Enriquerubio.net El blog del Dr. Enrique Rubio

13 enero 2020

INMUNOTERAPIA CONTRA EL CÁNCER, Ignacio Melero

Filed under: TUMORES — Enrique Rubio @ 19:03

watch
INMUNOTERAPIA CONTRA EL CÁNCER

La inmunoterapia, es una terapia biológica, es un tipo de tratamiento para el cáncer que estimula las defensas naturales del cuerpo a fin de combatir el cáncer. Utiliza sustancias producidas por el cuerpo o fabricadas en un laboratorio para mejorar o restaurar la función del sistema inmunitario

La inmunoterapia es un tipo de tratamiento del cáncer que ayuda al sistema inmunitario a combatir el cáncer. El sistema inmunitario ayuda a su cuerpo a combatir las infecciones y otras enfermedades. Está compuesto de glóbulos blancos de la sangre y órganos y tejidos del sistema linfático.
La inmunoterapia es un tipo de terapia biológica. La terapia biológica es un tipo de tratamiento que usa sustancias producidas por organismos vivos para tratar el cáncer.

La inmunoterapia también combate el cáncer Varios tipos de inmunoterapia se usan para tratar el cáncer. Estos tratamientos pueden ayudar al sistema inmunitario a atacar el cáncer directamente o a estimular el sistema inmunitario de una forma más general.
Los tipos de inmunoterapia
Los inhibidores de punto de control, los cuales son fármacos que ayudan al sistema inmunitario a responder con más fuerza a un tumor. Estos fármacos funcionan al soltar los «frenos» que detienen a las células T (un tipo de glóbulo blanco y componente del sistema inmunitario) para que no destruyan a las células cancerosas. Estos fármacos no atacan al tumor directamente. Más bien, ellos interfieren con la capacidad de las células cancerosas para evadir el ataque del sistema inmunitario.
Transferencia adoptiva celular, la cual es un tratamiento que intenta reforzar la capacidad natural de sus células T para combatir el cáncer. En este tratamiento, las células T se toman de su tumor. Luego, las que son más activas contra su cáncer se hacen crecer en lotes grandes en el laboratorio.
El proceso de hacer crecer las células T en el laboratorio se puede llevar de 2 a 8 semanas. Durante este tiempo, usted puede recibir tratamientos como quimioterapia y radioterapia para reducir sus células inmunitarias. Después de estos tratamientos, las células T que se hicieron crecer en el laboratorio se regresarán a su cuerpo por medio de una aguja en su vena.
Para más información acerca de un tipo específico de transferencia adoptiva celular llamada terapia de células T y CAR, la cual usa células T que se han cambiado en el laboratorio, vea Células T y CAR: manipulación de células inmunitarias de pacientes para tratar sus cánceres.
Anticuerpos monoclonales, conocidos también como anticuerpos terapéuticos, los cuales son proteínas del sistema inmunitario creadas en el laboratorio. Estos anticuerpos están diseñados para que se adhieran a blancos específicos que se encuentran en las células cancerosas. Algunos anticuerpos monoclonales marcan a las células cancerosas para que las vea con más facilidad y las destruya el sistema inmunitario, estos son un tipo de inmunoterapia. Otros anticuerpos monoclonales que se usan en el tratamiento del cáncer no causan una respuesta del sistema inmunitario. Dichos anticuerpos monoclonales son considerados como terapia dirigida, en lugar de inmunoterapia.
Vea la sección sobre terapia dirigida para saber más.
Vacunas de tratamiento, las cuales trabajan contra el cáncer al reforzar la reacción de su sistema inmunitario a las células cancerosas. Las vacunas de tratamiento son diferentes de las que ayudan a prevenir enfermedades.
Tipos de inmunoterapia que mejoran la respuesta inmunitaria del cuerpo para combatir el cáncer son:
Citocinas, las cuales son proteínas producidas por las células de su cuerpo. Tienen funciones importantes en las respuestas inmunitarias normales del cuerpo y en la capacidad del sistema inmunitario para responder al cáncer. Los dos tipos principales de citocinas usadas para tratar el cáncer son los interferones y las interleucinas.
Bacilo de Calmette-Guérin, BCG, es una inmunoterapia que se usa para tratar el cáncer de vejiga. Es una forma debilitada de la bacteria que causa la tuberculosis. Cuando se inserta directamente en la vejiga con un catéter, el BCG causa una reacción inmunitaria contra las células cancerosas. También se está estudiando en otros tipos de cáncer.
¿Quién recibe inmunoterapia?
La inmunoterapia no se usa todavía tanto como la cirugía, la quimioterapia y la radioterapia. Sin embargo, las inmunoterapias han sido aprobadas para tratar a personas con muchos tipos de cáncer. Para aprender acerca de las inmunoterapias que pueden usarse para tratar su cáncer, vea los resúmenes de PDQ® de tratamiento del cáncer en adultos y los resúmenes de tratamiento del cáncer en niños.
Se están estudiando muchas otras inmunoterapias en estudios clínicos, los cuales son estudios de investigación que incluyen a personas. Para encontrar un estudio que puede ser una opción para usted, vea la búsqueda de estudios clínicos.
¿Cómo funciona la inmunoterapia contra el cáncer?

