Enriquerubio.net El blog del Dr. Enrique Rubio

21 septiembre 2019

VACUNAS CONTRA EL GLIOBLASTOMA

Filed under: INMUNIDAD,TUMORES — Enrique Rubio @ 13:25

Mi amigo Frank Martínez, al que conozco desde hace varios años siempre me complace con sus investigaciones que van más allá de la cirugía, o que no se contentan sólo con la cirugía. Las veces que tengo ocasión de hablar con el , estamos de acuerdo en que el neurocirujano debe ir más allá de la cirugía. Esta es imprescindible, pero no suficiente y la colaboración con otros equipos de investigadores, es muy necesaria, pues nuestro cerebro no puede hacer muchas cosas al mismo tiempo.
Durante muchos años operando glioblastomas, el desespero era la rutina.
Tras extirpar todo lo posible del tumor y agregar, radioterapia y quimioterapia la supervivencia no era demasiada.
Los cantos de desesperanza, no sirven para nada sólo para ser infeliz. Cuando la gente joven no atadas a rutinas, se montan en el carro de la evolución, empezamos a ver la luz.
Estamos interpretando al organismo, que utilizá la inmunidad para defenderse Y esto es lo que busca FRAN
Utilizar medios tan antiguos como las vacunas para curar los tumores maligno gliales del cerebro.
La vacuna ha dado sus resultados en sus trabajos, la respuesta tras la vacuna de forma continuada contra el tumor, es validad y útil ya. No obstante será preciso perfeccionar el antígeno desencadenante de la reacción contra el tumor.
En mi opinión lo más válido de este trabajo fue detectar antígenos concretos contra el tumor.
Voy a copiar y resumir el trabajo de Fran y todo el equipo de Oncologia del valle de Hebrón para hacer una vacuna contra el Glioblastoma.que pública SANDRA PULIDO EN GacetaMedicaCom Madrid 04 ene 2019 – 12:50 h
El estudio internacional Gapvac 101 en fase 1, en el que ha participado el Hospital Vall d’Hebron, muestra la viabilidad de una terapia personalizada contra un tumor cerebral que actualmente cuenta con un arsenal terapéutico poco efectivo.
El estudio se dividió en dos fases en los que los pacientes recibieron dos vacunas terapéuticas de forma sucesiva. La primera, Apvac1, era activamente personalizada y estaba dirigida a antígenos no mutados.
“En la fase preclínica lo que se hizo fue comprobar si éramos capaces de producir este tipo de vacunas personalizadas en un grupo de pacientes que se habían operado de glioblastoma. Analizamos las mutaciones de los tumores que eran comunes en todos los pacientes, seleccionando las más inmunogénicas, y se crearon vacunas ‘genéricas’ que eran comunes a todos los pacientes” explica a GM Francisco Martínez-Ricarte, jefe del grupo de Investigación en Neurotraumatología y Neurocirugía (Uninn) del Vall ‘d Hebron Institut Recerca (VHIR).
La segunda vacuna, Apvac2, se dirigía preferentemente contra neoantígenos.
“Una vez que vimos que éramos capaces detectar antígenos concretos se pasó a la fase clínica” continúa el investigador. “Al inicio de la quimioterapia empezaron las vacunas genéricas, aquellas que habían salido del pull de la fase preclínica, y luego a partir del tercer mes empezamos con la vacuna del paciente”, afirma Martínez-Ricarte quien especifica “vacunas contra los antígenos más inmunogénicos de ese paciente, es lo que llamamos medicina personalizada”, añade. Las composiciones de las vacunas eran totalmente personalizadas para cada paciente en función del análisis del transcriptoma, el inmunopeptidoma y el mutanoma de los tumores del individuo y, en el caso del APVAC1, también se basaron en la capacidad de cada paciente para desarrollar una respuesta inmunitaria. Las dos vacunas mostraron una seguridad y una inmunogenicidad favorables.
“Lo que se vio es que en los pacientes se generaba una respuesta inmunitaria persistente. La clave de este estudio es que es la primera vez que se trata un tumor cerebral con vacunas hechas contra el tumor de este paciente” puntualiza el investigador quien también detalla que “hay que tener en cuenta que los glioblastomas son diferentes enfermedades, y desde el punto de vista inmunológico no todos son iguales. Por lo que hay que intentar individualizar los tratamientos y tratar a cada paciente acorde al tumor que tenga”.
La vida media de los pacientes que participaron en Gapvac 101 fue de 29 meses cuando la vida media de estos pacientes es de 15 meses.
“Este proceso ha sido tan complejo porque nunca antes se había hecho. Una vez que la tecnología avance, la idea es que se pueda sintetizar la vacuna en un tiempo más corto. La tecnología que hemos usado ha habido que crearla para este estudio. De hecho, la fase preclínica nos valió para ver si se podía llevar a cabo”, concluye el experto.
Actualmente el tratamiento estándar para abordar el glioblastoma se compone de cirugía, radioterapia y temozolomide (Temodal, MSD).
Concluyendo, amigo Fran de nuevo enhorabuena a ti y todos los oncólogos del Valle, por la eficacia y nuevo camino contra este malvado tumor.
SANDRA PULIDO EN GacetaMedicaCom Madrid 04 ene 2019 –

20 septiembre 2019

EL ESFENOIDES Y LA BIPEDESTACIÓN

Filed under: ANATOMIA,NOTABLES — Enrique Rubio @ 14:35

El esfenoides es un hueso que se encuentra situado en la parte central e inferior del cráneo y se caracteriza porque su parte delantera tiene forma de mariposa con las alas extendidas. Sobre este hueso se asienta el cerebro y sobre su parte superior, en forma de silla turca, reposa la más importante estructura glandular, la hipófisis, que es la encargada de segregar las hormonas y distribuirlas a todas las demás glándulas del cuerpo que nos dan la vida. Además, las apófisis (patas del esfenoides) permiten el agarre de músculos que ayudarán a los movimientos de la mandíbula en la masticación. Los globos oculares y gran cantidad de nervios relacionados con el esfenoides. Por estar unido a otros huesos del cráneo mediante articulaciones micromóviles, será capaz de transmitir, hasta lugares muy alejados (caderas y pies) toda la energía recibida desde el cerebro. Esto es el fundamento del tratamiento craneosacral en osteopatía.
EL ESFENOIDES

El origen mitológico del esfenoides.
Las culturas antiguas interpretaban el alma humana como “mariposas”. En griego
“Psyche” significa a la vez “mariposa y alma.” La mariposa del esfenoides y la sexta evolución humana ya están aquí.

Anne Dambricourt (experta dedicada al estudio de restos de huesos), dice. cuando el hombre primitivo pasó de andar a cuatro patas a erguirse y caminar sobre dos pies, el esfenoides se dobló y aumento la masa de nuestro cerebro. Esto sucedió hace 1.6 millones de años. Muchos estudios atribuyen el aumento del cerebro al cambio climático, otros a la lucha por la supervivencia debida al aumento de población.
El esfenoides es el primer hueso que se forma en el embrión, es plano como en todos los mamíferos y luego se dobla. Este proceso se ha transmitido desde nuestros ancestros hace 60 millones de años. La información que nos transmite el cambio es interior, el medio ambiente influye pero no tanto como se pensaba hace 20 años (teoría de Darwin).
La evolución del cráneo humano y relación con el esfenoides.
A lo largo de 60 millones de años el esfenoides ha cambiado de forma y posición, doblándose cada vez más.
1ªfase: Los prosimios habitaban la tierra hace 60 millones de años, tenían el esfenoides horizontal y plano.
2ª fase: hace 40 millones de años, en los simios el esfenoides tenía una primera inclinación hacia abajo lo que aumentó su capacidad cerebral y de visión.
3ª fase: hace 12 millones de años se produjo una nueva inclinación del esfenoides, dando origen a los antropoides. El cerebro aumentó de nuevo.
4ª fase: hace 6 millones de años, con los australopitecos, se vuelve a inclinar el esfenoides y aumenta la capacidad de las neuronas (células nerviosas).
5ª fase: hace 2 millones de años el cerebro y las redes neuronales consiguen que los homínidos se mantengan erguidos sobre dos pies, el homo erectus. Además, es capaz de emitir sonidos similares al habla.
6ª fase: Entre 200.000 y 160.000 millones de años se produce la última inclinación del esfenoides, las redes arteriales y venosas se multiplican y dan lugar al homo sapiens, del cual derivamos.
¿Cómo será el hombre del futuro cuando se produzca el sexto cambio del esfenoides?
El “homo futurus” (como podríamos llamarlo), sexto en la evolución, doblará de nuevo su esfenoides para soportar el peso de todos los huesos del cráneo. En este momento estamos en medio de un gran cambio evolutivo de enorme importancia.
El hueso esfenoides posee una herencia genética que ha dado forma a nuestra naturaleza y tal vez lleve escrita nuestra historia pasada y por venir.

El doctor y físico Fred Alan Wolf, dice: “Los científicos hemos tratado de encontrar al observador y no lo hemos hallado; no hemos encontrado a nadie dentro del cerebro. Sabemos lo que el observador hace pero no sabemos quién es”. Una cosa sí debemos tener clara, si deseamos conseguir algo en nuestra vida y lo fijamos con fuerza en nuestra conciencia, entonces lo lograremos. Si deseamos que llegue el amor, el trabajo, la salud, el triunfo a nuestras vidas, seguramente llegará. Solo nosotros somos los diseñadores y arquitectos de nuestro destino, de acuerdo con nuestra manera de pensar. Utiliza

la cacareada frase, “el hombre puede convertir sus ideas en realidad”.

Anne Dambricourt Malassé
Sitio web
________________________________________
Anne Dambricourt Malassé es paleoantropóloga en el CNRS desde 1990, investiga la paleontología humana la ciencia de los homínidos fósiles.
La hipótesis de que verticalidad del homínido, se debía al cambio de la vegetación. Al desaparecer los árboles y aparecer un alto pasto, el pre homínido tiene que ergirse para detectar a sus depredadores. Anne Dambricourt en tus observaciones ve que es la angulación del esfenoides la responsable de un mayor volumen cerebral y una serie de atributos que conducen a la bipedestación de los homínidos. Y que esto es consecuencia de un cambio genomico, es el inductor de esta evolución

Es miembro de la unidad de investigación conjunta «Historia Natural del Hombre Prehistórico», que es un contrato entre el CNRS y el Museo Nacional de Historia Natural. Esta unidad tiene una división parisina dividida entre el Museo del Hombre y el Instituto de Paleontología Humana, así como un polo en el suroeste de Francia, que asocia el Centro Europeo de Investigación Prehistórica Tautavel y la Universidad. de Perpignan el inah el inah inv.

Anne Dambricourt Malassé estudia al hombre colocado en sus contextos geobiológicos y culturales.

El tema de su tesis doctoral (1987) se dedicó a la mandíbula, el hueso más común en los registros paleontológicos, y en la teoría de la fetalización de Louis Bolk (1924). La tesis describe y mide el crecimiento de las mandíbulas de los primates actuales, reemplazados en su contexto craneal básico desde la embriogénesis, los protocolos se agregan a los fósiles de monos.
Anne Dambricourt Malassé formuló el término «contracción cráneo-facial»

Esta autora afirma que la mandíbula se originan en la cinemática del tubo neural que endereza las cápsulas baso-esfenoides y baso-occipitales y óticas, inicialmente alineadas a lo largo del eje cráneo-caudal del embrión. Igualmente María Huete experta en aerodinámica afirma que la recuperación implica desde la cuerda dorsal al polo caudal.
Las especies actuales han conservado la cinemática de las especies fósiles, las más antiguas aparecidas hace unos 60 millones de años no tienen recuperación como los lémures de Madagascar, por ejemplo. La escala de los tiempos geológicos y la comparación de los fósiles muestran un comienzo de recuperación con los primeros monos (40 millones de años), luego, 20 millones de años después, aparece una amplificación y fue la aparición de grandes simios. La amplificación se repitió millones de años después y fueron los primeros homininos africanos (Australopithecus, 4 millones de años), corresponden al umbral de verticalidad con la pérdida de cuadrúpedos. Pero a partir de este umbral, el período entre dos ajustes disminuye considerablemente, la corriente del Homo sapiens es el último umbral que apareció alrededor de 200 000 años con una oclusión labidental.

Por lo tanto, la locomoción de las especies fósiles no está en el origen de la recuperación del sistema nervioso y hasta el Homo sapiens, el bipedalismo de los homínidos es una consecuencia. Las implicaciones de este cambio de paradigma han sido útiles para comprender mejor la identidad evolutiva del Homo sapiens aquí y ahora. En esta nueva perspectiva, surge la pregunta de cómo evolucionará el sistema nervioso y el esqueleto axial que lo protege, y que también lleva los dos pisos de la cara, porque es necesario tener en cuenta la curva evolutiva exponencial.

Este descubrimiento líder se ha difundido, publicado y enseñado durante más de 30 años. Es reconocida por los investigadores más eminentes de paleontología humana con Jean Piveteau (1899-1991), fundador de la cátedra de paleontología de vertebrados de la Universidad de París – La Sorbona, y presidente de la Academia de Ciencias de la Instituto de Francia Yves Coppens, profesor emérito del Collège de France, miembro de la Academia de Ciencias y presidente honorario de FREHOPS; Phillip V. Tobias (1925-2012), paleoantropólogo, conocido mundialmente por su trabajo en Australopithecus en Sudáfrica; Marie-Antoinette de Lumley, directora de investigación emérita del CNRS y referencia mundial para el estudio del Homo erectus eurasiático; Roger Saban (1920-2011), anatomista, profesor del Museo Nacional de Historia natural que se encuentra entre los primeros especialistas en paleoneurología; Jean-Louis Heim (1937-2018), paleoantropólogo, profesor del Museo Nacional de Historia Natural, especialista en el crecimiento de los neandertales; Francis Clark Howell (1925-2007) paleoantropólogo de renombre internacional, director del Centro de Investigación de Evolución Humana de la Universidad de California y especialista en Australopithecus en África Oriental; Jean Chaline, paleontólogo, director de investigación emérita del CNRS, director del laboratorio de Biogeosciencias de la Universidad de Borgoña (1984-1995). Jean Chaline es uno de los raros paleontólogos en formalizar el

En 1988, Anne Dambricourt Malassé conoció a la estomatóloga Marie-Josèphe Deshayes como parte de la Sociedad de Antropología de París. Formado en la escuela universitaria del profesor Jean Delaire, le ofrece asociar su investigación porque la efectividad de los principios ortopédicos de la escuela de Nantes, aplicados a niños antes de los 6 años, corrobora el cráneo de contracción. -facial. Las investigaciones conjuntas llevadas a cabo durante diez años le harán descubrir los fundamentos de la osteopatía y la posturología desconocidos en la paleontología humana.

Paralelamente, Anne Dambricourt Malassé ha realizado encuestas paleontológicas y prehistóricas en Asia desde 1996 (Pakistán, India, China). Esto permitió en 2009 el notable descubrimiento de actividades humanas en las estribaciones del Himalaya con más de 2.6 Ma. Estos son, hasta el día de hoy, los rastros más antiguos de una inteligencia técnica manual atribuida al Hombre ( Homo), son visibles en huesos de animales con rastros de herramientas líticas que se usaron para cortar tendones y romper huesos.

Los restos más antiguos de esquejes líticos en fósiles (3.4 Ma) y las herramientas de piedra cortada más antiguas (3.3 Ma) se atribuyen a Australopithecus de África Oriental.

La cefalometría, la verticalización del tronco encefálico y el estudio de la paleocognición la llevaron a abordar la evolución del sistema nervioso en su conjunto y a clasificar las correlaciones entre la recuperación y la aparición de habilidades cognitivas cada vez más complejas y complejas. reflexivo.

El umbral de verticalidad ha llevado a la aparición de nuevas tensiones psicomotoras para el cerebelo, ahora centrado exclusivamente en dos extremidades inferiores (pequeño polígono de levitación), mientras que en la etapa de los grandes simios persiste el cuadrupedalismo.

