Enriquerubio.net El blog del Dr. Enrique Rubio

26 enero 2017

VAGO Y CANCER

Filed under: TUMORES,Vegetativo — Enrique Rubio @ 14:12

La actividad del nervio vago se puede medir con la variabilidad del ritmo cardíaco (HRV) que se registra en un ECG (electrocardiograma).
Varios estudios clínicos han demostrado que un mayor HRV se relaciona con un mejor pronóstico (tasa de supervivencia más largos o más marcadores tumorales inferiores) para los diferentes tipos de cáncer.
– El estudio piloto en pacientes con cáncer de colon avanzado reveló tendencias importantes, pero no estadísticamente significativa, en los que los niveles de CEA se mantuvieron casi sin cambios en los controles, mientras que mostró un patrón aparentemente constante a la baja en el grupo de HRV-biofeedback.

La baja actividad del nervio vago se relaciona con una serie de enfermedades entre los que se encuentran el cáncer. El nervio vago es uno de los doce nervios craneales que se extiende a través del cuerpo humano (laringe, la tráquea, el esófago, el corazón, los pulmones, el estómago y abdominales órganos) y es la responsable de funciones vitales , tales como la estimulación del sistema digestivo. Y sobre todo de la regulación de la inmunidad. No hace mucho tiempo que al nervio vago se le relaciona con la inhibición de la respuesta de estresante. En General el nervio vago y el parasimpático en General, calman
La actuación del sistema parasimpático en el comportamiento del cáncer es fundamental en nuestros días y está cambiando nuestra, comprensión científica de cómo se forman y se desarrollan los tumores cancerosos y metástasis.
Las células tumorales se generan tras una serie de procesos. Estos procesos son respuestas inflamatorias excesivas, al estrés oxidativo y a los neurotransmisores simpáticos (portadores bioquímicos que desencadenan una respuesta de estrés en el cuerpo al mismo tiempo que aumenta la frecuencia cardíaca).
La actividad del nervio vago, puede cambiar o contrarrestar estos tres procesos.

Los procedimientos para medir la actividad del vago son muy antiguos y escasos, y precisa de una mayor objetividad. Del vago empezamosa saber cosas, pero su actividad es plurar y las medidas diagnosticas que tenemos solo miden algunas frecuencia. No obstante con estos escasos datos se están haceindo muchas cosas validas. Varios estudios clínicos han demostrado que un mayor HRV se relaciona con un mejor pronóstico (tasa de supervivencia más largos o más marcadores tumorales inferiores) para los diferentes tipos de cáncer.

¿Por qué elegimos este proyecto?
Diversos estudios clínicos han publicado resultados sobre la relación entre la actividad del nervio vago y el pronóstico del cáncer en ciertos tipos de cáncer.
Este proyecto evaluó un enfoque no invasivo a través de ritmo de respiración profunda (HRV-biofeedback) y a través de la estimulación del nervio vago no invasiva (VNS) para predecir el pronóstico y la que posiblemente podría traer un nuevo tratamiento para los pacientes.

El objetivo del proyecto
El objetivo del proyecto era para validar los datos publicados sobre la función del nervio vago en el cáncer y para confirmar la relación entre la VFC y el pronóstico del cáncer. En la parte final del proyecto, se inició un estudio piloto para evaluar si la VFC-biofeedback puede reducir el marcador tumoral CEA (antígeno carcinoembrionario) y mejorar la calidad de vida en pacientes con avanzado cáncer de colon .

¿Cómo nos acercamos al problema?
Se realizó un estudio para validar la relación entre la actividad del nervio vago y el pronóstico del cáncer en 4 tipos de cáncer ( próstata (n = 113), páncreas (n = 348), pulmón (n = 120) y de mama cáncer).
Se realizaron varios estudios con voluntarios sanos para comparar el ritmo de respiración profunda (HRV-biofeedback) y la estimulación del nervio vagal no invasiva (VNS) como intervenciones para activar la actividad del nervio vago.

En ratas portadoras de Turner, con una VNS implantado, el estudio se detuvo debido a un fallo del desarrollo de tumores. No se pudieron establecer conclusiones.

En un estudio multicéntrico (UZ UZ de Bruselas y Gante). en pacientes con cáncer de colon avanzado (estadio 4) fue puesta Los pacientes que realizaron los 3 meses de la biorretroalimentación HRV- se compararon con los controles, emparejado en el tipo de cáncer, el estadio y el tratamiento.

Los Hallazgos
Con base en los estudios retrospectivos en 4 tipos de cáncer, se encontró una asociación significativa entre la actividad del nervio vago y el pronóstico en aquellos tipos de cáncer y publicada en 3 artículos científicos.
El estudio piloto en pacientes con cáncer de colon avanzado (estadio 4) reveló tendencias importantes, pero no estadísticamente significativa, en los que los niveles de CEA se mantuvieron casi sin cambios en los controles, mientras que mostró un patrón aparentemente constante a la baja en el grupo de HRV-biofeedback. Estos resultados preliminares deben ser confirmados en un gran ensayo controlado aleatorio.

Sobre la base de los resultados del proyecto, nuestro mensaje a los pacientes:
Aunque se necesita un ensayo clínico más amplio para confirmar el efecto de la VFC-biofeedback en varios tipos de cáncer, ya datos en el estudio retrospectivo y el estudio piloto muestran una tendencia positiva.
El uso de la respiración con un inhibidor tumoral, resulta sorprende, porque esta técnica antigua medicina occidental y nuestro tiempo se la mira con cierto escepticismo.
Pero no cabe duda que la estimulación del vago todo teniendo resultados muy positivos en otros muchos procesos, tales como epilepsia, cefaleas, depresión y artritis reumatoide. Y sobre todo está mostrando eficaz contra de la inflamación crónica, que parece ser el sustento de muchas enfermedades crónicas de nuestros días.
Es necesario entusiasmarse, al mismo tiempo ser prudente.
Como en cualquier trabajo de investigación, se termina diciendo que hace falta más experiencia.
Universidad de Bruselas (VUB), Bélgica Prof. Yori Gidron, Marijke De Couck, Inge De Leeuw

14 enero 2017

Neuropatía vagal en la quimioterapia de los tumores

Filed under: dolor,TUMORES,Vegetativo — Enrique Rubio @ 16:27

Está de moda el vago. Es raro el día que no encontramos algún artículo alusivo a la bondad de un vago sano, o de un vago estimulado. Y el mal funcionamiento del vago lo vemos cada día expresados en un importante grupo de enfermo.
Esta vez le toca al dolor que acompaña a los pacientes cancerosos tratados con quimioterapia.
Sabemos que los enfermos con enfermedades crónicas, como la diabetes, artrosis, cáncer y en los enfermos tratados con quimioterapia, sufren dolores. Y de todos es conocido que una serie de enfermedades de actualidad se acompañan también de dolores intratables, sin que conozcamos su etiología
No es infrecuente decir a estos enfermos, que es enfermedad fundamental es la responsable de sus dolores. Y no es posible decirle más. El continuo estudio del sistema vegetativo en nuestros tiempo y el desequilibrio entre sus componentes, simpático y parasimpático, nos está ilusiónando, porque la estimulación de uno de sus componentes, “ el vago”, se está mostrando eficaz.
Parece que el nervio vago, el parasimpático en General, el responsable de gran número de patología, posiblemente porque esta hipo tónico y no funciona.
Muestro un trabajo sobre la acción del vago en la neuropatía tóxica de la quimioterapia en el cáncer.

Associations between Autonomic Dysfunction and Pain in su Chemotherapy-Induced Polyneuropathy
Nahman-Averbuch H, Granovsky Y, Yarnitsky D y colaboradores
European Journal of Pain 18(1): 47-55, Ene 2014
MICRO : Las polineuropatías asociadas con disfunción vagal se vinculan con mayor percepción del dolor experimental, posiblemente como consecuencia de la reducción de la inhibición para el dolor, vinculada con la función parasimpática.

Introducción
La neuropatía autonómica es frecuente en los enfermos con diabetes y en los pacientes con cáncer tratados con quimioterapia. En este último caso, el nervio vago es el primero que se compromete. La activación del nervio vago inhibe la percepción de dolor, probablemente mediante la activación del núcleo del tracto solitario. En diversos modelos con animales se confirmó el papel inhibitorio del nervio vago sobre el dolor; de hecho, la estimulación vagal o la vagotomía se asociaron con aumento y reducción del dolor, respectivamente. En al menos dos estudios con seres humanos sanos también se demostró una reducción de la percepción del dolor experimental, en respuesta a la estimulación de las vías aferentes vagales. Asimismo, en pacientes con fibromialgia, el descenso de la actividad parasimpática (valorada con la sensibilidad de los barorreceptores) se vinculó con mayor sensibilidad al dolor inducido. Las observaciones comentadas sugieren que la neuropatía autonómica que afecta al nervio vago se asociaría con atenuación del efecto inhibitorio y, por ende, con una mayor percepción del dolor.
El objetivo del presente estudio fue evaluar la relación entre la función autonómica y la percepción del dolor espontáneo, los umbrales sensitivos no dolorosos y los umbrales sensitivos para el dolor en pacientes con neuropatía inducida por la quimioterapia.

Pacientes y métodos
El estudio se llevó a cabo en una única institución de Israel; fueron incluidos 27 enfermos con cáncer (20 mujeres) de 56.6 años en promedio. Los pacientes debían estar tratados con agentes antineoplásicos que inducen neurotoxicidad, presentar neuropatía clínica y no debían presentar antecedentes de otros trastornos neurológicos asociados con dolor crónico. Los participantes refirieron la intensidad del dolor en escalas numéricas de 0 a 10 puntos, al inicio y en la semana previa a la sesión de las pruebas experimentales. Los pacientes se clasificaron en dos grupos según presentaran dolor espontáneo o no (neuropatía periférica dolorosa [NPD] y neuropatía periférica no dolorosa [NPND], respectivamente).
La neuropatía autonómica se determinó con pruebas que permiten valorar indirectamente la función vagal, tales como la variabilidad de la frecuencia cardíaca (VFC), determinada con registro electrocardiográfico. La VFC se valoró en reposo y a alta y baja frecuencia (high-frequency [HF: 0.15 a 0.40 Hz] y low-frequency [LF: 0.04 a 0.15 Hz]), como marcadores de la función parasimpática y simpática, respectivamente; se calculó el cociente (LF/HF). Para el análisis del dominio temporal se consideró la raíz cuadrada media de las diferencias de los intervalos R-R sucesivos (root mean square of succesive differences at rest [rMSSD]). La activación vagal máxima se estimó a partir de los intervalos R-R durante la respiración profunda y la maniobra de Valsalva. El nivel sensitivo se identificó con los umbrales tanto en la prueba térmica como en la mecánica. Se determinó el nivel de dolor por encima del umbral y se estimó la modulación de dolor condicionado (conditioned pain modulation [CPM]). Las correlaciones entre los diversos parámetros se determinaron con pruebas de Pearson.

Resultados
Trece pacientes presentaban NPD, en tanto que 14 enfermos tenían NPND; las edades promedio fueron de 55.7 años y 57.5 años, respectivamente. En el grupo de NPD, el nivel de dolor espontáneo al inicio de las sesiones experimentales fue de 3.7 ± 3.9. El dolor espontáneo máximo en la semana previa fue de 7.1 ± 2.9.
No se registraron diferencias entre los grupos en la función autonómica. Los análisis del dominio temporal de la VFC no mostraron diferencias en la rMSSD (mediana de 17.9 y de 7.7 en los pacientes con NPD y NPND, en ese orden; p = 0.237). Tampoco se registraron diferencias importantes en el cociente LF/HF (3.2 y 4.4, respectivamente; p = 0.878).
El cociente durante la respiración profunda fue similar en los dos grupos (1.12 y 1.14, en el mismo orden, p = 0.951); los valores del cociente con la maniobra de Valsalva fueron de 1.39 y 1.42, respectivamente; p = 0.972).
Las correlaciones entre los parámetros de función autonómica y los niveles de dolor espontáneo sólo se analizaron en los pacientes con NPD; en este grupo no se encontraron asociaciones entre ninguna de las variables de función autonómica y de dolor espontáneo.
Se encontró una vinculación entre la neuropatía autonómica y la neuropatía sensitiva: en los pacientes con NPND, el menor cociente en la maniobra de Valsalva (un indicador de la menor función parasimpática vagal y de neuropatía autonómica más grave) se correlacionó con umbrales más altos de dolor, en respuesta al estímulo con frío en el pie (r = 0.615, p = 0.044) y con mayores umbrales en la prueba de estimulación mecánica (r = -0.597, p = 0.052). Estas asociaciones, en cambio, no se encontraron en los enfermos con NPD o en la totalidad de la cohorte.
El menor cociente en la maniobra de Valsalva tendió a asociarse con umbrales más altos de detección del calor en el pie en los pacientes con NPND y NPD (r = -0.535, p = 0.090 y r = -0.615, p = 0.059, respectivamente). Cuando se combinaron los dos grupos, la correlación fue significativa (r = -0.465, p = 0.033). Los hallazgos indican que los enfermos con neuropatía autonómica más grave también presentan neuropatía sensitiva más importante.
En los pacientes con NPND, la rMSSD más baja se correlacionó con menores umbrales para el dolor por calor (r = 0.602; p = 0.050), es decir con menor actividad parasimpática vagal. Estos resultados sugieren que la neuropatía autonómica más grave se vincula con mayor sensibilidad para el dolor. Aunque dicha correlación no se observó en los sujetos con NPD (r = 0.327; p = 0.357), en el análisis conjunto de ambos grupos, la correlación se tornó significativa (r = 0.433; p = 0.050).
El menor cociente en la maniobra de Valsalva se correlacionó con mayor valor promedio en la prueba “stand alone”, de modo tal que la menor actividad parasimpática vagal se relacionó con mayor sensibilidad al dolor en los enfermos con NPND (r = -0.586, p = 0.058) y en los pacientes con NPD (r = -0.639; p = 0.046). La correlación también fue importante cuando se analizaron los dos grupos en forma combinada (r = -0.559, p = 0.008).
El menor cociente en la prueba de Valsalva se asoció con menor nivel en el cambio de dolor (r = -0.638, p = 0.047 y r = -0.566, p = 0.069 en los pacientes con NPD y con NPND, respectivamente). Por ende, la menor actividad parasimpática se vinculó con menor modulación al dolor; la correlación se mantuvo significativa cuando los dos grupos se analizaron conjuntamente (r = -0.495; p = 0.023). Las respuestas en la CPM y los valores de la sumatoria temporal no se asociaron con ningún parámetro de función autonómica.

