Enriquerubio.net El blog del Dr. Enrique Rubio

13 septiembre 2019

ENFERMEDADES MENTALES E INMUNIDAD

Filed under: psiconeuroinmunologia — Enrique Rubio @ 14:26

¿Como no iba a intervenir en las enfermedades mentales la inmunidad?. Era de esperar, el sistema inmunitario defiende lo que debe y también de manera arbitraria lo que no debe.
El trabajo que publica Enrique Mezquita. Valencia, 6 agosto, 2019, nos ilusiona porque se puede predecir el brote de psicosis de manera sencilla, viendo en sangre periférica la relacion linfocitos/neutofilos.

Un resumen de la acción del sistema inmunitario en las enfermedades mentales, nos ayuda a comprender el porque de un equilibrio entre células inmunitarias, puede predecir un brote de psicosis y ofrecernos cantidad de posibilidades de mitigarlo

Los primeros estudios sobre la interacción mente-cuerpo datan de la primera mitad del siglo XX, cuando el fisiólogo Walter Cannon acuñó el término homeostasis en su trabajo «The wisdom of the body»1. Allí describió los mecanismos fisiológicos que intervienen en un equilibrio físico-químico esencial para el organismo y demostró cómo el estado emocional de un animal (ansiedad, estrés, rabia) puede acompañarse de la detención de movimientos del estómago. Por otro lado, Hans Selye desarrolló el concepto de síndrome general de adaptación, un conjunto de cambios psicofisiológicos que padecían ratas expuestas a diferentes agentes nocivos en el laboratorio2 como una reacción del organismo ante condiciones nuevas, y que años después acabaría acuñando el término estrés3. En 1975, con los trabajos del psicólogo Robert Ader y el inmunólogo Nicholas Cohen se acuñó el término psiconeuroinmunología a partir de estudios que demostraban que una señal aversiva canalizada a través del sistema nervioso condicionaba respuestas en el sistema inmune4. Debido a que frecuentemente los factores inmunológicos se asocian con factores endocrinológicos, y en ocasiones se habla del término psiconeuroendocrinoinmunología. Este campo de interés científico estaría dedicado al estudio tanto de los aspectos hormonales e inmunológicos de los trastornos mentales, como al de las manifestaciones psiquiátricas de enfermedades hormonales, inmunológicas y asociadas a tratamientos hormonales o inmunológicos.
Síntomas psiquiátricos en enfermedades autoinmunes
La implicación de factores inmunológicos en los trastornos psiquiátricos parte de diferentes observaciones. Por un lado, existen enfermedades autoinmunes (p.ej., lupus eritematoso sistémico [LES], encefalitis por anticuerpos anti-NMDA) que cursan con una elevada prevalencia de síntomas psiquiátricos. Por otro lado, estudios previos en los que se han administrado moduladores del sistema inmunológico a animales o humanos han objetivado síntomas psiquiátricos. En modelos animales, la inyección de citoquinas proinflamatorias (IL-1β y TNF-α) produce un comportamiento similar al aislamiento social8. En humanos, la administración de endotoxinas induce anhedonia y desactiva el núcleo estriado ventral, región implicada en los circuitos de respuesta cerebral a la recompensa14. Otro dato reconocido es que el tratamiento de la hepatitisC con IFN-α induce síntomas depresivos con elevada frecuencia15.
Algunas enfermedades autoinmunes y síntomas psiquiátricos.
Lupus eritematoso sistémico (LES)
Hasta un 75% de los pacientes con LES tienen afectación cerebral16, apareciendo los síntomas psiquiátricos típicamente en los primeros años de la enfermedad, incluyendo ansiedad, depresión y psicosis. Si bien la clínica afectiva puede tener un componente adaptativo en el contexto de padecer la enfermedad sistémica y sus limitaciones, en otros casos existen manifestaciones psicopatológicas asociadas a la enfermedad, coincidiendo con el al aumento de parámetros de actividad inmunológica (anticuerpos ANA y anti-DNA). La psicosis lúpica, considerada un criterio diagnóstico del LES, se asocia frecuentemente a anticuerpos positivos contra el ribosoma-P, aunque metaanálisis recientes sugieren que no sería específico de psicosis, asociándose también a ansiedad o depresión17. Si consideramos la afectación cognitiva asociada al LES, hasta un 80% de los pacientes presentan síntomas cognitivos leves o moderados, y un 3-5% severos16. Los dominios más afectados son la atención, la memoria visual y verbal, las funciones ejecutivas y la velocidad de procesamiento de la información. Estudios de neuroimagen con resonancia cerebral estructural han demostrado la presencia de atrofia cortical, lesiones en la sustancia blanca subcortical y cambios difusos en la sustancia gris18,19.
Encefalitis autoinmunes
Las encefalitis autoinmunes se caracterizan por un inicio agudo con crisis epilépticas del lóbulo temporal, síntomas conductuales o manifestaciones psiquiátricas y afectación cognitiva. Se han implicado autoanticuerpos contra autoantígenos a nivel sináptico o intracelular que pueden asociarse o no a un origen paraneoplásico20. Estos anticuerpos pueden estar dirigidos contra subunidades del receptor NMDA, canales voltaje-dependientes de potasio, complejos y contactina asociados a proteína2 (CASPR2), subunidades GluR1 y GluR2 del receptor del ácido amino-3-hidroxi-5-metil-l-4-isoxazolepropiónico (AMPAR) y subunidades B1 de los receptores B del ácido γ-aminobutírico (GABABR)7.
Las manifestaciones psiquiátricas pueden preceder a los síntomas neurológicos o incluso dominar el cuadro clínico en fases iniciales y comprenden síntomas afectivos, psicosis de tipo esquizofreniforme, o incluso sintomatología catatoniforme21. Así, hasta dos tercios de los pacientes con una encefalitis autoinmune por anticuerpos anti-NMDAR consultan inicialmente con dispositivos asistenciales de salud mental.
Trastorno autoinmune neuropsiquiátrico asociado a estreptococo (PANDAS)
El trastorno autoinmune neuropsiquiátrico asociado a estreptococo (PANDAS) es un síndrome pediátrico raro descrito en niños que, tras padecer una infección por estreptococo del grupo A β-hemolítico, desarrollan tics, movimientos involuntarios y síntomas obsesivo-compulsivos22. Se han descrito tanto inicios como exacerbaciones de la sintomatología obsesivo-compulsiva tras este tipo de infecciones. Se sugiere la existencia de una reactividad cruzada entre los anticuerpos antiestreptococo y proteínas (autoantígenos) de los ganglios basales cerebrales, entre los que figuran unas enzimas (aldolasas, enolasas), implicadas en la neurotransmisión, el metabolismo neuronal y la señalización celular, y que muestran una estructura similar a proteínas estreptocócicas. La seropositividad para anticuerpos contra los ganglios basales en pacientes con trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) se ha asociado con niveles elevados de glicina en el líquido cefalorraquídeo, sugiriendo que estos contribuyen al incremento del tono glutamatérgico que se ha descrito en pacientes con TOC7. La mejoría de los síntomas obsesivo-compulsivos con terapias inmunológicas apoya el papel de estos autoanticuerpos en la patogenia del TOC, o al menos en un subgrupo de pacientes que asocian los síntomas con el PANDAS23.
El sistema inmunológico y los trastornos psiquiátricos primarios
Existe evidencia clínica y datos de laboratorio que demuestran que alteraciones en la inmunidad celular y humoral son más prevalentes en pacientes con trastornos mentales comparados con individuos sanos.
Estrés y carga alostática
El estrés puede definirse como una amenaza para la integridad psicológica o fisiológica de un individuo. Ante el estrés agudo, se liberan catecolaminas y cortisol desde la médula y la corteza suprarrenal, respectivamente. Esta respuesta fisiológica juega un papel protector a corto plazo, aunque si el estrés se mantiene de forma crónica o existe una disregulación de la secreción hormonal puede llegar a ser perjudicial para el organismo24. A este aspecto se refiere el modelo de carga alostática. El organismo tiende a buscar el equilibrio de sistemas regulatorios fisiológicos (homeostasis) mediante respuestas de adaptación (alostasis) que implican al sistema nervioso simpático y neuroendocrino, especialmente al eje HPA25. Cuando existe un estrés crónico y la carga alostática sobrepasa un límite, se objetiva una disregulación crónica de los mediadores de alostasis y una respuesta maladaptativa que se ha relacionado con diferentes condiciones médicas, entre las que se encuentran trastornos mentales (depresión unipolar26, trastorno bipolar27, eszquizofrenia28), neurodegenerativos (deterioro cognitivo29) o endocrino-metabólicos (obesidad y síndrome metabólico30).
En la respuesta al estrés y la capacidad de tolerar la carga alostática intervienen diferentes factores incluyendo las experiencias personales, la genética y el comportamiento. Cuando el cerebro percibe una experiencia como estresante, se desencadenan respuestas fisiológicas y comportamentales, incluyendo la participación del sistema inmunitario, que inician el proceso de alostasis y adaptación. El acúmulo de alostasis, la sobreexposición a mediadores de estrés celulares, endocrinológicos e inmunológicos conducirá al desarrollo de enfermedades. Se ha relacionado la carga alostática con diferentes condiciones mentales, como el burn-out o el síndrome de fatiga crónica, así como con parámetros relacionados con el envejecimiento, como el riesgo cardiovascular, la afectación cognitiva y la mortalidad en poblaciones de edad avanzada29.
Inflamación en depresión
Los trastornos depresivos, además de los síntomas psicológicos, presentan constelaciones de síntomas somáticos o vegetativos en su expresión clínica que recuerdan a síntomas inespecíficos de enfermedades físicas sistémicas, como la astenia, la anergia, el dolor inespecífico, las alteraciones del apetito, las anomalías en el sueño y los déficits de memoria. Además, la depresión mayor con síntomas melancólicos o las depresiones bipolares presentan un curso longitudinal episódico y recurrente con períodos de remisión que recuerda al curso de varias enfermedades autoinmunes. La administración de citoquinas exógenas como el IFN-α puede inducir síntomas depresivos15,31, apoyando la relación entre el sistema inmune y la depresión.
En las últimas décadas se han descrito alteraciones en la activación de la respuesta inflamatoria a varios niveles en pacientes con depresión, en forma de disminución de linfocitosB, T, Thelper y Tsupresores32, de la actividad de las células natural killer33, de la respuesta proliferativa a mitógenos inespecíficos, así como un aumento de neutrófilos, de IL-632, IL-134, del TNF-α35, de la proteínaC-reactiva34 y de la activación de factores nucleares señalizadores de la cascada inflamatoria36. Por otro lado, se han correlacionado los niveles de estos factores con la severidad de la depresión37,38 y su respuesta al tratamiento.
Se han descrito también alteraciones en el estrés oxidativo39, existiendo una doble interacción entre este y la inflamación: moléculas oxidativas activan mediadores inflamatorios, así como la activación de la microglía produce metabolitos de estrés oxidativo. En condiciones normales, la microglía controla el inicio y el final del proceso neuroinflamatorio, condicionando su autolimitación. Sin embargo, en la exposición al estrés se puede producir una hiperactivación de la microglía que se traduciría en un exceso de inflamación que podría provocar neurotoxicidad40. Los síntomas cognitivos se consideran una dimensión nuclear en la depresión mayor, pudiendo incluso persistir tras la remisión de los síntomas afectivos. Se ha sugerido que los síntomas cognitivos de la depresión pueden resultar de la interacción compleja de factores neuroinflamatorios y neurohormonales relacionados con el eje HPA15,41,42.
Considerando lo anterior, la hipótesis neuroinflamatoria de la depresión43, junto con las alteraciones en la respuesta neurohormonal y metabólica descritas en estos pacientes, refuerzan la implicación de una alteración en los mecanismos fisiológicos de respuesta al estrés y a diversas noxas biológicas en la etiopatogenia de los trastornos depresivos. Incluso se ha descrito un subtipo de trastorno depresivo asociado a citoquinas, denominado ICAD por sus siglas en inglés (inflammatory cytokine-associated depression)44.
Inflamación en esquizofrenia
Se ha demostrado un estado proinflamatorio con un aumento de niveles de dichas citoquinas en pacientes con esquizofrenia respecto a controles sanos45. Aunque los niveles de factores inflamatorios son relativamente bajos en comparación con otras enfermedades inflamatorias, este estado de activación de bajo grado de la inflamación se ha implicado en un peor pronóstico de la esquizofrenia en relación con los síntomas psicóticos positivos46 y negativos46,47, la afectación cognitiva48 y la pérdida de volumen cerebral49. La asociación entre factores inflamatorios y un peor rendimiento cognitivo en primeros episodios psicóticos50 subraya la importancia de la inflamación en el peor pronóstico de los trastornos psicóticos en fases tempranas de la enfermedad. Se han descrito también niveles elevados de citoquinas proinflamatorias45 en las recaídas psicóticas, una reducción de los niveles de diferentes citoquinas proinflamatorias45 tras el tratamiento antipsicótico y la mejoría clínica, y aumentos de algunas citoquinas, como la IL-6, incluso antes de desarrollar una psicosis en poblaciones de riesgo51,52.
Como en otros trastornos, se ha propuesto que los efectos nocivos de la inflamación en la esquizofrenia se producirían mediante la participación del estrés oxidativo. Estudios realizados durante los últimos años han demostrado niveles anormales de metabolitos de estrés oxidativo tanto en tejido periférico53,54 como en tejido nervioso55,56, existiendo sinergias entre inflamación, mecanismos de excitotoxicidad, disfunción mitocondrial y agregación proteica anormal para inducir neurodegeneración. La activación o incremento de la densidad de la microglía puede conllevar la síntesis de prostaglandinas, citoquinas y especies reactivas del oxígeno, causando muerte celular57. A estos efectos hay que añadir el papel del eje HPA mediante la secreción mantenida de cortisol, pudiendo contribuir en cierto grado a la neurotoxicidad cerebral. De hecho, se ha descrito una asociación entre niveles elevados de cortisol y la reducción volumétrica de determinadas regiones cerebrales como el hipocampo58, región de gran relevancia en los procesos cognitivos, especialmente la memoria de trabajo, claramente afectada en pacientes con esquizofrenia. Esta reducción se ha vinculado a un peor funcionamiento social59 y una mayor duración de la enfermedad60.
Un aspecto planteado en estudios de pacientes con esquizofrenia y primeros episodios psicóticos es la posibilidad de que los factores inflamatorios y marcadores de estrés oxidativo puedan considerarse como marcadores de estado o de rasgo. A nivel de inflamación se ha sugerido que algunas citoquinas se comportarían como marcadores de estado (IL-1β, IL-6 o TGF-β), dado que aumentan en descompensaciones agudas y se normalizan con el tratamiento antipsicótico45. Otras citoquinas, en cambio, se podrían considerar marcadores de rasgo (IL-12, IFN-??, TNF-α, y sIL-2R), dado que el incremento de las mismas en los episodios agudos persiste tras iniciar el tratamiento antipsicótico45. Algo similar sucede con los marcadores de estrés oxidativo, considerándose algunos como marcadores de estado (estado antioxidante total, actividad de catalasa en glóbulos rojos y nitrito plasmático) y otros de estado (actividad superóxido dismutasa en glóbulos rojos)54.
Inflamación en otros trastornos neuropsiquiátricos
En el trastorno bipolar se ha asociado un estado proinflamatorio con el perfil clínico, incluyendo mayor severidad de síntomas maníacos62, depresivos63 y cognitivos64,65, antecedentes de tentativas suicidas y una mayor duración de la enfermedad66. Estudios de cohortes realizados en población infantil han demostrado que algunas citoquinas, como la IL-667, son predictoras de hipomanía en la edad adulta. Otros estudios han comparado los niveles de factores inflamatorios entre pacientes con trastorno bipolar y depresión unipolar, detectando niveles mayores en los primeros, lo que sugiere la existencia de una mayor disregulación inflamatoria en este trastorno68.
En el trastorno por estrés postraumático (TEPT) se ha descrito la existencia de un estado proinflamatorio que ha sido replicado en diferentes cohortes de veteranos de guerra69. En un metaanálisis de 20 estudios que exploraron la relación entre factores inflamatorios y el diagnóstico de TEPT respecto a controles sanos, se demostró un incremento de los niveles de IL-6, IL-1β e IFN-γ en el TEPT70, asociándose los niveles de IL-1β con la duración del trastorno y los de IL-6 con la severidad sintomática.
Niveles elevados de citoquinas han sido descritos también en otros trastornos de ansiedad, incluyendo el trastorno de ansiedad generalizada, el trastorno de pánico, las fobias o el TOC, sugiriendo que los hallazgos no son específicos de un trastorno concreto71,72. Así, se sugiere que la activación de la respuesta al estrés induce la secreción de citoquinas a nivel periférico y central, además de existir un tono simpático aumentado y una menor actividad parasimpática, lo que contribuiría a incrementar todavía más el grado de inflamación, conllevando efectos negativos en regiones cerebrales críticas para la regulación del miedo y la ansiedad, como el córtex prefrontal, la ínsula, la amígdala y el hipocampo.
En pacientes con trastornos de la conducta alimentaria también se han descrito niveles incrementados de citoquinas proinflamatorias y marcadores de estrés oxidativo73. Un metaanálisis de estudios en anorexia nerviosa74 sugiere que existe un aumento de los niveles de TNF-α, IL-6, IL-1β, y TNF-R-II y un descenso de los niveles de proteínaC-reactiva e IL-6R respecto a controles sanos.
Conclusiones
El sistema inmunitario es una pieza fundamental en la defensa del organismo y participa en el mantenimiento de la homeostasis. La interacción entre el sistema endocrinológico y el sistema nervioso autónomo explicaría en parte el impacto recíproco del sistema inmunitario en las funciones psicológicas y la conducta, así como del estrés psicológico en la respuesta inmunitaria.
Varias alteraciones del sistema inmunitario se han asociado a la presencia de trastornos mentales, destacando una disregulación de la respuesta inflamatoria del organismo con el predominio de un estado proinflamatorio. La exposición a situaciones de estrés crónico puede conllevar respuestas maladaptativas de diferentes mediadores hormonales, inflamatorios y cardiovasculares que estarían implicados en la patogenia de diferentes trastornos metabólicos y neuropsiquiátricos. Por otro lado, existe una asociación robusta entre enfermedades autoinmunes y síntomas psiquiátricos, entre los que se incluyen síntomas obsesivo-compulsivos, depresivos o psicóticos.
El desarrollo de este cuerpo de conocimiento puede aportar en los próximos años importantes avances en la identificación de poblaciones de riesgo, mecanismos etiopatogénicos, diagnóstico y tratamiento de algunos trastornos psiquiátricos. Sin embargo, por el momento no se ha alcanzado un consenso sobre el uso de biomarcadores del sistema inmunitario que permita extender su aplicación en el diagnóstico ni recomendar tratamientos inmunomoduladores para los trastornos mentales primarios en la práctica clínica diaria.

