Enriquerubio.net

26 Marzo 2017

KEVIN TRACEY, NEUROESTIMULACION DEL VAGO

Archivado en: Vegetativo — Enrique Rubio @ 21:00

Kevin Tracey, un neurocirujano e inmunólogo , hombre inquieto y perspicaz, fue el primero en encontrar relación entre la inflamación y el nervio VAGO, y esta obteniendo resultados aceptables en el tratamiento de una serie de procesos, entre ellos en la artritis reumatoide.
Mirela Mustacevic, sufria de artritis reumatoide, y Tracey le coloco un estimulador en el cuello, para estimular el nervio vago, como parte de un ensayo clínico. Sus síntomas se han reducido significativamente. (CréditoSarah Wong de The New )York
Times). Fue el primer caso donde esta enferma se autocuraba, Su nervio Vago sabia reparar sus lesiones.

¿Qué indujo a Tracey a buscar en este camino. Su curiosidad, una motivación sentimental y despues seguir?

Kevin Tracey, tiene 56 años, probablemente llegó a la bioelectrónica a causa de dos muertes significativas, que le impactaron y despertaron en el un sentimiento que desencadenó curiosidad en su cerebro privilegiado.
Cuando tenía cinco años, su madre murió como consecuencia de un tumor cerebral inoperable. Poco después del funeral, Tracey encontró a su abuelo materno, un profesor de pediatría en la Universidad de Yale, solo en su casa. “Me subí a su regazo y le pregunte lo que había pasado. Su abuelo le explicó que los cirujanos trataron de llevarlo a cabo, pero no pudieron separar el tejido cerebral de tumor de las neuronas normales. Y le grabó la idea de “Alguien debería hacer algo al respecto.” Fue entonces cuando decidí ser un neurocirujano. Quería resolver problemas que eran insolubles”.
La segunda experiencia formativa de Tracey se llevó a cabo en mayo de 1985. Después de haberse entrenado para la neurocirugía en Cornell, estaba en la rotación de su residencia en la sala de urgencias del Hospital de Nueva York, cuando una niña de 11 meses de edad llamada Janice llegó en una ambulancia con quemaduras que cubren 75 por ciento de su cuerpo. Su abuela estaba cocinando cuando ella tropezó y se vertió una taza de fideos hirviendo. Después de tres semanas en la unidad de quemados y de recuperarse de los injertos de piel, Janice pareció estabilizarse. Tracey se unió a la familia de Janice para celebrar su primer cumpleaños en su habitación del hospital. Janice era optimista, sonriendo y riendo. Al día siguiente, ella estaba muerta.
“Estaba obsesionado por su caso”, dice Tracey. Cuando el informe de la autopsia no fue concluyente, Tracey redirigio su energía en la investigación médica, específicamente la inflamación relacionada con la sepsis, que él creía que contribuyó a la muerte inesperada de Janice. La sepsis se produce cuando el sistema inmunológico va a toda marcha, produciendo una respuesta inflamatoria potencialmente letal para combatir una infección grave. En el momento de su muerte, Janice no tenía una infección. Se tomó un año más para darse cuenta de que se trataba de un exceso de producción de factor de necrosis tumoral - el catalizador para la inflamación - que causó el choque séptico de Janice, aunque su muerte sigue siendo un misterio.
“Sus frenos habían fallado”, dice Tracey. “Ella fabrico un exceso de TNF. La pregunta obvia era, ¿por qué?”