Discusión
Los estudios con animales y con seres humanos mostraron que la activación del nervio vago inhibe el dolor experimental, motivo por el cual los enfermos con neuropatía asociada con la quimioterapia podrían presentar menor efecto inhibitorio y, por lo tanto, aumento del dolor. Sin embargo, en el presente trabajo no se encontraron diferencias en la gravedad de la neuropatía autonómica entre enfermos con NPD y NPND, aunque la gravedad de la neuropatía autonómica se vinculó con la percepción al dolor en las pruebas experimentales (la neuropatía autonómica más leve se correlacionó con mayor sensibilidad al dolor). También se observaron asociaciones entre los parámetros de las neuropatías autonómica y sensitiva, es decir que la neuropatía autonómica más leve se asoció con neuropatía sensitiva más leve.
La función autonómica sólo ha sido estudiada en pacientes diabéticos con NPD y NPND; sólo dos de los trabajos al respecto revelaron una diferencia en la función autonómica entre ambos grupos, aunque sólo en unos pocos parámetros analizados. En el presente estudio no se observó una relación entre la actividad parasimpática vagal y el nivel de dolor espontáneo. Asimismo, no se encontraron diferencias entre los pacientes con NPD y NPND en la actividad parasimpática. Diversos estudios previos en enfermos diabéticos revelaron los mismos resultados. La información en conjunto parece indicar que el nivel de dolor neuropático espontáneo no se relaciona con el grado de actividad parasimpática. En otras palabras, el efecto inhibitorio del nervio vago no sería un mecanismo central en la aparición de dolor espontáneo en estos enfermos.
Si bien la disfunción autonómica y sensitiva es común en los pacientes con neuropatía diabética, la vinculación entre ambas es tema de debate. Por ejemplo, un grupo no encontró una asociación entre la función autonómica y somática, en tanto que en otro estudio, la neuropatía autonómica fue más frecuente en los enfermos diabéticos con neuropatía motora y sensitiva. En otro estudio, el 80% de los pacientes con diabetes y neuropatía sensitiva presentó, también, neuropatía autonómica.
En la presente investigación, la función parasimpática se determinó con la respiración profunda, con la maniobra de Valsalva y con los dominios de frecuencia y temporal de la VFC.
La menor actividad parasimpática vagal se relacionó con mayor sensibilidad al dolor experimental, a juzgar por los umbrales más bajos de dolor por calor, los puntajes más altos de dolor ante los estímulos por encima de los umbrales y por la menor adaptación al dolor. En un estudio previo en pacientes con fibromialgia (no asociada con neuropatía autonómica), la menor actividad parasimpática vagal se correlacionó con mayor sensibilidad al dolor por frío. La variabilidad de la actividad vagal en los pacientes con neuropatía sería más importante respecto de la que tiene lugar en los sujetos sanos; las diferencias explicarían la aparición de correlaciones significativas en el primer caso.
Incluso así, los hallazgos en conjunto indican que la actividad autonómica se relaciona con el dolor experimental, motivo por el cual tanto en los sujetos sanos, como en los pacientes con neuropatía, el nervio vago ejerce un efecto inhibitorio sobre el dolor. En este contexto, la pérdida de la función vagal generaría una mayor percepción del dolor.

Conclusiones
Los resultados del presente estudio ponen de manifiesto la influencia de la función autonómica sobre la sensibilidad al dolor. La menor función parasimpática se vinculó con una percepción más alta del dolor experimental, pero no del dolor espontáneo, de modo tal que el efecto inhibitorio vagal sobre el dolor espontáneo sería menos importante.

Las consecuciones que se están obteniendo con la estimulación del vago, son tan exitosas, que nos empujan a seguir trabajando en este campo, pero moderando nuestro entusiasmo, con la prudencia.
Las pruebas en la patología del vago, no muestran alteraciones formales, sino funcionales, y esto en un grupo de profesionales que tenemos una tradición bien consolidada, por las pruebas de imagen, nos produce la sensación de que las pruebas del alteracion de la función en el vago, no son suficientes.
Creo que esto no es un problema, porque la curiosidad sobre este tema continua.

12 diciembre 2016

VIRUS QUE DESARROLLAN CANCERES

Filed under: TUMORES — Enrique Rubio @ 21:00

Los virus siempre haN sido sospechoso de producir cáncer. Pero actúan de una manera muy plural.
No cabe duda que algunas enfermedades están producidas por el virus.
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), alrededor del 15% de los cánceres humanos son causados por virus. Whisch visto tiene un eufemismo. Aparentemente la mayoría de canceres son inducidos por virus.
En realidad lo que se entiende por el virus de la declaración provoca cáncer?
Las relaciones de las causas y efectos entre los tumores de virus no se straigfoward
1.- Por sí mismo virus no hace causa cáncer y requiere algunos cofactores
2.- Los tumores aparecen después de una prolongada latencia
3.- Asistencia de cofactores cualquier virus puede iniciar un tumor
4.- La formación de tumores es un subproducto de cualquier virus
En otras palabras, ya que cualquier virus puede causar un tumor no existe una clase distinta viral que se especializa en la formación de tumores y el virus de tumores de virus nombre es nombre inapropiado
La interacción entre el huésped y el virus es un whist proceso continuo puede terminar como el cáncer
Cualquier virus prolongado puede terminar como un cáncer.
Es muy posible que sea más los cánceres producidos por virus de lo que conocemos, y también muy posible que se necesiten determinadas condiciones para que el virus actúe y termine en cáncer.
Y así como algunos virus son capaz de plus el cáncer, lo hacen en determinados casos y no en otros. Es necesario unas condiciones que permitan que determinados virus product and cancer en unas situaciones y no en otras. Posiblemente el virus del herpes en todo su conjunto se han cancerígenos. Y también provocan otras enfermedades, pero hacen falta determinadas condiciones repito para que esto ocurra.
El trabajo de Alejandro García Carrancá de la Unidad de Investigaciones Biomédicas en Cáncer1,2
1Departamento de Biología Molecular y Biotecnología Instituto de Investigaciones Biomédicas – UNAM.
2División de Investigación Básica, Instituto Nacional de Cancerología – SSA. Es interesante en la descripcion de varios tipos de virus capaces de producir canceres .

Los virus y el desarrollo de tumores. Uno de los aspectos que más contribuyó a nuestro actual entendimiento de los procesos que están en el origen del cáncer, lo constituye la idea que la tumorigenicidad podía ser susceptible de explicaciones simples, basadas en un número reducido de genes. Esta idea se originó, entre otros, en estudios con pequeños agentes virales, como los poliomavirus, el virus de Simio 40 (SV40) y algunos retrovirus como el virus del sarcoma de Rous (RSV), los cuales podían inducir la transformación de células in vitro y llevarlas al camino de la malignidad. Esto mostró no sólo que algunos aspectos del cáncer podían ser reproducidos en células en cultivo, sino que existen virus, con elementos genéticos extraordinariamente simples -un millón de veces más simples que el genoma de nuestras células- que pueden evocar muchos de los cambios asociados con la transformación maligna observada en los tumores humanos.

Entre los virus conocidos hasta ahora, que se asocian con la formación de neoplasias tanto en animales como en humanos y que han mostrado tener capacidad oncogénica, se incluyen los virus tumorales de RNA, mejor conocidos como retrovirus oncogénicos, algunos miembros del grupo Herpesvirus, los Papillomavirus humanos, el virus de la Hepatitis B, los Poliomavirus y los Adenovirus. Si bien estos dos últimos poseen oncogenes capaces de transformar células en cultivo y pueden inducir tumores en modelos animales diferentes al huésped, hasta ahora no han sido asociados de manera directa con el desarrollo de tumores en los humanos. Por otra parte, desde hace tiempo se ha propuesto que algunos retrovirus oncogénicos pueden ser estar involucrados en el desarrollo de algunas cánceres en humanos, como leucemias, linfomas y sarcomas. Esto debido en especial al hecho de que algunos miembros de este grupo causan la formación de tumores similares en animales diversos.

Los primeros reportes de la existencia de agentes capaces de inducir la formación de tumores en animales se remontan a principios del siglo pasado, cuando Ellerman y Bang en Copenhagen en 1908 y Peyton Rous en el Instituto Rockefeller, en Nueva York en 1911, mostraron que existía un agente ultrafiltrable en la leucosis aviar y que se podían inducir sarcomas en pollos sanos, luego de la inoculación de filtrados libres de células provenientes de sarcomas de animales enfermos. El agente causal de los sarcomas de pollos mostró ser un retrovirus oncogénico, que se denomino virus de sarcoma de Rous (RSV) y se convirtió en el prototipo de los virus tumorales de RNA.

En esta sección se revisan algunos aspectos relevantes de los grupos de virus que han mostrado su capacidad para inducir la formación de tumores y que por ello, se asocian con el desarrollo de cáncer, tanto en animales como en el hombre.

Retrovirus oncogénicos. Los retrovirus aparecen al microscopio electrónico como partículas casi esféricas de aproximadamente 100 nm de diámetro, con un nucleoide denso rodeado de una envoltura compuesta de una o dos membranas electro-densas. En base a su estructura morfológica fina, los retrovirus se clasifican en partículas tipo A, B, C y D, siendo las primeras probablemente formas inmaduras de las otras que se distinguen por la posición de su nucleoide electro-denso.

Los retrovirus poseen un genoma constituido por dos moléculas de ARN, dentro de una cápside protéica y pueden encontrarse básicamente en dos formas dentro de las células; integrados al genoma celular, en este caso se conocen como virus endógenos, o como elementos extracromosomales, en cuyo caso se denominan virus exógenos.

Los retrovirus que tienen la capacidad para generar tumores de manera natural y experimental en animales, pueden dividirse en dos grupos de acuerdo a la velocidad con la que inducen la aparición de las neoplasias. El primer grupo formado por los retrovirus que inducen la formación de tumores tras infecciones crónicas del huésped y sólo después de largos periodos. A este grupo de virus se les conoce como retrovirus “lentos” y su mecanismo de acción tiene más que ver con la inactivación y/o activación de genes celulares durante la integración del genoma viral. El segundo grupo formado por aquellos retrovirus que causan la aparición de tumores de manera masiva y con gran rapidez, pocas semanas después de su inoculación y se conocen como retrovirus “rápidos”, “oncogénicos”, o “transductores”. Estos virus poseen en general oncogenes transformantes en su genoma, que les confiere la capacidad de inducir tumores de las células que infectan.

Se han identificado más de 100 oncogenes diferentes, un porcentaje considerable de ellos con su contra parte viral. La idea de que un gen “acarreado” por un retrovirus puede inducir un fenotipo transformado, proviene de estudios realizados originalmente con mutantes condicionales, sensibles a temperatura, del RSV. Cuando las células se mantienen a la temperatura permisiva, estas mantienen el fenotipo transformado, pero cuando se cambian a la temperatura “restrictiva”, lo pierden. Además, los estudios con mutantes del RSV, deficientes en su capacidad para transformar células, permitieron definir y asociar las propiedades transformantes, con un fragmento del RNA del genoma de este virus, el cual fue denominado src, por su capacidad para inducir sarcomas.

