Enriquerubio.net

13 Enero 2017

La proteína C reactiva (PCR)

Archivado en: Inflamacion cerebral — Enrique Rubio @ 14:23

La proteína C reactiva (PCR o CRP por sus siglas en inglés)
Esta proteína desde hace ya algún tiempo se la considera un marcador fiable de la inflamación.
Recientes trabajos muestran que no tienen que ser para mal, sino que puede ser una proteína protectora.
Me limito a describir las dos opiniones recogidas de la literatura

Es una proteína plasmática circulante, que aumenta sus niveles en respuesta a la inflamación (proteína de fase aguda). El rol fisiológico de esta proteína consiste en unirse a la fosfocolina expresada en la superficie de las células moribundas o muertas, y a algunos tipos de bacterias, con el fin de activar el sistema del complemento, por la vía del complejo C1Q.1
Es sintetizada por el hígado en respuesta a factores liberadores y por los adipocitos.2 3 Es miembro de la familia de las pentraxinas.2 No debe ser confundida con el péptido C ni con la Proteína C.
La PCR es miembro de la clase de reactivos de fase aguda o proteína de fase aguda y su nivel aumenta dramáticamente durante los procesos inflamatorios que ocurren en el cuerpo. Este incremento se debe a un aumento en la concentración plasmática de IL-6, que es producida por macrófagos,2 células endoteliales y linfocitos T, como también lo hacen los adipocitos.3 La PCR se liga a la fosfocolina de los microorganismos. Se piensa que colabora con el complemento ligándose a células extrañas y dañadas, y que realice la fagocitosis hecha por macrófagos, quienes expresan un receptor para PCR. También se cree que desempeña un papel importante en la inmunidad innata, como un sistema de defensa temprano contra infecciones. La PCR aumenta hasta 50.000 veces en estados inflamatorios agudos. Se eleva sobre su nivel normal dentro de las 6 horas siguientes y alcanza el pico máximo en 48 horas. Su vida media es constante, y por ello la principal forma de medir sus niveles, es mediante la determinación de la tasa de producción (y por lo tanto la gravedad de la causa precipitante). El amiloide A sérico es un marcador de fase aguda relacionado, que se eleva rápidamente en circunstancias similares.2 Además se ha demostrado que sus niveles se incrementan en los episodios agudos coronarios, significando un mal pronóstico tanto a corto como a largo plazo.4
La PCR se usa como marcador de inflamación.2 La medición de los valores de la PCR puede servir para determinar el progreso de una enfermedad o la efectividad del tratamiento. Para su análisis se requiere de suero o plasma heparinizado. Hay varios métodos analíticos para determinar la PCR, cómo por ejemplo el ELISA, la inmunoturbidímetría, la inmunodifusión rápida, y la aglutinación visual.
Un test de PCR de alta sensibilidad, mide niveles bajos de PCR mediante el uso de nefelometría láser. La prueba arroja resultados en 25 minutos, con una sensibilidad menor a 0.04 mg/L. La concentración sérica normal en los adultos sanos, usualmente es inferior a 1 mg/L, aumentando ligeramente en la vejez. En mujeres embarazadas al final de la gestación y en inflamación leve e infecciones virales, oscila entre 1–4 mg/L. En proceso inflamatorios activos e infección bacteriana, entre 4–20 mg/L y en infecciones bacterianas severas y quemaduras >20 mg/L.5

Rangos de referencia en pruebas sanguíneas, muestran la PCR de color amarillo grisáceo en el centro
En asociación con la prueba de Procalcitonina se diagnostica de manera significativa los niveles de sepsis.
La insuficiencia hepática disminuye la producción de PCR, pero no otras patologías intercurrentes. Muy pocos medicamentos reducen los valores de PCR, a menos que también intervengan en el control de la patología subyacente que estimula la fase aguda.2

Se piensa que el daño arterial es el resultado de inductores químicos. La PCR es un marcador general para la inflamación y la infección, por ello, puede ser usada para determinar el riesgo de estar padeciendo un infarto agudo de miocardio. Debido a que una PCR elevada puede ser tener múltiples causas, no es una prueba específica.6 El hallazgo de una cifra superior a 2.4 mg/l duplica el riesgo de sufrir un evento coronario que con un nivel inferior a 1 mg/l; por tanto; a pesar de no ser específica, puede orientar el diagnóstico y establecer el riesgo.2 Los valores normales de la PCR varían de un laboratorio a otro.
1. Volver arriba↑ Thompson D, Pepys MB, Wood SP. (1999). «The physiological structure of human C-reactive protein and its complex with phosphocholine.». Structure 7 (2): 169-77. doi:10.1016/S0969-2126(99)80023-9. PMID 10368284.
2. ↑ Saltar a:a b c d e f g Pepys MB, Hirschfield GM (2003). «C-reactive protein: a critical update». J Clin Invest 111 (12): 1805-12. doi:10.1172/JCI18921. PMC 161431. PMID 12813013.
3. ↑ Saltar a:a b Lau DC, Dhillon B, Yan H, Szmitko PE, Verma S (2005). «Adipokines: molecular links between obesity and atheroslcerosis». Am J Physiol Heart Circ Physiol 288 (5): H2031-41. doi:10.1152/ajpheart.01058.2004. PMID 15653761.
4. Volver arriba↑ Oscar Bazzino, Eugenia Natale (2000). «El significado pronóstico de la elevación de la proteína C reactiva en la cardiopatía isquémica». Medicina (Buenos Aires) 60: 239-242. ISSN 0025-7680.
5. Volver arriba↑ Clyne, Brian; Jonathan S. Olshaker (1999). «The C-reactive protein». Journal of Emergency Medicine 17 (6): 1019-1025. doi:10.1016/S0736-4679(99)00135-3. ISSN 0736-4679. PMID 10595891. Consultado el 24 de septiembre de 2009.
6. Volver arriba↑ Lloyd-Jones DM, Liu K, Tian L, Greenland P (5 de junio de 2006). «Narrative review: assessment of C-reactive protein in risk prediction for cardiovascular disease». Ann Intern Med 145 (1): 35-42. PMID 16818927. Archivado desde el original el 22 de noviembre de 2015.

La proteína C reactiva elevada puede ser la respuesta no la causa de enfermedad
24/06/2016 - 7:21
Niveles genéticamente elevados de la proteína C reactiva (CRP) –una proteína inflamatoria– se asocian con protección contra la esquizofrenia, según un estudio de aleatorización mendeliana publicado esta semana en la revista ‘PLoS Medicine’.
El trabajo, realizado por Behrooz Z. Alizadeh, del Centro Médico Universitario de Groningen, en Holanda, y sus colegas, reveló una falta de asociación entre la PCR y una serie de trastornos somáticos y psiquiátricos, lo que sugiere que muchos de los incrementos relacionados con la enfermedad de los niveles de PCR podrían ser una respuesta en lugar de la causa de la enfermedad.
Los estudios de observación han demostrado que el aumento de los niveles en sangre de CRP están vinculados con ciertas patologías, sugiriendo que estas enfermedades pueden ser controladas con medicamentos que reducen los niveles de PCR.
Alizadeh y sus colegas realizaron un estudio de aleatorización mendeliana usando variantes genéticas que afectan a los niveles de PCR para determinar si el incremento de la PCR tiene una relación causal predecible genéticamente con 32 complejos trastornos comunes.
Los investigadores informan de que el aumento de la PCR genéticamente se asoció significativamente con un menor riesgo de esquizofrenia. Además, encontraron relaciones significativas nominalmente (que aún no se han confirmado) entre el incremento de los niveles de PCR genéticamente y mayor riesgo de artritis, albúmina sérica elevada, presión arterial elevada y trastorno bipolar.
No hubo pruebas de un efecto del incremento de los niveles de PCR genéticamente en cualquiera de los otros 27 resultados estudiados. Aunque este es uno de los estudios más grandes sobre el tema, la fiabilidad de estos resultados depende de la validez de los supuestos de la aleatorización mendeliana, incluyendo la capacidad de las puntuaciones genéticas para explicar las variaciones en el nivel de PCR.
Sin embargo, estos hallazgos sugieren -según los autores– que es poco probable que las intervenciones diseñadas para reducir el nivel de PCR disminuyan el riesgo de que las personas desarrollen la mayoría de los resultados somáticos complejos comunes y neuropsiquiátricos.

17 Diciembre 2016

EL ÁCIDO ÚRICO UN ANTIOXIDANTE MUY ÚTIL EN LOS ICTUS.

Archivado en: Inflamacion cerebral, vasculo cerebral — Enrique Rubio @ 15:09

radicales-libresacido-urico
Hoy día 17 de diciembre 2 017, aparece en la contra de LA VANGUARDIA, un prometedor artículo, donde el Doctor ángel Chamorro, director de la unidad de patología vascular cerebral del hospital clínico de Barcelona, cuenta como el ácido úrico se muestre eficaz en el tratamiento del ictus.
Durante mucho tiempo el ácido úrico fue considerado un producto de desecho del catabolismo de las purinas en el hombre, sin ningún tipo de papel fisiológico. Cuando está aumentado en el cuerpo humano es considerada un factor de riesgo en diversas patologías. Sin embargo, en los últimos años, diversos estudios han destacado la capacidad antioxidante del ácido úrico confiriéndole algunos beneficios.
Los antioxidantes son sustancias que tienen la capacidad de retardar o prevenir la oxidación en presencia de oxígeno, o sea se encargan de contrarrestar los efectos nocivos de los radicales libres, causantes de envejecimiento y de algunas otras enfermedades.
Los radicales libres son moléculas inestables que buscan su estabilidad recorriendo nuestra organismo intentando captar un electrón de las moléculas estables lo que desencadena potenciales reacciones en cadena destructoras de nuestras células.

Los antioxidantes pueden tener un origen exógeno o endógeno, los primeros son aportados principalmente por los alimentos, mientras que en los endógenos son producidos por el mismo organismo como un mecanismo de defensa intrínseco.
Varios son los antioxidantes endógenos que utiliza nuestro organismo para defenderse de los excesos de oxidación, entre ellos las enzimas y coenzimas súper oxido dimutasas, gatalasa, peroxidasas GSH y el ácido úrico.
Hasta ahora no se había aportado defecto orgánico funcionar en relación con la bajas tasas de ácido úrico en sangre. Esta presente tanto dentro de las células como en la mayoría de los fluidos corporales, lo que posiblemente le permite tener un mayor espectro de acción antioxidante dentro del cuerpo humano. De hecho, el ácido úrico es el antioxidante no enzimático más importante del cuerpo humano, con un espectro de acción amplio, siendo capaz de capturar radicales libres, iones metálicos tales como el hierro y el cobre, inhibir el daño producido por el peroxinitrito (radical libre altamente reactivo) y actuar como una sustancia oxidable capaz de aceptar electrones.
Un estudio del Hospital Clínico de Barcelona ha probado los efectos neuroprotectores del ácido úrico, lo que puede ayudar en el pronóstico de casos de infarto cerebral. El ácido úrico como antioxidante natural, podría combatir el exceso de radicales libres en el cerebro, que actúan perjudicialmente durante el infarto. Esto se interpreta como un signo de que los niveles de ácido úrico son buenos indicadores del estrés oxidativo al que se somete el organismo por la acción de factores de riesgo cardiovascular, lo que ha llevado al Hospital Clínico de Barcelona a perfilar el ácido úrico como un nuevo marcador independiente del pronóstico de la enfermedad.
Esta capacidad neuroprotectora del ácido úrico también ha sido identificada en modelos de isquemia experimental, en estos ensayos con animales la administración exógena de ácido úrico redujo el volumen de lesión y el grado de afectación neurológica de la isquemia. También en un estudio reciente se analizaron 881 pacientes consecutivos con ictus en los que se midieron los niveles de ácido úrico antes del inicio de los síntomas. En estos pacientes, tanto la afectación neurológica inicial como el tamaño final del infarto y la situación clínica en el momento del alta médica estaban inversamente relacionadas con los niveles séricos de ácido úrico, observándose también que por cada mg/dl de incremento del ácido úrico existía un 12% de incremento de la probabilidad de recuperación neurológica completa.

