Enriquerubio.net El blog del Dr. Enrique Rubio

25 noviembre 2018

ESCLEROSIS LATERAL AMIOTRÓFICA Y SU ETIOLOGIA

Filed under: DEGENERATIVAS — Enrique Rubio @ 17:09

La esclerosis lateral amiotrófica (ELA) es una enfermedad neurodegenerativa progresiva del adulto, que afecta a las neuronas motoras centrales y periféricas. Los Pacientes con ELA muesran debilidad progresiva gradual y parálisis de los músculos debido a la destrucción de las neuronas motoras superiores en la corteza motora y en las neuronas motoras inferiores en el tronco cerebral y la médula espinal, dando lugar en última instancia a la muerte, usualmente por insuficiencia respiratoria.19, 20 El cuadro clínico global del ALS puede variar, dependiendo de la localización y de la progresión de los cambios patológicos encontrados en tejido nervioso.21
La búsqueda persistente de patogenos responsables de esta enfermedad, lleva a la localización de germenes diversos, que pueden, solos o en grupos intervenir. Las infecciones crónicas presentan secuencias del enterovirus en una mayoría de muestras de la médula espinal por la reacción en cadena de polimerasa (PCR).22, 23 Esto tiene controversia, puesto que otros no pudieron detectar secuencias del enterovirus en muestras de la médula espinal de pacientes con o sin el ELA.24, 25 No obstante, los agentes infecciosos que penetran en el SNC pueden desempeñar un papel en la etiología de la ELA, aunque no se ha demostrado la transferencia de los germenes de hombre a hombre o animal.26
La presencia de infecciones sistémicas por Mycoplasma en pacientes con ELA ha sido investigada con métodos de PCR.27, 28 Nuestros estudios indicaron que el 100% de los veteranos de la guerra del Golfo diagnosticados con ELA (N = 8 de 3 naciones diferentes) tenían infecciones sistémicas por micoplasma.27 Todos menos un paciente tenía Mycoplasma fermentans, y 1 veterano de Australia tenía un M. genitalium Infección. En aproximadamente 80% de pacientes no militares (no relacionados con pacientes militares) de los Estados Unidos, Canadá y Gran Bretaña (N = 28), también se encontraron infecciones por Mycoplasma en la sangre.27 De los pacientes civiles micoplasma-positivos que fueron probados más a M. penetrans, M. fermentans, M. hominis, Y M. pneumoniae, la mayoría fueron positivas para M. fermentans (59%), pero otros Mycoplasma especies, como M. hominis (31%) y M. pneumoniae también se encontraron infecciones (9%). Algunos de los pacientes civiles del ALS tenían infecciones micoplasmales múltiples; sin embargo, las infecciones mycoplasmal múltiples no fueron encontradas en los pacientes militares con el ALS.27 En otro estudio en México, 10 de 20 pacientes con ELA mostraron evidencias de Mycoplasma especies por análisis de su sangre por PCR.28
Otra infección crónica que se encuentra comúnmente en pacientes con ELA que viven en ciertas áreas es Borrelia burgdorferi, el agente etiológico principal de la enfermedad de Lyme (LD). Por ejemplo, los pacientes de ALS que viven en Nueva York, un área de LD-Intense, fueron examinados para B. burgdorferi infecciones, y más de la mitad fueron encontrados para ser seropositivos para Lyme Borrelia Comparado con el 10% de los controles emparejados.29 Además, diagnosticaron a algunos pacientes diagnosticados con el ALS posteriormente con neuroborreliosis.30 UN estudio de la literatura indica que las formas spirochetal se han observado durante algún tiempo en el tejido del SNC de la ELA y otras enfermedades neurodegenerativas.31 Así, un subproducto del LD puede ser progresión a ALS, pero esto es probablemente solamente posible en algunos pacientes del LD que tienen los genes genéticos de la susceptibilidad para la enfermedad neurodegenerativa y que tienen otras exposiciones tóxicas.32, 33
Los pacientes con esclerosis lateral amiotrófica también tienen otras infecciones crónicas, incluyendo herpesvirus-6 humano (HHV6), Chlamydia pneumoniae, y otras infecciones.34, 35 UNA sugerencia de que los retrovirus podrían estar involucrados en la ELA y otras enfermedades de las motorneuronas36 incitó a McCormick y colegas37 Para Mira para la actividad reversa de la transcriptasa en suero y líquido cerebroespinal (CFS) de ALS y de pacientes non-ALS. Encontraron actividad sérica inversa de la transcriptasa en la mitad de los casos de ELA, pero en sólo el 7% de los controles (P< 0,008). Curiosamente, sólo 1 de 25 muestras de ELA CSF contenían actividad de transcriptasa inversa.37 El papel exacto que las infecciones juegan en la patogenesia o la progresión de ALS no se sabe. Podrían ser cofactores en la patogénesis de la ELA, o simplemente podrían ser infecciones oportunistas que causan morbilidad en pacientes con ELA, como los síntomas respiratorios y reumáticos y otros problemas encontrados a menudo en pacientes con ELA. También podrían estar involucrados en la progresión de la ELA en lugar de en su inicio. Aunque la causa exacta del ALS siga siendo desconocida, hay varias hipótesis en su patogenesia: (a) acumulación de glutamato que causa excitotoxicidad; (b) reacciones autoinmunes contra las neuronas motoras; (c) deficiencia del factor de crecimiento nervioso; (d) disfunción de la superóxido dismutasa debida a mutaciones; y (e) infección (es) crónica (s).22-24, 27-29, 31-34 Ninguna de estas hipótesis es exclusiva, y la ELA puede tener una patogénesis compleja que