Enriquerubio.net

20 Febrero 2017

Deconstrucción’ pictórica

Archivado en: depresion demencias — Enrique Rubio @ 19:51

MUNCH. UTERMOLEM. SHARMMAN.

11-utermohlen-1996-self_portrait_with_easel-yellow_and_green-46x35cm

edvard-munch-el-grito

/>shaman-talking-to-animals Los autorretratos del pintor demente Willians Utermohlem, me han llevado a buscar , si algunos pintores con procesos demenciales comparándolos con pinturas de pacientes sanos neurológicamente, tienen estigmas de su enfermedad en momentos o tiempos anteriores al desarrollo esta.
Javier de Felipe, estudiando las espinas dendriticas de las neuronas cerebrales. Intenta encontrar un paramentro sonoro, convirtiendo las espinas dendriticas en notas musicales, ya que no es posible convertirlas en parametros matematicos. Se basa para ello en los parámetros que componen; la orientación, longitud, forma, disposición de las espines asi como las corrientes de accion, y las convirtio en notas musicales,.
Un programa matemático, convierte en notas musicales un fragmento de dendrita de una cèlula piramidal, los filopodios se han convertido en notas musicales y un arreglo musical, permite obtener una sonoridad bastante clara al interpretarla.
Al leer la nota de cada espina y una vez arreglada, escuchar su melodía. Ya que visualmente no es interpretable.
El sonido se repite como un morse, se repite en notas con intervalos de silencio
Esto proporciona el sonido de una sola dendrita, y hay que imaginar como suenan todas las espinas de todas las dendritas. Por lo pronto esta técnica es muy limitada pero muy significativa. Y tiene cierta belleza.
Estudia grupos de dendrita de un cerebro de 80 años y otro de 40..
En el cerebro de un paciente de 40 años tiene gran riqueza riqueza de notas, porque tiene muchas espines dendriticas. Por el contrario en el cerebro de un paciente con 80 años, las dendritas tienen menos espinas y por tanto menos sónoridad.
Con ello se ha construido una neurona virtual, que ha estudiado un ordenador neuromorfico.
Cuando se activan determinadas espinas dendríticas, los resultados sonoros son distintos a cuando es estimulan otras distintas. Esto hace que dependiendo de la abundancia de espinas, los estímulos que llegan al cuerpo celular, la sonoridad sea diferente.
La sonoridad de las espinas dendriticas de pacientes con enfermedad de Alzheimer, tienen una pobreza enorme en sonoridad. No suena porque no tienen filopodios y por tanto no tienen nota musical. Tienen silenciós, y las espines que tienen, suenan con muy baja intensidad.

Extrapolando este trabajo a la expresión pictórica de algunos pintores con enfermedades neurodegenerativas. Intento revisar una serie de publicaciones sobre algunos pintores que han sufrido enfermedades neurodegenerativas y otros con buena salud, con el intento de encontrar parámetros de diagnostico precoz de enfermedades neurodegenerativa.
Los mas significativos en mi opinión son los autorretratos, de Utermohlem, que son un paradigma del deterioro pictórico, pero también de otros pintores famosos cuya simbología parecía expresar alteraciones mentales.
Para ello como medida se estudiaron los fractales.
Un fractal es un objeto geométrico cuya estructura básica, fragmentada o aparentemente irregular, se repite a diferentes escalas.1 El término fue propuesto por el matemático Benoît Mandelbrot en 1975 y deriva del latín fractus, que significa quebrado o fracturado. Muchas estructuras naturales son de tipo fractal. La propiedad matemática clave de un objeto genuinamente fractal es que su dimensión métrica fractal es un número no entero.
‘fractales’ son las caracterizaciones matemáticas de los objetos geométricos cuya estructura básica, fragmentada o aparentemente irregular, se repite a diferentes escalas. Y aunque el método se utiliza comúnmente para comprobar –o refutar– la validez de una obra pictórica, los fractales no son exclusivos de la pintura. Ni siquiera de los seres humanos. De hecho, abundan tanto en el entorno natural –por ejemplo, en los árboles, las nubes y los copos de nieve– que están considerados como las ‘huellas dactilares de la naturaleza’

Siete pintores muy renombrados fueron analizados. Alguno de los cuales presentaba enfermedad neurodegenerativa.
Sin embargo, manifestaciones extraordinarias de determinados pintores, que no cursaron nunca con demencia y sí tenían, conductas peculiaridades, mostraron alteraciones de esta expresión matematica “de los fractales
Salvador Dalí y Normal Morrisseau, padecieron la enfermedad de Parkinson; James Brooks y Willem De Kooning, sufrieron la enfermedad de Alzheimer; pero a Marc Chagall, Pablo Picasso y Claude Monet, no se les diagnosticó ninguna enfermedad neurodegenerativa y, por ende, envejecieron de una forma ‘saludable’.
El análisis se hizo en 2.092 obras pictóricas de los siete pintores. «si bien los pintores tenían distintos estilos o géneros, la dimensión fractal en la que llevaron a cabo su obra es comparable».
Dimensiones diferenciadas
EL GRAN MASTURBADOR DALI

salvador-dali-el-gran-masturbador
Una vez realizado el análisis fractal de las obras, se evaluaron en sus cuadros, las variaciones a lo largo de la carrera artística en los ‘fractales’, que suelen ser únicos en cada pintor y fueron consecuencia del envejecimiento o, por el contrario, de la evolución de una enfermedad neurodegenerativa.
Los resultados mostraron unos patrones de cambio muy nítidos en los patrones fractales de las obras en función de que su autor hubiera padecido o no una enfermedad neurodegenerativa.
El intento de reconocer enfermedad neurodegenerativa mediante el estudio de fractales, tienen por objeto, la detección de enfermedades de forma precoz, y asi poner precozmente una terapia, es mas anecdótica que real.
Quizás algún día, pueda ser aplicado el estudio de los fractales, para la detección precoz, de patologías, como alzhéimer o del párkinson. Pero hasta ahora, son mas un problema que una solución.

Si consiguiéramos marcar en sus cuadros el estado de animo, y expresarlos en forma matemática, sabríamos cuanto esta de triste, o de enfadado. Pero esto seria temporal y posiblemente extrapolable a personas normales o a pintores normales, en un mal dia.

Edvard Munch, que tuvo severas crisis nerviosas y su famosa obra el grito, de la que existen cuatro versiones, expresan el sentimiento que tuvo de sus sufrimientos. Se inspiró para pintar esta obra una tarde en que paseaba junto con dos amigos por un mirador de la colina Ekeberg, desde donde se podía apreciar el paisaje de Oslo. Escribe Munch en su diario en 1891:

Parametros que midan el estado de animo, son validos como patologicos, si se suman a manifestaciones clinicas. Aislados son una forma que recoger su interior, en un momento, pero nada mas.
Hasta hoy, solo es posible encontrar correlacion entre la pintura y su posible enfermedad, empezando, por la historia clínica y solicitud de pruebas y lo que es mas positivo. Manteniendo un seguimiento.
Lo demás esta por ver.
Es más un problema que una solución
POLICE GAZETTE

police-gazettebeckmann
AUTORRETRATO BECKMANN
.

No hay comentarios »

Aún no hay comentarios.

Canal RSS de los comentarios de la entrada. URL para Trackback

Deja un comentario

Gestionado con WordPress