Enriquerubio.net

4 Junio 2017

LAS CITOCINAS

Archivado en: INFFECCIONES, Inflamacion cerebral — Enrique Rubio @ 20:35

citocinnas-31citocinas-22citocinasLAS CITOCINAS
Son un grupo de proteínas y glucoproteínas producidas por diversos tipos celulares que actúan
fundamentalmente como reguladores de las respuestas inmunitaria e inflamatoria. Intervienen como factores de crecimiento de distintas células, sobre todo, en las células hematopoyéticas.
Isaac y Lindermann la describieron hace más de 40 años en la actividad del interferón. Posteriormente, en los años sesenta se evidenció la presencia de diferentes actividades biológicas en el sobrenadante de cultivos celulares.
En 1967 Robinson describió los factores estimuladores de colonias (CSF), denominados así por su capacidad de estimular la formación de granulocitos y macrófagos en la médula ósea. Más adelante, en 1969, el grupo de Dumonde designó con el nombre de linfocina una serie de mediadores de la inmunidad celular producidos por los linfocitos. En los años siguientes se caracterizaron diversas linfocinas, así como otros mediadores producidos por los monocitos que fueron denominados monocinas.
En 1974 el grupo de Cohen propuso utilizar el nombre de citocinas para referirse en general a estos mediadores celulares que se originan en diversos tipos celulares.
Dentro del grupo de las citocinas se incluyen las interleucinas:

(IL), los factores de necrosis tumoral (TNF), los interferones (IFN), los CSF y las quimocinas.

Las citocinas actúan como reguladores sistémicos a concentraciones del orden de nano o picomoles, modulando la actividad de un amplio espectro de tipos celulares que, en general, es bastante superior al de las hormonas. Por otro lado, las citocinas pueden actuar
como factores de crecimiento locales, a través de un mecanismo autocrino (sobre la propia célula), paracrino (sobre una célula vecina), yuxtacrino (implicando interacciones intercelulares) o retrocrino (a través de formas solubles de ciertos receptores de membrana)
En cualquier caso, la actuación biológica de las citocinas se produce a través de su interacción con receptores de membrana específicos que desencadenan una cascada de reacciones bioquímicas en el interior de la célula diana que determina su acción biológica

A partir de la década de los ochenta, una vez conseguida su clonación y con la disposición de anticuerpos monoclonales específicos para cada
citocina, se ha realizado un paso decisivo en su conocimiento. En la
actualidad, la diversidad de métodos disponibles permite un enfoque plural
al estudio de las citocinas y sus receptores. Dichos métodos ofrecen
información tanto sobre la concentración en distintos líquidos biológicos de las citocinas y sus receptores como sobre su expresión en la superficie de un tipo celular concreto.
Las técnicas de biología molecular han permitido conocer los mecanismos genéticos implicados en la regulación de su síntesis y han puesto en evidencia la existencia de polimorfismos genéticos en las regiones reguladoras de diversas citocinas, cuya trascendencia clínica ha
sido puesta de manifiesto a través de diversos estudios.

Cómo funcionan las citosinas
Las citocinas forman una compleja red y hacen que distintos tipos de células se conecten entre sí a través de las citosinas, que inducen o suprimen su propia síntesis o la de otras citocinas o sus receptores.
A la vez, las citocinas favorecen de manera el sinérgica la acción de otras citocinas o bien actúan como verdaderos antagonistas de sus efectos biológicos y se caracterizan por su efecto redundante, hecho que subraya la importancia de su función reguladora.
Las citocinas se caracterizan por su capacidad para actuar pleiotrópicamente sobre diversos
tejidos y producir múltiples efectos biológicos.
Todo ello define una red dotada de gran flexibilidad y para inter relacionarse
Y compensar cuando es necesario la falta de uno de sus componentes.
Por otro lado, debe considerarse que la solubilización de los receptores de las citocinas tras su unión con la correspondiente citocina interviene también en este entramado biológico, y pueden actuar como inhibidores de la correspondiente citocina (como sucede con los receptores solubles de la IL-2 o del TNF, por ejemplo) o como agonistas (como el receptor soluble
de la IL-6).