“Un 25 por ciento de los españoles sufre al menos una enfermedad mental a lo largo de su vida. Las enfermedades mentales abarcan un número importante de dolencias que van desde los trastornos neurológicos hasta el consumo de sustancias tóxicas. “Las enfermedades que más afectan a la población española, son la depresión y la ansiedad, tras las cuales aparecen otros trastornos graves como son la esquizofrenia, el trastorno bipolar o el trastorno obsesivo-compulsivo”.

La esquizofrenia es uno de los trastornos mentales más graves y de difícil diagnóstico. En el Congreso se estudiará el avance fundamental que está suponiendo la identificación de biomarcadores en las áreas de neuroimagen, genética y neurofisiología que están permitiendo afrontar las dificultades de diagnóstico y validar de una manera más objetiva el tratamiento a los pacientes en esta enfermedad.
Los tratamientos antiinflamatorios para paliar los efectos de los brotes de esquizofrenia así como mejorar su pronóstico a largo plazo se están mostrando eficaces.

“Sabemos que la inflamación está presente en estas enfermedades, especialmente en los episodios agudos o brotes, gracias a unos marcadores de inflamación que encontramos en el torrente sanguíneo”, explica María González-Pinto, presidenta electa de la SEPB y psiquiatra del Hospital Universitario de Álava. “Y estamos avanzando en el conocimiento del aporte de los fármacos anti-inflamatorios para paliar o aminorar los efectos de los episodios, buscando sustancias que han demostrado tener una capacidad para destruir la inflamación a largo plazo”. Su eficacia podría ser incluso preventiva, para personas que han presentado algún síntoma y están en riesgo de desarrollar alguna de estas enfermedades.

Los investigadores españoles saben que la inflamación juega un papel muy relevante en el origen físico de la enfermedad mental. “Hemos visto que las personas que tienen peor cognición en psicosis –es decir, peor atención, capacidad de memoria, capacidad ejecutiva a la hora de tomar decisiones o resolver problemas– son las que tienen mayor inflamación. Y cuantos más factores inflamatorios, más daño se produce en el sistema nervioso central, de ahí que las capacidades de esas personas sean peores. Esta relación es uno de los hallazgos que hemos tenido”. Y, al igual que se está estudiando en psicosis, se ha evidenciado un aumento de factores de inflamación en pacientes con autismo y trastorno bipolar.

Los psiquiatras también podrán formarse en otros avances como la alteración de la ‘cognición caliente’ en el desarrollo de trastornos afectivos; el efecto modulador del ambiente en la expresión genética del trastorno límite de personalidad y su manifestación; los avances en neuropsicofarmacología o la investigación en relación a la capacidad de predicción del comportamiento suicida mediante el desarrollo de modelos predictivos, entre otros.

La detección de la inflamación que provocan determinadas patologías psiquiátricas graves, como los trastornos esquizofrénico, esquizoafectivo y bipolar es posible gracias al cociente neutrófilos/linfocitos. Este ha sido el hallazgo de un grupo de investigadores del Departamento de Salud de Gandía y de los hospitales La Fe y Padre Jofré de Valencia. Con esta detección precoz es posible anticipar la descompensación en enfermedades mentales graves mediante una analítica sencilla y, por tanto, adelantarnos a sus consecuencias.
Una de las ventajas que se proponen, es una analítica de rutina donde se ve el cociente linfocitos/neutrófilos y se evitan procedimientos mas traumáticos, como la punción lumbar .
, así como en la comparativa de los valores de las inmunoglobulinas detectadas en los casos (todas valoradas
Para realizar el estudio se compararon análisis de sangre de personas sanas con los de personas diagnosticadas con enfermedades mentales graves (EMG). El estudio se realizó en el Hospital Francesc de Borja de Gandía, con la colaboración de la Unidad de Salud Mental y de los Centros Específicos de Enfermos Mentales (CEEM) de Xeraco, de Barx y de Ador y los médicos de los Centros de Salud de Corea y Raval, ambos de Gandía,
Se reclutaron 131 personas sanas (controles) y 81 pacientes diagnosticados de Trastorno Esquizofrénico, Esquizoafectivo o Bipolar (casos). Todos eran mayores de edad y firmaron el debido consentimiento informado”, explica a DM José Olcina, psiquiatra de la Unidad de Conductas Adictivas del Departamento de Salud de Gandía.
Los criterios de exclusión en los controles fueron el diagnóstico o los antecedentes de cualquier enfermedad psiquiátrica, bien sufrida por el propio paciente o por un familiar ascendente. En ambos grupos, se excluyeron los pacientes con enfermedades inflamatorias crónicas o infecciosas intercurrentes.