Papel del NCI en la investigación de inmunoterapia
El NCI respalda una amplia gama de investigación para la inmunoterapia, desde ciencia básica hasta estudios clínicos.

Una razón por la que las células cancerosas prosperan es porque son capaces de esconderse del sistema inmunitario. Ciertas inmunoterapias pueden marcar las células cancerosas para facilitar al sistema inmunitario que las encuentre y las destruya. Otras inmunoterapias refuerzan el sistema inmunitario para que funcione mejor contra el cáncer.
Las inmunoterapias pueden causar también reacciones alérgicas graves o hasta mortales. Sin embargo, estas reacciones son raras.
¿Cómo se administra la inmunoterapia?
Las diferentes formas de inmunoterapia pueden administrarse en formas diferentes. Estas son:
Intravenosa (IV)
La inmunoterapia se administra directamente en una vena.
Oral
La inmunoterapia se da en tabletas o cápsulas para tomarse por la boca.
Tópica
La inmunoterapia tiene presentación de crema que usted aplica a su piel. Este tipo de inmunoterapia puede usarse para cáncer de piel muy al principio.
Intravesical
La inmunoterapia se administra directamente en la vejiga.
¿A dónde va a recibir la inmunoterapia?
Usted puede recibir la inmunoterapia en el consultorio del doctor, en una clínica o en la unidad ambulatoria de un hospital. Ambulatoria significa que usted no pasa la noche en el hospital.
¿Con qué frecuencia se recibe la inmunoterapia?
Con qué frecuencia y durante cuánto tiempo recibe usted inmunoterapia depende de:
Su tipo de cáncer y lo avanzado que esté
El tipo de inmunoterapia que reciba
Cómo reaccione su cuerpo al tratamiento
Es posible que reciba tratamiento todos los días, una vez por semana o una vez por mes. Algunas inmunoterapias se dan en ciclos. Un ciclo es un período de tratamiento seguido de un período de descanso. El período de descanso da a su cuerpo la posibilidad de recuperarse, de reaccionar a la inmunoterapia y de producir nuevas células sanas.
Las complicaciones de la inmunoterapia los tumores es enorme, prácticamente toda nuestra biología puede afectarse con esta medicación y en alguna y la alguna ocasión estas complicaciones son graves

¿Cómo se sabe si la inmunoterapia está funcionando?
Usted verá a su doctor con regularidad. El doctor le hará exámenes físicos y le preguntará cómo se siente. Tendrá exámenes médicos, como análisis de sangre y diferentes tipos de exploraciones. Estos exámenes medirán el tamaño de su tumor y vigilarán los cambios en sus análisis de sangre

Ignacio Melero Bermejo (Madrid, 1964)1 es un investigador español, especialista en inmunoterapia. Catedrático de Inmunología de la Universidad de Navarra, investigador principal del CIMA2 y académico correspondiente de la Real Academia Nacional de Medicina.

