Enriquerubio.net

20 Junio 2016

ESTATURA CORTA EN NIÑOS PUEDE SER PREDICTIVA DE DOLOR LUMBAR PERSISTENTE

Archivado en: Raquis — Enrique Rubio @ 19:34

La  estatura más corta están entre los factores que independientemente predicen la persistencia de dolor lumbar en niños entre 11 y 14 años de edad, muestra una nueva investigación. (1)

En el estudio reportado en el 15 de octubre el número de la artritis y el reumatismo, los investigadores identificaron cinco factores independientemente asociados con la persistencia del dolor de espalda. Niños con ninguno de estos factores tenían menos de 5% de probabilidades de dolor persistente, mientras que ésos con cuatro de los factores tenían un casi 80% de probabilidades de dolor persistente.

“El dolor en la parte baja de la espalda en niños es común su  prevalencia se ha encontrado entre 40% a 85% a los 18 años y entre el 20% a 25% de los niños en un período de 1 año,” estudio de los autores Dr. T. de Jones y Dr. Gary J. Macfarlane, de la Universidad de Aberdeen, Reino Unido, señalan.

Investigación en adultos ha relacionado el dolor de espalda con “factores psicológicos, factores mecánicos y físicos y una serie de características específicas del episodio, como la duración de los síntomas, irradiando el dolor ciático y la limitación física”, explican los investigadores. ”Sin embargo, hay escasez de datos de estudios en niñez y poco se sabe sobre la epidemiología del dolor lumbar persistente en los niños”.

El objetivo de este estudio era de si los niños de “baja estatura” el dolor lumbar era más frecuente, con el objeto de buscar  factores predictivos en el dolor de espalda persistente.

El estudio incluyó a 1376 alumnos que fueron encuestados en una variedad de factores de salud y estilo de vida. Trescientos treinta de los niños respondió afirmativamente a las preguntas sobre el dolor de espalda.

Los posibles autores de riesgo  en el dolor lumbar persistente se evaluó mediante el cuestionario que incluye factores de estilo de vida, la presencia de otros síntomas, características emocionales y de comportamiento y gravedad de los síntomas y la duración. Los sujetos fueron seguidos durante 4 años evaluar la persistencia de dolor.

Información de seguimiento estaba disponible para los 178 niños. Los autores encontraron que el persistente dolor de espalda era común en el grupo de estudio. Veinte y seis por ciento de los niños estudiados mostró  4 años más tarde, persistencia del dolor.

En el análisis de regresión, cinco factores que surgieron fue independientemente predictivo de persistencia de dolor de espalda: problemas de relación, siendo de menor estatura, previo informe del dolor de cuerpo generalizado, larga duración de los episodios de dolor de espalda y dolor de espalda que se irradian a las piernas

El dolor de la parte baja de la espalda es común en la infancia, y una minoría importante tienen síntomas persistentes. Estos niños pueden ser identificados tempranamente por una combinación de marcadores clínicos y factores etiológicos.

Las pruebas indican que los niños con dolor son más propensos a convertirse en adultos con dolor crónico y otros síntomas. Por lo tanto, la capacidad para identificar a los niños que están en alto riesgo de síntomas persistentes proporciona una base para considerar que las intervenciones para la prevención secundaria; el reto será determinar si podemos intervenir para modificar la trayectoria del síntoma en una etapa temprana”. Res de atención Arthr (Arthr Rheum) . 2009; 61:1359†“1366. Resumen

Contexto clínico

La prevalencia de dolor de espalda baja (LBP) se ha divulgado como un 40% a un 85% a los 18 años, y dolor lumbar es frecuente en los niños, con sugerencias que los disturbios emocionales y la sobrecarga que a veces soportan con la mochila son significativa en la aparición de los síntomas. Aunque una causa orgánica se encuentra rara vez en niños con dolor lumbar, por lo menos un tercio tendrá síntomas recurrentes, y estos niños son más propensos a experimentar otros síndromes de dolor en la vida adulta.

Se sabe poco a poco sobre la epidemiología del dolor lumbar persistente en los niños, este studio de cohorte longitudinal prospectivo de 4 años realizó para examinar la prevalencia y los predictores de dolor lumbar en niños y adolescentes.

