Enriquerubio.net El blog del Dr. Enrique Rubio

6 abril 2016

TEORIA POLIVAGAL

Filed under: Vegetativo — Enrique Rubio @ 14:55

simpatico-y-parasimpatico1El nervio vago o décimo par conocido desde la antigüedad pero sólo comprendido en parte. Es el nervio más largo y antiguo de nuestra biología  y es un componente del sistema parasimpático y al que se le atribuye la misión de producir paz en el equilibrio con el sistema simpático que nos prepara para la batalla.

Estudios recientes demuestran las múltiples funciones de este nervio o mejor del sistema colinérgico como tiende a llamarse en la actualidad,  que no sólo está encargado del equilibrio con el sistema adrenérgico o simpático, para mantener el equilibrio y mantener la homeostasis de nuestro organismo, sino que participa intensamente en el control de nuestras funciones psíquicas.

La teoría polivagal (gr. «Polus ‘», «muchos» «+» vago «,»‘ Nervio Vago ‘») fue propuesta y desarrollada por el Dr. Stephen Porges, Director del Centro de Cerebro-Administración en la Universidad de Illinois en Chicago. Esta teoría parte de la distinción entre las dos ramas del nervio vago, craneal, que tienen relaciones distintas ante el estrés evolutivo en los mamíferos y sobre todo en el hombre.

La rama más primitiva provoca comportamientos de inmovilización (por ejemplo, fingiendo la muerte), mientras que la rama más evolucionada está vinculada a la comunicación social y las conductas de relajación.

Estas funciones siguen una jerarquía filogenético, donde los sistemas más primitivos sólo se activan cuando las estructuras más evolucionadas fallan. Estas vías neuronales regulan Estado autonómico y la expresión de la conducta emocional y social. Por lo tanto, según esta teoría, el estado fisiológico dicta el rango de comportamiento y experiencia psicológica. La teoría polivagal tiene muchas implicaciones en el estudio del estrés, las emociones y el comportamiento social. Tradicionalmente, la frecuencia cardíaca y el nivel de cortisol se han utilizado como índices periféricos de la excitación vagal. La medición del tono vagal en los seres humanos se ha convertido en un índice de vulnerabilidad al estrés y ha permitido estudiar   la reactividad en muchas poblaciones con trastornos afectivos, como los niños con problemas de conducta y los que sufren de trastorno límite de la personalidad.

El nervio vago es un componente primario del sistema nervioso autónomo. La teoría polivagal describe la estructura y función de las dos ramas distintas de las vago, las dos se originan en la médula oblonga. [1] Más específicamente, cada rama está asociada con una estrategia de comportamiento adaptativo diferente, ambos de los cuales son de naturaleza inhibidora a través de la sistema nervioso parasimpático (SNP). El sistema vagal está en oposición al sistema simpático-adrenal, que está implicado en conductas de movilización. Según la teoría polivagal, estos sistemas opuestos están filogenéticamente emparejados. [1]

El complejo vagal dorsal que es la rama dorsal del nervio vago se origina en el núcleo motor dorsal y es considerada la rama filogenéticamente más antigua. [2] Esta rama es amielínicas  existe en la mayoría de los vertebrados y se la conoce como el «vago vegetativo», ya que se asocia con las estrategias de supervivencia primarios de vertebrados primitivos, reptiles y anfibios. [2] Ante un potente estrés, estos animales se congelan cuando se sienten amenazadas, la conservación de sus recursos metabólicos.

El complejo vagal dorsal (DVC)

Proporciona control primario de los órganos viscerales subdiafragmáticos, como el tracto digestivo. En condiciones normales, el DVC mantiene la regulación de estos procesos digestivos. Sin embargo, la desinhibición prolongada puede ser letal para los mamíferos, ya que da lugar a apnea y bradicardia. [1]