Anne Dambricourt Malassé, por lo tanto, propuso ver la aparición de nuevas habilidades creativas de origen psicomotor y manual, como consecuencia de nuevas conexiones entre el cerebelo y el cerebro siguiendo el umbral de la verticalización del tronco encefálico. Posiciona el cerebelo en la pelvis y no hacia adelante. Habría surgido un nuevo bucle de redes neuronales entre el cerebro y el cerebelo para que este último pudiera recibir más información sobre su estabilidad, la del alojamiento cerebeloso y la del peñasco que contienen el oído interno. Todas estas hipótesis se sintetizaron en 2011 en su habilitación para dirigir la investigación, presentada en la escuela de doctorado de la UMR
, la hipótesis de que verticalidad del homínido, se debía al cambio de la vegetación. Al desaparece»BioMechanics-Bioengineering» dirigida por Marie-Christine Hobatho,
.
l
CRANEOS DE LA DIOSA MADRE
Hacia 1985 se conoció que en los enclaves megalíticos den Taxien, Ggantja y Hal Saflienti, se habían descubierto extraños restos humanos que inicialmente fueron expuestos en el Museo Arqueológico de La Valetta en Malta. Pero hace unos años, estos restos fueron retirados de la exposición abierta al público y depositados en el almacén del citado museo.

Desde entonces no estuvieron expuestos públicamente. Sólo las fotos tomadas por los investigadores malteses Dr. Anton Mifsud y su colega, Dr. Charles Savona Ventura, permanecieron como testimonio de la existencia de esos cráneos y probar su anormalidad.
Los libros escritos por los doctores citados, ilustran una colección de calaveras que muestran unas anomalías y/o patologías ciertamente inquietantes: ausencia de líneas de unión entre los diversos huesos que conforman los cráneos, divisiones temporales desarrolladas anormalmente, los occipucios taladrados y henchidos tras haberse producido heridas traumáticas sumamente graves de las que, sin embargo el individuo habría sobrevivido etc.
Especialmente extraño es un cráneo alargado, de gran tamaño y mucho más peculiar que los demás ya que carece de la junta de unión media del cráneo. Es interesante destacar el parecido extraordinario de estos hallazgos con otros cráneos similares, hallados en Egipto y en América del Sur.
Las deformaciones descritas, sin antecedentes en el panorama de la patología médica más aún si tenemos en cuenta su antigüedad de aproximadamente de 3000 años AC podría ser un descubrimiento excepcional. ¿Estamos ante el resultado de una mutación genética desconocida o se trata de una raza totalmente distinta de la que la arqueología no tenía noticias hasta ahora y que, por razones ignoradas, habitaban esta isla.
El estudio genético de estos restos, no tienen ningún estigma humano, lo que complica aún más su origen. ¿dónde estamos, que quiere decir esto; de donde vinieron estos hombres?.
Es muy posible que intervengan varios elementos entre el cambio de genes y vegetación, para llegar . al homínido de nuestros días “ el homo sapiens sapiens”. Pero lo que sí es cierto es que “El ESFENOIDES”, tiene una función primordial en el desarrollo al menos morfológico del homo sapiens.

________________________________________
Biografía
Anne Dambricourt Malassé
Los craneos de la isla de Malta. Dr. Anton Mifsud y Dr. Charles Savona Ventura

19 septiembre 2019

Inmunoterapia la disparidad de las respuestas

Filed under: General,INMUNIDAD,TUMORES — Enrique Rubio @ 18:23

Tratando el cáncer: la lucha contra las resistencias

El papel de nuestras defensas contra el cáncer se conoce desde finales del siglo XIX, pero ha sido en los últimos años cuando la inmunoterapia se ha consolidado como la nueva gran esperanza contra esta patología.
El sistema inmunitario está constantemente vigilando la aparición de presencias extrañas. Las mutaciones que un tumor origina en las células que lo componen, lo hacen diferente al resto de células que lo soportan e inmediatamente las defensas intentan eliminarlo. Pero esto no es siempre efectivo, porque el cáncer trata de pasar desapercibido. Y se cubre así de una especie de capa de invisibilidad. Para ello disponen en su superficie de moléculas como la llamada PD-L1 que cuando se unen a sus complementarias anulan la acción de los linfocitos del sistema de defensa,.
A partir de entonces se han creado fármacos que son inhibidores del punto de control inmunitario, son anticuerpos que bloquean esta capacidad tumoral.
Y han sido eficaces en el melanoma, y también parecen actuar en tumores como los de pulmón y riñón.
Pero hay otro tipo de tumores en los que no funcionan, sin que todavía conozcamos la razón .El doctor Michael Karin, profesor de Microbiología en la Universidad de California, estudia este tipo de terapia en tumores como los de próstata, hígado o páncreas.
El uso la quimioterapia puede ayudar a reconocerlo. Esta teoría se basa, en parte, en que la quimioterapia provoca la muerte de una gran cantidad de células tumorales y al destruirlas hace que muchas de sus sustancias extrañas se liberen, facilitando que las defensas puedan encontrarlo. Pero en ocasiones sucede algo paradójico. Como explicó Karin: “Suena increíble, pero algunos linfocitos B (los linfocitos que producen anticuerpos) pueden inhibir la lucha que ejercen los linfocitos T contra el tumor provocada por la quimioterapia”. Estos linfocitos rebeldes parecen ejercer su acción a través precisamente de la molécula PD-L1 (la capa de invisibilidad), por lo que “una combinación de quimioterapia e inmunoterapia, si se administran al mismo tiempo, podría ser útil en este tipo de tumores.

©

Otra forma de estimular al sistema inmunitario contra el cáncer son las vacunas. Aunque son una promesa desde hace años, apenas se ha aprobado una contra el cáncer de próstata y su eficacia es más bien escasa. Pero hay nuevas estrategias que buscan aumentar exponencialmente su fuerza diseñando vacunas absolutamente personalizadas a base de buscar las mutaciones presentes en cada uno de los tumores para determinar aquellas que con más probabilidad van a desatar una fuerte reacción del sistema de defensa. En ello trabaja el grupo de Sebastian Kreiter, director del Immune Therapy Development Center (TRON) en la Universidad Johannes Gutenberg de Mainz, y fruto de sus investigaciones han iniciado ya un ensayo clínico de una vacuna personalizada en pacientes con melanoma.
Y hay incluso otra para el abordaje de la quimioterapia. Se trata de usar virus oncolíticos, virus en principio inofensivos que ataquen de forma selectiva a las células tumorales. En ello trabaja el grupo de Ramón Alemany, líder del Centro de Viroterapia en el ICO. “Se busca que la lucha contra el tumor sea a través del virus, pero que este también facilite la acción del sistema inmunitario”. De alguna forma sería algo similar al papel de la quimioterapia, que al destruir células tumorales se las enseña al mismo tiempo a las defensas. Pero no es sencillo, porque en muchos casos los virus no llegan en cantidades adecuadas y porque las defensas tienden a atacar más al virus que al propio tumor. Por eso se trabaja en soluciones. Algunas de ellas: incubar de formas especiales los virus para ocultarlos del sistema inmunitario o insertar partes del tumor en la cubierta del virus para que ataque a ambos a la vez.
De una u otra forma, el futuro parece pasar en buena medida por la inmunoterapia, aunque no en exclusiva , “en muchos casos, el tratamiento del cáncer pasará seguramente por una combinación de terapia inmune y de medicina de precisión sobre dianas moleculares”.

Xosé Bustelo, Joana Paredes y Eugenio Santos, en el encuentro de Aseica, celebrado en Salamanca.
José Pichel Andrés. Salamanca
18 septiembre, 2019
Hasta el 20% de tumores de pulmón y melanomas responden a esta terapia, en la que se estudian los grados de respuesta

Especialistas en inmunoterapia del cáncer de España y Portugal, junto con algunos colegas europeos, han participado, en el Centro de Investigación del Cáncer de Salamanca, en el I Aseica-Aspic International Meeting, organizado por la Asociación Española de Investigación sobre el Cáncer (Aseica) y su equivalente de Portugal, en el que se ha confirmado la actualidad este campo de investigación, uno de los más prometedores. Cirugía, quimioterapia y radioterapia han dado paso al desarrollo de tratamientos dirigidos más específicos y sobre todo a este reciente enfoque terapéutico: lograr que el sistema inmune de los pacientes reconozca y ataque los tumores.
“Hace diez años no sabíamos nada de inmunoterapia, pero en este tiempo se ha producido una verdadera explosión. No sólo hay nuevos tratamientos, sino también un desarrollo increíble de empresas que están apostando por este campo”, indica Xosé Bustelo, presidente de Aseica.
Los investigadores tienen la impresión de que “supone una gran esperanza, al menos en estos momentos y para algunos tipos de tumores”, en especial en el cáncer de pulmón y el melanoma. “Tenían un diagnóstico y un pronóstico muy malos, con lo cual, es donde realmente se están viendo más las mejoras”, destaca el experto.
‘El gran misterio’
Uno de los grandes avances se está consiguiendo con las terapias CAR-T, que consisten en reprogramar genéticamente las células inmunitarias de los pacientes, de manera que identifiquen y ataquen las células tumorales. Por eso, éste ha sido uno de los temas centrales del simposio.
España está siendo protagonista en este terreno porque ya cuenta con ocho hospitales seleccionados para poder aplicar las CAR-T y, además, ya lo están haciendo con éxito. Como ejemplo, el pasado mes de abril el Hospital San Joan de Déu, en Barcelona, anunciaba que había tratado mediante esta terapia al primer paciente pediátrico del país, un niño de 6 años que sufría leucemia linfoblástica aguda, el tipo de cáncer más común en menores de edad.
“El grado de eficacia en pacientes con leucemia es muy elevado y se están detectando remisiones. El reto ahí ya no es que los pacientes respondan, sino mantener esa respuesta en el tiempo”, señala Bustelo. No obstante, el gran escollo está en los tumores sólidos, ya que “realmente hasta ahora hay poca evidencia de que este tratamiento esté funcionando”.
En cualquier caso, “el gran misterio es por qué hay tumores que responden mejor que otros”, apunta Bustelo. Es más, “dentro de los pacientes con el mismo tumor, hay algunos que responden bien y otros que responden mal. Tenemos pistas sobre el motivo, pero realmente la razón última, la base celular o molecular, es desconocida”.
Es necesario establecer perfiles inmunes de cada uno de los tumores, lo que ofrecerá más datos
Lo cierto es que en el caso del melanoma y del cáncer de pulmón la inmunoterapia ya está llegando a un porcentaje significativo de los pacientes. Luis Paz Ares, jefe del Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario 12 de Octubre, de Madrid, cree que la clave está en la propia complejidad genética de los tumores. “Los que presentan más mutaciones tienen más posibilidades de ser reconocidos por las defensas del individuo como células extrañas. El melanoma y el cáncer de pulmón son dos ejemplos muy buenos en los que está funcionando la inmunoterapia, ya que derivan de la exposición continua a carcinógenos, el sol y el tabaco, con lo cual, no paran de acumular defectos genéticos”.
Entre el 15 y el 20% de los pacientes que sufren estos tumores ya se benefician de la inmunoterapia, pero “tenemos la esperanza de que atacando otras dianas de inmunoterapia diferentes consigamos mejorar ese porcentaje”, apunta Paz Ares, experto en cáncer de pulmón. Para avanzar será fundamental “analizar en profundidad los tumores, ver qué alteraciones genéticas tienen”, pero “probablemente, también vamos a empezar a estudiar cada vez más cuáles son sus perfiles inmunes”.
Si se producen estos avances, los investigadores estarán más cerca de lograr verdaderos tratamientos personalizados o al menos “los más oportunos para cada paciente”, entendiendo “qué tipo de estrategia de inmunoterapia o qué combinación de quimioterapia e inmunoterapia debemos usar”.
Según los datos de Luis Paz Ares, el número de nuevos tratamientos basados en inmunoterapia aumenta de forma exponencial, frente a un crecimiento mucho más lento de la quimioterapia. Aun así, “no debemos abandonarla, porque no tiene sentido dejar a un lado tratamientos que funcionan; al igual que en otros trastornos se trata de sumar: cuantas más balas tengamos en la recámara, mejor”. “Las nuevas terapias nunca van a sustituir a los abordajes habituales que estamos utilizando. La quimioterapia y la radioterapia seguirán, no porque no tengamos otra cosa mejor, sino porque realmente funcionan en muchos casos y lo hacen cada vez con menos efectos negativos”, asegura Bustelo
Efectos adversos por inmunoterapia en el tratamiento del cáncer gastrointestinal
Dra. Consuelo Díaz Romero
El
Lo N no puede ser o John lo
vamos a hablar sobre los efectos adversos por inmunoterapia en el tratamiento de las neoplasias de tubo digestivo.
Sin lugar a dudas, la inmunoterapia inició en algunos otros tumores sólidos, no obstante, en el área de tumores gastrointestinales también hemos visto el beneficio de esta importante área de efectividad terapéutica. Entre algunos tumores en los que hemos observado beneficio de sobrevida, sin duda se encuentra el cáncer gástrico, cáncer de la unión esofagogástrica; con los estudios KEYNOTE-059 y Checkmate-032, una de las áreas que ha cobrado importancia en el beneficio de los pacientes a quienes se dio tratamiento en primera línea incluye a los pacientes con hepatocarcinoma; de hecho, algunas indicaciones fueron aprobadas en el año 2017; varios tumores con inestabilidad microsatelital, como los tumores de cáncer gástrico y cáncer de colon, pueden ser una indicación de inmunoterapia.
Sin embargo, como todo tratamiento nuevo, nos enfrentamos a situaciones de cuidado, en este caso los efectos secundarios que se llegan a producir. Dentro de las principales toxicidades a las que debemos dar seguimiento en estos enfermos, que pueden presentarse incluso en los primeros dos ciclos de tratamiento, generalmente tenemos las toxicidades a nivel pulmonar y la presencia de neumonitis; en esta área también específica, los efectos gastrointestinales, entre ellos el aumento de transmaminasas, que puede estar presente hasta en 8%, la diarrea, la deshidratación y la anemia.
Cabe destacar que en el estudio KEYNOTE-059, que incluyó tratamiento en combinación con quimioterapia, las tasas de toxicidad no aumentaron con respecto a los pacientes que únicamente recibieron el anticuerpo antiPLD1, a excepción de la deshidratación. Esto también va aunado a los efectos propios de los fármacos citotóxicos.
Algunos otros efectos importantes son los efectos a nivel endocrino, hipofisario y tiroideo, para lo cual creo que todo paciente debe ser seleccionado y monitoreado de forma adecuada para que el beneficio sobrepase los riesgos que lleva esta terapia.