También en la enfermedad de Parkinson, se conocía desde hacía tiempo la utilidad en de los antioxidantes. Según un estudio realizado en 2008 por el Instituto MassGeneral para Enfermedades Neurodegenerativas y la Escuela de Salud Pública de Harvard, los niveles naturalmente elevados del antioxidante ácido úrico podrían frenar la progresión de la enfermedad de Parkinson en el ser humano
En la esclerosis múltiple, también se ha mostrado eficaz la capacidad antioxidante del ácido úrico.
Administrar ácido úrico a pacientes que han sufrido un accidente cerebrovascular, combinado con fármacos trombolíticos para disolver los coágulos de la sangre en las primeras horas, reduce las secuelas del ictus o infarto cerebral. En un estudio realizado a 421 pacientes de diez hospitales españoles que habían sufrido un ictus agudo, casi el 40% de ellos estaba libre de secuelas a los tres meses del accidente, en comparación con el 33% de los pacientes tratados con placebo, es decir, que sólo habían recibido el tratamiento trombolítico habitual. Las mujeres, los pacientes con elevados niveles de glucosa y los que habían sufrido un ictus leve, respondieron mejor al nuevo tratamiento.
El ácido úrico es un compuesto de desecho del metabolismo humano relacionado con la gota –un tipo de artritis que se manifiesta con un dolor intenso-, la diabetes o problemas cardíacos. Sin embargo, parece ser una sustancia que actúa como neuroprotector en el infarto cerebral. “Llevamos 12 años estudiando el comportamiento del infarto cerebral en pacientes a través de diferentes técnicas”, explica el Dr. Chamorro. “Hemos observado tanto en animales como en humanos, que los sujetos que habían sufrido un ictus y tenían el ácido úrico elevado, se recuperaban mejor. Actúa como un potente antioxidante, evitando la formación de radicales libres cuando la arteria se tapa”, matiza.
De esta forma, los investigadores del Clínic colocan al ácido úrico en primera línea de tratamiento para el ictus agudo, proponiendo un cambio el abordaje terapéutico actual de una enfermedad que sufren 12 mil personas en Cataluña, 100 mil en España y 1 millón de europeos al año.
El Dr. Chamorro señaló que el estudio podría explicar por qué las mujeres sufren más discapacidad después de un accidente cerebrovascular que los hombres. “Los niveles de ácido úrico en mujeres es 2mg menor que el de los hombres, por lo tanto están menos equipadas para combatir el estrés oxidativo propio del ictus. Por eso el nuevo tratamiento podría ser más efectivo en ellas”.
La mitad de los pacientes del estudio eran mujeres y la edad media fue de 76. La mayoría tenía otros problemas de salud y fueron tratados en 10 unidades de ictus de toda España. Todos los pacientes recibieron el activador del plasminógeno tisular tPA como tratamiento trombolítico y fueron asignados al azar para recibir el ácido úrico o placebo. El Hospital Clínic de Barcelona está trabajando en un nuevo estudio con fondos europeos para validar los resultados de este estudio en una muestra mayor de pacientes.
Los cuadros patológicos vasculares cerebrales, se acompañan sistemáticamente de inflamación, y el organismo reacciona con un método amplio y complejo del sistema inmunitario, en un intento de reparar los daños. Pero es objetivo que está inflamación en la forma aguda incrementa el daño. De forma que la terapia de estar dirigida a reparar el cuadro de isquemia cerebral, y el edema cerebral que acompaña a los ictus, sean isquémicos o hemorrágicos-
En la tesis doctoral de la Doctora Silvia Núñez Videgaray, y dirigida por mí. Estudio 50 casos de hematomas cerebrales que acompañaban a la contusión cerebral traumática, aparecía un edema cerebral que circunscribía al hematoma y que desde los primeros días, iba aumentando por lo menos durante la semana siguiente. Midió de una manera secuencial el volumen del hematoma y de edema que le acompañaba. Y a medida que el hematoma disminuía de volumen, aumentaba el edema. De forma que el pronóstico estaban relación con el aumento del edema y no con el volumen del hematoma. Esto ocurría tanto serían evacuados quirúrgicamente los hematomas, como si no lo eran. El edema aparece siempre y es muy difícil controlarlo.
La inflamación cerebral con todo su cortejo agudo y crónico aparece siempre en la lesiones cerebrales agudas, tanto traumáticas como vasculares.
De forma que me parece muy acertado ingenioso, utilizar antiinflamatorios, o parte de ellos como es el caso de los antioxidantes en la lesiones vasculares cerebrales.
En la actualidad la inflamación es el centro de la patología. Cuando es aguda pone en peligro la vida del paciente y en utilizar todos los recursos. Desde los antidemás, alardes comprensivas quirúrgicas. Pero la inflamación crónica es mutilante irresponsable del estrés postraumático. Repito; sea traumático, vascular, infeccioso y posiblemente también metabólico. La atracción del fenómeno inflamatorti, nos está mostrando, que esto es más complejo de lo que pensábamos.
Le doy la enhorabuena desde aquí, al Dr. Chamorro, por haber conseguido disminuir el daño que provoca el ictus, inhibiendo la reacción de los radicales libres, con un procedimiento tan sencillo como utilizar el ácido úrico. Esto no va a disminuir la incidencia de ictus, pero sí va a mejorar los resultados.
Queda ahora por saber, como evitar que disminuya el calibre de los vasos cerebrales de manera progresiva y que siempre conducen al ictus sobre todo por isquemia. El ictus hemorrágico es otra cosa, se rompen arterias. Por aneurismas, malformaciones vasculares cerebrales, o porque la reperfusión que sigue a la isquemia cerebral, aumenta de tal forma el flujo local cerebral, que rompe el vaso y produce hemorragia.
Sea como sea, que la inflamación, aguda o crónica está siempre presente. El control de esta mejorarán los resultados.

5 Diciembre 2016

LOS NIVELES DE PROTEÍNA C-REACTIVA (CRP), SON MARCADORES BIOLÓGICOS EN LA ENFERMEDAD BIPOLAR

Archivado en: FUNCIONES PSIQUICAS, Inflamacion cerebral — Enrique Rubio @ 21:41

Los niveles de proteína C-reactiva (CRP), son marcadores biológicos de la inflamación, y se elevan en todos los estados de ánimo en pacientes con trastorno bipolar, los niveles más altos ocurren durante periodos de manía.
Hasta ahora no existe un marcador específico de los pacientes con trastornos psiquiátricos. La PCR se reactiva como evidente marcador inflamatorio y se está mostrando eficaz en el diagnóstico de pacientes con alteraciones de su estado de ánimo concretamente con enfermedad bipolar.
El estudio publicado en línea el 9 de noviembre en The Lancet Psiquiatría Brisa S. Fernandes, PhD, de la Escuela de Medicina Universidad de Deakin, en Geelong, Victoria, muestra la PCR como un biomarcador, expresivo de los enfermos que se beneficiarían de su enfermedad psiquiátricas con tratamiento antiinflamatorio.
La enfermedad y la inflamación crónica, se asocian cada vez más, a alteraciones inmunológicas, responsables de múltiples enfermedades entre ellas las psiquiátricas, incluyendo el trastorno bipolar.
Los autores revisaron 27 estudios que incluyeron 2161 pacientes con trastorno bipolar y 81,932 personas sanas de control.
La concentracione de PCR mostró que para las personas con trastorno bipolar, los niveles de fueron más altos durante los períodos de depresión ( ‘ajustado Coberturas g , 0,67; P = .003, euthymia (Hedges)’ ajustado g , 0,65; P <0,0001) y, más significativamente, los fueron durante la manía (Hedges ajustado g , 0,87; P <0,0001).
Los aumentos en las concentraciones de PCR no se relacionaron con la gravedad del síntoma en la manía o depresión; Sin embargo, las concentraciones se redujeron moderadamente después de la resolución de un episodio maníaco índice ( P = .02) y disminuyeron ligeramente después de un episodio depresivo índice ( P= .002). no se encontraron concentraciones de PCR a aumentadas con la duración del trastorno bipolar. El análisis de las concentraciones de PCR, mostró que en los pacientes que toman medicamentos para la manía y la depresión, las concentraciones de PCR fueron menores que en aquellos pacientes que no estaban recibiendo medicación.
Esos resultados son consistentes con la evidencia que indica anteriores beneficios en el tratamiento de algunos trastornos psiquiátricos con medicamentos antiinflamatorios, como la aspirina y estatinas.
Los niveles elevados de PCR son un [marcador] bien definido de riesgo cardiovascular, y el uso de drogas como las estatinas disminuyen los niveles de PCR y la incidencia de infarto de miocardio y accidente cerebrovascular.
“El trastorno bipolar también se asocia con un mayor riesgo cardiovascular, eso sería otra razón para la evaluación rutinaria de la PCR en estos procesos.”
Se conocen que los medicamentos para el trastorno bipolar, incluyendo litio y ácido valproico, así como algunos antidepresivos han demostrado tener efectos anti-inflamatorios. Y en algún estudio se ha visto que los pacientes que responden al litio, las concentraciones de PCR se pueden reducir significativamente después del tratamiento en comparación con los pacientes que no responden.
Otro importante estudio del uso del infliximab agente antiinflamatorio como un complemento de la terapia para los pacientes con depresión no encontró un efecto global, con una importante excepción de los pacientes con niveles de PCR superior a 5 mg / L. Aquellos pacientes experimentaron reducciones significativas en los síntomas depresivos.
“Los resultados sugieren que la PCR podría ser un marcador de la respuesta al tratamiento, lo cual es interesante,” coautor editorial Marie Wium-Andersen, MD, del Centro Psiquiátrico de Frederiksberg, en Dinamarca, dijo a Medscape Medical News .
La investigación plantea si las elevaciones en las concentraciones de PCR y la inflamación juegan un papel causal en el trastorno bipolar. Si es así, el tratamiento antiinflamatorio podría tener un efecto preventivo.
Es evidente que PCR e inflamación están ligada, hace falta encajar su intervención en las enfermedades psiquiátricas concretamente en la bipolares. Es importante encontrar si esta relación ocurre sólo en un grupo pequeño no es ampliable a la generalidad. Y también si esto es un factor de riesgo”, explicó el Dr. Wium-Andersen.riesgo.
De igual forma el la diabetes ocurre un fenómeno similar, existe relación entre la inflamación y el trastorno bipolar, como también existe relación entre la diabetes y enfermedad cardiovascular (CVD), para el que la diabetes es un factor de riesgo.
“No todos los pacientes con enfermedad cardiovascular tienen diabetes, y bajar el nivel de glucosa en sangre en todos los pacientes con ECV pueden no ser beneficiosos.
“Por el momento, muy poco se sabe realmente acerca de cómo la inflamación puede causar el trastorno bipolar y la forma en que puede tratarse o prevenirse.”
LA moda es aplicable a la ciencia, en época de inflamación crónica todo se puede explicar, pero tenemos miedo a encontrar una relación forzada. Persiste de manera reiterada la relación, entre inflamación crónica y todo un sinnúmero de enfermedades crónicas. Lo que buscamos es un marcador fácil y efectivo e intentar comprobar si el control de este marcador beneficia la enfermedad
Lancet Psiquiatría . Publicado Internet el 9 de noviembre de 2016

28 Noviembre 2016

La estimulación del nervio vago reduce significativamente los síntomas de la artritis reumatoide

Archivado en: Inflamacion cerebral, Vegetativo — Enrique Rubio @ 0:00

vagusnerve
La estimulación del nervio vago reduce significativamente los síntomas de la artritis reumatoide
4 de julio de, el año 2016 Northwell Salud
La revisión de este artículo forma parte, de una secuencia de investigación teórica sobre la acción del vago sobre múltiple procesos que hasta ahora aunque conocía el
Nuestro sistema inmunitario también está regulado por el sistema nervioso y como era de esperar, por el sistema nervioso autónomo concretamente por el vago. Ya no podemos reírnos de la medicina oriental que relaciona la mente con el cuerpo de una manera imaginaria. Nuestra biología entera repente de la regulación que sobre ella tiene el sistema nervioso.
La teoría polivagal ha despertado un entusiasmo extraordinario porque estamos siendo capaces de remediar con la estimulación del vago, enfermedades que se resistían marcadamente y que suponen un porcentaje muy alto.
El artículo que revisó manifiesta que enfermedades tan severas cómo la artritis reumatoide mejora marcadamente tras la estimulación del vago. Tracey neurocirujano e inmunólogo estímulo el nervio vago de un paciente con artritis reumatoide. Aunque la mayor experiencia sobre la estimulación del vago enfermedades, está en epilepsia, se está aplicando también en depresiones, cefaleas, inflamaciones crónicas, epilepsia de insuficiencia cardiaca en contra o borrar en
Datos de ensayos clínicos publicados en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias (PNAS) demuestran que la estimulación del nervio vago con un dispositivo electrónico implantable mejora significativamente la enfermedad en pacientes con artritis reumatoide (AR). La AR es una enfermedad inflamatoria crónica que afecta a 1,3 millones de personas en los Estados Unidos y cuesta decenas de miles de millones de dólares anualmente para tratar. Los resultados, anunciados por el Centro Médico Académico / Universidad de Amsterdam, el Instituto Feinstein para la Investigación Médica y de consignas médica, aparecen en línea en PNAS Early Edition
La publicación, titulada “estimulación del nervio vago inhibe la producción de citoquinas y atenúa la gravedad de la enfermedad en la artritis reumatoide”, pone de relieve un estudio humano diseñado para reducir los síntomas de la AR, los niveles de citoquinas y la inflamación mediante la estimulación del nervio vago con un pequeño dispositivo implantado.
“Este es el primer estudio para evaluar si la estimulación del reflejo inflamatoria directamente con un dispositivo electrónico implantado puede tratar la AR en los seres humanos”, dijo el profesor Paul-Peter Tak, MD, PhD, FMedSci, el investigador principal internacional y autor principal del artículo en la División de Inmunología clínica y Reumatología del Centro Médico Académico / Universidad de Amsterdam. “Hemos demostrado anteriormente que la orientación del reflejo inflamatorio puede reducir la inflamación en modelos animales y en modelos in vitro de la AR. La correlación directa entre la estimulación del nervio vago y la supresión de varias citoquinas clave, como el TNF, así como los signos y síntomas de la AR reducidas demuestra la prueba de mecanismo, que podría ser relevante para otras enfermedades inflamatorias inmunes “.
“Nuestros hallazgos sugieren un nuevo enfoque para combatir las enfermedades con medicina bioelectronica, que utiliza impulsos eléctricos para tratar enfermedades que actualmente eran tratadas con fármacos potentes y relativamente caros,”
“Este es un verdadero avance en nuestra capacidad para ayudar a las personas que sufren de enfermedades inflamatorias”, dijo el co-autor Kevin J. Tracey, MD, presidente y director general del Instituto de Investigación Médica Feinstein, descubridor del reflejo inflamatoria y co-fundador de SetPoint médica. “Si bien hemos estudiado previamente los modelos animales de inflamación, hasta ahora no teníamos ninguna prueba de que la estimulación eléctrica del nervio vago de hecho puede inhibir la producción de citoquinas y reducir la gravedad de la enfermedad en los seres humanos. Creo que este estudio va a cambiar la forma de ver la medicina moderna, nos ayuda a comprender que nuestros nervios pueden, con un poco de ayuda, hacer que los medicamentos que necesitamos para ayudar a nuestro cuerpo a curarse “.
Si bien se centró en la artritis reumatoide, los resultados del ensayo pueden tener implicaciones para los pacientes que sufren de otras enfermedades inflamatorias, incluyendo Crohn, Parkinson, Alzheimer y otros.
Metodología y Resultados del estudio
En el estudio, un dispositivo de estimulación fue implantado en el nervio vago durante un procedimiento quirúrgico, a continuación, activa y desactiva basado en un horario establecido para medir la respuesta durante 84 días, con criterios de valoración primarios medidos el día 42 mediante DAS28-PCR, una actividad de la enfermedad norma puntuación compuesta para la AR que incluye el recuento de articulaciones dolorosas e inflamadas, paciente y de la evaluación del médico de la actividad de la enfermedad y los niveles séricos de proteína C reactiva (CRP).
De los 17 pacientes con AR activa en el estudio, varios pacientes que no habían respondido a múltiples terapias, incluyendo productos biológicos con diferentes mecanismos de acción, demostraron respuestas sólidas. Los resultados indican que la estimulación eléctrica activa del nervio vago inhibe la producción de TNF en pacientes con AR y atenúa significativamente gravedad de la enfermedad RA.
Varios pacientes informaron de mejoras significativas, incluyendo algunos que habían fracasado previamente para responder a cualquier otra forma de tratamiento farmacéutico. Además, no se observaron efectos secundarios adversos graves.
El campo emergente de la medicina bioelectrónica pretende trastornos tratados tradicionalmente con fármacos diana y en su lugar utiliza dispositivos de neuromodulación avanzadas que pueden ofrecer ventajas significativas. SetPoint está desarrollando una nueva plataforma de la medicina patentada bioelectrónica para tratar una variedad de enfermedades inflamatorias mediadas inmunológicamente, utilizando un dispositivo implantado para estimular el nervio vago.
Frieda A. Koopman, Sangeeta S. Chavan, Sanda Miljko, Simeon Grazio, Sekib Sokolovic, P. Richard Schuurman, Ashesh D. Mehta, Yaakov A. Levine, Michael Faltys, Ralph Zitnik, Kevin J. Tracey, and Paul P. Tak. Vagus nerve stimulation inhibits cytokine production and attenuates disease severity in rheumatoid arthritis. PNAS, July 2016 DOI: 10.1073/

