núcleo? Por marcadores de las bacterias anaerobias o de tejido infeccioso específico, que podría hacerse visible en formación de imágenes? Por biopsia con aguja fina? “

Bibliografía.

Eur Columna J. 2013; 22:690-696, 697-707, 689.

Resumen Editorial Medscape Medical News © 2013 WebMD, LLC


1. Ala-Kokko L. Genetic risk factors for lumbar disc disease. Ann Med. 2002;34:42–47.
2. Annunen S, Paassilta P, Lohiniva J, Perala M, Pihlajamaa T, Karppinen J, Tervonen O, Kroger H, Lahde S, Vanharanta H, Ryhanen L, Goring HH, Ott J, Prockop DJ, Ala-Kokko L. An allele of COL9A2 associated with intervertebral disc disease. Science. 1999; 285:409–412. [
3. Antoniou, J. et al. (1996) The human lumbar intervertebral disc: evidence for changes in the biosynthesis and denaturation of the extracellular matrix with growth, maturation, ageing, and degeneration. J Clin Invest 98, 996-1003.
4. Aohoki J, Yamamoto 1, Kitamura N, Sone T, Itoh H, Torizuka K, Takasu K. End plate of the discovertebral joint: degenerative change in the elderly adult. Radicogy. 1987;164:411- 40
5. Ariga K, Miyamoto S, Nakase T, Okuda S, Meng W, Yonenobu K, Yoshikawa H. The relationship between apoptosis of endplate chondrocytes and aging and de¬generation of the intervertebral disc. Spine. 2001;26:
6. Ashton-MillerJA, Schultz AB. Spine instability and segmental hypermobility biomechanics: a cala for the definition and standard use of terms. Semin Spine Surg. 1991;3:136-48.
7. Atalay B, Ergin F, Teksam M, Caner H, Altinors N. Spontaneous corynebacterium discitis in a patient with chronic renal failure. (2.if)Ayotte DC, Ito K, Perren SM, Tepic S. Direction-dependent constriction flow in poroelastic solid: the intervertebral disc valve. J Biomech Eng. 2000;122:587-9:
8. Baris, C. et al. (1998) A method for immunofluorescent localisation of oestrogen receptors in bone sectons from an egg-laying poultry strain. Avian Pathol 27, 121-128
9. Barrick, W.T. et al. (2000) Anterior lumbar fusion improves discogenic pain at levels of prior posterolateral fusion. Spine 25, 853-857.
10. Battie MC, Haynor DR, Fisher LD, Gill K, Gibbons LE, Videman T. Similarities in degenerative findings on magnetic resonance images of the lumbar spines of identical twins. J Bone Joint Surg Am. 1995;77:1662–1670.
11. Battié MC, Videman T, Gibbons LE, Fisher LD, Manninen H, Gil¡ K. Deter¬minants of lumbar disc degeneration. A study relating lifetime exposures and magnetic resonance imaging findings in identical twins. Spine. 1995; 20:2601- 12
12. Battie MC, Videman T, Gibbons LE, Fisher LD, Manninen H, Gill K. 1995 Volvo Award in clinical sciences. Determinants of lumbar disc degeneration. A study relating lifetime exposures and magnetic resonance imaging findings in identical twins. Spine. 1995;20:2601–2612.
13. Battié MC, Videman T, Gibbons LE, Manninen H, Gill K, Pope M, Kaprio. Occupational driving and lumbar disc degeneration: a case-control study. Lancet. 2002;360:1369-74.
14. Beneke R. Zur Lehre von der Spondylitis deformans. Versammlung deutscher Naturforscher und Arzte. 1897;4:69.
15. Bhalla S, Reinus W. The linear intravertebral vacuum: a sign of benign vertebral collapse. AJR Am J Roentgenol 1998; 170:1563-1569.
16. Bibby SR, Jones DA, Ripley RM, Urban JP Metabolism of the intervertebral disc: effects of low levels of oxygen, glucose, and pH on rates of energy metabo¬ lism of bovine nucleus pulposus cells. Spine. 2005;30:487-96.
17. Bibby SRS, Urban JPG. Effect of nutrient deprivation on the viability of inter¬vertebral disc cells. Eur Spine J. 2004;13:695-701.
18. Blalock JE. Molecular is for bidirectional communication between the immune and the neuroendocrine systems. Phrysiol Rev 1989; 69:1-32. Tracey K). The inflammatory reflex. Nature 2002; 420: 853-859. )
19. Blanco FJ, Femandez-Sueiro JL.
Artrosis: concepto, clasificación epidemiología y patogenia. En: Reumatología: Enfermedades del Aparato Locomotor, vol 1. Eds: Pascual E; Rodriguez Valverde,
20. Carbonel J, Gómez-Reino J, Madrid: Editorial Aran, 1998; 1609-1642
21.
Boos N, Weissbach S, Rohrbach H, Weiler C, Spratt KF, Nerlich AG. Classification of age-related changes in lumbar intervertebral discs. Spine. 2002;27:2631-44.
22. Borovikova, LV el al, Vagus nerve stimulation attenuates the systemic inflammatory response to endotoxin. Nature 2000; 405: 458-462
23. Burke JG, G Watson RW, Conhyea D, McCormack D, Dowling FE, Walsh MG, Fitzpatrick JM. Human nucleus pulposis can respond to a pro-inflammatory stimulus. Spine. 2003;28:2685-93.
24. Chelberg, M.K. et al. (1995) Identification of heterogeneous cell populations in normal human intervertebral disc. J Anat 186, 43-53.
25. Chin J, Lotz J. Cell death and matriz gene expression are upregulated in inter¬vertebral discs during recovery from short durations of moderate static compres¬sion. Trans Orthop Res Soc. 2001; 26:874.
26. Cohen J,William G. P Infectious Diseases e-dition, 2nd Edition – Text with Continually Updated Online Reference October 2003
27. Crock HV, Goldwasser M, Yoshizawa H.. Vascular anatomy related to the inter¬ vertebral disc. In: Ghosh P editor. Biology of the intervertebral disc. Boca Raton,FL: CRC Press; 1991. p 109-33.
28. Crock HV, Yoshizawa H. The blood supply of the lumbar vertebral column. C Orthop Relat Res. 1976;115:6-21
29. Edelson E. Infection is linked to ciática. Health Scout News Rep . March 5, 2002 1:10 PM
30. Edelson JG, Nathan H. Stages in the natural history of the vertebral end¬plates. Spine. 1988;13:21-6.
31. Fife R: A Short history of osteoarthritis. En: Osteoarthritis:Diagnosis andmedical/surgical management. Eds: Moskowitz, Howell, Goldberg, Mankin, Phyladelpjia: SAUNDERS, 1984; 11-14.
32. FL: CRC Press; 1991. p 109-33.
33. Flook NW.Helicobacter pilory. Primary care management from symptoms to cure .Can Fam Physician 1988; 44: 1429-1431
34. Francis Smith, a consultant of radiology and of medicine of the sport (December of 2004) to the Radiological Society of EEUU in Aberdeen, Scotland, finds that 1 of each 10 studied children, smaller of 10 years of age, that never had suffered lumbar pain, they esented/displayed estigmas in the RMN
35. Freemont AJ, Jeziorska M, Hoyland JA, Rooney P Kumar S. Mast celis in the pathogenesis of chronic back pain: a hypothesis. J Pathol. 2002;197: 281-5.
36. Freemont AJ, Watkins A, Le Maitre C, Baird P Jeziorska M, Knight MT, Ross ER, O’Brien JP Hoyland JA. Nerve growth factor expression and innervation of the painfui intervertebral disc. J Pathol. 2002;197:286-92.
37. Freemont, A. et al. (1999) Expression of NGFß in the vasculature of the diseased intervertebral disc. J Pathol 189, A68
38. Freemont, A.J. et al. (1997) Gene expression of matrix metalloproteinases 1, 3, and 9 by chondrocytes in osteoarthritic human knee articular cartilage is zone and grade specific. Ann Rheum Dis 56, 542-549.
39. Freemont, A.J. et al. (1997) Nerve ingrowth into diseased intervertebral disc in chronic back pain. Lancet 350, 178-181.
40. Fritzell P; Bergström T; Welinder-Olsson C Detection of bacterial DNA in painful degenerated spinal discs in patients without signs of clinical infection. Eur Spine J. 2004; 13(8):702-6 (ISSN: 0940-6719
41. Fujisawa, T. et al. (1999) Cyclic mechanical stress induces extracellular matrix degradation in cultured chondrocytes via gene expression of matrix metalloproteinases and interleukin-1. J Biochem (Tokyo) 125, 966-975.
42. Gårseth M; Sonnewald U; White LR; Rød M; Nygaard Ø; Zwart JA. Metabolic changes in the cerebrospinal fluid of patients with lumbar disc herniation or spinal stenosis. J Neurosci Res. 2002; 69(5):692-5 (ISSN: 0360-4012
43. Gertzbein SO, Seligman J, Holtby R, Chan KH, Kapasouri A, Tile M, Cruiks¬hank B. Centrode patterns and segmental instability in degenerative disc dis¬ease. Spine. 1985;10:257-61.