Hasta el 20% de tumores de pulmón y melanomas responden a esta terapia, en la que se estudian los grados de respuesta

Xosé Bustelo, Joana Paredes y Eugenio Santos, en el encuentro de Aseica, celebrado en Salamanca.
José Pichel Andrés. Salamanca
18 septiembre, 2019
Especialistas en inmunoterapia del cáncer de España y Portugal, junto con algunos colegas europeos, han participado, en el Centro de Investigación del Cáncer de Salamanca, en el I Aseica-Aspic International Meeting, organizado por la Asociación Española de Investigación sobre el Cáncer (Aseica) y su equivalente de Portugal, en el que se ha confirmado la actualidad este campo de investigación, uno de los más prometedores. Cirugía, quimioterapia y radioterapia han dado paso al desarrollo de tratamientos dirigidos más específicos y sobre todo a este reciente enfoque terapéutico: lograr que el sistema inmune de los pacientes reconozca y ataque los tumores.
“Hace diez años no sabíamos nada de inmunoterapia, pero en este tiempo se ha producido una verdadera explosión. No sólo hay nuevos tratamientos, sino también un desarrollo increíble de empresas que están apostando por este campo”, indica Xosé Bustelo, presidente de Aseica.
Los investigadores tienen la impresión de que “supone una gran esperanza, al menos en estos momentos y para algunos tipos de tumores”, en especial en el cáncer de pulmón y el melanoma. “Tenían un diagnóstico y un pronóstico muy malos, con lo cual, es donde realmente se están viendo más las mejoras *.
*
Uno de los grandes avances que se está consiguiendo con las terapias CAR-T, que consisten en reprogramar genéticamente las células inmunitarias de los pacientes, de manera que identifiquen y ataquen las células tumorales. Por eso, éste ha sido uno de los temas centrales del simposio.
España está siendo protagonista en este terreno porque ya cuenta con ocho hospitales seleccionados para poder aplicar las CAR-T y, además, ya lo están haciendo con éxito. Como ejemplo, el pasado mes de abril el Hospital San Joan de Déu, en Barcelona, anunciaba que había tratado mediante esta terapia al primer paciente pediátrico del país, un niño de 6 años que sufría leucemia linfoblástica aguda, el tipo de cáncer más común en menores de edad.
“El grado de eficacia en pacientes con leucemia es muy elevado y se están detectando remisiones. El reto ahí ya no es que los pacientes respondan, sino mantener esa respuesta en el tiempo”, señala Bustelo. No obstante, el gran escollo está en los tumores sólidos, ya que “realmente hasta ahora hay poca evidencia de que este tratamiento esté funcionando”.
En cualquier caso, “el gran misterio es por qué hay tumores que responden mejor que otros”, apunta Bustelo. Es más, “dentro de los pacientes con el mismo tumor, hay algunos que responden bien y otros que responden mal. Tenemos pistas sobre el motivo, pero realmente la razón última, la base celular o molecular, es desconocida”.
Es necesario establecer perfiles inmunes de cada uno de los tumores, lo que ofrecerá más datos
Lo cierto es que en el caso del melanoma y del cáncer de pulmón la inmunoterapia ya está llegando a un porcentaje significativo de los pacientes. Luis Paz Ares, jefe del Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario 12 de Octubre, de Madrid, cree que la clave está en la propia complejidad genética de los tumores. “Los que presentan más mutaciones tienen más posibilidades de ser reconocidos por las defensas del individuo como células extrañas. El melanoma y el cáncer de pulmón son dos ejemplos muy buenos en los que está funcionando la inmunoterapia, ya que derivan de la exposición continua a carcinógenos, el sol y el tabaco, con lo cual, no paran de acumular defectos genéticos”.
Entre el 15 y el 20% de los pacientes que sufren estos tumores ya se benefician de la inmunoterapia, pero “tenemos la esperanza de que atacando otras dianas de inmunoterapia diferentes consigamos mejorar ese porcentaje”, apunta Paz Ares, experto en cáncer de pulmón. Para avanzar será fundamental “analizar en profundidad los tumores, ver qué alteraciones genéticas tienen”, pero “probablemente, también vamos a empezar a estudiar cada vez más cuáles son sus perfiles inmunes”.
Si se producen estos avances, los investigadores estarán más cerca de lograr verdaderos tratamientos personalizados o al menos “los más oportunos para cada paciente”, entendiendo “qué tipo de estrategia de inmunoterapia o qué combinación de quimioterapia e inmunoterapia debemos usar”.
Según los datos de Luis Paz Ares, el número de nuevos tratamientos basados en inmunoterapia aumenta de forma exponencial, frente a un crecimiento mucho más lento de la quimioterapia. Aun así, “no debemos abandonarla, porque no tiene sentido dejar a un lado tratamientos que funcionan; al igual que en otros trastornos se trata de sumar: cuantas más balas tengamos en la recámara, mejor”. “Las nuevas terapias nunca van a sustituir a los abordajes habituales que estamos utilizando. La quimioterapia y la radioterapia seguirán, no porque no tengamos otra cosa mejor, sino porque realmente funcionan en muchos casos y lo hacen cada vez con menos efectos negativos”, asegura Bustelo

Bibliografía.
Lega Xosé Bustelo, Joana Paredes y Eugenio Santos, en el encuentro de Aseica, celebrado en Salamanca. José Pichel Andrés. Salamanca 18 septiembre, Efectos adversos por inmunoterapia en el tratamiento del cáncer gastrointestinal. Dra. Consuelo Díaz Romero 2019

18 septiembre 2019

El VIRUS DEL HERPES

Filed under: INFECCIONES E INFLAMACION — Enrique Rubio @ 11:35

El profesor Alonso Peña es el autor de este trabajo . Es un trabajador incansable y sobre todo divulga y lo hace muy bien. El trabajo sobre el virus del herpes que a continuación copio, es un modelo de todo lo que se puede saber sobre este virus.
Su blog no tienen desperdicio. Gracias profesor por ilustrarnos.
Los virus del herpes o herpesvirus son un grupo de estos diminutos parásitos intracelulares que se contagian con facilidad de una persona a otra y tienen una recurrencia crónica; es decir, se activan, se multiplican, generan una inflamación, y vuelven a quedar latentes. El tipo 1 (Herpes Simplex Virus tipo 1 o HSV-1) tiene una amplia presenciaen los seres humanos y durante mucho tiempo se ha considerado inocuo, una calentura molesta y poco más, pero empezamos a tener más y más evidencias de que ocasionalmente puede tener efectos dañinos sobre las funciones mentales y puede modificar el comportamiento de la persona afectada.
EL HSV-1 es un patógeno neurotrópico, es decir que va hacia las neuronas, y causa un amplio rango de manifestaciones clínicas que van desde alteraciones ligeras en la piel, como lesiones en la boca y la cara, a una infección grave del sistema nervioso central. Puede alcanzar el cerebro sin síntomas clínicos evidentes pero una vez allí es la causa más común de encefalitis esporádica en adultos, así como la principal casa de ceguera infecciosa en los países desarrollados debido a la queratitis herpética. Las encefalitis agudas se caracterizan por una neuroinflamación exacerbada y una activación neuroinmune prolongada, generando una enfermedad potencialmente mortal, pero el punto novedoso es que en casos asintomáticos genere alteraciones importantes que no relacionamos con el herpesvirus. Su presencia de por vida en el organismo produce en algunas personas cambios en procesos celulares que son imprescindibles para el normal funcionamiento de las neuronas, lo que puede llevar a patologías cerebrales, más o menos visibles, en una parte de las personas seropositivas.
El virus se adquiere normalmente durante la infancia y produce infecciones de por vida debido a su habilidad para infectar y mantenerse latente en las neuronas, uno de las pocos tipos celulares que no se recambia en el organismo. Desde ellas puede generar nuevas oleadas de herpesvirus. A nivel mundial, el 60% de la población tiene anticuerpos contra ese virus, sin embargo, solo entre el 20 y el 40% de aquellos que han sido infectados desarrollan síntomas. Ello no obstante las personas infectadas con el HSV-1 pero asintomáticas son reservorios significativos del virus; es decir, mantienen el virus viable durante décadas y pueden contribuir también a su transmisión.
Un dato importante es que se están acumulando evidencias de que la infección del HSV-1, tanto en individuos con síntomas como asintomáticos puede llegar a causar un daño neuronal, y eventualmente, dar lugar a una enfermedad neurodegenerativa. Además, ha surgido la idea de que el virus pueda alterar algunos circuitos neuronales y, sin llegar a causar una encefalitis, generar cambios en la función neural que se manifiesten por cambios en el comportamiento.
Los herpesvirus pueden inducir de forma repetida una respuesta inflamatoria en los períodos de reactivación. La edad, el estrés, la coexistencia de otras infecciones y algunos determinantes genéticos y ambientales de la respuesta inmune son factores que pueden inducir una reactivación. Los que tenemos una infección con HSV-1 estamos acostumbrados a que en épocas de estrés, ante una infección leve como una gripe, tras cambios de altitud o pérdida de sueño, momentos quizá de bajada en nuestro sistema defensivo, el virus se active y lo veamos en nuestros labios.
Un grupo de investigadores daneses ha estudiado si el comportamiento suicida o los trastornos psiquiátricos son más frecuentes en las personas que tienen anticuerpos contra el HSV-1 que en el resto de la población. El estudio se hizo aprovechando una gran cohorte de donantes de sangre. Se partió de 81 912 voluntarios que habían dado su consentimiento informado y se identificaron dentro de este grupo todos los casos con diagnóstico psiquiátrico en el período 1971-2013, que habían intentado o cometido suicidio (1977-2011) o que habían estado implicados en un accidente de tráfico. A cada uno de los que se localizó se le emparejó con otro caso que no estuviera en ese grupo y sirviese como control, que fuera de la misma edad en el momento de la extracción de la sangre, y el mismo sexo, se ajustó por tabaquismo e historial previo de los padres de enfermedades psiquiátricas, obteniéndose 12,500 casos y controles. En las muestras de suero sanguíneo se analizó la presencia de anticuerpos contra el HSV-1 y se hizo un análisis estadístico en 5336 individuos, 1504 casos psiquiátricos (853 mujeres), 353 casos de suicidio (193 mujeres) y 3479 controles.
La edad media en el momento de la donación eran 37,6 años y 50,9% tenían evidencia serológica de infección con HSV-1. De los que habían intentado cometer suicidio el 60,6% eran positivos a HSV-, mientras que en los que no lo habían intentado el 50% eran positivos a HSV-1. El «odds ratio» la relación entre ambas variables es 1,40. Los «odds ratio» oscilan entre 0 e infinito. Cuando el odds ratio es 1 indica ausencia de asociación entre las variables. Los valores menores de 1 señalan una asociación negativa entre las variables y los valores mayores de 1 indican asociación positiva entre las variables. El 1,40 implica que si tienes HSV-1 tienes mayor riesgo de intentar o cometer un suicidio.
En relación la temporalidad, la infección con HSP-1 estaba asociada con tener un primer trastorno psiquiátrico después de la fecha de la extracción de sangre. La proporción del rango de incidencia es de 1,44, lo que implica que la presencia del virus está asociada con los trastornos psiquiátricos pero solo en individuos registrados con un primer trastorno psiquiátrico después de la donación de sangre; es decir, que la infección ocurre antes que el primer registro de un diagnóstico psiquiátrico.
Los resultados van más allá de los dos temas objeto del estudio: suicidio y trastornos psiquiátricos. El HSV-1 es neurotrópico, se dirige hacia las neuronas y se replica preferentemente en las regiones frontal y temporal cerebro. Allí puede generar alteraciones cognitivas y alteraciones de la memoria similares a las que se observan en las personas con esquizofrenia. Además, estos resultados apoyan que la infección primaria del HSV-1, en algunas personas, puede una década después llevar a un daño neural que promueva o contribuya al desarrollo de enfermedades neurodegenerativas.
Hay 8 tipos de virus herpes que infectan a los seres humanos (ver Virus herpes que infectan al ser humano). Después de la infección inicial, todos los virus herpes permanecen en estado de latencia dentro de células huéspedes específicas y pueden reactivarse luego. Los virus herpes no sobreviven mucho tiempo fuera del huésped, por lo cual la transmisión suele requerir un contacto íntimo. En las personas con infección latente, el virus puede reactivarse sin causar síntomas; en esos casos, los pacientes asintomáticos pueden liberar virus y transmitir la infección.
El virus Epstein-Barr (EBV) y el virus herpes humano tipo 8 (HHV-8), también conocidos como virus herpes asociados con el sarcoma de Kaposi (KSHV), pueden causar ciertos tipos de cáncer. La roséola infantil es una enfermedad de la infancia causada por herpesvirus 6 (y a veces 7).
Lo cierto es que el virus del herpes es uno de los grandes patógenos que soportamos y tenemos que seguir investigando, cuál es la fórmula que utiliza para tener tanta maldad
.
Necesitamos una fórmula que explique desde el principio no sólo la actuación de los gérmenes sino como reaccióna el sistema inmunitario, es tan duro como repetir la frase Stephen Hawking. Quiero encontrar la fórmula que explique el universo.

16 septiembre 2019

SI ME LO PROPONGO, PUEDO SER EL ARQUITECTO DE MI PROPIO CEREBRO.

Filed under: FUNCIONES PSIQUICAS,General — Enrique Rubio @ 20:15

De todas las cosas que puedo imaginar , la que mas me convence, es ”mi pensamiento puedo convertirlo en realidad”.
Lo que pienso define mi realidad, o puede convertir mis pensamientos en realidad
Podré ser el arquitecto de mi propio cerebro. Las palabras de nuestro Don Santiago Ramón y Cajal nos dan fuerza para conseguir la perfección
Mis pensamientos definen mi realidad. Si cambio mis pensamientos puedo cambiar mi realidad, de forma positiva o negativa.
Si creo que todo me va a ir mal, lo conseguiré. Si considero que me van a hacer daño, así sucederá. Sin darnos cuenta, lo que pensamos define nuestra realidad.
No somos conscientes del gran poder que tenemos con nuestros pensamientos. Creemos que tan solo son ideas que pululan por nuestra mente, pero ¿y si debido a ellas nuestra vida girase en otra dirección?
La realidad que vemos está en nuestra mente. O la realidad que deseamos es posible
¿Mala suerte? Descubre cómo convertir los pensamientos negativos en positivos
Hace solo unos meses a mi querido amigo, un poeta sublime, se le murio su esposa, quedo tan triste, que me atreví a decirle.
Tanto te intereso la tristeza, que al final la conseguistes. Quizás cruel por mi parte, pero de bella que quería hacer sus poesía, cayo en la tristeza
También, es posible que tus expectativas, siempre altas, te jueguen una mala pasada .
Cuando los pensamientos que mantienes son muy negativos, ellos mismos afectan a tus emociones y por lo tanto también a la manera en la que te comportas.
La emoción es primaria y además desencadena el sentimiento, y si rememoras este, caes de nuevo en la emoción. Es la rueda. No pretendas mucho una cosa, porque a lo mejor la consigues.
Cambiar lo que pienso y así mi realidad , me modifica de una forma evidente
De igual forma, si dejo de pensar que la gente siempre quiere engañarme, esto dejará de ocurrir.
Claro que en determinado momento puedo sufrir un engaño, pero si no empiezo a quejarme y a pensar que entonces todo el mundo quiere engañarme, tardaré mucho, o quizás nunca más vuelva a encontrarme en esta situación.
Los pensamientos son muy poderosos. Por eso es importante que dejemos de utilizarlos en nuestra contra y empecemos a hacerlo a nuestro favor.
Tendemos a caer en el victimismo. Nos encanta quejarnos y rumiar una y otra vez pensamientos negativos que no nos llevan a ninguna parte y que en ocasiones nos causan ansiedad y hasta depresión.
Nos mantenemos en nuestra zona de confort sin hacer nada, esperando que las cosas se solucionen por sí solas y esperamos que un día dejaremos de tener mala suerte.
Tú tienes el poder de cambiar todo lo que está ocurriendo. Simplemente debes modificar tu perspectiva y observar lo que te sucede de otra manera. Dale prioridad a tus pensamientos positivos y desecha todos los negativos

Lo que siempre has querido conseguir, en la mayoría de los casos acaba convirtiendo el sueño en “anhelo” en vez de realidad.
Que tu sueño profesional se quede en fantasía o se convierta proyecto depende única y exclusivamente de ti.
Investigar, definir y planificar:
Investiga y Explora
La falta de información nos hace dudar e incluso nos paraliza a dar el salto. ¡Investiga! Cuanta más información tengas, menor será tu miedo, mayor tu claridad y enfoque a la hora de decidir. No decidas sin saber, porque te quedarás en el mismo sitio donde estás ahora.
Define y visualiza
Cuanto más preciso seas en tu metas y objetivos, ¡mejor! Además, te ayudará a tener más claridad. Aunque puede ser tedioso es una tarea fácil que merece la pena realizar ya que, cuando defines tu sueños y proyectos te estás preparando para cumplirlos, es el despegar.