Métodos de dosificación de las citocinas
Diversos bioensayos basados en el empleo de líneas celulares capaces de responder al efecto de una citosina permiten determinar in vitro la actividad biológica de estas sustancias. Estas técnicas requieren una atenta dedicación y presentan algunos problemas de precisión y
especificidad que puede ser mejorada con el empleo de inhibidores o de anticuerpos bloqueadores de otras citosinas distintas a la dosificada pero que coinciden en tener
con ella una actividad biológica semejante. Entre los efectos biológicos que fundamentan estos bioensayos se encuentran los estudios de la proliferación celular, de la capacidad citotóxica o de la quimiotaxis.
El estudio de las citocinas se ha extendido con la optimización de técnicas de inmunoanálisis que permiten dosificar la concentración de citocinas y sus receptores solubles tanto en suero y plasma como en otros líquidos biológicos y en el sobrenadante de cultivos. Éstas son técnicas basadas en el empleo de anticuerpos monoclonales o policlonales específicos para cada
citocina, que se caracterizan por su elevada precisión, derivada de sus altas sensibilidad y especificidad analíticas. En algunos casos se dispone de técnicas ultrasensibles
que permiten la dosificación de concentraciones muy bajas de algunas citocinas. Sucede, por
ejemplo, con la IL-6 para la cual se han comercializado kits con una sensibilidad mínima de 0,09 pg/ml y una curva estándar con una amplitud de 0,16-10 pg/ml. Esto es especialmente útil en clínica humana, en que puede ser útil detectar con precisión valores ligeramente
elevados de IL-6.
Existen notables diferencias en la estandarización de los diversos ensayos disponibles en el mercado para la dosificación de cada una de las citocinas. Estas diferencias en buena parte son causadas por el empleo de anticuerpos dirigidos frente a epitopos distintos de la citocina
que deseamos dosificar, a diferencias en el efecto matriz o bien a la presencia de sustancias que interfieren en la dosificación de citocinas como son receptores solubles, proteínas de unión y autoanticuerpos. El establecimiento, a instancias de la OMS, de estándares internacionales
para las citocinas por parte del National Institute for Biological Standards and Controls (Standards@ nibsc.ac.uk) debería permitir avanzar en la unificación de unidades y valores entre los distintos kits.
Debe tenerse especial cuidado con el tipo de muestra de sangre que debe utilizarse para dosificar citocinas. Las muestras deben ser procesadas lo más rápidamente posible
para evitar tanto la degradación enzimática de las citocinas como la producción de citocinas intratubo por parte de las células sanguíneas. En general, se admite la posibilidad de trabajar con suero y plasma, siendo el EDTA el anticoagulante más aconsejado; en este caso
debe tenerse en cuenta que algunos anticoagulantes (p.ej., citrato o heparina sódica no suficientemente pura) pueden ser motivo de concentraciones de citocinas falsamente
elevadas. Una vez separadas las muestras deben ser congeladas a –20 °C o a –70 °C si deben ser almacenadas durante un tiempo prolongado, pues se desaconseja someter las muestras a reiterados ciclos de congelación y descongelación. Mediante estas técnicas pueden observarse concentraciones elevadas de diversas citocinas y sus receptores solubles en numerosas enfermedades, como las infecciosas e inflamatorias, las cardiopatías, las neumopatías
o el cáncer. En estos procesos las citocinas tienen valor como marcadores de actividad o pronósticos. Por otro lado, los inmunoanálisis permiten también estudiar la
capacidad de producción de citocinas por parte de sangre total incubada en presencia de diversos activadores policlonales, como lectinas, lipopolisacáridos o fitohemaglutinina.
Tras la realización de un cultivo de sangre total de entre 24-72 h en campana de cultivos y en condiciones estandarizadas puede observarse la capacidad de producción de citocinas por parte de las células sanguíneas. Siguiendo este protocolo, se hallan, una vez dosificada la concentración de citocinas en el sobrenadante del cultivo, diferencias en la producción de citosinas con respecto a la existente en controles sanos.
Así, por ejemplo, los pacientes con cáncer presentan una capacidad disminuida de producción, mientras que está elevada en los pacientes con enfermedades autoinmunes.
Citocinas de tipo Th1 y Th2
La citometría de flujo permite identificar mediante el empleo de marcadores de superficie específicos células individuales en las que podemos examinar la expresión de una o más citocinas. Este método aporta una información complementaria a la obtenida con la
dosificación de su concentración y ofrece datos acerca de los mecanismos implicados en el desarrollo de ciertas enfermedades que cuentan con una alteración en la síntesis de citocinas. La citometría de flujo ha sido particularmente utilizada para diferenciar los linfocitos
T colaboradores en los subtipos Th1 y Th2.
La expresión diferencial de la cadena 2 del receptor de la IL-12 permite caracterizar de forma diferencial las células de tipo Th1 y de tipo Th2. No obstante, el estudio del patrón de expresión de citocinas mediante citometría de flujo es el método usualmente empleado para distinguir entre ambos tipos celulares, existen diversos estudios que acreditan su utilidad en distintas
enfermedades. IFN-, IL-2 y TNF-constituyen el patrón de expresión característico de las células Th1, mientras que las células de tipo Th2 expresan IL-4, 5, 10 y 13. Las células dendríticas (DC) están especializadas en la presentación del antígeno a las
células Th decidiendo si serán activadas las células de tipo Th1 o Th2. Así las células DC1 secretan IL-12, que favorece la diferenciación de las células Th0 en Th1, mientras que las DC2, probablemente a través de la producción de IL-4, facilitan la diferenciación en el sentido Th2. Por otro lado, según indica el denominado paradigma Th1/Th2 (fig. 4) las citocinas, al interactuar entre sí, constituyen un mecanismo de regulación indispensable en el balance entre inmunidad celular y humoral. Así, el IFN-inhibe la proliferación de células Th2 y las IL-4 y 10 inhiben la proliferación de células Th1. La respuesta de tipo Th1 se caracteriza por la activación de las células natural killer (NK) y de los linfocitos T citotóxicos que expresan IFN-y perforina. Las células de tipo Th1 intervienen en la respuesta frente a patógenos intracelulares,
incluyendo bacterias, parásitos y virus, así como frente a tumores, si bien su hiperactivación está implicada en el rechazo de injertos y en diversas enfermedades autoinmunes como la esclerosis múltiple o la diabetes mellitus tipo 1. Por otro lado, la respuesta de tipo Th2 interviene en la erradicación de infecciones por parásitos intracelulares, como los helmintos.
Su activación descontrolada está implicada en la esclerosis sistémica o en la progresión a sida en la infección por VIH.
Citocinas en la inflamación
Las citocinas desempeñan un papel clave en el proceso inflamatorio que es definido por el balance entre citosinas proinflamatorias y antiinflamatorias. Entre las citosinas proinflamatorias destacan las quimocinas, grupo de péptidos de bajo peso molecular entre los que se encuentra
la IL-8, que están implicados en la quimiotaxis y en la activación de los distintos tipos celulares que participan en la inflamación. Por otro lado, la IL-1 y el TNF-tienen un efecto sinérgico sobre la inflamación, que también es promovida por el IFN-a través del aumento del TNF-. Existen numerosas citocinas antiinflamatorias, entre las que destacan la IL-10, el IL-1ra
(receptor del antagonista de la IL-1) y los receptores solubles de la IL-1 (p68) y del TNF (p55 y p75). Por su lado, la IL-6 tiene a la vez propiedades proinflamatorias (es uno de los principales inductores de las proteínas de fase aguda) y antiinflamatorias, y en este sentido es capaz de promover la síntesis de IL-1ra y de los receptores solubles del TNF.
Caracterización de las principales citocinas
Interleucina-1
Es un polipéptido de unos 15-20 kDa del que existen dos formas, denominadas IL-1e IL-1, con una homología de apenas el 26% y que derivan de una proteína precursora (pro-IL-1y pro-IL-1) (fig. 5). Ambas citocinas actúan sobre un mismo receptor, por el que también compite el antagonista del receptor de la IL-1 (IL-1ra), sustancia que impedirá la actuación de la IL-1. La IL-1actúa principalmente intracelularmente y no se encuentra en la circulación general excepto en casos de enfermedad grave. En cambio, la IL-1es la forma predominante en el espacio extracelular. Los macrófagos activados son la principal fuente fisiológica de IL-1, citocina que destaca por su capacidad proinflamatoria.
Interleucina-2
La IL-2 actúa al promover la proliferación de células T. Es producida principalmente por los linfocitos T activados, formando parte de la respuesta de tipo Th1. Efectúa su acción biológica a través de un receptor de membrana constituido por tres subunidades (, y ) (fig. 6). Tras
la activación del linfocito se libera al suero, en forma de receptor soluble, la subunidad o p55 (fig. 7). En el individuo sano existen ciertos niveles del receptor soluble
de la IL-2, mientras que niveles superiores a los normales pueden ser observados en numerosas enfermedades, hecho que refleja una excesiva activación linfocitaria.
Interleucina-3
Es producida fundamentalmente por los linfocitos T einterviene en los estadios iniciales de la hematopoyesis, estimulando el crecimiento y la diferenciación de las células precursoras hematopoyéticas. Se denomina también por este motivo multi-CSF.
Interleucina-4
Tiene su origen en los linfocitos T activados y actúa preferentemente promoviendo la activación, proliferación y diferenciación de los linfocitos B. Interviene de forma decisiva en la inducción de las células Th2 que regulan la inmunidad humoral.
Interleucina-5
Es producida por los linfocitos T activados y actúa como factor estimulador de la activación, crecimiento y diferenciación de los linfocitos B, siendo igualmente el principal factor regulador de la eosinofilia. Puede ser producida por algunos tumores y particularmente por el
cáncer de pulmón.
Interleucina-6
Tiene su origen en diversos tipos celulares, entre los que destacan macrófagos, monocitos, fibroblastos y células endoteliales. Interviene regulando la respuesta inmunológica, en la hematopoyesis y en las reacciones de fase aguda. Tiene, a la vez, efectos proinflamatorios y
antiinflamatorios. Produce sus efectos biológicos a través de un receptor de membrana compuesto por dos subunidades denominadas R-IL-6 y gp 130 (fig. 8), que actúa como señal transductora. Ambos receptores se solubilizan una vez se han unido a la IL-6, pero mientras que el sR-IL-6 actúa como agonista de la IL-6, el gp130 soluble antagoniza la acción de la IL-6.
Interleucina-7
Es una citocina de unos 25 kDa que actúa al estimular el desarrollo de las células precursoras de los linfocitos B y T. Asimismo, tiene actividad antitumoral, al aumentar la producción de linfocitos T citotóxicos y de células NK.
Interleucina-8
Actúa como factor quimiotáctico para los leucocitos, fundamentalmente neutrófilos. Igualmente actúa al favorecer su degranulación y estimular la fagocitosis. Debe ser incluida dentro del grupo de las quimosinas que abarcan diversas sustancias de unos 8-10 kDa y que mantienen entre sí una homología en su secuencia de entre el 20 y el 50%. Las quimocinas intervienen en la inflamación, induciendo la quimiotaxis y la activación celular de numerosas células que intervienen en los procesos
inflamatorios.
Interleucina-9
Es una glucoproteína de entre 32 y 39 kDa, con capacidad mitogénica y capaz de inducir la proliferación de células T. Se ha indicado que podría estar implicada en el desarrollo de tumores de células T.
Interleucina-10
Está producida por los linfocitos T de tipo Th2 y con capacidad de inhibir la síntesis de IFN-y de IL-2 por parte de los linfocitos T. Es la principal citocina antiinflamatoria, actuación que ejerce a través de la inhibición de la síntesis de IL-1, IL-6 y TNF-por parte de los macrófagos.
Interleucina-11
Es una proteína no glucosilada de 23 kDa que es producida por las células del estroma de la médula ósea y por las células mesenquimáticas. Relacionada con otras sustancias del grupo de las citocinas que incluye la IL-6, el factor inhibidor de la leucemia (LIF), la oncostatina-
M (OSM) y el factor neurotrófico ciliar (CNTF) y que se caracterizan por utilizar el transductor gp 130,proteína inicialmente identificada como un componente del receptor de la IL-6. La IL-11 actúa sobre las células hematopoyéticas, células hepáticas –induciendo las proteínas de fase aguda– y células epiteliales intestinales, sobre las que actúa mediando su protección y regeneración. En cambio, a diferencia de la IL-6, tiene escaso
efecto sobre los linfocitos. (Filella X, et al. Estructura y función de las citosinas)
Interleucina-12
Es una glucoproteína de 70 kDa y constituida por dos dominios, denominados p40 y p35, que son necesarios para que tenga actividad biológica. La subunidad p40 tiene cierta homología con el dominio extracelular del receptor de la IL-6, mientras que la subunidad p35 tiene
homología con la IL-6. Es producida por linfocitos B y, en menor cantidad, por linfocitos T. Actuando sobre linfocitos T de tipo Th1 induce la síntesis de IFN-y IL-2, mientras que también es capaz de reducir la producción de IL-4, IL-5 e IL-10 por parte de las células Th2.
Interleucina-13
Es una citocina producida por las células T y que regula la función de monocitos y células B. Disminuye la producción de interleucinas proinflamatorias y de quimocinas,
a la vez que aumenta la producción de IL-1-RA.
Interleucina-14
Designa al factor de crecimiento de las células B de elevado peso molecular (HMW-BCGF), factor que muestra una elevada homología con el factor Bb del sistema complemento.
Interleucina-15
Tiene una actividad biológica en parte semejante a la IL-2, si bien difiere en su control y expresión, así como en las células sobre las que actúa. Ambas citocinas emplean
como unidades de transducción los receptores (p75) y (p64) del sistema receptor de la IL-2. La IL-2 y la IL-15, en cambio, utilizan una cadena distinta.
Interleucina-16
Es una citocina proinflamatoria descrita inicialmente como el Lymphocyte chemoattractant factor (LCF). Es secretada por células CD8 activadas. Promueve la quimiotaxis y la expresión del receptor de IL-2 y de HLA-DR.
Interleucina-17
Es una glucoproteína de 155 aminoácidos producida
por células T CD4+ estimuladas. La IL-17 aumenta la
expresión de ICAM-1 en fibroblastos y es capaz de estimular
la secreción de IL-6, IL-8 y G-CSF por parte de
células epiteliales, células endoteliales y fibroblastos.
Interleucina-18
Citocina que induce la síntesis de IFN-y que anteriormente era conocida como IFN-inducing factor (IGIF). Tiene un efecto sinérgico con la IL-12 respecto a la producción de IFN-por parte de los linfocitos T, probablemente a causa del aumento de expresión de receptores
para la IL-18 producido por la IL-12. Igualmente, la IL-18 aumenta la producción de IL-2 y la expresión de la cadena del receptor de la IL-2. Participa, por tanto, en la regulación de la respuesta de tipo Th1, y puede, asimismo, disminuir la producción de IL-10.
Factores de necrosis tumoral
El TNF-se produce fundamentalmente por monocitos, macrófagos y linfocitos. Ejerce un efecto antitumoral a través de un doble mecanismo que incluye la inhibición de la angiogénesis, que produce la necrosis hemorrágica del tumor, y el aumento de la respuesta inmunitaria
antitumoral, acción en la que actúa sinérgicamente con el IFN-. Por otro lado, el TNF-actúa
como mediador en el desarrollo del shock séptico y en la caquexia, estado catabólico asociado a las enfermedades crónicas y que cursa con perdida de peso, anorexia y anemia. El TNF-ejerce su función a través de dos receptores, de 55 kDa (TNF-R-I) y de 75 kDa (TNF-R-II), que también utiliza el TNF-. Este presenta una homología con respecto al TNF-de alrededor
del 30%. Esta citocina, también llamada linfotoxina, es secretada por los linfocitos T activados, destacando por su actividad citotóxica sobre algunos tipos tumorales, en los que produce una necrosis hemorrágica.
GM-CSF
El GM-CSF es una glucoproteína de entre 18 y 30 kDa producida por linfocitos T, monocitos, células endoteliales y fibroblastos. Estimula de forma preferencial la formación de colonias de granulocitos y macrófagos, y en menor medida la formación de colonias de eosinófilos.
Igualmente, en combinaciónon la eritropoyetina, interviene en el desarrollo de los eritrocitos.
G-CSF
Es una glucoproteína con un peso molecular de entre 18 y 22 kDa, es producido por monocitos, células endoteliales y células epiteliales. Interviene tardíamente en la hematopoyesis induciendo de forma específica la formación de colonias de granulocitos.
M-CSF
El M-CSF es una citocina de entre 70 y 90 kDa de peso molecular que es producida por monocitos, fibroblastos y células endoteliales. Interviene de forma tardía en la hematopoyesis estimulando la formación de colonias de macrófagos. (Filella X, et al. Estructura y función de las citosinas )
Interferón
Los interferones son un amplio grupo de proteínas caracterizadas por tener una potente acción antiviral y antineoplásica, así como por su efecto regulador de las células del sistema inmunitario. Se distinguen tres grupos distintos de interferones. La familia del IFN-está constituida por unas 14 proteínas que mantienen una elevada homología entre sí, siendo producidas por una amplio grupo de células que incluye macrófagos y linfocitos B.
El IFN-mantiene una cierta homología con el grupo anterior (alrededor del 30%) y es producido por fibroblastos y células epiteliales. Los IFN-y actúan sobre un mismo tipo de receptor y son designados como IFN de tipo I. El IFN-únicamente tiene un 10% de homología
con los IFN de tipo I, actuando sobre un receptor distinto. Este interferón, denominado también de tipo II, es producido por los linfocitos T activados y por las células NK. El IFN-inhibe la proliferación de células de tipo Th2, induce la expresión de los antígenos HLA de clase I
y II y aumenta la actividad citolítica de células LAK y células T citotóxicas, incrementando la expresión de la subunidad (p55) del receptor para la IL-2.
Quimocinas
Las quimocinas son un conjunto de proteínas de muy bajo peso molecular (de 8-10 kDa) con una homología de entre el 20 y el 50% en su secuencia de aminoácidos. Su principal función es la quimiotáctica, y son producidas por una amplia variedad de células en respuesta
a estímulos irritantes y a una serie de mediadores como la IL-1, el TNF o el IFN-. Se clasifican en cuatro subfamilias denominadas -quimocinas o CXC (entre las que se incluye la IL-8), -quimocinas o CC, -quimocinas o C y -quimocinas o CX3C.