El genoma de los retrovirus contiene tres genes necesarios para la replicación; el gen “gag” que codifica las proteínas internas del corazón (core) de las partículas virales, el gen “pol” que codifica la polimerasa viral o transcriptasa reversa y, el gen “env”, que codifica las proteínas y glicoproteínas de la envoltura. Además, todos los genomas de estos retrovirus llevan secuencias no codificadoras en los extremos. Existen secuencias redundantes (R) y únicas (U), localizadas en los extremos 5′ y 3′ que se denomina U5 y U3, respectivamente. Estas regiones se duplican durante la formación del provirus y constituyen los dominios llamados “repeticiones largas terminales” o LTR por sus siglas en Inglés (long terminal repeats) y donde se localizan los principales elementos que controlan la transcripción del genoma viral.

Virus de la Hepatitis B. El virus de la Hepatitis B (HBV) ha sido involucrado con el desarrollo de tumores humanos, en particular con el carcinoma hepatocelular (HCC). Lo anterior se basa en numerosos estudios que señalan, entre otros, la coincidencia de áreas con alta prevalencia de infecciones por HBV y alto porcentaje de HCC, un gran número de estudios de casos y controles, así como estudios prospectivos que demuestran que las infecciones crónicas con HBV constituyen factores de riesgo para desarrollar HCC. Esto es particularmente evidente en áreas con alta incidencia de HCC, tales como Taiwan, Senegal, Africa del Sur, Hong Kong y China.

El virus de la hepatitis B pertenece y es el prototipo de la familia Hepadnaviridae. Estos agentes comparten diversas propiedades bioquímicas y morfológica, tienen un elevado tropismo por el hígado y una clara tendencia hacia las infecciones crónicas. Otros miembros de este grupo incluyen los virus de la hepatitis del pato y la marmota. En el caso de este último, existe una gran similitud con el virus humano pues ambos se asocian con el desarrollo de cáncer hepático.

El virus de la Hepatitis B es único entre los virus Humanos debido a que la forma en que se detectaba tradicionalmente es mediante la determinación de un antígeno de superficie de proteína de cubierta (HBsAg), el cual se produce en cantidades extraordinarias como material no infeccioso, durante la replicación del HBV. En el suero de pacientes con infección viral y donde es posible detectar el antígeno de la hepatitis B (HBsAg), se observan principalmente tres tipos distintos de partículas virales; las más frecuentes son las partículas esféricas pequeñas, de aproximadamente 22 nm de diámetro, las segundas, partículas en forma de filamentos de tamaño variable y que se observan en menor concentración que las esféricas. Un tercer tipo de partícula, de mayor diámetro (42nm) y de estructura más compleja se observa en menor proporción.

La prevalencia de las infecciones virales varía entre los distintos países, por ejemplo va del 0.1-0.2% en lugares como los Estados Unidos, hasta valores superiores al 10% en algunos países de Africa. La transmisión clásica se realiza a través de la sangre o suero y se sabe que cantidades pequeñas de virus son suficientes para producir una infección. Debido a que el HBV puede estar presente en la sangre en grandes cantidades, no resulta sorprendente que la mayoría de los componentes que se producen a partir de ésta (plasma congelado, paquetes de eritrocitos, factores VIII y IX y albúmina), puedan ser infecciosos.

En los últimos años se han desarrollado vacunas contra el virus de la Hepatitis B, las cuales actualmente son obligatorias para personal que labora en Instituciones de Salud y para todas aquellas personas que manejen productos y fluidos humanos, en especial sangre.

Papilomavirus humanos. Los papilomavirus humanos (HPV) constituyen un grupo de virus con un tropismo estricto por células epiteliales, los cuales causan una gran variedad de proliferaciones cutáneas (verrugas de las plantas de los pies, comunes, planas o juveniles), así como lesiones escamosas de las mucosas, en particular las de las regiones ano-genitales, orales y de la laringe. Las infecciones persistentes con algunos tipos de HPV que infectan principalmente las mucosas genitales y, en particular la zona de transformación del cuello uterino, constituyen un riesgo elevado para desarrollar lesiones que progresen hasta carcinomas. Entre ellos, el HPV 16 representa un tipo de virus particularmente “malo”, ya que se asocia con un elevado porcentaje de todos los tumores del cuello uterino, cerca del 50% de estos tumores contiene secuencias de este tipo (HPV16). Otros tipos asociados tradicionalmente con el desarrollo de cáncer del cuello uterino y denominados tipos de “alto riesgo”, lo constituyen los HPV 18, 31, 33, 35, 45, y 58, entre otros.

A la fecha se conocen unos 200 tipos distintos de HPV, de los cuales aproximadamente la mitad ha sido clasificada, y se les ha asignado un número. Un número significativo de estos genotipos ha sido aislado de una enfermedad hereditaria rara, la epidermodisplasia verruciforme (EV), la cual predispone a los pacientes que la padecen ,a las infecciones por estos tipos particulares de HPV. Los carcinomas que se originan de los papilomas cutáneos expuestos al sol, de pacientes con EV, en general contienen DNA del HPV tipo 5 y ocasionalmente de otros tipos como el 8 y el 20.

Las evidencias que involucran las infecciones persistentes de algunos tipos de HPV con el desarrollo de cáncer en humanos son numerosas y entre ellas tenemos; 1) En prácticamente la totalidad de los tumores del cuello uterino (99.7%) se encuentran secuencias del DNA viral, 2) la mayoría de las ocasiones el genoma viral se encuentra integrado al genoma celular, con la pérdida específica de una región viral (E2) y 3) la gran mayoría, si no todos los tumores del cuello uterino y líneas celulares derivadas de ellos expresan transcritos específicos de la región E6 y E7.

Los genes E6 y E7 de los HPV de “alto riesgo” han mostrado ser oncogenes capaces de inmortalizar queratinocitos humanos, entre otras células, luego de su introducción en ellas por transfección. Los cultivos “organotípicos” de estas células inmortalizadas semejan mucho las neoplasias intraepiteliales que se observan en el cuello uterino y si bien no son capaces de formar tumores en ratones inmunodeficientes, su cultivo prolongado in vitro permite la aparición de clonas capaces de hacerlo. Esto muestra que las infecciones con los HPV de “alto riesgo” pueden inducir la aparición de tumores, si se permite un número suficiente de divisiones y generaciones celulares que permitan la aparición cambios espontáneos adicionales o inducidos por el virus.

Los productos de los oncogenes E6 y E7 de los HPV de “alto riesgo” interaccionan con un número significativo de proteínas celulares, entre las cuales se encuentran p53 y pRb, principalmente. Las interacciones de E6 con p53 y E7 con pRb, resultan en su inactivación y degradación, lo cual contribuye de manera significativa a incrementar la inestabilidad genómica de las células que los expresan y a una pérdida de sus controles sobre la replicación y el ciclo celular. Si bien es clara la contribución que estos oncogene tienen en el desarrollo del cáncer, es claro también que se requieren de otras lateraciones a nivel celular para que se desarrollen los tumores.

Virus de Epstein-Barr. Las infecciones con el virus de Epstein-Barr (EBV) han sido asociadas con al menos cuatro tipos diferentes de tumores humanos malignos, en especial con la forma Africana de linfoma de Burkitt y el cáncer naso-faringeo, pero también con linfomas de células B en individuos cuyo sistema inmune se encuentra comprometido después de transplantes o por SIDA. También se ha propuesto que las infecciones con EBV contribuyen al desarrollo de linfomas de Hodgkin, donde se presenta una forma clonal del DNA viral en cerca del 40% de los pacientes positivos a células Reed-Sternberg.

El EBV pertenece al grupo de los Herpesvirus pues presenta todas las características morfológicas de los demás miembros del grupo. Los viriones tienen alrededor de 180 – 200 nm de diámetro y las partículas infecciosas consisten de tres componentes básicos; un componente central en forma de dona, llamado nucleóide, una cápside de forma icosahédrica y una envoltura exterior. El componente central contienen el genoma viral, una molécula de DNA de doble cadena de aproximadamente 100 x 106 daltones.

Las infecciones por EBV en el hombre se inician en general por la orofaringe, donde el virus presumiblemente infecta linfocitos B que aparentemente tienen receptores específicos para el virus, pero son medianamente permisivos a la infección. Luego de la infección inicial, el virus se disemina posiblemente por viremia, o por la circulación de linfocitos B infectados. Sabemos que la infección de linfocitos B con EBV lleva una rápida transformación linfoblástica, acompañada de la expresión de marcadores de superficie e inmortalización de estas células en cultivo. Si bien los genes transformantes del EBV no han sido identificados con toda certeza, las proteínas EBNA-1 y EBNA-2, junto con proteína latente de membrana (LMP) son candidatos de consideración.

Si bien todavía no se entiende con toda precisión la patogénesis de ninguno de los tumores asociados con las infecciones por EBV, , este virus se constituye como el primer virus que contribuye al desarrollo de importantes enfermedades proliferativas de los humanos.

Poliomavirus humanos. Los poliomavirus pertenecen a una familia emparentada con los papilomavirus, de hecho hasta hace muy poco se consideraban un género perteneciente a la misma familia, los Papovaviridae. Actualmente se sabe que forman una familia en si mismos, con virus pequeños (38 a 43 nm de diámetro), que presentan una cápside con una estructura icosahédrica., formada por 72 capsómeros. La cápside contiene una molécula circular, de DNA de doble cadena, de alrededor de 5000 pares de bases.

La existencia de poliomavirus humanos fue sugerida desde 1965, cuando se observaron partículas parecidas a las de poliomavirus, en cortes de cerebro de pacientes con una enfermedad desmielinizante progresiva, llamada leucoencefalopatía multifocal (PML). Después de seis años de esfuerzos intensos, fue posible aislar el virus JC (JCV)de tejido humano con PML y el virus BK (BKV) de la orina de un receptor de un transplante renal.

Actualmente, los virus JC y BK constituyen miembros representativos de los poliomavirus, y en el caso de BKV, ocurren de manera generalizada en el mundo, a excepción de algunas poblaciones humanas aisladas.

Algunas de las características generales de estos virus incluyen las siguientes:

La replicación del genoma circular es bi-direccional y se inicia en un solo punto del genoma (el origen de replicación, aproximadamente localizado a 0.67 unidades del mapa.
Presenta dos etapas principales de expresión del genoma; la transcripción temprana ocurre en una dirección y la tardía en la opuesta, por lo cual se utilizan ambas cadenas del DNA.
La replicación de los poliomavirus en células permisivas puede ser detectada mediante los efectos citopaticos que producen, la formación de placas de lísis, la identificación de partículas virales al microscopio electrónico, la detección de antígenos virales en las células, o mediante la hemaglutinación de los eritrocitos.

Los poliomavirus humanos, al igual que los demás poliomaviurs, tienen la capacidad para transformar la morfología y algunas características de crecimiento de ciertas células in vitro. En la actualidad, sabemos que el genoma de estos virus contiene oncogenes, que de manera similar a los de los retrovirus, son capaces de alterar los controles que regulan la división y el ciclo celular. Algunos de los mecanismos que permiten a los antígenos T (grande, mediano y pequeños) de poliomavirus, transformar células en cultivo se conocen con detalle en la actualidad e involucran la interacción con un número elevado de proteínas celulares, cuya función se ve alterada como consecuencia de esta interacción.

Adenovirus humanos. Estos virus son responsables de una gran variedad de manifestaciones clínicas, que van desde enfermedades respiratorias de la infancia, hasta grandes brotes de neumonitis en cadetes militares. Los adenovirus fueron descubiertos de manera simultanea por dos grupos de investigadores que buscaban agentes etiológicos de la gripe y las enfermedades respiratorias moderadas en la década de los años 50.

Las partículas virales miden alrededor de 60 a 90 nm de diámetro y están formadas por cápsides icosahédricas, cada una compuesta por 252 capsómeros. Los 12 caspsómeros que forman los vértices se llaman pentones, debido a que cada uno de ellos está rodeado precisamente de cinco subunidades vecinas. Cada pentón tiene una fibra, cuyo tamaño varía de acuerdo al tipo viral. Los capsómeros que no están en los vértices se llaman hexones, debido a que son seis los otros capsómeros que los rodean.

El genoma viral está constituido por una molécula lineal de DNA de doble cadena, de aproximadamente 35,000 pares de bases, asociada con varias proteínas que ayudan a mantener su integridad. El genoma consiste de regiones tempranas y tardías, en la primera de ellas están contenidos los genes E1A y E1B, cuyos productos interactuan con e inactivan las funciones de las proteínas pRb y p53, respectivamente

Los adenovirus presentan algunas propiedades interesantes; permanecen infectivos por varias semanas a 4oC y, por meses a -25oC. Debido a que carecen de envoltura, son resistentes a los solventes de lípidos. Estos virus pueden propagarse de manera simple en cultivos de líneas humanas en cultivo, como HeLa, KB y Hep-2.

La clasificación de los adenovirus se realiza tradicionalmente en base a sus propiedades antigénicas, que permiten separarlos en diferentes serotipos y agruparlos en función de diversas características, como la capacidad para aglutinar eritrocitos.

Conclusiones. Los virus contribuyen al desarrollo de tumores mediante una serie de mecanismos variados, que van desde la estimulación de la proliferación celular, la introducción de elementos genéticos capaces de diversos controles celulares vitales, hasta la inducción viral de un estado de supresión inmune que permite la aparición de tumores, que no están ligados directamente al virus supresor.

