Enriquerubio.net El blog del Dr. Enrique Rubio

18 junio 2018

HIPERTENSION ARTERIAL. NOS PONEMOS DE ACUERDO

Filed under: General — Enrique Rubio @ 14:07

HIPERTENSION ARTERIAL. NOS PONEMOS DE ACUERDO

Aforttunadamente el caso que le hacemos a los expertos, es relativo, aunque si asustan y el miedo es una agresión importante capaz de modificar nuestros sentimientos.Y tenerlos como manifestación de una agresion..
La biología de nuestro organismo se puede permitir el lujo de tener oscilaciones de la mayoría de sus metabolitos hasta del %/% y a veces mucho mal contotal conservación de la homeostasis.
Tomemos como muestra la glucemia, que es normal en amplios rangos.
Normalmente, el nivel de glucosa en sangre se mantienen dentro de límites estrechos a lo largo del día ( 72-145 mg/dl; 4-8 mmol/l). Sin embargo, sube después de las comidas y es más bajo por la mañana antes del desayuno. Las personas con diabetes se caracterizan por tener niveles de glucosa más altos de lo normal.
Es decir su contenido en sangre de la mayoría de los metabolitos esta determinada por la funcionalidad del momento y además no por un solo elemento, sino por una serie de ellos en conjunto. Volvemos otra vez a la horizontalidad, todos necesitan de todos.