27 Noviembre 2016

Estimulación del nervio vago reduce drásticamente la inflamación

Archivado en: Inflamacion cerebral, Vegetativo, psiconeuroinmunologia — Enrique Rubio @ 23:40

Christopher Bergland Camino del Atleta

La estimulación del nervio vago reduce la inflamación y los síntomas de la artritis.
Publicado Jul 06, el año 2016

Las respuestas inflamatorias juegan un papel central en el desarrollo y persistencia de muchas enfermedades y pueden conducir a debilitante dolor crónico . En muchos casos, la inflamación es la respuesta del cuerpo a la tensión .Por lo tanto, la reducción de las respuestas de “lucha o huida” en el sistema nervioso y la reducción de los marcadores biológicos de estrés también puede reducir la inflamación.
Por lo general, los médicos prescriben medicamentos para combatir la inflamación. Sin embargo, hay una creciente evidencia de que otra manera de combatir la inflamación es mediante la participación del nervio vago y mejorar “el tono vagal.” Esto se puede lograr a través de los hábitos diarios como el yoga y la meditación -o en casos más extremos de la inflamación, como la artritis reumatoide ( RA) -por el uso de un dispositivo implantado para la estimulación del nervio vago (VNS).
El nervio vago se conoce como el “nervio errante”, ya que tiene varias ramas que divergen de dos tallos gruesos arraigada en el cerebelo y el tronco cerebral que vagan a las vísceras más baja de su abdomen tocar su corazón y lo más órganos principales a lo largo del camino. Vago significa “errante” en latín. Las palabras vagabundo, vago, vago y todos derivan de la misma raíz latina.
En 1921, un fisiólogo alemán llamado Otto Loewi descubrió que la estimulación del nervio vago causó una reducción en la frecuencia cardíaca mediante la activación de la liberación de una sustancia que acuñó Vagusstoff (alemán para “vago Sustancia”). La “sustancia vago” fue identificado más tarde como la acetilcolina y se convirtió en el primer neurotransmisor vez identificada por los científicos.
Vagusstoff (acetilcolina) es como un tranquilizante que se puede autoadministrarse simplemente tomando algunas respiraciones profundas con exhalaciones largas.Conscientemente aprovechar el poder de su nervio vago puede crear un estado de calma interior, mientras que la domesticación de su reflejo de la inflamación.
El nervio vago es el componente principal del sistema nervioso parasimpático, que regula el “resto-y-digerir” o respuestas “tender y ser amigo”. Por otro lado, para mantener la homeostasis, el sistema nervioso simpático impulsa la respuesta de “lucha o huida”.
Vagal saludable tono es parte de un circuito de retroalimentación vinculado a las emociones positivas
el tono vagal sana se indica con un ligero aumento de la frecuencia cardíaca cuando se inhala, y una disminución de la frecuencia cardíaca al exhalar.respiración diafragmática profunda con una larga y lenta exhalación-es clave para estimular el nervio vago y la disminución de la frecuencia cardíaca y la presión arterial, especialmente en tiempos de ansiedad de rendimiento.
ARTÍCULO CONTINÚA DESPUÉS DEL ANUNCIO
Un índice del tono vagal superior está vinculada al bienestar físico y psicológico. A la inversa, un bajo índice de tono vagal se asocia con la inflamación, la depresión , estados de ánimo negativos, la soledad , ataques al corazón y apoplejía.
Un estudio de 2010, ” Las emociones Cómo positivas se acumulan Salud Física: La percepción social positivo Cuenta Conexiones para la espiral ascendente entre las emociones positivas y el tono vagal “, fue publicado en la revista Psychological Science.Para esta investigación, Barbara Fredrickson y Betania Kok de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill se enfocaron en el nervio vago y descubrió que un alto índice de tono vagal fue parte de un circuito de retroalimentación entre las emociones positivas, física médica , y las conexiones sociales positivas.
Su investigación sugiere que las emociones positivas, las conexiones sociales sólidas, e influyen en la salud física uno otro en un bucle de retroalimentación dinámica y espiral ascendente autosostenible que los científicos están empezando a entender.
Para este experimento, Frederickson y Kok utilizaron una técnica amor-amabilidad meditación (LKM) para ayudar a los participantes a ser mejor en las emociones positivas de auto-generación. Sin embargo, también encontraron que el simple reflejo de las relaciones sociales positivas y trabajando para mejorar los vínculos humanos muy unidas también provocó mejoras en el tono vagal.
En 2014, escribí una Psychology Today entrada del blog, ” ¿Cómo funciona el nervio vago Convey instintos al cerebro? “, Basada en los hallazgos de los investigadores en Suiza que se identificó cómo transmite el nervio vago ” corazonadas ” de la ansiedad y el miedo en el cerebro . los estudios clínicos y experimentales indican que el estrés y la depresión están asociados con la regulación del sistema inmunitario, incluyendo el aumento de la producción de citoquinas pro-inflamatorias.
Cuando se administra a pacientes o animales de laboratorio, se han encontrado citoquinas para inducir síntomas típicos de la depresión. Por lo tanto, algunos casos de bajo estado de ánimo, falta de energía, y la falta de motivación puede ser debido a los niveles elevados de proteínas de citoquinas.
Recientemente, una organización internacional del equipo de investigadores de Amsterdam y los Estados Unidos llevó a cabo un ensayo clínico que demuestra que la estimulación del nervio vago con un pequeño dispositivo implantado reduce significativamente la inflamación y mejorar los resultados para los pacientes con artritis reumatoide mediante la inhibición de la producción de citoquinas.
La AR es una enfermedad inflamatoria crónica que afecta aproximadamente a 1,3 millones de personas en los Estados Unidos y cuesta decenas de miles de millones de dólares para el tratamiento de cada año, según los investigadores.
Los neurólogos y expertos en inmunología que participan en este estudio se utilizó una tecnología de última generación para mapear el neuronal circuito que regula la inflamación. En uno de los reflejos “inflamatorias” potenciales de circuitos denominado -Action transmitidos en el nervio vago inhibir la producción de citoquinas pro-inflamatorias.
El estudio de julio de 2016, ” estimulación del nervio vago inhibe la producción de citoquinas y atenúa la Severidad de la enfermedad en la artritis reumatoide “, aparece en línea en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias (PNAS) y se publicará en la próxima edición impresa.
Este es el primer estudio humano diseñado para reducir los síntomas de la artritis reumatoide mediante la estimulación del nervio vago con un pequeño dispositivo implantado que provocó una reacción en cadena que reduce los niveles de citoquinas y la inflamación. Aunque este estudio se centró en la artritis reumatoide, los resultados del ensayo pueden tener implicaciones para los pacientes que sufren de otras enfermedades inflamatorias, incluyendo la enfermedad de Parkinson, la enfermedad de Crohn y la enfermedad de Alzheimer .
En un comunicado, Paul-Peter Tak, el investigador principal internacional y autor principal del artículo de la División de Inmunología Clínica y Reumatología del Centro Médico Académico de la Universidad de Amsterdam, dijo,
“Este es el primer estudio para evaluar si la estimulación del reflejo inflamatoria directamente con un dispositivo electrónico implantado puede tratar la AR en los seres humanos. Hemos demostrado anteriormente que la orientación del reflejo inflamatorio puede reducir la inflamación en modelos animales y en modelos in vitro de la AR…, Que pudiera ser relevante para otras enfermedades inflamatorias inmunes mediadas así “.
Estos hallazgos sugieren un nuevo enfoque para luchar contra las enfermedades que se tratan actualmente con relativamente caros medicamentos que tienen una serie de efectos secundarios. VNS proporciona a los proveedores de atención médica de forma potencialmente más eficaz para mejorar la vida de las personas que sufren de enfermedades inflamatorias crónicas.
Conclusión: VNS es una alternativa libre de drogas potentes para tratar la inflamación
En conclusión, el coautor Kevin J. Tracey, presidente y director general del Instituto Feinstein para la Investigación Médica y la persona que descubrió el reflejo inflamatoria, dijo,
“Este es un verdadero avance en nuestra capacidad para ayudar a las personas que sufren de enfermedades inflamatorias. Si bien hemos estudiado previamente los modelos animales de inflamación, hasta ahora no teníamos ninguna prueba de que la estimulación eléctrica del nervio vago de hecho puede inhibir la producción de citoquinas y reducir la gravedad de la enfermedad en los seres humanos. creo que este estudio va a cambiar la forma de ver la medicina moderna, nos ayuda a comprender que nuestros nervios pueden, con un poco de ayuda, hacer que los medicamentos que necesitamos para ayudar a nuestro cuerpo a curarse “.

17 Octubre 2016

EL MEDIO AMBIENTE ESTRESANTE PUEDE CONTRARRESTAR LA EFICACIA DE LOS ANTIDEPRESIVOS

Archivado en: Inflamacion cerebral, psiconeuroinmunologia — Enrique Rubio @ 11:39

obreros-seguros

El estudio en animales realizado por investigadores en el Instituto Superior de Sanidad de Roma, Italia, afirma que un ambiente estresante puede contrarrestar el efecto de los medicamentos antidepresivos. Los individuos deprimidos con una ocupación de alto estatus responden mal a la terapia antidepresiva.

Se mencionan a continuación una serie de ensayos que repiten los hallazgos. Un ambiente estresante mantiene la depresión pese al tratamiento

Silvia Poggini, un estudiante de doctorado en el Departamento de Biología Celular y Neurociencias, Instituto Superior de Sanidad, mostró que el efecto de la fluoxetina (varias marcas) sobre los marcadores inflamatorios en el hipocampo se invirtió por completo en los ratones que fueron colocados en un ambiente estresante. Este no fue el caso con los que no fueron sometidos a estrés.

Tras señalar que los resultados son preliminares, Poggini dijo que la investigación “indica que simplemente tomando un ISRS [inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina] probablemente no es suficiente. .

De igual forma , los investigadores austriacos encontraron que un alto nivel de empleo (OL), en la que hay altos niveles de responsabilidad y el estrés, influye en la eficacia antidepresiva.

Investigadores de la Universidad de Medicina de Viena encontraron que los individuos con un alto OL fueron significativamente más propensos a ser resistentes a la terapia con antidepresivos y significativamente menos probabilidades de estar actualmente en remisión de la depresión que sus contrapartes con un OL media o baja.

Siegfried Kasper,  director del estudio, cree que “una serie de factores” puede explicar estos resultados.

“Por ejemplo, puede haber demandas específicasy los factores estresantes del entorno de trabajo, las personas pueden tener dificultades para aceptar o hacer frente a la enfermedad, o para continuar con la medicación, o puede haber otros factores, relacionados, por ejemplo, cognitivos , personalidad y las diferencias de comportamiento “.

Poggini mantiene que es difícil para los pacientes cambiar su medio ambiente “, pero tal vez con la terapia cognitivo-conductual, se pueden adaptar a su medio ambiente.”

En los casos de pacientes que no responden al tratamiento antidepresivo “, la solución escombinar en el tratamiento, los antidepresivos con psicoterapia, y sólo de esta manera se pueden mejorar los síntomas depresivos.”