Los pacientes infectados con el virus de la inmunodeficiencia adquirida (HIV) tienen un riesgo incrementado para desarrollar ciertos tipos de tumores, en particular Sarcomas de Kaposi y linfomas de células B, pero también cáncer cérvico uterino las mujeres. Estos tumores se desarrollan con mayor frecuencia, aparentemente por el estado de supresión inmune causada por estos virus. Si bien los ratones transgénicos que expresan el gen tat desarrollan tumores similares a sarcomas de Kaposi, no se ha documentado hasta ahora la presencia regular de ese gen en los tumores humanos.

Por otro lado, si bien los virus Herpes simplex (HSV) han sido incriminados como participes en el desarrollo de algunos tumores en humanos, en especial los de las regiones anogenitales y orales, principalmente basados en estudios sero-epidemiológicos y de transformación in vitro de células murinas, diversos estudios recientes han fracasado al tratar de aportar evidencia sólidas de su participación en el desarrollo de tumores en humanos.

Si bien existen evidencias sólidas de que algunos miembros de al menos tres grupo de virus (poliomavirus como BKV y JCV y adenovirus -particularmente los tipos 12 y 18- y los cuales se incluyen en este trabajo) junto con poxivirus, (como el molluscum contagioso), provocan cambios asociados con la transformación maligna de las células, ninguno de ellos ha mostrado hasta ahora una asociación consistente con algún tipo de tumor en humanos.

Finalmente, en el caso de los humanos es claro que las infecciones ocasionadas por algunos de los virus no son suficientes per se para inducir la formación de tumores. En general, el hecho que se requieran largos periodos de latencia entre la infección primaria y el desarrollo del tumor y en algunos casos la necesidad de una interacción específica con algunos factores físicos o químicos, sugieren la necesidad de modificaciones adicionales para el desarrollo del tumor. Sin embargo, debido a que los tumores ligados a infecciones virales constituyen el 15% de todos los tumores humanos, estos virus se convierten en el segundo factor de riesgo para desarrollar cáncer entre los humanos, solo precedido por el consumo de tabaco.

Vínculos.

– Hibner U, Grégoire D. Viruses in cancer cell plasticity: the role of hepatitis C virus in hepatocellular carcinoma. Contemp Oncol (Pozn). 2015;19(1A):A62-7. doi: 10.5114/wo.2014.47132.
– Scheffler RW. Following cancer viruses through the laboratory, clinic, and society. Stud Hist Philos Biol Biomed Sci. 2014 Dec;48 Pt B:185-8.
– Schiller JT, Lowy DR. Virus infection and human cancer: an overview. Recent Results Cancer Res. 2014;193:1-10.
doi: 10.1007/978-3-642-38965-8_1. (Únicamente resumen. Solicitar en biblioteca).
– Read SA, Douglas MW. Virus induced inflammation and cancer development. Cancer Letters, 10 April 2014;345(2):174-181.
– Fuentes-González AM, Contreras-Paredes A, Manzo-Merino J, Lizano M. The modulation of apoptosis by oncogenic viruses. Virol J. 2013 Jun 6;10:182. doi: 10.1186/1743-422X-10-182.
– Butt AQ, Miggin SM. Cancer and viruses: a double-edged sword. Proteomics. 2012 Jul;12(13):2127-38.
doi: 10.1002/pmic.201100526.
– Hoppe-Seyler F, Hoppe-Seyler K. Emerging topics in human tumor virology. International Journal of Cancer, 2011; 129 (6):1289-1299.
– Lin Z, Flemington EK. miRNAs in the pathogenesis of oncogenic human viruses Cancer Letters, 28 June 2011;305(2):186-199. doi:10.1016/j.canlet.2010.08.018
– Sarid R, Gao SJ. Viruses and human cancer: From detection to causality. Cancer Letters, 28 June 2011;305(2):218-227
– Gao P, Zheng J. Oncogenic virus-mediated cell fusion: New insights into initiation and progression of oncogenic viruses-related cancers. Cancer Letters, 1 April 2011;303(1):1-8. doi:10.1016/j.canlet.2010.12.021
– Illades-Aguiar B, Cortés-Malagón EM, Antonio-Véjar V, Zamudio-López N, Alarcón-Romero LC, Fernández-Tilapa G, et al. Cervical carcinoma in Southern Mexico: Human papillomavirus and cofactors. Cancer Detection and Prevention, 2009;32(4):300-307
– Maeda E, Akahane M, Kiryu S, Kato N, Yoshikawa T, Hayashi N, Aoki S, Minami M, Uozaki H, Fukayama M, Ohtomo K. Spectrum of Epstein-Barr virus-related diseases: a pictorial review. Jpn J Radiol. 2009 Jan;27(1):4-19.
– Javier RT, Butel JS. The history of tumor virology. Cancer Research 2008;68 (19), pp. 7693-7706.
– Münz C, Moormann A. Immune escape by Epstein-Barr virus associated malignancies. Semin Cancer Biol. 2008 Dec;18(6):381-7.
– Azam F, Koulaouzidis A. Hepatitis B virus and hepatocarcinogenesis. Annals of Hepatology 2008;7 (2), pp. 125-129.
– Carneiro-Proietti ABF, Catalan-Soares BC, Castro-Costa CM, et al. HTLV in the Americas: challenges and perspectives. Rev Panam Salud Publica. [online]. Jan. 2006, vol.19, no.1 [cited 24 July 2006], p.44-53. ISSN 1020-4989.
– Nancy Raab-Traub and Bernard Roizman. Infectious agents and cancer: criteria for a causal relation. Seminars in Cancer Biology, Modern Criteria to Identify Human Carcinogens, Dec 2004;14(6):453-471. Vale la pena revisar. Y explorar las citas de Scopus.

Última modificación 7 octubre 2015

LOS VIRUS INDUCEN CANCER

Filed under: TUMORES — Enrique Rubio @ 20:45

LOS VIRUS INDUCEN CANCER
Gersón Zajíček
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), alrededor del 15% de los cánceres humanos son causados por virus. Whisch visto tiene un eufemismo. Aparentemente la mayoría de canceres son inducidos por virus.
En realidad lo que se entiende por el virus de la declaración provoca cáncer?
Las relaciones de las causas y efectos entre los tumores de virus no se straigfoward
1.- Por sí mismo virus no hace causa cáncer y requiere algunos cofactores
2.- Los tumores aparecen después de una prolongada latencia
3.- Asistencia de cofactores cualquier virus puede iniciar un tumor
4.- La formación de tumores es un subproducto de cualquier virus
En otras palabras, ya que cualquier virus puede causar un tumor no existe una clase distinta viral que se especializa en la formación de tumores y el virus de tumores de virus nombre es nombre inapropiado
La interacción entre el huésped y el virus es un whist proceso continuo puede terminar como el cáncer
Cualquier virus prolongado puede terminar como un cáncer.

1 diciembre 2016

ALCOHOL Y EJERCICIO, BENEFICIOS Y DAÑOS

Filed under: ALCOHOL,TUMORES — Enrique Rubio @ 13:47

deporte-alcohol-400x213El ejercicio puede cortar Riesgos para la salud relacionados con el consumo de alcohol
Diana Phillips 08 de septiembre de, el año 2016
El ejercicio puede compensar el mayor riesgo de muerte asociado con el consumo de grandes cantidades de alcohol.
Es conocido que el ejercicio es bondadoso para la supervivencia, no lo es tanto que es capaz de mitigar la acción de otros patógeno como el alcohol. Este trabajo simple quiere demostrar que el efecto negativo sobre la salud del alcohol puede ser inhibido por un ejercicio moderado
En un análisis de datos de ocho estudios basados en la población británica, la asociación entre el consumo de alcohol y todas las causas de riesgo de mortalidad que el proporciona fue atenuada entre los individuos que cumplieron o excedieron las recomendaciones mínimas semanales de actividad física, Kadija Perreault, PhD, de la Universidad de Montreal, en Quebec , Canadá, y sus colegas informan en un artículo publicado en línea el 31 de agosto en larevista British Journal of Sports Medicine .
En concreto, el exceso de riesgo de mortalidad por cáncer ligado a la ingesta de alcohol fue casi anulado entre los que hacen ejercicio regularmente.
Los resultados apoyamos los estudios que afirman lo mismo sobre los mecanismos que sugieren que el consumo de alcohol y la actividad física están vinculados a enfermedades crónicas a través vías biológicas comunes “,
En un estudio previo informado por Medscape Medical News , se demostró que el consumo excesivo de alcohol aumenta el riesgo de mortalidad por cualquier causa en un 31% a un 54%, y una reciente revisión de la literatura, de “fuerte evidencia” muestra que el alcohol causa varios tipos de cáncer. Los altos niveles de la actividad física, por el contrario, se han relacionado con un riesgo significativamente menor de cáncer de mama y cáncer de colon en múltiples estudios.
El presente estudio es uno de los primeros en examinar si existe una asociación entre los beneficios de la actividad física y el aumento del riesgo de mortalidad asociado con el consumo de alcohol.
Utilizando datos de la Encuesta anual, representativa a nivel nacional de Salud de Inglaterra (1994, 1998, 1999, 2003, 2004, y 2006) y de la Encuesta de Salud de Escocia (1998 y 2003) que incluía información sobre el consumo de alcohol y la actividad física, los investigadores consideraron los resultados de 36,370 adultos de 40 y más años en una media de 353,049 personas-años de seguimiento, durante el cual se registraron 5735 muertes.
De la población en estudio, 4845 (13,3%) excedieron los límites de alcohol semanal recomendada (14 unidades para las mujeres; 21 unidades para los hombres). El consumo medio de alcohol entre los encuestados, fue y de 6 unidades de alcohol en la semana anterior o algo superior.
Al otro lado de la población de estudio, más de una cuarta parte de los participantes (27,5%) no mostraron ninguna actividad física, que se define como caminar para cualquier propósito y ejercicio formal, y se expresó como Equivalente Metabólico de tareas (MET) minutos por hora, mientras que el 39,1% alcanzó el menor nivel de actividad física semanal recomendada (7,5 horas MET / semana), y el 23,3% alcanzaron el nivel superior de la recomendación nacional (15 MET horas / semana), los autores de informe.
En cuanto a la relación entre el consumo de alcohol y la mortalidad en ambos modelos ajustados parcial y totalmente, “hemos encontrado una asociación directa entre el consumo de alcohol y la mortalidad por todas las causas, tanto para los ex bebedores, como en los bebedores a nivel perjudicial que muestra un claro riesgo más alto de todas las causas de mortalidad que los roedores, en comparación con los no bebedores.
La asociación dosis-respuesta se mostró dañina entre el consumo semanal de alcohol y la mortalidad por cáncer en concreto, asimismo hubo una relación débil entre el consumo de alcohol entre el alcohol y la enfermedad cardiovascular era débil.
Cuando la población se estratificó según el nivel de actividad, el riesgo de muerte por cáncer fue elevado en una forma dependiente de la dosis con el consumo de alcohol entre aquellos que no alcanzaron los niveles mínimos recomendados de actividad ( P <0,001). El mismo patrón general se observó en aquellos con niveles de actividad más altos, pero se redujo el aumento relativo de riesgo. Para los tres resultados de mortalidad (por todas las causas, el cáncer y las enfermedades cardiovasculares), " No se encontró términos de interacción entre el consumo de alcohol por [la actividad física] para ser significativo en los modelos de Cox totalmente ajustados", Beber de vez en cuando parece tener un efecto protector contra todas las causas y la mortalidad relacionada con la enfermedad cardiovascular en los adultos que cumplían con los niveles de actividad recomendadas, según los autores. "La importancia de la salud pública de nuestros resultados se acentúa aún más por el consumo de alcohol directrices recientemente actualizada revisión de los Oficiales del Reino Unido Jefe médicas que se ha encontrado que el riesgo de mortalidad por cáncer comienza a partir de un nivel relativamente bajo de consumo de alcohol", escriben. "La actividad física mejora la salud incluso en presencia de otras conductas menos saludables", concluyen los autores. Moverse más y beber menos, que es un axioma que puede ser consagrado, el único inconveniente es que hay que cumplirlo. Hace falta primero creer en el, y después tener la voluntad continua y duradera de cumplirlo. La evidencia epidemiológica apoya una asociación causal del consumo de alcohol y el cáncer de orofaringe, laringe, esófago, hígado, colon, recto y mama de la mujer, dice Jennie Connor, MB, CHB, MPH, del Departamento de Medicina Preventiva y Social, Universidad de Otago, en Dunegin, Nueva Zelanda. Aunque por otra parte No hay "fuerte evidencia" que el alcohol causa siete tipos de cáncer, y otras evidencias indican que "probablemente" provoca más, de acuerdo con una nueva revisión de la literatura publicada en línea 21 de julio en la adicción . Pero sí parece claro que l alcohol causa cáncer. Esto no es nuevo, dice el Dr. Connor. La Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC) y otras agencias han identificado mucho el consumo de alcohol está asociado causalmente como con estos siete tipos de cáncer. Dr. Connor, que es un epidemiólogo y el médico, afirma que, "El alcohol provoca cáncer", La discusión pública y científica sobre el alcohol y el cáncer han silenciado la verdad sobre esta causalidad. "En el público y los medios de comunicación, las declaraciones hechas por expertos de todo el mundo dan a menudo el mismo peso que los mensajes de las compañías de alcohol y sus científicos. La revista [ Adicción ] ha etiquetado esta pieza para el debate. El uso de un lenguaje causal en las discusiones científicas y públicas es "irregular", Por ejemplo, los artículos y los artículos periodísticos suelen utilizar expresiones tales como "cáncer relacionado con el alcohol" y "cáncer atribuible al alcohol"; se refieren a un "enlace" entre el alcohol y el cáncer y para los efectos del alcohol sobre "el riesgo de cáncer." Estas expresiones "incorporan una asociación causal implícita, pero se interpretan fácilmente como algo menos que el cáncer está causado por la bebida", observa el Dr. Connor. "Dejar de beber alcohol" es una frase que podría ser - pero no es - similar a "dejar de fumar", que también sugiere. "En la actualidad, el papel causal de alcohol se percibe como más complejo que el del tabaco, y la solución sugerida por la analogía de fumar - que todo lo que debería reducir y, finalmente, dejar el alcohol potable - es ampliamente inaceptable", escribe el Dr. Connor. La revisión recientemente publicada "refuerza la necesidad de que el público sea consciente de la relación causal entre el alcohol y el cáncer", dijo Colin Shevills, a partir del alcohol Alianza para la Salud del Reino Unido, en un comunicado de prensa. "Las investigaciones muestran que sólo alrededor de 1 de cada 10 personas en el Reino Unido [] Actualmente conscientes de la relación alcohol-cáncer", dijo. "La gente tiene derecho a saber sobre el impacto del alcohol sobre su salud, incluyendo su relación con el cáncer, para que puedan tomar decisiones informadas sobre la cantidad que beben," añadió Shevills. Otra síntesis de Medscape, dice algo que se le parece pero que no coincide. El consumo de alcohol no se traduce en un beneficio neto de salud y, de hecho, aumenta el riesgo de cánceres relacionados con el alcohol en un 51%, según un estudio de casi 115.000 personas de 12 países. También mostró que consumo excesivo de alcohol aumenta el riesgo de muerte en un 31% a un 54%, y que las tasas más altas de uso nocivo de alcohol se observa en los países de más bajos ingresos. Los resultados fueron publicados en línea el 17 de septiembre en la revista The Lancet . "La asociación entre el consumo de alcohol y la salud es extremadamente complejo. A pesar de que el consumo de alcohol se ha asociado con algunos beneficios para la salud, sino que también se ha asociado con un mayor riesgo para otros resultados", dijo el primer autor Andrew Smyth, MMedSc, un investigador de la Población Instituto de Investigación de la salud, Universidad de McMaster, en Hamilton, Ontario, Canadá. "Nuestro estudio sugiere ningún beneficio general del consumo de alcohol. Es importante destacar que la mayor magnitud de los aumentos en el riesgo se observaron en los países de bajos ingresos, donde el consumo nocivo de alcohol fue más alta", informó. "Nuestros datos apoyan las estrategias de salud mundiales y las iniciativas nacionales para reducir el uso nocivo del alcohol." Nuestro estudio sugiere ningún beneficio general del consumo de alcohol. El consumo de alcohol se ha relacionado con más de 60 trastornos médicos y representa la tercera más importante factor de riesgo modificable de muerte y discapacidad. Consumo de bajo a moderado se ha relacionado con un menor riesgo de ataque al corazón, mientras que el consumo episódico pesada puede aumentar el riesgo de lesión y muerte súbita cardíaca. Y el riesgo de ciertos tipos de cáncer aumenta con la cantidad de alcohol que se consume con el tiempo, informan los investigadores. Que el alcohol en exceso y sin actividad motora es negativo y condiciona enfermedad. El alcohol en dosis moderada y con buena higiene de vida quizá sea bueno. Pero nada más. El juego de palabras no proporcionó ninguna luz y el usuario se siente engañado con este lenguaje pseudocientifico. Medscape Medical News Exercise May Cut Health Risks Linked to Alcohol Consumption Diana Phillips September 08, 2016 Medscape Medical News > Oncology
No Confusion: Alcohol Causes Seven Cancers
Nick Mulcahy July 27, 2016 Medscape Medical News > Oncology
Alcohol Ups Mortality and Cancer Risk; No Net Benefit
Veronica Hackethal, MD September 24, 2015