44. Gigante A, Bevilacqua C, Pagnotta A, Manzotti S, Toesca A, Greco F. Expres¬sion of NGF, Trka and p75 in human cartilage. Eur J Histochem. 2003;47:339-44.
45. Golimbu C, Firooznia H, Rafii M. The intravertebral vacuum sign. Spine 1986; 11:1040-1043.
46. Grimshaw MJ, Mason RM. Bovine articular chondrocyte function in vitro de¬pends upon oxigen tension. Steoathritis Cartilage. 200;8:386-92.
47. Gruber, H.E. and Hanley, E.N., Jr. (1998) Analysis of aging and degeneration of the human intervertebral disc. Comparison of surgical specimens with normal controls. Spine 23, 751-757.
48. Habtemariam A, Virri J, Gronblad M, Seitsalo S, Karaharju E. The role of mast cells in disc herniation inflammation. Spine. 1999;24:1516-20.
49. Hammanna, J. Dudlera, U. Gaumanna,Landryb, J.-C. Gerstera Spondylodiscitis à Propionibacterium acnes A propos d’un cas et revue de la littérature Schweiz Med Wochenschr 1999; 129:1456–60 . Robert CN. Sue BO. Propionebacterium acne osteomielitis Case repot and review of literatura. JCMicrobiology 1987; p251-257.
50. Handa, T. et al. (1997) Effects of hydrostatic pressure on matrix synthesis and matrix metalloproteinase production in the human lumbar intervertebral disc. Spine 22, 1085-1091.
51. Hardingham T, Fosang A. The structure of aggrecan and its turnover in cartilage. J Rheum 1994; 22 (suppl 43): 86-90.
52. Heikkila JK, Koskenvuo M, Heliovaara M, Kurppa K, Riihimaki H, Heikkila K, Rita H, Videman T. Genetic and environmental factors in sciatica. Evidence from a nationwide panel of 9365 adult twin pairs. Ann Med. 1989;21:393–398.
53. Holm Howell D. Etipathogenesis of osteoarthritis S, Maroudas A, Urban 1P Selstam G, Nachemson A. Nutrition of the intervertebral disc: solute transport and metabolism. Connect Tissue Res. 1981;8:101-19.
54. Horner HA, Urban JP Effect of nutrient supply on the viability of cells from the nucleus pulposus of the intervertebral disc. Spine. 2001;26:2543-9
55. Howell D. Etipathogenesis of osteoarthritis. En: Osteoarthritis: Diagnosis and management. Eds: Moskowitz, Howell, Goldberg and Mankin. Philadelphia: Sauders, 1984: 129-146.
56. Ishihara H, Urban Ji? Effects of low oxygen concentrations and metabolic inhibi¬tors on proteoglycan and protein synthesis rates in the intervertebral disc. J Or¬thop Res. 1999;17:829-35.
57. Jayson, M. (1987) The Lumbar Spine and Back Pain (3rd edn), Churchill Livingstone, UK,
58. Johnson WE, Eisenstein SM, Roberts S. Cell cluster formation in degenerate lumbar intervertebral discs is associated with increased disc cell proliferation. Connect Tissue Res. 2001;42:197-207.
59. Kanemoto, M. et al. Immunohistochemical study of matrix metalloproteinase-3 and tissue inhibitor of metalloproteinase-1 human intervertebral discs. Spine 1996; 21, 1-8, (5b)
60. Katz J.N. Lumbar Disc Disorders and Low Back Pain Consecuentes JBJS. 2006 .88-A, supplement 21-24
61. Kauppila, L.I. (1995) Ingrowth of blood vessels in disc degeneration. Angiographic and histological studies of cadaveric spines. J Bone Joint Surg Am 77, 26-31.
62. Kawaguchi Y, Osada R, Kanamori M, Ishihara H, Ohmori K, Matsui H, Kimura T. Association between an aggrecan gene polymorphism and lumbar disc degeneration. Spine. 1999;24:2456–2460.
63. Kawakami M, Hashizume H, Nishi H, Matsumoto T, Tamaki T, Kuribayashi K. Comparison of neuropathic pain induced by the application of normal and me¬chanically compressed nucleus pulposus to lumbar nerve roots in the rat. J Or¬thop Res. 2003;21:535-9.
64. Kawakami M, Weinstein JN, Spratt KF, Chatani K, Traub RJ, Meller ST, Geb¬hart GE Experimental lumbar radiculopathy. Immunohistochemical and quantita¬tive demonstrations of pain induced by lumbar nerve root irritation of the rat. Spine. 1994;19:1780-94.
65. Kellgren, J.H. (1977) The anatomical source of back pain. Rheumatol Rehabil 16, 3-12,
66. Kimura T, Nakata K, Tsumaki N, Miyamoto S, Matsui Y, Ebara S, Ochi T. Progressive degeneration of articular cartilage and intervertebral discs. An experimental study in transgenic mice bearing a type IX collagen mutation. Int Orthop. 1996;20:177–181.
67. Larsen J, Smievoll A. Gas in a cervical vertebral body: a case report with CT confirmation. Eur J Radiol 1988; 8:98-99
68. Le Maitre CL, Freemont AJ, Hoyland JA. Localization of degradative enzymes and their inhibitors in the degenerate human intervertebral disc. J Pathol. 2004; 204:47-54.
69. Learard S arxl Bertrand D Neurona) nicotinic receptora: from structuse lo function. Nicotina Tob Res 2001; 3: 203-223.
70. Li SW, Prockop DJ, Helminen H, Fassler R, Lapvetelainen T, Kiraly K, Peltarri A, Arokoski J, Lui H, Arita M. Transgenic mice with targeted inactivation of the Col2 alpha 1 gene for collagen II develop a skeleton with membranous and periosteal bone but no endochondral bone.
Genes Dev. 1995;9:2821–2830.
71. Lotz M, Blanco FJ, Johanes v Kempis, et al.
Cytokine regulation of chondrocyte functions. J Rheumatol 1994; 22 (suppl 43): 104-108.
72. Luoma, K. et al. (2000) Low back pain in relation to lumbar disc degeneration. Spine 25, 487-492,
73. Macfarlane, G.J. et al. (1999) Predictors of early improvement in low back pain amongst consulters to general practice: the influence of pre-morbid and episode-related factors. Pain 80, 113-119,
74. Maldague B, Noel H, Malghem J. The intravertebral vacuum cleft: a sign of ischemic vertebral collapse. Radiology 1978; 129:23-29.
75. Malghem J, Maldague B, Labaisse M. Intravertebral vacuum cleft: changes in content after supine positioning.
Radiology 1993; 187:483-487
76. Martínez-Cáceres EM Inflamación, respuesta inmune y sistema nervioso
77.
Masuda K, An HS. Growth factors and the intervertebral disc. Spine J. 2004; 4(6 Suppl):330S-40S.
78. Matsui H, Kanamori M, Ishihara H, Yudoh K, Naruse Y, Tsuji H. Familial predisposition for lumbar degenerative disc disease. A case-control study. Spine. 1998;23:1029–1034.
79. McNally OS, Shackleford IM, Goodship AE, Mulholland RC. In vivo stress measurement can predict paih on discography. Spine. 1996;21:2580-7.
80. Miller E, Harris E, Chung J, Finch P, Butler W. Cleavage of type 11 and with mammalian collagenase: site of primary structure at the NJ-I2-termin the smaller fragmeñt released from bc Biochemestry 1976; 15: 787-92.
81. Miller JA, Schmatz C, Schultz AB. Lumbar disc degeneration: correlation with age, sex, and spine leve) in 600 autopsy specimens. Spine. 1988;13:173-8.
82. Murata Y, Onda A, Rydevik B, Takahashi K, Olmarker K. Distribution and ap¬pearance of tumor necrosis factor-alpha in the dorsal root ganglion exposed to experimental disc herniation in rats. Spine. 2004;29:2235-41.
83. Nagano T, Yonenobu K, Miyamoto S, Tohyama M, Ono K. Distribution of the basic fibroblast growth factor and its receptor gene expression in normal and de¬generated rat intervertebral discs. Spine. 1995;20:1972-8.
84. Noble RC, Overman RC. Propionibacterium acnes Osteomyelitis: Case Report and Review of the Literatura JCMicrobio. Feb. 1987, p. 251-254
85. Ohshima H, Urban JI? The effect of lactate and pH on proteoglycan and protein synthesis rates in the intervertebral disc. Spine. 1992;17:1079-82.
86. Olmarker K, Blomquist J, Stromberg J, Nannmark U, Thomsen P Rydevik B. Inflammatogenic properties of nucleus pulposus. Spine. 1995;20:665-9.
87. Olmarker K, Larsson K. Tumor necrosis factor alpha and nucleus-pulposus¬induced nerve root injury. Spine. 1998;23:2538-44.
88. O’Neill CW, Liu JJ, Leibenberg E, Hu SS, Deviren V, Tay BK, Chin CT, Lotz JC. Percutaneous plasma decompression alters cytokine expression in injured por¬cine intervertebral discs. Spine J. 2004;4:88-98.
89. O’Neill CW, Liu JJ, Leibenberg E, Hu SS, Deviren V, Tay BK, Chin CT, Lotz JC. Percutaneous plasma decompression alters cytokine expression in injured por¬cine intervertebral discs. Spine J. 2004;4:88-98.