En el primer estudio, que fue publicado en la edición de julio de cerebro, Behavior, and Immunity , Poggini y sus colegas expusieron a ratones macho C57BL / 6 adultos,  en un período de 14 días de estrés crónico para inducir un fenotipo depression like. Los ratones fueron asignados al azar para recibir la fluoxetina durante 21 días, durante los cuales fueron expuestas a un estrés.

El comportamiento de los animales se evaluó durante todo el período de tratamiento.  Y se midieron, la expresión de las citoquinas proinflamatorias interleucina (IL) -6, IL-1b, factor de necrosis tumoral (TNF) alfa y el interferón gamma (IFN), así como las citoquinas antiinflamatorias IL-4 y de crecimiento transformante factor de (TGF) -beta, en el hipocampo al final de los  21 días.

La  Fluoxetina disminuye de forma significativa, la expresión del TNF-alfa e IFN-gamma ARNm durante el estrés,  pero no tuvo efecto en la condición de estrés mantenido. El  fármaco tuvo el efecto opuesto sobre la expresión de ARNm de IL-1b, que aumento significativamente durante el estrés mantenido pero que no tiene efecto en la condición de estrés.

El análisis de la transcripción de la polimerasa, en el análisis de transcripción en la reacción en cadena inversa, en microglia reveló que la fluoxetina aumentó la expresión de genes proinflamatorios, incluyendo la expresión de iNOS, CD86, IL-15, IL-1b e IL-23 genes, y la disminución de la expresión de genes anti-inflamatoria, incluyendo la expresión de arg-1, y m-1, IL-10, e IL-1ra en la condición de estrés mantenido en comparación con el vehículo.

“Parece que los ISRS abre vías en el cerebro y lo mantiene  en un estado fijo de  infelicidad “dijo Poginini.

Laurence Lanfumey del  Centro de Neurociencia Psychiatrie et Inserm, París, y miembro del Comité Ejecutivo ECNP, describió este experimento como un “buen modelo para los tratamientos conductuales y farmacológicos combinados en trastornos dedepression like .

“La idea de que el medio ambiente podría afectar el resultado de un tratamiento farmacológico se ha sugerido desde hace años, pero este trabajo aporta evidencias biológicas directas de tal interacción”.

Un segundo estudio, publicado el pasado agosto en  Neuropsicofarmacología Europea , involucrado 654 individuos con depresión mayor que se habían sometido al menos a un ensayo con antidepresivos y que fueron estratificados en alta, media y baja MCO.

Dr. Kasper y sus colegas excluyeron de este experimento, los individuos que estaban en paro, estudiantes, los que vivían de inversiones,  así como aquellos con un diagnóstico de trastorno bipolar o trastorno del espectro esquizofrénico.

La edad media de los participantes fue de 49 años, y el 65,6% eran mujeres. De los participantes, 336 tenían un alto OL, 161 tenían un OL media, y 157 tenían una baja OL. Las personas con un alto OL fueron significativamente más jóvenes y tenían un nivel educativo significativamente más altos que los que tienen un OL media o baja ( P <0,001 para ambos).

El análisis de regresión logística reveló que los individuos con un alto OL  eran mas resistentes a la terapia antidepresiva, en el 55,9% frente al 40,2% de los que tienen un OL media y el 44,3% de los que tienen una baja OL ( P = .009). Por otra parte, los participantes con un alto OL eran menos propensos que aquellos con un OL media o baja para ser actualmente en remisión, en el 13,7% frente a 25,5% y 23,6%, respectivamente ( P = .02).

Un alto OL también se asoció con un aumento en el número medio de tratamientos antidepresivos fallidos por paciente, en 1,5 vs 1,4 y 1,1 para los individuos medios y bajos-OC, respectivamente ( P = 0,003).

Al comentar estos resultados, Eduard Vieta, MD, PhD, director del Departamento de Psiquiatría y Psicología de la Universidad de Barcelona Hospital Clínico, España, y el tesorero de la ECNP, dijo que los resultados del estudio “podría ser contradictorios”.

“Pero las personas con puestos de trabajo altamente exigentes están sujetos a mucho estrés, y cuando se complican con la depresión, pueden ser particularmente difíciles de afrontar.”

El Dr. Vieta dice algo muy  lógico, los paciente de alto estatus pueden ser más propensos a solicitar tratamientos psicosociales sin el apoyo de la farmacoterapia.

“El tratamiento ideal de la depresión es, en general, la combinación de farmacoterapia y psicoterapia.”

Lo trascendente de este estudio, es que los inhibidores de la recaptación de la serotonina, no son eficaces cuando los agentes estresantes persisten. Esta observación es popular y muy antigua

29 Colegio Europeo de Neuropsicofarmacología (ECNP) Congreso. Los resúmenes P.2.e.012 y P.2.f.024. Presentado 20 de septiembre de 2016.

Stressful Environment May Counteract Antidepressant Efficacy

Liam Davenport September 23, 2016

6 Mayo 2016

EJE HIPOTALAMO, HIPOFISIS, SUPRARRENAL

Archivado en: Inflamacion cerebral — Enrique Rubio @ 14:20

Posiblemente el médico romano Celso, ni siquiera imagino que el descubrimiento de la inflamación iba a tener tanta trascendencia como tiene en nuestros tiempos.

La inflamación: Es una respuesta inespecífica frente a las agresiones del medio, y está generada por los agentes inflamatorios. La respuesta inflamatoria ocurre sólo en tejidos conectivos vascularizados y surge con el fin defensivo de aislar y destruir al agente dañino, así como reparar el tejido u órgano dañado. Se considera por tanto un mecanismo de inmunidad innata, estereotipado, en contraste con la reacción inmune adaptativa, específica para cada tipo de agente infeccioso.[1]

La inflamación es una respuesta con gran frecuencia desmedida que solucionar problemas inhibiendo al agresor pero que muy frecuentemente se convierte en crónica y tiende a perpetuarse. No cabe duda que los estudios que se hacen sobre la inflamación son enormes, pero en mi opinión los estamos tomando focalmente y no como un todo y además los sistemas reguladores de la inmunidad la utilizan simultáneamente, los adrenérgicos y colinérgicos comó inflamatorios y antiinflamatorios. Los corticoides maestros de la antinflamación a dosis moderada son verdaderamente inflamatorios a dosis mayores, incluso la incrementan.

Intentó revisar el tema de una manera genérica. Los investigadores del tema en el mejor de los casos conocen sólo algunas secuencias en el desarrollo de la inflamación, pero el resto de sus publicaciones están fundadas en la consulta de la bibliografía, lo que conduce a un cierto desatino en las conclusiones.

Empecemos a buscar de nuevo bibliografía para intentar entender el tema en conjunto. Intentaré no usar el término estrés ya que esta sometido a las interpretaciones personales.

Por definición estrés es una respuesta organismo a los patógenos psíquicos, aunque también es entendido como agresión. De forma que utilizaremos el término  “agresión “ y la entenderemos como, física, psíquica y biológica.

Estudiar el eje hipotálamo, hipófisis, suprarrenal es imperativo para el conocimiento de la respuesta inflamatoria y antiinflamatoria

Los  glucocorticoides (GC) y las catecolaminas, son los principales mediadores del eje hipotalámico hipofisario adrenal (HHA) ante la agresión sea esta del tipo que sea, física,  psíquica o biológica que influyen y motivan la actividad de las células que regulan la actividad del sistema inmunitario. Este se pone en marcha tras un estímulo inflamatorio, ante cualquier tipo de patógeno. (1) .

Llama la atención lo importante es que es frenar exceso de inflamación y como en el eje HHA existe un antiguo y eficaz mecanismo para la inhibición de la inflamación. La activación excesiva del sistema inmune, lleva consigo de inmediato la liberación de GC que es el en antiinflamatorios más importantes [2].

La inhibición de la inflamación que es el mecanismo de defensa, es tan importante como la inflamación en sí.

Los vertebrados en general y por supuesto el hombre, ante estímulos varios entre ellos el psíquico, producen una pérdida de la homeostasis. [3].

Lo que pretende el organismo es adaptarse a la situación y lo hace de la siguiente forma:

– Activación del sistema nervioso simpático, que produce una aguda liberación de catecolaminas (adrenalina y noradrenalina)[3].

– Posterior y sostenido aumento en los niveles plasmáticos de GC [1].

– En el sistema nervioso central (SNC), una liberación del aminoácido excitador glutamato hasta alcanzar altas concentraciones en el espacio extracelular en diferentes áreas cerebrales: corteza cerebral (fundamentamente), estriado, núcleo accumbens e hipocampo [4].

La puesta en marcha de la respuesta inflamatoria se hace desde  el núcleo paraventricular del hipotálamo

CRF, que éste se estimula por estímulos que llegan por via vascular y nerviosa y a su vez estimula la neurohipófisis y produce  la síntesis y liberación a la circulación sanguínea de la hormona

adrenocorticotropa, la cual, a su vez, estimula la producción de GC y catecolaminas por parte de las glándulas adrenales.

La activación del eje HHA induce una respuesta de fase aguda muy similar en cualquier tipo de agresión sea infecciosa traumática o psíquica, y esta se caracteriza por dos activación glial, invasión de células inmunes, síntesis y liberación de citosinas, radical libre, prostaglandinas y factores nucleares [5,6].

De forma pues que ante un patógeno se ponen dos respuestas en marcha. Una inflamatoria y otra antiinflamatorio. Ante ambas respuesta existe una relación y de ella depende la curación o la perpetuación de reacción antiinflamatoria casi tan dañina como la misma agresión patógena.(7)..

Vamos a intentar describir de manera resumida distintos pasos que intervienen en el proceso inflamatorio en forma de dos pasos como sigue

Catecolaminas y neuroinflamación. Durante las primeras fases de la respuesta a la agresión se ha identificado a las catecolaminas liberadas por el sistema nervioso simpático como agentes potenciadores del sistema inmune

y del proceso inflamatorio, al estimular la producción de mediadores proinflamatorios como ciertas citocinas –factor de necrosis tumoral α (TNF-α) e interleucina (IL) 1β–, el factor de transcripción NFκB y el óxido nítrico (NO) ( 5).También se ha observado que la agresión puede suprimir parte de la respuesta inmune innata celular (quimiotaxis. Recientemente se ha demostrado que durante los ictus se produce una inhibición de linfocitos T y la actividad de células natural killer y de los linfocitos T citotóxicos), mientras que potencian la respuesta immune humoral, dependiendo del receptor adrenérgico, tiempo, dosis y tipo celular implicado [6].

GC y neuroinflamación. A través del eje HHA el organismo es capaz de autorregularse y de controlar el proceso inflamatorio generado, activando las propiedades antiinflamatorias de los GC liberados por la corteza adrenal.Los GC son capaces de suprimir los procesos de adhesión y migración celular, la activación de macrófagos, la presentación de antígenos, activación, proliferación, diferenciación y maduración de los linfocitos T y la función de los linfocitos B como productores de anticuerpos [9]. Sin embargo, algunos autores

han demostrado que los niveles fisiológicos de GC son inmunomoduladores en vez de mayoritariamente inmunosupresores, permiten la producción de citocinas proinflamatorias en los primeros estadios del proceso inflamatorio, y cambian posteriormente este patrón al facilitar la liberación de citocinas antiinflamatorias que resolverían el proceso inflamatorio [6,10].

Existe evidencia creciente acerca del posible papel proinflamatorio de los GC liberados tras exposición a estrés agudo y crónico. En particular, se ha demostrado que niveles crónicamente elevados de GC pueden exacerbar en el cerebro el proceso conocido como excitotoxicidad, la depleción de los niveles de adenosintrifosfato, y el daño y muerte neuronal en múltiples contextos yo manejé como hay se, el edil relacionados con el proceso inflamatorio [12,13]. Actualmente se cuestionan en parte las propiedades universalmente aceptadas de los GC como moléculas predominantemente antiinflamatorias.

Los GC, las hormonas corticoadrenales  pueden realizar efectos contrapuestos: al principio, suprimen

la inflamación periférica al atenuar la producción y liberación de citocinas, inhiben la actividad de moléculas de adhesión vascular y bloquean la actividad de los leucocitos. Los GC también exhiben capacidad antiinflamatoria en el SNC y se utilizan clínicamente por su habilidad para reducir el edema relacionado

con ciertos tumores cerebrales, la encefalitis vírica y la meningitis bacteriana; sin embargo, el tratamiento con GC no suprime la neuroinflamación subsiguiente a la exposición de ciertos estímulos agudos como la isquemia y daño cerebral, e incluso pueden empeorar la muerte celular que tiene lugar en estos escenarios patológicos. Además, los GC pueden exhibir actividad proinflamatoria en el SNC, al regular positivamente la síntesis de moléculas  proinflamatorias como prostaglandinas y leucotrienos  y exacerbar la neuroinflamación generada por la infección con el virus de la inmunodeficiencia humana [9].

Mediadores en la inflamación.

De una manera resumida se exponen los mediadores que influencian que inhiben la inflamación

Glutamato es uno de los procesos que se libera más tempranamente en el cerebro. Y lo hace al

espacio extracelular en forma de altas concentraciones de aminoácidos excitadores (glutamato y aspartato) en diversas regiones cerebrales. Tras la inmovilización en roedores, este proceso aparece

en los primeros 20 minutos de iniciada la agresión [4]. El glutamato liberado es capaz de unirse a su receptor ionotrópico tipo N-metil-D-aspartato (NMDA), cuya sobreactivación causa la entrada masiva del ión Ca2+ al citoplasma celular. El exceso de calcio intracelular desencadena el proceso conocido como excitotoxicidad,

que puede conducir al daño e incluso a la muerte celular debido a la liberación y acción de mediadores secundarios inflamatorios como factores nucleares, citocinas y prostaglandinas, entre otros.