19 junio 2016

Respuesta inmune frente a células cancerosas

Filed under: TUMORES — Enrique Rubio @ 13:07

Las células cancerosas presentan una neoantigenicidad al exponer en su membrana antígenos diferentes a los propios. De esta manera, desde un punto de vista de la inmunidad adaptativa, equivalen a un trasplante alogénico. Los antígenos tumorales que provocan un rechazo inmunológico se denominan TSTA e incluyen proteínas tumorales que son presentadas por moléculas MHC clase I presentes en las células cancerosas.
Los antígenos de neoplasias malignas originan respuestas humorales y celulares. Se ha detectado la presencia de anticuerpos contra estos antígenos en el suero de pacientes cancerosos. Su papel en el rechazo inmunológico del tumor, es sin embargo, controvertido. En experimentos in vitro, estos anticuerpos hacen posible la activación del complemento y también el mecanismo ADCC (citotoxicidad mediada por anticuerpos) por parte de células NK.
Los linfocitos T CD8+ citotóxicos (1) parecen ser más efectivos que los anticuerpos en el rechazo inmunológico de células cancerosas. La especificidad de estos linfocitos a un determinado tumor no está bien clara ya que pueden reaccionar también con otras neoplasias malignas que no presentan la misma antigenicidad.
Las células ” Natural Killer” o NK (2) parecen ser las células efectoras más importantes en la vigilancia inmunológica y en la respuesta inmune efectora a células cancerosas. En el primer caso, las células NK detectan la presencia de células malignas en forma precoz, eliminándolas por un mecanismo citotóxico antes de que constituyan una neoplasias clínicamente detectables. Si las células cancerosas han sobrepasado este rechazo inmunológico y han conformado un tumor, las células NK pueden ejercer citotoxicidad directa de una manera similar a la de los linfocitos T citotóxicos o bien, en conjunto con anticuerpos, pueden lisar células cancerosas por el mecanismo ADCC. En esta respuesta es de vital importancia la presencia de citoquinas que activan la capacidad tumoricida de células NK. Entre estas, se cuentan los interferones, el factor de necrosis tumoral y la interleuquina 2.
Finalmente, los macrófagos (3) pueden participar en la respuesta frente a células cancerosas a través del mecanismo ADCC y de la liberación de enzimas lisosómicas y radicales libres. También se ha descrito la participación de oxido nitroso (NO). Sin embargo, la citoquina más importante en la reacción de macrófagos ante células cancerosas, es el factor de necrosis tumoral (TNF) cuya unión a la superficie celular se manifiesta como toxicidad a través de la generación de radicales libres en ella. Además, el TNF produce alteraciones en la circulación sanguínea las que se traducirían en trombosis y necrosis isquémica del tumor.
A pesar de la existencia de todos estos mecanismos inespecíficos y específicos, las neoplasias malignas, una vez alcanzado un tamaño crítico, no son posibles de ser eliminadas por medios inmunológicos

17 junio 2016

PREDICCION DE LA SUPERVIVENCIA DEL PACIENTE DE CÁNCER.

Filed under: TUMORES — Enrique Rubio @ 12:51

kristin jenkins

15 de de junio de, el año 2016

La supervivencia de los pacientes con tumores malignos es un problema inquietante para el paciente, para el médico y en General para la sociedad.

Este artículo de Medscape, que tan acertada y generosamente nos informa, pretende acortar el tiempo en la predicción usando el sistema de simulación por ordenador.

El fundamento es estimar cuánto tiempo puede sobrevivir un paciente de cáncer, y utiliza métodos estadísticos para adivinar la evolución biológica sometida del cáncer desde  la dotación cromosómica y el entorno, lo que supone múltiples ecuaciones con múltiples respuestas, pero proporciona información muy acertada en ocaciones.

El nuevo método, conocido como surviv (análisis de supervivencia de mRNA Isoforma Variación),  estudia los modelos de la incertidumbre de medición de la relación de la isoforma de ARNm en los datos de secuenciación de ARN para predecir el tiempo de supervivencia del paciente.

La simulación por ordenador es un método útil y muy aplicado en General. Se trata de un modelo de simulación  informatizado. Utiliza un un programa informático cuyo fin es crear una simulación de un modelo abstracto de un determinado sistema. Las simulaciones por computadora se han convertido en una parte relevante y útil de los modelos matemáticos de muchos sistemas naturales de ciencias como la física, la astrofísica, la química y la biología; así como de sistemas humanos de economía, psicología y ciencias sociales.

Las simulaciones por computadora abarcan desde programas informáticos cuya ejecución dura unos minutos hasta conjuntos de ordenadores conectados en red cuya ejecución dura horas, e incluso hay simulaciones que se extienden varios días. La variedad de acontecimientos que se pueden recrear mediante simulaciones por computadora ha superado con creces las posibilidades del modelo matemático tradicional.

En la predicción de la supervivencia de determinados tipos de tumores la simulación se llevaron a cabo en seis tipos diferentes de cáncer: carcinoma ductal invasivo (IDC), el glioblastoma multiforme, el glioma de bajo grado, el carcinoma renal de células claras, carcinoma de células escamosas de pulmón y de ovario seroso cistoadenocarcinoma.

“El uso de grandes volúmenes de datos biomédica que abarcan los perfiles moleculares y clínicos del cáncer, podemos identificar nuevos biomarcadores que guían el pronóstico y el tratamiento del cáncer”, dijo el autor principal Yi Xing, MD, del Departamento de Microbiología, Inmunología y Genética Molecular de la Universidad de California, Los Ángeles.

“Más específicamente, se encontró que las predicciones basadas en la isoforma trabajan consistentemente mejor que las predicciones basadas en los genes convencionales en la predicción del tiempo de supervivencia”, dijo a Medscape Medical News .

“Esperamos que podamos proporcionar potencialmente una herramienta poderosa” medicina de precisión ‘que se puede utilizar en la clínica para guiar el tratamiento del cáncer “, dijo en una entrevista. Se estima que esto podría tomar de 1 a 3 años. Es decir la predicción se hace fundándose en la forma en vez de los genes convencionales, introduciendo la clínica del paciente.

Para fabricar este algoritmo el Dr. Xing y colegas pasaron más de 2 años en su desarrollo al que llamaron  surviv. Se utilizaron muestras histológicas de un total de 2684 pacientes con cáncer.

La primera prueba de simulación se llevó a cabo durante 682 pacientes con IDC del Genoma del Cáncer Atlas (TCGA) cáncer de mama conjunto de datos de RNA-secuenciación.

Para comparar el rendimiento de surviv con un análisis de supervivencia de regresión de Cox convencional usando las estimaciones puntuales de los niveles de exón-inclusión, los investigadores diseñaron un conjunto de datos simulados de 600 individuos que imitaba los parámetros de los datos sobre el cáncer de mama TCGA IDC.

En cada simulación, simularon 20.000 exones alternativos para corresponder al número de eventos de omisión de exón en los datos TCGA IDC. Un total de 90% de los exones eran de la hipótesis nula – que los exones no se asociaron con el tiempo de supervivencia. El 10% restante de los exones eran de la hipótesis alternativa – que los exones se asociaron con el tiempo de supervivencia.

La simulación de datos se utilizaron luego en dos configuraciones: en el entorno sin censurar, se conoce el tiempo de muerte y supervivencia de cada paciente; en el ajuste con la censura, el tiempo de muerte y supervivencia no era conocido. Esta última incluyó a pacientes que todavía estaban vivos.

Los investigadores imitaban la tasa de censurar el conjunto de datos de IDC TCGA suponiendo que el 85% de los pacientes estaban vivos al final del estudio. “En ambos entornos y con diferentes profundidades de la cobertura de ARN-secuenciación, surviv tuvo mejores resultados que la regresión de Cox en la tasa de verdaderos positivos a la misma tasa de falsos positivos del 5%,” Dr. Xing y sus colegas informe. “Como era de esperar, se observó una mejora más significativa en surviv sobre la regresión de Cox cuando la ARN-secuenciación leer la cobertura fue baja.”

Cuando el análisis surviv se llevó a cabo en cinco tipos de cáncer adicionales en TCGA, glioma de bajo grado tuvo las señales de splicing alternativo supervivencia asociada a fuertes con 660 eventos significativos de omisión de exón. “Sorprendentemente, sin importar el número de eventos significativos, los predictores de supervivencia basada en splicing alternativo de genes superaron basadas en expresiones predictores de supervivencia en todos los tipos de cáncer coherentes con nuestra observación inicial sobre el conjunto de datos de IDC,” escriben los investigadores.