Puedo intentar saber ¿Cuál es mi sueño/proyecto profesional?¿ Qué hago en mi proyecto? ¿Cómo me siento?¿Qué cambios tengo previstos en mi vida personal y profesional en los próximos 6 meses para conseguirlo? ¿Y en el próximo año,qué quiero conseguir en mi terreno personal y profesional de aquí a 5 años?
Teniendo en cuenta tus respuestas elabora una lista con todo lo que tiene que suceder y que haber para que la primera fase de tu proyecto (en 6 meses – 1 año) esté terminada. Por ejemplo: hacerme autónomo, dejar mi trabajo, acabar mi formación, web terminada, tener una newsletter, tener “x” clientes, irme a vivir fuera, escribir un libro, sentirme seguro, … TODO lo que tú quieres y necesitas.
Plan de Acción
Investiga, visualiza, definelo, piensalo y deciidelo y sobre todo ¡pasa a la acción!
Es primordial planificar, que es la base para que tu idea/proyecto se desarrolle con éxito.
Donde estás ahora y dónde quieres llegar.
Un plan de acción te da rumbo, claridad y seguridad a la hora de avanzar y además, te ayuda a planificar tu proyecto, a comprenderlo mejor y a pasar a la acción.
Haz mini planes. Puedes tener un plan anual, dividirlo en planes trimestrales, en mensuales, semanales y diarios.
El orden domina la evolución Cuanto más organizado y definido mejor. ¡Ah! Y no olvides que fijarte tareas diarias te mantendrá motivado, enfocado y te acercará todavía más a tus objetivos a l/p.
Crea tu plan de acción.
Contesta las siguientes preguntas de forma ordenada, concreta y coherente:
¿QUÉ? – cuáles son tus objetivos
¿CÓMO? – actividades, tareas y acciones que vas a realizar para conseguir tus objetivos
¿CUÁNDO? – fija fechas diarias, semanales y/o mensuales para completar tus tareas y objetivos.
¿RESULTADOS? – establece el resultado que esperas de cada una de tus acciones.
Investigar, definir y planificar te ayudarán a lograr tus objetivos y conseguir que tu proyecto tenga éxito. Ten siempre presente que el mero hecho de soñar algo no es suficiente para hacerlo realidad; responsabilízate y comprométete contigo mismo. ¡Ah! Y no te olvides de divertirte, aprender en el camino y celebrar tus éxitos conseguidos durante el viaje.

Seguro que esto hará reir a algun lector, que lo lea. Pero hazlo con seriedad, porque los tiempos que vivimos no están para bromas.
Cuando releo esto, que solo en parte es de mi creación, puedo añadir algo, que me parece mas real, pero que mucho mas real.
Todo esto que estoy escribiendo, sino es mentira se le aproxima mucho. Nadie se controla , propone y ejecuta unos pensamientos positivos para siempre. Nuestro cerebro no esta aun preparado para efectuarlo. Es posible que algunos espiritualistas muy ensallados, lo consigan, en los demas es romance, al menos durante la mayor parte de su vida.
Es posible que determinados cerebros, muy insistentes, lo consigan tras mucho tiempo. Por lo pronto generalizar que la idea se puede convertir en realidad, es una promesa a ratos.
La oración es aparte, rezar convencido y a diario puede dar algún resultado.
Hay que procurar no ser romántico al menos en exceso.
Referencias
Enriquerubio.net
Raquel Lemos Rodríguez · 29 junio, 2017

OTRA VEZ LOS REPTILES.

Filed under: depresion demencias — Enrique Rubio @ 19:46


Mata a su exmujer, su exsuegra y su excuñada, lo que hoy me encuentro al abrir el teléfono.

El hombre se ha entregado a primera hora de la mañana en un cuartel de la Guardia Civil en Ames (A Coruña).
Ante los agentes, el ahora detenido ha manifestado haber matado a su exmujer, a la madre y a la hermana de ésta.
La exmujer tenía 39 años, su excuñada, 27 y su exsuegra, 57 años. La pareja llevaba más de dos años separada y no constan denuncias por violencia machista
El vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, visitó el lugar del suceso junto al alcalde de Valga, José María Bello Maneiro, quien se encontraba visiblemente afectado por el triple crimen. Ambos confirmaron que la exmujer era vecina de Campaña y el presunto asesino era de Bertamiráns y que se había casado en segundas nupcias con la víctima, ya que tiene un hijo mayor de veinte años de una relación anterior. Él trabajaba en una empresa de aluminios.
Fuentes conocedoras del caso confirmaron que el hombre utilizó un arma corta para perpetrar el triple asesinato para la que no tenía licencia. Además, se confirma que los dos hijos del matrimonio se encontraban en la casa en el momento del crimen.
El asesinato de Valga (Pontevedra) han señalado que el presunto asesino, José Abet Lafuente, de 45 años de edad, disparó primero a su exmujer, Sandra Boquete Jamardo, de 39 años, y delante de sus hijos, cuando todos se encontraban en un coche para ir al colegio. Posteriormente habría matado a la madre y hermana de esta en una finca próxima que agentes de Policía Judicial peinaron a fondo.
¿Qué le pasa a este señor para cometer estos crimenes?.
Se ha convertido en un depredador y además de los más asesinos. esto lo hace algún tipo de animal, posiblemente los reptiles. Y esto me conduce a la teoría de Mac Clean, el cerebro triuno.
Este señor se ha convertido en un reptil, que mata despiadamente y siguiendo unos instintos muy primitivos, de los que el humano se deprendio hace tiempo, pero que siguen existiendo aunque controlados por las partes restantes del cerebro, el de las emociones y el del conocimiento.
En un momento determinado los cerebros de las emociones y el cerebro inteligente deja de frenar al de los reptiles y este actúa.
. Otro ejemplo que me ha llamado la atención lo vi en televisión , donde se mostraban casos clínicos de criminales
Se trataba de un Señor que dormía dulcemente en su casa, se despierta, que dirige a casa de sus suegros, golpear gravemente a su suegra y APUÑALA A SU SUEGRO HASTA LA MUERTE.
Vuelve su casa, se acuesta, y lo despierta la policía y cuando lo interroga no se acuerda de nada.

Después de una serie de juicios el asesino es inculpado, porque se entiende que lo hizo bajo los efectos del sonambulismo, ya que le había encontrado hay y a sus familiares alteraciones en el registro electroencefalografico del sueño.
Esto sólo dice que se ha encontrado un trastorno eléctrico en su cerebro, que es familiar.
Pero elucubrando, se puede pensar que un disturbio electrico durante el sueño, lo convirtió en un depredador. Eliminó las capas superiores de su cerebro limbico y telencéfalo y permitió actuar al cerebro de los reptiles.
El primer caso se trata del número 47 de violencia de género cometido en España durante lo que va del año 2019. Y esto se puede explicar de varias maneras.
En el primer caso, posiblemente el asesino había madurado, durante varios días un sentimiento de ira que transformó en asesinato. ¿Pero que estructura cerebral se puso en marcha?. No había sido un asesino antes. Su agresividad comienza con el conflicto matrimonial.
Y en el segundo caso posiblemente unas alteraciones de los ritmos cerebrales, activo áreas relacionadas con la criminalidad.
Aunque es evidente que estamos ante una epidemia de criminalidad entre otras malvadas manifestaciones del ser humano. Hay que preguntarse imperiosamente que está pasando en el ambiente que vuelve al hombre en un criminal despiadado.
Algo está pasando y la funcionalidad del cerebro no es capaz de controlarse. Y esto aunque da para rellenar múltiples artículos, ni siquiera nos asoma a buscar la causa que induce a nuestro cerebro a comportarse como un terrible animal . Y es vital que nos preocupemos, no sólo de informar al público, que también hay que hacerlo, pero sobre todo controlar lo que motiva esta ascendente criminalidad.
Hay que encontrar como un equilibrio tan maravilloso que caracteriza a nuestro cerebro, se perturba desde el exterior y lo convierte en en un terrible y depredador animal.
Por ello vuelvo a repetir la teoría de MACCLEAN sobre el cerebro TRIUNO

• “EL CEREBRO TRIUNO DE MACCLEAN”
Paul D. MacLean fue un médico norteamericano y neurocientífico que hizo importantes avances en los campos de la psicología y la psiquiatría : Su teoría evolutiva del cerebro triúnico propone que el cerebro humano es en realidad tres cerebros en uno: el reptiliano, el de los mamiferos y el del hombre. James Papez ya había acuñado esta teoría, que habría desaparecido y hubiera pasado a la historia si no hubiera constituido la principal fuente de inspiración en la teoría de MacLean
1. Cerebro primitivo (arquipálio), constituido por la estructuras del tronco cerebral: Bulbo, cerebelo, puente y mesencéfalo, con el más antiguo núcleo en la base, el globo pálido y bulbos olfatorios. Se dice que corresponde al cerebro reptiliano, también llamado complejo-R por el neurofisiologo Paul MacLean.
2. Cerebro intermedio (paleopálio), formado por las estructuras del sistema límbico. Y se corresponde al cerebro de los mamíferos inferiores.
3. Cerebro superior o racional , eln Neopálio, situado en la capa superior), que comprende la mayor parte de los dos hemisferios cerebrales (formado por el neocórtex) y algunos grupos neuronales subcorticales. Este último solo es compartido por los mamíferos superiores, incluyendo a los primates y el hombre.
Los tres cerebros están interconectados como computadoras biológicas y cada uno tiene su propia inteligencia especial, su propia subjetividad, su propio sentido del tiempo y del espacio y su propia memoria
Esta hipótesis se convirtió en paradigma e interpretó primero que el neocortex dominaba los otros niveles mas bajos. MacLean cree que esto no es asi y que el cerebro o lóbulo limbico de situación inferior y que controla las emociones, puede controlar las funciones del neocortex cuando lo necesita

Los tres cerebros se desarrollan superponiéndose durante la evolución embrionaria del feto. Y también cronológicamente en la evolución de las especies ,filogenia, desde el lagarto hasta el homo sapiens. En palabras de MacLean, son como tres computadoras biológicas que, aunque íntimamente interconectadas, conservan cada una sus propias formas peculiares de inteligencia, subjetividad, sentido del tiempo y del espacio, memoria, motricidad y otras funciones menos específicas.
La parte más primitiva del cerebro básico, es el cerebro instintivo y reptiliano y esta formado por los ganglios basales, el tallo cerebral y el sistema reticular. Es esa parte la que se ocupa de las actividades intintivas. Se aloja en el tronco cerebral y se calcula que se desarrolló hace unos 500 millones de años. Se encuentra presente primordialmente en los reptiles, que
son las especies animales con un menor desarrollo cerebral. El suyo, está diseñado para manejar la supervivencia desde un sistema binario: huir o pelear, con muy poco o ningún proceso sentimental. Tiene un papel muy importante en el control de la vida instintiva y se encarga de autorregular el organismo. Este cerebro no está capacitado para pensar, ni sentir. Su función es la de actuar, cuando el estado del organismo así lo demanda. La conducta animal e instintiva está en gran medida controlada por esta área del cerebro.
Se trata de un tipo de conducta instintiva programada y poderosa y, por lo tanto, es muy resistente al cambio. Es el impulso por la supervivencia: comer, beber, mantener la temperatura corporal, sexo, territorialidad, necesidad de cobijo y de protección. Es un cerebro funcional, territorial, responsable de conservar la vida y el responsable de las mayores atrocidades. Nos sitúa en el presente, sin pasado ni futuro y por tanto es incapaz de aprender o preveer. No piensa ni siente emociones y es pura impulsividad. En el cerebro reptiliano se procesan las experiencias primarias, no verbales, de aceptación o rechazo.
Aquí se organizan y procesan las funciones que tienen que ver con el hacer y el actuar. Es el responsable de las conductas automáticas, tales como las que se refieren a la preservación de la especie y a los cambios fisiológicos necesarios para la sobrevivencia. El sistema básico o reptiliano controla la respiración, el ritmo cardíaco, la presión sanguínea e incluso colabora en la continua expansión-contracción de nuestros músculos. Este primer cerebro es sobre todo como un guardián de la vida, pues en él están los mayores sentidos de supervivencia y lucha. Y además, mantiene la interrelación con los poros de la piel, los cuales son como una especie de interfase que poseemos con el mundo externo. Este primer cerebro es nuestro agente avisador de peligros para todo el cuerpo. Permite la adaptación con rapidez por medio de respuestas elementales poco complicadas emocional o intelectualmente. Esta conducta no está basada en consideraciones basadas en las experiencias previas ni en los efectos a medio o largo plazo.
Las conductas de las personas calificadas como de psicópatas ,las que carecen de sentimientos de culpa y de paranoicos se ajustan a este patrón de conducta. En la psicopatía se juega el papel de depredador y en la paranoia el de presa. Es en este primer cerebro donde las adicciones son muy poderosas, tanto a algo como a alguien o a una forma de actuar. Por decirlo de alguna forma rápida, este primer cerebro es una herencia de los períodos cavernarios, donde la supervivencia era lo esencial.
Desempeña un papel crucial en el establecimiento de territorio, la reproducción y la dominación social. Las características primordiales de los comportamientos del Complejo-R es que son automáticos, tienen una cualidad ritual, y son muy resistentes al cambio.
El SISTEMA LÍMBICO es la parte media del cerebro aunque se le llama también ” muy bien sus desertor en lo lo el paleopallium o el cerebro intermedio o cerebro de los viejos mamíferos. Aquí se asientan las emociones y los instintos, alimentación, lucha y huida, y comportamiento sexual. En este sistema se acumula lo agradable o desagradable y la supervivencia depende de evitar el dolor y obtener el placer.
El sistema Limbico en su totalidad parece ser el asiento primario de la emoción, de la atención, y de las memorias afectivas. Anatómicamente incluye el hipotálamo, el hipocampo, la amigdala.
Los Budistas afirman que aquí se alojan la determinación de la valencia positiva o negativa hacia algo y el comportamiento creativo. Las conexiones de este cerebro con el neocórtex son amplias en ambos sentidos de forma que las reacciones son una mezcla en sus respuestas de lóbulo limbico y telencefalo
Según MacLean el sistema Limbico tiene una tendencia dogmática y paranoica y la base biológica para la tendencia del pensamiento como sensación subordinada a racionalizar deseos. En opinión de McClean este cerebro intermedio aloja juicios de valor en vez de alojarse en el neocortex, motivando o produciendo con frecuencia confusiones .

NEOCORTEX es la corteza del cerebro también conocido como el cerebro neo mamífero ,neo mamalian, y aloja lo racional y superior y se extiende a prácticamente a los hemisferios cerebrales y algunos grupos neuronales subcorticales.
Es la ultima adquisición de los homínidos y ocupa dos tercios de la masa total del cerebro. Todos los animales también tienen un neocortex, es relativamente pequeño, con escasos pliegues y menor complejidad y desarrollo, de forma que anatómicamente los tres modelos no estan perfilados de forma que a nivel de anécdota, se puede explicar como los mamíferos pueden aprender aunque con dificultad.
El cerebro de los primates y, por lo tanto, de la especie humana, aloja las funciones cognoscitivas más altas que distinguen a hombre de los animales. MacLean llama a la corteza del cerebro “la madre de la invención y el padre del pensamiento abstracto “. La corteza se divide en los hemisferios izquierdos y derechos. La mitad izquierda de la corteza controla la parte derecha del cuerpo y el cerebro derecho, el lado izquierdo del cuerpo. También, el cerebro derecho es más espacial, abstracto, musical y artístico, mientras que el cerebro izquierdo más linear, racional, y verbal.

Posiblemente en el funcionamiento del cerebro no importa tanto la función que realizan las partes del cerebro por sí solas, como el modo en el que se conectan entre sí para trabajar en conjunto y en tiempo real.
Es posible que MACCLEAN agregará un poco de romance a su cerebro TRIUNO. Pero por ahora no hay otra explicación mejor.
Encontrar el centro de recibir algo y lo que lo desencadena es imperativo para mitigar el peque terrible conflicto.
Esto es un problema de vuelta atrás en la evolución. Es un atavismo de la especie. Volvemos a ser animales.
¿Nos lo aclarara la nueva inteligencia artificial?
En ello estamos.