Citocinas es uno de los principales grupos de mediadores inflamatorios relacionados con la exposición a  la agresión,  son las citocinas. Las citocinas son moléculas bioactivas solubles, liberadas por diferentes

tipos celulares en los sistemas periférico (macrófagos y linfocitos) y central (astrocitos y microglía), que pueden actuar tanto de manera sinérgica como antagónica formando una compleja red funcional., su liberación puede alterar numerosas respuestas fisiológicas y comportamentales en el SNC: las citocinas regulan la activación de los ejes HHA y meduloadrenal [20], el proceso de hipertermia y la nocicepción. También pueden producir una reducción de la ingesta de alimento y líquido y de la exploración social, de los síntomas de depresión, anomalías del sueño y déficit cognitivos [21]. La producción de citocinas se puede dividir en dos grandes perfiles, Th1 y Th2, dependiendo del tipo mayoritario de células T secretoras: los linfocitos tipo 1 (Th1) generalmente median la respuesta celular inmune a través de la activación de linfocitos citotóxicos, células natural killer y macrófagos que producen citocinas, como el interferón γ (IFN-γ), TNF-α e IL-2. El otro perfil es el que llevan a cabo los linfocitos tipo 2 (Th2), que potencian la inmunidad adquirida humoral mediada por la producción de anticuerpos y que incluye la liberación de citocinas como la IL-4, 5, 6 y 10 [22]. La exposición a diversos tipos de agresión  altera el balance Th1-Th2. En particular, ciertos mediadores del estrés, como los GC y las catecolaminas, causan una potenciación de las respuestas Th2, al suprimir selectivamente las respuestas inmunes de perfil Th1 e inhibir la producción de citocinas como el TNF-α y la IL-12 por parte de monocitos, macrófagos y células dendríticas.

Factor de necrosis tumoral α (TNF-α) Es una citocina con isoformas α y β, que derivan de dos genes diferentes, estrechamente ligada con el proceso inflamatorio. La mayoría de los estudios en el

SNC se han centrado en la isoforma α, debido a que su producción se ve aumentada tras trauma cerebral agudo, isquemia, infecciones o enfermedades neurodegenerativas [27], aumento que desempeña un importante papel en la respuesta adaptativa cerebral en estos escenarios. Sin embargo, parece claro que una

liberación excesiva de TNF-α causa daño celular [27]. El TNF-α unido a membrana se libera a su forma activa por la acción de la enzima convertidora de TNF-α (TACE). Se ha descrito que la expresión y actividad de TACE se ve aumentada en condiciones neuroinflamatorias, como el estrés agudo por immovilización, isquemia cerebral, esclerosis múltiple o trauma cerebral [28,29]. En un modelo de estrés por inmovilización, nuestro grupo de investigación ha podido demostrar un incremento temprano (una hora) en los niveles de TNF-α soluble en la corteza cerebral de rata, precedido de una regulación al alza de la actividad de la TACE [28].

NFκB y la isoforma inducible de la sintasa de NO (iNOS) [29].

Interleucina 1β (IL-1β) La IL-1β es una citocina proinflamatoria que se ha identificado como agente fundamental del proceso neurogenerativo inducido en múltiples modelos de neuroinflamación [30].

La exposición a diversos agentes patógenos induce la síntesis a nivel sistémico de IL-1β [31,32]. Por su parte, la IL-1β media la producción de catecolaminas y GC [31], y se ha implicado en déficit cognitivos y síntomas de depresión [33] inducidos por patógenos por.

Interleucina 6 (IL-6) La interleucina 6 (IL-6) es una citocina pleiotrópica producida por células inmunes y no inmunes. El aumento en la producciónde IL-6 se ha asociado con una desregulación de la homeostasis interna tras traumatismo cerebral, sepsis y otras enfermedades inflamatorias. Tras sepsis e inflamación local, la IL-6 se considera como el producto final en la cascada de citocinas responsable de la hipertermia [35].

Es importante el concepto Endotoxemia, que refleja el daño tisular, por reacciones inmunes/inflamatorias y estrés físico/psicológico incrementan la producción de IL-6. De este modo, la concentración plasmática de IL-6 se ve aumentada en humanos y roedores expuestos a agresión psicológico [36]. En el cerebro, la IL-6 actúa como neuromodulador capaz de inhibir ciertos componentes de la respuesta a estrés, tales como la ansiedad, sin afectar al resto.

Factor nuclear κB (NFκB) El NFκB es un factor nuclear heterodimérico (dos subunidades proteicas, p50 y p65 principalmente, aunque hay otras subunidades posibles) que se expresa ubicuamente en todo el SNC y fuera de él [39]. En el citoplasma se encuentra en estado latente, unido a una tercera subunidad inhibitoria (IκB). Estímulos de diversa naturaleza, como la exposición a virus o bacterias, radiación ultravioleta, radicales libres y citocinas, ponen en marcha una serie de reacciones en cadena que desembocan en la fosforilación del complejo IκB por parte de una proteína con actividad cinasa IKK. Esta fosforilación del complejo inhibitorio causa su posterior degradación por ubiquitinación y permitiendo la liberación del factor κB. Una vez activado, se trasloca al núcleo, donde reconoce regiones específicas de ADN situadas en el promotor de genes diana, entre los que se incluyen algunos que codifican para proteínas implicadas en el daño oxidativo/ proinflamatorio, como la enzima óxido nítrico sintasa inducible (iNOS) o la isoforma 2 de la ciclooxigenasa (COX-2) [39].

Óxido nítrico sintasa inducible (iNOS): óxido nítrico (NO) y peroxinitrito (ONOO–)Esta enzima se ha implicado en los fenómenos de citotoxicidad que tienen lugar en múltiples sistemas celulares y en numerosas neuropatologías (epilepsia, isquemia, Alzheimer, Parkinson, corea de Huntington) debido a las elevadas concentraciones tóxicas de NO que libera en su actividad [42,43].Se han descrito tres isoformas de la enzima óxido nítrico sintasa (NOS), neuronal (nNOS o NOS1), inducible (iNOS o NOS2

Ciclooxigenasas (COX): prostanoides Las isoformas de ciclooxigenasa (COX) son responsables de la síntesis de los endoperóxidos, PGG2 y PGH2, que se transforman a los diferentes prostanoides por la acción de enzimas prostaglandinasintasas específicas de tejido.La isoforma 2 (COX-2) es capaz de formar niveles de prostaglandinas como PGE2 o PGD2 de 10 a 20 veces superior que los niveles de PG basales, producidos por COX-1 en procesos patológicos con un claro componente proinflamatorio asociado. La COX-2 es una enzima considerada como inducible menos en ciertas regiones cerebrales, como el córtex prefrontal, el hipocampo o la amígdala, donde su expresión es constitutiva. La COX-2 se ve sobreactivada en diversas patologías del SNC como la isquemia, enfermedad de Alzheimer y ciertos tipos de epilepsia [51-53]. Su participación en procesos de daño cerebral se evaluó mediante la inhibición farmacológica de COX-2 o la deleción de su gen, estrategias que ofrecen neuroprotección en modelos animales de neuropatologías [54]. La activación de COX-2 puede ser neurotóxica debido a la elevada producción de prostaglandinas tóxicas como PGE2 (molécula capaz de inducir la masiva liberación de el aminoácido excitador glutamato y generar la muerte apoptótica de astrocitos [55]), y porque en su actividad genera altos niveles de especies reactivas de oxígeno, responsables del daño oxidativo/nitrosativo celular [56].

Receptores toll-like (TLR) La familia de receptores toll-like (TLR) es la principal reguladora de la respuesta inmune innata. Reconocen patrones moleculares específicos asociados a patógenos (por ejemplo, LPS) y desencadenan la repuesta inmune del organismo hospedador frente a infecciones de patógenos. Durante esta respuesta, también se activa NFκB y ciertas citocinas proinflamatorias, como IL-12 [61].

Estudios recientes han demostrado un papel fundamental de los TLR en la respuesta adrenal a estrés tras un estímulo inflamatorio.

Factores antiinflamatorios ante la agresión la llamada el VÍA 15d-PGJ2/PPARγ

La prostaglandina 15-deoxi-prostaglandina J2 (15d-PGJ2), metabolito no enzimático de la prostaglandina

PGD2. Es quizás la más representativa como factor antiinflamatoria Font Además, esta prostaglandina es el principal ligando endógeno de la isoforma γ de la subfamilia de los receptores nucleares activados por los proliferadores de peroxisomas (PPARγ).

Receptores activados por proliferadores de peroxisomas (PPAR)

Los PPAR constituyen una subfamilia dentro de la superfamilia e receptores nucleares para hormonas (tiroidea, glucocorticoides, mineralocorticoides, ácido retinoico, esteroides sexuales, vitamina D, etc.) [66]. Actúan como factores de transcripción activados por ligando (sea endógeno o exógeno), se unen al ADN en regiones específicas (conocidas como elementos de respuesta a PPAR o PPRE) y regulan la expresión de diversos genes relacionados con el metabolismo lipídico y glucídico y con los procesos inflamatorios y de diferenciación celular.

PPARγ y sus ligandos parecen ser reguladores fundamentales de la fisiología cerebral y son potenciales dianas terapéuticas para el tratamiento de distintas condiciones patológicas dentro del SNC. De este modo, se ha podido demostrar la eficacia neuroprotectora del tratamiento con agonistas PPARγ en una gran cantidad de modelos animales neuropatológicos (isquemia,enfermedad de Alzheimer enfermedad de Parkinson) [65].

Además, han aparecido ciertos estudios que demuestran la utilidad de estos compuestos en el tratamiento de ciertos gliomas y astrocitomas, y en la regulación de la proliferación y tráfico de linfocitos T, hito fundamental en la evolución de enfermedades la de raíz autoinmune, como la esclerosis múltiple [65].

Después de resumir este magnífico trabajo nos quedamos común y relativamente clara de que no existe un equilibrio entre lo inflamatorios y antiinflamatorio. Se modulan dependiendo de múltiples circustancias entre otras de patógeno agresor.

Llama la atención este trabajo publicado ácido Ocho años donde ya se conocía la actividad que tiene el sistema vegetativo y sobre todo el freno que el vago hace sobre determinados casos de inflamación, no no son mencionados

En mi opinión es imprescindible pensar en la modulación que el sistema nervioso NC tiene sobre la inmunidad. Esta no tiene un comportamiento autónomo estar como toda nuestra  biología sometida al mando del sistema nervioso. Toda la pléyade de señales que se elaboran a partir de una lesión, no son sino secuencia lógicas y casi matemáticas de un intento de nuestro organismo por reparar los daños y volver a la salud. Homeostasis

BIBLIOGRAFÍA

B. GARCÍA-BUENO, ET AL 682 REV NEUROL 2008; 46 (11): 675-683

1. Steinman L. Elaborate interactions between the immune and nervous systems. Nat Immunol 2004; 5: 575-81.

2. Rhen T, Cidlowski JA. Antiinflammatory action of glucocorticoids –new mechanisms for old drugs. N Engl J Med 2005; 353: 1711-23.

3. Selye H. A syndrome produced by diverse nocuous agents. Nature 1936; 138: 32.

4. Moghaddam B. Stress preferentially increases extraneuronal levels of excitatory amino acids in the prefrontal cortex: comparison to hippocampus and basal ganglia. J Neurochem 1993; 60: 1650-7.

5. Lucas SM, Rothwell NJ, Gibson RM. The role of inflammation in CNS injury and disease. Br J Pharmacol 2006; 147 (Suppl 1): S232-40.

6. Elenkov IJ, Chrousos GP. Stress hormones, proinflammatory and antiinflammatory cytokines, and autoimmunity. Ann N Y Acad Sci 2002; 966: 290-303.

7. Black PH. Stress and the inflammatory response: a review of neurogenic inflammation. Brain Behav Immun 2002; 16: 622-53.

8. Klotz L, Sastre M, Kreutz A, Gavrilyuk V, Klockgether T, Feinstein DL, et al. Noradrenaline induces expression of peroxisome proliferator

activated receptor gamma (PPARgamma) in murine primary astrocytes

and neurons. J Neurochem 2003; 86: 907-16.

9. Sorrells SF, Sapolsky RM. An inflammatory review of glucocorticoid actions in the CNS. Brain Behav Immun 2006; 21: 259-272.

10. Ashwell JD, Lu FW, Vacchio MS. Glucocorticoids in T cell development and function. Annu Rev Immunol 2000; 18: 309-45.

11. McKay LI, Cidlowski JA. CBP (CREB binding protein) integrates NFkappaB nuclear factor-kappaB) and glucocorticoid receptor physical interactions and antagonism. Mol Endocrinol 2000; 14: 1222-34.

12. Sapolsky RM. Stress, glucocorticoids, and damage to the nervous system: the current state of confusion. Stress 1996; 1: 1-19.

13. Stein-Behrens BA, Lin WJ, Sapolsky RM. Physiological elevations of glucocorticoids potentiate glutamate accumulation in the hippocampus. J Neurochem 1994 63: 596-602.

14. Munhoz CD, Lepsch LB, Kawamoto EM, Malta MB, De Sá-Lima L, Avellar MC, et al. Chronic unpredictable stress exacerbates lipopolysaccharide-induced activation of nuclear factor-kappaB in the frontal cortex and hippocampus via glucocorticoid secretion. J Neurosci 2006; 26: 3813-20.

15. Dinkel K, MacPherson A, Sapolsky RM. Novel glucocorticoid effects on acute inflammation in the CNS. J Neurochem 2003; 84: 705-16.