Una mañana de mayo de 1998, Kevin Tracey en su laboratorio del Instituto Feinstein para la Investigación Médica en Manhasset, Nueva York, en un quirófano improvisado, preparó su paciente - una rata - para la cirugía. Tracey era neurocirujano y también presidente del Instituto Feinstein, y había pasado más de una década en busca de un vínculo entre los nervios y el sistema inmunológico. Su trabajo le llevó a la hipótesis de que la estimulación eléctrica del nervio vago podría aliviar la inflamación perjudicial. “El nervio vago se localiza en el cuello a ambos lados, antes de descender al torax y abdomen.
El nervio vago y sus ramas conducen los impulsos nerviosos - llamados potenciales de acción, a cada órgano importante. Hasta 1998 la comunicación entre los nervios y el sistema inmunológico no se conocía. En los libros de texto se enseñaba que el sistema inmunutario estaba compuesto solo por células , pero nunca se pensó que tenían contacto con los nervios. Estos están fijos en los tejidos y las células inmunitarias flotaban en la sangre y la linfa. Era inconcebible pensar que los nervios estaban interactuando directamente con las células inmunes.
Después de anestesiar a la rata animal, Tracey hizo una incisión en el cuello del animal, y localizo el nervio vago con la ayuda de un microscopio quirúrgico , encontró el nervio vago en el cuello. Con un estimulador manual, estimuló este nervio vago expuesto en la rata, con varios pulsos eléctricos de un segundo.
Suministró a la rata una toxina bacteriana para promover la producción de factor de necrosis tumoral, o TNF, una proteína que desencadena la inflamación en animales, incluyendo seres humanos.
Despues de una hora analizó la sangre de la rata, pensando que la toxina bacteriana debería haber provocado inflamación generalizada, pero el factor de necrosis tumoral, estaba bloqueado en un 75 %.
“Para mí, fue un momento de cambio de vida,” dijo Tracey. Lo que había demostrado era que el sistema nervioso era como una terminal de computadora a través del cual se podía entregar ordenes para detener un problema, como bloquear la inflamación antes de que esta comience, o reparar un cuerpo después de que se enferma. “Toda la información está yendo y viniendo como señales eléctricas”. Durante meses, había estado discutiendo con su personal este proyecto. “La mitad de ellos estaban en el pasillo de apuestas en mi contra”.
Linda Watkins, neurocientífica de la Universidad de Colorado, Boulder. A mediados de la década de 1990, estaba explorando posibles conexiones neuronales entre el cerebro y el sistema inmune en ratas inyectándoles citoquinas, moléculas que, como el factor de necrosis tumoral, contribuyen a la inflamación, para causar fiebre. Pero cuando le cortó sus nervios vagos, no apareció fiebre. Watkins llegó a la conclusión de que el nervio vago debe ser el conducto a través del cual el cuerpo estimula al cerebro para inducir la fiebre. Esta doctora encontró en las terminaciones que los nervios tienen en la cara interna de los capilares, lo que se llama endotelio, como estas terminaciones contactaban con linfocitos, células inmunitarias por excelencia.
Tracey siguió su ejemplo dando a los ratones una toxina que causa inflamación y después les inyecto un fármaco anti-inflamatorio que había estado investigando. “Hemos inyectado en el cerebro en cantidades, demasiado pequeñas para entrar en su torrente sanguíneo”. La droga hizo lo que se supone que debe hacer: Detuvo la producción del factor de necrosis tumoral en el cerebro. Sorprendentemente, también se detuvo la producción de factor de necrosis tumoral en el resto del cuerpo. Cuando Tracey cortó el nervio vago, el fármaco no tuvo efecto en el cuerpo.
“Ese fue el momento eureka”, dice. La señal generada por el fármaco tenía que estar viajando desde el cerebro a través del nervio. “No podía haber otra explicación.”

Tracey a continuación, se preguntó si se podría eliminar el medicamento por completo y utilizar el nervio como medio de hablar directamente al sistema inmunológico. “Pero no había nada en el pensamiento científico que hablara de la electricidad en la inmunidad. Era un anatema para la lógica.
Afecciones inflamatorias como la artritis reumatoide y la enfermedad de Crohn se tratan actualmente con fármacos - analgésicos, esteroides y lo que se conoce como los biológicos, o proteínas de ingeniería genética. Pero este tipo de medicamentos, comentó Tracey, en general son caros, difíciles de administrar, variable en su eficacia y, a veces acompañada de efectos secundarios letales. Su trabajo parecía indicar que la electricidad suministrada al nervio vago en la intensidad adecuada y en intervalos precisos podría reproducir una terapéutica de drogas - en este caso, antiinflamatorio -.
Los trabajos de Tracey han dado lugar al creciente campo de la bioelectrónica. Hoy los investigadores están creando mecanismos que pueden estimular directamente el sistema nervioso o bien a través de implantes o bien transcutaneo con el fin de tratar, desde enfermedades inflamatorias hasta tumores .
“La lista de enfermedades que producen TNF es larga,” y Tracey junto a otro investigador en 2007 en el Hospital General de Massachusetts en Boston , empezaron a tratar enfermedades, en las cuales existia un aumento del factor de necrosis tumoral y empezando por la artritis reumatoide, una enfermedad con un componente inflamatorio grande, donde el FNT esta marcadamente aumentado.
Esta enfermedad es bastante frecuente y afecta alrededor del 1 por ciento de la población mundial, causando la inflamación crónica que erosiona las articulaciones y, finalmente, hace muy difícil el movimiento.
En septiembre de 2011, se comenzó el primer ensayo clínico del mundo para tratar a los pacientes con artritis reumatoide, con un estimulador de nervios implantable basado en los descubrimientos de Tracey.
De acuerdo con Ralph Zitnik, jefe médico de SetPoint, de los 18 pacientes que actualmente están inscritos en el ensayo en curso, dos tercios han mejorado. Y algunos de ellos, tenían poco o ningún dolor tan sólo unas semanas después de recibir el implante; la hinchazón en las articulaciones había desaparecido.
Se había conseguido que el sistema nervioso concretamente el nervio vago fuera capaz de reparar el exceso de inflamación que producía las enfermedades inflamatorias tales como la artritis reumatoide. El organismo es capaz de reparar sus daños y esto lo hacia una rama del sistema vegetativo llamado nervio vago o parasimpático.
A partir de entonces con la llamada bioelectronica, se están tratando una serie de enfermedades que hasta entonces no tenían solución definitiva, a la cabecera las cuales está la epilepsia. De igual forma se está tratando, la obesidad, la diabetes y la motilidad gastrointestinal, entre otras enfermedades digestivas.
Jay Pasricha, profesor de medicina y neurociencia en la Universidad Johns Hopkins: “Lo que estamos haciendo hoy es el precursor del Modelo T “.
Aunque no es que muy científico, pero sí practicó el sistema nervioso controla y maneja toda nuestra corporeidad y por supuesto nuestra mentalidad. No cabe duda que Tracey es el autor de la idea de la estimulación del vago, pero aparte de su genialidad, contaba un perfeccionamiento de los sistemas de estimulación. Concretamente los marcapasos utilizados para regularizar el ritmo cardiaco desde hace muchos años y de igual forma contaba con todos los estudios que se habían hecho para tratar con estimulación, enfermedades físicas y psíquicas del sistema nervioso.
Anand Raghunathan, profesor de ingeniería eléctrica e informática en Purdue, vaticina que la, bioelectrónica, permitirá” un control remoto del cuerpo.”
Inmediatamente la industria se puso en marcha e inundo el mundo con bioelñectronica. Asi GlaxoSmithKline invirtió $ 5 millones en SetPoint, y su unidad de bioelectrónica R. & D. ahora tiene asociaciones con 26 grupos de investigación independientes en seis países. Glaxo también ha establecido un fondo de $ 50 millones para apoyar la ciencia de la bioelectrónica y está ofreciendo un premio de $ 1 millón para desarrollar un dispositivo implantable que pueda, grabar y responder a las señales eléctricas de un órgano y ejercer influencia sobre su función, sustituyendo en parte a las drogas. El tratamiento consiste en un patrón de impulsos eléctricos, que convierte la información en el tratamiento. El Dr. Famm, se adelanta y dice que junto a la artritis reumatoide, la medicina bioelectrónica podría tratar algún día la hipertensión, el asma, la diabetes, la epilepsia, infertilidad, obesidad y cáncer.
Soñar está permitido. La estimulación eléctrica del nervio vago se esta mostrando eficaz y en enfermedades inflamatorias y en enfermedades donde existe un excesó de excitabilidad neuronal.