14 septiembre 2019

Filed under: General — Enrique Rubio @ 15:08

13 septiembre 2019

AUTOINMUNIDAD

Filed under: INMUNIDAD — Enrique Rubio @ 22:09

VACUNAS Y AUTOINMUNIDAD

Es la que posee un organismo contra sus propios constituyentes antigénicos.
Una enfermedad autoinmune, también enfermedad autoinmunitaria, esta causada por el sistema inmunitario, que ataca las células del propio organismo. En este caso, el sistema inmunitario se convierte en el agresor y ataca y destruye a los propios órganos y tejidos corporales sanos, en vez de protegerlos. Existe una respuesta inmunitaria exagerada contra sustancias y tejidos que normalmente están presentes en el cuerpo.
Las Enfermedades autoinmunes, existen y tenemos muchas dificultades para entenderlas y tratarlas.
He llegado a la conclusión, que todas o la mayoría de las enfermedades crónicas, se acompañan de daños por inmunidad, y su etiología es plural e inalcanzable. Hace falta elucubrar para creer que la evolución, que nos rodea de patógenos de todo tipo, complica la vida del sistema inmunitario y da lugar a la aparición de nuevas enfermedades que de manera genérica se las llama “autoinmunitarias”
Jume Masdeu, escribe sobre el desuso de las vacunas en nuestros días y lo publica LA VANGUARDIA 30/04/2018 02:01 | Actualizado a 30/04/2018 07:55
El escepticismo sobre la necesidad de la vacunación es un hecho en las sociedades europeas. Los que no creen en la vacuna, los escépticos, lo hacen por motivos ideológicos o religiosos. Su información está mantenida por informaciones contradictorias y frecuentemente falsas, y en General poco creíbles. Parece no existir evidencia científica creíbles que demuestren este rechazo a la vacunación , los rumores suelen conseguir arañar la credibilidad de las evidencias científicas.
El comisario de Salud y Seguridad Alimentaria de la Comisión Europea, Vytenis Andriukaitis, ha hecho públicas las recomendaciones sobre la manera en que la Unión Europea (UE) puede intensificar la cooperación en la lucha contra las enfermedades evitables mediante vacunación, a raíz del llamamiento del presidente Jean-Claude Juncker, en su discurso sobre el estado de la Unión de 2017, a que se adopten medidas destinadas a aumentar el índice de vacunación y garantizar que todos tengan acceso a las vacunas. En este sentido, Vytenis Andriukaitis manifestó que “resulta descorazonador ver que hay niños que mueren por no estar adecuadamente vacunados, por la reticencia a vacunarlos o por escasez de vacunas”. Entre las 20 medidas que plantea la Comisión Europea se encuentran aplicar planes de vacunación nacionales o regionales de aquí a 2020, ofrecer controles sistemáticos de la situación de vacunación y crear un portal europeo de información sobre vacunación.
Enumeremos someramente lo que esta pasando con las vacunas.
Por poner ejemplos , en el 2017, los casos de sarampión se triplicaron en la UE, hasta llegar a los 14.000 y en los dos últimos años, más de 50 personas han muerto por sarampión y 2 por difteria. Mirando a un futuro nada lejano, aunque la UE esté actualmente libre de polio, si caen los porcentajes de vacunación, aumenta el riesgo de que la enfermedad pueda reintroducirse en suelo europeo y la desconfianza no conoce edades. También la gente mayor es escéptica, y cada día se vacuna menos contra la gripe. Sólo un 34% de mayores de 65 años la recibe.
“Las vacunas son víctimas de su propio éxito”, dice Xavier Prats, de la CE
Se pueden exponer datos concretos, como que cada año, a nivel mundial, 2,7 millones de personas eluden el sarampión gracias a la ¬vacuna. Se pueden poner sobre la mesa las reglas estrictas de la UE para la autorización de vacunas, recordar que lleva entre 12 y 15 años el proceso de desarrollo de una vacuna y que, una vez en el mercado, la supervisión se ¬mantiene constantemente. Pero las buenas razones no son suficientes para convencer a todo el mundo. Algunas ideas equivocadas han conseguido desviar la atención de los beneficios de la vacunación, y la han focalizado en la desconfianza en la ciencia y en el temor de -posibles efectos colaterales.
“La vacuna, se ve como si se introdujera un cuerpo extraño en el organismo –argumenta Xavier Prats- cuando en realidad es todo lo contrario. Lo que hace es estimular las propias defensas del cuerpo humano”.
Lo que ocurre es éste es que han aparecido ingerencias, con anotaciones no esperadas, sde trata de una información que relaciona El comisario de Salud y Seguridad Alimentaria de la Comisión Europea, Vytenis Andriukaitis, ha hecho públicas las recomendaciones sobre la manera en que la Unión Europea (UE) puede intensificar la cooperación en la lucha contra las enfermedades evitables mediante vacunación, a raíz del llamamiento del presidente Jean-Claude Juncker, en su discurso sobre el estado de la Unión de 2017, a que se adopten medidas destinadas a aumentar el índice de vacunación y garantizar que todos tengan acceso a las vacunas. En este sentido, Vytenis Andriukaitis manifestó que “resulta descorazonador ver que hay niños que mueren por no estar adecuadamente vacunados, por la reticencia a vacunarlos o por escasez de vacunas”. Entre las 20 medidas que plantea la Comisión Europea se encuentran aplicar planes de vacunación nacionales o regionales de aquí a 2020 y ofrecer controles sistemáticos de la situación de vacunación y crear un portal europeo de información sobre vacunación.
La vacuna polivalente del sarampión, las paperas y la rubéola (MMR) se las ha relacionado con el autismo.
Andrew Westlake, en 1998 publicó un artículo en el que establecía el vínculo a partir de un trabajo que había realizado. Todos los estudios posteriores negaron la hipótesis de Westlake. No hay ninguna conexión establecida entre esta vacuna y la enfermedad en cuestión.
Pero esto no importa, lo importante es convencer, no tener razón. La teoría sigue circulando, y se extiende la duda a una parte importante de la población.
Al mundo civilizado «LE CUESTA ENTENDER», que se ponga en duda la validez y bondad de la vacunación y la Comisión Europea plantea actuar en dos áreas, cooperando entre los estados y movilizando a los médicos. En la colaboración entre países se trata de establecer un calendario europeo de vacunación, y una tarjeta electrónica válida en todos los estados. Al mismo tiempo, estar preparado para reaccionar rápidamente ante cualquier epidemia o problemas con las reservas de vacunas.
Al mismo tiempo que se añaden de planes nacionales que fijen tasas mínimas de vacunación, chequeos regulares, y facilitación de acceso a las vacunas.
En el artículo preocupa mucho, como es natural, de reforzar la idea de que las vacunas son imprescindibles. Con este objetivo llega la propuesta de crear una Coalición para la Vacunación, que reúna representantes de las asociaciones de trabajadores médicos y de estudiantes para comprometerse en el aumento de la cobertura de las vacunas en Europa. Esto en política se podría llamar populismo, es importante que todo mundo intervenga y este contento, casi no importa lo demás .
En el libro Inmunidad publicado en el 2014, una futura madre, Eula Biss, investiga la ciencia y la mitología de la vacunación impulsada por su preocupación por el hijo que va a nacer. Biss tiene dudas sobre la eficacia de las vacunas, sus posibles efectos secundarios, su necesidad, y si no dejan de ser una intrusión antinatural. Al final del recorrido, que detalla en las páginas del libro, llega a la conclusión de que “las vacunas invitan al sistema inmunitario a producir su propia protección…. los anticuerpos se generan en el cuerpo humano, no en fábricas”. Biss termina vacunando a su hijo. De esta manera, el libro se convierte en una inyección contra la ignorancia y los temores, una buena dosis de sentido común en el mundo de las vacunas.
Esto es verdad, la vacunación ha salvado muchas vidas. Aumenta las defensas selectivamente. Esto no es dudoso, probablemente es la vacuna una de las causas del aumento supervivencia del ser humano.
El problema puede ha ser la ingerencia. Estamos produciendo un exceso de inmunidad, que desde luego no hace tanto daño como la enfermedad, y mata mucho menos, pero nos está complicando la vida.
Y muy lejos de estar en contra las vacunas, mi pregunta es: cuanto intervienen las vacunas en la genesis de las enfermedades pòr autoinmunidad que nos están afectando.
Y ¿podemos hacer algo por evitarlo?.
Múltiples patógenos aparecen cada día en este mundo que se adiciona a todo y como consecuencias, enferma, porque no puede con todo.
«La idea es capaz de convertirse en relidad». Trabajar puede ser un castigo, pensar es un deleite.

ENFERMEDADES MENTALES E INMUNIDAD

Filed under: psiconeuroinmunologia — Enrique Rubio @ 14:26

¿Como no iba a intervenir en las enfermedades mentales la inmunidad?. Era de esperar, el sistema inmunitario defiende lo que debe y también de manera arbitraria lo que no debe.
El trabajo que publica Enrique Mezquita. Valencia, 6 agosto, 2019, nos ilusiona porque se puede predecir el brote de psicosis de manera sencilla, viendo en sangre periférica la relacion linfocitos/neutofilos.

Un resumen de la acción del sistema inmunitario en las enfermedades mentales, nos ayuda a comprender el porque de un equilibrio entre células inmunitarias, puede predecir un brote de psicosis y ofrecernos cantidad de posibilidades de mitigarlo

