Enriquerubio.net El blog del Dr. Enrique Rubio

17 septiembre 2016

HISTORIA DE LA CIATICA

Filed under: Raquis — Enrique Rubio @ 22:02

El dolor lumbar y ciático es ampliamente conocido por las civilizaciones griegas y romanas, sin embargo la etiología de la CIATICA no es bien conocida hasta 1934, con la publicación de  Mixter y Barr, [14]. A partir de entonces el dolor del miembro inferior producido por la compresión de una raíz del plexo ciático, por una hernia del disco Intervertebral, se tipifica como una entidad clinicopatológica.. Ya se conocía que los cuadrúpedos pueden tener problemas de disco, [4]. [9]. Los estudios han puesto de manifiesto que este síndrome forma parte de la artrosis RAQUIDEA y es tan antiguo como la vida en el planeta y posiblemente lo sufrían ya los dinosaurios, porque los conocimiento que tenemos en la actualidad nos demuestra que los dinosaurios al igual que todo los vertebrados sufrían de artrosis RAQUIDEA y por tanto era lógico que esta enfermedad fuera muy conocida. En la actualidad la patología raquídea por artrosis está ampliamente distribuida sobre todo a partir de los 40 años y en el mayor es casi una constante, siendo la segunda causa de inutilidad y la segunda también en consultas  médicas.


Teniendo en cuenta la prevalencia actual de la ciática, no es descabellado suponer que en siglos anteriores esta aflicción se cobró su cuota de víctimas.

La falta de información escrita hace muy difícil tener una idea clara de la evolución de esta patología y menos de su tratamiento. Sigerist, [16] ha observado que el carácter repentino del ataque de ciática afectaba  a los  pueblos primitivos y seria atribuido a la magia demoníaca, como el ataque de las brujas (Hexenschuß) de los alemanes. La acción de los demonios no controlables podía ser la causa del terrible mal. En algunas localidades, tales puntos de vista han persistido en nuestro siglo. Entre los egipcios en las regiones muy rurales, por ejemplo, la creencia de que Junín (demonios) causa la ciática, sigue siendo generalizada [17].

Los estudiosos de la antigua Grecia consideraban que  el dolor ciático era un desequilibrio natural físico. Algunos grupos ponían en relación la ciática con la vida intelectual. Frente a esta influencia intelectual, En el  siglo V antes de Cristo la ciática se reconoce ampliamente pero no se la delimita como enfermedad. Aunque si se acercaron a la descripción que tenemos en nuestros días sobre ciática, [6] cualquier queja atribuibles al área general de la cadera se considera que era ciática en ese momento. Hipócrates creía que la enfermedad era más frecuente durante los meses de verano y otoño. En el otoño muchas enfermedades que se producen en verano prevalecen, además de las fiebres cuartanas y erráticas, afecciones del bazo, la hidropesía, el consumola disentería, la ciática, amigdalitis, asma, vólvulo, la epilepsia, la manía y melancolía. [5]

El aumento en la incidencia de la ciática durante estas temporadas estaba probablemente relacionado con la actividad física más fuerte como las labores del campo y el deporte.  Hipócrates, pensaba que el aumento estacional  de esta patología se debía a que el sol puede “secar” el líquido articular y, por tanto, producir síntomas [6].
Por otra parte, Hipócrates observó que la enfermedad era más común entre las clases altas y, especialmente, entre aquellos que montaban a  caballo con frecuencia. Al mismo tiempo que la ciática,  aparecia un debilitamiento de la actividad sexual, cosa que también aparecía con otras enfermedades o procesos. “La inflamación de las articulaciones, ciática y gota.” Se las relacionó con el hecho en el montar a caballo demasiado. Sólo medición

[6] La asociación de la esterilidad y la afectación de la  columna vertebral eran atribuidas por Hipocrates  a dos creencias. 1) La médula espinal, considera que tiene un origen divino en la medicina griega antigua, se comunica con los riñones y los órganos genitales del macho a través de las venas. 2) El esperma se produce realmente en la médula espinal [12].
Como se ha demostrado por numerosas estatuas de la época, los antiguos griegos reconocieron la escoliosis y la cifosis. Según Hipócrates, sin embargo, el término “escoliosis” tenía un sentido generalizado que se aplicó a casi todo tipo de curvatura de la columna. [12] A pesar de la prohibición de las disecciones del cuerpo humano en la antigua Grecia, Hipócrates insistía en encontrar la relación entre  estructura-función y daba gran importancia  a esta observación en la práctica medica: “Uno debe primero obtener un conocimiento de la estructura de la columna vertebral; esto es la causa de muchas enfermedades “[7] . Hipócrates no distinguió entre la curvatura antialgica de la columna vertebral durante el ataque ciático y las curvaturas congénitas de la columna y decía que después de los ataques prolongados de la ciática, cuando la cabeza del femur regresa a la cavidad, se produce una acumulación de líquido sinovial [5]. En los procesos que afectaban a la columna se hicieron tracciones correctivas, a menudo con resultados previsiblemente malos. [11]