90. Paassilta P, Lohiniva J, Goring HH, Perala M, Raina SS, Karppinen J, Hakala M, Palm T, Kroger H, Kaitila I, Vanharanta H, Ott J, Ala-Kokko L. Identification of a novel common genetic risk factor for lumbar disk disease. JAMA. 2001;285:1843–1849.
91. Palmer El, Lotz JC. The time-dependent role of cytokines in mechanically in¬duced intervértebral disc degeneration. Trans Orthop Res Soc. 2004;29:128.
92. Paul R, Haydon RC, Cheng H, lshikawa A, Nenadovich N, Jiang W, Zhou L, Breyer B, Feng T, Gupta P He TC, Phillips FM. Potential use of Sox9 gene ther¬apy for intervertebral degenerative disc disease. Spine. 2003;28:755-63.
93. Pazzagüa UE, Salisbury JR, Byers PD. Development and involution of the notochord in the human spine. J R Soc Med. 1989;82:413-5.
94. Per K. An Epidemiologic Study of MRI and Low Back Pain in 13-Year-Old Children.33% have spinal spondilotic lesion Spine April 2005
95. Per Kjaer, PT, MSc, PhD; An Epidemiologic Study of MRI and Low Back Pain in 13-Year-Old Children. Spine April 2005
96. Porter, P; Wray Christopher C. FRCS Enterobacter agglomerans Spondylodiscitis: A Possible, Unrecognized Complication of Tetracycline Therapy. Case Reports Spine. 25(10):1287-1289, May 15, 2000.
97. Rand NS, Dawson JM, Juliao SF, Spengler DM, Floman Y. In vivo macrophage recruitment by murine intervertebral disc cells. J Spinal Disord. 2001;14:339-42.
98. Repanti M. et al. (1998) Evolution of disc degeneration in lumbar spine: a comparative histological study between herniated and postmortem retrieved disc specimens. J Spinal Disord 11, 41-45,
99. Resnick D, Niwayama G, Guera J, Vint V, Usselman J. Spinal vacuum phenomenon: anatomical study and review. Radiology 1981; 137:341-348.
100. Roberts S, Caterson B, Menage J, Evans EH, Jaffray DC, Eisenstein SN trix metalloproteinases and aggrecanase: their role in disorders of the hum tervertebral disc. Spine. 2000;25:3005-13.
101. Roberts S, Eisenstein SM, Menage J, Evans EH, Ashton IK. Mechanoreceptors in intervertebral discs. Morphology, distribution and neuropeptides. Spine. 1995; 20:2645-51.
102. Roberts S, Evans EH, Kletsas D, Jaffray DC, Eisenstein SM. Senescence human intervertebral discs. Eur Spine J. In press.
103. Roberts S, Evans EH, TrivediJ, Menaje J. Histology and Patology of the Human Intervertebral Disc. JBJS. 2006 88 A supplement .10-14.
104. Roberts S, Evans H, Menage J, Urban JI? Bayliss MT, Eisenstein SM, Ruz MS, Milner CM, Griffin S, Day AJ. TNF alpha-stimulated gene product (TSG-6) and its binding protein, lalphal, in the human intervertebral disc: new molen for the disc. Eur Spine J. 2005;14:36-42.
105. Roberts S, Menage J, Evans EH, McCall IW, Eisenstein SM. Inflammator mediation in herniated intervertebral discs. Unpublished data.
106. Rousseau MA, Ulrich JA, Bass EC. Stab incision for inducing intervertebral disc degeneration in the rat. Spine. In press
107. Sambrook PN, MacGregor AJ, Spector TD. Genetic influences on cervical and lumbar disc degeneration: a magnetic resonance imaging study in twins. Arthritis Rheum. 1999;42:366–372.
108. Schmorl, G., and Junghanns, H. (1932); Die gesunde und kranke Wirbelsiiule im Rontgen¬bild: pathologisch-anatomische Untersuchungen. G. Thieme, Leipzig (Added t.p.: Archiv und Atlas der normalen und pathologischen Anatomie in typischen Rontgenbildern. 43: 1932) Chapter III. pp. 89-122, Zwischenwirbelscheiben, i.e., intervertebral disks.
109. Scott, J.E. et al. (1994) The chemical morphology of age-related changes in human intervertebral disc glycosaminoglycans from cervical, thoracic and lumbar nucleus pulposus and annulus fibrosus. J Anat 184, 73-82.
110. Smig G F. (December of 2004) to the Radiological Society of EEUU in Aberdeen, Scotland, finds that 1 of each 10 studied children, smaller of 10 years of age, that never had suffered lumbar pain, they esented/displayed estigmas in the RMN
111. Sobajima S, Shimer AL, Chadderdon RC, Kompel JF, Kim JS, Gilbertson LG, Kang JD. Quantitative analysis of gene expression in a rabbit model of inter¬vertebral disc degeneration by real-time polymerase chain reaction. Spine J. 2005;5:14-23.
112. Stirling A, Worthington T, Rafiq M, Lambert PA, Elliott TS Association Between Sciatica and Propionibacterium acnes. The Lancet. 2001;357(9273):2024-2025
113. Stokes IA, Counts DF, Frymoyer JW. Experimental instability in the rabbit lum¬bar spine. Spine. 1989;14:68-72.
114. Takahashi M, Haro H, Wakabayashi Y, Kawa-uchi T, Komori H, Shinomiya K. The association of degeneration of the intervertebral disc with polymorphism in the promoter of the human matrix metalloproteinase-3 gene. J Bone Joint Surg Br. 2001;83:491–495.
115. Takaishi, H. et al. (1997) Type-II collagen gene expression is transiently upregulated in experimentally induced degeneration of rabbit intervertebral disc. J Orthop Res 15, 528-532
116. Taylor, J.R. et al. (1992) Human intervertebral disc acid glycosaminoglycans. J Anat 180, 137-141,
117. Thompson JP Oegema TR Jr, Bradford OS. Stimulation of mature canine inter¬vertebral disc by growth factors. Spine. 1991;16:253
118. Tolonen, J. et al. (1997) Platelet-derived growth factor and vascular endothelial growth factor expression in disc herniation tissue: and immunohistochemical study.
Eur Spine J 6, 63-69,
119. Van der PT, Coyle SM, Barbosa K el al.
Epinephrione inhibits tumor necrosis factor alpha and potentiates IL-10 production during human endotoxemia. J Clin Invest 1996; 97: 713-719.
120. van der PT, Coyle SM, Barbosa K el al.
Epinephrione inhibits tumor necrosis factor alpha and potentiates IL-10 production during human endotoxemia. J Clin Invest 1996; 97: 713-719.
121. Varlotta GP, Brown MD, Kelsey JL, Golden AL. Familial predisposition for herniation of a lumbar disc in patients who are less than twenty-one years old. J Bone Joint Surg Am. 1991;73:124–128.
122. Videman T, Battié MC, Gill K, Manninen H, Gibbons LE, Fisher LD. Magnetic resonance imaging findings and their relationships in the thoracic and lumbar spine. Insights into the etiopathogenesis of spinal degeneration. Spine. 1995; 20:928-35
123. Wada E, Ebara S, Saito S, Ono K. Experimental spondylosis in the rabbit spine. Overuse could accelerate the spondylosis. Spine. 1992;17(3 Suppl):S1-6.
124. Warren J C, Marshall B. Unidentified curved bacilli on gastric epithelium in active chronic gastritis. Lancet 1983; 1: 1273-5.
125. Watanabe H, Nakata K, Kimata K, Nakanishi I, Yamada Y. Dwarfism and age-associated spinal degeneration of heterozygote cmd mice defective in aggrecan. Proc Natl Acad Sci USA. 1997;94:6943–6947.
126. Windhaber RA, Wilkins RJ, Meredith D. Functional characterisation of glucosa transport in bovine articular chondrocytes. Pflugers Arch. 2003;446:572-7.
127. Woolf CJ, Allchorne A, Safieh-Garabedian B, Poole S. Cytokines, nerve growth factor and inflammatory hyperalgesia: the contribution of tumour necrosis factor alpha. Br J Pharmacol. 1997;121:417-24.
128. Woolf CJ, Ma QP Allchorne A, Poole S. Peripheral cell types contributing to the hyperalgesic action of nerve growth factor in inflammation. J Neurosci. 1996;16:2716-23.
129. Yasuma, T., Arai, K. and Yamauchi, Y. (1993) The histology of lumbar intervertebral disc herniation. The significance of small blood vessels in the extruded tissue. Spine 18, 1761-1765.
130. Yoon ST, Park JS, Kim KS, Li J, Attallah-Wasif ES, Hutton WC, Boden SD. LMP-1 upregulates intervertebral disc cell production of proteoglycans and BMPs in vitro and in vivo. Spine. 2004;29:2603-11.
131. Yoshida M, Nakamura T, Se¡ A, Kikuchi T, Takagi K, Matsukawa A. Interverte¬bral disc cells produce tumor necrosis factor alpha, interleukin-lbeta, and mono¬cyte chemoattractant protein-1 immediately after herniation: an experimental study using a new hernia model.
Spine. 2005;30:55-61.