Los primeros estudios sobre la interacción mente-cuerpo datan de la primera mitad del siglo XX, cuando el fisiólogo Walter Cannon acuñó el término homeostasis en su trabajo «The wisdom of the body»1. Allí describió los mecanismos fisiológicos que intervienen en un equilibrio físico-químico esencial para el organismo y demostró cómo el estado emocional de un animal (ansiedad, estrés, rabia) puede acompañarse de la detención de movimientos del estómago. Por otro lado, Hans Selye desarrolló el concepto de síndrome general de adaptación, un conjunto de cambios psicofisiológicos que padecían ratas expuestas a diferentes agentes nocivos en el laboratorio2 como una reacción del organismo ante condiciones nuevas, y que años después acabaría acuñando el término estrés3. En 1975, con los trabajos del psicólogo Robert Ader y el inmunólogo Nicholas Cohen se acuñó el término psiconeuroinmunología a partir de estudios que demostraban que una señal aversiva canalizada a través del sistema nervioso condicionaba respuestas en el sistema inmune4. Debido a que frecuentemente los factores inmunológicos se asocian con factores endocrinológicos, y en ocasiones se habla del término psiconeuroendocrinoinmunología. Este campo de interés científico estaría dedicado al estudio tanto de los aspectos hormonales e inmunológicos de los trastornos mentales, como al de las manifestaciones psiquiátricas de enfermedades hormonales, inmunológicas y asociadas a tratamientos hormonales o inmunológicos.
Síntomas psiquiátricos en enfermedades autoinmunes
La implicación de factores inmunológicos en los trastornos psiquiátricos parte de diferentes observaciones. Por un lado, existen enfermedades autoinmunes (p.ej., lupus eritematoso sistémico [LES], encefalitis por anticuerpos anti-NMDA) que cursan con una elevada prevalencia de síntomas psiquiátricos. Por otro lado, estudios previos en los que se han administrado moduladores del sistema inmunológico a animales o humanos han objetivado síntomas psiquiátricos. En modelos animales, la inyección de citoquinas proinflamatorias (IL-1β y TNF-α) produce un comportamiento similar al aislamiento social8. En humanos, la administración de endotoxinas induce anhedonia y desactiva el núcleo estriado ventral, región implicada en los circuitos de respuesta cerebral a la recompensa14. Otro dato reconocido es que el tratamiento de la hepatitisC con IFN-α induce síntomas depresivos con elevada frecuencia15.
Algunas enfermedades autoinmunes y síntomas psiquiátricos.
Lupus eritematoso sistémico (LES)
Hasta un 75% de los pacientes con LES tienen afectación cerebral16, apareciendo los síntomas psiquiátricos típicamente en los primeros años de la enfermedad, incluyendo ansiedad, depresión y psicosis. Si bien la clínica afectiva puede tener un componente adaptativo en el contexto de padecer la enfermedad sistémica y sus limitaciones, en otros casos existen manifestaciones psicopatológicas asociadas a la enfermedad, coincidiendo con el al aumento de parámetros de actividad inmunológica (anticuerpos ANA y anti-DNA). La psicosis lúpica, considerada un criterio diagnóstico del LES, se asocia frecuentemente a anticuerpos positivos contra el ribosoma-P, aunque metaanálisis recientes sugieren que no sería específico de psicosis, asociándose también a ansiedad o depresión17. Si consideramos la afectación cognitiva asociada al LES, hasta un 80% de los pacientes presentan síntomas cognitivos leves o moderados, y un 3-5% severos16. Los dominios más afectados son la atención, la memoria visual y verbal, las funciones ejecutivas y la velocidad de procesamiento de la información. Estudios de neuroimagen con resonancia cerebral estructural han demostrado la presencia de atrofia cortical, lesiones en la sustancia blanca subcortical y cambios difusos en la sustancia gris18,19.
Encefalitis autoinmunes
Las encefalitis autoinmunes se caracterizan por un inicio agudo con crisis epilépticas del lóbulo temporal, síntomas conductuales o manifestaciones psiquiátricas y afectación cognitiva. Se han implicado autoanticuerpos contra autoantígenos a nivel sináptico o intracelular que pueden asociarse o no a un origen paraneoplásico20. Estos anticuerpos pueden estar dirigidos contra subunidades del receptor NMDA, canales voltaje-dependientes de potasio, complejos y contactina asociados a proteína2 (CASPR2), subunidades GluR1 y GluR2 del receptor del ácido amino-3-hidroxi-5-metil-l-4-isoxazolepropiónico (AMPAR) y subunidades B1 de los receptores B del ácido γ-aminobutírico (GABABR)7.
Las manifestaciones psiquiátricas pueden preceder a los síntomas neurológicos o incluso dominar el cuadro clínico en fases iniciales y comprenden síntomas afectivos, psicosis de tipo esquizofreniforme, o incluso sintomatología catatoniforme21. Así, hasta dos tercios de los pacientes con una encefalitis autoinmune por anticuerpos anti-NMDAR consultan inicialmente con dispositivos asistenciales de salud mental.
Trastorno autoinmune neuropsiquiátrico asociado a estreptococo (PANDAS)
El trastorno autoinmune neuropsiquiátrico asociado a estreptococo (PANDAS) es un síndrome pediátrico raro descrito en niños que, tras padecer una infección por estreptococo del grupo A β-hemolítico, desarrollan tics, movimientos involuntarios y síntomas obsesivo-compulsivos22. Se han descrito tanto inicios como exacerbaciones de la sintomatología obsesivo-compulsiva tras este tipo de infecciones. Se sugiere la existencia de una reactividad cruzada entre los anticuerpos antiestreptococo y proteínas (autoantígenos) de los ganglios basales cerebrales, entre los que figuran unas enzimas (aldolasas, enolasas), implicadas en la neurotransmisión, el metabolismo neuronal y la señalización celular, y que muestran una estructura similar a proteínas estreptocócicas. La seropositividad para anticuerpos contra los ganglios basales en pacientes con trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) se ha asociado con niveles elevados de glicina en el líquido cefalorraquídeo, sugiriendo que estos contribuyen al incremento del tono glutamatérgico que se ha descrito en pacientes con TOC7. La mejoría de los síntomas obsesivo-compulsivos con terapias inmunológicas apoya el papel de estos autoanticuerpos en la patogenia del TOC, o al menos en un subgrupo de pacientes que asocian los síntomas con el PANDAS23.
El sistema inmunológico y los trastornos psiquiátricos primarios
Existe evidencia clínica y datos de laboratorio que demuestran que alteraciones en la inmunidad celular y humoral son más prevalentes en pacientes con trastornos mentales comparados con individuos sanos.
Estrés y carga alostática
El estrés puede definirse como una amenaza para la integridad psicológica o fisiológica de un individuo. Ante el estrés agudo, se liberan catecolaminas y cortisol desde la médula y la corteza suprarrenal, respectivamente. Esta respuesta fisiológica juega un papel protector a corto plazo, aunque si el estrés se mantiene de forma crónica o existe una disregulación de la secreción hormonal puede llegar a ser perjudicial para el organismo24. A este aspecto se refiere el modelo de carga alostática. El organismo tiende a buscar el equilibrio de sistemas regulatorios fisiológicos (homeostasis) mediante respuestas de adaptación (alostasis) que implican al sistema nervioso simpático y neuroendocrino, especialmente al eje HPA25. Cuando existe un estrés crónico y la carga alostática sobrepasa un límite, se objetiva una disregulación crónica de los mediadores de alostasis y una respuesta maladaptativa que se ha relacionado con diferentes condiciones médicas, entre las que se encuentran trastornos mentales (depresión unipolar26, trastorno bipolar27, eszquizofrenia28), neurodegenerativos (deterioro cognitivo29) o endocrino-metabólicos (obesidad y síndrome metabólico30).
En la respuesta al estrés y la capacidad de tolerar la carga alostática intervienen diferentes factores incluyendo las experiencias personales, la genética y el comportamiento. Cuando el cerebro percibe una experiencia como estresante, se desencadenan respuestas fisiológicas y comportamentales, incluyendo la participación del sistema inmunitario, que inician el proceso de alostasis y adaptación. El acúmulo de alostasis, la sobreexposición a mediadores de estrés celulares, endocrinológicos e inmunológicos conducirá al desarrollo de enfermedades. Se ha relacionado la carga alostática con diferentes condiciones mentales, como el burn-out o el síndrome de fatiga crónica, así como con parámetros relacionados con el envejecimiento, como el riesgo cardiovascular, la afectación cognitiva y la mortalidad en poblaciones de edad avanzada29.
Inflamación en depresión
Los trastornos depresivos, además de los síntomas psicológicos, presentan constelaciones de síntomas somáticos o vegetativos en su expresión clínica que recuerdan a síntomas inespecíficos de enfermedades físicas sistémicas, como la astenia, la anergia, el dolor inespecífico, las alteraciones del apetito, las anomalías en el sueño y los déficits de memoria. Además, la depresión mayor con síntomas melancólicos o las depresiones bipolares presentan un curso longitudinal episódico y recurrente con períodos de remisión que recuerda al curso de varias enfermedades autoinmunes. La administración de citoquinas exógenas como el IFN-α puede inducir síntomas depresivos15,31, apoyando la relación entre el sistema inmune y la depresión.
En las últimas décadas se han descrito alteraciones en la activación de la respuesta inflamatoria a varios niveles en pacientes con depresión, en forma de disminución de linfocitosB, T, Thelper y Tsupresores32, de la actividad de las células natural killer33, de la respuesta proliferativa a mitógenos inespecíficos, así como un aumento de neutrófilos, de IL-632, IL-134, del TNF-α35, de la proteínaC-reactiva34 y de la activación de factores nucleares señalizadores de la cascada inflamatoria36. Por otro lado, se han correlacionado los niveles de estos factores con la severidad de la depresión37,38 y su respuesta al tratamiento.
Se han descrito también alteraciones en el estrés oxidativo39, existiendo una doble interacción entre este y la inflamación: moléculas oxidativas activan mediadores inflamatorios, así como la activación de la microglía produce metabolitos de estrés oxidativo. En condiciones normales, la microglía controla el inicio y el final del proceso neuroinflamatorio, condicionando su autolimitación. Sin embargo, en la exposición al estrés se puede producir una hiperactivación de la microglía que se traduciría en un exceso de inflamación que podría provocar neurotoxicidad40. Los síntomas cognitivos se consideran una dimensión nuclear en la depresión mayor, pudiendo incluso persistir tras la remisión de los síntomas afectivos. Se ha sugerido que los síntomas cognitivos de la depresión pueden resultar de la interacción compleja de factores neuroinflamatorios y neurohormonales relacionados con el eje HPA15,41,42.
Considerando lo anterior, la hipótesis neuroinflamatoria de la depresión43, junto con las alteraciones en la respuesta neurohormonal y metabólica descritas en estos pacientes, refuerzan la implicación de una alteración en los mecanismos fisiológicos de respuesta al estrés y a diversas noxas biológicas en la etiopatogenia de los trastornos depresivos. Incluso se ha descrito un subtipo de trastorno depresivo asociado a citoquinas, denominado ICAD por sus siglas en inglés (inflammatory cytokine-associated depression)44.
Inflamación en esquizofrenia
Se ha demostrado un estado proinflamatorio con un aumento de niveles de dichas citoquinas en pacientes con esquizofrenia respecto a controles sanos45. Aunque los niveles de factores inflamatorios son relativamente bajos en comparación con otras enfermedades inflamatorias, este estado de activación de bajo grado de la inflamación se ha implicado en un peor pronóstico de la esquizofrenia en relación con los síntomas psicóticos positivos46 y negativos46,47, la afectación cognitiva48 y la pérdida de volumen cerebral49. La asociación entre factores inflamatorios y un peor rendimiento cognitivo en primeros episodios psicóticos50 subraya la importancia de la inflamación en el peor pronóstico de los trastornos psicóticos en fases tempranas de la enfermedad. Se han descrito también niveles elevados de citoquinas proinflamatorias45 en las recaídas psicóticas, una reducción de los niveles de diferentes citoquinas proinflamatorias45 tras el tratamiento antipsicótico y la mejoría clínica, y aumentos de algunas citoquinas, como la IL-6, incluso antes de desarrollar una psicosis en poblaciones de riesgo51,52.
Como en otros trastornos, se ha propuesto que los efectos nocivos de la inflamación en la esquizofrenia se producirían mediante la participación del estrés oxidativo. Estudios realizados durante los últimos años han demostrado niveles anormales de metabolitos de estrés oxidativo tanto en tejido periférico53,54 como en tejido nervioso55,56, existiendo sinergias entre inflamación, mecanismos de excitotoxicidad, disfunción mitocondrial y agregación proteica anormal para inducir neurodegeneración. La activación o incremento de la densidad de la microglía puede conllevar la síntesis de prostaglandinas, citoquinas y especies reactivas del oxígeno, causando muerte celular57. A estos efectos hay que añadir el papel del eje HPA mediante la secreción mantenida de cortisol, pudiendo contribuir en cierto grado a la neurotoxicidad cerebral. De hecho, se ha descrito una asociación entre niveles elevados de cortisol y la reducción volumétrica de determinadas regiones cerebrales como el hipocampo58, región de gran relevancia en los procesos cognitivos, especialmente la memoria de trabajo, claramente afectada en pacientes con esquizofrenia. Esta reducción se ha vinculado a un peor funcionamiento social59 y una mayor duración de la enfermedad60.
Un aspecto planteado en estudios de pacientes con esquizofrenia y primeros episodios psicóticos es la posibilidad de que los factores inflamatorios y marcadores de estrés oxidativo puedan considerarse como marcadores de estado o de rasgo. A nivel de inflamación se ha sugerido que algunas citoquinas se comportarían como marcadores de estado (IL-1β, IL-6 o TGF-β), dado que aumentan en descompensaciones agudas y se normalizan con el tratamiento antipsicótico45. Otras citoquinas, en cambio, se podrían considerar marcadores de rasgo (IL-12, IFN-??, TNF-α, y sIL-2R), dado que el incremento de las mismas en los episodios agudos persiste tras iniciar el tratamiento antipsicótico45. Algo similar sucede con los marcadores de estrés oxidativo, considerándose algunos como marcadores de estado (estado antioxidante total, actividad de catalasa en glóbulos rojos y nitrito plasmático) y otros de estado (actividad superóxido dismutasa en glóbulos rojos)54.
Inflamación en otros trastornos neuropsiquiátricos
En el trastorno bipolar se ha asociado un estado proinflamatorio con el perfil clínico, incluyendo mayor severidad de síntomas maníacos62, depresivos63 y cognitivos64,65, antecedentes de tentativas suicidas y una mayor duración de la enfermedad66. Estudios de cohortes realizados en población infantil han demostrado que algunas citoquinas, como la IL-667, son predictoras de hipomanía en la edad adulta. Otros estudios han comparado los niveles de factores inflamatorios entre pacientes con trastorno bipolar y depresión unipolar, detectando niveles mayores en los primeros, lo que sugiere la existencia de una mayor disregulación inflamatoria en este trastorno68.
En el trastorno por estrés postraumático (TEPT) se ha descrito la existencia de un estado proinflamatorio que ha sido replicado en diferentes cohortes de veteranos de guerra69. En un metaanálisis de 20 estudios que exploraron la relación entre factores inflamatorios y el diagnóstico de TEPT respecto a controles sanos, se demostró un incremento de los niveles de IL-6, IL-1β e IFN-γ en el TEPT70, asociándose los niveles de IL-1β con la duración del trastorno y los de IL-6 con la severidad sintomática.
Niveles elevados de citoquinas han sido descritos también en otros trastornos de ansiedad, incluyendo el trastorno de ansiedad generalizada, el trastorno de pánico, las fobias o el TOC, sugiriendo que los hallazgos no son específicos de un trastorno concreto71,72. Así, se sugiere que la activación de la respuesta al estrés induce la secreción de citoquinas a nivel periférico y central, además de existir un tono simpático aumentado y una menor actividad parasimpática, lo que contribuiría a incrementar todavía más el grado de inflamación, conllevando efectos negativos en regiones cerebrales críticas para la regulación del miedo y la ansiedad, como el córtex prefrontal, la ínsula, la amígdala y el hipocampo.
En pacientes con trastornos de la conducta alimentaria también se han descrito niveles incrementados de citoquinas proinflamatorias y marcadores de estrés oxidativo73. Un metaanálisis de estudios en anorexia nerviosa74 sugiere que existe un aumento de los niveles de TNF-α, IL-6, IL-1β, y TNF-R-II y un descenso de los niveles de proteínaC-reactiva e IL-6R respecto a controles sanos.
Conclusiones
El sistema inmunitario es una pieza fundamental en la defensa del organismo y participa en el mantenimiento de la homeostasis. La interacción entre el sistema endocrinológico y el sistema nervioso autónomo explicaría en parte el impacto recíproco del sistema inmunitario en las funciones psicológicas y la conducta, así como del estrés psicológico en la respuesta inmunitaria.
Varias alteraciones del sistema inmunitario se han asociado a la presencia de trastornos mentales, destacando una disregulación de la respuesta inflamatoria del organismo con el predominio de un estado proinflamatorio. La exposición a situaciones de estrés crónico puede conllevar respuestas maladaptativas de diferentes mediadores hormonales, inflamatorios y cardiovasculares que estarían implicados en la patogenia de diferentes trastornos metabólicos y neuropsiquiátricos. Por otro lado, existe una asociación robusta entre enfermedades autoinmunes y síntomas psiquiátricos, entre los que se incluyen síntomas obsesivo-compulsivos, depresivos o psicóticos.
El desarrollo de este cuerpo de conocimiento puede aportar en los próximos años importantes avances en la identificación de poblaciones de riesgo, mecanismos etiopatogénicos, diagnóstico y tratamiento de algunos trastornos psiquiátricos. Sin embargo, por el momento no se ha alcanzado un consenso sobre el uso de biomarcadores del sistema inmunitario que permita extender su aplicación en el diagnóstico ni recomendar tratamientos inmunomoduladores para los trastornos mentales primarios en la práctica clínica diaria.

“Un 25 por ciento de los españoles sufre al menos una enfermedad mental a lo largo de su vida. Las enfermedades mentales abarcan un número importante de dolencias que van desde los trastornos neurológicos hasta el consumo de sustancias tóxicas. “Las enfermedades que más afectan a la población española, son la depresión y la ansiedad, tras las cuales aparecen otros trastornos graves como son la esquizofrenia, el trastorno bipolar o el trastorno obsesivo-compulsivo”.

La esquizofrenia es uno de los trastornos mentales más graves y de difícil diagnóstico. En el Congreso se estudiará el avance fundamental que está suponiendo la identificación de biomarcadores en las áreas de neuroimagen, genética y neurofisiología que están permitiendo afrontar las dificultades de diagnóstico y validar de una manera más objetiva el tratamiento a los pacientes en esta enfermedad.
Los tratamientos antiinflamatorios para paliar los efectos de los brotes de esquizofrenia así como mejorar su pronóstico a largo plazo se están mostrando eficaces.

“Sabemos que la inflamación está presente en estas enfermedades, especialmente en los episodios agudos o brotes, gracias a unos marcadores de inflamación que encontramos en el torrente sanguíneo”, explica María González-Pinto, presidenta electa de la SEPB y psiquiatra del Hospital Universitario de Álava. “Y estamos avanzando en el conocimiento del aporte de los fármacos anti-inflamatorios para paliar o aminorar los efectos de los episodios, buscando sustancias que han demostrado tener una capacidad para destruir la inflamación a largo plazo”. Su eficacia podría ser incluso preventiva, para personas que han presentado algún síntoma y están en riesgo de desarrollar alguna de estas enfermedades.

Los investigadores españoles saben que la inflamación juega un papel muy relevante en el origen físico de la enfermedad mental. “Hemos visto que las personas que tienen peor cognición en psicosis –es decir, peor atención, capacidad de memoria, capacidad ejecutiva a la hora de tomar decisiones o resolver problemas– son las que tienen mayor inflamación. Y cuantos más factores inflamatorios, más daño se produce en el sistema nervioso central, de ahí que las capacidades de esas personas sean peores. Esta relación es uno de los hallazgos que hemos tenido”. Y, al igual que se está estudiando en psicosis, se ha evidenciado un aumento de factores de inflamación en pacientes con autismo y trastorno bipolar.

Los psiquiatras también podrán formarse en otros avances como la alteración de la ‘cognición caliente’ en el desarrollo de trastornos afectivos; el efecto modulador del ambiente en la expresión genética del trastorno límite de personalidad y su manifestación; los avances en neuropsicofarmacología o la investigación en relación a la capacidad de predicción del comportamiento suicida mediante el desarrollo de modelos predictivos, entre otros.

La detección de la inflamación que provocan determinadas patologías psiquiátricas graves, como los trastornos esquizofrénico, esquizoafectivo y bipolar es posible gracias al cociente neutrófilos/linfocitos. Este ha sido el hallazgo de un grupo de investigadores del Departamento de Salud de Gandía y de los hospitales La Fe y Padre Jofré de Valencia. Con esta detección precoz es posible anticipar la descompensación en enfermedades mentales graves mediante una analítica sencilla y, por tanto, adelantarnos a sus consecuencias.
Una de las ventajas que se proponen, es una analítica de rutina donde se ve el cociente linfocitos/neutrófilos y se evitan procedimientos mas traumáticos, como la punción lumbar .
, así como en la comparativa de los valores de las inmunoglobulinas detectadas en los casos (todas valoradas
Para realizar el estudio se compararon análisis de sangre de personas sanas con los de personas diagnosticadas con enfermedades mentales graves (EMG). El estudio se realizó en el Hospital Francesc de Borja de Gandía, con la colaboración de la Unidad de Salud Mental y de los Centros Específicos de Enfermos Mentales (CEEM) de Xeraco, de Barx y de Ador y los médicos de los Centros de Salud de Corea y Raval, ambos de Gandía,
Se reclutaron 131 personas sanas (controles) y 81 pacientes diagnosticados de Trastorno Esquizofrénico, Esquizoafectivo o Bipolar (casos). Todos eran mayores de edad y firmaron el debido consentimiento informado”, explica a DM José Olcina, psiquiatra de la Unidad de Conductas Adictivas del Departamento de Salud de Gandía.
Los criterios de exclusión en los controles fueron el diagnóstico o los antecedentes de cualquier enfermedad psiquiátrica, bien sufrida por el propio paciente o por un familiar ascendente. En ambos grupos, se excluyeron los pacientes con enfermedades inflamatorias crónicas o infecciosas intercurrentes.