Se diseñó un perfil analítico acordado con el servicio de Análisis Clínicos y la sección de Microbiología del hospital, que denominaron “Perfil PSYTIS (Psychosis and encephalitis)”, y se recogieron una serie de variables y parámetros analíticos para todas las personas incluidas en el estudio:
Edad, sexo, glucosa (mg dL), urea (mg/dL), creatinina (mg/dL), tasa de filtrado glomerular (FGE) (mL/min/1.73m2), sodio (mEq/L), potasio (mEq/L), cloro (mEq/L), triglicéridos (mg/dL), colesterol (mg/dL), proteínas totales (g/dL), albúmina (g/dL), aspartato aminotransferasa (AST; U / L), alanina aminotransferasa (ALT;U/L), gama glutamil transpeptidasa (GGT;U/L), proteína C reactiva (mg/L), TSH (μU/mL), hemoglobina glicosilada (%), recuento de neutrófilos absolutos (109/L), recuento absoluto de linfocitos (109/L), recuento absoluto de monocitos (109/L), recuento plaquetario absoluto (109/L), cociente de neutrófilos linfocitos (CNL); cociente de plaquetas y linfocitos (CPL); y cociente de monocitos y linfocitos (CML); inmunoglobulina (IgA; IgM e IgG expresadas en mg/dL); anticuerpos antinucleares (ANA); anticuerpos IgG contra Toxoplasma gondii; anticuerpos IgM contra T. gondii; anticuerpos IgG contra CMV humano; anticuerpos IgM contra CMV humano; anticuerpos IgG contra la cápside viral de Epstein Barr-VCA; anticuerpos IgM al EBV-VCA; anticuerpos IgG al antígeno nuclear EBV-EBNA; y anticuerpos IgG al virus de la varicela zoster (VVZ).
El principal hallazgo es la asociación entre diferentes marcadores de inflamación y el hecho de sufrir una EMG. Entre ellos, el cociente neutrófilos/linfocitos (CNL) destaca especialmente, triplicando la probabilidad en pacientes con EMG por cada incremento de una unidad de este marcador. “por lo que creemos que puede ser un marcador inflamatorio accesible para iniciar la búsqueda clínica de la causa de esta inflamación en los pacientes afectados”.
BIBLIOGRAFÍA
[1]
W.B. Cannon.
The wisdom of the body.
Am J Med Sci., 184 (1932), pp. 864
[2]
H. Selye.
A syndrome produced by diverse nocuous agents.
J Neuropsychiatry Clin Neurosci., 10 (1936), pp. 230-231
http://dx.doi.org/10.1176/jnp.10.2.230a | Medline
[3]
H. Selye.
The stress of life.
Am Heart J., 66 (1963), pp. 721
http://dx.doi.org/10.1016/0002-8703(63)90335-1
[4]
R. Ader, N. Cohen.
Behaviorally conditioned immunosuppression.
Psychosom Med., 37 (1975), pp. 333-340
Medline
[5]
P.J. Delves, I.M. Roitt.
The immune system. First of two parts.
N Engl J Med., 343 (2000), pp. 37-49
http://dx.doi.org/10.1056/NEJM200007063430107 | Medline
[6]
M.D. Turner, B. Nedjai, T. Hurst, D.J. Pennington.
Cytokines and chemokines: At the crossroads of cell signalling and inflammatory disease.
Biochim Biophys Acta – Mol Cell Res., 1843 (2014), pp. 2563-2582
[7]
S. Najjar, D.M. Pearlman, K. Alper, A. Najjar, O. Devinsky.
Neuroinflammation and psychiatric illness.
J Neuroinflammation., 10 (2013), pp. 1-24
http://dx.doi.org/10.1186/1742-2094-10-1 | Medline
[8]
R. Dantzer, J.C. O’Connor, G.G. Freund, R.W. Johnson, K.W. Kelley.
From inflammation to sickness and depression: When the immune system subjugates the brain.
Nat Rev Neurosci., 9 (2008), pp. 46-56
http://dx.doi.org/10.1038/nrn2297 | Medline
[9]
F.R. Walker, M. Nilsson, K. Jones.
Acute and chronic stress-induced disturbances of microglial plasticity phenotype and function.
Curr Drug Targets., 14 (2013), pp. 1262-1276
Medline
[10]
J.C. Leza, B. Bueno, M. Bioque, C. Arango, M. Parellada, K. Do, et al.
Inflammation in schizophrenia: A question of balance.
Neurosci Biobehav Rev., 55 (2015), pp. 612-626
http://dx.doi.org/10.1016/j.neubiorev.2015.05.014 | Medline
[11]
R. Rieder, P.J. Wisniewski, B.L. Alderman, S.C. Campbell.
Microbes and mental health: A review.
Brain Behav Immun., (2017),
http://dx.doi.org/10.1016/j.bbi.2017.01.016
[12]
L. Desbonnet, L. Garrett, G. Clarke, B. Kiely, J.F. Cryan, T.G. Dinan.
Effects of the probiotic Bifidobacterium infantis in the maternal separation model of depression.
Neuroscience., 170 (2010), pp. 1179-1188
http://dx.doi.org/10.1016/j.neuroscience.2010.08.005 | Medline
[13]
L. O’Mahony, J. Mccarthy, P. Kelly, G. Hurley, F. Luo, K. Chen, et al.
Lactobacillus and Bifidobacterium in irritable bowel syndrome: Symptom responses and relationship to cytokine profiles.
Gastroenterology., 128 (2005), pp. 541-551
Medline
[14]
N.I. Eisenberger, E.T. Berkman, T.K. Inagaki, L.T. Rameson, N.M. Mashal, M.R. Irwin.
Inflammation-induced anhedonia: Endotoxin reduces ventral striatum responses to reward.
Biol Psychiatry., 68 (2010), pp. 748-754
http://dx.doi.org/10.1016/j.biopsych.2010.06.010 | Medline
[15]
C. Hoyo-Becerra, J.F. Schlaak, D.M. Hermann.
Insights from interferon-α-related depression for the pathogenesis of depression associated with inflammation.
Brain Behav Immun., 42 (2014), pp. 222-231
http://dx.doi.org/10.1016/j.bbi.2014.06.200 | Medline
[16]
H. Jeltsch-David, S. Muller.
Neuropsychiatric systemic lupus erythematosus: Pathogenesis and biomarkers.
Nat Rev Neurol., 10 (2014), pp. 579-596
http://dx.doi.org/10.1038/nrneurol.2014.148 | Medline
[17]
F.B. Karassa, A. Afeltra, A. Ambrozic, D.M. Chang, F. de Keyser, A. Doria, et al.
Accuracy of anti-ribosomal P protein antibody testing for the diagnosis of neuropsychiatric systemic lupus erythematosus: An international meta-analysis.
Arthritis Rheum., 54 (2006), pp. 312-324
http://dx.doi.org/10.1002/art.21539 | Medline
[18]
S. Appenzeller, G.B. Pike, A.E. Clarke.
Magnetic resonance imaging in the evaluation of central nervous system manifestations in systemic lupus erythematosus.
Clin Rev Allergy Immunol., 34 (2008), pp. 361-366
http://dx.doi.org/10.1007/s12016-007-8060-z | Medline
[19]
M. Al-Obaidi, D. Saunders, S. Brown, L. Ramsden, N. Martin, E. Moraitis, et al.
Evaluation of magnetic resonance imaging abnormalities in juvenile onset neuropsychiatric systemic lupus erythematosus.
Clin Rheumatol., 35 (2016), pp. 2449-2456
http://dx.doi.org/10.1007/s10067-016-3376-9 | Medline
[20]
F. Graus, A. Saiz, J. Dalmau.
Antibodies and neuronal autoimmune disorders of the CNS.
J Neurol., 257 (2010), pp. 509-517
http://dx.doi.org/10.1007/s00415-009-5431-9 | Medline
[21]
J.N. Brenton, H.P. Goodkin.
Antibody-mediated autoimmune encephalitis in childhood.
Pediatr Neurol., 60 (2016), pp. 13-23
http://dx.doi.org/10.1016/j.pediatrneurol.2016.04.004 | Medline
[22]
S.E. Swedo, J. Seidlitz, M. Kovacevic, M.E. Latimer, R. Hommer, L. Lougee, et al.
Clinical presentation of pediatric autoimmune neuropsychiatric disorders associated with streptococcal infections in research and community settings.
J Child Adolesc Psychopharmacol., 25 (2015), pp. 26-30
http://dx.doi.org/10.1089/cap.2014.0073 | Medline
[23]
S. Perlmutter, S. Leitman, M. Garvey, S. Hamburger, E. Feldman, H. Leonard, et al.
Therapeutic plasma exchange and intravenous immunoglobulin for obsessive-compulsive disorder and tic disorders in childhood.
Lancet., 354 (1999), pp. 1153-1158
http://dx.doi.org/10.1016/S0140-6736(98)12297-3 | Medline
[24]
B.S. McEwen.
Stress, adaptation, and disease. Allostasis and allostatic load.
Ann N Y Acad Sci., 840 (1998), pp. 33-44
Medline
[25]
B.S. McEwen.
Protective and damaging effects of stress mediators: Central role of the brain.
Dialogues Clin Neurosci., 8 (2006), pp. 367-381
Medline
[26]
B.S. McEwen.
Mood disorders and allostatic load.
Biol Psychiatry., 54 (2003), pp. 200-207
Medline
[27]
F. Kapczinski, E. Vieta, A.C. Andreazza, B.N. Frey, F.A. Gomes, J. Tramontina, et al.
Allostatic load in bipolar disorder: Implications for pathophysiology and treatment.
Neurosci Biobehav Rev., 32 (2008), pp. 675-692
http://dx.doi.org/10.1016/j.neubiorev.2007.10.005 | Medline
[28]
K.L. Nugent, J. Chiappelli, L.M. Rowland, L.E. Hong.
Cumulative stress pathophysiology in schizophrenia as indexed by allostatic load.
Psychoneuroendocrinology., 60 (2015), pp. 120-129
http://dx.doi.org/10.1016/j.psyneuen.2015.06.009 | Medline
[29]
T.E. Seeman, B.S. McEwen, J.W. Rowe, B.H. Singer.
Allostatic load as a marker of cumulative biological risk: MacArthur studies of successful aging.
Proc Natl Acad Sci U S A., 98 (2001), pp. 4770-4775
http://dx.doi.org/10.1073/pnas.081072698 | Medline
[30]
S. Virtue, A. Vidal-Puig.
Adipose tissue expandability, lipotoxicity and the metabolic syndrome – An allostatic perspective.
Biochim. Biophys. Acta – Mol Cell Biol Lipids., 1801 (2010), pp. 338-349
[31]
M. Udina, J. Moreno-España, L. Capuron, R. Navinés, M. Farré, E. Vieta, et al.
Cytokine-induced depression: Current status and novel targets for depression therapy.
CNS Neurol Disord Drug Targets., 13 (2014), pp. 1066-1074
Medline
[32]
E.P. Zorrilla, L. Luborsky, J.R. McKay, R. Rosenthal, A. Houldin, A. Tax, et al.
The relationship of depression and stressors to immunological assays: A meta-analytic review.
Brain Behav Immun., 15 (2001), pp. 199-226
http://dx.doi.org/10.1006/brbi.2000.0597 | Medline
[33]
M.R. Irwin, A.H. Miller.
Depressive disorders and immunity: 20 years of progress and discovery.
Brain Behav Immun., 21 (2007), pp. 374-383
http://dx.doi.org/10.1016/j.bbi.2007.01.010 | Medline
[34]
H. Anisman, V. Ravindran a, J. Griffiths, Z. Merali.
Endocrine and cytokine correlates of major depression and dysthymia with typical or atypical features.
Mol Psychiatry., 4 (1999), pp. 182-188
Medline
[35]
M.B. Howren, D.M. Lamkin, J. Suls.
Associations of depression with C-reactive protein IL-1, and IL-6: A meta-analysis.
Psychosom Med., 71 (2009), pp. 171-186
http://dx.doi.org/10.1097/PSY.0b013e3181907c1b | Medline
[36]
T.W.W. Pace, T.C. Mletzko, O. Alagbe, D.L. Musselman, C.B. Nemeroff, A.H. Miller, et al.
Increased stress-induced inflammatory responses in male patients with major depression and increased early life stress.
Am J Psychiatry., 163 (2006), pp. 1630-1633
http://dx.doi.org/10.1176/ajp.2006.163.9.1630 | Medline
[37]
S. Lanquillon, J.C. Krieg, U. Bening-Abu-Shach, H. Vedder.
Cytokine production and treatment response in major depressive disorder.
Neuropsychopharmacology., 22 (2000), pp. 370-379
http://dx.doi.org/10.1016/S0893-133X(99)00134-7 | Medline
[38]
M. Maes, S. Scharpé, H.Y. Meltzer, E. Bosmans, E. Suy, J. Calabrese, et al.
Relationships between interleukin-6 activity, acute phase proteins, and function of the hypothalamic-pituitary-adrenal axis in severe depression.
Psychiatry Res., 49 (1993), pp. 11-27
Medline
[39]
T.M. Michel, D. Pülschen, J. Thome.
The role of oxidative stress in depressive disorders.
Curr Pharm Des., 18 (2012), pp. 5890-5899
Medline
[40]
A. Nair, R.H. Bonneau.
Stress-induced elevation of glucocorticoids increases microglia proliferation through NMDA receptor activation.
J Neuroimmunol., 171 (2006), pp. 72-85
http://dx.doi.org/10.1016/j.jneuroim.2005.09.012 | Medline
[41]
N. Salvat-Pujol, J. Labad, M. Urretavizcaya, A. de Arriba-Arnau, C. Segalàs, E. Real, et al.
Hypothalamic-pituitary-adrenal axis activity and cognition in major depression: The role of remission status.
Psychoneuroendocrinology., 76 (2017), pp. 38-48
http://dx.doi.org/10.1016/j.psyneuen.2016.11.007 | Medline
[42]
O.M. Wolkowitz, H. Burke, E.S. Epel, V.I. Reus.
Glucocorticoids: Mood, memory, and mechanisms.
Ann N Y Acad Sci., 1179 (2009), pp. 19-40
http://dx.doi.org/10.1111/j.1749-6632.2009.04980.x | Medline
[43]
M. Maes.
Evidence for an immune response in major depression: A review and hypothesis.
Prog Neuropsychopharmacol Biol Psychiatry., 19 (1995), pp. 11-38
Medline
[44]
F.E. Lotrich.
Inflammatory cytokine-associated depression.
Brain Res., 1617 (2015), pp. 113-125
http://dx.doi.org/10.1016/j.brainres.2014.06.032 | Medline
[45]
B.J. Miller, P. Buckley, W. Seabolt, A. Mellor, B. Kirkpatrick.
Meta-analysis of cytokine alterations in schizophrenia: Clinical status and antipsychotic effects.
Biol Psychiatry., 70 (2011), pp. 663-671
http://dx.doi.org/10.1016/j.biopsych.2011.04.013 | Medline
[46]
L. Garcia-Alvarez, M.P. Garcia-Portilla, L. Gonzalez-Blanco, P.A. Saiz Martinez, L. de la Fuente-Tomas, I. Menendez-Miranda, et al.
Biomarcadores sanguíneos diferenciales de las dimensiones psicopatológicas de la esquizofrenia.
Rev Psiquiatr Salud Ment (Barc)., 9 (2016), pp. 219-227
[47]
C. Garcia-Rizo, E. Fernandez-Egea, C. Oliveira, A. Justicia, M. Bernardo, B. Kirkpatrick.
Inflammatory markers in antipsychotic-naïve patients with nonaffective psychosis and deficit vs. nondeficit features.
Psychiatry Res., 198 (2012), pp. 212-215
http://dx.doi.org/10.1016/j.psychres.2011.08.014 | Medline
[48]
A.M. Fineberg, L.M. Ellman.
Inflammatory cytokines and neurological and neurocognitive alterations in the course of schizophrenia.
Biol Psychiatry., 73 (2013), pp. 951-966
http://dx.doi.org/10.1016/j.biopsych.2013.01.001 | Medline
[49]
V. Mondelli, A. Cattaneo, M. Belvederi Murri, M. di Forti, R. Handley, N. Hepgul, et al.
Stress and inflammation reduce brain-derived neurotrophic factor expression in first-episode psychosis: A pathway to smaller hippocampal volume.
J Clin Psychiatry., 72 (2011), pp. 1677-1684
http://dx.doi.org/10.4088/JCP.10m06745 | Medline
[50]
B. Cabrera, M. Bioque, R. Penadés, A. González-Pinto, M. Parellada, J. Bobes, et al.
Cognition and psychopathology in first-episode psychosis: Are they related to inflammation?.
Psychol Med., 46 (2016), pp. 2133-2144
http://dx.doi.org/10.1017/S0033291716000659 | Medline
[51]
A. Stojanovic, L. Martorell, I. Montalvo, L. Ortega, R. Monseny, E. Vilella, et al.
Increased serum interleukin-6 levels in early stages of psychosis: Associations with at-risk mental states and the severity of psychotic symptoms.
Psychoneuroendocrinology., 41 (2014), pp. 23-32
http://dx.doi.org/10.1016/j.psyneuen.2013.12.005 | Medline
[52]
G.M. Khandaker, R.M. Pearson, S. Zammit, G. Lewis, P.B. Jones.
Association of serum interleukin 6 and C-reactive protein in childhood with depression and psychosis in young adult life.
JAMA Psychiatry., 71 (2014), pp. 1121-1128
http://dx.doi.org/10.1001/jamapsychiatry.2014.1332 | Medline
[53]
M. Fournier, C. Ferrari, P.S. Baumann, A. Polari, A. Monin, T. Bellier-Teichmann, et al.
Impaired metabolic reactivity to oxidative stress in early psychosis patients.
Schizophr Bull., 40 (2014), pp. 973-983
http://dx.doi.org/10.1093/schbul/sbu053 | Medline
[54]
J. Flatow, P. Buckley, B.J. Miller.
Meta-analysis of oxidative stress in schizophrenia.
Biol Psychiatry., 74 (2013), pp. 400-409
http://dx.doi.org/10.1016/j.biopsych.2013.03.018 | Medline
[55]
J.K. Yao, S. Leonard, R.D. Reddy.
Increased nitric oxide radicals in postmortem brain from patients with schizophrenia.
Schizophr Bull., 30 (2004), pp. 923-934
Medline
[56]
J.K. Yao, M.S. Keshavan.
Antioxidants, redox signaling, and pathophysiology in schizophrenia: An integrative view.
Antioxid Redox Signal., 15 (2011), pp. 2011-2035
http://dx.doi.org/10.1089/ars.2010.3603 | Medline
[57]
A. Monji, T.A. Kato, Y. Mizoguchi, H. Horikawa, Y. Seki, M. Kasai, et al.
Neuroinflammation in schizophrenia especially focused on the role of microglia.
Prog Neuropsychopharmacol Biol Psychiatry., 42 (2013), pp. 115-121
http://dx.doi.org/10.1016/j.pnpbp.2011.12.002 | Medline
[58]
V. Mondelli, C.M. Pariante, S. Navari, M. Aas, A. d’Albenzio, M. di Forti, et al.
Higher cortisol levels are associated with smaller left hippocampal volume in first-episode psychosis.
Schizophr Res., 119 (2010), pp. 75-78
http://dx.doi.org/10.1016/j.schres.2009.12.021 | Medline
[59]
A.K. Torgalsbøen, C. Mohn, B. Rishovd Rund.
Neurocognitive predictors of remission of symptoms and social and role functioning in the early course of first-episode schizophrenia.
Psychiatry Res., 216 (2014), pp. 1-5
http://dx.doi.org/10.1016/j.psychres.2014.01.031 | Medline
[60]
F. Adriano, C. Caltagirone, G. Spalletta.
Hippocampal volume reduction in first-episode and chronic schizophrenia: A review and meta-analysis.
Neuroscientist., 18 (2012), pp. 180-200
http://dx.doi.org/10.1177/1073858410395147 | Medline
[61]
A.K. Wang, B.J. Miller.
Meta-analysis of cerebrospinal fluid cytokine and tryptophan catabolite alterations in psychiatric patients: Comparisons between schizophrenia bipolar disorder, and depression.
Schizophr Bull, (2017),
http://dx.doi.org/10.1093/schbul/sbx035
[62]
F. Dickerson, C. Stallings, A. Origoni, J. Boronow, R. Yolken.
Elevated serum levels of C-reactive protein are associated with mania symptoms in outpatients with bipolar disorder.
Prog Neuropsychopharmacol Biol Psychiatry., 31 (2007), pp. 952-955
http://dx.doi.org/10.1016/j.pnpbp.2007.02.018 | Medline
[63]
D.J. Miklowitz, L.C. Portnoff, C.C. Armstrong, D. Keenan-Miller, E.C. Breen, K.A. Muscatell, et al.
Inflammatory cytokines and nuclear factor-kappa B activation in adolescents with bipolar and major depressive disorders.
Psychiatry Res., 241 (2016), pp. 315-322
http://dx.doi.org/10.1016/j.psychres.2016.04.120 | Medline
[64]
J.D. Rosenblat, R. Kakar, M. Berk, L.V. Kessing, M. Vinberg, B.T. Baune, et al.
Anti-inflammatory agents in the treatment of bipolar depression: A systematic review and meta-analysis.
Bipolar Disord., 18 (2016), pp. 89-101
http://dx.doi.org/10.1111/bdi.12373 | Medline
[65]
F. Dickerson, C. Stallings, A. Origoni, C. Vaughan, S. Khushalani, R. Yolken.
Elevated C-reactive protein and cognitive deficits in individuals with bipolar disorder.
J Affect Disord., 150 (2013), pp. 456-459
http://dx.doi.org/10.1016/j.jad.2013.04.039 | Medline
[66]
B.I. Goldstein, F. Lotrich, D.A. Axelson, M.K. Gill, H. Hower, T.R. Goldstein, et al.
Inflammatory markers among adolescents and young adults with bipolar spectrum disorders.
J Clin Psychiatry., 76 (2015), pp. 1556-1563
http://dx.doi.org/10.4088/JCP.14m09395 | Medline
[67]
J.F. Hayes, G.M. Khandaker, J. Anderson, D. Mackay, S. Zammit, G. Lewis, et al.
Childhood interleukin-6 C-reactive protein and atopic disorders as risk factors for hypomanic symptoms in young adulthood: A longitudinal birth cohort study.
Psychol Med., 47 (2017), pp. 23-33
http://dx.doi.org/10.1017/S0033291716001574 | Medline
[68]
Y.-M. Bai, T.-P. Su, C.-T. Li, S.-J. Tsai, M.-H. Chen, P.-C. Tu, et al.
Comparison of pro-inflammatory cytokines among patients with bipolar disorder and unipolar depression and normal controls.
Bipolar Disord., 17 (2015), pp. 269-277
http://dx.doi.org/10.1111/bdi.12259 | Medline
[69]
D. Lindqvist, O.M. Wolkowitz, S. Mellon, R. Yehuda, J.D. Flory, C. Henn-Haase, et al.
Proinflammatory milieu in combat-related PTSD is independent of depression and early life stress.
Brain Behav Immun., 42 (2014), pp. 81-88
http://dx.doi.org/10.1016/j.bbi.2014.06.003 | Medline
[70]
I.C. Passos, M.P. Vasconcelos-Moreno, L.G. Costa, M. Kunz, E. Brietzke, J. Quevedo, et al.
Inflammatory markers in post-traumatic stress disorder: A systematic review, meta-analysis, and meta-regression.
Lancet Psychiatry., 2 (2015), pp. 1002-1012
http://dx.doi.org/10.1016/S2215-0366(15)00309-0 | Medline
[71]
V. Michopoulos, A. Powers, C.F. Gillespie, K.J. Ressler, T. Jovanovic.
Inflammation in fear- and anxiety-based disorders: PTSD GAD and beyond.
Neuropsychopharmacology., 42 (2017), pp. 254-270
http://dx.doi.org/10.1038/npp.2016.146 | Medline
[72]
N.P. Rao, G. Venkatasubramanian, V. Ravi, S. Kalmady, A. Cherian, J.R. Yc.
Plasma cytokine abnormalities in drug-naïve, comorbidity-free obsessive-compulsive disorder.
Psychiatry Res., 229 (2015), pp. 949-952
http://dx.doi.org/10.1016/j.psychres.2015.07.009 | Medline
[73]
K.S. MacDowell, M. Díaz-Marsá, I. Güemes, A. Rodríguez, J.C. Leza, J.L. Carrasco.
Inflammatory activation and cholinergic anti-inflammatory system in eating disorders.
Brain Behav Immun., 32 (2013), pp. 33-39
http://dx.doi.org/10.1016/j.bbi.2013.04.006 | Medline
[74]
M. Solmi, N. Veronese, A. Favaro, P. Santonastaso, E. Manzato, G. Sergi, et al.
Inflammatory cytokines and anorexia nervosa: A meta-analysis of cross-sectional and longitudinal studies.
Psychoneuroendocrinology., 51 (2015), pp. 237-252
http://dx.doi.org/10.1016/j.psyneuen.2014.09.031 | Medline
[75]
B.J. Carroll.
Biomarkers in DSM 5: Lost in translation.
Aust N Z J Psychiatry., 47 (2013), pp. 676-681
http://dx.doi.org/10.1177/0004867413491162 | Medline
[76]
E. Vieta.
La medicina personalizada aplicada a la salud mental: la psiquiatría de precisión.
Rev Psiquiatr Salud Ment (Barc)., 8 (2015), pp. 117-118
[77]
O. Kohler, M.E. Benros, M. Nordentoft, M.E. Farkouh, R.L. Iyengar, O. Mors, et al.
Effect of anti-inflammatory treatment on depression, depressive symptoms, and adverse effects: A systematic review and meta-analysis of randomized clinical trials.
JAMA Psychiatry., 71 (2014), pp. 1381-1391
http://dx.doi.org/10.1001/jamapsychiatry.2014.1611 | Medline
[78]
I.E. Sommer, R. van Westrhenen, M.J.H. Begemann, L.D. de Witte, S. Leucht, R.S. Kahn.
Efficacy of anti-inflammatory agents to improve symptoms in patients with schizophrenia: An update.
Schizophr Bull., 40 (2014), pp. 181-191
http://dx.doi.org/10.1093/schbul/sbt139 | Medline
Copyright © 2017. SEP y SEPB

Enrique Mezquita. Valencia

6 agosto, 2019

24 junio 2019

LAS SINAPTOPATÍAS AUTOINMUNES

Filed under: psiconeuroinmunologia,TUMORES — Enrique Rubio @ 20:21

LAS SINAPTOPATÍAS AUTOINMUNES

Josep Dalmau, profesor Icrea y del Idibaps.

LAS SINAPTOPATÍAS autoinmunes, un grupo de enfermedades que se manifiestan con cuadros psiquiátricos y neurológicos muy graves.
Fueron descubiertas por el neuro-oncólogo Josep Dalmau. “Este profesor Icrea, director de Neuroinmunología Clínica y Experimental del Idibaps-Hospital Clínico de Barcelona y profesor en la Universidad de Pensilvania.
Dalmau cuenta el primer caso de una mujer joven que llevaba meses ingresada en la unidad de cuidados intensivos en la Universidad de Pensilvania. Tenía una encefalitis sin causa conocida. Los síntomas, como vimos después, suelen aparecer de golpe. Inicialmente, son de tipo psiquiátrico y pronto progresan a alteraciones neurológicas como crisis epilépticas, movimientos anormales, disminución del habla y del nivel de conciencia. El proceso dura unas semanas y, finalmente, el paciente entra en coma. Estas enferma sufría un teratoma benigno de ovario, y el Dr. Dalmau había podido ver tres casos similares en los meses previos. Eran también mujeres jóvenes, con un cuadro casi calcado.
Dalmau en los últimos 18 años había estudiado pacientes con enfermedades inducidas por el cáncer; primero, en el Memorial Sloan Kettering, y luego, en Pensilvania. Por eso, los colegas contactaban conmigo y me enviaban muestras de sangre y de líquido cefalorraquídeo (LCR) de los pacientes. Al tener delante los cuatro casos, pudimos identificar una nueva enfermedad, la encefalitis con anticuerpos contra el receptor NMDA, que es un receptor de glutamato clave para la transmisión de información neuronal y la plasticidad cerebral. Pero todo fue un proceso largo, nos llevó meses encontrar en las muestras de sangre y de LCR el anticuerpo, porque las técnicas convencionales no servían.
Tras meses de investigación, se encontraron anticuerpos en una de las pacientes y enseguida lo encontramos en el resto. En 2005 se comunicaron los casos aunque entonces no se conocía contra qué proteína cerebral específica iban dirigidos los anticuerpos. En una segunda publicación en 2007 ya se conocían los targets de los anticuerpos . A partir de ahí, surgió una nueva categoría de enfermedades.
Hasta hoy, han descubierto han descubierto dieciséis de las Dalmau ha descubierto Díez, y cinco de ellas se han descubierto cuando ya estaba trabajando en España.
Tienen en común que todas afectan a proteínas y receptores cerebrales diferentes -NMDA, GABA, LGI1, Caspr2, por citar algunos-, pero cada una tienen sus peculiaridades.
Las crisis epilépticas que presentan estos pacientes son tan intensas que pueden causar la muerte del paciente, en otras el componente psiquiátrico está más presente. En algunas, las alteraciones se localizan en el cerebelo, en otras, en el cerebro.
Las causas son diversas: en ciertas enfermedades, la mitad de los pacientes tienen cáncer, mientras que en otras no se asocia una malignidad sino un tumor benigno, o una infección vírica que induce la respuesta inmunológica. Los pacientes también varían: de mujeres jóvenes y niños a fumadores, mayores de 50.
En el tratamientos, se busca eliminar los anticuerpos, mediante plasmaféresis e inmunoglobulinas endovenosas y esteroides, así como las células que producen esos anticuerpos, con terapias dirigidas. La mayoría de los pacientes suele mejorar, pero tardan un tiempo. En la actualidad están investigando diferentes líneas de la inmunoterapia; en concreto, en la encefalitis con anticuerpos frente a NMDA, indagamos en un tratamiento basado en la modulación de ese receptor. En modelo animal de la enfermedad que esta molécula antagoniza los efectos de los anticuerpos.
P. Estudio de esta enfermedad, supone una nueva vía de investigación en ciertos cuadros psiquiátricos. En algunas de estas enfermedades, como en la encefalitis por anticuerpos contra NMDA, los síntomas iniciales son cuadros puramente psicóticos que pueden confundirse, en un principio, con una patología psiquiátrica pura. Además, está la teoría glutamatérgica de la esquizofrenia, por la que los receptores NMDA tienen un papel fundamental, y es un campo que se está estudiando mucho.
P. Sus trabajos también guardan relación con las toxicidades por la inmunoterapia del cáncer.
R. Los inhibidores de checkpoint inmunes han reavivado el interés oncológico por unas complicaciones que los neurólogos veíamos hace muchos años. De hecho, el doctor Francesc Graus, ahora también en el Idibaps, investigó de forma pionera en el Memorial en esos síndromes neurológicos paraneoplásicos.
Entre trabado pareció sorprendente porque volvía sobre la etiología biología de las enfermedades psiquiátricas.
A nivel personal, me parece qe el estudio de la inmunidad es un paragua que cubre casi toda la patología conocida