21 mayo 2016

GERMENES DE LA PIEL SE ASOCIAN A LA ARTROSIS RAQUIDEA

Filed under: Raquis — Enrique Rubio @ 20:47

Gél
La artrosis vertebral se ha asociado al germen del acné y éste no parece el único involucrado…

Noticias (13/04/2005)

El Propionebacterium acne, responsable del acné, se ha asociado a la aparición de la artrosis vertebral o enfermedad discal degenerativa y no es el único germen que parece relacionado con ella, según Enrique Rubio, del Centro Médico Delfos y uno de los ponentes que ha tratado sobre las nuevas teorías de la etiopatogenia de la artrosis vertebral en el V Congreso Nacional de Neuro Raquis, celebrado en Gerona.

Esta asociación sugiere que la inflamación que conduce a la artrosis vertebral se produce muy precozmente. ‘El disco intervertebral tiene poca circulación y está sometido a una gran presión y esfuerzo que puede ser la causa de la inflamación. Pero eso no explica que niños de 10 años ya estén inflamados’, ha señalado en referencia a un reciente estudio del profesor F. Smith, radiólogo del Hospital Woodend, de Aberdeen. El estudio ha revelado que uno de cada diez niños antes de la pubertad, sin clínica ni molestias lumbares, presenta estigmas de degeneración en la resonancia magnética nuclear de la columna. Y a nivel experimental, se han detectado diversas sustancias proinflamatorias, según Rubio.

En la misma línea, en los últimos años han aparecido trabajos como el de Elliott y su equipo, publicado en The Lancet en el 2001, que probó la presencia de la Propionebacterium acne en el 53 por ciento de discos cultivados extraídos de microdiscectomías quirúrgicas. También se han hallado proteínas específicas de gérmenes Gram negativos y es posible ‘que otros gérmenes por investigar o que actúan golpeando y huyendo’ estén en el origen de la artrosis vertebral. Así, se está viendo que ‘un germen que se creyó bondadoso y tolerante’ no lo es. ‘Es inflamatorio y es posible que sea infeccioso’, ha explicado Rubio.

A su juicio, estas evidencias deben llevar a replantear el enfoque terapéutico de la enfermedad, ya que ‘no es degenerativa. En vez de actuar localmente sobre el disco lesionado, habría que evitar la infección, curarla con antibióticos o bloquear los procesos que producen la inflamación’.

3 mayo 2016

LOS GENES EN LA ARTROSIS RAQUIDEA.

Filed under: Raquis — Enrique Rubio @ 18:22

cromosoma1El estudio de las alteraciones genéticas de la artrosis es un tema debatido y hasta ahora no ha tenido una conclusión lo suficientemente clara como para creer que la enfermedad tenga una participación genetica. La mayoria de las alteraciones geneticas en esta enfermedad, concluyen que se encuentra alguna vez en los genes que promocionan la vitamina D

Estudio aquí un trabajo amplio sobre alteraciones genéticas RAQUIDEA en la artrosis de los autores Cristina Rodriguez-Fontenlay Antonio Gonzalez Laboratorio de Investigación 10, Rheumatology Unit, Instituto de Investigación Sanitaria Hospital Clínico Universitario de Santiago, Santiago de Compostela, La Coruña, España, publicado en Julio de 2014.

