Enriquerubio.net

28 Febrero 2017

LA BÚSQUEDA DE LA FELICIDAD.

Archivado en: Emocion y Sentimientos — Enrique Rubio @ 20:09

Pese a que soy medico desde hace muchos años, solo alguna vez las cosas me impactan con aire paranormal. Soy muy somaticista y procuro que la ilusión de lo que no esta en mis manos, me impresione. O mejor, me confunda más de lo que habitualmente estoy.
Creo que esta postura de no añadir ilusión a lo morfológico y restar sentimientos a lo que me cuentan me a evitado incurrir en ilusiones de “eureka lo he conseguido.
No obstante acepto que no he sido un modelo de buen vivir. Desde pequeño fui educado en el estudio. “Niño a los libros” era la frase mas oída en mi casa. Mi padre carpintero muy cualificado, no entendió el mundo sino por el saber. Nada de futbol, nada de deportes ni de juego y no digamos de salir a divertirse y tampoco muchos modales Se puede decir que la estética no preocupaba demasiado. Lo importante era el trabajo
Ello me condujo a ser un deportista del estudio con un solo camino, todo lo inherente a un libro y a lo novedoso. No se puede vivir de conservador. El mundo ha evolucionado gracias a los innovadores y sin ellos, la edad de piedra es la salida y puede serlo, sino estamos siempre atentos a que formamos parte de una cadena que tiene que destruir ciertos atavismos y conservar e incrementar los defectos inherentes a la falta de empatia.

No hace mucho quizás unos meses fui invitado a inaugurar el curso académico de una fundación en Barcelona. Me sentí muy complacido por la invitación y se me aconsejo que el tema de la charla no fuera muy árido, que huyera de lo científico y estuviera mas cercano a lo humanístico. Lo acepte y empecé a revisar anteriores presentaciones que había hecho y como no. La emoción y el sentimiento y sus consecuencias, me vinieron inmediatamente a la mente.

La charla fue simpática, el director general de la institución hizo la presentación del acto y recomendó a los sanitarios asistentes, medicos, enfermeras, rehabilitadores, psicologos, mas esfuerzo, mas acercarse al enfermo, mas saber perder y no sentirse ofendido por el agravio del enfermo. En una palabra todo aquello con lo que yo no estaba de acuerdo.
En los últimos 20 años, ya en tiempos de la dictadura quizás, el medico y el sanitario empezaron a perder terreno. Eran ofendidos siempre o muchas veces, maltratados fisica y psíquicamente y solo hasta muy recientemente la justicia tomo partido y empezó a defender al medico como cualquier otro ciudadano ofendido.

En los ultimos 60 años aproximados, nuestro cerebro ha respondido con tecnologia y muy avanzadas a los defectos anteriores. Hemos pasado desde la pizarra y el pizarrón, pàsando por el lapiz, el tintero y la plumilla, al boligrafo, la estilografica, la maquina de escribir y desembocar en el terrible y enorme salto del ordenador personal.
Monstruosa creación de inimaginable alcance. En 50 años se ha pasado de escribir con borrones en un pliego a hacerlo en la pantalla de un ordenador, con mil capacidades practicas y esteticas y mas dudosamente eticas. Por otra parte mi vida se alarga porque desde 1840 empezo a alargarse de una manera poco explicada y de vivir a principio del siglo XX unos 40 años de vida media, se paso un siglo mas tarde exactamente a duplicar la vida de una manera en la que solo la higiene y la alimentación sobresalen en su responsabilidad, pero seguro que hay mucha mas cosas que entran en este evento.
Sin embargo este dominio mecanico y aritmetico del cerebro, posiblemente del hemisferio izquierdo fue muy capaz de desarrollarse, pero la otra mitad o la otra parte encargado de las relaciones sociales, no evolucionó de igual forma en el desarrollo. Se hacían modelos de bombas cada vez más sofisticadas y con más poder para matar y matar más gente al mismo tiempo. Las diferencias sociales empezaron a atenuarse y ya el señorito y el gran señor tuvieron menos prepotencia por lo menos en lo superficial Evidentemente el pobre se encontró beneficiado y pudo comer, tener asistencia sanitaria y escolaridad. Pero la maldad aumento o por lo menos periódicamente tenia un brote y leer un periódico se convierte en un desafío al equilibrio emocional. En una palabra la parte de mi cerebro encargada de lo mecánico ha evolucionado marcadamente y creado mas riqueza. Por el contrario aquella otra parte encargada del afecto, de la empatia de reonocer el estado de animo en la cara de mi interlocutor y en consecuencia poder usar de la compasión para socorrerlo, esto no crecido de manera paralela.
Hace falta una continuidad en la evolucion de la especie para que el amor predomine, para que la etica sea superior en todo y siempre a la estetica. Nada de maners befoar moral. Eso es terrible injusto y cruel y seguro que enfermizo..