La idea de las pluralidad de las enfermedades inmunitarias y su acompañamiento, es solo entendible con estudio analítico sistémico de anticuerpos multiples

7 abril 2019

LIBERTAD

Filed under: FUNCIONES PSIQUICAS,General,psiconeuroinmunologia — Enrique Rubio @ 20:34

LIBERTAD
Esto es una critica a un capítulo del tercer libro de Harari, XXI LECCIONES PARA EL SIGLO XXI . Después de haber escrito dos libros fabulosos SAPIENS Y HOMO DEUS. Me temo que este nuevo libro no esté a la altura de los anteriores, ya que lo que hace es una síntesis del rumor insistente de la inteligencia artificial que se nos viene encima.
La mayoría de las estimaciones del libro pueden ser consideradas en la actualidad como fábulas. El futuro es desconocido y posiblemente no se parece en nada a las afirmaciones que recoge.
El esperar y ver, nos dira quien esta equivocado y quien no y que posiblemente lo estemos todo.
Estamos en un nuevo paso de la evolcucion del HOMINIDO

LIBERTAD
Libertad es no ser esclavo, después de esto se puede definir, por lo menos de muchas formas.
Y por este concepto han muerto más humano, que por otras causas. Sin que la mayoría de los homínidos tengamos una idea clara de lo que estamos hablando
La libertad está considerada como el premio al hombre, que puede vivir siguiendo su libre albedrio. El hombre se expresa conforme a sus sentimientos, deseos y opciones, el hombre no tiene claro, sus sentimientos, sus deseos son oscilantes y las opciones infinitas. Necesitamos mas elasticidad en la comprensión.
En política, el hombre cree que elige lo que le conviene y elige la democracia.
En economía, cree que el cliente tiene siempre la razón y por tanto un mercado libre.
A nivel personal, invita a que las personas sean siempre fieles a si misma.
Y asi se forman los derechos humanos.
Las elecciones, la forma de elegir, nos muestra lo que necesitamos, sino lo que sentimos y los sentimientos llevan no solo a los votantes sino quien los dirige.
La confianza en mi corazonada es el problema, alguien nos convencerá y hará creer que nuestras respuestas son el libre albedrio.
Los sentimientos están mediados por química que da lugar a cálculos y estos están bajo la conciencia.
Hasta hace bien poco los sentimientos estaban mediados por sacerdotes y no había que modificarlos, solo la llegada de los algoritmos, los puso en duda y los adoptamos como mejores consejeros .
Estamos en la encrucijada de :
Los biólogos descifran los misterios de nuestro cuerpo y sobre todo de nuestro cerebro
Los informáticos nos ofrecen un poder de datos sin precedentes.
¿Cual elegimos.?
En medicina ya nadie se cree los datos clínicos, salvo médicos muy capaces y con bastante edad, nos fiamos de los datos de las maquinas, que son objetivables, comparables y seguibles.
Pero como podemos soportar tantas enfermedades, tan constantes, tan caras y tan duraderas.
Es verdad que el numero de datos personales que aparecerán en las redes, se divulgaran de forma, que con la creencia de que los datos múltiples informan a múltiples personas, sabrán de nosotros, más que nosotros mismos.
El liberalismo se equivoca cuando piensa que los sentimientos dependen del libre albedrio y que nadie podía interpretar sus sentimientos mejor que el propio individuo y nadie externo podría entender sus sentimientos mejor que él.
Los algoritmos informáticos nos están informando mejor que nuestros sentimientos.
En cuanto a la toma de decisiones
Los datos biomédicos y la potencia de los computadores, los sistemas externos de computación y procesamiento de datos pueden acceder a todos nuestros deseos, decisiones y de opiniones y son capaces de saber con exactitud quiénes somos.
La identificación de la tendencia sexual por ejemplo se hará en el futuro de manera más abierta y la mejor información y al final el algoritmo tomará la decisión.
Los humanos carecen de datos suficientes de programación tanto genética como cultural, y además está es defectuosa y las definiciones son confusas junto al caos de la vida.
Millones de jóvenes necesitan decidir qué estudiar en la universidad.
Un estudiante puede empezar a estudiar derecho . Sin tener una idea clara porque no sabe qué hace falta para tener éxito en esta profesión. Se puede preguntar ¿qué necesito tener para triunfar como abogado?
Aspiramos que Google o cualquier otro buscador, basándose en sus algoritmos nos ayuden a tomar decisiones o las tomará por nosotros, posiblemente hará lo mismo con la elección de la esposa conveniente y lo mismo ocurrirá para el desarrollo de nuestra vida espiritual o artística. Cuando la autoridad pase de los humanos a los algoritmos podíamos percibir todo el universo como organismos bioquímicos y tener así una educación cósmica de la humanidad. Aunque el encaje del hombre entre los ordenadores este dificultado por tener que contestar a todos los correos electrónicos.
La parábola del buen samaritano nos cuenta que un judío que viajaba a Jericó fue asaltado por criminales que lo dejaron moribundo. Varios personajes pasaron de largo ante el maltratado judío, pero un samaritano, persona rechazada por los judíos, se detuvo, cuido al herido y no tuvo en cuenta sus condiciones sociales ni religiosas y le salvó la vida. Las emociones humanas superan a las teorías filosóficas en muchas ocasiones . El homo sapiens toma decisiones rápidas de vida o muerte y las hemos heredado de nuestros antepasados, pero el medio en que se desenvolvieron estos antepasados no nos dan lugar a un comportamiento responsable y así explicamos que en el siglo XXI, en las carreteras en muchas ocasiones no se presta atención a los heridos, posiblemente porque un buen conductor excepcionalmente tiene la capacidad de conducir y tener en cuenta el medio.
Es verdad que los algoritmos informáticos no se han producido por selección natural y hasta ahora no tienen ni emociones ni visceralidad. Es muy posible que cuando consigamos convertir la ética en números, los algoritmos tengan mas utilidad.
Nos cuesta mucho trabajo pensar que los algoritmos filosóficos
ya que es muy difícil contestar las ideas filosóficas y lo que ocurre en la vida real.
Los legisladores estarían muy complacidos de hacer leyes que siempre se cumplieran, pero otros estarían alarmados por tanta responsabilidad totalitaria, y hay que preguntarse si queremos un sistema en que las decisiones de los políticos se conviertan en algo tan inexorable como la fuerza de la gravedad.
Hemos tenido demasiada propaganda sobre la posible maldad de los robots que se pueden revelar contra los humanos, pero por el contrario hay que temerlos porque siempre obedeceran a sus dueños y nunca se rebelaran.
La historia épica está llena de soldados que bajo la obediencia ciega y dejándose llevar por las emociones, cometían terribles atrocidades y que en los casos de la robótica sería la primera vez que respetarán las leyes de la guerra. Suponiendo que el desarrollo de esta ciencia sea lineal y no transversal. La historia está llena de grandes matanzas por la perturbación emocional de los soldados tras la lucha.
Debemos estar seguros, que los robots siempre cumplirán los programas a los que se les ha sometido.
Como siempre en la inteligencia artificial todo el trabajo del hombre será el responsable del comportamiento de los robots.
En 1995 las tropas serbobosnias mataron a 8000 musulmanes bosnios y fue tras una operación prolongada y bien desarrollada que reflejaba la política de liberar bosnia de los musulmanes. Es probable que si los bosnios hubieran tenido robos asesinos las atrocidades hubieran sido aún mayor.
Llegados a este punto, el povenir de la robótica en cuanto a su convivencia con los humanos, dependerá de los programas a que están sometidos. No obstante, el “esperar y ver” que es imparable, nos dirá del futuro.
Orwel, no imaginaba que llegaríamos a un grado de vigilancia total y global que realice el seguimiento de todas nuestras actividades internas y externas.
A finales del siglo xx las democracias superaba en a la dictadura, porque eran menores procesando los datos . La democracia difunden poder y procesar y toma decisiones con la información que tiene y esto se hace entre mucha personas e ilusión de que la dictadura concentró información y poder en un punto. Pero nadie tenía poder ni capacidad para procesar toda la información con suficiente rapidez y tomar las decisiones adecuadas.
Es muy posible que la inteligencia artificial haga posible procesar cantidades enormes de información de manera centralizada y hacer que el sistema centralizado fueron mucho más eficientes que los sistemas los, ya que el aprendizaje automático funciona mejor cuenta es capaz de procesar mucha información.
Pero también el dólar y cuando los algoritmos al nos conozca muy bien, los gobiernos autoritarios se harán con control absoluto sobre ciudadano, aún más que la Alemania nazi y la resistencia a tales regímenes sería imposible. Las tecnología del siglo xx permitieron a Hitler el poder para hacer cosas . En nuestro tiempo, un algoritmo es capaz de conocer más datos y tomar más decisiones que un banquero.
El brindado discriminar no por ser mujer hombre un afroamericano sido borde somos nosotros hay algo en nosotros que no les y ante este desconocimiento no tendríamos posibilidad de luchar contra ellos .
Siempre habrá ilusos, hombre de paja, que se tendrán la ilusión de que los algoritmos sólo son consejeros y que la autoridad última se halla todavía en manos humanas.
Es muy probable que en las próximas décadas no tendremos que enfrentarnos con la pesadilla de la ciencia ficción en la que la inteligencia artificial adquiere conciencia y decidirá esclavizar a la humanidad.
La capacidad o ficción como el conflicto entre la inteligencia con la conciencia supone que los ordenadores tendrán que desarrollar conciencia, y aunque inteligencia y conciencia son cosa muy distinta: la inteligencia es la capacidad de resolver problemas, y la conciencia la capacidad de sentir dolor, alegría, amor e ira. La inteligencia en los mamíferos resolver un problemas, hasta ahora de forma inimaginable a como lo haría un ordenador.
Teorizando, podemos pensar que la inteligencia artificial puede desarrollar sentimiento propios.
Harari fantasea diciendo;
1. La conciencia no podrán construirse con sistemas no orgánicos.
2. La conciencia no se relaciona con la bioquímica de forma que los ordenadores tendrán que desarrollar conciencia para atravesar un determinado umbral de inteligencia
3. Que sepamos no hay conexión entre la conciencia y la inteligencia superior.
4. Esto a las es alturas en que se desarrolla la inteligencia artificial, parece atrevido.
5. Hasta ahora estamos investigando y desarrollamos capacidades humanas según nuestras necesidades sobre todo de los sistema económico y político y no según nuestra propia necesidad a largo plazo como seres conscientes.
El mayor miedo lo proporciona el pensar que los humanos lleguemos a un estado de indiferencia o irrelevancia y toda la riqueza y todo el poder podría estar en mano de una élite de que ella
Referencias
Rubiogarcia.net
Yuval Noah Harari
21 lecciones para el siglo XXI

10 junio 2018

CAMINANTE NO HAY CAMINO

Filed under: FUNCIONES PSIQUICAS,psiconeuroinmunologia — Enrique Rubio @ 20:52

CAMINANTE NO HAY CAMINO
Anonio Machado fue un poeta español, miembro tardío de la Generación del 98 y uno de sus creadores más representativos. Su obra inicial suele inscribirse en el movimiento literario denominado Modernismo. Nació en Sevilla el 26 de julio de 1875 y murió en Collioure, Francia, el 22 de febrero de 1939. Creció en una familia liberal formada por grandes intelectuales y artistas, durante sus estudios de bachillerato se aficiona al teatro, de lo que trabaja hasta que consigue su título.
En París entra en contacto con autores como Oscar Wilde y fue influído por Henri Bergson, filósofo convencido de que la realidad se entendía mejor con la intuición y la experiencia que con el racionalismo. En 1902 conoce a Rubén Darío en París y a Juan Ramón Jiménez en Madrid y publica Soledades, obra que expandió en 1907. Su mujer Leonor muere de tuberculosis en 1912 y es en este mismo año cuando Antonio Machado publica la primera versión de Campos de Castilla, que se aleja del intimismo y se asemeja al estilo de la Generación del 98.
En 1917 conoce a Federíco García Lorca. Ubicado en Baeza y posteriormente en Segovia como catedrático de francés en un instituto, continúa escribiendo poesía y se inicia en el ensayo con títulos como Juan de Mairena,
Vuelve por fin a Madrid, antes de la Guerra Civil, donde reside su amor secreto de los últimos años, la escritora Pilar de Valderrama, a quien llama en sus versos Guiomar.
Durante la Guerra Civil se traslada a Valencia y posteriormente a Cataluña. Significado defensor de la República, escribió articulos para La Vanguardia. En 1939, huyendo del avance de las tropas franquistas, se exilia junto con su anciana madre a Collioure (Francia), donde fallece. En su abrigo se encontró un último verso: «Estos días azules y este sol de la infancia».
Siempre me sorprendio y muchas veces me fascinó, como hablan los poetas.
Es verdad que la mayoría de las veces, como todo lo existe en el planeta, es olamente, discretamente importante. Pero a veces.
Un golpe terrible y no esperado, desencadena una tomenta de emociones.
Todos nos vemos envueltos en el mensaje de los poetas, pero los de Don antoonio mas:
“Quien se espera . Caminante no hay camino, se hace camino al andar”

El fin no nos hace felices, es el camino el que lo hace. Caminante no hay camino, se hace camino al andar. Son tus pazos el camino y nada , decia don Antonio Machado de una manera acertadísima.
Y que tienen esto que ver con la bioquímica del cerebro.
Porque es la que lo produce y motiva.
Nada es porque si, y cuando lo descubres tienes una parte del camino hecho.
Siempre tuve gran interés por saber el lugar y que produce una función o disfunción espiritual. “la búsqueda del interior”
Pero la química y la localización del proyecto, nunca ha sido fiable. Es verdad que el habla, la audición y algunas funciones están localizadas, pero no en total, sino en partes. Como si se fueran haciendo a partir del algo hecho. Lo importante no es el locus, sino la red, como se conecta “que con que”.
Intentemos buscar un poco la zona que se estimula y la química con que se hace.
Es conocido el experimento de las ratas a las se le implantaron un electrodo en la parte posterior del septum, que le producía una sensación muy placentera, y persistían autostimulandose, prescindiendo de la alimentación, hasta que morían de agotamiento y de inanición. Pero las incitaciones de la carrera son tan efímeras como las sensaciones de la victoria. Al igual que las ratas que se autoestimulan, los donjuanes, los jugadores, los magnates de los negocios necesitan un estímulo nuevo cada día. Quizá la clave de la felicidad no sean ni la carrera ni la medalla de oro sido combinar las dosis adecuadas de excitación y tranquilidad.
La ciencia es acertada al afirmar que nuestro sistema bioquímico equilibrado es el que proporciona la felicidad, la única posibilidad de conseguir esto último es equilibrar el sistema. El progreso en la eficacia de los medicamentos psiquiátricos, aumentado su consumo y no sólo para curar enfermedades psiquiátricas, sino hacer desaparecer molestias psíquicas mas sutiles.
Durante generaciones se pensó que para educar bien necesitábamos buenas escuelas, hoy se cree que es más eficaz, tener una buena, salud, que pasa por tener buena bioquimica.
La criminalidad en el mundo es también producida por un desorden bioquímico. Un porcentaje importante de los reclusos en distintas prisiones quizá cercano al 50% son debidos a las drogas que se toman para buscar el equilibrio psíquico. El equilibrio bioquímico puede proporcionar un bienestar, que permita prescindir de las drogas
Está claro que la estabilidad bioquímica corporal dará mejor resultado que la prohibición de las drogas, que se ha mostrado totalmente ineficaz. La estimulación cerebral eléctrica y magnética parece ofrecer resultados prometedores para restablecer el equilibrio psíquico.

Buda y Epicuro afirmaron en distintos tiempos que la búsqueda de sensaciones placenteras es la realidad del sufrimiento. Por mucha sensaciones que se busquen nunca serán suficientes para satisfacernos. Las sensaciones placenteras y fugaces proporcionan una necesidad de buscar nuevas de ellas, que desaparecen muy poco tiempo después de conseguirlas y el recuerdo del placer obtenido no es suficiente para el control de la ansiada búsqueda. Los humanos necesitan inhibir la búsqueda de sensaciones placenteras no de acelerarlas. Haciendo una síntesis biológica necesitamos producir menos glutamato y más GABA, neuro moduladores opuestos, uno excitante y otro inhibidor.
Esta simple solución, no es suficiente, porque no podemos conocer la causa del desequilibrio de neurotransmisores, pero no lo que lo produce. La cantidad de patógenos externos e internos a que estamos sometidos hacen muy difícil encontrar la medicación que la equilibre.
La polución a que estamos sometidos y la reacción inflamatoria que desencadenan, son muy posibles desencadenantes de nuestras adicciones. Quizás cuando consigamos el equilibrio del sistema vegetativo, y el vago sea reforzado, nuestra propia biología sea capaz de llevarnos a un equilibrio placentero.