Este trabajo es complejo y muy específico y si no se conoce la función de los genes y su  terminología, será difícil entenderlo, no obstante es exhaustivo aunque no concluyente

Empieza estudiando esta patología en gemelos :

Los estudios en gemelos nos han dado luz  sobre el comportamiento de los genes en la artrosis RAQUIDEA. También llamada osteoartritis (OA). La herencia de esta enfermedad oscila con los distintos autores. En la de rodilla la herencia se localiza en el 40%, lo hace en el 65% en los casos de OA de cadera y en  lo que respecta a la columna vertebral sufren la herencia en la OA el 70%.

Los primeros estudios se hicieron en ligamentos por estar estos ampliamente distribuidos en las articulaciones. Los genes de la 4-R y en el cluster IL-1 (2-4). posiblemente implicados, se vio posteriormente que esto locus no se habían confirmado.

Hay que partir de la base que un factor genético no tiene igual efecto en la susceptibilidad a la enfermedad en distintas poblaciones. Esto se refleja claramente en los estudios genéticos realizados en poblaciones europeas y asiática

Se eligieron para estudio genes funciónantes y relevantes en la enfermedad, es decir genes que codifican proteínas reguladoras del anabolismo y catabolismo en la matriz extracelular y para moderar la inflamación. Se obtuvieron muestras relativamente grandes. Y sólo se confirmó como posible gene lesionado el GDF-5 (8-5).

La GWAS es un sistema que permiten estudiar toda la variabilidad genética del genoma sin hipótesis previa . La organización del genoma en bloques de LD permite obtener una representación de una región genómica seleccionando algunos SNPs informativos (tagSNPs). Los tagSNPs característicos de una región se conocen gracias al proyecto Hap-Map que estudió gran número de SNPs en diferentes poblaciones.

Basándose en esta información, los arrays de genotipado de alta densidad proporcionan una cobertura casi completa de la variabilidad del genoma. Los arrays utilizados en la mayoría de los GWAS de OA contienen 500.000 SNPs y en el caso del estudio arcOGEN, el más potente realizado en OA, se utilizó un array que cubre 610.000 SNPs10,11. Una de las características principales de los GWAS es el umbral de significación considerado tras corregir por test múltiples (p < 5× 108). Este umbral viene dado por la estimación de que existen aproximadamente 106 SNPs independientes en el genoma humano, (0,05/106 = 5 × 108,   y tiene la ventaja de reducir la tasa de falsos positivos. Gracias a los GWAS y a los metaanálisis de GWAS se han ido descubriendo genes de susceptibilidad a OA, aunque el número de loci es relativamente bajo en comparación con otras enfermedades complejas. Los primeros hallazgos sólidos fueron el gen GDF-5, el locus 7q22 y MCF2L9,12,13. Más recientemente se han incorporado los loci descubiertos en el estudio arcOGEN (GNL3, GLT8D1, ASTN2, FILIP1-SENP6, KLHDC-5-PTHLH, CHST11, TP63 y SUPT3H-CDC5L) y otros loci como DOT1L, NCOA3 y ALDH1A211,14-16.

En resumen, se pueden considerar 2 grandes grupos de loci asociados con OA:

1 Loci posiblemente asociados con OA pero que no han alcanzado el nivel de asociación requerido en los GWAS

2 Loci que han alcanzado el nivel de asociación de los GWAS (p < 5 ×108 y que, por lo tanto, son los más consistentemente asociados con OA

Dos son las alteracuiones geneticas mas frecuentemente encontradas en la OA

GDF-5 fue el primer locus asociado a nivel de GWAS en europeos y asiáticos. Un estudio en población japonesa descubrió la asociación de un SNPs (rs143383, C/T) en la región 5_UTR del gen. Esta asociación se observó con OA de cadera (p = 1,8 × 1013) y con menor magnitud con OA de rodilla8

El locus del cromosoma 7q22 con sus 6 genes El segundo locus que se encontró asociado a nivel de GWAS

en europeos es el locus del cromosoma 7q22. Es un locus muy extenso que ocupa unas 500 kb, y contiene 400 SNPs y 6 genes diferentes: PRKAR2B, HBP1, COG5, GPR22, DUS4L y BCAP29. La asociación de este locus con OA de rodilla se descubrió en un GWAS que después de diferentes fases de estudio de 500.000 SNPs llevó a solo un SNPs, rs3815148, con asociación a nivel de GWAS mayor (OR = 1,14, p = 8 ×108)10.

El proyecto arcOGEN es el más ambicioso realizado hasta el momento en el campo y constituye un gran esfuerzo para el esclarecimiento de las bases genéticas de susceptibilidad a la OA.

En contraste con otras enfermedades complejas en las que muchos polimorfismos con pequeño efecto se

encuentran junto a unos pocos de efecto marcado, en la OA no se ha encontrado ninguna evidencia de polimorfismos de gran efecto.

Los 2 SNPs más asociados, rs6976 y rs11177, representan una única señal que está asociada con OA y reemplazamiento articular tanto de la rodilla como de la cadera. Uno de estos SNPs, rs6976, está situado en la región 3_UTR de GLT8D1, y el otro, rs11177, es un SNPs no sinónimo localizado en el exón 3 de GNL3, por lo que cualquiera

de estos genes podría ser el responsable de la asociación 3 loci que mostraron asociación cerca del umbral de p < 5

debe se˜nalar que, al igual que en la primera fase de arcOGEN, no se replica la asociación de GDF-5 ni del locus 7q22 a nivel de GWAS, a pesar de que, como se ha se˜nalado, se trata de asociaciones sólidas. Esta falta de replicación se ha atribuido a una combinación de diferentes factores: insuficiente poder estadístico dado el tamaño de la muestra en la fase de descubrimiento y las frecuencias alélicas

El papel del ADN mitocondrial en la artrosis

Además del genoma nuclear también se ha estudiado el   posible papel de los haplogrupos del ADNmt en OA. Cada

haplogrupo mitocondrial está definido por una combinación particular de variantes genéticas. En concreto, los haplogrupos J (m.4216T > C, m.10398ª > G) y JT (m.4216T > C) se encontraron asociados con un menor riesgo de padecer OA de rodilla y los haplogrupos relacionados J y J1c (m.14798T > C) con un menor riesgo de OA de cadera en espa˜noles50,51. En población asiática también se encontró asociación de otros 2 haplogrupos mitocondriales,

G y B/B4, que mostraron un efecto de susceptibilidad y protección, respectivamente52. Sin embargo, en el estudio arcOGEN de un tama˜no muestral mayor (7.393 casos y 5.122 controles del Reino Unido) no se encontró asociación con ningún haplogrupo de ADNmt53.

La artrosis (OA) es una enfermedad compleja en la que diferentes factores ambientales interactúan con múltiples factores genéticos. Esta revisión se centra en los estudios que han contribuido a descubrir los factores genéticos de susceptibilidad a la OA. También se tratan con detalle los loci más relevantes en la actualidad, como GDF-5, el locus en el cromosoma 7q22, MCF2L, DOT1L, NCOA3 y los provenientes del estudio arcOGEN. Además, se discuten las diferentes aproximaciones que pueden servir para minimizar

los problemas específicos del estudio de la genética de la OA..