Se diseñó un perfil analítico acordado con el servicio de Análisis Clínicos y la sección de Microbiología del hospital, que denominaron “Perfil PSYTIS (Psychosis and encephalitis)”, y se recogieron una serie de variables y parámetros analíticos para todas las personas incluidas en el estudio:
Edad, sexo, glucosa (mg dL), urea (mg/dL), creatinina (mg/dL), tasa de filtrado glomerular (FGE) (mL/min/1.73m2), sodio (mEq/L), potasio (mEq/L), cloro (mEq/L), triglicéridos (mg/dL), colesterol (mg/dL), proteínas totales (g/dL), albúmina (g/dL), aspartato aminotransferasa (AST; U / L), alanina aminotransferasa (ALT;U/L), gama glutamil transpeptidasa (GGT;U/L), proteína C reactiva (mg/L), TSH (μU/mL), hemoglobina glicosilada (%), recuento de neutrófilos absolutos (109/L), recuento absoluto de linfocitos (109/L), recuento absoluto de monocitos (109/L), recuento plaquetario absoluto (109/L), cociente de neutrófilos linfocitos (CNL); cociente de plaquetas y linfocitos (CPL); y cociente de monocitos y linfocitos (CML); inmunoglobulina (IgA; IgM e IgG expresadas en mg/dL); anticuerpos antinucleares (ANA); anticuerpos IgG contra Toxoplasma gondii; anticuerpos IgM contra T. gondii; anticuerpos IgG contra CMV humano; anticuerpos IgM contra CMV humano; anticuerpos IgG contra la cápside viral de Epstein Barr-VCA; anticuerpos IgM al EBV-VCA; anticuerpos IgG al antígeno nuclear EBV-EBNA; y anticuerpos IgG al virus de la varicela zoster (VVZ).
El principal hallazgo es la asociación entre diferentes marcadores de inflamación y el hecho de sufrir una EMG. Entre ellos, el cociente neutrófilos/linfocitos (CNL) destaca especialmente, triplicando la probabilidad en pacientes con EMG por cada incremento de una unidad de este marcador. “por lo que creemos que puede ser un marcador inflamatorio accesible para iniciar la búsqueda clínica de la causa de esta inflamación en los pacientes afectados”.
BIBLIOGRAFÍA
[1]
W.B. Cannon.
The wisdom of the body.
Am J Med Sci., 184 (1932), pp. 864
[2]
H. Selye.
A syndrome produced by diverse nocuous agents.
J Neuropsychiatry Clin Neurosci., 10 (1936), pp. 230-231
http://dx.doi.org/10.1176/jnp.10.2.230a | Medline
[3]
H. Selye.
The stress of life.
Am Heart J., 66 (1963), pp. 721
http://dx.doi.org/10.1016/0002-8703(63)90335-1
[4]
R. Ader, N. Cohen.
Behaviorally conditioned immunosuppression.
Psychosom Med., 37 (1975), pp. 333-340
Medline
[5]
P.J. Delves, I.M. Roitt.
The immune system. First of two parts.
N Engl J Med., 343 (2000), pp. 37-49
http://dx.doi.org/10.1056/NEJM200007063430107 | Medline
[6]
M.D. Turner, B. Nedjai, T. Hurst, D.J. Pennington.
Cytokines and chemokines: At the crossroads of cell signalling and inflammatory disease.
Biochim Biophys Acta – Mol Cell Res., 1843 (2014), pp. 2563-2582
[7]
S. Najjar, D.M. Pearlman, K. Alper, A. Najjar, O. Devinsky.
Neuroinflammation and psychiatric illness.
J Neuroinflammation., 10 (2013), pp. 1-24
http://dx.doi.org/10.1186/1742-2094-10-1 | Medline
[8]
R. Dantzer, J.C. O’Connor, G.G. Freund, R.W. Johnson, K.W. Kelley.
From inflammation to sickness and depression: When the immune system subjugates the brain.
Nat Rev Neurosci., 9 (2008), pp. 46-56
http://dx.doi.org/10.1038/nrn2297 | Medline
[9]
F.R. Walker, M. Nilsson, K. Jones.
Acute and chronic stress-induced disturbances of microglial plasticity phenotype and function.
Curr Drug Targets., 14 (2013), pp. 1262-1276
Medline
[10]
J.C. Leza, B. Bueno, M. Bioque, C. Arango, M. Parellada, K. Do, et al.
Inflammation in schizophrenia: A question of balance.
Neurosci Biobehav Rev., 55 (2015), pp. 612-626
http://dx.doi.org/10.1016/j.neubiorev.2015.05.014 | Medline
[11]
R. Rieder, P.J. Wisniewski, B.L. Alderman, S.C. Campbell.
Microbes and mental health: A review.
Brain Behav Immun., (2017),
http://dx.doi.org/10.1016/j.bbi.2017.01.016
[12]
L. Desbonnet, L. Garrett, G. Clarke, B. Kiely, J.F. Cryan, T.G. Dinan.
Effects of the probiotic Bifidobacterium infantis in the maternal separation model of depression.
Neuroscience., 170 (2010), pp. 1179-1188
http://dx.doi.org/10.1016/j.neuroscience.2010.08.005 | Medline
[13]
L. O’Mahony, J. Mccarthy, P. Kelly, G. Hurley, F. Luo, K. Chen, et al.
Lactobacillus and Bifidobacterium in irritable bowel syndrome: Symptom responses and relationship to cytokine profiles.
Gastroenterology., 128 (2005), pp. 541-551
Medline
[14]
N.I. Eisenberger, E.T. Berkman, T.K. Inagaki, L.T. Rameson, N.M. Mashal, M.R. Irwin.
Inflammation-induced anhedonia: Endotoxin reduces ventral striatum responses to reward.
Biol Psychiatry., 68 (2010), pp. 748-754
http://dx.doi.org/10.1016/j.biopsych.2010.06.010 | Medline
[15]
C. Hoyo-Becerra, J.F. Schlaak, D.M. Hermann.
Insights from interferon-α-related depression for the pathogenesis of depression associated with inflammation.
Brain Behav Immun., 42 (2014), pp. 222-231
http://dx.doi.org/10.1016/j.bbi.2014.06.200 | Medline
[16]
H. Jeltsch-David, S. Muller.
Neuropsychiatric systemic lupus erythematosus: Pathogenesis and biomarkers.
Nat Rev Neurol., 10 (2014), pp. 579-596
http://dx.doi.org/10.1038/nrneurol.2014.148 | Medline
[17]
F.B. Karassa, A. Afeltra, A. Ambrozic, D.M. Chang, F. de Keyser, A. Doria, et al.
Accuracy of anti-ribosomal P protein antibody testing for the diagnosis of neuropsychiatric systemic lupus erythematosus: An international meta-analysis.
Arthritis Rheum., 54 (2006), pp. 312-324
http://dx.doi.org/10.1002/art.21539 | Medline
[18]
S. Appenzeller, G.B. Pike, A.E. Clarke.
Magnetic resonance imaging in the evaluation of central nervous system manifestations in systemic lupus erythematosus.
Clin Rev Allergy Immunol., 34 (2008), pp. 361-366
http://dx.doi.org/10.1007/s12016-007-8060-z | Medline
[19]
M. Al-Obaidi, D. Saunders, S. Brown, L. Ramsden, N. Martin, E. Moraitis, et al.
Evaluation of magnetic resonance imaging abnormalities in juvenile onset neuropsychiatric systemic lupus erythematosus.
Clin Rheumatol., 35 (2016), pp. 2449-2456
http://dx.doi.org/10.1007/s10067-016-3376-9 | Medline
[20]
F. Graus, A. Saiz, J. Dalmau.
Antibodies and neuronal autoimmune disorders of the CNS.
J Neurol., 257 (2010), pp. 509-517
http://dx.doi.org/10.1007/s00415-009-5431-9 | Medline
[21]
J.N. Brenton, H.P. Goodkin.
Antibody-mediated autoimmune encephalitis in childhood.
Pediatr Neurol., 60 (2016), pp. 13-23
http://dx.doi.org/10.1016/j.pediatrneurol.2016.04.004 | Medline
[22]
S.E. Swedo, J. Seidlitz, M. Kovacevic, M.E. Latimer, R. Hommer, L. Lougee, et al.
Clinical presentation of pediatric autoimmune neuropsychiatric disorders associated with streptococcal infections in research and community settings.
J Child Adolesc Psychopharmacol., 25 (2015), pp. 26-30
http://dx.doi.org/10.1089/cap.2014.0073 | Medline
[23]
S. Perlmutter, S. Leitman, M. Garvey, S. Hamburger, E. Feldman, H. Leonard, et al.
Therapeutic plasma exchange and intravenous immunoglobulin for obsessive-compulsive disorder and tic disorders in childhood.
Lancet., 354 (1999), pp. 1153-1158
http://dx.doi.org/10.1016/S0140-6736(98)12297-3 | Medline
[24]
B.S. McEwen.
Stress, adaptation, and disease. Allostasis and allostatic load.
Ann N Y Acad Sci., 840 (1998), pp. 33-44
Medline
[25]
B.S. McEwen.
Protective and damaging effects of stress mediators: Central role of the brain.
Dialogues Clin Neurosci., 8 (2006), pp. 367-381
Medline
[26]
B.S. McEwen.
Mood disorders and allostatic load.
Biol Psychiatry., 54 (2003), pp. 200-207
Medline
[27]
F. Kapczinski, E. Vieta, A.C. Andreazza, B.N. Frey, F.A. Gomes, J. Tramontina, et al.
Allostatic load in bipolar disorder: Implications for pathophysiology and treatment.
Neurosci Biobehav Rev., 32 (2008), pp. 675-692
http://dx.doi.org/10.1016/j.neubiorev.2007.10.005 | Medline
[28]
K.L. Nugent, J. Chiappelli, L.M. Rowland, L.E. Hong.
Cumulative stress pathophysiology in schizophrenia as indexed by allostatic load.
Psychoneuroendocrinology., 60 (2015), pp. 120-129
http://dx.doi.org/10.1016/j.psyneuen.2015.06.009 | Medline
[29]
T.E. Seeman, B.S. McEwen, J.W. Rowe, B.H. Singer.
Allostatic load as a marker of cumulative biological risk: MacArthur studies of successful aging.
Proc Natl Acad Sci U S A., 98 (2001), pp. 4770-4775
http://dx.doi.org/10.1073/pnas.081072698 | Medline
[30]
S. Virtue, A. Vidal-Puig.
Adipose tissue expandability, lipotoxicity and the metabolic syndrome – An allostatic perspective.
Biochim. Biophys. Acta – Mol Cell Biol Lipids., 1801 (2010), pp. 338-349
[31]
M. Udina, J. Moreno-España, L. Capuron, R. Navinés, M. Farré, E. Vieta, et al.
Cytokine-induced depression: Current status and novel targets for depression therapy.
CNS Neurol Disord Drug Targets., 13 (2014), pp. 1066-1074
Medline
[32]
E.P. Zorrilla, L. Luborsky, J.R. McKay, R. Rosenthal, A. Houldin, A. Tax, et al.
The relationship of depression and stressors to immunological assays: A meta-analytic review.
Brain Behav Immun., 15 (2001), pp. 199-226
http://dx.doi.org/10.1006/brbi.2000.0597 | Medline
[33]
M.R. Irwin, A.H. Miller.
Depressive disorders and immunity: 20 years of progress and discovery.
Brain Behav Immun., 21 (2007), pp. 374-383
http://dx.doi.org/10.1016/j.bbi.2007.01.010 | Medline
[34]
H. Anisman, V. Ravindran a, J. Griffiths, Z. Merali.
Endocrine and cytokine correlates of major depression and dysthymia with typical or atypical features.
Mol Psychiatry., 4 (1999), pp. 182-188
Medline
[35]
M.B. Howren, D.M. Lamkin, J. Suls.
Associations of depression with C-reactive protein IL-1, and IL-6: A meta-analysis.
Psychosom Med., 71 (2009), pp. 171-186
http://dx.doi.org/10.1097/PSY.0b013e3181907c1b | Medline
[36]
T.W.W. Pace, T.C. Mletzko, O. Alagbe, D.L. Musselman, C.B. Nemeroff, A.H. Miller, et al.
Increased stress-induced inflammatory responses in male patients with major depression and increased early life stress.
Am J Psychiatry., 163 (2006), pp. 1630-1633
http://dx.doi.org/10.1176/ajp.2006.163.9.1630 | Medline
[37]
S. Lanquillon, J.C. Krieg, U. Bening-Abu-Shach, H. Vedder.
Cytokine production and treatment response in major depressive disorder.
Neuropsychopharmacology., 22 (2000), pp. 370-379
http://dx.doi.org/10.1016/S0893-133X(99)00134-7 | Medline
[38]
M. Maes, S. Scharpé, H.Y. Meltzer, E. Bosmans, E. Suy, J. Calabrese, et al.
Relationships between interleukin-6 activity, acute phase proteins, and function of the hypothalamic-pituitary-adrenal axis in severe depression.
Psychiatry Res., 49 (1993), pp. 11-27
Medline
[39]
T.M. Michel, D. Pülschen, J. Thome.
The role of oxidative stress in depressive disorders.
Curr Pharm Des., 18 (2012), pp. 5890-5899
Medline
[40]
A. Nair, R.H. Bonneau.
Stress-induced elevation of glucocorticoids increases microglia proliferation through NMDA receptor activation.
J Neuroimmunol., 171 (2006), pp. 72-85
http://dx.doi.org/10.1016/j.jneuroim.2005.09.012 | Medline
[41]
N. Salvat-Pujol, J. Labad, M. Urretavizcaya, A. de Arriba-Arnau, C. Segalàs, E. Real, et al.
Hypothalamic-pituitary-adrenal axis activity and cognition in major depression: The role of remission status.
Psychoneuroendocrinology., 76 (2017), pp. 38-48
http://dx.doi.org/10.1016/j.psyneuen.2016.11.007 | Medline
[42]
O.M. Wolkowitz, H. Burke, E.S. Epel, V.I. Reus.
Glucocorticoids: Mood, memory, and mechanisms.
Ann N Y Acad Sci., 1179 (2009), pp. 19-40
http://dx.doi.org/10.1111/j.1749-6632.2009.04980.x | Medline
[43]
M. Maes.
Evidence for an immune response in major depression: A review and hypothesis.
Prog Neuropsychopharmacol Biol Psychiatry., 19 (1995), pp. 11-38
Medline
[44]
F.E. Lotrich.
Inflammatory cytokine-associated depression.
Brain Res., 1617 (2015), pp. 113-125
http://dx.doi.org/10.1016/j.brainres.2014.06.032 | Medline
[45]
B.J. Miller, P. Buckley, W. Seabolt, A. Mellor, B. Kirkpatrick.
Meta-analysis of cytokine alterations in schizophrenia: Clinical status and antipsychotic effects.
Biol Psychiatry., 70 (2011), pp. 663-671
http://dx.doi.org/10.1016/j.biopsych.2011.04.013 | Medline
[46]
L. Garcia-Alvarez, M.P. Garcia-Portilla, L. Gonzalez-Blanco, P.A. Saiz Martinez, L. de la Fuente-Tomas, I. Menendez-Miranda, et al.
Biomarcadores sanguíneos diferenciales de las dimensiones psicopatológicas de la esquizofrenia.
Rev Psiquiatr Salud Ment (Barc)., 9 (2016), pp. 219-227
[47]
C. Garcia-Rizo, E. Fernandez-Egea, C. Oliveira, A. Justicia, M. Bernardo, B. Kirkpatrick.
Inflammatory markers in antipsychotic-naïve patients with nonaffective psychosis and deficit vs. nondeficit features.
Psychiatry Res., 198 (2012), pp. 212-215
http://dx.doi.org/10.1016/j.psychres.2011.08.014 | Medline
[48]
A.M. Fineberg, L.M. Ellman.
Inflammatory cytokines and neurological and neurocognitive alterations in the course of schizophrenia.
Biol Psychiatry., 73 (2013), pp. 951-966
http://dx.doi.org/10.1016/j.biopsych.2013.01.001 | Medline
[49]
V. Mondelli, A. Cattaneo, M. Belvederi Murri, M. di Forti, R. Handley, N. Hepgul, et al.
Stress and inflammation reduce brain-derived neurotrophic factor expression in first-episode psychosis: A pathway to smaller hippocampal volume.
J Clin Psychiatry., 72 (2011), pp. 1677-1684
http://dx.doi.org/10.4088/JCP.10m06745 | Medline
[50]
B. Cabrera, M. Bioque, R. Penadés, A. González-Pinto, M. Parellada, J. Bobes, et al.
Cognition and psychopathology in first-episode psychosis: Are they related to inflammation?.
Psychol Med., 46 (2016), pp. 2133-2144
http://dx.doi.org/10.1017/S0033291716000659 | Medline
[51]
A. Stojanovic, L. Martorell, I. Montalvo, L. Ortega, R. Monseny, E. Vilella, et al.
Increased serum interleukin-6 levels in early stages of psychosis: Associations with at-risk mental states and the severity of psychotic symptoms.
Psychoneuroendocrinology., 41 (2014), pp. 23-32
http://dx.doi.org/10.1016/j.psyneuen.2013.12.005 | Medline
[52]
G.M. Khandaker, R.M. Pearson, S. Zammit, G. Lewis, P.B. Jones.
Association of serum interleukin 6 and C-reactive protein in childhood with depression and psychosis in young adult life.
JAMA Psychiatry., 71 (2014), pp. 1121-1128
http://dx.doi.org/10.1001/jamapsychiatry.2014.1332 | Medline
[53]
M. Fournier, C. Ferrari, P.S. Baumann, A. Polari, A. Monin, T. Bellier-Teichmann, et al.
Impaired metabolic reactivity to oxidative stress in early psychosis patients.
Schizophr Bull., 40 (2014), pp. 973-983
http://dx.doi.org/10.1093/schbul/sbu053 | Medline
[54]
J. Flatow, P. Buckley, B.J. Miller.
Meta-analysis of oxidative stress in schizophrenia.
Biol Psychiatry., 74 (2013), pp. 400-409
http://dx.doi.org/10.1016/j.biopsych.2013.03.018 | Medline
[55]
J.K. Yao, S. Leonard, R.D. Reddy.
Increased nitric oxide radicals in postmortem brain from patients with schizophrenia.
Schizophr Bull., 30 (2004), pp. 923-934
Medline
[56]
J.K. Yao, M.S. Keshavan.
Antioxidants, redox signaling, and pathophysiology in schizophrenia: An integrative view.
Antioxid Redox Signal., 15 (2011), pp. 2011-2035
http://dx.doi.org/10.1089/ars.2010.3603 | Medline
[57]
A. Monji, T.A. Kato, Y. Mizoguchi, H. Horikawa, Y. Seki, M. Kasai, et al.
Neuroinflammation in schizophrenia especially focused on the role of microglia.
Prog Neuropsychopharmacol Biol Psychiatry., 42 (2013), pp. 115-121
http://dx.doi.org/10.1016/j.pnpbp.2011.12.002 | Medline
[58]
V. Mondelli, C.M. Pariante, S. Navari, M. Aas, A. d’Albenzio, M. di Forti, et al.
Higher cortisol levels are associated with smaller left hippocampal volume in first-episode psychosis.
Schizophr Res., 119 (2010), pp. 75-78
http://dx.doi.org/10.1016/j.schres.2009.12.021 | Medline
[59]
A.K. Torgalsbøen, C. Mohn, B. Rishovd Rund.
Neurocognitive predictors of remission of symptoms and social and role functioning in the early course of first-episode schizophrenia.
Psychiatry Res., 216 (2014), pp. 1-5
http://dx.doi.org/10.1016/j.psychres.2014.01.031 | Medline
[60]
F. Adriano, C. Caltagirone, G. Spalletta.
Hippocampal volume reduction in first-episode and chronic schizophrenia: A review and meta-analysis.
Neuroscientist., 18 (2012), pp. 180-200
http://dx.doi.org/10.1177/1073858410395147 | Medline
[61]
A.K. Wang, B.J. Miller.
Meta-analysis of cerebrospinal fluid cytokine and tryptophan catabolite alterations in psychiatric patients: Comparisons between schizophrenia bipolar disorder, and depression.
Schizophr Bull, (2017),
http://dx.doi.org/10.1093/schbul/sbx035
[62]
F. Dickerson, C. Stallings, A. Origoni, J. Boronow, R. Yolken.
Elevated serum levels of C-reactive protein are associated with mania symptoms in outpatients with bipolar disorder.
Prog Neuropsychopharmacol Biol Psychiatry., 31 (2007), pp. 952-955
http://dx.doi.org/10.1016/j.pnpbp.2007.02.018 | Medline
[63]
D.J. Miklowitz, L.C. Portnoff, C.C. Armstrong, D. Keenan-Miller, E.C. Breen, K.A. Muscatell, et al.
Inflammatory cytokines and nuclear factor-kappa B activation in adolescents with bipolar and major depressive disorders.
Psychiatry Res., 241 (2016), pp. 315-322
http://dx.doi.org/10.1016/j.psychres.2016.04.120 | Medline
[64]
J.D. Rosenblat, R. Kakar, M. Berk, L.V. Kessing, M. Vinberg, B.T. Baune, et al.
Anti-inflammatory agents in the treatment of bipolar depression: A systematic review and meta-analysis.
Bipolar Disord., 18 (2016), pp. 89-101
http://dx.doi.org/10.1111/bdi.12373 | Medline
[65]
F. Dickerson, C. Stallings, A. Origoni, C. Vaughan, S. Khushalani, R. Yolken.
Elevated C-reactive protein and cognitive deficits in individuals with bipolar disorder.
J Affect Disord., 150 (2013), pp. 456-459
http://dx.doi.org/10.1016/j.jad.2013.04.039 | Medline
[66]
B.I. Goldstein, F. Lotrich, D.A. Axelson, M.K. Gill, H. Hower, T.R. Goldstein, et al.
Inflammatory markers among adolescents and young adults with bipolar spectrum disorders.
J Clin Psychiatry., 76 (2015), pp. 1556-1563
http://dx.doi.org/10.4088/JCP.14m09395 | Medline
[67]
J.F. Hayes, G.M. Khandaker, J. Anderson, D. Mackay, S. Zammit, G. Lewis, et al.
Childhood interleukin-6 C-reactive protein and atopic disorders as risk factors for hypomanic symptoms in young adulthood: A longitudinal birth cohort study.
Psychol Med., 47 (2017), pp. 23-33
http://dx.doi.org/10.1017/S0033291716001574 | Medline
[68]
Y.-M. Bai, T.-P. Su, C.-T. Li, S.-J. Tsai, M.-H. Chen, P.-C. Tu, et al.
Comparison of pro-inflammatory cytokines among patients with bipolar disorder and unipolar depression and normal controls.
Bipolar Disord., 17 (2015), pp. 269-277
http://dx.doi.org/10.1111/bdi.12259 | Medline
[69]
D. Lindqvist, O.M. Wolkowitz, S. Mellon, R. Yehuda, J.D. Flory, C. Henn-Haase, et al.
Proinflammatory milieu in combat-related PTSD is independent of depression and early life stress.
Brain Behav Immun., 42 (2014), pp. 81-88
http://dx.doi.org/10.1016/j.bbi.2014.06.003 | Medline
[70]
I.C. Passos, M.P. Vasconcelos-Moreno, L.G. Costa, M. Kunz, E. Brietzke, J. Quevedo, et al.
Inflammatory markers in post-traumatic stress disorder: A systematic review, meta-analysis, and meta-regression.
Lancet Psychiatry., 2 (2015), pp. 1002-1012
http://dx.doi.org/10.1016/S2215-0366(15)00309-0 | Medline
[71]
V. Michopoulos, A. Powers, C.F. Gillespie, K.J. Ressler, T. Jovanovic.
Inflammation in fear- and anxiety-based disorders: PTSD GAD and beyond.
Neuropsychopharmacology., 42 (2017), pp. 254-270
http://dx.doi.org/10.1038/npp.2016.146 | Medline
[72]
N.P. Rao, G. Venkatasubramanian, V. Ravi, S. Kalmady, A. Cherian, J.R. Yc.
Plasma cytokine abnormalities in drug-naïve, comorbidity-free obsessive-compulsive disorder.
Psychiatry Res., 229 (2015), pp. 949-952
http://dx.doi.org/10.1016/j.psychres.2015.07.009 | Medline
[73]
K.S. MacDowell, M. Díaz-Marsá, I. Güemes, A. Rodríguez, J.C. Leza, J.L. Carrasco.
Inflammatory activation and cholinergic anti-inflammatory system in eating disorders.
Brain Behav Immun., 32 (2013), pp. 33-39
http://dx.doi.org/10.1016/j.bbi.2013.04.006 | Medline
[74]
M. Solmi, N. Veronese, A. Favaro, P. Santonastaso, E. Manzato, G. Sergi, et al.
Inflammatory cytokines and anorexia nervosa: A meta-analysis of cross-sectional and longitudinal studies.
Psychoneuroendocrinology., 51 (2015), pp. 237-252
http://dx.doi.org/10.1016/j.psyneuen.2014.09.031 | Medline
[75]
B.J. Carroll.
Biomarkers in DSM 5: Lost in translation.
Aust N Z J Psychiatry., 47 (2013), pp. 676-681
http://dx.doi.org/10.1177/0004867413491162 | Medline
[76]
E. Vieta.
La medicina personalizada aplicada a la salud mental: la psiquiatría de precisión.
Rev Psiquiatr Salud Ment (Barc)., 8 (2015), pp. 117-118
[77]
O. Kohler, M.E. Benros, M. Nordentoft, M.E. Farkouh, R.L. Iyengar, O. Mors, et al.
Effect of anti-inflammatory treatment on depression, depressive symptoms, and adverse effects: A systematic review and meta-analysis of randomized clinical trials.
JAMA Psychiatry., 71 (2014), pp. 1381-1391
http://dx.doi.org/10.1001/jamapsychiatry.2014.1611 | Medline
[78]
I.E. Sommer, R. van Westrhenen, M.J.H. Begemann, L.D. de Witte, S. Leucht, R.S. Kahn.
Efficacy of anti-inflammatory agents to improve symptoms in patients with schizophrenia: An update.
Schizophr Bull., 40 (2014), pp. 181-191
http://dx.doi.org/10.1093/schbul/sbt139 | Medline
Copyright © 2017. SEP y SEPB