Los romanos al igual que los griegos siguieron confundiendo y mezclando la ciática con procesos tales como la gota, la tuberculosis ósea, la dislocación de cadera y la poliomielitis. Pero es evidente que los romanos aumentaron las posibilidades diagnósticas y  el tratamiento de este proceso Plinio y Cato hizo referencia a la ciática en sus escritos [13].
En el siglo IV después del nacimiento de Cristo, Celio Aureliano, repitio muchas observaciones anteriores hechas por Sorano, informó que la ciática comúnmente se produce en todas las edades, pero su prevalencia es más alta en personas de mediana edad.
La aflicción que se describe se caracteriza por un dolor fuerte, severo que emana de la zona lumbar y se irradia hacia las nalgas, el perine, y hasta el huecoo poplíteo y la pantorrilla, y dedos de los pies. El dolor fue acompañado por un espasmo severo de espalda, alteraciones sensoriales, y en casos crónicos, pérdida de masa muscular de la extremidad inferior afectada. Celio Aureliano observó que el estreñimiento y la claudicación acompañaban estos procesos y la atribuyó a la postura que el paciente con estos procesos adopta durante la defecación. Observaron que tal esfuerzo provocaba dolor en los dedos del pie, mientras que en otro se observó una “woodenness”, una postura torcida, y la incapacidad de inclinarse hacia adelante. La confusión de la ciática con tuberculosis ósea, le hizo pensar que un “humor” el pus,  producia una gran cantidad de abscesos, [3], una asociación que indica una alta incidencia de la tuberculosis en los tiempos antiguos


Sobre la base de las asociaciones que había observado, Celio Aureliano ofrecido numerosas explicaciones del origen del síndrome. Un tirón repentino o movimiento durante el ejercicio, la excavación a los no acostumbrados a la tierra, levantar un objeto pesado,  un golpe repentino, una caída, o las relaciones sexuales podrían  producir el mal. Alguna vez se relacionó  la supresión del sangrado hemorroidal, sobre todo en un hombre sexualmente activo, con un ataque de ciática. [3]
Celio Aureliano también  cree que un ataque de ciática puede ser causada por una “congelación profunda”, una visión que también se  refleja en  un dictamen en el primer siglo por Areteo de Capadocia. Areteo ha relacionado el dolor con cortar los nervios, pero los  romanos no distinguían entre nervios y tendones.
Todas estas estructuras anatómicas se pensaban que eran las partes del sistema muscular y se recogieron a menudo bajo el término “los nervios”. [12] Por lo tanto las afirmaciones de Areteo se referían a la  “los ligamentos de la articulación” [2] y no a los nervios.
La terapia para la aflicción fue variada. Como reflejo de la devoción a la polifarmacia común en la antigüedad, Octavia, la hermana de Augusto y la primera esposa de Marco Antonio, trataba la ciática con una mezcla de “Joram dulce mar,  la hoja de romero, vino y aceite de oliva,” esta mezcla se combinó con cera y se almacena en una vasija de barro para su uso futuro como yeso. [8] Celio Aureliano trato o este  síndrome con reposo en cama, masaje, calor y  ejercicios de movimiento. Para los casos más difíciles, recomendó sanguijuelas, carbones calientes sobre la piel  [3].

Durante la invasión de los bárbaros en los siglos quinto y sexto se detiene se la erudición que había prevalecido en Occidente, pero eran persisten durante  el Imperio bizantino. En el siglo VII, Pablo de Egina seguía confundiendo la gota con la ciática . Él creía que los síntomas de la ciática fueron causadas por un humor grueso que perturbó la articulación de la cadera. El dolor ciático se extendía desde las regiones “sobre las nalgas y la ingle a la rodilla, y a menudo respectaba  a las extremidades de los pies.” [1] Pablo aconsejó  un ensayo de tratamiento conservador, pero advirtió que, si el tratamiento no tenía éxito, la enfermedad podía terminan en la supuración o una relajación de los ligamentos y la dislocación del muslo. Para evitar tales complicaciones, Pablo abogó por la quema de la articulación en “tres o cuatro lugares en los casos crónicos.” [1]
Coexistiendo con el sistema greco-romano de la medicina antigua hebrea tenía ya conocimientos de la  ciática y el nervio ciático. Jacob, por ejemplo, puede haber perdido su combate de lucha libre  (Génesis 32:25-32) a causa de una lesión en el nervio ciático. Por deferencia a la lesión de Jacob, los nervios ciáticos de los animales fueron declarados no aptos para el consumo humano.
Ampliando este punto, en el Talmud se proporcionan  instrucciones específicas para la eliminación del nervio ciático de la carne de animales sacrificados. En el Talmud, la ciática se identifica como schigroma y se propone como tratamiento frotar con salmuera fresca  las zonas dolorosas 60 veces como un tratamiento [15]. Los árabes Geográficamente cerca de los hebreos y también consciente de la tradición greco-romana de la medicina, ya conocen la CIATICA  ciática. De hecho, la palabra árabe para el nervio ciático,-ol Nasha, está muy cerca del hebreo, gid-ha-nasks. [15] A pesar de que se vio limitada por la reticencia tradicional islámica hacia el tratamiento invasivo de los creyentes, los escritos de Serapión Superior en la segunda mitad del siglo IX, utiliza un cauterio caliente para el tratamiento de la ciática. En Bagdad, Su Razes  afirmó haber tratado con éxito 1.000 casos de ciática, sobre todo por el sangrado de una de las extremidades inferiores,. Avicena, en un escrito unos 150 años más tarde, fue menos meixaragl físicamente agresivo y recomendó (picrotoxina) para el tratamiento de la ciática. [13]
Algo fuera de esta tradición, la medicina india antigua se sometió a un desarrollo en gran medida independiente. El concepto de marmas fue imitada de la medicina indígena. Se trata de áreas discretas del cuerpo en el que los músculos, los vasos, ligamentos, huesos y articulaciones supuestamente todos se unen entre sí. Aunque las descripciones claras de la ciática son poco frecuentes entre los primeros textos indios, si el kakundram marma (que se encuentra aproximadamente en la zona lumbosacra). Un médico de la India resultó herido y observó una pérdida de la sensibilidad y de la motricidad de extremidades  inferiores [10].

