Enriquerubio.net

11 Septiembre 2017

Toxicidad de la α-sinucleína en Parkinson

Archivado en: General — Enrique Rubio @ 13:19

VENTOLIN Medicamento contra el asma le pone un freno al Parkinson BENEFICIA A LA DNFERMEDAD DE PARKINSON:

El beneficio que el ventolin puede ejercer en la mejoría del parkinson acaba de ser demostrado en un porcenjaje de un tercio de los casos observados

Una investigación realizada por la Escuela de Medicina de Harvard (USA), y que se presenta esta semana en la revista Science, afirmó que un medicamento utilizado para el tratamiento del asma podría prevenir el Parkinson. Explicaron que este medicamento contrarresta la proteína alfa-sinucleína, la cual se cree que provoca y hace que avance la enfermedad.
Viernes 01 de septiembre de 2017
Según estadísticas del Ministerio de Salud de la Nación, el parkinson es una enfermedad del sistema nervioso que afecta a entre el 1 y el 1,5% de los argentinos.
De acuerdo a una investigación realizada por la Escuela de Medicina de Harvard (USA), y que se presenta esta semana en la revista Science, un medicamento utilizado para el tratamiento del asma (salbutamol o Ventolin) podría prevenir el parkinson. Explicaron que este medicamento contrarresta la proteína alfa-sinucleína, la cual se cree que provoca y hace que avance la enfermedad.