16. MacPherson A, Dinkel K, Sapolsky RM. Glucocorticoids worsen excitotoxin-induced expression of pro-inflammatory cytokines in hippocampal cultures. Exp Neurol 2005; 194: 376-83.

17. Uz T, Dwivedi Y, Savani PD, Impagnatiello F, Pandey G, Manev H. Glucocorticoids stimulate inflammatory 5-lipoxygenase gene expression and protein translocation in the brain. J Neurochem 1999; 73: 693-9.

18. Nair A, Bonneau RH. Stress-induced elevation of glucocorticoids increases microglia proliferation through NMDA receptor activation. JNeuroimmunol 2006; 171: 72-85.

19. De Pablos RM, Villarán RF, Argüelles S, Herrera AJ, Venero JL, Ayala A, et al. Stress increases vulnerability to inflammation in the rat prefrontal cortex. J Neurosci 2006; 26: 5709-19.

20. Katsuura G, Gottschall PE, Dahl RR, Arimura A. Adrenocorticotropin release induced by intracerebroventricular injection of recombinant human interleukin-1 in rats possible involvement of prostaglandin. Endocrinology 1988; 122: 1773-9.

21. Kronfol Z, Remick DG. Cytokines and the brain implications for clinical psychiatry. Am J Psychiatry 2000; 157: 683-94.

22. Kim YK, Maes M. The role of the cytokine network in psychological stress. Acta Neuropsychiatrica 2003; 15: 148-55.

23. Agarwal SK, Marshall GD Jr. Glucocorticoid-induced type 1/type 2 cytokine alterations in humans: a model for stress- related immune dysfunction. J Interferon Cytokine Res 1998; 18: 1059-68.

24. Raison CL, Miller AH. When not enough is too much: the role of insufficient glucocorticoid signaling in the pathophysiology of stress-related  disorders. Am J Psychiatry 2003; 160: 1554-65.

25. Dunn AJ,Wang J, Ando T. Effects of cytokines on cerebral neurotransmission. Comparison with the effects of stress. Adv Exp Med Biol 1999;461: 117-27.

26. Wiegers GJ, Reul JM. Induction of cytokine receptors by glucocorticoids: functional and pathological significance. Trends Pharmacol Sci 1998; 19: 317-21.

27. Wang CX, Shuaib A. Involvement of inflammatory cytokines in central nervous system injury. Prog Neurobiol 2002; 67: 161-72.

28. Madrigal JL, Hurtado O, Moro MA, Lizasoain I, Lorenzo P, Castrillo A et al. The increase in TNF-alpha levels is implicated in NF-kappaB activation and inducible nitric oxide synthase expression in brain cortex after immobilization stress. Neuropsychopharmacology 2002; 26: 155-63.

29. Hurtado O, Cárdenas A, Lizasoain I, Boscá L, Leza JC, Lorenzo P, et al. Up-regulation of TNFa convertase (TACE/ADAM17) after oxygenglucose deprivation in rat forebrain slices. Neuropharmacology 2001; 40: 1094-102.

30. Rothwell NJ, Luheshi GN. Interleukin 1 in the brain: biology, pathology and therapeutic target. Trends Neurosci 2000; 23: 618-25.

31. Nguyen KT, Deak T, Owens SM, Kohno T, Fleshner M,Watkins LR, et al. Exposure to acute stress induces brain interleukin-1beta protein in the rat. J Neurosci 1998; 18: 2239-46.

32. Minami M, Guraishi Y, Yamaguchi T, Nakai S, Hirai Y, Satoh M. Immobilization stress induces interleukin-1? mRNA in the rat hypothalamus. Neurosci Lett 1991; 123: 254-6.

33. Maier SF, Watkins LR. Cytokines for psychologists: implications of bidirectional immune-to-brain communication for understanding behavior, mood, and cognition. Psychol Rev 1998; 105: 83-107.

34. Johnson JD, Campisi J, Sharkey CM, Kennedy SL, Nickerson M, Greenwood BN, et al. Catecholamines mediate stress-induced increases in peripheral and central inflammatory cytokines. Neuroscience 2005; 135: 1295-307.

35. Chai Z, Gatti S, Toniatti C, Poli V, Bartfai T. Interleukin (IL)-6 gene expression in the central nervous system is necessary for fever response to lipopolysaccharide or IL-1 beta: a study on IL-6-deficient mice. JExp Med 1996; 183: 311-6.

36. Takaki A, Huang QH, Somogyvari-Vigh A, Arimura A. Immobilization stress may increase plasma interleukin 6 via central and peripheral catecholamines.Neuroimmunomodulation 1994; 1: 335-42.

37. Kitamura H, Konno A, Morimatsu M, Jung BD, Kimura K, Saito M. Immobilization stress increases hepatic IL-6 expression in mice. Biochem Biophys Res Commun 1997; 238: 707-11.

38. Oka T, Oka K, Hori T. Mechanisms and mediators of psychological stress-induced rise in core temperature. Psychosom Med 2001; 63:476-86.

39. Baldwin AS Jr. The NF-kappa B and I kappa-B proteins: new discoveries and insights. Annu Rev Immunol 1996; 14: 649-83.

40. Madrigal JL, Moro MA, Lizasoain I, Lorenzo P, Castrillo A, Boscá L, et al. Inducible nitric oxide synthase expression in brain cortex after acute restraint stress is regulated by nuclear factor kappaB-mediated   mechanisms. J Neurochem 2001; 76: 532-8.

41. Bierhaus A,Wolf J, Andrassy M, Rohleder N, Humpert PM, Petrov D, et al. A mechanism converting psychosocial stress into mononuclear cell activation. Proc Natl Acad Sci U S A 2003; 100: 1920-5.

42. Moncada S, Palmer RM, Higgs EA. Nitric oxide: physiology, pathophysiology, and pharmacology. Pharmacol Rev 1991; 43: 109-42.

43. Gross SS, Wolin MS. Nitric oxide: pathophysiological mechanisms. Annu Rev Physiol 1995; 57: 737-69.

44. Nathan C, Xie QW. Nitric oxide synthases: roles, tolls, and controls. Cell 1994; 78: 915-8.

45. Leza JC, Salas E, Sawicki G, Russell JC, Radomski MW. The effect of stress on homeostasis in JCR:LA-cp rats: the role of nitric oxide. J Pharmacol Exp Ther 1998; 286: 1397-403.

46. Calza L, Giardino L, Ceccatelli S. NOS mRNA in the paraventricular nucleus of young and old rats after immobilization stress. Neuroreport 1993; 4: 627-30.

47. Milakofsky L, Harris N,Vogel WH. Effects of repeated stress on plasma arginine levels in young and old rats. Physiol Behav 1993; 54: 725-8.

48. Olivenza, R, Moro MA, Lizasoain I, Lorenzo P, Fernández AP, Rodrigo J, et al. Chronic stress induces the expression of inducible nitric oxide synthase in rat brain cortex. J Neurochem 2000; 74: 785-91.

49. Madrigal JL, Moro MA, Lizasoain I, Lorenzo P, Leza JC. Stress-induced increase in extracellular sucrose space in rats is mediated by nitric oxide. Brain Res 2002; 938: 87-91.

50. Madrigal JL, Olivenza R, Moro MA, Lizasoain I, Lorenzo P, Rodrigo P, et al. Glutathione depletion, lipid peroxidation and mitochondrial dysfunction are induced by chronic stress in rat brain. Neuropsychopharmacology 2001; 24: 420-29.

51. Miettinen S, Fusco FR, Yrjanheikki J, Keinanen R, Hirvonen T, Roivainen R, et al. Spreading depression and focal brain ischemia induce cyclooxygenase-2 in cortical neurons through N-methyl-D-aspartic acid-receptors and phospholipase A2. Proc Natl Acad Sci U S A 1997; 94: 6500-5.

52. Nogawa S, Zhang F, Ross ME, Iadecola C. Cyclo-oxygenase-2 gene expression in neurons contributes to ischemic brain damage. J Neurosci 1997; 17: 2746-55.

53. Pasinetti GM. Cyclooxygenase and inflammation in Alzheimer’s disease: experimental approaches and clinical interventions. J Neurosci Res 1998; 54: 1-6.

54. Araki E, Forster C, Dubinsky JM, Ross ME, Iadecola C. Cyclooxyge ESTRÉS Y NEUROINFLAMACIÓN

REV NEUROL 2008;

46 (11): 675-683 683 nase-2 inhibitor ns-398 protects neuronal cultures from lipopolysaccharide- induced neurotoxicity. Stroke 2001; 32: 2370-5.

55. Takadera T, Yumoto H, Tozuka Y, Ohyashiki T. Prostaglandin E(2) induces caspase-dependent apoptosis in rat cortical cells. Neurosci Lett 2002; 317: 61-4.

56. Egan RW, Paxton J, Kuehl FA Jr. Mechanism for irreversible self-deactivation of prostaglandin synthetase. J Biol Chem 1976; 251: 7329-35.

57. Yamagata K, Andreasson KI, Kaufmann WE, Barnes CA, Worley PF. Expression of a mitogen-inducible cyclooxygenase in brain neurones:regulation by synaptic activity and glucocorticoids. Neuron 1993; 11: 371-86.

58. Katafuchi T, Takaki A, Take S, Kondo T, Yoshimura M. Endotoxin inhibitor blocks heat exposure-induced expression of brain cytokine mRNA in aged rats. Brain Res Mol Brain Res 2003; 118: 24-32.

59. Nie SN, Sun HC, Wu XH, Qian XM. Cyclooxygenase 2, pS2, inducible nitric oxid-e synthase and transforming growth factor alpha in gastric adaptation to stress. World J Gastroenterol 2004; 10: 3537-41.

60. Madrigal JL, Moro MA, Lizasoain I, Lorenzo P, Fernández AP, Rodrigo J, et al. Induction of cyclooxygenase-2 accounts for restraint stressinduced oxidative status in rat brain. Neuropsychopharmacology 2003;28: 1579-88.

61. Janeway CA Jr, Medzhitov R. Innate immune recognition. Annu Rev Immunol 2002; 20: 197-216.

62. Bornstein SR, Zacharowski P, Schumann RR, Barthel A, Tran N, Papewalis C, et al. Impaired adrenal stress response in toll-like receptor 2-deficient mice. Proc Natl Acad Sci U S A 2004; 101: 16695-700.

63. Zacharowski K, Zacharowski PA, Koch A, Baban A, Tran N, Berkels R, et al. Toll-like receptor 4 plays a crucial role in the immune-adrenal esponse to systemic inflammatory response syndrome. Proc Natl Acad Sci U S A 2006; 103: 6392-7.

64. McEwen BS. Protective and damaging effects of stress mediators. N Engl J Med 1998; 338: 171-9.

65. Feinstein DL. Therapeutic potential of peroxisome proliferator-activated receptor agonists for neurological disease. Diabetes Technol Ther 2003; 5: 67-73.

66. Houseknecht KL, Cole BM, Steele PJ. Peroxisome proliferator-activated receptor gamma (PPARgamma) and its ligands: a review. Domest Anim Endocrinol 2002; 22: 1-23.

67. Forman BM, Chen J, Evans RM. Hypolipidemic drugs, polyunsaturated fatty acids, and eicosanoids are ligands for peroxisome proliferator-activated receptors alpha and delta. Proc Natl Acad Sci U S A 1997; 94: 4312-7.

68. Kainu T, Wikstrom AC, Gustafsson JA, Pelto-Huikko M. Localization of the peroxisome proliferator-activated receptor in the brain. Neuroreport 1994; 5: 2481-5.

69. Luna-Medina R, Cortes-Canteli M, Alonso M, Santos A, Martínez A, Pérez-Castillo A. Regulation of inflammatory response in neural cells in vitro by thiadiazolidinones derivatives through peroxisome proliferatoractivated receptor gamma activation. J Biol Chem 2005; 280: 21453-62.

70. García-Bueno B, Madrigal JL, Lizasoain I, Moro MA, Lorenzo P, Leza JC. Peroxisome proliferator-activated receptor gamma activation decreases neuroinflammation in brain after stress in rats. Biol Psychiatry 2005; 57: 885-94.

71. García-Bueno B, Madrigal JL, Lizasoain I, Moro MA, Lorenzo P, Leza JC. The anti-inflammatory prostaglandin 15d-PGJ2 decreases oxidative/nitrosative mediators in brain after acute stress in rats. Psychopharmacology (Berl) 2005; 180: 513-22.

72. Ricote M, Li AC, Willson TM, Kelly CJ, Glass CK. The peroxisome proliferator-activated receptor-gamma is a negative regulator of macrophage activation. Nature 1998; 391: 79-82.

73. Heneka MT, Feinstein DL, Galea E, Gleichmann M,Wullner U, Klockgether T. Peroxisome proliferator-activated receptor gamma agonists protect cerebellar granule cells from cytokine induced apoptotic cell death by inhibition of inducible nitric oxide synthase. J Neuroimmunol 1999; 100: 156-68.

74. García-Bueno B, Caso JR, Pérez-Nievas BG, Lorenzo P, Leza JC. Effects of peroxisome proliferator-activated receptor gamma agonists on brain glucose and glutamate transporters after stress in rats. Neuropsychopharmacology 2007; 32: 1251-60.

75. Castrillo A, Díaz-Guerra MJ, Hortelano S, Martín-Sanz P, Boscá L. Inhibition of IkappaB kinase and IkappaB phosphorylation by 15-deoxydelta( 12,14)-prostaglandin J(2) in activated murine macrophages. Mol Cell Biol 2000; 20: 1692-8.

76. Niino M, Iwabuchi K, Kikuchi S, Ato M, Morohashi T, Ogata A, et al. Amelioration of experimental autoimmune encephalomyelitis in C57BL/6 mice by an agonist of peroxisome proliferator-activated receptor-gamma. J Neuroimmunol 2001; 116: 40-8.