13 abril 2018

ESPERMA CON IDEALES

Filed under: FUNCIONES PSIQUICAS,psiconeuroinmunologia — Enrique Rubio @ 19:55

ESPERMAS CON IDEALES
Un banco de semen de Pekín exige a sus donantes que sean leales al Partido Comunista Hospital chino exige leal¬ad al gobierno a donantes de semen
La Vanguardia 10 abr. 2018 ISIDRE AMBRÓS Hong Kong.
En Pekín ya no es suficiente con tener buena salud y unos espermatozoides vigorosos si se pretende ser donante de semen en un banco de esperma. Desde la semana pasada hay que cumplir con una nueva condición que va más allá de cualquier diagnóstico físico y es que a partir de ahora los futuros donantes deberán demostrar “cualidades políticas favorables”, un eufemismo detrás del cual se esconde la demostración de fidelidad al Partido Comunista chino. Este nuevo requisito pone de manifiesto hasta dónde pueden llevar los responsables de un organismo público el culto a la organización comunista que exige su líder, el presidente Xi Jinping, que reclama que el partido ejerza su dominio en todos los aspectos de la vida en el gigante asiático.
En Pekín ya no es suficiente con tener buena salud y unos espermatozoides vigorosos si se pretende ser donante de semen en un banco de esperma. Desde la semana pasada hay que cumplir con una nueva condición que va más allá de cualquier diagnóstico físico y es que a partir de ahora los futuros donantes deberán demostrar “cualidades políticas favorables”, los protagonistas de una de las universidades más prestigiosas de Pekín, cumplen a pie de la letra las consignas del líder comunista chino
Los protagosnistas de este hecho son los responsables del banco de esperma del tercer hospital universitario de Pekín, la lealtad al partido tiene el mismo Valor que la calidad del esperma.
Según el diario South China Morning Post de Hong Kong.
En su publicidad en la red de mensajería Wechat, los interesados, además de tener entre 20 y 45 años, gozar de buena salud y no mostrar signos de alopecia, daltonismo o sobrepeso, “deben ser leales a las tareas del partido, ser dignos, respetuosos y estar libres de problemas políticos”. Unas exigencias que provocaron la burla de numerosos internautas: “El amor por el partido empieza con el esperma”, dijo uno de ellos.
El anuncio precisa, asimismo, que el varón que supere las pruebas será retribuido. Percibira 200 yuanes (25 euros). Un pago que aumentará hasta los 5.500 yuanes (708 euros) cuando culmine todo el proceso, que incluye 10 donaciones en el espacio de seis meses, con el objetivo de asegurar que haya un suministro suficiente para la inseminación artificial.
China, pretende paliar así la escasez de donantes a la que se enfrenta. Una situación influida por la férrea política del hijo único que imperó en China hasta el 2016 y que se estima que evitó unos 400 millones de nacimientos. Tal planificación ha alterado la pirámide demográfica del país y ha acelerado la tasa de envejecimiento de la población.
Sí parece claro que las autoridades chinas van a aumentar las campañas de donación de esperma, ante la creciente demanda de inseminación artificial.
Convertir la idea en piedra. Don Santiago decía que el hombre puede ser el arquitecto de su cerebro, sí se lo propone, y lo puedo aceptar porque ya vengo sospechando algo. Pero que conste que me cuesta.
Quiere esto decir, que un entorno comunista, puede modular el ADN sólo con los ideales. Tenemos que convencernos que lo mecánico no lo explica todo y tampoco hay que asustarse. Todo ideal religioso tiene el mismo sustrato simplemente creer.
Pero la ciencia que profesamos nos tiene acostumbrado a que hay que demostrar lo que se piensa, publicarlo, refrendarlo en metaanálisis. Y revisarlos años después.
Nos cuesta creer en la energía de la mente, y además estamos intoxicados con tanto iluminado, lo malo de esto es que hay que aceptarlo, los órganos de los sentidos no dan para más y Descartes se nos escapó con Antonio Damasio
Pero permítanme complicar el tema más, ¿la mujer que participa en este ensayo no tiene que ser también comunista?, O sólo con un gameto entregado, es suficiente.
¿Como son los individuos que fabrican estas ideas?.
Les aparece durante el sueño, tras una dosis de algo que toman por la mañana, por un conjunto armónico de gente iluminada, que se les aparece el Espíritu Santo cuando están juntos.
No es sólo el Big Data es también algo más, como dice Harari, el homo sapiens sapiens hace ya mucho tiempo que es Dios.
Solamente puedo fabular, y pensar que, así como hay una red de gravitones, particular responsable de la gravedad, debe haber una atmósfera de sabiduría en el universo que explicaría parte de esto.

14 mayo 2017

TOXICO ENFERMEDAD Y CONDUCTA

Filed under: psiconeuroinmunologia — Enrique Rubio @ 12:38

La observación, de un aumento de las enfermedades, en niños Y adultos, hacía pensar inmediatamente que algo medioambiental estába ocurriendo. La polución era la lógica inmediata. Los Toxicos que la producen estan conocidos y publicados repetidas veces. Estos tóxicos dañan a nuestra corporeidad y lo hacen mas facilmente en cerebros en desarrollo, del feto, del recién nacido y del niño, donde hacen menos cantidad de tóxico para producir enfermedades.
Un articulo aparecido en 2014 The Lancet, se manifiesta claramente en este sentido.-
Philippe Grandjean, profesor de salud ambiental de la Escuela de Salud Pública de Harvard, afirmó que la industria y la agricultura utilizan productos químicos que pueden ser tóxicos para el desarrollo del cerebro humano. Según él, estamos ante una epidemia silenciosa que merma las capacidades intelectuales de la sociedad.

Las discapacidades del desarrollo neurológico, incluyendo el autismo, el trastorno de hiperactividad por déficit de atención, dislexia y otras discapacidades cognitivas, afectan a millones de niños en todo el mundo, y algunos diagnósticos parecen estar aumentando en frecuencia. productos químicos industriales que lesionan el cerebro en desarrollo se encuentran entre las causas conocidas de este aumento de la prevalencia. En 2006, hicimos una revisión sistemática y se identificaron cinco productos químicos industriales como neurotóxicos de desarrollo: el plomo, el metilmercurio, los bifenilos policlorados, arsénico y tolueno. Desde 2006, los estudios epidemiológicos han documentado seis neurotóxicos-manganeso de desarrollo adicionales, fluoruro, clorpirifos, diclorodifeniltricloroetano, tetracloroetileno, y los éteres de difenilo polibromado. Postulamos que aún más neurotóxicos permanecen sin descubrir. Para el control de la pandemia de la neurotoxicidad del desarrollo, se propone una estrategia global de prevención. productos químicos no probados no debe suponerse que son seguros para el desarrollo del cerebro, y por lo tanto en el uso de productos químicos existentes y los nuevos productos químicos deben ser probados para el desarrollo de neurotoxicidad. Para coordinar estos esfuerzos y acelerar la traducción de la ciencia en la prevención, proponemos la formación urgente de un nuevo centro de distribución internacional.
Los Trastornos del desarrollo neurológico afectan al 10-15% de todos los nacimientos, 1 y prevalencia de las tasas de trastorno del espectro autista y trastorno de hiperactividad por déficit de atención parecen ir en aumento en todo el mundo. 2 decrementos subclínicas en la función cerebral son incluso más común que estos trastornos del desarrollo neuroconductuales. Todas estas discapacidades pueden tener consecuencias graves 3 -ellos disminuir la calidad de vida, reducir el rendimiento académico, y alterar el comportamiento, con profundas consecuencias para el bienestar y la productividad de sociedades enteras. 4
Las causas fundamentales de la presente pandemia mundial de trastornos del neurodesarrollo se entienden sólo parcialmente. Aunque los factores genéticos tienen un papel, 5 que no pueden explicar los recientes aumentos en la prevalencia reportada, y ninguno de los genes descubiertos hasta ahora parece ser responsable de más de una pequeña proporción de casos. 5 En general, los factores genéticos parecen representar más de lo que quizás el 30-40% de todos los casos de trastornos del neurodesarrollo. Por lo tanto, no genéticos, las exposiciones ambientales están implicados en la causalidad, en algunos casos, probablemente mediante la interacción con predisposiciones heredadas genéticamente.
Existe una fuerte evidencia de que los químicos industriales ampliamente difundidos en el medio ambiente son importantes contribuyentes a lo que hemos llamado la pandemia mundial, silencio de la toxicidad del desarrollo neurológico. 6 , 7 El cerebro humano en desarrollo es especialmente vulnerable a la exposición a sustancias químicas tóxicas, y las grandes ventanas de vulnerabilidad del desarrollo ocurren en el útero y durante la lactancia y la primera infancia. 8 Durante estas etapas de la vida sensibles, productos químicos pueden causar lesión cerebral permanente en los niveles bajos de exposición que tendrían poco o ningún efecto adverso en un adulto.
En 2006, hicimos una revisión sistemática de los estudios clínicos y epidemiológicos publicados en la neurotoxicidad de los productos químicos industriales, con un enfoque en el desarrollo de neurotoxicidad. 6 Se identificaron cinco productos químicos industriales que se podrían clasificar de forma fiable como neurotóxicos de desarrollo: el plomo, el metilmercurio, arsénico, bifenilos policlorados, y tolueno. También notamos 201 productos químicos que habían sido reportados para causar daño al sistema nervioso en adultos, sobre todo en relación con las exposiciones ocupacionales, los incidentes de envenenamiento, o intentos de suicidio. Además, se ha informado de más de 1000 productos químicos para ser neurotóxico en animales en estudios de laboratorio.
Hemos tomado nota de que el reconocimiento de los riesgos de los productos químicos industriales para el desarrollo del cerebro ha necesitado históricamente décadas de investigación y escrutinio, como se muestra en los casos de plomo y el metilmercurio. 9 , 10 En la mayoría de los casos, el descubrimiento se inició con el diagnóstico clínico de la intoxicación de los trabajadores y los episodios de exposición a altas dosis. Estudios epidemiológicos más sofisticados normalmente comenzaron sólo mucho más tarde. Los resultados de tales estudios documentados neurotoxicidad del desarrollo en los niveles de exposición mucho más bajos que previamente habían sido considerados como seguros. Por lo tanto, el reconocimiento de la toxicidad subclínica generalizada a menudo no se produjo hasta décadas después de la evidencia inicial de la neurotoxicidad. Un tema recurrente fue que las alertas tempranas de neurotoxicidad subclínica fueron a menudo ignorados o incluso despedidos. 11 David P Rall, ex director del Instituto Nacional de Ciencias de Salud Ambiental de Estados Unidos, una vez que ha señalado que “si la talidomida había causado una pérdida de diez puntos de coeficiente intelectual (IQ) en lugar de defectos congénitos evidentes de las extremidades, que probablemente todavía estaría en el mercado». 12 Muchos de estos productos se comercializan en la actualidad probablemente causar déficit de IQ de un número mucho menor de diez puntos y por lo tanto han eludido la detección hasta ahora, pero sus efectos combinados podrían tener enormes consecuencias.
En nuestra revisión de 2006, 6 que expresaron su preocupación de que los neurotóxicos de desarrollo adicionales podrían estar al acecho por descubrir entre los 201 productos químicos a continuación, se sabe que son neurotóxicos para los seres humanos adultos y entre los muchos miles de pesticidas, disolventes y otros productos químicos industriales de uso generalizado que nunca se había probado para la toxicidad del desarrollo neurológico. Dado que la revisión anterior, los nuevos datos han surgido sobre la vulnerabilidad del cerebro en desarrollo y la neurotoxicidad de los productos químicos industriales. Nueva evidencia particularmente importante se deriva de los estudios de cohorte de nacimiento epidemiológicos prospectivos.
En esta revisión, consideramos que la información reciente acerca de la neurotoxicidad del desarrollo de productos químicos industriales para actualizar nuestro informe anterior. 6 Además, se propone estrategias para contrarrestar esta pandemia y para evitar la propagación de enfermedades neurológicas y discapacidad en los niños en todo el mundo.
El feto no está bien protegido contra los productos químicos industriales. La placenta no bloquee el paso de muchos tóxicos ambientales de la circulación fetal materna,13 y más de 200 sustancias químicas extrañas se han detectado en la sangre del cordón umbilical. 14 Además, muchos productos químicos ambientales se transfieren al bebé a través de la leche materna humana. 13 Durante la vida fetal y la primera infancia, la barrera sangre-cerebro proporciona sólo una protección parcial contra la entrada de productos químicos en el SNC. 15
Por otra parte, el cerebro humano en desarrollo es excepcionalmente sensible al daño causado por los productos químicos tóxicos, 6 y varios procesos de desarrollo se han demostrado ser altamente vulnerable a la toxicidad química. Por ejemplo, en estudios in vitro sugieren que las células madre neurales son muy sensibles a sustancias neurotóxicas tales como metilmercurio. 16 Algunos pesticidas inhiben la función de la colinesterasa en el cerebro en desarrollo, 17 lo que afecta el papel regulador fundamental de la acetilcolina antes de la formación de sinapsis. 18 También se conocen los cambios epigenéticos de la vida temprana de afectar a la expresión génica posterior en el cerebro. 19 En resumen, los productos químicos industriales conocidos o sospechosos de ser neurotóxico a los adultos también son propensos a presentar riesgos para el cerebro en desarrollo.
La vulnerabilidad del cerebro durante la vida temprana y las exposiciones durante el desarrollo a los productos químicos tóxicos son particularmente probable que conduzca a déficits funcionales y enfermedades más tarde en la vida.

Efecto de los neurotóxicos durante el desarrollo temprano del cerebro
Las exposiciones en la vida temprana a productos químicos neurotóxicos pueden causar una amplia gama de efectos adversos en el desarrollo del cerebro y la maduración que pueden manifestarse como alteraciones funcionales o enfermedad en cualquier momento de la vida humana, desde la primera infancia a la edad muy avanzada.

Las investigaciones recientes sobre neurotóxicos bien documentados ha generado importantes nuevos conocimientos sobre las consecuencias del desarrollo neurológico de la exposición prematura a estos productos químicos industriales.
Análisis conjuntos que se reunieron los datos de déficit de IQ-plomo asociado de siete estudios internacionales 20 , 21 apoyan la conclusión de que no existe un nivel seguro de exposición al plomo. 22 Los déficits cognitivos en adultos que habían mostrado previamente retrasos en el desarrollo de plomo asociado a la edad escolar sugieren que los efectos de neurotoxicidad plomo son probablemente permanente. 23 Las imágenes del cerebro de los adultos jóvenes que habían levantado las concentraciones de plomo en la sangre durante la infancia mostró disminuciones relacionadas con la exposición en el volumen cerebral. 24 La exposición al plomo en la primera infancia se asocia con una disminución del rendimiento escolar 25 y con la conducta delictiva más tarde en la vida. 26 , 27
Neurotoxicidad del desarrollo debido a metilmercurio se produce a exposiciones mucho más bajas que las concentraciones que afectan la función del cerebro adulto. 28 Los déficits a los 7 años de edad que estaban vinculados a la exposición prenatal de bajo nivel para el metilmercurio eran aún detectable a la edad de 14 años. 29 Algunos polimorfismos genéticos comunes parecen aumentar la vulnerabilidad del cerebro en desarrollo a la toxicidad del metilmercurio. 30 imágenes por resonancia magnética funcional de las personas expuestas prenatalmente a cantidades en exceso de metilmercurio mostraron activación anormalmente dilatadas de las regiones del cerebro en respuesta a la estimulación sensorial y tareas motoras ( figura 2 ). 31 Debido a que algunos efectos adversos podrían ser contrarrestados por los ácidos grasos esenciales de los mariscos, el ajuste estadístico para la dieta materna durante el embarazo da lugar a efectos de metilmercurio más fuertes. 32 , 33
La activación promedio durante los dedos tocando con la mano izquierda en tres adolescentes con mayor exposición prenatal al metilmercurio (A) y tres adolescentes de control (B). Los participantes de control activan las cortezas premotora y motora a la derecha, mientras que los participantes expuestos al metilmercurio activan estas áreas de forma bilateral. 31
Prenatales y postnatales tempranas exposiciones a arsénico inorgánico de agua potable están asociados con déficits cognitivos que se manifiestan en la edad escolar. 34 , 35 bebés que sobrevivieron al arsénico Morinaga la leche incidente de envenenamiento tenían aumentados riesgos de enfermedad neurológica durante la vida adulta. 36
La neurotoxicidad del desarrollo de los bifenilos policlorados se ha consolidado y fortalecido por los hallazgos recientes. 37 Aunque poca información nueva se ha publicado sobre la neurotoxicidad del desarrollo de tolueno, se ha aprendido mucho acerca de la neurotoxicidad del desarrollo de otro disolvente común, etanol, a través de la investigación sobre la exposición al alcohol fetal. El consumo materno de alcohol durante el embarazo, incluso en cantidades muy pequeñas, se ha relacionado con una serie de efectos adversos neuroconductuales en la descendencia, incluyendo IQ reducido, deterioro de la función ejecutiva y el juicio social, comportamiento delincuente, convulsiones, otros signos neurológicos y problemas sensoriales. 38