Después de la primera cirugía en la rata en 1998, Tracey pasó 11 años cartografíando las vías neurales del factor de necrosis tumoral de la inflamación, trazando una ruta desde el nervio vago en el bazo a la circulación sanguínea y, finalmente, a las mitocondrias dentro de las células.
Para el año 2009, SetPoint estaba preparado para poner a prueba la obra de Tracey en las personas con artritis reumatoide, y Ralph Zitnik se propuso unirse a la compañía.
La primera tarea de Zitnik en el punto establecido era reclutar a un científico principal para establecer un ensayo clínico. Muchos científicos de Estados Unidos y Europa eran reacios a hacerlo, pero finalmente se contrató a Paul-Peter Tak, un inmunólogo bien considerado y reumatólogo de Amsterdam.
Al día siguiente de un artículo sobre neuroestimulacion del vago en la artritis reumatoide , publicado en un periódico holandés, la oficina del Koopman obtuvo más de un millar de llamadas de pacientes con artritis reumatoide, que querian participar.
Los sujetos del ensayo fueron sometidos a una operación de 45 minutos. Un neurocirujano fijaba un dispositivo con forma de sacacorchos sobre el nervio vago en el lado izquierdo del cuello y, a continuación, inserta justo debajo de la clavícula . “generador de impulsos del tamaño de un dólar plata ” que contenía una batería y un microprocesador programado para descargar choques de ondas leves a partir de dos electrodos. Un alambre delgado hecho de una aleación de platino conectado los dos componentes por debajo de la piel. Una vez que el implante estaba encendido, su carga preprogramada - alrededor de un miliamperios; (una pequeña lámpara LED consume 10 veces más electricidad), se estimuló el nervio vago en ráfagas de 60 segundos de duración, hasta cuatro veces al día. Después de una semana o dos, el dolor artrítico comenzó a disminuir. hinchazón de las articulaciones se redujo, y los análisis de sangre que analizados en busca de marcadores inflamatorios generalmente mostraron descensos.
Varios enfermos fueros también operados y sus casos publicados en periódicos, con resultados muy beneficiosos

Como efectos indeseados un paciente tuvo molestias no importantes y pasajeras en la garganta y algún otro paciente tuvo efectos secundarios desagradables, como náuseas y erupciones cutáneas.
En el Instituto Federal Suizo de Tecnología en Lausanne, está tratando de crear una simulación por ordenador del cerebro humano.
La Bioelectrónica podría potencialmente eliminar una serie de enfermedades donde el vago esta alterado y no cumple su msion de regular la inflamación entre otras funciones.
Pero hay que preguntarse porque este nervio a medida que el hombre vive mas y se ha puesto en contacto con mas patógenos es mas débil y causante de mas enfermedades crónicas.
Es evidente que este es un camino genial, pero como siempre hay que seguir trabajando con cordura e imparcialidad.

No hay comentarios »

Aún no hay comentarios.

Canal RSS de los comentarios de la entrada. URL para Trackback

Deja un comentario

Gestionado con WordPress