El complejo vagal ventral

El aumento de la complejidad neuronal observada en mamíferos (debido al desarrollo filogenético) dio lugar a un sistema más sofisticado para enriquecer las respuestas conductuales y afectivas a un entorno cada vez más complejo. [1] La rama ventral del nervio vago se origina en el núcleo ambiguo y está mielinizada para proporcionar más control y velocidad en la respuesta. [1] Esta rama también se conoce como el «vago inteligente», ya que se asocia con la regulación de la «lucha o huida» en el servicio de los comportamientos sociales. [2] Estos comportamientos ocurren en las relaciones sociales y son tranquilizantes y relajantes en general. [1] Es decir  esta rama del nervio vago puede inhibir o desinhibir circuitos límbico defensivos, dependiendo de la situación. El VVC proporciona control primario de los órganos viscerales supra diafragmáticos, tales como el esófago, bronquios, la faringe y la laringe. El VVC también ejerce influencia importante en el corazón. Cuando el tono vaga es alto, este nervio tiende a tranquilizar el corazón y produce bradicardia o al menos disminuye la frecuencia del ritmo. En otras palabras, el vago actúa como un freno de la frecuencia cardíaca. Sin embargo, cuando el tono vagal decrece o desaparece , hay poca inhibición, y aumenta  el ritmo de los latidos de manera rápida («lucha / huida») puede ser activado en momentos de estrés, pero sin tener que comprometer el sistema simpático-adrenal. [1]

Tono vagal, es un marcador de estrés fisiológico Con el fin de mantener la homeostasis, el sistema nervioso central responde constantemente a señales ambientales, a través de la retroalimentación neural. Los eventos estresantes alteran la estructura rítmica de los estados autonómicos, y posteriormente, los comportamientos. Dado que el vago juega un papel integral en los PNS través de la regulación de la frecuencia cardiaca, se deduce que la amplitud de la arritmia sinusal respiratoria (RSA) es un buen índice de la actividad PNS a través del nervio vago cardiaco. [3] Es decir, RSA es una forma medible, no invasiva para ver cómo el vago modula la actividad de la frecuencia cardiaca en respuesta al estrés. Este método es útil para medir las diferencias individuales en la reactividad al estrés.

RSA es la medida ampliamente utilizada de la amplitud del ritmo de la frecuencia cardíaca asociada con la respiración espontánea. [4] La investigación ha demostrado que la amplitud de RSA es un indicador preciso de la influencia eferente del nervio vago en el corazón. [4] La rama VVC del vago permiten una amplia gama de comportamientos sociales, de adaptación, se ha teorizado que los individuos con mayor tono vagal son capaces de exhibir una mayor gama de tales comportamientos. Por otro lado, disminución del tono vagal se asocia con enfermedades que comprometen el SNC. [4] Estas complicaciones pueden reducir la propia capacidad para responder adecuadamente al estres

Aplicaciones clínicas de Polivagal Teoría y vagal

El tono vagal se ha utilizado en la investigación médica y psicológica para entender mejor los fundamentos fisiológicos de diversos trastornos. Por ejemplo, los fetos humanos sanos tienen una alta variabilidad de la frecuencia cardíaca, que está mediada por el vago. Por otra parte, desaceleraciones de la frecuencia cardíaca,  también están mediadas por el vago, son un signo de sufrimiento fetal. Más específicamente, la retirada prolongada de influencia vagal sobre el corazón crea una vulnerabilidad fisiológica a la influencia del control vagal dorsal, que a su vez produce bradicardia (frecuencia cardiaca muy baja). Sin embargo, el inicio de esta desaceleración es comúnmente precedido por taquicardia transitoria, que es un reflejo de los efectos inmediatos de la retirada del control vagal ventral.

Bibliografia

Porges, Stephen. (2001). The polyvagal theory: phylogenetic substrates of a social nervous system.. International Journal of Psychophysiology, 42, 123-146.

Beauchaine, T. P., Gatzke-Kopp, L., & Mead, H. K. (2007). Polyvagal theory and developmental psychopathology: Emotion dysregulation and conduct problems from preschool to adolescence. Biological Psychology, 74, p. 3.

Porges, S. (2011). The polyvagal theory: Neurophysiologial foundations of emotions, attachment, communication, and self-regulation. New York: W. W. Norton & Company.

Porges, S. (2011). The polyvagal theory: Neurophysiologial foundations of emotions, attachment, communication, and self-regulation. New York: W. W. Norton & Company. pg. 69.

Reed, S. F., Ohel, G., David, R., & Porges, S. W. (1999). A neural explanation of fetal heart rate patterns: A test of the polyvagal theory. Developmental Psychobiology, 35,p. 109,

No hay comentarios »

No comments yet.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URL

Leave a comment

Powered by WordPress