Bibliografía
Elsässer-Beile U, Von Kleist S. Cytokines as therapeutic and diagnostic
agents. Tumor Biol 1993;14:69-94.
Filella X, Molina R, Ballesta AM. Citocinas: del laboratorio a la clínica.
Vol 1 y 2. Libro de ponencias, 1998 y 2000.
Nicola NA, editor. Guidebook to Cytokines and their receptors. Oxford:
Oxford University Press, 1994.
Rich RR, Fleisher TA, Shearer WT, Kotzin BL, Schroeder HW, editors.
Clinical immunology. Principles and practice. Vol 1 y 2.
London: Mosby, 2001.
Romagnani S. The Th1/Th2 paradigm. Immunol Today 1997;18:263-6.

15 Mayo 2017

LA POLUCION

Archivado en: INFFECCIONES, Inflamacion cerebral — Enrique Rubio @ 19:40

El Gobierno del Reino Unido publicó sus últimas consultas en un documentos para el control de la contaminación del aire el 5 de mayo Bajo la ley Europea, el Reino Unido tiene la obligación legal de proteger la salud pública mediante la minimización del impacto de los contaminantes ambientales, incluyendo LAS pequeñas partículas y el dióxido de nitrógeno. El Reino Unido ha estado incumplimiento las directivas europeas desde 2010, y ha sido objeto de acciones legales por parte de grupos ambientales.
Las nuevas propuestas (abierto a la consulta hasta el 15 de junio, con un documento final del gobierno que será publicado el 31 de julio) son lo suficientemente francos para indicar que la mala calidad del aire es el mayor riesgo ambiental para la salud pública en el Reino Unido. La reducción de las emisiones de dióxido de nitrógeno de los motores diésel es la prioridad, pero con vagas propuestas de cómo esto ha de lograrse, posiblemente incluyendo el reequipamiento de motores más limpios para los vehículos más grandes, y la consideración de planes de desguace para automóviles diesel más viejos. La extensión de las zonas de aire limpio de las cinco ciudades del Reino Unido mandato actualmente para los esfuerzos de control de la contaminación para el año 2020 será crucial para el futuro progreso, sin embargo, el último informe no contiene detalles sobre cuántos están previstas nuevas zonas, y su ubicación.
“Claramente débil” y “sin dientes” son algunas de las palabras utilizadas por los comentaristas en respuesta a las últimas propuestas, incluyendo el alcalde de Londres, Sadiq Khan. Lo más sorprendente es el enfoque fragmentado que surgirá inevitablemente a medida que cientos de autoridades locales (encargados de la aplicación) intento de seguir las directrices del gobierno central, y la capacidad del gobierno para medir el progreso y mantenga su defecto las autoridades locales para tener en cuenta. Por otra parte, el Reino Unido tendrá que crear un sólido marco legislativo nacional para los blancos de la contaminación del aire una vez que ha salido de la Unión Europea.
Fuera del Reino Unido, hay regiones del mundo, especialmente en Asia, que soportan la mayor carga de enfermedad de la contaminación atmosférica. Pero teniendo en cuenta un historial deprimente hasta ahora, el Reino Unido necesita urgentemente un liderazgo valiente en este problema medioambiental clave para proteger la salud pública. Es difícil ver dónde va a venir.
La teoría de los gérmenes ofrecía una fácil comprensión, “un germen una enfermedad”, pero se han asociado constantes que complican la comprensión del problema. El envejecimiento de la población y el dismetabolismo, podían ser los causantes, pero también aparecen estas enfermedades en gente joven, por lo que hay que agregar el efecto desconocimiento o casualidad. La modificación de los genes por el entorno (epigenetica) dan explicaciones pero queda un largo trecho por descubrir para tener el cómputo total de la etiología de esta patología crónica.
El descubrimiento de una forma de inflamación no conocida en la década de 1990 y su amplia presencia en muchas enfermedades crónicas nos lleva a la conclusión de que la mayoría de estas enfermedades tiene una base inflamatoria.
Esta nueva forma de enfermedad no trasmisible, lo originan en gran manera la terrible polucion.
La observación, de un aumento de las enfermedades, en niños Y adultos, hacía pensar inmediatamente que algo medioambiental estába ocurriendo. La polución era la lógica inmediata. Los Tóxicos que la producen son conocidos y publicados repetidas veces. Estos tóxicos dañan a nuestra corporeidad y lo hacen mas facilmente en cerebros en desarrollo, del feto, del recién nacido y del niño, donde hacen menos cantidad de tóxico para producir enfermedades.
La industria y la agricultura utilizan productos químicos que pueden ser tóxicos para el desarrollo del cerebro humano. Estamos ante una epidemia silenciosa que merma las capacidades de la sociedad.
Las discapacidades del desarrollo neurológico, incluyendo el autismo, el trastorno de hiperactividad por déficit de atención, dislexia y otras discapacidades cognitivas, afectan a millones de niños en todo el mundo, y algunos diagnósticos parecen estar aumentando en frecuencia. productos químicos industriales que lesionan el cerebro en desarrollo se encuentran entre las causas conocidas de este aumento de la prevalencia. En 2006, hicimos una revisión sistemática y se identificaron cinco productos químicos industriales como neurotóxicos de desarrollo: el plomo, el metilmercurio, los bifenilos policlorados, arsénico y tolueno. Desde 2006, los estudios epidemiológicos han documentado seis neurotóxicos-manganeso de desarrollo adicionales, fluoruro, clorpirifos, diclorodifeniltricloroetano, tetracloroetileno, y los éteres de difenilo polibromado. Postulamos que aún más neurotóxicos permanecen sin descubrir. Para el control de la pandemia de la neurotoxicidad del desarrollo, se propone una estrategia global de prevención. productos químicos no probados no debe suponerse que son seguros para el desarrollo del cerebro, y por lo tanto en el uso de productos químicos existentes y los nuevos productos químicos deben ser probados para el desarrollo de neurotoxicidad.
No hay otro remedio que reparara estos daños, acelerando la prevención.