Evaluación de los diferentes tipos de modelos de predicción mostró que un modelo que incorpora datos clínicos, la expresión génica, y los datos de splicing alternativo realizadas significativamente son mejores que cualquier tipo de predictor solo.

Ahora el equipo está aplicando surviv a conjuntos de datos mucho más grandes a través de muchos más tipos de cánceres que se desarrollan factores predictivos basados ​​en la isoforma más fiables de la supervivencia del paciente. Ellos son la esperanza de descubrir isoformas que se asocian consistentemente con la supervivencia en un análisis “-cáncer de pan” a través de múltiples tipos de cáncer, explicó el Dr. Xing. Este método podría extenderse a otros tipos de predecir los resultados del paciente, como respuesta a terapias específicas.

El estudio fue apoyado por becas de los Institutos Nacionales de Salud y la Fundación Nacional de Ciencia. Dr. Xing recibido apoyo a través de una beca de investigación de Alfred Sloan.

Nat Commun . Publicado en Internet el 9 de junio de 2016.

Después de este arduo trabajo difícil de comprender por los profanos, pensamos que necesitamos una mayor formación en estadística y en simulación por ordenadores, porque lo que deduzco de esta publicación, sino tengo fe de nada me sirve. Que no obstante deduzco que la simulación por ordenador es un método muy al alcance de todo profesional, que este apasionado por el tema si consigue comprenderlo.

16 junio 2016

LA REMISION ESPONTANEA DE ALGUNOS CANCERES

Filed under: TUMORES — Enrique Rubio @ 13:00

melanoma-humano

MELANOMA HUMANO

La informática nos ha facilitado el conocimiento y al mismo tiempo nos advierte del camino que va a seguir la divulgación de este.

Para escribir un artículo médico en una revista de renombre, hace falta escribir el artículo con lo que ello supone, traducirlo a un buen inglés, y mandarlo a una revista que tenga impacto, todo ello lleva años y después de algunas correcciones, sale para un público selecto, pero no para el enfermo que es el objetivo para el que está hecho el artículo. Por el contrario cualquiera puede escribir en su blog y publicarlo en poco tiempo y sin censura, salvo el sentido común y la ilustración del que los lee. Que es el mismo que debe tener el lector de revistas muy significadas. Este es nuestro tiempo tenemos que vivir con el, pero no usar parámetros y caminos tortuosos, no siempre verdaderos y plagados de aire comercial.

Cualquier periódico nos publica cada día unos espléndidos artículos de la revistas rigurosas, pero con detalle, se públican antes que la revista y además con una simplificación que lo pone a la altura del que los necesita, “ el enfermo”.

Ayer sin ir más lejos me consulta una amiga de la historia de su marido, que es como sigue:

Varón de 77 años de edad, que fuma más de un paquete al día, en tratamiento con aspirina por ateromas carotideos descubiertos en una exploración rutinaria. Súbitamente tiene una crisis convulsiva precedida de alguna dificultad de coordinación que había presentado unas semanas antes. La crisis TC que dura breve tiempo no impactan demasiado al enfermo, y que no le presta importancia, no obstante lo llevan a urgencias y en poco tiempo le practicaron,  pruebas de imagen, TC, con y sin contraste, RM, PEC y toda una batería de análisis que llegan a la conclusión que tiene un nódulo tumoral de algo más de un centímetro retro romántico izquierdo, abundante edema que comprime el asta occipital izquierda, y un pequeño nodulo tóraxico que no capta en el PEC.

El enfermas una vida normal con corticoides y anti epilépticos.

Un noduló occipital izdo, abundante edema y poco más, hace falta biopsiarlo.

Al este General craniectomía y búsqueda del nodulo y la lógica información a la familia de que puede quedar deficitario motor del lado del lado derecho.

Mi amiga me consulta porque unos días antes en la vanguardia ha visto un trabajo publicado por un neurocirujano del valle de hebron, el Dr. Francisco Martínez entre otros que tras el análisis del líquido cefalorraquídeo, consiguen detectar células tumorales e incluso la evolución de estos, que no se habían conseguido detectar en sangre periférica porque la barrera hemato encefálica impedía el paso de las células tumorales a la circulación General. Este magnífico trabajo que sin duda se desarrollará no servirá en un próximo futuro para no tener que hacer craniectomías, biopsiar y ahorrar todo lo que ello lleva consigo.

De amiga me preguntas si no se puede hacer esto con su marido, la respuesta es clara no está perfeccionado y solamente es una investigación.

Ella queda más o menos contenta, pero enterada, y lo que a mí me impresiona es que está enterada de algo muy específico sin haber leído NATURE, que es donde se publicó. Que lo ha leído en la vanguardia. Está informada y cualquier postura que tome el medíco con su marido pasará por saber que ella sabe de qué va a la cosa.

Hoy El Confidencial nos pública un artículo que ya sabíamos todos neurocirujanos y médicos en General, que algunos tumores tienen remisión espontánea, que lo lógico y con poco margen de error se ha debido a un despertar del sistema inmunitario y que pasó a hacer una descripción de lo que dice el artículo.

16.06.2016 – 05:00 H.

No cabe duda de que el cáncer es una de las enfermedades más devastadoras. Según los datos de la Organización Mundial de la Salud, en 2012 se produjeron 14 millones de nuevos casos y 8,2 millones de decesos en todo el mundo fueron causados por dicha enfermedad. Además, se trata de la principal causa de muerte a nivel global. De ahí que los sucesivosdescubrimientos sean recibidos tanto con cautela como con esperanza, ya que nos ayudan a entender un poco mejor una enfermedad de la que aún desconocemos muchísimo.

Aún queda, no obstante, un gran misterio por resolver: los tumores que desaparecen espontáneamente o, como se conocen en la literatura científica, las remisiones espontáneas. Durante mucho tiempo, se consideró que el cáncer solo tenía una dirección: la de crecer cada vez más, por lo que lo único que se podía hacer era ralentizar su desarrollo. Sin embargo, cada vez existe un mayor consenso en que, en casos excepcionales, los tumores pueden llegar a desaparecer sin ninguna intervención externa aparente. El problema es que, aunque se baraja una larga serie de explicaciones, aún no está claro por qué se produce.

ADVERTISING

Los primeros que dieron nombre a este fenómeno fueron T. Everson W. Cole en su clásico de 1968 ‘Spontaneous Regression of Cancer‘, en el que lo definieron como “la desaparición parcial o completa de un tumor maligno en ausencia de tratamiento, o en la presencia de terapia que se considera inadecuada para ejercer una influencia significativa en la enfermedad neoplásica”.

Durante muchos años, la hipótesis era casi tabú, no solo porque contradecía las concepciones habituales sobre el cáncer, sino porque podía dar lugar a interpretaciones completamente erróneas, como es no someterse a tratamiento al pensar que la enfermedad puede desaparecer por sí misma. Además, debido a que la mayor parte de cánceres reciben tratamiento, es muy difícil atribuir una causa segura a la remisión. Es posible, igualmente, que se hayan producido errores de diagnóstico. En muchos casos, además, se ha abordado la remisión desde un punto de vista espiritual y acientífico como una muestra de las supuestas capacidades sobrenaturales del cuerpo.

En las últimas décadas se han acumulado las investigaciones que refrendan esta teoría. Es el caso, por ejemplo, de un artículo publicado en ‘The Journal of the American Medical Association‘ que sugería que las pruebas y el tratamiento de los cánceres de pecho y próstata debían replantearse, ya que muchos tumores de tamaño pequeño no llegan a desarrollarse e incluso pueden llegar a extinguirse. Sin embargo, suelen ser otra clase de cánceres los que son más proclives a la desaparición espontánea. Entre ellos se encuentran los melanomas (de piel), los carcinomas, los cánceres de riñón y algunas clases de linfoma. Se trata, no obstante, de casos excepcionales cuya frecuencia probablemente no sea mayor de uno entre 100.000.

Uno de los casos médicos más citados es el publicado en 1990 bajo el nombre de ‘A case of spontaneous disappearance of pulmonary metastasis of renal cell carcinoma following nephrectomy’, en el que un anciano de 76 años vio desaparecer su cáncer de pulmón once días después de una nefrectomía (extirpación del riñón). Otros casos, expuestos por ‘The New York Times‘ en un reportaje sobre el tema, reflejan que en los cánceres de testículo es habitual que, una vez comienza la operación, los cirujanos descubran que apenas queda rastro del tumor.

Charla TED de Lissa Rankin, autora de ‘Mind over medicine’.

Quizá el caso más excepcional, pero también más revelador, sea el de los neuroblastomas, como expone un reportaje publicado en ‘The Conversation‘. Se trata de la formación de células malignas en el tejido nervioso de la glándula suprarrenal, el cuello, el tórax o la médula espinal y, en muchos casos, se transmite a través de una mutación genética de padres a hijos. Se trata de una enfermedad rara, y que, en algunos casos de tipo 1 (que afectan a los niños de menos de 18 meses) puede desaparecer sin tratamiento. Por el contrario, los que superan esa edad requieren un procedimiento más agresivo y tienen menos probabilidades (entre un 40% y un 50%) de sobrevivir.

Los neuroblastomas de tipo 1 pueden decirnos mucho acerca de cómo curar la enfermedad. Por lo general, dichos tumores tienen un receptor celular conocido como TrkA (receptor tirosina quinasa), que puede ser el encargado de que las células se destruyan por sí mismas. O también es posible que sean los bajos niveles de una enzima conocida como telomerasa los que provoquen la destrucción celular. Lo que está claro es que, en dichos casos, algo ocurre de manera endógena en el organismo que propicia esta desaparición.

Hay multitud de hipótesis que intentan explicar por qué ocurre esto, aunque ninguna ha conseguido proporcionar una conclusión satisfactoria. Es posible, igualmente, que cada uno de los casos tenga una causa diferente, debido a la amplia variedad, origen y desarrollo de cada clase de cáncer. La primera explicación fue la ofrecida por Everson y Cole en su libro pionero: “En algunos de los casos, el conocimiento disponible nos permite inferir quela influencia hormonal probablemente fue importante”, señalaban. “En otros, los protocolos sugieren firmemente que el sistema inmunitario fue responsable”.

Son dos las versiones que se han barajado con mayor frecuencia en los últimos años. Como aseguraba en ‘The NYT’ el doctor Barnett Kramer, director asociado del Instituto Nacional de Salud estadounidense, es posible que en los casos de remisión espontánea haya sido el organismo completo quien haya contribuido a la desaparición del tumor. Es lo que ocurre con algunos melanomas, en los cuales el cuerpo provoca una respuesta inmunitaria por la cual el tumor se infesta de un número exagerado de células protectoras.

Hay otros posibles indicadores que pueden explicar por qué el proceso se revierte en algunos casos. En algunos de ellos, como los expuestos en un artículo llamado ‘Fever therapy revisited‘, la fiebre originada por una infección puede haber causado la regresión. También es posible que se deba a cambios epigenéticos, es decir, a la herencia transgeneracional de los factores ambientales como la alimentación o el estilo de vida. En cualquier caso, aún queda mucho por aprender de estos casos excepcionales, tanto sobre de qué manera funciona cada clase de cáncer como cuáles son los mecanismos que llevan al crecimiento desmesurado del tumor.

Esto va a incidir de una manera muy fuerte en la población, va a preguntarnos si la espera ante un tumor no muy invasivo o de un crecimiento controlable médicamente, no va a permitir que nuestro organismo no destruya y evitar así todo el complejo tratamiento que desde la cirugía, radioterapia, quimioterapia e inmunoterapia son necesarios para el tratamiento del tumor no siempre gratificante.

Nuestro organismo sabe hacerlo no siempre, que lo sabe hacer .

La inmunoterapia en el cáncer ha venido para quedarse, aquí estamos todos muy contento de tener una nueva vía que explotar en esta terrible enfermedad que nos está echando un fuerte pulso.

13 junio 2016

INMUNIDAD EN EL CANCER

Filed under: TUMORES — Enrique Rubio @ 21:21

Desde hace unas décadas, la inmunodepresión y fallos de respuesta adecuada al estrés, y el papel de factores emocionales y personales, como la aflicción, depresión y la inhibición/represión de emociones han sido asociados al comienzo y curso de alergias, desórdenes inmunes y cáncer1-4. Algunos autores señalan que el pesimismo, la depresión, indefensión y los acontecimientos vitales estresantes pueden disminuir la inmunocompetencia y como consecuencia incrementar la vulnerabilidad a la enfermedad5.