77. Breidert T, Callebert J, Heneka MT, Landreth G, Launay JM, Hirsch EC. Protective action of the peroxisome proliferator-activated receptor- gamma agonist pioglitazone in a mouse model of Parkinson’s disease. J Neurochem 2002; 82: 615-24.

78. Sundararajan S, Gamboa JL, Victor NA, Wanderi EW, Lust WD, Landreth GE. Peroxisome proliferator-activated receptor-gamma ligands reduce inflammation and infarction size in transient focal ischemia. Neuroscience 2005; 130: 685-96.

79. Pereira MP, Hurtado O, Cárdenas A, Boscá L, Castillo J, Dávalos A, et al. Rosiglitazone and 15-deoxy-Delta(12,14)-prostaglandin J(2) cause potent neuroprotection after experimental stroke through noncompletely overlapping mechanisms. J Cereb Blood Flow Metab 2006; 26: 218-29.

80. Blanco M, Moro MA, Dávalos A, Leira R, Castellanos M, Serena J, et al. Increased plasma levels of 15-deoxydelta prostaglandin J2 are associated with good outcome in acute atherothrombotic ischemic stroke. Stroke 2005; 36: 1189-94.

81. Combs CK, Johnson DE, Karlo JC, Cannady SB, Landreth GE. Inflammatory mechanisms in Alzheimer’s disease: inhibition of betaamyloid-stimulated proinflammatory responses and neurotoxicity by PPARgamma agonists. J Neurosci 2000; 20: 558-67.

82. Heneka MT, Sastre M, Dumitrescu-Ozimek L, Hanke A, Dewachter I, Kuiperi C, et al. Acute treatment with the PPARgamma agonist pioglitazone and ibuprofen reduces glial inflammation and Abeta1-42 levels in APPV717I transgenic mice. Brain 2005; 128

82. Heneka MT, Sastre M, Dumitrescu-Ozimek L, Hanke A, Dewachter I, Kuiperi C, et al. Acute treatment with the PPARgamma agonist pioglitazone and ibuprofen reduces glial inflammation and Abeta1-42 levels in APPV717I transgenic mice. Brain 2005; 128: 1442-53.

83. Pershadsingh HA, Heneka MT, Saini R, Amin NM, Broeske DJ, Feinstein DL. Effect of pioglitazone treatment in a patient with secondary multiple sclerosis. J Neuroinflammation 2004; 1: 3.

84. Galea E, Heneka MT, Dello Russo C, Feinstein DL. Intrinsic regulation of brain inflammatory responses. Cell Mol Neurobiol 2003; 23: 625-35.

25 Abril 2016

INFLAMACION AGUDA Y CRONICA. METAFLAMMATIO Y ANTHROPOGENS

Archivado en: Inflamacion cerebral — Enrique Rubio @ 21:13

figura-15-inmunoLa teoría de los gérmenes en el siglo xix  mostró que las infecciones eran la causa principal de patógenos y consiguió un marcado avance médico y de salud pública mediante la higiene, la aparición de vacunas y antibióticos. A partir de aquí se consigue un control progresivo de los gérmenes y la disminución marcada de las epidemias y de la gran mortandad que estos gérmenes en forma de epidemia producían pero la paz nunca es duradera y después de esto al cambiar el hombre a nuevos estilos de vida, aparecen las enfermedades crónicas que ya no tienen tanta mortalidad pero mutilan al hombre que al mismo tiempo se va haciendo más longevo.

Se ha descubierto un nuevo tipo de enfermedades con bajo grado de inflamación que se generaliza y se hace crónica y se le llama “metaflammation”, y está producida por patógenos como inductores y a éstos se les llama “anthropogens” y son consecuencias de los cambios a que se ha sometido nombre en su nuevo estilo de vida, y se transforman entonces esta enfermedad crónica en el equivalente a la teoría de los gérmenes del siglo xix

Estas enfermedades  crónicas (por ejemplo, enfermedad del corazón, cáncer, diabetes, problemas respiratorios crónicos) - a menudo llamadas “enfermedades de la civilización” (3) ,  reemplazan las infecciones como la fuente principal de la enfermedad. Las enfermedades cronicas se definen como aquellas que son transmisibles, recurrentes duraderas, y sin una causa microbiana primaria. Al mismo tiempo incluyen los traumatismos propios de la civilización industrial,  traumatismo de vehículos de motor y ocupacionales, lesiones deportivas, y excluyen las enfermedades agudas, como  el SIDA que se han convertido en crónicas gracias a los avances de los tratamientos médicos. La transición epidemiológica se produjo en la segunda mitad del siglo 20 en muchos países desarrollados. aproximadamente el 70% de las enfermedades en la actualidad son enfermedades crónicas (4). Y han aparecido en países a medida que se desarrollaban , como China y México, y se prevé que en países de desarrollo tardío, como la India y Bangladesh (1,5). Seguro que su etiología es multicausal.

La teoría de los gérmenes ofrecía una fácil comprensión, “un germen una enfermedad”, pero se han asociado constantes que complican la comprensión del problema. El envejecimiento de la población y el dismetabolismo, pero también aparecen esta enfermedades en gente joven, por lo que hay que agregar el efecto desconocimiento o casualidad. La modificación de los genes por entorno (epigenetica) dan explicaciones pero queda un largo trecho por descubrir para tener el cómputo total de la etiología de esta patología crónica.

El descubrimiento de una forma de inflamación no conocido en la década de 1990 (6) y su amplia presencia en muchas enfermedades crónicas (7) nos lleva a la conclusión  de que la mayoría de estas enfermedades tiene una base  inflamatoria (8).

Desde hace más de 2.000 años, se conoce la inflamación clásica que se manifiesta  por los síntomas identificados por los romanos médico Celso Aurelio como el dolor ( dolor ), enrojecimiento ( rubor ), calor ( heat ), y la hinchazón ( tumor ), con la adición más reciente de la pérdida de la función ( letargo ). Esta forma de inflamación clásica es típicamente una respuesta a corto plazo a la infección y lesión, destinadas a eliminar el estímulo infeccioso y permitiendo la reparación del tejido dañado, en última instancia resulta en la curación y un retorno a la homeostasis. Sin embargo, en 1993, los investigadores descubrieron un tipo diferente de respuesta inflamatoria prolongada, mal regulada o inadaptado asociado con la obesidad, lo que sugiere que puede explicar los efectos patógenos de la ganancia excesiva de peso (6). “Metaflammation” (9). La inflamación crónica se diferencia de la aguda,  1) es menos manifiesta, lo que sólo un pequeño aumento en los marcadores del sistema inmune, por ejemplo, un 4 - a 6-veces mayor en comparación con los marcados aumentos cientos de veces mayores que aparecían en la inflamación aguda, 2) es persistente y crónica, y 3) se generaliza en vez de localizarse; 4) tiene antígenos que son menos evidentes como agentes extranjeros o patógenos microbianos y, por lo tanto, se ha hecho referencia como “inductores”, 5) parece perpetuar, en lugar de resolver la enfermedad, y 6) se asocia con una reducción, en vez de aumentar, la tasa metabólica.

En esencia, aunque la inflamación clásica tiene un papel curativo en la enfermedad aguda, metaflammation, debido a su persistencia, puede tener un papel mediador, ayudando a agravar y perpetuar la enfermedad crónica. La diferencia entre estas 2 formas de inflamación

Un número cada vez mayor de los biomarcadores pro-o anti-inflamatorios para metaflammation, han sido recientemente identificados (16), y varias vías de investigación han tratado de identificar sus inductores nutricionales, conductuales y ambientales (10,15). Los inductores Inductores incluyen no sólo los comportamientos relacionados con estilos de vida modernos facilitados por los entornos post-industriales - por ejemplo, la mala alimentación, la inactividad, falta de sueño y el estrés (17) -, sino también los componentes de estos ambientes propios, tales como el material relacionados con el tráfico contaminación del aire (18,19), disruptores endocrinos químicos, llamados Obesogens debido a su posible relación con la obesidad (20), las condiciones sociales y económicas que generan la desigualdad y la inseguridad económica, incluida la injusticia organizacional percibida o prejuicios en el lugar de trabajo (21) y los vínculos entre la desigualdad y la raza / etnia, como se propone en el “hipótesis del desgaste”, lo que sugiere que los resultados del parto son más perjudiciales en las madres mayores de ciertos grupos desfavorecidos raciales / étnicos  y otros menos numerosos como el asbesto en los materiales de construcción, trabajo por turnos, el aumento de dióxido de carbono en la atmósfera (22). Tales estilos de vida y entornos constituyen una categoría de inductores que pueden ser etiquetados como “anthropogens” por sus hechos a medida orígenes y la influencia potencial sobre la salud. La Anthropogens se define como el entorno creado por el hombre, sus derivados y  estilos de vida propios de esos entornos, algunos de los cuales tienen efectos biológicos pueden ser perjudiciales para la salud humana.

Los factores que distinguen los inductores pro-inflamatorias de los anti-inflamatorias, son a la vez temporales y de origen humano . Todos los inductores anti-inflamatorios o neutrales son aquellos con los que los seres humanos han tenido la experiencia de cientos o miles de años, la mayoría de los cuales son naturales, por ejemplo, frutas, frutos secos o mínimamente modificados,  vino, cerveza). Pero los inductores Pro-inflamatorios son recientes y de origen  humano y productos de la modificación de los alimentos procesados. El tipo de vida inactivo, y la desigualdad social que forman parte del ambiente son sin duda alguna inductores. . El envejecimiento es un interesante pro-inflamatoria inductor.

El tiempo de actuación de los Inductores de pro-y anti-inflamatorias están relacionadas con cambios importantes en la evolución humana. Es difícil no tener en cuenta el cambio para el hombre ha supuesto el empleo de la máquina y la persistencia con que está es utilizada.

La persistencia del anthropogens sobre el sistema inmunológico, y las formas en que lo hace tan afectan podrían ser reveladores. Las respuestas inmunes humanas son innata o desarrolladas a través de la exposición a estímulos desconocidos durante un tiempo prolongado. Antígenos no tóxicos con los que los seres humanos han evolucionado a lo largo de miles de años (”gérmenes buenos”) pueden causar una respuesta inmune escasa, mientras que anthropogens - hecho por el hombre, tienen más probabilidades de provocar una respuesta, aunque sea mínima, nivel uno, no como forma inmediata de amenaza, pero sí la exposición continúa, la respuesta puede llegar a ser crónica. Los mecanismos puede estar relacionada con las influencias genéticas o epigenéticas sobre los receptores químicos, tales como a través nde factores nutricionales (24). Debido a que tal respuesta es indiferenciada, es probable que sea sistémico en lugar de localizada.

El sistema inmunológico humano está reaccionando a nuevos entornos y estilos de vida (anthropogens), creados por el hombre pero hace poco tiempo que está expuesto a ellos, algo más de  200 años es decir, desde de la Revolución Industrial, para el que sistema inmunológico no ha tenido tiempo de adaptarse.

Sin duda el ambiente enriquecido que vivimos a beneficiado a la salud humana. Ha sido el principal responsable de la  disminución de las enfermedades infecciosas durante los últimos 1 o 2 siglos. El aumento de las enfermedades crónicas es una aberración reciente y probablemente refleja un inevitable punto de rendimientos decrecientes en un sistema de crecimiento económico exponencial, lo que se refleja en nuestros sistemas fisiológicos. Podríamos decir en el estilo de vida beneficiado a la salud, tienen a como peaje la inflamación y enfermedad crónica.

Cualquier sugerencia de detener el progreso humano o regresar a las condiciones del Paleolítico sería como tratar de eliminar todos los gérmenes - buenas y malas - para manejar las infecciones. Reconocimiento de anthropogens insalubres, sin embargo, cambiar el enfoque de las causas orgánicas y multifocal de las enfermedades crónicas a los vectores y los entornos y sus conductores distales económicos, sociales y físicas, así como la teoría de los gérmenes se centró en los patógenos microbianos. Este enfoque es más plural ya que intervienen muchísimos más interacciones de la época de los gérmenes. Las aplicaciones de este enfoque reside en la reorientación de las hipótesis comprobables relacionadas con la causalidad de enfermedades crónicas, así como el reconocimiento de un ámbito más amplio de influencias en la salud moderno y el bienestar que puede incorporar un espectro de temas del mundo actual, tales como el crecimiento demográfico y el cambio climático (25). Tratamientos farmacéuticos, médicos y quirúrgicos, sin duda, seguirá siendo crucial en el tratamiento de enfermedades crónicas, como son las infecciones, pero la etiología anthropogen basado sugiere la necesidad de una perspectiva más amplia sobre la prevención de enfermedades y la gestión.

La comprobación por la Doctora, de que las células inmunes, linfocitos, están conectadas a terminaciones nerviosas, nos den una nueva perspectiva y posibilidad de que el gestor, sistema nervioso, efectue su trabajo de una manera más equilibrada. En realidad es un símil a con la política, y de los ciudadanos en General, nos hace falta activar el centro neural de “ponernos de acuerdo”.

Bibliografia

PREVENTIN CHONIC DISEASE
PUBLIC HEALTH RESEARCH , PRACTICE. AND POLICY
Harris B. La salud pública, la nutrición y la disminución de la mortalidad: la tesis de McKeown revisited. Soc Hist Med 2004; 17:379-407.

Garry Egger, PhD, MPH In Search of a Germ Theory Equivalent for Chronic Disease

Harris B. La salud pública, la nutrición y la disminución de la mortalidad: la tesis de McKeown revisited. Soc Hist Med 2004; 17:379-407.