UK air pollution and public health The Lancet
13 May 2017 DOI: http://dx.doi.org/10.1016/S0140-6736(17)31271-0

Neurobehavioural effects of developmental toxicity The Lancet
Philippe Grandjean, 14 February 2014

15 Junio 2016

REVOLUCIÓN INDUSTRIAL Y ENFRMEDADES

Archivado en: INFFECCIONES — Etiquetas: — Enrique Rubio @ 12:42

La revolución industrial supone un hito en la evolución del hombre. Como siempre no es continuada y sí está llena de oscilaciones  que no son siempre felices pero sbeneficiosas al final.

Con una perspectiva global la revisión de la literatura nos proporciona una visión satisfactoria de cómo la revolución industrial ha mejorado el medio de vida, las enfermedades y en General y bienestar social. Al mismo tiempo nos ha llenado de patógenos que han cambiado la conducta de la enfermedad. Nuestro organismo sabe mejor defenderse y ha cambiado el patrón de enfermedades microbiana con gran mortalidad y morbilidad, por otro de menor mortalidad, pero con mayor número de enfermedad de curso crónico y cuyo origen es plural. Vamos a hacer una revisión grosera de cómo el hombre se ha ido adaptando a los cambios significativos que le han proporcionado la revolución industrial . El cambio ocurrio de manera lenta y progresiva.12 13

El proceso de transformación económica, social y tecnológica que se inicia en la segunda mitad del siglo XVIII en el Reino Unido, y progresivamente se extende a gran parte de Europa occidental y Norteamérica, y que concluyó entre 1820 y 1840. Y dan lugar al  mayor conjunto de transformaciones económicas, tecnológicas y sociales de la historia de la humanidad desde el Neolítico,1 y  se pasa de una economía rural basada fundamentalmente en la agricultura y el comercio a una economía de carácter urbano, industrializada y mecanizada.2

A partir del siglo XVI se empezó a ver, en el comercio, métodos financieros, banca y un  progreso técnico en la navegación, y cierto grado de tecnología una clara evolución. No obstante la intercurrencias de guerras y grandes epidemias, impedían el despegue. El crecimiento demográfico fue escaso o nulo entre 1500 y 1800.Durante el Renacimiento aparecen de las primeras sociedades capitalistas en Holanda y el norte de Italia, pero solo  a partir de mediados del siglo XVIII cuando Europa comenzó a distanciarse del resto del mundo y a asentar las bases de la futura sociedad industrial debido al desarrollo, aún primitivo, de la industria pesada y la minería.14 15 La alianza entre comerciantes y agricultores aumentó la productividad, lo que a su vez provocó una explosión demográfica, acentuada a partir del XIX. La Revolución Industrial se caracterizó por la transición de una economía agrícola y manual a una comercial e industrial16 . El fundamento filosófico de esta corriente se asentaba en el racionalismo, y la innovación científica.17

No cabe duda que el invento la máquina cambio la conducta del hombre borrar subrayado

Desgraciadamente estos avances fueron potenciados por las guerras, y aunque en Gran Bretaña ya existían industrias, son las Guerras Napoleónicas las que incrementaron y terminando por solidificar la industria en toda europea, desarrollándose industrias antes inexistentes. La industrialización aparece en distintos países y de forma escalonada . Las primeras áreas industriales aparecieron en Gran Bretaña a finales del siglo XVIII, extendiéndose a Bélgica y Francia a principios del siglo XIX y a Alemania y a Estados Unidos a mediados de siglo, a Japón a partir de 1868 y a Rusia, Italia y España a finales de siglo. Asi como la guerra propulso la revolución industrial, también un siglo de paz, la debió propulsar entre 1815 y 1914. Se aducen como causas filosóficas,  la aparición de la  economía de mercado, el nacimiento del capitalismo, un cierto equilibrio monetario, la ausencia de inflación y en consecuencia se rompe con el pasado,

Llama la atención, y en las religiones intervienen en este desarrollo. La Reforma protestante de Martín Lutero y Juan Calvino , el protestantismo considera al trabajo y al esfuerzo como un bien y un valor fundamental, al contrario que la ética católica que lo considera un castigo a raíz del pecado original.19. esto ocurre mas rápidamente en países insurgentes religiosamente como Gran Bretaña, Alemania u Holanda y se demora en países católicos, España, Portugal e Italia

La riqueza previa de los países debía intervenir de manera eficaz en esta revolución los países como Inglaterra, su materia prima y mayor aprovechamiento de ella fueron también los que más se desarrollaron. Y una serie de condiciones sociales facilitan esta evolución. Posiblemente todo el mundo tuvo la posibilidad de sumarse a esta nueva era, pero sólo algunos lo consiguieron. Es verdad que los países más ricos y que cambiaron sus sistemas del gobierno les fue más fácil el cambio

El carbón, desarrolla la máquina de vapor y este fue el gran motor de la revolución. Los altos hornos y la siderurgia en General se imponen a la madera más frágil y menos resisten. Se controla la desforestación al menos parcialmente y se utiliza una materia energética abundante.

La mayor libertad individual al cambiarse la monarquía absoluta por monarquías parlamentarias.

El poderío naval es una cuña importante en el desarrollo industrial que permite la guerra pero también el comercio.

Esta versión simplista de la evolución industrial, impone fuertemente la idea de que determinados cromosomas cuando cambia el ambiente se comportan de forma diferente. Más o menos éxitos de los diferentes. Estamos llegando a la genómica.

Es evidente que la revolución industrial ocurrió y ello cambio la evolución

Pero factores que la condicionaron estaban sucediendo de manera escalonada y posiblemente se nos escapan cantidad de estímulos que la condicionaron.

Nos interesa en este artículo la evolución de la enfermedad a partir de la revolución .

La mayoría de las enfermedades históricas tiene su origen en las zoonosis en un intento de domesticar los animales con los que convive el hombre,  la virueladifteriagripetuberculosis son ejemplo de ello.

Las terribles epidemias la historia eran infecciones. Patógenos muy virulentos individuos desposeídos de inmunidad, posiblemente por su falta de higiene y mal estado de nutrición.

Una serie de ejemplos de pandemia nos llenan de temor y de piedad aquellas personas que se vieron afectadas sin ningún medio de evitarlo por una mortalidad terrible.

La Plaga de Atenas, durante la Guerra del Peloponeso430 a. C. Un agente desconocido, posiblemente fiebre tifoidea2 mató a la cuarta parte de las tropas atenienses y a una cuarta parte de la población a lo largo de cuatro años. Esto debilitó fatalmente la preeminencia de Atenas, y la virulencia absoluta de la enfermedad evitó una mayor expansión.

Peste antonina165-180. Posiblemente viruela traída del Oriente próximo; mató a una cuarta parte de los infectados y hasta cinco millones en total. En el momento más activo de un segundo brote (251-266) se dijo que morían 5.000 personas por día en Roma.

Peste de Justiniano, comenzó en 541. Es el primer brote registrado de la peste bubónica. Empezó en Egipto y alcanzó Constantinopla en la siguiente primavera, matando (de acuerdo al cronista bizantino Procopio de Cesarea) 10.000 personas por día en su momento más activo y quizá a un 40% de los habitantes de la ciudad. Continuó hasta destruir hasta la cuarta parte de los habitantes del Mediterráneo oriental.

La peste negra, comenzó en el siglo XIV. Ochocientos años tras el último brote, la peste bubónica volvía a Europa. Comenzando en Asia, la enfermedad alcanzó el Mediterráneo y Europa occidental en 1348 (posiblemente llevada por mercaderes italianos que huían de la guerra en Crimea), y mató a veinte millones de europeos en seis años, una cuarta parte de la población total y hasta la mitad en las zonas urbanas más afectadas.

Cólera - .

Primera pandemia (1816-1826). Previamente restringida al subcontinente indio, la pandemia comenzó en Bengala y se expandió a través de la India hacia 1820. Se extendió hasta la China y el mar Caspio antes de disminuir.

La segunda pandemia (1829-1851) alcanzó EuropaLondres en 1832Nueva York en el mismo año, y la costa del Pacífico en Norteamérica por 1834.

La tercera pandemia (1852-1860) principalmente afectó a Rusia, con más de un millón de muertos.

La cuarta pandemia (1863-1875) se extendió en su mayor parte por Europa y África.

La quinta pandemia (1899-1923) tuvo pocos efectos en Europa gracias a los en progresos en salud pública, pero Rusia fue gravemente afectada de nuevo.

La sexta pandemia, llamada «El Tor» por la cepa, comenzó en Indonesia en 1961 y alcanzó Bangladés en 1963, India en 1964, y la URSS en 1966.

Pandemias de cólera en EspañaCólera (siglo XIX)

La «gripe española» (1918-1919). Comenzó en marzo de 1918 en Fort RileyKansasEstados Unidos. Una grave y mortífera cepa de gripe se expandió por el mundo. La enfermedad mató a 25 millones de personas en el curso de seis meses; algunos estiman el total de muertos en todo el mundo en más del doble de ese número. Unos 17 millones se estima que murieron en la India, 500.000 en los EE.UU. y 200.000 en Inglaterra. Se desvaneció en 18 meses y la cepa concreta fue la H1N1.

La gripe asiática de 1957.

La gripe de Hong Kong de 1968.

La gripe rusa de 1977.