Tras licenciarse en Medicina por la Universidad de Navarra, realizó la especialidad en Inmunología en el Hospital Universitario de la Princesa (Madrid). Al concluir la especialidad, viajó a Seattle (Estados Unidos), donde trabajó en el instituto de investigación farmacéutica de la compañía Bristol-Myers Squibb junto con los doctores Lieping Chen y Karl E. Hellstrom, entre 1994 y 1998. Allí consiguió la identificación de 4-1BB (CD137) como diana en inmunoterapia del cáncer.3
En 1998 regresó a Pamplona, incorporándose al CIMA y a la Clínica Universidad de Navarra donde dirige un equipo de investigación traslacional que trabaja en estrategias de inmunoterapia del cáncer basadas en terapia celular, terapia génica y anticuerpos monoclonales.4
Sus áreas de investigación actuales se centran en la investigación traslacional de banco a cama con células, genes y estrategias de inmunoterapia contra el cáncer mediadas por anticuerpos monoclonales.5
Desde 2017 trabaja, entre otras investigaciones, en un ensayo clínico en fase I con la primera inmunoterapia desarrollada íntegramente en España. El ensayo trata a varios pacientes con tumores sólidos de mal pronóstico, suministrándoles un tratamiento con BO-112, nombre que recibe el fármaco antitumoral.6 En enero de 2019, se hizo público mediante un comunicado del Hospital Gregorio Marañón, la Clínica Universidad de Navarra y el Hospital Ramón y Cajal, los resultados de este ensayo. El estudio presentado demuestra que la primera inmunoterapia contra el cáncer desarrollada íntegramente en España es segura para los pacientes.7 Además, los datos preliminares indican que BO-112 ha conseguido controlar la enfermedad en el 58% de los casos, reduciendo el tumor en el 17%.8 Mucho antes de que los fármacos de inmunoterapia del cáncer empezaran a curar a pacientes desahuciados y revolucionaran la oncología, Ignacio Melero ya había decidido dedicar su carrera a dirigir las células inmunitarias contra los tumores.
Emprendió este camino, y contribuyó a que avanzara, en un momento en que no había ninguna certeza de adónde llevaría. De si llevaría a la curación de los pacientes, o por lo menos a mejorar los tratamientos del cáncer como esperaba, o de si sería un ejercicio intelectual sin aplicación clínica. “Desde luego, pensábamos que avanzábamos en la buena dirección, pero no sabíamos adónde llegaríamos”, reconoce