1. Sanders JW, GS Fuhrer, Johnson MD, Riddle MS. La transición epidemiológica: la situación actual de las enfermedades infecciosas en los países desarrollados frente a los países en desarrollo. Prog. Sci 2008;. 91 (Pt 1) :1-37 CrossRef PubMed

2. Björntorp P. La obesidad visceral: una “. Síndrome civilización” Obes Res 1993; 1 (3) :206-22. PubMed

3. AD López, Mathers CD, Ezzatti M, Jamison DT, Murray CJ. Carga mundial y regional de enfermedades y factores de riesgo, 2001: análisis sistemático de los datos de salud de la población. Lancet 2006;. 367 (9524) :1747-57 CrossRef PubMed

4. Anderson H. Historia y filosofía de la epidemiología moderna. http://philsci-archive.pitt.edu/id/eprint/4159. Acceso 16 de octubre de 2011.

5. Hotamisligil GS, Shargill NS, Spiegelman BM. Adiposo expresión de factor de necrosis tumoral-alfa: papel directo en la relacionada con la obesidad resistencia a la insulina. Science 1993;. 259 (5091) :87-91 CrossRef PubMed

6. Libby P. inflamación y la enfermedad. Ap Nutr 2007; 65 (12 Pt 2): S140-6. PubMed

7. Scrivo R, M Vasile, Bartosiewicz I, Valesini inflamación G. como “suelo común” de las enfermedades multifactoriales. Autoimmun Rev. 2011;. 10 (7) :369-74 CrossRef PubMed

8. Hotamisligil GS. La inflamación y la enfermedad metabólica. Nature 2006;. 444 (7121) :860-7 CrossRef PubMed

9. Egger G, J. Dixon caso de la obesidad es el principal del juego? ¿O necesitamos un cambio de imagen del medio ambiente para combatir las epidemias de enfermedades inflamatorias y crónicas? Obes Rev. 2009;. 10 (2) :237-49 CrossRef PubMed

10. Mizuno Y, Jacob RF, Mason RP. La inflamación y el desarrollo de la aterosclerosis. J Atheroscler Thromb 2011;. 18 (5) :351-8 CrossRef PubMed

11. Fernández-Real JM, Ricart W. resistencia a la insulina y síndrome inflamatorio crónico cardiovascular. Endocr Rev. 2003;. 24 (3) :278-301 CrossRef PubMed

12. Hotamisligil GS. Estrés del retículo endoplásmico y la base inflamatoria de la enfermedad metabólica. Celular 2010; 140 (6) :900-17. CrossRef PubMed

13. Bäckhed F. 99 ª Conferencia Dahlem sobre la infección, la inflamación y trastornos inflamatorios crónicos: la microbiota intestinal normal en la salud y la enfermedad. Clin Exp Immunol 2010;. 160 (1) :80-4 CrossRef PubMed

14. Wärnberg J, E Nova, J Romeo, LA Moreno, M Sjostrom, Marcos A. Estilo de vida relacionadas con los determinantes de la inflamación en la adolescencia. Br J Nutr 2007; 98Suppl 1:. S116-20 CrossRef PubMed

15. Ouchi N, JL Parker, JJ Lugus, K. Walsh adipocinas en la inflamación y la enfermedad metabólica. Nat Rev Immunol 2011;. 11 (2) :85-97 CrossRef PubMed

16. Willett WC, Koplan JP, Nugent R, Dusenbury C, P Puska, Gaziano TA. Prevención de las enfermedades crónicas a través de la dieta y cambios de estilo de vida. En: DT Jamison, JG Breman, AR Measham, G Alleyne, M Claeson, DB Evans, et al, editores. Las prioridades de control de enfermedades en los países en desarrollo. 2 ª edición. Washington (DC): Banco Mundial, 2006.

17. Mazzoli-Rocha F, S Fernandes, Einicker-Lamas M, Zin WA. Roles de estrés oxidativo en la señalización y la inflamación inducida por partículas. Cell Biol. Toxicol 2010;. 26 (5) :481-98 CrossRef PubMed

18. Alexeeff SE, Coull BA, Gryparis A, H Suh, Sparrow D, Vokonas PS, et al. Mediano plazo, la exposición a la contaminación del aire relacionada con el tráfico y los marcadores de la inflamación y la función endotelial. Environ Health Perspect 2011;. 119 (4) :481-6 CrossRef PubMed

19. Neel BA, RM Sargis. La paradoja del progreso: alteración del metabolismo del medio ambiente y la epidemia de diabetes. Diabetes 2011;. 60 (7) :1838-48 CrossRef PubMed

20. Elovainio M, Ferrie JE, D Gimeno, R Devogli, Shipley M, Vahtera J, et al. Justicia organizacional y los marcadores de la inflamación: El estudio Whitehall II. Occup Environ Med 2010;. 67 (2) :78-83 CrossRef PubMed

21. Geronimus AT. La hipótesis del desgaste y la salud de las mujeres afroamericanas e infantes: evidencias y especulaciones. Ethn Dis 1992;. 2 (3) :207-21 PubMed

22. Franceschi C. Inflammaging como una de las principales características de las personas mayores: se puede prevenir o curar? Ap Nutr 2007; 65 (12 Pt 2):. S173-6 CrossRef PubMed

23. Choi SW, Friso Epigenética S.: un nuevo puente entre la nutrición y la salud. Adv Nutr 2010;. 1 (1) :8-16 PubMed

24. G. Egger Dousing nuestro entorno inflamatorio (s): es el comercio de carbono personal una opción para reducir la obesidad - y el cambio climático?Obes Rev. 2008;. 9 (5) :456-63 CrossRef PubMed

25 Octubre 2011

EL EJERCICIO FISICO AEROBICO EN LA DETENCION DE LAS DEMENCIAS EN SU ESTADIO INICIAL

Archivado en: FUNCIONES PSIQUICAS, Inflamacion cerebral — Enrique Rubio @ 21:44

En la revista Med Scape de 19 de septiembre 2011, Megan Brooks hace una revision de la bondad del ejercicio fisico anaerobico en la detención de los procesos demenciales leves y empieza diciendo “ - Cualquier actividad física aeróbica que eleva el ritmo cardiaco y aumenta la necesidad de oxígeno por el cuerpo puede reducir el riesgo de demencia y deterioro cognitivo en fases iniciales., según una revisión de la literatura.
Fundamenta esta afirmación en una amplia revisión sobre el tema. de 1600 trabajos, con 130 que se preocupan del tema alimentación, ejercicio y detención de la demencia leve. El metanálisis lo hace , J. Eric Ahlskog, MD, PhD, un neurólogo de la Clínica Mayo, en Rochester, Minnesota,
El problema surge cuando se pregunta que tipo de ejercicio y que tiempo hay que dedicarle.
Todos los trabajos que personalmente he revisado destacan la necesidad de ejercicios aeróbicos que no cansen en exceso al corazón y no provoque excesiva taquicardia y taquidneas.”
. En declaraciones a Medscape Medical News , el Dr. Ahlskog señaló que la cantidad de ejercicio que se necesita para obtener beneficios para el cerebro no se ha definido claramente. Sin embargo, dijo, “el ejercicio suficiente para elevar la frecuencia cardiaca en un 60% del máximo durante unos 150 minutos a la semana. Esto es similar a la recomendación de la American Heart Association.
El ejercicio de resistencia anaeróbico, como levantamiento de pesas no esta bien estudiado aunque muchos autores también lo consideran beneficioso sin que puedan aseverar el tiempo de duración de estos ejercicios.
Es evidente que el envejecimiento disminuye el volumen del cerebro, pero no por muerte neuronal solo, sino muy probablemente por disminución de las sinapsis y en consecuencia disminución de la conexión interneuronal.”
Parece evidente que la revisión de la literatura, manifiesta de una amplia forma que los efectos del ejercicio aeróbico en los seres humanos han sido bien documentados e incluyen:
• reducción de los riesgos posteriores para la demencia y deterioro cognitivo leve,
• la mejora de resultados en las pruebas cognitivas, tanto en las personas mayores normales y aquellos con deterioro cognitivo,
• el cerebro mantiene mejor conectividad, medido por resonancia magnética funcional, y
• aumento del volumen de la corteza cerebral y el hipocampo areas fundamentales para la memoria.
Asi mismo a nivel experimental en se demuestra la gran influencia del ejercicio sobre:
• aprendizaje y memoria;
• numerosos índices de la neuroplasticidad, como factores de transcripción relacionados con la neuroplasticidad, la potenciación del hipocampo a largo plazo, y la integridad de la columna vertebral y lasdendríticas;
• niveles elevados en el cerebro de factores neurotróficos,
• neurogénesis en el hipocampo.
Resumen
Cyrus Raji, Universidad de Pittsburgh Medical Center Mercy Hospital, Pennsylvania, aunque no partcipo en el estudio opina: “Este artículo resume muy bien cómo la actividad física regular puede promover mejor la salud del cerebro con el envejecimiento y reducir el riesgo de la enfermedad de Alzheimer. ”
Dr. Raji “Si bien la mayoría de la evidencia muestra que la actividad física aeróbica es el mejor tipo de actividad física para este propósito, el entrenamiento de resistencia con pesas también puede ser útil”, necesitamos ahora estudios que examinen si otros factores de estilo de vida, como la dieta, pueden producir un efecto beneficioso similar en el cerebro”, dijo.
Dr. Ahlskog y sus colegas concluyen, son mas moderados en sus afirmaciones “el ejercicio no debe ser pasado por alto como una estrategia terapéutica importante”.
Dr. Ahlskog dijo a Medscape Medical News “El ejercicio aeróbico regular de cualquier tipo” debe alentar,. Es importante tener en cuenta que no todos los ejercicios requiere de buenas piernas y el equilibrio. “Gimnasios tienen una variedad de máquinas de ejercicio para la posición de sentado, mientras que la natación también es un ejercicio aeróbico excelente.”. Los ejercicios elementales como trabajos caceros o de jardineria tambien serian utiles.
Dr. Ahlskog “”Obviamente, aquellos pacientes con enfermedad cardiopulmonar necesitan directrices de sus médicos”, Dr. Ahlskog Raji y el Dr. no han revelado las relaciones financieras pertinentes .
Mayo Clin Proc . 2011, 86:876-884. .
Parece una voz generalizada que el ejercicio físico de cada día y posiblemente una dieta adecuada y un cultivo de la razón son buenos caminos, pero no solo para las enfermedades demenciales sino para toda persona que aspire a estar sano.
Pero esto no debe apartarnos de algo que se publica menos.
“Cual es la etiología de las lesiones encontradas en el cerebro de los enfermos con patología demencial sobre todo en la enfermedad de Alzheimer

18 Octubre 2007

MMPs en la permeabilidad de la BBB en la Hemorragia cerebral

Archivado en: Inflamacion cerebral, vasculo cerebral — Enrique Rubio @ 12:32

MMPs en la permeabilidad de la BBB en la hemorragia Cerebral

La característica fundamental y primaria de la inflamación del sistema nervioso es la permeabilidad de la barrera hematoencefalica y la llegada al parénquima cerebral de plasma y elementos formes de la sangre. A nivel clinico el edema cerebral angiogenico es la causa fundamental y primaria de la inflamación del sistema nervioso. Los demas acontecimientos son posteriores.

La sustancia determinante, aunque no la unica de la apertura de la BHE son las metaloproteinasas de matriz MMPs y en multiples trabajos han sido demostradas su aumento en los procesos inflamatorios del SNC y periferico

Los inhibidores de las MMPs reducen el daño de la BHE y previenen la muerte celular en animales; con esclerosis multiple, isquemia y hemorragias cerebrales y meningitis bacterianas .

Los inhibidores de las MMPs reducen la BBB y previenen la muerte celular La inyeccion intratecal de Lipopolisacaridos que normalmente induce la aparición de MMPs y la apertura de la BBB, son inhibidos con inhibidores de las MMPs

La hemorragia intracerebral (HIC)es un proceso de aparición aguda sin tratamiento efectivo. Las consecuencias que la HIC producen en el cerebro todavía están distantantes de tener un tratamiento efectivo. Algunos trabajos sugieren que las MMP9 destruye la matriz extracelular en la HIC pero el mecanismo a través del cual actua la MMP9 aun permanece sin aclarar l
En el un trabajo de Jian Wang and Stella E. Tsirka, estudian la expresion de de gelatinasa in vivo usando una colagenasa que induce en el raton HIC y encuentran que la MMP9 Gel Zymography esta disregulado y activado después de la HIC y encuentran la actividad de la gelatinasa esta aumentada y localizadas entre las neuronas y el endotelio vascular. La utilización del GM6001 (100 mg/kg) mejora la disregulacion de la gelatinasa y el estrés oxidativo del infiltrado de neutrofilos, mejora el edema cerebral y la degeneracion neuronal así como mejora la función y disminuye el volumen de la lesion
Encuentran que la MMP-9 lesiona el cerebro dentro de los 3 dias de producida la HIC y el bloqueo de esta proteasa durante estos tres dias se muestra eficaz como terapia del tratamiento de la HIC aguda
Recientemente Medscape Neurology & Neurosurgery, Philip Gorelick, MD, from the University of Illinois College of Medicine at Chicago comentan el trabajo de Lampl and colleagues que utilizando un derivado de la tetraciclinas, Minocycline proporcionaron unos resultados excelentes cuando se trataba a los pacientes con isquemia cerebral aguda en las primeras horas después del accidente vascular. El mecanismo es muy posible que sea el mismo, interrumpir la apertura de la BBB y evitar el edema cerebral angiogenico
Dr E. Rubio

« Entradas más recientes

Gestionado con WordPress