VIH Es la enfermedad que consiste en la incapacidad del sistema inmunitario para hacer frente a las infecciones y otros procesos patológicos, es considerada pandemia debido a su rápida propagación, sus víctimas se estiman entre los 20 y 25 millones, sobre todo en África.

El tifus es la enfermedad epidémica de tiempo de guerra, y ha sido llamada algunas veces «fiebre de los campamentos» debido a su patrón de estallar en tiempos de penalidades. Emergiendo durante las Cruzadas, tuvo su primer impacto en Europa en 1489, en España. Durante la lucha entre los españoles cristianos y los musulmanes en Granada, los españoles perdieron 3.000 efectivos por bajas de guerra y 20.000 por tifus. En 1528 los franceses perdieron 18.000 efectivos de sus tropas en Italia y perdieron la supremacía en Italia en favor de los españoles. En 1542, 30.000 personas murieron de tifus mientras combatían a los otomanos en los Balcanes. La enfermedad también jugó un papel de importancia en la destrucción de la Grande Armée de Napoleón en Rusia en 1811.

Otras epidemias se produjeron en los encuentros entre los exploradores europeos y las poblaciones del resto del mundo, produciéndose frecuentemente epidemias locales de extraordinaria virulencia. La enfermedad mató a gran parte de la población nativa (guanche) de las Islas Canarias en el siglo XVI. La mitad de la población nativa de la isla La Española en 1518 murió por la viruela. La viruela también destrozó México en la década de 1520, matando a 150.000 personas sólo en Tenochtitlan, incluyendo el emperador, y Perú en la década de 1530, ayudando a los conquistadores españoles. El sarampión mató a dos millones más de nativos mexicanos en la década de 1600. Y aún en 1848-49, tanto como 40.000 de 150.000 nativos hawaianos se estima que murieron desarampióntos ferinagripe.

El síndrome respiratorio agudo severo de 2002.

La gripe aviar de 2003, en su cepa H5N1, se convirtió en amenaza de pandemia en 2005, cuando se produjeron los primeros contagios en seres humanos.

La gripe A (H1N1), también conocida como gripe porcina (2009-2010) es una enfermedad infecciosa causada por un virus perteneciente a la familia Orthomyxoviridae, que es endémica en poblaciones porcinas. Estas cepas virales, conocidas como virus de la influenza porcina o SIV (por las siglas en inglés de «Swine Influenza Viruses») han sido clasificadas en Influenzavirus C o en alguno de los subtipos del género Influenzavirus A, siendo las cepas más conocidas H1N1, H3N2, H3N3. El 11 de junio la Organización Mundial de la Salud (OMS) la clasificó como de nivel de alerta seis; es decir, actualmente es una pandemia. La tasa de letalidad de la enfermedad que inicialmente fue alta, ha pasado a ser baja al iniciar los tratamientos antivirales a los que es sensible.

Hay también un número de enfermedades desconocidas que fueron extremamente graves pero que ahora se han desvanecido, de manera que su etiología no puede ser establecida. Los ejemplos incluyen la peste antes mencionada de Grecia en 430 a. C. y el Sudor inglés de la Inglaterra del siglo XVI, que fulminaba a la gente en un instante y que fue mucho más temido que la peste bubónica.

La OMS en un intento de definir y clasificar las pandemias, indica las características que deben tener los gérmenes que la producen.

Que aparezca un virus nuevo, que no haya circulado previamente y por lo tanto, no en exista población inmune a él.

Que el virus sea capaz de producir casos graves de enfermedad.

Que el virus tenga la capacidad de transmitirse de persona a persona de forma eficaz la línea

Cuando teníamos este tema controlado o casi controlado aparece un nuevo peligro. Cuando sabíamos la respuesta nos cambiaron las preguntas y entonces aparece :

LA APARICIÓN DE LA ENFERMEDAD CRÓNICA

La lucha contra las enfermedades infecciosas avanzó de manera espectacular con la consolidación de la teoría de los gérmenes en el siglo 19. Este enfoque en la causa predominante de las infecciones (por ejemplo, los patógenos microbianos) condujo en última instancia a los avances médicos y de salud pública (por ejemplo, vacunas, antibióticos, aumento de las enfermedades crónicas no transmisibles, para los que no hay una sola causa subyacente. El descubrimiento de una forma de bajo grado de inflamación sistémica y crónica (”metaflammation”), vinculado a los inductores (en general como “anthropogens”) asociados con las modernas hechas por el hombre entornos y estilos de vida, sugiere una base subyacente para la enfermedad crónica que podría proporcionar una equivalente del siglo 21 de la teoría de los gérmenes.

A lo largo de la historia, las infecciones han supuesto el mayor reto para la salud humana. Este desafío ha cambiado en los siglos 19 y 20 debido al desarrollo económico y las mejoras iniciadas en gran parte por la revolución industrial - la salud pública y la higiene, el advenimiento de los antibióticos y las vacunas, y, conduciendo estos, la consolidación de la teoría microbiana de la enfermedad (1) . Parecía que la lucha del hombre contra la enfermedad habia sido prácticamente ganada.

Mediados del siglo 20 el optimismo, sin embargo, fue atenuado por la realidad de una transición epidemiológica (2) que se produjo con el desarrollo económico. En esta transición, aparecen  las enfermedades crónicas (por ejemplo, enfermedad del corazón, cáncer, diabetes, problemas respiratorios crónicos) - a menudo llamadas “enfermedades de la civilización” (3) - reemplazan las infecciones como la fuente principal de la enfermedad. (Enfermedades crónicas y condiciones se definen como aquellas que son transmisibles, recurrente duradera, y sin una causa microbiana primaria. Estas condiciones pueden incluir lesiones [por ejemplo, traumatismo de vehículos de motor, ocupacionales / Lesiones Deportivas], pero excluyen las enfermedades agudas [por ejemplo, el SIDA ] que se han convertido en crónica gracias a los avances en los tratamientos médicos) La transición epidemiológica se produjo en la segunda mitad del siglo 20 en muchos países desarrollados. aproximadamente el 70% de las enfermedades en la actualidad como resultado de enfermedades crónicas (4). La misma transición que está ocurriendo ahora en países en rápido desarrollo, como China y México, y se prevé que en países de desarrollo tardío, como la India y Bangladesh (1). Harris (1), Anderson (5), y otros han trazado las diferencias de pensamiento que estos cambios han traído a la epidemiología moderna, haciendo hincapié en las dificultades en la asignación de causalidad cuando se pasa de un enfoque mono-causal (promovido por la teoría de los gérmenes para hacer frente a las enfermedades infecciosas ) a un enfoque multi-causal para hacer frente a la enfermedad crónica.

El envejecimiento de la población y el cambio metabólico que se asocia (dismetabolismo) ha afectado a la prevalencia de enfermedades crónicas,

No cabe duda que los genes tienen menos actividad de lo que se imaginaba en la génesis de la enfermedad y que es el peri mundo el que condiciona a estos genes. Pero el fenotipo es tan grande que tenemos muchas dificultades para identificar a todo los factores ambientales implicados, y por tanto aún no tenemos una teoría que explique con claridad la enfermedad crónica.

El descubrimiento de una forma de inflamación de otro modo no reconocido en la década de 1990 (6) y su amplia presencia en muchas enfermedades crónicas (7) llevado a la sugerencia de que muchos, si no todos, tales enfermedades pueden tener este tipo de base inflamatoria (8). El conocimiento de una teoría multi casual se hace imprescindible para abordar el tratamiento (5),

Desde hace más de 2.000 años, la inflamación clásica ha sido reconocido por los síntomas identificados por los romanos médico Celso Aurelio como el dolor ( dolor ), enrojecimiento ( rubor ), calor ( heat ), y la hinchazón ( tumor ), con la adición más reciente de la pérdida de la función ( letargo ). Esta forma de inflamación clásica es típicamente una respuesta a corto plazo a la infección y lesión, destinadas a eliminar el estímulo infeccioso y permitiendo la reparación del tejido dañado, en última instancia resulta en la curación y un retorno a la homeostasis. Sin embargo, en 1993, los investigadores descubrieron un tipo diferente de respuesta inflamatoria prolongada, mal regulada o inadaptado asociado con la obesidad, lo que sugiere que puede explicar los efectos patógenos de la ganancia excesiva de peso (6). “Metaflammation” (9), como se le llamó más tarde a causa de su vinculación con el sistema metabólico, se diferencia de la inflamación clásica en que 1) es de baja calidad, lo que sólo un pequeño aumento en los marcadores del sistema inmune (por ejemplo, un 4 - a 6-veces mayor frente a un aumento de varias cientos de veces), 2) es persistente y crónico en los resultados, en lugar de alostasis aguda, y 3) tiene sistémico en lugar de los efectos locales; 4) tiene antígenos que son menos evidentes como agentes extranjeros o patógenos microbianos y, por lo tanto, se ha hecho referencia como “inductores”, 5) parece perpetuar, en lugar de resolver la enfermedad, y 6) se asocia con una reducción, en vez de aumentar, la tasa metabólica.

En esencia, aunque la inflamación clásica tiene un papel curativo en la enfermedad aguda, metaflammation, debido a su persistencia, puede tener un papel mediador, ayudando a agravar y perpetuar la enfermedad crónica. La diferencia entre estas 2 formas de inflamación se ilustra en la figura 1.