Estudio destaca

  • 1496 escuela niños de 11 a 14 años del noroeste de Inglaterra fueron invitados a participar.
  • Completaron un cuestionario y fueron considerados como teniendo el LBP si contestaron “sí” 1 de 2 preguntas sobre el dolor lumbar dura 1 día o más en 1 mes.
  • También se examinaron posibles factores de riesgo de LBP, tales como estilo de vida, síntomas y factores de comportamiento y emocionales.
  • Las fortalezas y dificultades cuestionario fue utilizado para examinar 5 dominios: comportamiento prosocial, hiperactividad, problemas emocionales, problemas entre iguales y problemas de conducta.
  • Se midieron la altura, peso, índice de masa corporal y flexibilidad.
  • Se aplicó un cuestionario de capacidad funcional para Hannover modificada para evaluar 9 actividades cotidianas como sentarse y la posición durante 10 minutos.
  • Niños se les dio un cuestionario de seguimiento a 1 y 4 años.
  • Al inicio, el 24% de los niños de 1376 informó dolor lumbar.
  • Prevalencia aumenta con la edad y fue mayor en las niñas que los varones (P < 001.
  • Datos de seguimiento estuvieron disponibles 54% (n = 178) de los niños, de los cuales 26% informó dolor lumbar persistente.
  • No hubo diferencias en edad; las niñas eran más propensas a informar dolor lumbar persistente (riesgo relativo [RR], 1.5, pero no estadísticamente significativa).
  • Los niños que eran más cortos que la altura media de 158 cm experimentaron una duplicación en el riesgo de dolor lumbar persistente (RR 2.1).
  • No hubo ninguna asociación de dolor lumbar persistente con peso corporal, índice de masa corporal, flexibilidad o factores de estilo de vida.
  • Aquellos que reportaron un alto nivel de problemas entre iguales tenían una duplicación del riesgo de dolor lumbar persistente (RR 2.3).
  • Sin embargo, no hubo ninguna asociación de persistencia con el comportamiento prosocial o dificultades psicosociales.
  • Los niños que informaron dolor generalizado tuvieron un incremento de 50% en riesgo de dolor lumbar persistente (RR 1,5).
  • Los niños que informaron dolor lumbar más que 12 meses antes de la encuesta de línea de base y que tenía dolor de más de duración 7 días de tuvieron una duplicación del riesgo de dolor lumbar persistente (RR 2.4).
  • Aquellos con dolor más severo (según lo determinado en una escala analógica visual de 100 mm) y dolor irradiado a la pierna tenía un riesgo más alto para el dolor lumbar persistente.
  • Niveles moderados a altos de dolor vs bajos niveles de dolor fueron asociados con un 3,5 veces mayor riesgo de persistencia.
  • En un modelo multivariado, los predictores independientes 5 de dolor lumbar persistente fueron estatura corta, problemas entre pares, de dolor lumbar de larga duración, el informe previo de dolor generalizado de cuerpo y dolor irradiado en la pierna.
  • De estas variables, sólo par problemas son potencialmente modificables.
  • Niños con ninguno de estos factores tenían una prevalencia de 5% de dolor lumbar persistente.
  • 80% de los niños con 4 o 5 factores tenía dolor lumbar persistente
  • El riesgo atribuible a la población asociado a problemas pares fue del 41%.

· Los autores concluyeron que 1 de cada 4 niños de 11 a 14 años con dolor lumbar tuvieron persistencia en 4 años y 5 factores eran discriminatorias en la predicción del riesgo para la persistencia.

Es difícil entenderlo como la corte Stature a puede influir en la aparición y persistencia del LBP, pero dada la complejidad del tema es un dato y aunque irremediable hay que tener en cuenta.

Peer Problems, Short Stature Predict Persistent Low Back Pain in Children CME. News Author: Anthony Brown CME Author: Désirée Lie, MD, MSEd

No hay comentarios »

Aún no hay comentarios.

Canal RSS de los comentarios de la entrada. URL para Trackback

Deja un comentario

Gestionado con WordPress