Los tipos de respuesta inmune que influyen en el cáncer (células NK y de los linfocitos T citotóxicos), están afectados a su vez por variables psicosociales a través de diferentes vías. La primera de estas vías, el HPA (Eje hipotálamo-hipofisario adrenocortical) es activado por la respuesta neuroendocrina y provoca un aumento en los niveles de cortisol que está asociado efectos inmunosupresores6-8. Este eje puede ser activado por la vivencia de acontecimientos estresantes como falta de apoyo social, problemas de separación y pérdida las personas significativas9, así como por depresión y estados melancólicos10, y por sentimientos de ser aplastado por una amenaza y ser incapaz de afrontarla (indefensión, desesperanza).  En este sentido, Borras y col.11 encuentran correlación significativa entre áreas de hechos vitales estresantes (CHVE) y la capacidad de estimulación de los linfocitos. Irwin et al. encuentran una asociación entre estados de depresión aguda y disminución de las NK12.   Diferentes estudios señalan que el tratamiento psicológico puede disminuir los niveles de cortisol y se asocia con una mayor calidad del apoyo social percibido,  menor distress y menor desajuste psicológico13-15.

La segunda vía, el Sistema Nervioso Simpático (SNS) a través de su neurotransmisor,  norepinefrina, puede activar o inhibir la reactividad inmune dependiendo de factores como la magnitud y el tiempo de la activación simpática en relación con la inmunidad, los linfocitos que participan en la respuesta, la edad y factores genéticos del propio organismo. La manipulación del SNS puede ser útil para modular la reactividad inmune, incluyendo quizá la respuesta inmune débil de los antígenos del tumor según indica Madden16. Sin embargo, la manipulación terapéutica será sólo posible cuando se vaya sabiendo más sobre los mecanismos acerca de la activación adecuada del SNS y cómo otros factores, como la edad y los factores genéticos influyen en la capacidad del SNS para modular la inmunidad antitumoral.

Dentro del SNS, es muy significativa la actividad de las células NK (Natural Killer). Ben-Eliyahu demostró que la activación simpática puede influir en la metástasis del tumor mediante la modulación de la actividad NK17. Se ha comprobado que reducciones significativas del humor negativo, la expresión de emociones y la utilización de un estilo de afrontamiento activo correlacionaban con un aumento significativo en el porcentaje de dichas células NK18, y así mismo, descensos en ansiedad y depresión y aumentos en el sentimiento de ira mostraron mayor incremento de la actividad NK19.

Los estresores también influyen de forma diferencial en el sistema inmune y la actividad NK, dependiendo del sujeto que experimenta el estimulo, de su naturaleza (intensidad, duración y percepción) y el parámetro inmune que se examine. Así, las respuestas de estrés agudo suelen aumentar la respuesta del sistema inmune, mientras que el estrés crónico está la mayor parte de las veces asociado con función inmuno-supresora.  Cohen et al. encontraron que, aunque no había correlación entre el nivel de estrés y la inmunidad en sujetos con unos reactores altamente inmunes, sujetos con bajo nivel de células NK eran más proclives a experimentar una infección durante periodos de alto estrés que con bajo estrés20.

El diagnóstico de enfermedades frecuentemente va acompañado de cambios psicológicos del enfermo y del entorno psicosocial inmediato, y dependiendo de la naturaleza del individuo, puede recibirlo con desesperación y sensación de pérdida del control de sus destino21-23. La reducción del distrés con intervenciones como la relajación puede favorecer algunos aspectos de la función inmune llegando a ser unpredictor significativo del porcentaje de linfocitos T Helper24.

Muchas son las observaciones que hacen pensar que los factores psicológicos son capaces de influir en el sistema inmunológico, fortaleciéndolo o debilitándolo, y que la vulnerabilidad de un organismo es en parte aprendida y puede por tanto modificarse a través de intervenciones psicosociales25-28, como ya está bien demostrado en otros tipos de alteraciones fisiológicas, como la presión arterial, el ritmo cardíaco, asma y afecciones gastrointestinales entre otras 29 -32.

La intervención psicosocial ya se ha realizado en numerosos centros a través de distintas técnicas como la Meditación33, o genéricamente Relajación, incluyendo la “Visualización creativa”34-36, “Biofeedback 37-40, “Psicoterapia autógena”21, Hipnosis y Autohipnosis 41-43, o la inducción regular a la respuesta de relajación descrita por Benson. Todas ellas atribuyen el aumento de la capacidad inmunológica a modificaciones funcionales del Sistema Nervioso Central. En este sentido, hay una serie de antecedentes e investigaciones, que apoyan la línea de trabajo que admite la posibilidad de una verdadera terapia psicológica del cáncer, utilizando la denominada acción sanadora del organismo, o llamado efecto placebo, que potencia al máximo las terapias biomédicas, actuando sinérgicamente con ellas23,44.

La inducción de estados alterados de conciencia por procedimientos psicológicos de concentración o meditación se acompañan de cambios fisiológicos generales, contrarios a las bien conocidas alteraciones fisiológicas del estrés3,45. Así, los fenómenos más habitualmente descritos durante el estado de relajación son: disminución del tono muscular, respiración más lenta, profunda y rítmica, enlentecimiento y mayor regularidad del ritmo cardíaco, aumento de la resistencia epitelial galvánica y disminución del número de respuestas espontáneas no específicas. El ECC muestra aumento de la coherencia interhemisférica, con mayor difusión y persistencia del ritmo alfa, el consumo de oxígeno y eliminación de CO2 disminuye, así como la diferencia en CO2 entre la sangre arterial y la venosa. Aumenta la secreción de Inmunoglobulina A (IgA) en saliva. Hay ligera disminución de ACTH, Cortisol, Tirotropina (TSH) y Prolactina y muy marcado aumento de secreción Arginina Vasopresina28, por lo que la medida de estos parámetros puede proporcionar información sobre el estado de relajación conseguido en los pacientes.

Los sistemas Nervioso, Endocrino e Inmune están interconectados a través de numerosos circuitos de retroalimentación. Los pacientes con cáncer necesitan ayuda para afrontar la complicación más frecuente de la enfermedad: la depresión e indefensión que además repercute en su integridad física, en su resistencia inmunológica y en su capacidad de supervivencia46. La desesperanza y/o una incapacidad para expresar las emociones, son características que pueden resultar como precursores del cáncer47,48.

Diversos estudios retrospectivos muestran que mujeres con cáncer de mama presentan mayor racionalidad, mayor control emocional y menor expresividad de los afectos que personas sanas49. De la misma manera, en un grupo de 61 mujeres (30-82 años) que fueron evaluadas psicológicamente nada más conocer su diagnóstico de cáncer de pecho y cuatro meses después, se comprobó que elpredictor de estrés más consistente y, en menor medida, de la calidad de vida, era el afrontamiento evitativo. De modo que las mujeres que mostraban este estilo de comportamiento eran las que más distrés mostraban50. Los resultados encajaban con las investigaciones previas, y sugieren una manera de identificar a las mujeres que tienen más riesgo de padecer especiales dificultades ante el diagnóstico de cáncer.

Las intervenciones psicosociales para los pacientes con cáncer son esfuerzos sistemáticos aplicados a influir en el comportamiento de afrontamiento a la enfermedad a través de métodos educacionales o psicoterapéuticos. En general y de manera amplia las metas son incrementar la moral y la autoestima y habilidad de afrontamiento, mientras, simultáneamente, decrece el distrés o malestar. Las intervenciones también buscan aumentar el sentimiento de control personal durante la lucha con la enfermedad y brindar una ayuda para una mejor resolución de los problemas prácticos que van apareciendo51-53.

Genes-ambiente: polimorfismos genéticos, acontecimientos vitales y  reaccion frente al estrés y la producción de enfermedad

Todos los modelos etiopatogénicos de las enfermedades complejas pasan por asumir que existe una interacción entre factores genéticos y ambientales. Hay muchos estudios con gemelos y familias que han tratado de cuantificar la influencia relativa de la herencia y del ambiente en el origen de un determinado rasgo o trastorno. Kendler et al. analizan en 7.500 gemelos la importancia del grado de neuroticismo y de los acontecimientos vitales en la predicción de la depresión54. Sin embargo, hasta el momento la mayoría de las investigaciones en genética molecular suele ir separadas de la investigación de los factores ambientales.   Una notable excepción es el trabajo publicado porCaspi y cols. en el 2003, en los que estudia 847 niños55. El 17% de los sujetos cumplían criterios de haber sufrido un episodio de depresión mayor en el último año. Los investigadores diferenciaron la muestra según el genotipo en el gen que codifica el transportador de la serotonina HTT, en concreto en la región promotora 5-HTTLPR: los homocigotos “ss”, los heterocigotos “sl”, y los homocigotos “ll”. Existe abundante literatura sobre esta variación alélica en el transportador de serotonina y su relación con el neuroticismo y la resistencia y vulnerabilidad al estrés, siendo los sujetos con la variante “s” los que presentan una mayor vulnerabilidad56. También midieron los acontecimientos vitales que ocurrieron en ese periodo, utilizando un calendario de acontecimientos vitales de forma prospectiva desde los 21 hasta los 26 años y dividiendo la muestra según el número de acontecimientos vitales (de 1-4). Los investigadores no encontraron una relación directa entre los polimorfismos en el 5-HTTLPR y la depresión.  Sin embargo, sí existía una relación muy clara cuando incorporaban el haber tenido algún acontecimiento vital estresante. Los sujetos con genotipo “ss” que habían sufrido acontecimientos vitales estresantes tenían mucha más probabilidad de sufrir una depresión mayor que aquellos que tenían el alelo “l”.

Aunque el número de genes y polimorfismos que pueden estar implicados en la vulnerabilidad y resistencia al estrés-depresión es muy amplio vamos a centrarnos en aquellos que pueden estar más directamente implicados en la depresión y la respuesta al estrés: 1.Serotonina-noradrenalina. Además de los genes implicados en la actividad serotoninérgica (HTT, 5-HT1, 5HT2), aquellos genes asociados con el sistema noradrenérgico (beta1, beta2, beta3, alfa1, alfa2) tienen un papel fundamental en los mecanismos de la ansiedad, como se demuestra tanto en modelos animales como en el mecanismo de acción de los fármacos ansiolíticos57 2. Eje Hipotálamo-Hipofisario-Adrenal. Los mecanismos esenciales de la respuesta al estrés descansan en el eje Hipotálamo-Hipofisario-Adrenal. Recientemente se ha encontrado una relación entre polimorfismos en los receptores para glucocorticoides y la respuesta al estrés en 112 sujetos sanos, los sujetos portadores del alelo 386S (del gen del receptor) mostraron una elevación en la respuesta al cortisol58.

Este estudio tiene como objetivo evaluar la influencia de los factores psicosociales en la evolución del cáncer de mama y su manipulación a través de una intervención psicológica para modificar aquellos factores que inciden negativamente en el estado inmunológico de la mujer.  Asimismo, nos planteamos incluir el estudio de los polimorfismos genéticos (en el gen que codifica el transportador de la serotonina y en otros genes relacionados con la vulnerabilidad al estrés)  asociados al estrés y la depresión como coadyuvantes en la respuesta evolutiva de la enfermedad (cáncer de mama) y su tratamiento modificados por factores de personalidad y afrontamiento al estrés.

1. Ader, R y Cohen, N (Eds.) Psychoneuroimmunology, 2ª Ed. Nueva York: Academic Press, 1990.

2. Contrada, R. J., Leventhal, H. y O’Leary, A. Personality and Health. En L. A. Pervin (Ed.), Handbook of Personality (págs. 638-670). Nueva York:  The Guilford Press. 1990

3. Gonzalez de Rivera, JL. Psicosomática, Manual de psiquiatría. Editorial: Karpos.1980

4. Reneux, G y Biziere K. Lateralización del neocórtex de la función inmune y actividad del Imuthiol, Inmunopotenciador específico del sistema inmune. Psichoneuroimmunology, 2º Ed. (Ader y Cohen), pp.127-141. 1991

5. Seligman MEP, Walker EF, Rosenhan DL. Abnormal Psychology. Nueva York: Norhen & company. 2001

6. Gatti G, Cavallo R, Sartori ML, et al. Inhibition by cortisol of human natural killer (NK) cell activity. Journal of Steroid Biochemistry, 1987; 26: 49-58.

7. Rosenzweig MR y Leiman AI. Psicología Fisiológica. Madrid: McGraw-Hill. 1992.

8. Sandín B, Chorot P, Santed, MA y Jiménez, P. Trastornos Psicosomáticos. En  A. Belloch, B. Sandín y F. Ramos (Eds.), Manual de Psicopatología vol. II (págs. 401-473). Madrid: McGraw-Hill. 1995.

9. Coe, CL, Wiener SG, Levine S. Psychoendocrine responses of mother and infant monkeys to disturbance and separation. En L. A. Rosenblum y H. Moltz (Eds.), Symbiosis in parent-offspring interactions. (págs. 189-214). Nueva York: Plenum. 1983.

10. Gibbons JC. Cortisol secretion rate in depressive illness. Archives of General Psychiatry, 10, 572-575. 1964

11. Borrás F X, Casas JM, Roldán RM, Bayés R, Cuchillo CM. Estrés y estimulabilidad linfocitaria. Psiquis, 1988; 360/88, Vol. IX.

12. Irwin M, Lacher U, Caldwell C. Depression and reduced Natural Killer Citotoxixity: a longitudinal study of depressed patients and control subjets. Psychological Medicine, 1992; 22: 1045-1050.