Los estudios de cohorte de nacimiento epidemiológicos prospectivos hacen posible la medición de la exposición materna o fetal en tiempo real durante el embarazo como en realidad se producen estas exposiciones, generando así información imparcial sobre el grado y el momento de la exposición prenatal. Los niños en estos estudios prospectivos son seguidos longitudinalmente y evaluados con pruebas apropiadas para la edad para mostrar el desarrollo neurológico retardado o trastornada. Estos métodos epidemiológicos poderosos han permitido el descubrimiento de los neurotóxicos de desarrollo adicionales.
Los datos transversales de Bangladesh muestran que la exposición a manganeso en el agua potable se asocia con la reducción de rendimiento de matemáticas puntuaciones en niños en edad escolar. 39Un estudio en Quebec, Canadá, mostraron una fuerte correlación entre las concentraciones de manganeso en el pelo y la hiperactividad. 40 niños en edad escolar que viven cerca de las instalaciones de extracción y procesamiento de manganeso han demostrado asociaciones entre las concentraciones de manganeso en el aire y la disminución de la función intelectual 41 y con la capacidad motora y la reducción de la función olfativa. 42 Estos resultados se apoyaron por los hallazgos experimentales en ratones. 43
Un metaanálisis de 27 estudios de sección transversal de los niños expuestos al fluoruro en el agua potable, principalmente de China, sugiere una disminución promedio IQ de alrededor de siete puntos en los niños expuestos a concentraciones de fluoruro planteadas. 44 La confusión de otras sustancias parecía poco probable en la mayoría de estos estudios. Además de la caracterización de la asociación de dosis-respuesta sería deseable.
La literatura salud ocupacional 45 sugiere que los disolventes pueden actuar como neurotóxicos, pero la identificación de compuestos responsables individuales se ve obstaculizado por la complejidad de las exposiciones. En un estudio de cohorte francesa de 3000 niños, los investigadores vinculan la exposición a disolventes ocupacional materna durante el embarazo a déficits en la evaluación del comportamiento a los 2 años de edad. 46 Los datos mostraron aumento de los riesgos relacionados con la dosis para la hiperactividad y el comportamiento agresivo. Uno de cada cinco madres en esta cohorte informó exposiciones de disolvente en trabajos comunes, como la enfermera u otro empleado del hospital, farmacia, más limpio, peluquería y esteticista. En Massachusetts, EE.UU., el seguimiento de una población bien definida con la exposición infantil prenatal y temprana a la tetracloroetileno disolvente (también llamado percloroetileno) en el agua potable mostró una tendencia a la deficiencia de la función neurológica y un mayor riesgo de diagnósticos psiquiátricos. 47
Intoxicación aguda por plaguicidas se produce con frecuencia en los niños en todo el mundo, y la toxicidad de los plaguicidas subclínica también está muy extendida. Los datos clínicos sugieren que la intoxicación aguda por plaguicidas durante la infancia podría llevar a déficits neuroconductuales duradera. 48 , 49 pesticidas altamente tóxicos y bioacumulativos están prohibidas en los países de altos ingresos, pero aún se utilizan en muchos países de ingresos bajos y medianos ingresos. En particular, el diclorodifeniltricloroetano compuestos organoclorados (DDT), su metabolito diclorodifenildicloroetileno (DDE), y la clordecona (Kepone), tienden a ser altamente persistentes y permanecen muy extendida en el medio ambiente y en el cuerpo de las personas en las regiones de alto uso. Estudios recientes han demostrado correlaciones inversas entre las concentraciones séricas de DDT o DDE (que indican las exposiciones acumuladas), y el rendimiento del desarrollo neurológico. 50 , 51
Los plaguicidas organofosforados son eliminados del cuerpo humano mucho más rápidamente que son organoclorados, y por lo tanto evaluación de la exposición es inherentemente menos precisa. Sin embargo, tres estudios de cohortes de nacimiento epidemiológicos prospectivos proporcionan nuevas evidencias de que la exposición prenatal a los pesticidas organofosforados puede causar neurotoxicidad del desarrollo. En estos estudios, la exposición prenatal organofosfato se evaluó mediante la medición de la excreción urinaria materna de metabolitos de plaguicidas durante el embarazo. Correlaciones relacionados con la dosis se registraron entre las exposiciones maternas a clorpirifos u otros organofosfatos y circunferencia de la cabeza pequeña en el nacimiento, que es una indicación de crecimiento del cerebro lento en el útero y con déficits neuroconductuales que han persistido a por lo menos 7 años de edad. 52 , 53 , 54 En un estudio de subgrupos, resonancia magnética del cerebro mostró que la exposición clorpirifos prenatales se asoció con anormalidades estructurales que incluyen adelgazamiento de la corteza cerebral. 55
Herbicidas y fungicidas también pueden tener potencial neurotóxico. 56 propoxur, 57 un pesticida carbamato, y permetrina, 58 un miembro de la clase de los piretroides de pesticidas, recientemente se han relacionado con déficits del desarrollo neurológico en los niños.
El grupo de compuestos conocidos como éteres de difenilo polibromados (PBDE) son ampliamente utilizados como retardantes de llama y son estructuralmente muy similares a los bifenilos policlorados. La evidencia experimental sugiere ahora que los PBDE también podrían ser neurotóxico. 59 Los estudios epidemiológicos en Europa y los EE.UU. han mostrado déficits del desarrollo neurológico en los niños con un aumento de la exposición prenatal a estos compuestos. 60 , 61 , 62 Por lo tanto, los PBDE deben considerarse como riesgos para el desarrollo neurológico humano, aunque la atribución de los potenciales tóxicos relativos a congéneres de PBDE individuales todavía no es posible.
Una seria dificultad que complica muchos estudios epidemiológicos de toxicidad del desarrollo neurológico en los niños es el problema de las exposiciones mixtas. La mayoría de las poblaciones están expuestas a más de un neurotóxico a la vez, y sin embargo la mayoría de los estudios tienen sólo una cantidad finita de potencia y la precisión en la evaluación de la exposición a discernir los posibles efectos neurotóxicos de incluso individuales. Un problema adicional en muchos estudios epidemiológicos de los tóxicos no persistentes es que la evaluación de la exposición imprecisa tiende a oscuras asociaciones que en realidad podría estar presente. 63 Orientación de los estudios de neurotoxicidad experimentales tanto, es crucial. En la evaluación de posibles neurotóxicos de desarrollo, hemos utilizado una fuerza de la evidencia similar a la utilizada por la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer para la evaluación de estudios epidemiológicos y experimentales.
Ftalatos y bisfenol A se añaden a muchos tipos diferentes de plásticos, cosméticos y otros productos de consumo. Ya que se eliminan rápidamente en la orina, evaluación de la exposición se complica, y tal imprecisión podría llevar a una subestimación del verdadero riesgo de neurotoxicidad. Los efectos mejor documentados de la exposición infantil a los ftalatos son la consecuencia de la interrupción de la señalización endocrina. 64 Por lo tanto, la exposición prenatal a los ftalatos se han relacionado con ambos déficits del desarrollo neurológico y alteraciones del comportamiento que se caracterizan por la capacidad de atención acortado y las interacciones sociales deteriorados. 65 La toxicidad neuroconductual de estos compuestos parece afectar principalmente a los niños y por lo tanto podría relacionarse con alteraciones endocrinas en el cerebro en desarrollo. 66 En lo que se refiere al bisfenol A, un estudio prospectivo mostró que las estimaciones puntuales de la exposición durante la gestación fueron vinculados a anomalías en el comportamiento y la función ejecutiva en niños a los 3 años de edad. 67
La exposición a la contaminación del aire puede causar retrasos y trastornos de las funciones del comportamiento del desarrollo neurológico. 68 , 69 de los componentes individuales de la contaminación del aire, el monóxido de carbono es un neurotóxico muy bien documentado, y la exposición a esta sustancia interior ahora se ha relacionado con el rendimiento deficiente comportamiento neurológico en los niños. 70 menos claro es la contribución informado de óxidos de nitrógeno a los déficits del desarrollo neurológico, 71 ya que estos compuestos a menudo co-ocurren con monóxido de carbono como parte de las emisiones complejas. El humo de tabaco es una mezcla compleja de cientos de compuestos químicos y ahora es una causa bien documentada de neurotoxicidad del desarrollo. 72 bebés expuestos prenatalmente a los hidrocarburos aromáticos policíclicos de los tubos de escape de tráfico a los 5 años de edad mostraron mayor deterioro cognitivo y IQ más bajo que las personas expuestas a niveles más bajos de estos compuestos. 68
Los compuestos perfluorados, tales como el ácido perfluorooctanoico y sulfonato de perfluorooctano, son muy persistentes en el ambiente y en el cuerpo humano, y parecen ser neurotóxico. 73 Al salir evidencia epidemiológica sugiere que estos compuestos podrían de hecho impedir el desarrollo neurológico. 74
Las exposiciones en la vida temprana de desarrollo a neurotóxicos se están ligados a síndromes clínicos específicos en los niños. Por ejemplo, un mayor riesgo de trastorno de hiperactividad por déficit de atención se ha relacionado con la exposición prenatal al manganeso, organofosfatos, 75 y ftalatos. 76 Los ftalatos también se han relacionado con comportamientos que se asemejan a los componentes del trastorno del espectro autista. 77 La exposición prenatal a la contaminación del aire del automóvil en California, EE.UU., se ha relacionado con un mayor riesgo de trastorno del espectro autista. 78
Las disminuciones persistentes en la inteligencia documentados en niños, adolescentes y adultos jóvenes expuestos en la vida temprana a los neurotóxicos podrían presagiar el desarrollo de la enfermedad neurodegenerativa más tarde en la vida. Así, la exposición acumulada al plomo se asocia con el deterioro cognitivo en los ancianos. 79 exposición de manganeso puede conducir a parkinsonismo, y los estudios experimentales han informado de la enfermedad de Parkinson como resultado de la exposición de desarrollo a la rotenona insecticida, los herbicidas paraquat y maneb, y el tricloroetileno disolvente. 80 Cualquier exposición ambiental que aumenta el riesgo de trastornos neurodegenerativos en la edad adulta ( figura 1 ) requiere una investigación urgente a medida que la población mundial continúa envejeciendo. 81

En nuestra revisión de 2006, 6 que expresaron su preocupación de que los neurotóxicos de desarrollo adicionales podrían estar sin descubrir en los 201 productos químicos que luego fueron conocidos por ser neurotóxico a adultos humanos, en los alrededor de 1.000 sustancias químicas conocidas por ser neurotóxico en especies animales, y en los muchos miles de productos químicos industriales y plaguicidas que nunca han sido probados para la neurotoxicidad. La exposición a los productos químicos neurotóxicos no es raro, ya que casi la mitad de los 201 neurotóxicos humanos conocidos son considerados como productos químicos de alto volumen de producción.
Nuestra revisión de la literatura actualizada muestra que desde 2006 la lista de neurotóxicos humanos reconocidos ha expandido en 12 productos químicos, de 202 (incluido el etanol) a 214 ( tabla 1 y el apéndice ), es decir, en alrededor de dos sustancias por año. Muchos de estos productos químicos son ampliamente utilizados y difundidos ampliamente en el medio ambiente mundial. De las sustancias tóxicas del desarrollo neurológico recientemente identificados, pesticidas constituyen el grupo más numeroso, como ya fue el caso en 2006. En el mismo período de 7 años, el número de neurotóxicos desarrollo conocido ha duplicado, pasando de seis a 12. Aunque el ritmo de los descubrimientos científicos de los nuevos peligros del desarrollo neurológico es más rápido hoy en día que en el pasado, todavía es más lenta que la identificación de los neurotóxicos adultos.
DDT = diclorodifeniltricloroetano. DDE = diclorodifenildicloroetileno.
La inclusión de etanol.
La brecha que existe entre el número de sustancias conocidas por ser tóxico para el cerebro adulto y el número más pequeño conocido por ser tóxico para el cerebro en desarrollo mucho más vulnerable es poco probable que se cierre en un futuro próximo. Esta discrepancia es atribuible al hecho de que la toxicidad para el cerebro adulto generalmente se descubre como resultado de casos de envenenamiento agudo, típicamente con una asociación clara e inmediata entre la exposición causal y los efectos adversos, como ocurre para la exposición laboral o intentos de suicidio. Por el contrario, el reconocimiento de la neurotoxicidad del desarrollo se basa en dos series de pruebas recogidas en dos puntos diferentes en el tiempo: los datos de exposición (a menudo obtenidos de la madre durante el embarazo), y los datos para el desarrollo neuroconductual posnatal del niño (a menudo obtiene 5-10 años más tarde ). Dado que las funciones cerebrales se desarrollan de forma secuencial, todos los efectos de daño neurotóxico temprana podrían no ser evidentes hasta la edad escolar o más allá. se obtiene la información más fiable de la neurotoxicidad del desarrollo a través de estudios prospectivos que incluyen la grabación en tiempo real de información sobre la exposición en la vida temprana seguida de evaluaciones clínicas de serie del niño. Tal investigación es inherentemente lento y se ve obstaculizada por la dificultad de evaluación fiable de la exposición a sustancias tóxicas individuales en mezclas complejas.
La Neurotoxicidad del desarrollo provoca daño cerebral que es demasiado a menudo intratable y con frecuencia permanente. La consecuencia de tal daño cerebral se deteriora la función del SNC que dura toda la vida y podría dar lugar a la inteligencia reducida, como se expresa en términos de puntos de CI perdidos, o alteración en el comportamiento. Un estudio reciente comparó los estimados de las pérdidas totales de CI de las principales causas de pediatría y mostró que la magnitud de las pérdidas atribuibles al plomo, pesticidas y otros neurotóxicos estaba en el mismo rango que, o incluso mayor que, las pérdidas asociadas con eventos médicos tales como parto prematuro nacimiento, lesión cerebral traumática, tumores cerebrales y enfermedad cardíaca congénita. 94
La pérdida de habilidades cognitivas reduce logros académicos y económicos de los niños y tiene efectos económicos sustanciales a largo plazo en las sociedades. 4 Por lo tanto, cada pérdida de un punto IQ ha sido estimada para disminuir la capacidad promedio de ganancias de por vida en un 12 por 000 € o US $ 18 000 en 2008 monedas. 96 Las estimaciones más recientes de los EE.UU. indican que los costos anuales de envenenamiento por plomo son alrededor de US $ 50 mil millones y que los costos anuales de la toxicidad del metilmercurio son aproximadamente US $ 5 mil millones. 97 En la Unión Europea, la exposición al metilmercurio se estima que causa una pérdida de alrededor de 600 000 puntos de CI todos los años, lo que corresponde a una pérdida económica anual de cerca de 10 mil millones €. Sólo en Francia, la exposición al plomo se asocia con pérdidas de CI que corresponden a los costes anuales que podrían superar los 20 mil millones de €. 98 Dado que las pérdidas de CI representan sólo un aspecto de la neurotoxicidad del desarrollo, los costos totales son sin duda aún mayor.
Evidencia a partir de fuentes de todo el mundo indica que los puntajes promedio nacional de IQ están asociados con el producto interno bruto (PIB), una correlación que podrían ser causales en ambas direcciones. 99 Por lo tanto, la pobreza pueden causar bajo coeficiente intelectual, pero lo contrario también es cierto. En vista de las exposiciones generalizadas al plomo, pesticidas y otros neurotóxicos en los países en desarrollo, donde los controles químicos podrían ser ineficaz en comparación con los de los países más desarrollados, 100 , 101 exposiciones de desarrollo para productos químicos industriales podría contribuir sustancialmente a la correlación registrada entre el CI y PIB. Si esta teoría es cierta, los países en desarrollo podrían tomar décadas para salir de la pobreza. En consecuencia, reducción de la contaminación a continuación, podría retrasarse, y un círculo vicioso puede resultar.
El comportamiento antisocial, abuso de comportamiento, la violencia, y la sustancia criminal que parece ser el resultado de exposiciones en la vida temprana a algunos productos químicos neurotóxicos resultado un aumento en las necesidades de servicios especiales de educación, institucionalización e incluso encarcelamiento. En los EE.UU., la tasa de homicidios se redujo drásticamente de 20 años después de la eliminación del plomo de la gasolina, 102 un hallazgo consistente con la idea de que la exposición al plomo en la primera infancia es un poderoso determinante del comportamiento décadas posteriores. Aunque mal cuantificado, tales consecuencias sociales y del comportamiento de toxicidad del desarrollo neurológico son potencialmente muy costosa. 76
Prevención de la neurotoxicidad del desarrollo causado por los productos químicos industriales es altamente rentable. Un estudio que cuantifica las ganancias resultantes de la eliminación de aditivos de plomo de la gasolina informó que sólo en los EE.UU., la introducción de la gasolina sin plomo ha generado un beneficio económico de $ 200 mil millones en cada cohorte de nacimiento anual desde 1980, 103 un agregado beneficiarse en los últimos 30 años de más de $ 3 billones. Este éxito, ya que se ha repetido en más de 150 países, lo que resulta en enormes ahorros adicionales. Cada US $ 1 gastado para reducir los peligros del plomo se estima para producir un beneficio de US $ 17 a 220, lo que representa una relación costo-beneficio, que es incluso mejor que la de las vacunas. 4 Por otra parte, los costos asociados con las consecuencias finales de la vida de la neurotoxicidad del desarrollo son enormes, y los beneficios de la prevención de los trastornos degenerativos del cerebro podría ser muy importante.
Los nuevos métodos toxicológicos permiten ahora una estrategia racional para la identificación de los neurotóxicos de desarrollo basados en un enfoque multidisciplinario. 104 Una nueva guía ha sido aprobado como un enfoque estandarizado para la identificación de los neurotóxicos del desarrollo. 105 Sin embargo, la realización de estas pruebas es caro y requiere el uso de muchos animales de laboratorio, y la dependencia de mamíferos para los propósitos de prueba químicos necesita ser reducida. 106agencias gubernamentales de Estados Unidos han establecido el Centro Nacional de Toxicología y Computacional una iniciativa-Tox 21 del programa a promover la evolución de la toxicología de una ciencia observacional principalmente a una ciencia predominantemente predictivo. 107
In-vitro métodos ahora han alcanzado un nivel de validez predictiva que significa que pueden ser aplicadas a las pruebas de neurotoxicidad. 108 Algunas de estas pruebas están basadas en células madre neurales. Aunque estos sistemas de células no tienen una barrera hematoencefálica y enzimas metabolizadoras particular, estos enfoques son muy prometedores. Como otra opción, los datos de enlaces de proteínas y las interacciones proteína-proteína se pueden utilizar ahora para explorar la neurotoxicidad potencial in silico, 109 mostrando así que los métodos computacionales existentes podrían predecir los posibles efectos tóxicos. 110
En resumen, el uso de toda la gama de enfoques, junto con la evidencia clínica y epidemiológica, cuando esté disponible, debe permitir la integración de la información para su uso en al menos una evaluación de riesgos tentativa. Con estos métodos, anticipamos que el ritmo de los descubrimientos científicos en el desarrollo Neurotoxicología acelerará aún más en los próximos años.