El complicado y minucioso estudio de las alteraciones genómica en la OA, está muy parcialmente estudiado y aún no se ha llegado a conclusiones válidas, queremos pensar que nuevos estudios nos darán una luz más acertada.
Bibiografia
1.-Lymph and blood supply of the human intervertebral disc. Cadaver study of correlations to discitis.
Rudert M1, Tillmann B. Acta Orthop Scand. 1993 Feb;64(1):37-40. Ann Anat. 1993 Jun;175(3):237-42.
2. – Detection of lymph and blood vessels in the human intervertebral disc by histochemical and immunohistochemical methods.Rudert M1, Tillmann B. Ann Anat. 1993 Jun;175(3):237-42
3. – Evolution of disc degeneration in lumbar spine: a comparative histological study between herniated and postmortem retrieved disc specimens.Repanti M1, Korovessis PG, Stamatakis MV, Spastris P, Kosti P. J Spinal Disord. 1998 Feb;11(1):41-5.
4. Wiltse LL: El tratamiento de la espondilolistesis y la espondilolisis en los niños. Clin.Orthop., 117:92-100,
1976.
5. Michelli LJ: lesiones de la espalda en la gimnasia. Clin Sports Med.., 4:85-93, 1985.
Peter N. Fysh, D.C., B. Aplicación., Sc. Sunnyvale, California,
6. Los gérmenes anaerobios de la piel en la Artrosis raquidea E. Rubio @ 15:0716 Marzo 2016. enriquerubio.net
7. Enrique Rubio, del Centro Médico Delfos y uno de los ponentes que ha tratado sobre las nuevas teorías de la etiopatogenia de la artrosis vertebral en el V Congreso Nacional de Neuro Raquis, celebrado en Gerona.
8. Stirling A, Worthington T, Rafi M, Lambert PA, Elliott TSJ. Association between sciatica and Propionibacterium acnes. Lancet 2001;357:2024-2025
LOS GENES EN LA ARTROSIS RAQUIDEA.
El estudio de las alteraciones genéticas de la artrosis es un tema debatido y hasta ahora no ha tenido una conclusión lo suficientemente clara como para creer que la enfermedad tenga una participación genetica. La mayoria de las alteraciones geneticas en esta enfermedad, concluyen que se encuentra alguna vez en los genes que promocionan la vitamina D
Los estudios en gemelos no han dado luz sobre el comportamiento de los genes en la artrosis RAQUIDEA. La herencia de esta enfermedad oscila con los distintos autores. En la de rodilla la herencia se localiza en el 40%, lo hace en el 65% en los casos de OA de cadera y en lo que respecta a la columna vertebral sufren la herencia en la OA el 70%.
Hay que partir de la base que un factor genético no tiene igual efecto en la susceptibilidad a la enfermedad en distintas poblaciones. Esto se refleja claramente en los estudios genéticos realizados en poblaciones europeas y asiática
Se eligieron para estudio genes funciónantes y relevantes en la enfermedad, es decir genes que codifican proteínas reguladoras del anabolismo y catabolismo en la matriz extracelular y para moderar la inflamación. Se obtuvieron muestras relativamente grandes. Y sólo se confirmó como posible gene lesionado el GDF-5 (8-5).
La GWAS es un sistema que permiten estudiar toda la variabilidad genética del genoma sin hipótesis previa . La organización del genoma en bloques de LD permite obtener una representación de una región genómica seleccionando algunos SNPs informativos (tagSNPs). Los tagSNPs característicos de una región se conocen gracias al proyecto Hap-Map que estudió gran número de SNPs en diferentes poblaciones.
Se pueden considerar 2 grandes grupos de loci asociados con OA:
1 Loci posiblemente asociados con OA pero que no han alcanzado el nivel de asociación requerido en los GWAS
2 Loci que han alcanzado el nivel de asociación de los GWAS (p < 5 ×10−8 y que, por lo tanto, son los más consistentemente asociados con OA Dos son las alteracuiones geneticas mas frecuentemente encontradas en la OA GDF-5 fue el primer locus asociado a nivel de GWAS en europeos y asiáticos. Un estudio en población japonesa descubrió la asociación de un SNPs (rs143383, C/T) en la región 5_UTR del gen. Esta asociación se observó con OA de cadera (p = 1,8 × 10−13) y con menor magnitud con OA de rodilla8 El locus del cromosoma 7q22 con sus 6 genes El segundo locus que se encontró asociado a nivel de GWAS en europeos es el locus del cromosoma 7q22. Es un locus muy extenso que ocupa unas 500 kb, y contiene 400 SNPs y 6 genes diferentes: PRKAR2B, HBP1, COG5, GPR22, DUS4L y BCAP29. La asociación de este locus con OA de rodilla se descubrió en un GWAS que después de diferentes fases de estudio de 500.000 SNPs llevó a solo un SNPs, rs3815148, con asociación a nivel de GWAS mayor (OR = 1,14, p = 8 ×10−8)10. El proyecto ARCOGEN es el más ambicioso realizado hasta el momento en el campo y constituye un gran esfuerzo para el esclarecimiento de las bases genéticas de susceptibilidad a la OA. En contraste con otras enfermedades complejas en las que muchos polimorfismos con pequeño efecto se encuentran junto a unos pocos de efecto marcado, en la OA no se ha encontrado ninguna evidencia de polimorfismos de gran efecto. Los 2 SNPs más asociados, rs6976 y rs11177, representan una única señal que está asociada con OA y reemplazamiento articular tanto de la rodilla como de la cadera. Uno de estos SNPs, rs6976, está situado en la región 3_UTR de GLT8D1, y el otro, rs11177, es un SNPs no sinónimo localizado en el exón 3 de GNL3, por lo que cualquiera de estos genes podría ser el responsable de la asociación 3 loci que mostraron asociación cerca del umbral de p < 5 debe señalar que, al igual que en la primera fase de arcOGEN, no se replica la asociación de GDF-5 ni del locus 7q22 a nivel de GWAS, a pesar de que, como se ha se˜nalado, se trata de asociaciones sólidas. Esta falta de replicación se ha atribuido a una combinación de diferentes factores: insuficiente poder estadístico dado el tamaño de la muestra en la fase de descubrimiento y las frecuencias alélicas El papel del ADN mitocondrial en la artrosis .Además del genoma nuclear también se ha estudiado el posible papel de los haplogrupos del ADNmt en OA. Cada haplogrupo mitocondrial está definido por una combinación particular de variantes genéticas. En concreto, los haplogrupos J (m.4216T > C, m.10398ª > G) y JT (m.4216T > C) se encontraron asociados con un menor riesgo de padecer OA de rodilla y los haplogrupos relacionados J y J1c (m.14798T > C) con un menor riesgo de OA de cadera en espa˜noles50,51. En población asiática también se encontró asociación de otros 2 haplogrupos mitocondriales, G y B/B4, que mostraron un efecto de susceptibilidad y protección, respectivamente52. Sin embargo, en el estudio arcOGEN de un tama˜no muestral mayor (7.393 casos y 5.122 controles del Reino Unido) no se encontró asociación con ningún haplogrupo de ADNmt53.