13. Cruess DG, Antoni MH, McGregor BA, et al. Cognitive-behavioral stress management reduces serum cortisol by enhancing benefit finding among women being treated for early stage breast cancer. Psychosomatic Medicine, 2000; 62:304–308.

14. Spiegel D, Sephton SE. Psychoneuroimmune and endocrine pathways in cancer: Effects of stress and support. Seminars In Clinical Neuropsychiatry 2001; 6:252–265.

15. Yehuda R. Hypothalamic–pituitary–adrenal alterations in PTSD: Are they relevant to understanding cortisol alterations in cancer?Brain, Behavior and Immunity, 2003; 17 (1), 1:73-83. Biological Mechanisms of Psychosocial Effects on Disease: Implications for Cancer Control.

16. Madden KS. Catecholamines, sympathetic innervation, and immunity, Brain, Behavior and Immunity. 2003; 17, 1, 1, 5-10.

17. Ben-Eliyahu, S. The promotion of tumor metastasis by surgery and stress: Immunological basis and implications forpsychoneuroimmunology, Brain, Behavior and Immunity. 2003; 17, 1, 1, 27-36.

18. Fawzy, Cousins, Fawzy, Kemeny, Elashoff, & Morton, 1990

19. Fawzy FI, Fawzy NW, Hyun CS, et al. Malignant melanoma. Effects of an early structured psychiatric intervention, coping, and affective state on recurrence and survival 6 years later. Archives of General Psychiatry 1993; 50(9):681–689

20. Cohen SP, Hamrick NM, Rodriguez, MS, et al. Reactivity and vulnerability to stress-associated risk for upper respiratory illness.Psychosomatic Medicine 2002; 64:302–310.

21. González de Rivera JL, García Trujillo MR. Experiencia de relajación: aplicación del cuestionario de estados de conciencia a sujetos en entrenamiento autógeno y otras formas de meditación. Psiquis, 1996; 17 (1): 1-11.

22. Nicholas RS, Hall, O`Grady MP. Psychosocial interventions and immune function. Psychoneuroimmunology (Ader y Cohen). 1991

23. Frederikson M, Furst CJ, LeKander M, et al.Trait anxiety and anticipatory immune reactions in women receiving adjuvant chemotherapy for breast cancer. Brain Behavior and Immunity, 1993;7:79-90.

24. Futterman AD, Kemeny ME, Shapiro D, et al. Immunological variability associated with experimentally-induced positive and negative states. Psychological Medicine, 1992; 22:.231-238.

25. Bayés, R. Factores de aprendizaje en la respuesta del sistema inmunitario, Psicología de la Medicina, 1987; vol. XXXII, nº 768: 56-65.

26. Feinstein, AD. Psychological interventions in the treatment of cancer. Clinical Psychology Revew, 1983; 3:1-14.

27. Kiecolt G, Janice K, Kennedy S, et al. Marital discord and immunity in males. Psychosomatic Medicine 1988; 50:213-229.

28. Plaut SM and Friedman SB. Psychological factors in infectious disease. Psychoneuroimmunology. 1990.

Ehlers, A. et al. Treatment of atopic dermatitis: a comparation of psychological and dermatological approaches to relapse prevention. Journal of Consulting and Clinical Psychology 1995; 63 (4):624-635.

29. Laughilin MH. Endotelium mediated control of coronary vascular tone after chronic exercise training. Medicine Sciences Sprts. Exercises 1995;27 (8):1135-1144.

30. Sakakibara M, Takeuchi S, Hayana J. Effect of relaxation training on cardiac parasympathetic tone. Psychophisiology, 1994; May, 31 (3):223-8

31. Tonnensen, N. (1993). Difuse suffering. Rehabilitation of patients with fibromialgia. Sykepl-fag. 1993; 81 (6): 11-5.

32. Labet-Ziner J, Ohm Massion A, Herbert JR, et al. Meditation. En Holland, C., Psycho-oncology. New York: Oxford. 1998

33. Pelton, R. y Overholser, L. Las alternativas a la terapia del cáncer. Madrid: Edad. 1995

34. Fanning, P. Visualización, autocuración y bienestar. Psicología práctica. Editorial: Robin book. 1992

35. Herrero Lozano, E. Entrenamiento en relajación creativa. Madrid: Pirámide. 1994

36. Mc Grady, et Al. Effects of biofeedback assisted relaxation. Journal of Behavior Medicine, 1992; 15, (4),.

Blumenstein, B. et al. Regulation of mental states and biofeed-back techniques: effects on breathing pattern. Biofeedback-self-regul, 1995; 20 (2):169-83.

37. Saski D, Sutoh T, Abe T. Pychosomatic treatment of irritable bowel síndrome. Nipon. Rinsho, 1992; 50 (11), 2758-63.

38. Jacobsen PB, Hann DM. Cognitive-Behavioral interventions. En Holland, C.: Psycho-oncology. New York: Oxford. 1998

39. Stewart AC, y Thomas SE. Hypnotherapy as a treatment for atopic dermatitis in adults and children. Br. Dermatol. 1995;132 (5):778-83.

40. Jones MM. Apnea in postsurgical hypnotherapy in of esophageal cancer patient: a brief communication. Int. J. Clin. Exp. Hypn, 1994;42 (3):179-183.

41. Ruiz Iglesias H, Martínez Estrada G. Curso práctico de hipnosis. Enigmas, cap.4.1996

42. Bayés, R. Psicología oncológica. Ed Martinez Roca, Barcelona. 1985

43. Holland JC. Psycho-oncology. New York: Oxford.1998.

44. Holland JC. Behavioral and psychosocial risk factors in cancer: Human studies. En J. C. Holland y J. H. Rowland (Eds.), Handbook of psychooncology: Psychological care. 1990.

45. Florez Lozano  JA. La mujer ante el cáncer de mama: aspectos psicológicos. Oviedo: Ed. Edikamed. 1994

46. Valdoseda M. Intervenciones psicológicas con pacientes oncológicos. Prevención y tratamiento oncológico del cáncer de mama. pp. 271-279. Madrid: Edic. Cesa 1996.

47. Bleiker E, Van-derPloeg HM,  Ader HJ,  van- Daal W.  col. Personality traits of women with breast cancer: Before and after diagnosis. Psychological-Reports, 1995;76 (3, Pt 2):1139-1146.

48. McCaul K,  Sandgren AK, King B, et al. Coping and adjustment to breast cancer. Psycho-oncology, 1999;8(3): 230-236.

49. Kenny DT, Carlon JG, McGuigan FJ, Sheppard JL. (Eds.). Stress and health: Research and clinical applications. Amsterdam: Harwood Academic Publishers. 2000.

50. Massie MJ, Holland JC, Straker N. Psychoterapeutic interventions. En J. C. Holland y J. H. Rowland (Eds.), Handbook ofpsychooncology: Psychological care of the patient with cancer (págs. 455-469). Nueva York: Oxforf University Press. 1990.

51. Mastrovito, R. Behavioral techniques: progressive relaxation and self-regulatory therapies. En J. C. Holland y J. H. Rowland (Eds.), Handbook of psychooncology: Psychological care of the patient with cancer (págs. 492-501). Nueva York: OxforfUniversity Press. 1990.

52. Kendler KS, Kuhn J, Prescott CA. The interrelationship of neuroticism, sex, and stressful life events in the prediction of episodes of major depression. Am J Psychiatry. 2004; 161(4):631-6.

53. Caspi A, Sugden K, Moffitt TE, et al. Influence of life stress on depression: moderation by a polymorphism in the 5-HTT gene. Science 2003; 301(5631):386-9.

54. Lesch, KP. Gene-environment interaction and the genetics of depression. J Psychiatry Neurosci. 2004; 29 (3):174-84.

55. Small KM, McGraw DW, Liggett SB. Pharmacology and physiology of human adrenergic receptor polymorphisms. Annu Rev Pharmacol Toxicol. 2003; 43:381-411.

Wüst S, van Rossum E, Federenko I, et al. Common Polymorpysms in the Glucocorticoid Receptor Gene Are Associated withAdrenocortical Responses to Psychosocial Stress. Clin Endocrinol Metab. 2004; 89: 565-73.

GERMEN INFLAMACIÓN Y CANCER

Filed under: TUMORES — Enrique Rubio @ 21:16

El cáncer continua siendo difícil de entender y aun mas de tratar

Clásicamente se ha definido como un aumento de la proliferación celular, una perdida del respeto a las estructuras vecinas y su invasión y una inmortalidad  de las células que lo componen.

Los procesos que se originan desde el comienzo de la afectación celular son múltiples y estudiarlos de manera  individual esta retrasando  marcadamente su  conocimiento..

Los estudiosos del tema han publicado miles de articulos en un intento de entender el problema.

En el año 2000 Robert Weinberg, del Whitehead del MIT, Instituto de Investigación del Cáncer y Hanahan Douglas de Swiss Institute for Experimental Cancer Research. Propusieron después de una amplia revision del tema, seis características que comportan los canceres y fue titulado  “Hallmarks of Cancer” y fue considerado un acertado documento y desde entonces este documento se convirtió en el mas citado en la revista Cell

.

Las características que formaron los seis pilares fueron

Incremento y mantenimiento de la proliferación celular.

Resistencia de la célula  a morir

Desaparición de los inhibidores del crecimiento,

Activación de la invasión de los tejidos y aparición de la capacidad de metastizar.

Lo  que permite la inmortalidad replicativa y la proliferación de la angiogenesis.

Hace un mes, once años mas tarde, los mismos autores y en la mencionada revista publican otro articulo similar pero enmendado las características del cáncer la próxima generación”.

Estos autores encuentran en la experimentación, la aparición de  dos características emergentes: la reprogramación del metabolismo energético y la desaparición de la destrucción inmune. Se trata claramente de dos procesos importantes en la biología del cáncer, aunque aún no hay suficiente evidencia que muestre su presencia universal en todos los tipos de cáncer.

Por ultimo la aparición de un potente fenómeno inflamatorio termina con disregulación del genoma

Los autores concluyen, que el  tumor es un órgano heterogéneo y no un trozo de clones de células idénticas, como se pensó inicialmente. Una mezcla de células de cáncer diferentes y las células estromales de acogida, que se comunican directamente, en conjunto forman el microambiente del tumor.

Posiblememnte la inflamación es muy precoz en su aparicion y conduce a la disregulacion del genoma

La evolucion historlogica del tumor y los siete pasos que han descrito .Robert Weinberg, y Hanahan Douglas son la verdad de la evolución

La opinión de un medico que ve enfermos aunque no hace investigación y solo lo conoce a traves de las prublicaciones  lo hace diferente todo.

Lo primero que habitualmente induce  una enfermedad es un agente externo posiblemente un microbio  adquirido mucho tiempos atrás.. La inflamación es la respuesta inmediata y continuada que al hacerse cronica es capaz de romper el equilibrio celular y llegar a las disregulacion del genoma.

Esto aparece en múltiples procesos:

Virus de la Hepatitis C, Hepatitis y Cáncer de hígado

Herpes tipo I, Enfermedad de Alzheimer y Gliomas cerebrales

Inflamación crónica de pulmón., y cáncer de pulmón

Helicobacter pylori, ulcus gástrico y  cáncer de estomago

Y un largo etcétera tipificado fielmente en la literatura

Un germen, una inflamación que se cronifica y lesiona los parénquimas y un tumor al final.

El estudio detallado de la histología y saber que la causa inicial disregula el genoma y hace multiplicar las células madres parece un paso de gigantes pero no permite tratar la causa sino a veces las consecuencias y eterniza la búsqueda y el tratamiento.

La búsqueda secuencial con respecto al trinomio “, germen, inflamación y cancer”  no es ni facil ni por ahora imaginable, pero si lógica.

Encontrar la relación de manera extensiva  del trinomio “ germen, inflamación y Cancer”

Buscar una vacuna como ya existe con el virus del papiloma en el cáncer de útero.

Lo demás de una eficacia extraordinaria no es mas  que una solución  de las consecuencias y no de la causa.

Este articulo es una parte del todo y una pretencion de abreviar el problema, grande arduo e impreciso, pero destacar que los gérmenes y la inflamación que producen cronifican la inflamación y facilitan el cáncer es y un buen proyecto, pero no el todo

Expand+

Otto Heinrich Warburg (1883-1970). Premio Nobel 1931 por su tesis “la causa primaria y la prevención del cáncer”

Hallmarks of Cancer: The Next Generation Douglas Hanahan1,2,* and Robert A. Weinberg3,* 1The Swiss Institute for Experimental Cancer Research (ISREC), School of Life Sciences, EPFL, Lausanne CH-1015, Switzerland 2The Department of Biochemistry & Biophysics, UCSF, San Francisco, CA 94158, USA

3Whitehead Institute for Biomedical Research, Ludwig/MIT Center for Molecular Oncology, and MIT Department of Biology, Cambridge, MA 02142, USA

« Newer PostsOlder Posts »

Powered by WordPress