Hoy, veinte años más tarde, Ignacio Melero está considerado como el principal referente de la inmunoterapia del cáncer en España.
En el laboratorio de La Princesa, Melero hizo su tesis sobre los linfocitos NK, también llamados células asesinas porque se dedican a matar otras células, entre ellas las tumorales. “Ya tenía claro en aquella época que me quería dedicar al cáncer”, recuerda Melero. Contrariamente a la tradición de la ciencia española de aposentarse en el hospital o universidad en que uno se ha formado, “mis jefes en La Princesa me presionaron para que me marchara; me dijeron que, si quería continuar mi carrera científica, tenía que salir al extranjero”.
Fue un buen consejo. Convenció a su mujer –“y sobre todo a mis suegros”- para marcharse a Seattle (EE.UU.) al laboratorio de Karl Hellstrom en la compañía Bristol-Myers Squibb. “Era la meca de la inmunología. Aunque trabajábamos para la industria, teníamos una gran libertad para investigar. Teníamos la sensación de que estábamos inventando el futuro”.
Pasó allí cuatro años muy productivos, de 1994 a 1998, en los que investigó qué señales necesitan las células inmunitarias para reconocer y destruir las células tumorales. “Abrió un nuevo campo de investigación en inmunología tumoral. En aquella etapa realizó estudios seminales que llevaron a varias empresas biofarmacéuticas a desarrollar nuevos compuestos”, destaca Antoni Ribas, oncólogo de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) y presidente de la Asociación Americana de Investigación del Cáncer.
De aquellos años en Seattle conserva la amistad y la relación profesional con algunos de los investigadores que han transformado la inmunooncología en los últimos veinte años. Entre ellos, Carl June (que introdujo la terapia con células CAR-T) y Lieping Chen (que descubrió la molécula PD-L1 en la que se basan muchos fármacos de inmunoterapia).
Pero la decisión de BMS de cerrar el laboratorio de Hellstrom en Seattle llevó a una diáspora de aquellos visionarios que pensaban que algún día podrían curar cánceres dirigiendo las células inmunitarias contra células tumorales. Muchos de ellos se reubicaron en otros centros de investigación en Estados Unidos. Melero, tras un breve paso por la sede de BMS en Princeton, recibió una oferta de la Clínica Universidad de Navarra.
“Jesús Prieto, mi antiguo profesor de inmunología, se volvió a cruzar en mi vida”, recuerda. “Me invitó a venir un día a dar un seminario aquí en Pamplona y me dijo que iban a hacer un instituto de investigación”. Aunque no había más que un solar donde ahora se levanta el Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) de la Universidad de Navarra, aceptó la oferta.
Desde su regreso a Navarra, Melero se ha convertido en “el número uno de España en su campo y en una figura reconocida internacionalmente”, destaca López-Botet. Antoni Ribas, de UCLA, coincide en que es “uno de los mejores del mundo”. Ha contribuido a mejorar los tratamientos de la inmunoterapia ante distintos tipos de cáncer y “ha conseguido posicionar su programa de Pamplona en la vanguardia de la revolución de la inmunología tumoral”, destaca Ribas.
“Las expectativas de la inmunoterapia son tan altas que todos los días temo que defrauden a los pacientes”, admite Melero. “Pero estamos al principio de la historia. En este momento tenemos tres objetivos. Queremos aprender a combinar fármacos para conseguir una mayor eficacia sin que los efectos secundarios sean intolerables; queremos identificar qué pacientes responderán a la terapia lo antes posible después de iniciar el tratamiento; y queremos comprender por qué el inmunoterapia fracasa en algunos pacientes. Cuando consigamos estos tres objetivos, un porcentaje muy elevado de cánceres podrán beneficiarse de tratamientos que estimulan el sistema inmunitario
10/10/18 15:31 María Pilar Huarte
El Dr. Ignacio Melero, catedrático de Inmunología de la Universidad de Navarra, ha sido nombrado académico correspondiente de la Real Academia Nacional de Medicina de España. El acto de ingreso y entrega de medalla y diploma académico se celebró ayer en la sede de la Corporación. Durante la sesión científica el Dr. Melero, codirector del Servicio de Inmunología de la Clínica Universidad de Navarra e investigador senior del Programa de Inmunología e Inmunoterapia del Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA), impartió la conferencia “Anticuerpos monoclonales inmunoestimulantes: nuevas herramientas terapéuticas en el tratamiento del cáncer”.

↑ López, Ángeles (14 de marzo de 2016). «’En inmunoterapia, lo mejor está por llegar’». El Mundo (Madrid). Consultado el 9 de enero de 2019.
↑ Ramírez de Castro, N.; Ibarra, R. (1 de octubre de 2018). «El nobel de Medicina premia a los padres del tratamiento estrella del cáncer». ABC (Madrid). Consultado el 9 de enero de 2019.
↑ Redacción (12 de octubre de 2018). «El catedrático Ignacio Melero, académico correspondiente de la Real Academia Nacional de Medicina de España». Agencia Europa Press (Pamplona). Consultado el 9 de enero de 2019.
↑ Redacción ABC Salud (18 de octubre de 2015). ««La inmunoterapia está revolucionando el tratamiento del cáncer»». ABC (Madrid). Consultado el 9 de enero de 2019.
↑ Saltar a:a b «Ignacio Melero, MD, PhD.». Sitc Cancer Immunotherapy Connect (en inglés). [2017]. Consultado el 9 de enero de 2019.
↑ Tolosa, Amparo (23 de febereo de 2017). «Primera inmunoterapia desarrollada íntegramente en España». Genética médica (Madrid). Consultado el 9 de enero de 2018.
↑ Hospital General Universitario Gregorio Marañon, ed. (3 de enero de 2019). «La primera inmunoterapia española contra el cáncer es segura para los pacientes». Madrid. Consultado el 9 de enero de 2019.
↑ Agencia EFE (4 de enero de 2019). «La primera inmunoterapia española controla el cáncer en un 58% de casos». Diario de Navarra (Pamplona). p. 25.

No hay comentarios »

No comments yet.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URL

Leave a comment

Powered by WordPress