implique múltiples factores.34 Los estudios futuros deben determinar más exacto el papel de infecciones bacterianas y virales crónicas en la patogenesia y la progresión del ALS El grupo de el Dr Carrasco, lleva mucho tiempo insistiendo en la existencia en los cerebros de enfermos con ElA, de hongos en varios tipos y otros germenes, y no aparecen estos hallazgos mas que en algunos casos de la literatura. El análisis inmunohistoquímico con una batería de anticuerpos antifúngicos reveló estructuras fúngicas como la levadura y las hifas en la corteza motora, la médula y la médula espinal, en once pacientes con ELA. Algunas estructuras fúngicas se localizaron intracelularmente e incluso intranuclearmente, lo que indica que esta infección no es el resultado de la colonización post mortem. Por el contrario, esta carga de infección fúngica no se puede observar en varias áreas del SNC de los sujetos de control. El análisis de PCR y la secuenciación de la próxima generación de ADN extraído de tejido neural congelado identificaron una variedad de géneros de hongos, entre ellos Candida, Malassezia, Fusarium, Botrytis, Trichoderma y Cryptococcus. Ya he La infección mixta exacta varía de un paciente a otro de acuerdo con la evolución y la gravedad de los síntomas en cada paciente con ELA. Estos nuevos hallazgos proporcionan una explicación lógica para las observaciones neuropatológicas de esta enfermedad, como la neuroinflamación y los niveles elevados de quitinasa, y podrían ayudar a implementar terapias apropiadas. Nuestras observaciones actuales proporcionan una fuerte evidencia de infecciones micóticas mixtas en pacientes con ELA. La infección mixta exacta varía de un paciente a otro de acuerdo con la evolución y la gravedad de los síntomas en cada paciente con ELA. Estos nuevos hallazgos proporcionan una explicación lógica para las observaciones neuropatológicas de esta enfermedad, como la neuroinflamación y los niveles elevados de quitinasa, y podrían ayudar a implementar terapias apropiadas. Nuestras observaciones actuales proporcionan una fuerte evidencia de infecciones micóticas mixtas en pacientes con ELA. La infección mixta exacta varía de un paciente a otro de acuerdo con la evolución y la gravedad de los síntomas en cada paciente con ELA. Estos nuevos hallazgos proporcionan una explicación lógica para las observaciones neuropatológicas de esta enfermedad, como la neuroinflamación y los niveles elevados de quitinasa, y podrían ayudar a implementar terapias apropiadas Holecek V 1 , Rokyta R 2 . Se preocupan por encontrar germenes en la ELA , comentan que la bibliografía revela varios factores etiológicos sospechosos que incluyen aterosclerosis, inflamación, tumores, cataratas, diabetes mellitus tipo 2, envejecimiento y degeneración del sistema nervioso. Uno de los factores más intrigantes involucra cambios asociados con el daño oxidativo tanto de las neuronas como de las células gliales. Se sabe que los astrocitos apoyan el desarrollo de las neuronas motoras. Se sabe que el daño oxidativo conduce a la expresión de genes y proteínas sensibles al estrés, así como a la inflamación de las células gliales. La inflamación crónica podría ser un factor clave en la ELA, ya que se ha relacionado con la muerte de las neuronas motoras. La investigación fisiopatológica ha confirmado la influencia de ciertas proteínas en el pronóstico de la ELA. La ELA es típicamente una proteinopatía en la que las proteínas se agregan en las motoneuronas. Además, la excitotoxicidad del glutamato también se ha relacionado con la ELA, y se ha demostrado que la superóxido dismutasa mutada (SOD1) es responsable de la ELA familiar. En lo que respecta a la patogenia de la ELA, analizamos varios fenómenos como el aumento de los niveles de compuestos séricos específicos, la reducción de las concentraciones de mielina y los cambios en la 5-hidroxitriptamina que podrían representar indicadores clave de la patogenia, el pronóstico y la terapia de la ELA. Con respecto a la terapia de ALS; El tratamiento con antioxidantes es potencialmente muy importante. También se cree que la exposición a metales pesados influye negativamente en la ELA. La evidencia también sugiere que la buena nutrición es un factor muy importante en el tratamiento de la ELA. Desde una perspectiva farmacológica, el tratamiento con serotonina parece ser un agente terapéutico útil. Esto podría llamarse “mas de lo mismo”, varios germenes pueden ser causantes de la puesta en marcha de la enfermedad, o la reacción del parénquima nervioso es inespecífica para cualquier germen. Bibliografia 1.- Infección micótica en tejido neural de pacientes con esclerosis lateral amiotrófica. Lo Alonso R 1 , Pisa D 1 , Fernández-Fernández AM 1 , Rábano A 2 , Carrasco L 3 . Neuro endocrinol lett. Febrero de 2018; 38 (8): 528-531. 2.- Neurobiol Dis. Diciembre 2017; 108: 249-260. 10.1016 / j.nbd.2017.09.001. Epub 2017 sep 6. 2.- Posible etiología y tratamiento de la esclerosis lateral amiotrófica. Holecek V , Rokyta R . 3. Chronic Bacterial and Viral Infections in Neurodegenerative and Neurobehavioral Diseases Garth L. Nicolson, PhD (Department of Molecular Pathology, The Institute for Molecular Medicine, Huntington Beach, CA)

No hay comentarios »

No comments yet.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URL

Leave a comment

Powered by WordPress