Un número cada vez mayor de los biomarcadores pro-o anti-inflamatorios para metaflammation de medición han sido recientemente identificados (16), y varias vías de investigación han tratado de identificar sus inductores nutricionales, conductuales y ambientales (10,15). Inductores Se han identificado muchas. Estos incluyen no sólo los comportamientos relacionados con estilos de vida modernos facilitados por los entornos post-industriales - por ejemplo, la mala alimentación, la inactividad, falta de sueño y el estrés (17) -, sino también los componentes de estos ambientes propios, tales como el material particulado (18) y relacionados con el tráfico contaminación del aire (19), disruptores endocrinos químicos (EDC), llamado Obesogens debido a su posible relación con la obesidad (20), las condiciones sociales y económicas que generan la desigualdad y la inseguridad económica, incluida la injusticia organizacional percibida o prejuicios en el lugar de trabajo (21) y los vínculos entre la desigualdad y la raza / etnia, como se propone en el “hipótesis del desgaste”, lo que sugiere que los resultados del parto son más perjudiciales en las madres mayores de ciertos grupos desfavorecidos raciales / étnicos (22). Tales estilos de vida y entornos constituyen una categoría de inductores que pueden ser etiquetados como “anthropogens” por sus hechos a medida orígenes y la influencia potencial sobre la salud. Anthropogens se definen como entornos creados por el hombre, sus derivados y / o estilos de vida alentado por esos entornos, algunos de los cuales tienen efectos biológicos que pueden ser perjudiciales para la salud humana.

Todos los inductores anti-inflamatorios o neutrales son aquellos con los que los seres humanos han tenido la experiencia de cientos o miles de años, la mayoría de los cuales son naturales (por ejemplo, frutas, frutos secos) o mínimamente modificadas (por ejemplo, vino, cerveza). Pro-inflamatorios inductores son recientes y de origen humano (por ejemplo, los EDC), se modifican (por ejemplo, alimentos procesados) o inducida (por ejemplo, estilo de vida, inactivo), o son efectos de resultado (por ejemplo, ingresos / desigualdad social) de un hecho por el hombre ambiente. El envejecimiento es un interesante pro-inflamatoria inductor. Los efectos típicos dysregulatory y metaflammatory del envejecimiento (también llamado inflammaging [23]) se redujo en los estilos de vida saludables. Por lo tanto, el envejecimiento, aunque inmutable, se puede considerar en el ámbito de un anthropogen, como el aumento de la longevidad en las poblaciones modernas pueden atribuirse a factores positivos antropogénicas (por ejemplo, la medicina, la inmunización), que conduce a la disminución de las infecciones.

Dada nuestra comprensión moderna del sistema inmunológico, las formas en que la afectan anthropogens podrían ser reveladores. Respuestas inmunes humanas son innata o desarrollada a través de la exposición a estímulos desconocidos durante un tiempo prolongado. Antígenos no tóxicos con los que los seres humanos han evolucionado a lo largo de miles de años (”gérmenes buenos”) pueden causar una respuesta inmune poco, mientras que anthropogens - hecho por el hombre, la novela, y presentó recientemente - tienen más probabilidades de provocar una respuesta, aunque sea mínima- nivel uno, en una situación de no-inmediato-que amenaza la vida. Si la exposición continúa, la respuesta puede llegar a ser crónica. Una discusión de los mecanismos posibles para esta respuesta está más allá del alcance de este artículo, pero los mecanismos puede estar relacionada con las influencias genéticas o epigenéticas sobre los receptores químicos, tales como a través de factores nutricionales (24). Debido a que tal respuesta es indiferenciada, es probable que sea sistémico en lugar de localizada.

¿Qué significa la respuesta inmune nos hablan de los inductores identificados en este artículo? Parece que el sistema inmunológico humano está reaccionando a nuevos entornos creados por el hombre y estilos de vida (anthropogens), a la que ha estado expuesto durante un breve período (es decir, desde el comienzo de la Revolución Industrial, aproximadamente 1800 dC) y al que el sistema inmunológico no ha tenido tiempo para desarrollarse. Para caracterizar esta reacción como estilo de vida basado ofrece sólo una parte de la explicación. Durante los últimos 30 a 40 años, en particular, se ha experimentado el surgimiento de un sedentarismo, y cambios en nutricionales, consumismo y mayor agresión social.

El aumento de las enfermedades crónicas es una aberración reciente y probablemente refleja un inevitable punto de rendimientos decrecientes en un sistema de crecimiento económico exponencial, lo que se refleja en nuestros sistemas fisiológicos. Anthropogen inducida metaflammation podría ofrecer una etiología genérico para las enfermedades crónicas de significado similar, aunque ligeramente diferente en su alcance, para que de la teoría de los gérmenes de enfermedades infecciosas.

La teoría de los gérmenes tuvo implicaciones inmediatas para la medicina clínica. Su relevancia se hizo extensiva a la salud pública a través del concepto de la tríada epidemiológica, que hizo hincapié en la necesidad de prestar atención a los 3 vértices de un triángulo: acogida, vector (y agente) y el medio ambiente, para el control eficaz de los brotes de enfermedades. Un enfoque en los gérmenes (por ejemplo, agentes) por sí sola no era suficiente

Obviamente, no todos los anthropogens son saludables (aunque hay muchos otros, no mencionados aquí, que posiblemente son [por ejemplo, el asbesto en los materiales de construcción, trabajo por turnos, el aumento de dióxido de carbono en la atmósfera]). Cualquier sugerencia de detener el progreso humano o regresar a las condiciones del Paleolítico sería como tratar de eliminar todos los gérmenes - buenas y malas - para manejar las infecciones. Reconocimiento de anthropogens insalubres, sin embargo, cambiar el enfoque de las causas orgánicas y multifocal de las enfermedades crónicas a los vectores y los entornos y sus conductores distales económicos, sociales y físicas, así como la teoría de los gérmenes se centró en los patógenos microbianos. Este enfoque también desviar la atención de un simple estilo de vida basado en la explicación. Un aspecto único del estilo de vida sin darse cuenta podrían desviar las críticas de las causas sistémicas y poner la culpa en el individuo, mientras que el reconocimiento de una etiología anthropogen basado proyectaría una red más amplia.

Las aplicaciones de este enfoque reside en la reorientación de las hipótesis comprobables relacionadas con la causalidad de enfermedades crónicas, así como el reconocimiento de un ámbito más amplio de influencias en la salud moderno y el bienestar que puede incorporar un espectro de temas del mundo actual, tales como el crecimiento demográfico y el cambio climático (25). Tratamientos farmacéuticos, médicos y quirúrgicos, sin duda, seguirá siendo crucial en el tratamiento de enfermedades crónicas, como son las infecciones, pero la etiología anthropogen basado sugiere la necesidad de una perspectiva más amplia sobre la prevención de enfermedades y la gestión.

La lucha contra los patógeno la ha hecho nuestro organismo de una manera progresiva y beneficiosa sobre todo para enfermedad infecciosa, sin embargo la inflamación que conlleva a mutilado otras funciones vitales para nuestro equilibrio, en los tiempos modernos, tales interacciones entre la inflamación y el cerebro parecen impulsar el desarrollo de la depresión y pueden contribuir a la falta de respuesta a los tratamientos antidepresivos actuales. Los datos recientes han elucidado los mecanismos por los cuales los sistemas inmune innata y adaptativa interactúan con los neurotransmisores y neurocircuitos para influir en el riesgo de depresión. La búsqueda de medios eficaces para detectar esta pluralidad etiológica y su consecuente tratamiento no es fácil pero ofreció el ser humano el mayor de los desafíos y en ello estamos.

Referencias

Andrew H. Miller1 and Charles L. Raison2 The role of inflammation in depression: from evolutionary imperative to modern treatment target

Garry Egger, PhD, MPH, Salud y Ciencias Humanas, Southern Cross University, Lismore, Nueva Gales del Sur, Australia, y el Centro de Promoción de la Salud y la Investigación, Sydney, NSW, Australia.

Harris B. La salud pública, la nutrición y la disminución de la mortalidad: la tesis de McKeown revisited. Soc Hist Med 2004; 17:379-407.

Sanders JW, GS Fuhrer, Johnson MD, Riddle MS. La transición epidemiológica: la situación actual de las enfermedades infecciosas en los países desarrollados frente a los países en desarrollo. Prog. Sci 2008;. 91 (Pt 1) :1-37 CrossRef PubMed

Björntorp P. La obesidad visceral: una “. Síndrome civilización” Obes Res 1993; 1 (3) :206-22. PubMed

AD López, Mathers CD, Ezzatti M, Jamison DT, Murray CJ. Carga mundial y regional de enfermedades y factores de riesgo, 2001: análisis sistemático de los datos de salud de la población. Lancet 2006;. 367 (9524) :1747-57 CrossRef PubMed

Anderson H. Historia y filosofía de la epidemiología moderna. http://philsci-archive.pitt.edu/id/eprint/4159. Acceso 16 de octubre de 2011.