Enrique Mezquita. Valencia

6 agosto, 2019

3 septiembre 2019

MISTERIOS DEL CEREBRO

Filed under: ANATOMIA,General — Enrique Rubio @ 21:01

La comprensión de cada una de las partes de las áreas cerebrales necesita de muchos y variados enfoques y su conocimiento total se dilatará en el tiempo.

“El cerebro sigue siendo un misterio y desvelar su funcionamiento total es uno de los grandes retos por alcanzar”, señala Javier de Felipe, neurocientífico del Instituto Cajal del CSIC, en Madrid. Es más, Carmen Cavada, catedrática de Anatomía Humana y Neurociencia de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), considera que “el cerebro humano es el gran reto de la ciencia; no sólo de la neurociencia, también de la sociología, de la pedagogía…”
Francisco Clascá: “Ante una ingente maraña de datos, hay que establecer bases de datos con formatos y lenguajes comunes”
¿Se traducen estas consideraciones en que se ha avanzado menos de lo esperado desde que en los años noventa empezara a acuñarse la idea del comienzo de la “era del cerebro”? Ciertamente, los avances que se producen en neurociencia pueden parecer pequeños si se sopesan las patologías que se encierran en el cerebro humano, pero los investigadores consideran que en esta parcela del conocimiento se aúna el mayor el número mundial de científicos, incluidos los profesionales dedicados a la psiquiatría, neurología y neurocirugía.
Transmitir el conocimiento
En España, por ejemplo, “la neurociencia ya tiene mucha calidad y tradición”, advierte Cavada, quien introduce un nuevo punto de especial relevancia: la inversión que, en lo que se refiere a investigaciones, “no sólo debe aumentar, sino diversificarse en cuanto a su origen para poder investigar más y más”. El desarrollo de programas como el estadounidense Brain Initiative, impulsado por la anterior administración Obama, y el Brain Human Project de la UE, empiezan a aportar datos, centrados especialmente en el desarrollo de tecnologías de computación que profudicen el conocimiento cerebral. Pero, además, proyectos específicos de grupos de neurocientíficos aportan su grano de arena a la ingente producción de datos sobre áreas concretas del funcionamiento del cerebro.
En último término, los resultados de estos trabajos necesitan un punto de encuentro común que facilite la transmisión del conocimiento. “Comprender el cerebro necesita de muchos enfoques, como el estudio de la organización y funcionamiento de los circuitos y sistemas que sustentan las funciones nerviosas, sin dejar de lado aspectos que podrían aportarse si se llegara a desarrollar un genoma cerebral como ayudar a entender riesgos de sufrir ciertas enfermedades o sus mecanismos”, puntualiza Cavada.
Carmen Cavada: “El cerebro humano es el gran reto de la ciencia; no sólo de la neurociencia, sino de la sociología, de la pedagogía…”
Juan Lerma, del Instituto de Neurociencias CSIC-Universidad Miguel Hernández, de Elche, Alicante, y editor jefe de Neuroscience, redunda en la idea del actual desconocimiento de muchas de las funciones fundamentales del cerebro y de cómo se organizan, pero sí subraya dos avances, a su juicio significativos, producidos en neurociencia durante este último año.
Avances significativos
Cita, en primer término, los ensayos llevados a cabo en las universidades de Tufts y Harvard, Estados Unidos, con la aplicación de técnicas de la formación de organoides del cerebro y gracias a las cuales se han “generado mini-cerebros en 3D en una placa de andamiaje, con actividad eléctrica espontánea y que parten de células pluripotentes de la piel humana. Si estas células se obtienen de pacientes con esquizofrenia o con autismo, por ejemplo, se supone que estos mini-cerebros reproducen la enfermedad y posibilitarían analizar qué partes de la comunicación neuronal está alterada”.
Juan Lerma: “La plasticidad es una de las vías más interesantes: usar las propiedades intrínsecas cerebrales, reconducir y restaurar”
Otro de los acontecimientos que abre nuevas posibilidades investigadoras se produjo el pasado mes de noviembre (ver DM del 5-11-2018) cuando el equipo de Grégoire Courtine, de la Escuela Politécnica Federal de la Universidad de Lausana (EPFL), en Suiza, daba a conocer los resultados de la eficacia de la estimulación eléctrica en la médula espinal con neurorrehabilitación para restaurar la función, no sólo motora sino también sensitiva, en el sistema nervioso central (SNC), hecho que ha permitido caminar a tres personas parapléjicas.
El peso de la plasticidad
Para Lerma, la relevancia de estos trabajos, además de la de permitir la deambulación, es que se ha puesto de manifiesto que “una de las propiedades fundamentales del SNC, la plasticidad, puede ser usada y, de alguna manera, ‘despertada’, para reconducir y reinstaurar circuitos”. De hecho, considera que la plasticidad cerebral es una de las “avenidas de investigación más interesantes del momento: utilizar las propiedades intrínsecas del cerebro para conducir su actividad a valores normales, lo que sería de especial utilidad en autismo, esquizofrenia, trastorno bipolar o adicciones, entre otras alteraciones”, y que han sido objetivos de trabajo del equipo de Elche. En el caso de patología neurodegenerativa -Parkinson o Alzheimer, fundamentalmente- el problema es que la muerte neuronal no se recupera, aunque tal vez se podrían aprovechar los procesos de plasticidad sináptica para recomponer algunos circuitos.
Pequeñas y grandes observaciones, comprobaciones y nuevos hallazgos van desenmarañando, poco a poco, parcelas de los muchos misterios que sigue encerrando el cerebro humano. Es un reto mundial que no se resolverá a corto plazo; necesitará algunas generaciones, pero que “la Humanidad y su ciencia acabarán resolviendo”, considera Clascá. ¿Qué no daríamos todos, y muy especialmente Ramón y Cajal, por estar presentes en ese momento?

Enfermedad neurodegenerativa y mental un
Comprender los circuitos y mecanismos que están alterados en algunas enfermedades neurodegenerativas, como el Parkinson, ha aportado beneficios tangibles para los pacientes y es una de las parcelas en las que Carmen Cavada considera que se han producido beneficios notables de la investigación en neurociencia. “Además de poder tratar la enfermedad eficazmente, en fases iniciales sobre todo, con fármacos, es posible paliar sus efectos en fases avanzadas a base de intervenciones sobre el cerebro, como la estimulación cerebral profunda o aplicación de ultrasonidos de alta frecuencia”.
No obstante, y según la catedrática, “con todo ello se consigue controlar los síntomas, pero la neurodegeneración sigue avanzando porque aún no comprendemos su causa. Este es el gran reto: comprender cómo y por qué comienza y se mantiene la neurodegeneración, ya sea en Parkinson o en Alzheimer”. Estos procesos, en su mayoría asociados al envejecimiento, impactan en la sociedad en general, pero no olvida el otro “gran reto de las enfermedades mentales”, cuyos mecanismos patogénicos parecen aún mas inalcanzables que los de las clasificadas como “neurológicas”, indica la catedrática.

Referencias

.
Nature Raquel Serrano. Madrid 17 diciembre, 2018

Grégoire Courtine, de la Escuela Politécnica Federal de la Universidad de Lausana (EPFL), en Suiza

Older Posts »

Powered by WordPress