Conclusiones

La CIATICA tan antigua como la vida del hombre y tan frecuente ha tardado mucho tiempo, quizás más que otros procesos en ser entendida, no es hasta el siglo xx en cuando se encuentra en fin con claridad que una hernia del disco Intervertebral al comprimir una de las raíces en del plexo lumbar en la responsable del dolor. Nos queda aún mucho tiempo para conocer  la etiología de la patología más común en la  artrosis RAQUIDEA causa principal de la ciática. Clamor que pase

Referencias
1. Aegineta Paulus: Los siete libros de Paulus (traducido por F. Adams). Londres: Syndenham Sociedad de Publicaciones, 1844, Vol.
2. Areteo: Las obras de la extinta Areteo, el Cappaocian (traducido por F. Adams). Londres: Publicaciones de la Sociedad de Sydenham, 1856
3. Auralianus C: Enfermedades agudas y las enfermedades crónicas (editado por Drabkin IE). Chicago: University of Chicago Press, 1950
4. Hansen JJ: puntos de vista comparativo de la patología de la degeneración de los discos en los animales. Laboratorio de Inversión 8:1242, 1959
5. Hipócrates: Los Aforismos de Hipócrates (traducido por T Coar). Londres: Valpy de 1822
6. Hipócrates: El original de las obras de Hipócrates (traducido por F. Adams). Nueva York: Madera W, 1929
7. Hipócrates: en las articulaciones (traducido por Withington ET). W Heinemann, 1927, pp 200-397: London
8. Hurd-Mead KC: Una Historia de las Mujeres en la Medicina: Desde los primeros tiempos hasta el comienzo del siglo XIX. Haddam, CT: Pulse Haddam de 1938
9. Kelsey JL: Epidemiología de las radiculopatías, en Schoenburn SG (ed): Neurología Epidemiología: Principios y aplicaciones clínicas. Nueva York: Raven Press, 1978
10. P Kutumbiah: Medicina India antigua. Longmans Oriente, 1962: Calcuta
11. KA Ligeros: ¿Cómo gobierna la antigua Sanación Terapéutica Moderna: La Contribución de la Ciencia Helénica a la medicina moderna y el progreso científico. Nueva York: Los Hijos de GP Putnam, 1937
12. SG Marketos, P Skiadoas: Hipócrates. El padre de la cirugía de columna. Columna 24:1381-1387, 1999
13. CC Mettler, FA Mettler: Historia de la Medicina: Un texto correlativa, Organizado por temas. Filadelfia: Blakiston, 1947
14. Mixter WJ, JS Barr: La ruptura del disco intervertebral con la participación del canal espinal. N Engl J Med 211:210-215, 1934
15. Preuss J: bíblicos y talmúdicos Medicina (traducido por F Rosner). Nueva York: Prensa Sanedrín, 1978
16. Sigerist HE: Una Historia de la Medicina. Londres: Luzac de 1934
17. Walker, J: Medicina popular en Egipto moderno: Siendo las partes pertinentes de la Tibb al-Ioannis Karampelas, M.D.; Angel N. Boev III, M.S.; Kostas N. Fountas, M.D., Ph.D.; Joe Sam Robinson, Jr., M.D.
Sciatica: A Historical Perspective on Early Views of a Distinct Medical Syndrome Posted: 03/16/2004; Neurosurg Focus. 2004;16(1) © 2004  American Association of Neurological Surgeons


No hay comentarios »

No comments yet.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URL

Leave a comment

Powered by WordPress