Los resultados actualizados presentados en esta revisión confirman y amplían nuestras conclusiones de 2006. 6 Durante los 7 años desde nuestro informe anterior, el número de productos químicos industriales reconocidas para ser neurotóxicos de desarrollo se ha duplicado. La exposición a estos productos químicos industriales en el medio ambiente contribuyen a la pandemia de la neurotoxicidad del desarrollo.
Dos grandes obstáculos impiden los esfuerzos para controlar la pandemia mundial de la neurotoxicidad del desarrollo. Estas barreras, que se señala en la revisión anterior 6 y recientemente fueron destacados por el Consejo Nacional de Investigación de Estados Unidos, 111 son: grandes lagunas en las pruebas de productos químicos para la neurotoxicidad del desarrollo, lo que se traduce en una escasez de datos sistemáticos para guiar la prevención; y la enorme cantidad de pruebas necesarias para la regulación. Por lo tanto, muy pocos productos químicos han sido regulados como consecuencia de la neurotoxicidad del desarrollo.
La presunción de que las nuevas tecnologías y productos químicos son seguros hasta que se demuestre lo contrario es un problema fundamental. 111 Ejemplos clásicos de nuevos productos químicos que se introdujeron ya que transportan ciertos beneficios, pero más tarde fueron demostrado que causa un gran daño, incluyen varias neurotóxicos, asbestos, talidomida, dietilestilbestrol, y los clorofluorocarbonos. 112 Un tema recurrente en cada uno de estos casos fue que la introducción comercial y amplia difusión de los productos químicos precedidos cualquier esfuerzo sistemático para evaluar la toxicidad potencial. Particularmente ausentes fueron los esfuerzos de avance para el estudio de los posibles efectos sobre la salud de los niños o el potencial de las exposiciones en la vida temprana de perturbar el desarrollo temprano. Retos similares se han enfrentado en otros desastres de salud pública, tales como las causadas por el consumo de tabaco, consumo de alcohol, y los alimentos refinados. Estos problemas se han denominado recientemente epidemias industriales. 113
Para el control de la pandemia de la neurotoxicidad del desarrollo, se propone una estrategia internacional coordinada ( el panel ). Evaluación obligatoria y transparente de las pruebas para la neurotoxicidad es el fundamento de esta estrategia. Valoración de toxicidad debe ser seguido por la regulación gubernamental y la intervención en el mercado. Controles voluntarios parecen ser de poco valor. 11
Es necesario organismo internacional que regule los tóxicos ambientales. De otra manera no tenemos ninguna posibilidad de remediar llas multiples enfermedades que van apareiendo.
El objetivo principal de este organismo sería promover la salud cerebral óptima, no sólo evitar la enfermedad neurológica, al inspirar, facilitar y coordinar la investigación y las políticas públicas que tienen como objetivo proteger el desarrollo del cerebro durante las etapas de la vida más sensibles. Los principales esfuerzos irían encaminadas a:
• •
productos químicos industriales de pantalla presentes en las exposiciones humanas para efectos neurotóxicos de modo que las sustancias peligrosas pueden ser identificados para un control más estricto
• •
Estimular y coordinar una nueva investigación para entender cómo los productos químicos tóxicos interfieren con el desarrollo del cerebro y la mejor manera de prevenir disfunciones y déficits a largo plazo
• •
Funcionan como un centro de intercambio de datos y estrategias de investigación mediante la recopilación y evaluación de la documentación sobre la toxicidad del cerebro y estimular la colaboración internacional en la investigación y la prevención
• •
Promover el desarrollo de políticas destinadas a proteger a las poblaciones vulnerables contra los productos químicos que son tóxicos para el cerebro sin necesidad de cantidades poco realistas de la prueba científica
Los tres pilares de nuestra estrategia propuesta son: legalmente las pruebas obligatorias de productos químicos industriales y plaguicidas existentes que ya están en el comercio, la priorización de las personas con el uso más generalizado, y la incorporación de nuevas tecnologías de evaluación; Evaluación previa a la comercialización mandato legal de nuevos productos químicos antes de entrar en los mercados, con el uso de criterios de precaución para las pruebas químicas que reconozcan la especial vulnerabilidad del cerebro en desarrollo; y la formación de un nuevo centro de distribución de la neurotoxicidad como paralela a la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer. Este nuevo organismo evaluará las sustancias químicas industriales para la neurotoxicidad del desarrollo con un enfoque preventivo que hace hincapié en la prevención y no requiere una prueba absoluta de toxicidad. Se facilitará y coordinará los estudios epidemiológicos y toxicológicos y conducirá los programas mundiales se necesitan con urgencia para la prevención.
Estos nuevos enfoques deben invertir la presunción peligrosa que las nuevas tecnologías y productos químicos son seguros hasta que se demuestre lo contrario. También deben superar el requisito existente para producir una prueba absoluta de la toxicidad antes de la acción se puede comenzar a proteger a los niños contra las sustancias neurotóxicas. Interpretación cautelar de datos sobre la neurotoxicidad del desarrollo debe tener en cuenta las muy grandes costes individuales y sociales que resultan de la falta de acción en la documentación disponible para prevenir la enfermedad en los niños. 114 La investigación académica a menudo ha favorecido el escepticismo y requiere una reproducción extensa antes de la aceptación de una hipótesis, 114 añadiendo así a la inercia de la toxicología y la investigación en salud ambiental y el consecuente desconocimiento de muchos otros neurotóxicos potenciales. 115 Además, la fuerza de la evidencia que se necesita para constituir una “prueba” debe ser analizado en una perspectiva social, por lo que las consecuencias de ignorar un neurotóxico del desarrollo y de no actuar sobre la base de los datos disponibles también se tienen en cuenta.
Por último, destacamos que el número total de sustancias neurotóxicas ahora reconocidos casi seguro que representa una subestimación del número real de neurotóxicos de desarrollo que han sido liberados en el medio ambiente mundial. Nuestra gran preocupación es que los niños en todo el mundo están expuestos a productos químicos tóxicos reconocidos que están erosionando en silencio inteligencia, alterar funciones, truncando los logros futuros, y las sociedades perjudiciales, tal vez lo más grave en los países en desarrollo. Se necesita un nuevo marco de acción.
estrategia de búsqueda y criterios de selección

Se identificaron los estudios publicados desde 2006 sobre los efectos neurotóxicos de productos químicos industriales en los seres humanos mediante el uso de los términos de búsqueda “Síndromes de neurotoxicidad” [MeSH], “neurológicos” “neurotóxicos”, o “neuro *”, combinado con la “exposición” y “ intoxicación”en PubMed, desde 2006 hasta finales de 2012. para el desarrollo de neurotoxicidad, los términos de búsqueda fueron‘la exposición prenatal efectos diferidos’[MeSH],‘la exposición materna’o‘intercambio materno-fetal’,‘discapacidades del desarrollo / inducido químicamente’y “neurotoxinas”, todos los cuales se han buscado con los limitadores de “todo niño: 0-18 años, humana”. También utilizamos las referencias citadas en las publicaciones recuperados.
El concepto de enfermedad no transmisible, podría explicarse perfectamente tras la exposición que todos estamos sufriendo a múltiples tóxico para los cuales no teníamos ninguna defensa.
De una manera simple hay sólo dos posibilidades de combatirlos:
No exponernos a ellos, solución está en un mundo terriblemente industrializado que los utiliza como materia prima impresión.
Ir tratando de manera secuencial cada uno de los defectos que vamos adquiriendo como consecuencia constante de la exposición a patógenos
Esperar que nuestro organismo sea capaz de crear una inmunidad adecuada.
Neurobehavioural effects of developmental toxicity
Dr Philippe Grandjean, MD Correspondence information about the author Dr Philippe Grandjean Email the author Dr Philippe Grandjean ,
Philip J Landrigan, MD
Published: 14 February 2014

17 febrero 2017

EL SISTEMA INMUNE FISICO Y PSIQUICO

Filed under: FUNCIONES PSIQUICAS,psiconeuroinmunologia,Vegetativo — Enrique Rubio @ 15:51

Nos defendemos el mundo que nos rodea, mediante la inmunidad, pero tradicionalmente esto ha sido relegado a la defensa que nuestro organismo hace para controlar patógenos físicos y químicos.
Mucho antes que conociéramos la inmunidad biológica, la antigua filosofía oriental, se preocupó mucho del control de nuestras emociones y sentimientos. Y desarrollo evidentes y eficaces métodos, que en la actualidad intentamos recuperar, ya que los patógenos psíquicos de nuestro tiempo son los más frecuentes e incontrolables
El sistema inmune controla con cierta habilidad a los patógenos biológicos, y aunque cada vez son más frecuentes, también lo son los procedimientos que están apareciendo contra las enfermedades que desencadenan este tipo de patógenos.
Es imposible controlar del todo nuestra exposición a virus, bacterias y demás patógenos, pero si tenemos un sistema inmune sano, podemos o tener marcados beneficios sobre las enfermedades que producen la exposición a este tipo de patógenos.
Contra este tipo de patógenos biológicos, tenemos sobre todo un orden social, que pasa por la prevención. Disciplina en la ingesta, en el ejercicio físico, en la exposición a toxicos y una serie de medidas físicas. Que están totalmente subordinada a un equilibrio psíquico.
Los conflictos psíquicos son los patogenos más frecuentes en nuestro tiempo y estamos muy lejos de poder frenarlos. Ni siquiera nos planteamos cómo controlar la agresión psíquica del mundo que nos rodea.
Tanto los conflictos biológicos, como lo psíquico tienen un final común, desencadenar estrés.
El estrés es la medida que arbitra nuestro biología para luchar contra el mundo que nos rodea. La lucha que nuestro organismo utiliza para inhibir los patógenos, biológicos y psíquicos se llama, inflamación, y el sistema que la regula, es el inmunitario.
Como consecuencia de una buena defensa contra los patógenos, biológicos y psíquicos, tenemos agentes proinflamatorios excesivos, que a su vez desencadenan enfermedades preferentemente psíquicas. De forma que la defensa contra determinados patógenos se convierte en una patología psíquica, cada dia mas frecuente y que se escapa a nuestra, capacidades terapéuticas.
Los agentes biológicos estresantes, los entendemos relativamente bien y luchamos contra ellos con cierto acierto, fabricando , primero proinflamatorios y despues controlar la inflamación.
El eje hipotálamo, hipófisis, suprarrenal, está encargado de una manera potentísima del control de la respuesta. Pero esta respuesta debe ser ordenada, disciplinada y temporal Porque de no serlo cada nueva aventura defensiva, se convierte en una nueva respuesta ,esta vez psíquica.
Nuestra incapacidad de percibir nuestro mundo como un todo y si por partes, nos impide elaborar la respuesta adecuada.
Ante un patógeno físico, producimos anticuerpos y estos desencadenan procesos psíquicos.
Hemos inventado la vacuna contra agentes patógenos infecciosos con evidente acierto. Pero nunca se nos ha ocurrido crear vacunas contra el conflicto psíquico. O una respuesta inflamatoria virtuosa que respete el exceso y el defecto de material inflamatorio.
Necesitamos una visión humanística del proceso en su conjunto y una terapia también del conjunto. Pero no de cada una de las partes que lo constituyen.
La evolución no es lineal, es por lo menos circular.
En la actualidad sabemos que algunas personas son capaces de sobrellevar numerosas adversidades sin que éstas los suman en la ansiedad, la depresión o la desesperanza; asimismo, muchas personas mantienen con gran estabilidad un estado de ánimo positivo. De aquí que diferentes psicólogos hayan identificado el concepto de un sistema inmune psicológico. El psicólogo de Harvard, Dan Gilbert, mantiene que las personas tienen un sistema inmune psicológico que les permite enfrentar adversidades sin desmoronarse. Hay personas que son resilientes ante la tragedia. Otras personas se entristecen a la mínima. La reposición tras un conflicto PSIQUICO, se produce en el 75% de las personas vuelven a ser felices en los dos años posteriores al peor trauma que te puedas imaginar”.
Personalmente creo que los tiempos que vivimos produce un individuo, que se queja cuando está enfermo, y cuando ha curado. Vale la queja de aquel niño, que insistentemente se quejaba de que tenía sed, y cuando su Madre le proporciono agua, se quejaba entonces de »
» que sed tenia, que se tenía”.
La resiliencia tiene un componente natural o innato, ciertas personas parecen nacer con una capacidad mayor de tolerar adversidades . Sin embargo, esta capacidad también puede claramente cultivarse, incluso a niveles muy superiores a los de la norma. Una de las cosas que permite cultivar la resiliencia y este llamado sistema inmune psicológicos es encontrar significado en la vida. Una persona que se enfrenta a una contrariedad, si no tiene una profunda motivación –como puede ser un trabajo que ama o una familia de la cual cuida–, puede rápidamente desarmarse y caer presa de una «infección psicogénica». Una persona que ha hallado el significado y que sus actividades giran en torno a aquello que le da sentido a la vida, se levanta rápidamente de la mayoría de las contrariedades o contingencias ya que, ante la visión global que la da sentido a su vida, estas generalmente son sólo pequeñeces o, en el caso de que sean situaciones muy graves, éstas logran ser transformadas como formas de crecimiento. Uno de los aforismos del lojong del budismo tibetano sugiere que las adversidades deben tomarse como parte del sendero espiritual.

Podemos hablar entonces de dos aspectos fundamentales del sistema inmune psicológico: el componente de resiliencia y el componente de eudaimonía, esto es, la felicidad sostenible que no proviene del placer sino del significado o de la vida del alma.
Vuelvo a preguntar, “y esto como se hace”. Cuando un médico, ante la insistente queja de un paciente » me duele, me duele, que me va a pasar». Le responde, contrólese, no piensen ello , aguántese. Si no agrega una potente y amplia medicación, que sepa que el enfermo, no va a colaborar, y no es porque no quiera, sino que no sabe hacerlo.
El Doctor Gilbert plantea el temor infundado de lo que va a pasar, de muchos pacientes. Y todos tenemos la observación, que cuando estos suceden, suelen procesarlos mejor de lo que pensaban. Esto ocurre porque las personas ignoran que tienen un sistema inmune psicológico y subestiman su propia resiliencia. Pero también, porque aunque conozcan estos sistemas, no saben usarlos.
El maestro de meditación budista Alan Wallace sostiene que la meditación es una forma probada por milenios para cultivar el sistema inmune psicológico. Principalmente la meditación permite cultivar la relajación, la concentración y el desapego a eventos mentales con los que nos identificamos. Si utilizamos la metáfora de que ciertas emociones, conceptos o pensamientos son como bacterias o virus, la meditación hace que estos patógenos no logren encontrar un huésped al cual adherirse –la mente se vuelve como una casa vacía– o que no vivamos los procesos inflamatorios propios de una excesiva reacción inmune, como por ejemplo cuando alguien nos dice algo que lastima nuestro ego. El Dr. David Kessler ha teorizado que la mayoría de las enfermedades mentales tienen como causa lo que llama una «captura», algo que capta de manera obsesiva nuestra atención. Por ende, si somos capaces de dominar nuestra atención tendremos un sistema inmune más competente.
En la actualidad está muy de moda la estimulación del vago, que evidentemente tiene una respuesta beneficiosa. Pero que necesita de un aprendizaje y de una insistencia existencia en su manejo, que está al alcance de pocas personas.
Alan Wallace cita al gran maestro indio Shantideva, quien señala que «una persona distraída vive continuamente en las fauces de las aflicciones mentales». Una mente que no es capaz de controlar su atención es susceptible a desequilibrios «como la lasitud o la excitación, es como si el sistema inmune psicológico estuviera discapacitado, por lo que todo tipo de problemas mentales fácilmente nos abruman. El cultivo de la atención dirigida tiene un directo e importante efecto en la moralidad y la libertad de la voluntad», dice Alan Wallace. «La práctica meditativa integral es como una dieta sana que es indispensable para mantener tu vitalidad y tu resistencia a la enfermedad. De la misma manera, una práctica meditativa balanceada durante una vida socialmente activa aumenta tu sistema inmune psicológico, de tal forma que eres menos vulnerable a desequilibrios mentales de todos tipos».
Después de estos párrafos, que son más de lo mismo . Fraccionar el conjunto y tratarlo por partes, nos encontramos que esto no es así y que de serlo no lo entendemos.
Tener más resiliencia, resistencia a las adversidades, no es más que tener una bioquímica adecuada. Que no sabemos cómo va.
Aún es peor, cuando esta resiliencia, forma parte de una alteración bioquímica, por un exceso o defecto de inflamación, que tiene como uno de sus compromisos, la alteración de la conciencia sobre aquel hecho en sí.
Qué más quisiéramos que poder fabricar vacunas contra los disturbios emocionales y sentimentales, que nos proporcionaran un estado de ánimo aceptable.
Nos cuesta entender la patología de la forma, a la patología de las ideas, ni nos acercamos. Si una y otra tienen el mismo origen, “curando el porqué, tendríamos un cuando”.
Tengo muchas dudas, qué un paciente oriental, con cáncer de estómago, pueda mediante la meditación, inhibir el proceso tumoral. Pelusita Pero me gustaría que esto fuera posible. Lo que no creo posible, es curarlos sin tener una idea clara de cómo funciona.
Pero estamos en ello. El exceso

26 enero 2017

Actividad del nervio vago y el cáncer, la neuroinmunomodulación

Filed under: psiconeuroinmunologia,TUMORES,Vegetativo — Enrique Rubio @ 19:30

04_Actualizacion3.inddnervio_vago-11nervio-vago6El sistema nervioso interactúa dinámicamente con el sistema inmunitario para modular la inflamación a través de vías humorales y también vías neurales.
Este hallazgo reciente donde la respuesta inmunitaria se conoce también como vía colinérgica antiinflamatoria
Esta vía se consideró «un eslabón perdido en Neuroimmunomodulation» Hace una década. [1)
El VN es el décimo nervio craneal, y las interfaces con control parasimpático del corazón y el tracto digestivo. A través de la liberación de acetilcolina, la actividad VN amortigua la activación de células inmunes mediante la interacción con α-7 receptores nicotínicos de acetilcolina. La evidencia reciente sugiere que la inervación vagal del tracto gastrointestinal también juega un papel importante el control de la activación inmune intestinal. De hecho, VN estimulación eléctrica reduce potentemente la inflamación intestinal (la restauración de la homeostasis intestinal).La Vagotomía (una vez realizada comúnmente para tratar y prevenir la enfermedad de úlcera péptica) tiene el efecto inverso.

Estudios recientes sugieren que la actividad del nervio vago, cuyo índice se puede medir por la variabilidad de la frecuencia cardiaca (VFC), podría tener un papel pronóstico en el cáncer.

Un estudio reciente [2] sugiere que una mayor actividad vagal puede proteger contra los efectos adversos del cáncer, especialmente en etapas avanzadas. De hecho, en pacientes con tumores en estadio avanzado en el momento del diagnóstico, el mayor HRV predijo los niveles de marcadores tumorales inferiores.

Estos resultados, también han sido observados en el cáncer colorrectal y el cáncer de próstata [2] y en pacientes con cáncer de pulmón de células no pequeñas [3], lo cual apoyan los efectos neuroimmunomoduladores de la actividad del VN en los tumores.

¿Cómo pueden ser explicado?