La artrosis (OA) es una enfermedad compleja en la que diferentes factores ambientales interactúan con múltiples factores genéticos. Esta revisión se centra en los estudios que han contribuido a descubrir los factores genéticos de susceptibilidad a la OA. También se tratan con detalle los loci más relevantes en la actualidad, como GDF-5, el locus en el cromosoma 7q22, MCF2L, DOT1L, NCOA3 y los provenientes del estudio arcOGEN. Además, se discuten las diferentes aproximaciones que pueden servir para minimizar los problemas específicos del estudio de la genética de la OA..
El complicado y minucioso estudio de las alteraciones genómica en la OA, está muy parcialmente estudiado y aún no se ha llegado a conclusiones válidas, queremos pensar que nuevos estudios nos darán una luz más acertada.
Bibliografía
1. Spector TD, MacGregor AJ. Risk factors for osteoarthritis: Genetics. Osteoarthritis Cartilage. 2004;12 Suppl A:S39–44.
2. Stefánsson SE, Jónsson H, Ingvarsson T, Manolescu I, Jónsson HH, Olafsdóttir G, et al. Genomewide scan for hand osteoarthritis: A novel mutation in matrilin-3. Am J Hum Genet. 2003;72:1448–59.
3. Forster T, Chapman K, Loughlin J. Common variants within the interleukin 4 receptor alpha gene (IL4R) are associated with susceptibility to osteoarthritis. Hum Genet. 2004;114:391–5.
4. Leppävuori J, Kujala U, Kinnunen J, Kaprio J, Nissilä M, Heliövaara M, et al. Genome scan for predisposing loci for distal interphalangeal joint osteoarthritis: Evidence for a locus on 2q. Am J Hum Genet. 1999;65:1060–7.
5. Valdes AM, Loughlin J, Timms KM, Meurs JJB, van Southam L, Wilson SG, et al. Genome-wide association scan identifies a prostaglandin-endoperoxide synthase 2 variant involved in risk of knee osteoarthritis. Am J Hum Genet. 2008;82:1231–40.
6. Meulenbelt I, Min JL, Bos S, Riyazi N, Houwing-Duistermaat JJ, van der Wijk H-J, et al. Identification of DIO2 as a new susceptibility locus for symptomatic osteoarthritis. Hum Mol Genet. 2008;17:1867–75.
7. Loughlin J, Dowling B, Chapman K, Marcelline L, Mustafa Z, Southam L, et al. Functional variants within the secreted frizzled-related protein 3 gene are associated with hip osteoarthritis in females. Proc Natl Acad Sci. 2004;101:9757–62.
8. Miyamoto Y, Mabuchi A, Shi D, Kubo T, Takatori Y, Saito S, et al. A functional polymorphism in the 5_ UTR of GDF5 is associated with susceptibility to
osteoarthritis. Nat Genet. 2007;39:529–33.
9. Valdes AM, Evangelou E, Kerkhof HJM, Tamm AA, Doherty SA, Kisand K, et al. The GDF5 rs143383 polymorphism is associated with osteoarthritis of the knee with genome-wide statistical significance. Ann Rheum Dis. 2011;70:873–5.
10. Kerkhof HJM, Lories RJ, Meulenbelt I, Jonsdottir I, Valdes AM, Arp P, et al. A genome-wide association study identifies an osteoarthritis susceptibility locus on chromosome 7q22. Arthritis Rheum. 2010;62:499–510.
11. Zeggini E, Panoutsopoulou K, Southam L, Rayner NW, Day-Williams AG, Lopes MC, et al. Identification of new susceptibility loci for osteoarthritis (arcOGEN): A genome-wide association study. Lancet. 2012;6736:1–9.
12. Evangelou E, Valdes AM, Kerkhof HJM, Styrkarsdottir U, Zhu YY, Meulenbelt I, et al. Meta-analysis of genome-wide association studies confirms a susceptibility locus for knee osteoarthritis on chromosome 7q22. Ann Rheum Dis. 2011;70:349. Documento descargado de http://www.reumatologiaclinica.org el 30/04/2016. Copia para uso personal, se prohíbe la transmisión de este documento por cualquier medio o formato.
40 C. Rodriguez-Fontenla, A. Gonzalez / Reumatol Clin. 2015;11(1):33–40
13. Day-Williams AG, Southam L, Panoutsopoulou K, Rayner NW, Esko T, Estrada K, et al. A variant in MCF2L is associated with osteoarthritis. Am J Hum Genet. 2011;89:446–50.
14. Castano MC, Cailotto F, Kerkhof HJ, Cornelis FMF, Casta˜no Betancourt MC, Doherty SA, et al. Genome-wide association and functional studies identify the DOT1L gene to be involved in cartilage thickness and hip osteoarthritis. Proc Natl Acad Sci. 2012;109:1–6.
15. Evangelou E, Kerkhof HJ, Styrkarsdottir U, Ntzani EE, Bos SD, Esko T, et al. A metaanalsis of genome-wide association studies identifies novel variants associated with osteoarthritis of the hip. Ann Rheum Dis. 2013;0:1–7.
16. Styrkarsdottir U, Thorleifsson G, Helgadottir HT, Bomer N, Metrustry S, Bierma-Zeinstra S, et al. Severe osteoarthritis of the hand associates with common ariants within the ALDH1A2 gene and with rare variants at 1p31. Nat Genet. 2014;46:498–502.
17. Kerkhof HJM, Meulenbelt I, Akune T, Arden NK, Aromaa A, Bierma-Zeinstra SMA, et al. Recommendations for standardization and phenotype definitions in genetic studies of osteoarthritis: The TREAT-OA consortium. Osteoarthritis Cartilage. 2011;19:254–64.
18. Malfait A-M, Seymour AB, Gao F, Tortorella MD, Graverand-Gastineau MPH, Le Wood LS, et al. A role for PACE4 in osteoarthritis pain: Evidence
from human genetic association and null mutant phenotype. Ann Rheum Dis. 2012;71:1042–8.
19. Valdes AM, de Wilde G, Doherty SA, Lories RJ, Vaughn FL, Laslett LL, et al. The 585Val TRPV1 variant is involved in risk of painful knee osteoarthritis. Ann Rheum Dis. 2011;70:1556–61.
20. Panoutsopoulou K, Southam L, Elliott KS, Wrayner N, Zhai G, Beazley C, et al. Insights into the genetic architecture of osteoarthritis from stage 1 of the arcOGEN study. Ann Rheum Dis. 2011;70:864–7.
21. Gibson G. Rare and common variants: Twenty arguments. Nat Rev Genet. 2011;13:135–45.
22. Dunham I, Kundaje A, Aldred SF, Collins PJ, Davis CA, Doyle F, et al. An integrated encyclopedia of DNA elements in the human genome. Nature. 2012;489: 57–74.
23. Southam L, Rodriguez-Lopez J, Wilkins JM, Pombo-Suarez M, Snelling S, Gomez- Reino JJ, et al. An SNP in the 5_-UTR of GDF5 is associated with osteoarthritis susceptibility in Europeans and with in vivo differences in allelic expression in articular cartilage. Hum Mol Genet. 2007;16:2226–32.
24. Vaes RBA, Rivadeneira F, Kerkhof JM, Hofman A, Pols HAP, Uitterlinden AG, et al. Genetic variation in the GDF5 region is associated with osteoarthritis, height, hip axis length and fracture risk: The Rotterdam study. Ann Rheum Dis. 2009;68:1754–60.
25. Sanna S, Jackson AU, Nagaraja R, Willer CJ, Chen W-M, Bonnycastle LL, et al. Common variants in the GDF5-UQCC region are associated with variation in human height. Nat Genet. 2008;40:198–203.
26. Storm EE, Kingsley DM. GDF5 coordinates bone and joint formation during digit development. Dev Biol. 1999;209:11–27.
27. Tsumaki N, Tanaka K, Arikawa-Hirasawa E, Nakase T, Kimura T, Thomas JT, et al. Role of CDMP-1 in skeletal morphogenesis: promotion of mesenchymal cell recruitment and chondrocyte differentiation. J Cell Biol. 1999;144:161–73.