Termine la charla con la tesis que parte de nuestro cerebro, no se desarrolla o incluso regresa con un perimundo toxico que nos mutila y nos hace incapaces sociales.

La charla fue aplaudida pero me parece que no la entendieron demasiado porque yo no supe recalcar las diferencias entre lo mecánico y lo social.

Encuentro que evangelizar a los jóvenes con la necesidad de que tener una o mas licenciaturas, varios master y por supuesto una media de tres idiomas es lo que irremisiblemente les va a llevar al éxito. Y eso exactamente eso es lo que ha repetido en la historia las catástrofes sociales. El Holocausto sucedió en el país con mas premios Nobel, mas estudiosos, mas músicos mas literatos y mas personas disciplinadas y cumplidoras y hasta tal punto lo eran que el mensaje que se les daba lo llevaban hasta considerar a los judíos animales que no habían llegado a la categoría de hombres. Y a partir de entonces se repite el trinomio, educación, ejercitación y gana lo que puedas y enriquécete y gástalo. No importa como lo ganes ni si dejas en la pobreza al infeliz y un poco tonto que ha creído en que los dotados te van a traer la felicidad porque ellos estan capacitados y tu tienes que fiarte de sus palabras. Esto se llama “la confusión de los tiempos” y periódicamente con las características de epidemia ocurre eso si la culpa la tienen los demás y el estado debe ayudarme.

Yo he visto con absoluta claridad y en mi persona, que las palabras de mi padre se cumplieron. Niño estudia para que no tengas que trabajar. Efectivamente si estudiaba no tenia que poner ladrillos ni llevar una carretilla, pero si una semana mas tarde de haber terminado la licenciatura de medicina, hice 48 horas seguidas de guardia en un dispensario que escasamente me permitió tomar café e ir al baño. Entonces empecé a pensar que no era aquello lo pactado. El tiempo después fue empeorando hasta la actualidad donde es raro que no tengas una afrenta al dia, por parte de la direccion, de los enfermos de los acompañantes y de los políticos y no preguntes, siempre eres
el responsable y además todo puede ir todavía peor.

Esto fue escrito hace unos diez años, cuando era más joven y veía las cosas más sencillas, o tenía menos argumentos. Hoy creo que no escribiría esto. Pero como ya está escrito creo que debo publicarlo.
Todo lo anterior es verdad, pero más complicado.
El mundo es demasiado complicado, como, para que una sola persona, se haga dueño de la verdad.
Somos el resultado de múltiples algoritmos, en la cabeza de millones de personas durante miles de años, y lo único que hacemos es adaptarnos cuando podemos. Ni está en nuestra voluntad ni se le espera.
Si quiere una manera súbita las máquinas están pensando por nosotros y desestabilizando los esquemas clásicos. Nada va a volver a ser igual, pero tiene porque ser peor.
No podemos ser felices con el recuerdo de tiempos donde, la peste, la hambruna y la guerra eran las dueñas de nuestra vida y nos hacían infelices. Pero cuando desapareciendo estas maldiciones, no tenemos o no sabemos, percibir el mundo, con felicidad.
La felicidad a la que buscamos, probablemente con poca inteligencia, es la meta. Y conseguirla es nuestro único destino. Sólo tenemos un arma para ello. Seguir buscando. Como decía mi Padre “ niño a los libros”. Pero ahora no son los libros, es el conocimiento y compartirlo. Pero no hay otro camino. Hay que seguir.

No hay comentarios »

Aún no hay comentarios.

Canal RSS de los comentarios de la entrada. URL para Trackback

Deja un comentario

Gestionado con WordPress