Hotamisligil GS, Shargill NS, Spiegelman BM. Adiposo expresión de factor de necrosis tumoral-alfa: papel directo en la relacionada con la obesidad resistencia a la insulina. Science 1993;. 259 (5091) :87-91 CrossRef PubMed

Libby P. inflamación y la enfermedad. Ap Nutr 2007; 65 (12 Pt 2): S140-6. PubMed

Scrivo R, M Vasile, Bartosiewicz I, Valesini inflamación G. como “suelo común” de las enfermedades multifactoriales. Autoimmun Rev. 2011;. 10 (7) :369-74 CrossRef PubMed

Hotamisligil GS. La inflamación y la enfermedad metabólica. Nature 2006;. 444 (7121) :860-7 CrossRef PubMed

Egger G, J. Dixon caso de la obesidad es el principal del juego? ¿O necesitamos un cambio de imagen del medio ambiente para combatir las epidemias de enfermedades inflamatorias y crónicas? Obes Rev. 2009;. 10 (2) :237-49 CrossRef PubMed

Mizuno Y, Jacob RF, Mason RP. La inflamación y el desarrollo de la aterosclerosis. J Atheroscler Thromb 2011;. 18 (5) :351-8 CrossRef PubMed

Fernández-Real JM, Ricart W. resistencia a la insulina y síndrome inflamatorio crónico cardiovascular. Endocr Rev. 2003;. 24 (3) :278-301 CrossRef PubMed

Hotamisligil GS. Estrés del retículo endoplásmico y la base inflamatoria de la enfermedad metabólica. Celular 2010; 140 (6) :900-17. CrossRef PubMed

Bäckhed F. 99 ª Conferencia Dahlem sobre la infección, la inflamación y trastornos inflamatorios crónicos: la microbiota intestinal normal en la salud y la enfermedad. Clin Exp Immunol 2010;. 160 (1) :80-4 CrossRef PubMed

Wärnberg J, E Nova, J Romeo, LA Moreno, M Sjostrom, Marcos A. Estilo de vida relacionadas con los determinantes de la inflamación en la adolescencia. Br J Nutr 2007; 98Suppl 1:. S116-20 CrossRef PubMed

Ouchi N, JL Parker, JJ Lugus, K. Walsh adipocinas en la inflamación y la enfermedad metabólica. Nat Rev Immunol 2011;. 11 (2) :85-97 CrossRef PubMed

Willett WC, Koplan JP, Nugent R, Dusenbury C, P Puska, Gaziano TA. Prevención de las enfermedades crónicas a través de la dieta y cambios de estilo de vida. En: DT Jamison, JG Breman, AR Measham, G Alleyne, M Claeson, DB Evans, et al, editores. Las prioridades de control de enfermedades en los países en desarrollo. 2 ª edición. Washington (DC): Banco Mundial, 2006.

Mazzoli-Rocha F, S Fernandes, Einicker-Lamas M, Zin WA. Roles de estrés oxidativo en la señalización y la inflamación inducida por partículas. Cell Biol. Toxicol 2010;. 26 (5) :481-98 CrossRef PubMed

Alexeeff SE, Coull BA, Gryparis A, H Suh, Sparrow D, Vokonas PS, et al. Mediano plazo, la exposición a la contaminación del aire relacionada con el tráfico y los marcadores de la inflamación y la función endotelial. Environ Health Perspect 2011;. 119 (4) :481-6 CrossRef PubMed

Neel BA, RM Sargis. La paradoja del progreso: alteración del metabolismo del medio ambiente y la epidemia de diabetes. Diabetes 2011;. 60 (7) :1838-48 CrossRef PubMed

Elovainio M, Ferrie JE, D Gimeno, R Devogli, Shipley M, Vahtera J, et al. Justicia organizacional y los marcadores de la inflamación: El estudio Whitehall II. Occup Environ Med 2010;. 67 (2) :78-83 CrossRef PubMed

Geronimus AT. La hipótesis del desgaste y la salud de las mujeres afroamericanas e infantes: evidencias y especulaciones. Ethn Dis 1992;. 2 (3) :207-21 PubMed

Franceschi C. Inflammaging como una de las principales características de las personas mayores: se puede prevenir o curar? Ap Nutr 2007; 65 (12 Pt 2):. S173-6 CrossRef PubMed

Choi SW, Friso Epigenética S.: un nuevo puente entre la nutrición y la salud. Adv Nutr 2010;. 1 (1) :8-16 PubMed

G. Egger Dousing nuestro entorno inflamatorio (s): es el comercio de carbono personal una opción para reducir la obesidad - y el cambio climático?Obes Rev. 2008;. 9 (5) :456-63 CrossRef PubMed

13 Junio 2016

GERMEN INFLAMACIÓN Y CANCER

Archivado en: INFFECCIONES, TUMORES — Enrique Rubio @ 21:16

El cáncer continua siendo difícil de entender y aun mas de tratar

Clásicamente se ha definido como un aumento de la proliferación celular, una perdida del respeto a las estructuras vecinas y su invasión y una inmortalidad  de las células que lo componen.

Los procesos que se originan desde el comienzo de la afectación celular son múltiples y estudiarlos de manera  individual esta retrasando  marcadamente su  conocimiento..

Los estudiosos del tema han publicado miles de articulos en un intento de entender el problema.

En el año 2000 Robert Weinberg, del Whitehead del MIT, Instituto de Investigación del Cáncer y Hanahan Douglas de Swiss Institute for Experimental Cancer Research. Propusieron después de una amplia revision del tema, seis características que comportan los canceres y fue titulado  “Hallmarks of Cancer” y fue considerado un acertado documento y desde entonces este documento se convirtió en el mas citado en la revista Cell

.

Las características que formaron los seis pilares fueron

Incremento y mantenimiento de la proliferación celular.

Resistencia de la célula  a morir

Desaparición de los inhibidores del crecimiento,

Activación de la invasión de los tejidos y aparición de la capacidad de metastizar.

Lo  que permite la inmortalidad replicativa y la proliferación de la angiogenesis.

Hace un mes, once años mas tarde, los mismos autores y en la mencionada revista publican otro articulo similar pero enmendado las características del cáncer - la próxima generación”.

Estos autores encuentran en la experimentación, la aparición de  dos características emergentes: la reprogramación del metabolismo energético y la desaparición de la destrucción inmune. Se trata claramente de dos procesos importantes en la biología del cáncer, aunque aún no hay suficiente evidencia que muestre su presencia universal en todos los tipos de cáncer.

Por ultimo la aparición de un potente fenómeno inflamatorio termina con disregulación del genoma

Los autores concluyen, que el  tumor es un órgano heterogéneo y no un trozo de clones de células idénticas, como se pensó inicialmente. Una mezcla de células de cáncer diferentes y las células estromales de acogida, que se comunican directamente, en conjunto forman el microambiente del tumor.

Posiblememnte la inflamación es muy precoz en su aparicion y conduce a la disregulacion del genoma

La evolucion historlogica del tumor y los siete pasos que han descrito .Robert Weinberg, y Hanahan Douglas son la verdad de la evolución

La opinión de un medico que ve enfermos aunque no hace investigación y solo lo conoce a traves de las prublicaciones  lo hace diferente todo.

Lo primero que habitualmente induce  una enfermedad es un agente externo posiblemente un microbio  adquirido mucho tiempos atrás.. La inflamación es la respuesta inmediata y continuada que al hacerse cronica es capaz de romper el equilibrio celular y llegar a las disregulacion del genoma.

Esto aparece en múltiples procesos:

Virus de la Hepatitis C, Hepatitis y Cáncer de hígado

Herpes tipo I, Enfermedad de Alzheimer y Gliomas cerebrales

Inflamación crónica de pulmón., y cáncer de pulmón

Helicobacter pylori, ulcus gástrico y  cáncer de estomago

Y un largo etcétera tipificado fielmente en la literatura

Un germen, una inflamación que se cronifica y lesiona los parénquimas y un tumor al final.

El estudio detallado de la histología y saber que la causa inicial disregula el genoma y hace multiplicar las células madres parece un paso de gigantes pero no permite tratar la causa sino a veces las consecuencias y eterniza la búsqueda y el tratamiento.

La búsqueda secuencial con respecto al trinomio “, germen, inflamación y cancer”  no es ni facil ni por ahora imaginable, pero si lógica.

Encontrar la relación de manera extensiva  del trinomio “ germen, inflamación y Cancer”

Buscar una vacuna como ya existe con el virus del papiloma en el cáncer de útero.

Lo demás de una eficacia extraordinaria no es mas  que una solución  de las consecuencias y no de la causa.

Este articulo es una parte del todo y una pretencion de abreviar el problema, grande arduo e impreciso, pero destacar que los gérmenes y la inflamación que producen cronifican la inflamación y facilitan el cáncer es y un buen proyecto, pero no el todo

Expand+

Otto Heinrich Warburg (1883-1970). Premio Nobel 1931 por su tesis “la causa primaria y la prevención del cáncer”

Hallmarks of Cancer: The Next Generation Douglas Hanahan1,2,* and Robert A. Weinberg3,* 1The Swiss Institute for Experimental Cancer Research (ISREC), School of Life Sciences, EPFL, Lausanne CH-1015, Switzerland 2The Department of Biochemistry & Biophysics, UCSF, San Francisco, CA 94158, USA

3Whitehead Institute for Biomedical Research, Ludwig/MIT Center for Molecular Oncology, and MIT Department of Biology, Cambridge, MA 02142, USA

3 Junio 2016

Evolutionary legacy of an inflammatory bias

Archivado en: INFFECCIONES, psiconeuroinmunologia — Enrique Rubio @ 14:31

| . Early evolutionary pressures derived from human interactions with pathogens, predators and human conspecifics (such as rivals) resulted in an inflammatory bias that included an integrated suite of immunological and behavioural responses that conserved energy for fighting infection and healing wounds, while maintaining vigilance against attack. This inflammatory bias is believed to have been held in check during much of human evolution by exposure to minimally pathogenic, tolerogenic organisms in traditional (that is, rural) environments that engendered immunological responses characterized by the induction of regulatory T (TReg) cells, regulatory B (BReg) cells and immunoregulatory M2 macrophages as well as the production of the anti-inflammatory cytokines interleukin-10 (IL-10) and transforming growth factor-β (TGFβ). In modern times, sanitized urban environments of more developed societies are rife with psychological challenges but generally lacking in the types of infectious challenges that were primary sources of morbidity and mortality across most of human evolution. In the absence of traditional immunological checks and balances, the psychological challenges of the modern world instigate ancestral immunological and behavioural repertoires that represent a decided liability, such as high rates of various inflammation-related disorders including depression

16 Marzo 2016

Absceso de cerebelo resuelto con antibioticos

Archivado en: INFFECCIONES — Enrique Rubio @ 13:13

Esto mas que un articulo es una anécdota.