La actividad adecuada del VN reduce el riesgo de enfermedades graves, a través de mecanismos básicos comunes . Estas enfermedades incluyen el cáncer, enfermedades cardiovasculares, la enfermedad de Alzheimer y lo que se conoce como síndrome metabólico (un grupo de factores de riesgo que aumenta el riesgo de enfermedades cardíacas y otros problemas de salud, incluyendo la diabetes y accidente cerebrovascular).

Tres mecanismos básicos contribuyen a estas enfermedades: daños en el ADN, reacciones inflamatorias y el estrés oxidativo local y respuestas simpáticas excesivas.

Todos esto puede ser inhibido por laactivacion del VN. Esta activacion vagal eferente puede no ser invasivay se mide por HRV ( variabilidad del ritmo cardíaco ), derivado de un ECG, es inversamente proporcional a los tres mecanismos básicos, y a diversos factores de riesgo (por ejemplo, la diabetes y la cantidad anormal de lípidos en la sangre, como el colesterol ) y, más en general, a las enfermedades también.

La variabilidad de la frecuencia cardiaca (VFC) es el fenómeno fisiológico de la variación en el intervalo de tiempo entre latidos. Se mide por la variación en el intervalo de latido a latido.

De hecho, la actividad vagal puede moderar los efectos de los factores de riesgo en el desarrollo de estas enfermedades. el tono vagal más alto puede reflejar la regulación del cerebro de arriba hacia abajo más flexible de la actividad inmunológica y fisiológica. [5]

Al proponer un modelo neurobiológico integrador de las principales enfermedades, la identificación de las personas en riesgo y el tratamiento su tratamiento, se pueden llevar a cabo de manera más eficiente.

Las personas con baja HRV pueden ser identificadas y tratadas posteriormente por la activación del VN para prevenir o tratar posiblemente estas enfermedades. Este paradigma propuesto puede tener importantes implicaciones terapéuticas y preventivas y sus efectos clínicos deben ser investigados.

Un problema no resuelto es el de la dirección de la causalidad,
Sigue siendo desconocido, si la gravedad del cáncer puede afectar a la actividad del VN. Los estudios experimentales que indujeron inflamación resultaron en HRV reducida. Además, el estrés oxidativo reduce la actividad HRV. Y quizás el factor más importante es la actividad nerviosa simpática. El temor de tener un tumor, el miedo a la consulta de un médico que podría confirmar la presencia de un tumor, el período de incertidumbre entre la primera consulta y el diagnóstico final, la recepción de las malas noticias sobre el pronóstico, toda la información adicional, incertidumbres, preguntas, incógnitas acerca de los tratamientos, el pronóstico y el desarrollo, todos estos son factores que ponen las personas bajo estrés grave. Los estudios indican que el estrés reduce la VFC.

«El debate sobre la relación bidireccional entre la VFC y la gravedad del cáncer permanece abierta y necesita más pruebas experimentales y prospectiva». [6]

En el aspecto práctico, se puede estimular directa y conscientemente el VN, pero entraña grandes dificultades y persdonalismos. Las técnicas de respiración diafragmática profunda, la inmersión de la cara con agua fría después del ejercicio, y la inmersión de la lengua en la saliva o agua caliente., suelen ofrecer algun beneficio
No parece dudoso que el vago interviene en la inmunomodulacion y que la frecuencia cardiaca es un predictor de la inmunidad contra el cáncer. Se repiten en tantas , que probablemente convierten las ideas en realidad.

23 enero 2017

La acupuntura es un poderoso antiinflamatorio

Filed under: psiconeuroinmunologia,Vegetativo — Enrique Rubio @ 15:34

jing-luoTreatment by acupunctureLa electroacupuntura redujo con éxito los niveles séricos inducidos por todas las citosinas que analizaron, reduciendo la inflamación y previniendo la muerte por sepsis.
HEALTHCMI – WWW.HEALTHCMI.COM 11/08/2015

(BananaStock/BananaStock/Thinkstock)
Investigadores del Departamento de Cirugía, Rutgers Medical School de New Jersey descubrieron una forma de acupuntura llamada electro acupuntura que controla la inflamación y puede ayudar a salvar vidas. Los investigadores demostraron que la electro acupuntura combate las infecciones, incluyendo peritonitis poli microbiana. Además, encontraron que reduce la grave inflamación sistémica debido a las infecciones, sepsis.
Los investigadores descubrieron que los efectos antiinflamatorios de la electro acupuntura “dependen del voltaje”. Los puntos de no acupuntura (puntos falsos), no ejercen respuestas anti-inflamatorias. Además, “la electroacupuntura con un palillo de madera” no redujo la inflamación. Sólo cierta acupuntura (acupuntura verum) fue eficaz de regular los niveles citoquinas, produciendo efectos anti-inflamatorios y previniendo la muerte.
Electroacupuntura fue encontrada significativa para aumentar los niveles de dopamina
Los investigadores descubrieron importantes cambios bioquímicos estimulados por electroacupuntura. Se encontró que aumenta significativamente los niveles de dopamina. Con el uso de esta evidencia, los investigadores utilizaron drogas de fenoldopam en sus experimentos, ya que tiene acciones efectivas similares a la dopamina. Este fármaco también fue eficaz en la reducción de sepsis.
La sepsis es responsable de aproximadamente 250.000 muertes por año en EE.UU.. En muchos casos, no son infecciones que matan a los pacientes porque los antibióticos a menudo son eficaces. Sin embargo, la sepsis resultante es un trastorno inflamatorio peligroso causado por la infección inicial. Es causante de más del 9% de todas las muertes al año en EE.UU. Las nuevas investigaciones apuntan al proceso bioquímico estimulado por la electroacupuntura como un medio que la controla y salva a vidas.
Los investigadores señalan que el mecanismo antiinflamatorio de electroacupuntura es “mediado por el ciático y nervios vagos que modulan la producción de catecolaminas en las glándulas suprarrenales”. Como resultado de estos hallazgos, los investigadores descubrieron que agonistas “selectivos de la dopamina imitaron efectos anti-inflamatorios de electroacupuntura y puede proporcionar ventajas terapéuticas para controlar la inflamación en enfermedades infecciosas y trastornos inflamatorios”.
Los investigadores estudiaron la electroacupuntura debido a su enfoque no invasivo para la estimulación del nervio vago. Señalan que, “múltiples investigadores informaon que el nervio vago controla la inflamación sistémica”, incluidos casos de shock séptico, sepsis grave, endotoxemia, colitis, pancreatitis, hemorragia, isquemia y repercusión. La estimulación directa del nervio se intentó ya en otros estudios que utilizan anestésicos y cirugía. Los investigadores señalan que la “electroacupuntura recibió aprobación de los Institutos Nacionales de Salud y la Organización Mundial de la Salud. Añaden que hay “creciente evidencia de apoyo a sus efectos de rehabilitación postoperatoria y de accidente cerebrovascular”. En base a esta aceptación y datos científicos, utilizaron la acupuntura para estimular los nervios en lugar de procedimientos quirúrgicos. Eso funcionó. La electroacupuntura redujo con éxito los niveles séricos inducidos por todas las citosinas que analizaron, reduciendo la inflamación y previniendo la muerte por sepsis.
Los hallazgos en la Escuela Rutgers de Medicina en Nueva Jersey, son consistentes con otros estudios. Investigadores de la prestigiosa Universidad de Kyung Hee en Corea del Sur descubrieron efectos antiinflamatorios similares y la regulación de citoquinas producidas por acupuntura. Llegaron a la conclusión que, “la estimulación con acupuntura puede ser eficaz para reducir la temperatura corporal elevada inducida por inflamación bacteriana, y parte de su acción puede ser mediada a través de la supresión de producción hipotalámica de citoquinas pro-inflamatorias”. Otro equipo de investigadores en un estudio anterior concluyó que “estos resultados indican que la estimulación de la vía colinérgica antiinflamatoria por cualquiera de los métodos farmacológicos o eléctricos, pueden atenuar la respuesta inflamatoria sistémica al choque inducido por las endotoxinas”

LA ACUPUNTURA COMO MODULADORA DE LA RESPUESTA INFLAMATORIA

Filed under: psiconeuroinmunologia,Vegetativo — Enrique Rubio @ 15:28

15048043_1144799928943088_8283904355250208768_nLos estudios sobre el sistema vegetativo, y las publicaciones sobre este sistema aumentan. No obstante sigue siendo difícil integrar la actividad excitatoria simpática, con la inhibidora parasimpática. Hay algo más que ya fue recogido hace casi tres milenios en oriente. Los componentes simpático y parasimpático del sistema nervioso autónomo raramente operan de forma aislada. La respuesta autónoma representa la interconexión de ambas partes, es decir el movimiento armonioso de estos dos sistemas,.
La interacción entre el sistema nervioso autónomo y la respuesta inmunológica fue sugerida desde hace más de 20 años, cuando se detectó que la estimulación colinérgica muscarínica generaba un incremento en la población de los linfocitos T citotóxicos (Strom y cols., 1972)[ii], afirman que el sistema inmune, endocrino y el psíquico no son sistemas separados, sino un solo sistema que se manifiesta en tres formatos de información diferentes pero que se comunican de forma magistral. A pesar de esta observación la acción inmunomodulatoria de la función de las aferencias vagales y parasimpáticas aún no se comprende del todo (Antonia y cols., 1994; Hori y cols., 1995; Niijima y cols., 1995)[iii],[iv],[v]. Sin embargo, recientemente se ha demostrado la existencia de una ruta parasimpática de modulación de la respuesta inflamatoria local y sistémica que se enfoca en la acción
A nivel experimental, estos ciruitos de reflejos neuronales inmunes se han estudiados por medio de electroacupuntura (EA) con la idea de atenuar la inflamación y el dolor consecuente. Las señales de salida se transmiten también a los núcleos que controlan la función del eje HPA, lo que resulta en un aumento de la liberación de hormona glucocorticoide a través de la glándula adrenal, que a su vez anula la respuesta inmune innata: la inflamación.
Recientes hallazgos sugieren que los efectos de la acupuntura pueden atribuirse, en parte, a la interacción entre el sistema nervioso y el sistema inmune en la periferia usando esta vía antiinflamatoria.
Sera pues necesario entender esta vía que actúa como modulador inflamatorio.
A pesar de esta observación la acción inmunomodulatoria de la función de las aferencias vagales y parasimpáticas aún no se comprende del todo (Antonia y cols., 1994; Hori y cols., 1995; Niijima y cols., 1995)[iii],[iv],[v]. Sin embargo, recientemente se ha demostrado la existencia de una ruta parasimpática de modulación de la respuesta inflamatoria local y sistémica que se enfoca en la acción
Recientes hallazgos sugieren que los efectos de la acupuntura pueden atribuirse, en parte, a la interacción entre el sistema nervioso y el sistema inmune en la periferia usando esta vía antiinflamatoria,

Que el simpático activa y el parasimpático inhibe es el concepto tradicional absolutamente insuficiente. Se complementan se ayudan. Y además existe el componente parasimpático al margen, del aferente y aferente, que tiene un comportamiento social y psíquico además.
Cuando se estudia la anatomía del sistema vegetativo, se encuentra que es tán abundante la inervación de estos plexos nerviosos, que supera al sistema somático. Eso sí siempre con el control cerebral, pero de una manera inconsciente en general.
Como suele ocurrir en biología las distintas tradiciones que han puesto nombres distinto y con ellos tenemos dificultades para enlazarlos
Los componentes simpático y parasimpático del sistema nervioso autónomo raramente operan de forma aislada. La respuesta autónoma representa la interconexión de ambas partes, es decir el movimiento armonioso de estos dos sistemas, que en realidad no son dos sino uno unido de forma simbiotica. El añadido al sistema vegetativo de su intervención inmunitaria ha revolucionado conceptos que eran confusos hasta ahora. De forma que la actualidad a el sistema vegetativo representa para nosotros un modulador visceral, inmunitario , endocrino y psíquico. No son sistemas separados, sino un solo sistema que se manifiesta en tres formatos de información diferentes pero que se comunican de forma magistral,.
Algunos trabajo sobre acupuntura intentan aclarar el reflejo inmuno-neural, que se implica en la gravedad de la enfermedad,

La estimulación de los receptores sensoriales y/o de los nervios aferentes media en la activación de señales neurales eferentes que vuelven al sistema inmunológico para controlar la inmunidad en tiempo real en distintos circuitos de inmunidad de reflejos neuronales. Estos reflejos según Thomas Lundeberg, 1. son señales neuronales sensoriales (aferentes) activadas por un estimulo, como mediadores inflamatorios o bacterias o acupuntura. Las señales sensoriales se proyectan hacia las interneuronas del tronco cerebral que conducen a señales neuronales salientes(eferentes). Concluyendo que: Las señales de salida generadas en el tronco cerebral suprimen las respuestas inmunes innatas y la inflamación, según al autor en estos cuatro puntos:
a) El nervio vago hacia la medula adrenal, resultando en la liberación de dopamina.
b) Del nervio adrenérgico hacia el vaso sanguíneo cerca de la quinta espinal lumbar (puerta de los reflejos
c) Del nervio vago al ganglio celiaco hacia el bazo y hacia las células T productoras de acetilcolina (Chat+) (reflejo inflamatorio).
d) El reflejo local axon-axon.neuroinmunomodulatoria del nervio vago (Borovikova y cols., 2000b; Borovikova y cols., 2000a)[vi],[vii].
Sabemos que la acupuntura puede activar las redes relacionadas con la respuesta simpativo-vagal, como demuestran los estudios por Resonancia Magnética funcional del equipo del Dr. Dhond Yen, et al (2008)[viii]. También hay evidencia experimental de que la estimulación eléctrica del nervio vago inhibe la activación de macrófagos y la producción de TNF, IL-1beta, IL-6, IL-18, y otras citoquinas proinflamatorias. El uso de la acupuntura como terapia complementaria al tratamiento médico convencional para una serie de enfermedades inflamatorias y autoinmunes crónicas parece plausible (Kavoussi B, Ross. BE. 2014) y este modelo va a ser un bastión de la futura investigación en Acupuntura Científica.
Como vemos las señales apuntan en esta dirección el Dr Kevin J.Tracey[ix] publico un articulo muy sugerente: Medicina Bioelectrónica: La estimulación del sistema nervioso podría reemplazar a los fármacos en el tratamiento de las enfermedades inflamatorias y autoinmunes. Señalaba que el empleo de dispositivos eléctricos que estimularan el nervio vago podía reducir la inflamación, esta estrategia se está llevando a cabo por el grupo de Instituto de Feinstein de Investigación Médica y se está ensayando con pacientes con artritis reumatoidea y otras enfermedades, se basa en una idea sencilla: aprovechar los reflejos naturales del organismo para desarrollar una serie de métodos eficaces, seguros y económicos como alternativa al uso y abuso de medicamentos. Este equipo ha desarrollado un dispositivo que envía señales a lo largo de los nervios que así estimulan la producción de moléculas que a su vez controlan de forma biológica la inflamación y el dolor, liberando sustancias por el propio cuerpo y evitando así alteraciones iatrogénicas. Kevin y cols están desarrollando sistemas eléctricos con fines antiinflamatorios y analgésicos, quizás sea el momento de señalar que nosotros llevamos cientos de años en este asunto con la acupuntura y ahora con la EA y Laserterapia, recuerden el párrafo que señale en el capitulo anterior.

Se sabe que la estimulación mediante acupuntura del punto 36E (Zusanli) produce efectos beneficiosos en patologías inflamatorias tanto del tracto digestivo como del resto del cuerpo a través de unos mecanismos no del todo bien conocidos. La estimulación de 36E (Zusanli) es capaz de reducir citocinas proinflamatorias. Por otra parte, la estimulación del nervio vago es capaz también de reducir estas citocinas a través de la “vía parasimpática antiinflamatoria”. Artículos recientes demuestran que la electroacupuntura de 36E (Zusanli) vehiculizada a través de fibras del nervio ciático es capaz de activar centros troncoencefálicos y hacer descender información hasta las glándulas suprarrenales a través de fibras del vago. El efecto antiinflamatorio así conseguido se basa en la liberación del neurotransmisor dopamina y activación de su receptor tipo D1 en las suprarrenales. El conocimiento de este mecanismo abre las puertas a la utilización potencial de la estimulación de puntos concretos del cuerpo para controlar un proceso inflamatorio.
Referencias
[1]Thomas Lundeberg (2014). “Efectos periféricos de la acupuntura: ¿contribuyen a los efectos neuroinmunológicos de la acupuntura?.” Hospital universitario de Danderyds AB, Estocolmo, Suecia. Rev Int Acu 2014;8(4):143-144
[2]Strom TB, Deisseroth A, Morganroth J, et al. Alteration of the cytotoxic action of sensitized lymphocytes by cholinergic agents and activators of adenylate cyclase. Proc Natl Acad Sci. USA 1972;69:2995–2999.
[3]Antonica A, Magni F, Mearini L, Paolocci N. Vagal control of lymphocyte release from rat thymus. J Auton Nerv Syst 1994;48:187–197
[4]Hori T, Katafuchi T, Take S, et al. The autonomic nervous system as a communication channel between the brain and the immune system. Neuroimmunomodulation 1995;2:203–215.
[5]Niijima A, Hori T, Katafuchi T, Ichijo T. The effect of interleukin–1 beta on the efferent activity of the vagus nerve to the thymus. J Auton Nerv Syst 1995;54:137–144.
[6]Borovikova LV, Ivanova S, Nardi D, et al. Role of vagus nerve signaling in CNI–1493–mediated suppression of acute inflammation. Auton Neurosci 2000a;85:141–147.
[7]Borovikova LV, Ivanova S, Zhang M, et al. Vagus nerve stimulation attenuates the systemic inflammatory response to endotoxin. Nature 2000b;405:458–462.
[8] Dhond Yen, et al (2008). “Acupunture modulates resting state connectivity in default and sensorimotor brain networks”. Pain 136(3):407-18
(9) Kevin J.Tracey. (2015). “Medicina Bioelectrónica: La estimulación del sistema nervioso podría reemplazar a los fármacos en el tratamiento de las enfermedades inflamatorias y autoinmunes” Investigación y ciencia, jun 201

Older Posts »

Powered by WordPress