28. Syddall CM, Reynard LN, Young DA, Loughlin J. The identification of trans-acting factors that regulate the expression of GDF5 via the osteoarthritis susceptibility SNP rs143383. PLoS Genet. 2013;9:e1003557.
29. Reynard LN, Bui C, Canty-Laird EG, Young DA, Loughlin J. Expression of the osteoarthritis-associated gene GDF5 is modulated epigenetically by DNA methylation. Hum Mol Genet. 2011;20:3450–60.
30. Evangelou E, Valdes AM, Kerkhof HJM, Styrkarsdottir U, Zhu Y, Meulenbelt I, et al. Meta-analysis of genome-wide association studies confirms a susceptibility locus for knee osteoarthritis on chromosome 7q22. Ann Rheum Dis. 2011;70:349–55.
31. Guns L-A, Cailotto F, Lories RJ. A5.6 Cholecystokinin and purinoreceptor antagonists modulate OA-associated GPR22 signalling. Ann Rheum Dis. 2014;73 Suppl 1:A65.
32. Raine EVA, Wreglesworth N, Dodd AW, Reynard LN, Loughlin J. Gene expression analysis reveals HBP1 as a key target for the osteoarthritis susceptibility locus that maps to chromosome 7q22. Ann Rheum Dis. 2012;71:2020–7.
33. Verbruggen G. Chondroprotective drugs in degenerative joint diseases. Rheumatology. 2006;45:129–38.
34. Liu F, Lijn F, van der Schurmann C, Zhu G, Chakravarty MM, Hysi PG, et al. A genome-wide association study identifies five loci influencing facial morphology in Europeans. PLoS Genet. 2012;8:e1002932.
35. Elliott KS, Chapman K, Day-Williams A, Panoutsopoulou K, Southam L, Lindgren CM, et al. Evaluation of the genetic overlap between osteoarthritis with body mass index and height using genome-wide association scan data. Ann Rheum Dis. 2012;72:935–41.
36. Eyre D. Collagen of articular cartilage. Arthritis Res. 2002;4:30–5.
37. Jakkula E, Melkoniemi M, Kiviranta I, Lohiniva J, Räinä SS, Perälä M, et al. The role of sequence variations within the genes encoding collagen II, IX
and XI in non-syndromic, early-onset osteoarthritis. Osteoarthritis Cartilage. 2005;13:497–507.
38. Mio F, Chiba K, Hirose Y, Kawaguchi Y, Mikami Y, Oya T, et al. A functional polymorphism in COL11A1, which encodes the alpha 1 chain of type XI collagen, is associated with susceptibility to lumbar disc herniation. Am J Hum Genet. 2007;81:1271–7.
39. Raine EVA, Dodd AW, Reynard LN, Loughlin J. Allelic expression analysis of the osteoarthritis susceptibility gene COL11A1 in human joint tissues. BMC Musculoskelet Disord. 2013;14:85.
40. Rodriguez-Fontenla C, Calaza M, Evangelou E, Valdes AM, Arden N, Blanco FJ, et al. Assessment of osteoarthritis candidate genes in a meta-analysis of 9 genome-wide association studies. Arthritis Rheumatol. 2014;66:940–9.
41. Miyamoto Y, Shi D, Nakajima M, Ozaki K, Sudo A, Kotani A, et al. Common variants in DVWA on chromosome 3p24.3 are associated with susceptibility to knee osteoarthritis. Nat Genet. 2008;40:994–8.
42. Meulenbelt I, Chapman K, Dieguez-Gonzalez R, Shi D, Tsezou A, Dai J, et al. Large replication study and meta-analyses of DVWA as an osteoarthritis susceptibility locus in European and Asian populations. Hum Mol Genet. 2009;18:1518–23.
43. Valdes AM, Spector TD, Doherty S, Wheeler M, Hart DJ, Doherty M. Association of the DVWA and GDF5 polymorphisms with osteoarthritis in UK populations. Ann Rheum Dis. 2009;68:1916–20.
44. Wagener R, Gara SK, Kobbe B, Paulsson M, Zaucke F. The knee osteoarthritis susceptibility locus DVWA on chromosome 3p24.3 is the 5_ part of the split COL6A4 gene. Matrix Biol. 2009;28:307–10.
45. Nakajima M, Miyamoto Y, Ikegawa S. Cloning and characterization of the osteoarthritis-associated gene DVWA. J Bone Miner Metab. 2011;29:300–8.
46. Nakajima M, Takahashi A, Kou I, Rodriguez-Fontenla C, Gomez-Reino JJ, Furuichi T, et al. New sequence variants in HLA class II/III region associated with susceptibility to knee osteoarthritis identified by Genome-Wide Association Study. PLoS One. 2010;5:e9723.
47. Shi D, Zheng Q, Chen D, Zhu L, Qin A, Fan J, et al. Association of single-nucleotide polymorphisms in HLA class II/III region with knee osteoarthritis. Osteoarthritis Cartilage. 2010;18:1454–7.
48. Valdes AM, Styrkarsdottir U, Doherty M, Morris DL, Mangino M, Tamm AA, et al. Large scale replication study of the association between HLA II/BTNL2 variants and osteoarthritis of the knee in European-descent populations. PLoS One. 2011;6:e23371.
49. Zhai G, Meurs JBJ, van Livshits G, Meulenbelt I, Valdes AM, Soranzo N, et al. A genome-wide association study suggests that a locus within the ataxin 2 binding protein 1 gene is associated with hand osteoarthritis: The Treat-OA consortium. J Med Genet. 2009;46:614–6.
50. Rego-Pérez I, Fernández-Moreno M, Fernández-López C, Arenas J, Blanco FJ. Mitochondrial DNA haplogroups: Role in the prevalence and severity of knee osteoarthritis. Arthritis Rheum. 2008;58:2387–96.
51. Rego I, Fernández-Moreno M, Fernández-López C, Gómez-Reino JJ, González A, Arenas J, et al. Role of European mitochondrial DNA haplogroups in the prevalence of hip osteoarthritis in Galicia, Northern Spain. Ann Rheum Dis. 2010;69:210–3.
52. Fang H, Liu X, Shen L, Li F, Liu Y, Chi H, et al. Role of mtDNA haplogroups in the prevalence of knee osteoarthritis in a southern Chinese population. Int J Mol Sci. 2014;15:2646–59.
53. Hudson G, Panoutsopoulou K, Wilson I, Southam L, Rayner NW, Arden N, et al. No evidence of an association between mitochondrial DNA variants and osteoarthritis in 7393 cases and 5122 controls. Ann Rheum Dis. 2013;72:136–9.
54. Soto-Hermida A, Fernández-Moreno M, Oreiro N, Fernández-López C, Rego- Pérez I, Blanco FJ. mtDNA haplogroups and osteoarthritis in different geographic populations. Mitochondrion. 2014;15:18–23.
55. Cillero-Pastor B, Rego-Pérez I, Oreiro N, Fernandez-Lopez C, Blanco FJ. Mitochondrial respiratory chain dysfunction modulates metalloproteases -1, -3 and -13 in human normal chondrocytes in culture. BMC Musculoskelet Disord. 2013;14:235.
56. Dodd AW, Rodriguez-Fontenla C, Calaza M, Carr A, Gomez-Reino JJ, Tsezou A, et al. Deep sequencing of GDF5 reveals the absence of rare variants at this important osteoarthritis susceptibility locus. Osteoarthritis Cartilage. 2011;19:430–4.
57. Kizawa H, Kou I, Iida A, Sudo A, Miyamoto Y, Fukuda A, et al. An aspartic acid repeat polymorphism in asporin inhibits chondrogenesis and increases susceptibility to osteoarthritis. Nat Genet. 2005;37:138–44.
58. Wilkins JM, Southam L, Mustafa Z, Chapman K, Loughlin J. Association of a functional microsatellite within intron 1 of the BMP5 gene with susceptibility to osteoarthritis. BMC Med Genet. 2009;10:141.
59. Rodriguez-Fontenla C, Carr A, Gomez-Reino JJ, Tsezou A, Loughlin J, Gonzalez A. Association of a BMP5 microsatellite with knee osteoarthritis: case-control study. Arthritis Res Ther. 2012;14:R257.

« Newer PostsOlder Posts »

Powered by WordPress