Fue en el año 1983. Cuando llego un lunes al hospital, me cuentan algo que me aturde e insolenta.

Se trata de un enfermo trasferido de otro hospital. Tiene 27 años de edad, no tiene antecedentes de enfermedades y no es fumador ni bebedor ni es adicto a drogas.

Una semana antes de su ingreso tiene una fiebre de 38º C y cefaleas no intensas. En la clínica desde la cual nos lo remiten le hacen una puncion lumbar y encuentran liquido turbio con aumento de proteínas y  un marcado aumento de leucocitos polimorfonucleares.  Lo diagnostican  de meningitis purulenta y nos lo mandan al servicio de neurocirugia, donde  una TC  muestra un voluminoso absceso en el angulo pontocerebeloso izquierdo.

Le ponen antibióticos que en aquel tiempo eran Septriazona, Vancomicina y Cefalosporina y dado que su estado es bueno deciden esperar desde el viernes por la noche hasta el lunes próximo que yo lo veo y me indigno, porque no ha sido operado y doy ordenes inmediatas para que lo lleven al quirófano.

La esposa muy sensata, me dice que ve a su marido tan bien que me pide se repita un nuevo TC.

Efectivamente el enfermo tiene un Glasgow de 15, apirético, sin déficits neurológico y sin ninguna alteración y a mi me pareció correcto repetir la prueba tras sentirme un poco violento.

Cuando veo el nuevo TC , no existe absceso alguno.

Después de las típicas sesiones clínicas y las explicaciones pertinentes a su esposa, decidimos continuar con antibióticos y tras una semana, le damos de alta y lo enviamos al servicio de ORL.

No se encontró nada y un año mas tarde el enfermo estaba en perfecto estado.

¿Qué hubiera pasado si como mandan los canones se le hubiera operado de urgencias ante el peligro de enclavamiento que lleva un absceso de esta localización?

Pues no lo se, pero el enfermo se libro de una intervención.

Pero saque la conclusión que el estado general del paciente es muy valido y sobre todo hacer caso a los familiares.

absceso-de-cerebelo4

13 Marzo 2016

Radiculopatia Herpetica La inflamación del ganglio raquideo.

Archivado en: INFFECCIONES, Raquis — Enrique Rubio @ 20:39

ganglio-inflamado-por-herpes1Ganglio inflamado en herpes zoster que remeda tumor raquideo

Enrique Rubio García.. M Sol . López Rodríguez.

A propósito de 4 casos.

El herpes zoster  en una rara causa de radiculopatia  y los dermatomas lumbo-sacros se afectan  entre el 10 y el 15% de los casos de esta enfermedad.. El dolor  es independiente de la zona afectada y precede entre 3 y 7 días   a la aparición de las vesículas herpéticas que no siempre son  grandes y frecuentemente se las encuentra en fase de cicatriz.

Solo un escaso porcentaje desarrolla parálisis,  entre el 1 y 5%  y suele localizarse esta debilidad en brazos y tronco. Cuando  afectan las raíces sacras, suele aparecer parálisis del detrusor  y existir retención de orina. El 55% suele recuperarse.

En general las parálisis se recuperan en casi el 75% y en breve tiempo1.

Presentamos 4 casos de radiculopatia por herpes zona.

Caso nº 1. Varón de 28 años de edad sin antecedentes de interés que trabaja como auxiliar de Farmacia. Cuenta un dolor ciatico derecho de una 3 días de evolución, con escaso componente lumbar que le permite hacer una vida activa con dificultad.

El signo de Lassegue  es positivo ++ a 45ª y el reflejo aquileo del mismo lado esta abolido.

La RMN y RX simples de columna no muestran alteraciones.

Se le trata con AINE y analgésicos que consiguen la analgesia con dificultad  y a los 7 días, aparecen vesicular herpéticas en el trayecto de la raíz L5, que desaparecen totalmente al igual que el dolor en 15 días desde el comienzo de la enfermedad. No presentó neuralgia postherpetica.

Caso nº 2. Varon de 65 años de edad, exfumador, no bebe alcohol y cuenta abundantes traumatismos en su historia. Desde hace 3 días presenta un intenso dolor ciatico por la cara externa de la pierna y primer dedo derecho, tiene escaso dolor lumbar. El signo de Lassegues ++ y el reflejo aquileo derecho esta abolido y tiene una zona de hipoestesia en la metámera L5 derecha.

Las RX son normales y en la RMN se ve una imagen de unos 7 mm x 5 mm en forma oval que se sitúa en el agujero de conjunción L5-S1 derecho y que brilla intensamente en T2.

Se le trata con AINE y analgésicos y es necesario acudir a los mórficos para mitigar el dolor.

A los 7 días de comienzo, aparece en la metámera L5 amplias vesículas herméticas que coinciden con la mejoría del dolor que termina en 15 días al mismo tiempo que desaparece el dolor,   dejando una leve sombra en su anterior localización. Se le trata con Aciclovir

Repetido la RMN un mes mas tarde ha desaparecido la imagen ovalada situada en el agujero de conjunción L5-S1 derecho

Caso nº 3. Mujer de 72 años de edad, que tiene antecedentes de cardiopatía isquemica, diabética. De manera brusca presenta un dolor en el dorso del pie que se irradia por cara externa  de la pierna y menos intensamente por el muslo. No tiene dolor lumbar. El signo de Lassegue es negativo, el reflejo aquileo esta abolido y tiene una hipoestesia que se irradia por las metámeras L4-L5 y S1 predominando en el pie.

Rx con abundantes signos de artrosis que afectan toda la columna lumbar , con un buen diámetro del canal. La RMN muestra signos difusos de artrosis lumbar pero sin protrusiones discales  evidentes. Se la trata con analgésicos y AINE y corticoides y no se consigue mitigar el dolor hasta que no se infiltra la raiz con anestesia . A los 5 días aparece en el dorso del pie una vesículas rojas y alargadas en el territorio de L5 preferentemente y que tardan dos semanas en desaparecer. Se la trata con Aciclovir  hasta la desaparición de las molestias lo que ocurre a los 15 días del comienzo de la enfermedad.

Caso nº 4. Varón de 35 años de edad, , sin  antecedentes de enfermedad. Desde hace años tiene dolor lumbar soportable, que no ha necesitado de tratamiento reglado. De manera relativamente brusca aparece un dolor en cara externa de glúteo y muslo  izdo, que no rebasa la rodilla. Nos es enviado al servicio de neurocirugía porque en la RMN le han encontrado una tumoración en reloj de arena que se sitúa en el agujero de conjunción L2-L3 y que tiene unos 10 mm x 5 mm. Cuando vemos al enfermo, no tienen dolor y la exploración es negativa. Lassgue negativo y reflejos fuerza y sensibilidad conservada,  solo  persiste discreto dolor lumbar. Solo existen unas vesículas en pubis y en MI. Izdo. En distintas fases de actividad, la mayoría de las vesículas están  cicatrizadas. Se le practica una nueva RMN a los 2 meses y medio de la anterior y la imagen ha desaparecido.
.

Discusión.

Se presentan 4 casos de Radiculopatia herpética. De los 4 pacientes solo uno es una mujer .Las edades se diferencian ampliamente  entre 25, 35 y 65 años y la mujer 72 años. Todos tienen dolor ciatico casi puro y escaso o nulo dolor lumbar. No existe  paresia  y si positividad del signo de Lassegue en las 3 ciáticas y es negativo en la cruralgia En dos pacientes la analgesia es muy evidente en territorio afectado  y escasamente en el restante enfermo con radioculopatia ciática. No existe anestesia en el paciente con radiculopatia crural. Las vesículas aparecen alrededor de la semana de comenzado el dolor radicular y su aparición coincide con la mejoría del dolor. El diagnostico fue fundamentalmente clínico, y las vesículas en mayor o menor grado de evolución y con areas  diferentes  permitió el diagnostico.

Lo mas llamativo del cuadro es la inflamación del ganglio radicular que nos hizo confundirlo en principio con un Neurinoma en reloj de arena y que desapareció en un intervalo de 3 a 4 semanas. En ninguno de los dos casos el agujero de conjunción estaba agrandado. Ninguno de los casos se siguió de dlor postherpetico.

Conclusión.

Las radiculopatias herpéticas lumbares y sacras  aunque infrecuentes, existen, no hay factores desencadenantes conocidos, el dolor es preferentemente radicular y las vesículas que aparecen tardíamente son las prueba evidente del diagnostico. La inflamación del ganglio raquídeo confunde con un neurinoma en reloj de arena, pero la falta de dilación del agujero de conjunción, pone en duda este diagnostico. El tratamiento con Aciclovir, no es muy efectivo en estos casos ya que se instauró al aparecer las vesículas y la aparición de estas coincidió con el comienzo de la mejoría del dolor. La anestesia peridural y radicular fue efectiva para la analgesia en el caso que se utilizó.

No se determinaron anticuerpos

dsc00566

Gestionado con WordPress