El parkinson es un tipo de trastorno del movimiento que se produce cuando las células nerviosas -neuronas- no generan suficiente cantidad de una sustancia química fundamental para el cerebro, llamada dopamina. Por lo general, la enfermedad aparece cerca de los 60 años, pero hay casos en los que se presenta antes. Es mucho más común entre los hombres que entre las mujeres.
Entre sus síntomas se incluyen: Temblor en las manos, los brazos, las piernas, la mandíbula y la cara; rigidez en los brazos, las piernas y el tronco; lentitud en los movimientos y problemas de coordonación y equilibrio.
Según estadísticas del Ministerio de Salud de la Nación, el parkinson es una enfermedad del sistema nervioso que afecta a entre el 1 y el 1,5% de los argentinos mayor de 65 años.
La mayoría de los pacientes que sufren esta enfermedad tienen acumulaciones anormales de la proteína alfa-sinucleína en el cerebro. Por eso, esta podría ser una de las causas del parkinson. En este caso, los especialistas de la Escuela de Medicina de Harvard buscaron un medicamento que evite que esta proteína se acumule, sin tener que eliminarla cuando ya se ha almacenado. Es decir, estos medicamentos permitirían que la enfermedad no avance desde el momento en que se realiza el diagnóstico.
La α-sinucleína (alfa-sinucleína) es una proteína nuclear y sináptica que es el principal componente de los cuerpos de Lewy tanto en las formas esporádica como hereditaria de enfermedad de Parkinson y asimismo en la demencia de cuerpos de Lewy.
El estudio de diversas enfermedades neurodegenerativas está proporcionando evidencia notoria de la importancia de la estructura y función de las proteínas en su causa. Por ejemplo, las anormalidades de la α-sinucleína participan en algunos casos de enfermedad de Parkinson y en la enfermedad difusa de cuerpo de Lewy, o demencia de cuerpos de Lewy.
En cierto grado, el reconocimiento mayor de la demencia de cuerpos de Lewy se debe a los adelantos en técnicas histológicas, en particular la capacidad para detectar sinucleína mediante inmunotinción que permiten observar cuerpos de Lewy en la corteza cerebral con más claridad de lo que había sido posible.
Debido a que los cuerpos de Lewy en neuronas corticales no están rodeados por un halo preciso, como en la sustancia negra en casos de enfermedad de Parkinson, no se apreciaron con facilidad hasta que se desarrollaron estas tinciones de anticuerpo. De manera indudable, el hecho de que el principal componente del cuerpo de Lewy es α-sinucleína agrupada, ha de resultar importante para comprender tanto la enfermedad de Parkinson como la demencia de cuerpo de Lewy.
α-sinucleína y enfermedad de Parkinson
En la enfermedad de Parkinson se cree que existe una participación importante del rasgo hereditario en los casos esporádicos de la enfermedad. Se llegó a informar un aumento de 13 veces en la susceptibilidad a la enfermedad en pacientes que presentan la combinación de genotipos α-sinucleína y apolipoproteína E, pero esto aún debe confirmarse.1
En condiciones normales la sinucleína existe en una forma soluble sin plegamiento, pero en altas concentraciones se agrupa y produce neurofilamentos que constituyen los cuerpos de Lewy. Las técnicas de inmunotinción permiten identificar la α-sinucleína y a alguna otras proteínas menos específicas, como ubicuitina y tau, dentro de los cuerpos de Lewy.
En cuatro familias sin relación con la rara variedad autosómica dominante de la enfermedad de Parkinson se identificó una mutación en el cromosoma 4 que codifica para una variedad aberrante de la sinucleína (Polymeropoulos et al). Se describió asimismo una familia en que la causa genética primaria es una copia extra no mutante del gen de α-sinucleína.2
Además, se encuentran algunos casos de parkinsonismo familiar en genealogías con mutaciones de los genes que controlan la eliminación de α-sinucleína de la célula a través de una vía proteosómica. Estos hallazgos, en conjunto, indican que es posible que la inestabilidad y el plegamiento erróneo de la α-sinucleína sean el defecto proteínico primario en estas formas de enfermedad de Parkinson. En este concepto, un poco análogo a la hipótesis amiloide de la enfermedad de Alzheimer, aumenta la propensión al plegamiento erróneo por los valores altos de α-sinucleína, y las proteínas plegadas erróneamente forman protofibrillas tóxicas y a continuación cuerpos de Lewy. Este proceso se acelera por defectos en las proteínas de choque por calor que acompañan a la α-sinucleína al interior y exterior de la célula.
Toxicidad de la α-sinucleína
Existen dos mutaciones principales en el cromosoma 4q: A53T, A30P en las que se promueve la oligomerización de α-sinucleína. Los mecanismos de toxicidad de la α-sinucleína propuestos en la enfermedad de Parkinson según el modelo de Eriksen, Dawson, Dickson y Petrucelli. De acuerdo con este modelo, están elevados los valores de α-sinucleína debido a:
• Duplicación de una copia del gen α-sinucleína.
• Mutaciones de punto en el gen α-sinucleína que generan acumulaciones excesivas de sinucleína.
• Mutaciones en los genes parkin y UCH-L1 que disminuyen la eliminación normal de sinucleína por los proteosomas.
El exceso de sinucleína se polimeriza para formar protofibrillas, un proceso que aumenta por defectos en las proteínas de choque por calor o por acción de la dopamina, que se une a sinucleína. A su vez, ello conduce a la formación de cuerpos de Lewy. Este modelo atribuye la neurotoxicidad a las protofibrillas de los cuerpos de Lewy.3
El tratamiento más común para la enfermedad es el fármaco levodopa, el cual se introdujo a finales de los años 60. Esta sustancia reemplaza a la dopamina endógena, que es la que produce el propio organismo y la cual es deficitaria en el paciente que sufre de parkinson.
No existe una cura para la enfermedad, pero los medicamentos permiten mejorar la calidad de vida y los síntomas.
Los investigadores de Harvard analizaron más de 1.100 medicamentos para otros problemas de salud con el objetivo de encontrar aquel que tenga un efecto sobre la alfa-sinucleína. Comprobaron que los denominados agonistas del receptor beta-2 adrenérgico contrarrestan esta proteína y, el más conocido, es el salbutamol para el asma.
Contaron con la colaboración de la Universidad de Bergen (Noruega) y observaron los datos de 4 millones de personas de este país. Después de analizar estos datos, los especialistas manifestaron que el riesgo de sufrir parkinson es un 34% más bajo en aquellos que se medican con salbutamol, en comparación al resto de la población. En cambio, los pacientes que toman propanolol, que tiene el efecto opuesto sobre la alfa-sinucleína, tienen un riesgo el doble de alto.
Esta hallazgo supone un marcado adelanto en el porvenir de esta enfermedad. Por el momento, no existe una cura para la enfermedad, pero lel ventolin permiten mejorar la calidad de vida y los síntomas de los pacientes que la sufren

No hay comentarios »

Aún no hay comentarios.

Canal RSS de los comentarios de la entrada. URL para Trackback

Deja un comentario

Gestionado con WordPress