En cuanto a la presión arterial que tanto nos intimida, todos sabemos que para se produzcan accidentes vasculares hace falta algo mas que hipertensión,
Todos sabemos que en el aduto cifras de 140/90, son acepotablemente tolerados, por lo menos en la mayoría, ssalvo que una alteración del colágeno este reblandeciendo nuestras estructuras.
HTA: el umbral sigue en 140/90, pero con objetivos más firmes
Esta aportación de S. Moreno | María Sánchez-Monge | 2018-06-18 00:00:00
Aporta una actualización de las nuevas guías clínicas europeas, aunque se se desmarcan de Estados Unidos en las cifras que definen la existencia de hipertensión.
Había gran expectación por conocer en qué cifras situarían los especialistas europeos el umbral de la hipertensión. Sus colegas estadounidenses propusieron en noviembre con la última actualización de sus pautas de práctica clínica calificar de hipertenso a todo aquel a partir de los 130/80 mm Hg. Esa reducción de 10 mm Hg con respecto a la definición anterior ha hecho aflorar repentinamente a 32 millones de estadounidenses aquejados de la enfermedad silente. Con tal criterio, la mitad de la población occidental sería hipertensa. Las razones aducidas para ese cambio, según uno de sus impulsores, Paul K. Whelton, epidemiólogo de la Universidad Tulane, en Nueva Orleans, es que el riesgo cardiovascular en los 130-139 mm Hg ya es suficientemente alto como para merecer una llamada de atención que se concrete en estrategia terapéutica.
Sin embargo, la Sociedad Europea de Hipertensión ha decidido mantener el umbral en 140/90. “No hay evidencia científica sólida que demuestre que tratar a las personas que están en la franja anterior -lo que para nosotros es presión normal alta- si tienen riesgo cardiovascular bajo vaya a reducir la incidencia de eventos y de mortalidad”, dice uno de los artífices de las guías europeas, Antoni Coca, director de la Unidad de Hipertensión del Hospital Clínico de Barcelona. Otro de los autores, Josep Redón, jefe del Servicio de Medicina Interna del Hospital Clínico de Valencia, coincide en que esa variación del umbral supondría un aumento significativo de la carga asistencial relacionada con la hipertensión, sin la certeza de una mayor reducción de complicaciones cardiovasculares.
Con todo, más allá de las diferencias en la definición de la enfermedad, las discrepancias entre ambas guías son mínimas, “semánticas”, comenta Whelton, “pues los mensajes claves son muy similares; por otro lado, algo lógico pues todos estamos mirando los mismos datos”.
La hipertensión arterial (HTA)es el principal factor de riesgo evitable de infartos e ictus, solo después del tabaco. Su prevalencia se sitúa, según las estimaciones más prudentes, en más del 25 por ciento de la población europea, lo que elevaría la cifra a más de 185 millones de personas. Lo que más preocupa a quienes han recibido el encargo de actualizar las guías europeas de 2013 es que el porcentaje de pacientes controlados es de solo el 50 por ciento. Eso supone que no se está atajando el riesgo cardiovascular asociado en la mitad de afectados. Por ello, aunque se mantiene el umbral de la HTA, se persiguen objetivos terapéuticos más ambiciosos, con abordajes menos conservadores en determinados grupos.
El primer paso para lograr un mejor manejo es un buen diagnóstico, que se consigue con una medida adecuada de la presión arterial. Josep Redón ha sido el encargado de exponer en el congreso anual de la Sociedad Europea de Hipertensión, celebrado en Barcelona, las novedades en este apartado. “Se recomienda la toma de tensión fuera de la consulta para certificar que un paciente es hipertenso”, resume.
En el nuevo documento no se expresa preferencia por ninguna de las dos opciones principales: auto medida domiciliaria o la monitorización ambulatoria de la presión arterial (MAPA) de 24 horas. “La elección dependerá de la disponibilidad”, aclara el experto, quien añade que “las medidas clínicas repetidas y realizadas de forma adecuada” siguen considerándose válidas. No obstante, en casos concretos, como los pacientes con diabetes o con enfermedad renal crónica, así como ante la sospecha de hipertensión de bata blanca o enmascarada, se prefiere la medida ambulatoria.
De hecho, es habitual que en la consulta la medición no se haga de la forma correcta, según Coca. “Todos estamos de acuerdo en que hay que mejorar la medida de la presión en la consulta. Es un problema de tiempo y recursos. Entre las condiciones óptimas estarían el descanso previo; una habitación cómoda y aislada; contar con personal entrenado que realice la medición en silencio, con una posición adecuada y mediante un aparato semiautomático, que recoja cifras cada tres minutos y arroje un promedio final. Es la única forma de garantizar la reproducibilidad de la medida y de evitar el efecto bata blanca, presente en un tercio de la población”.
Algunos especialistas, como Teresa Gijón, médica de familia y vocal de la junta directiva de la Sociedad Española de Hipertensión-Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial (SEH-Lelha), echan en falta un pronunciamiento más firme a favor de la MAPA de 24 horas. No obstante, reconoce que no siempre existen los recursos para realizarla.
Otra variación con respecto a las anteriores guías es que estimulan al clínico a buscar la lesión silente de órgano diana, que estrena nueva nomenclatura: HMOD (HTA mediated organ damage). “Por razones de coste-efectividad, siempre hay que hacer un electrocardiograma y medir la excreción urinaria de albúmina para descartar hipertrofia del ventrículo izquierdo y lesión del endotelio. También, siempre que sea posible, se invita a avanzar en ese estudio, por ejemplo, con un ecocardiograma”. De esta forma, se redefine el riesgo en un grupo importante de sujetos, según Coca.
Los expertos en la materia consideran que el nuevo documento, que ha sido elaborado junto con la Sociedad Europea de Cardiología y se publicará en las revistas de las dos sociedades el 25 de agosto, se enmarca en la tendencia generalizada en medicina de individualizar el manejo del paciente.
Esto se plasma, por ejemplo, en los objetivos de presión arterial de los mayores, a los que tradicionalmente se trataba de forma menos agresiva, considerándose aceptable una cifra de hasta 150 mm Hg de presión sistólica en ciertos casos. Según Gijón, “ahora ya no se propone un abordaje tan conservador para el anciano y se hace hincapié en la edad biológica, no la cronológica”. Por lo tanto, más que los años, se tienen en cuenta la fragilidad, la independencia y la tolerancia del tratamiento.
No obstante, Vicente Arrarte, presidente electo de la Sección de Riesgo Vascular y Rehabilitación Cardiaca de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), puntualiza que las guías americanas son más agresivas en los objetivos de presión arterial de ciertos colectivos. “Aquí somos más prudentes, pensando en el paciente anciano, en los diabéticos y en la comorbilidad de bajar demasiado la tensión, sobre todo en los pacientes con enfermedad renal”, recalca.
La terapia farmacológica , junto con las recomendaciones en el estilo de vida, es un pilar fundamental frente a la hipertensión. En palabras de Gijón, las directrices renovadas “simplifican mucho las pautas de tratamiento para mejorar la adherencia”. De entrada, aconsejan comenzar la terapia con dos fármacos, salvo contadas excepciones. Ahora bien, para potenciar el cumplimiento proponen que sean administrados en un solo comprimido. El siguiente escalón, la terapia triple, se lograría con dos pastillas y, finalmente, para la hipertensión más complicada bastaría con dos.
En cuanto a los objetivos terapéuticos y la decisión de iniciar la terapia farmacológica, se fijan con dos premisas: las pautas de estilo de vida deben estar siempre presentes y la tolerancia debe guiar la administración de medicamentos. Con estas bases, en individuos con presión normal alta (sistólica entre 130 y 139 mm Hg) se aconseja iniciar tratamiento farmacológico de forma inmediata solo cuando se trata de pacientes de muy alto riesgo, es decir, con enfermedad cardiovascular establecida.
Ante la existencia de HTA de grado uno (sistólica entre 140 y159 mm Hg), el tratamiento inmediato se recomienda en pacientes con riesgo alto o muy alto con enfermedad cardiovascular, enfermedad renal o HMOD. En este grupo se propone comenzar con medidas dietéticas y actividad física durante 3-6 meses y, si en ese plazo no es posible controlar la HTA, iniciar el empleo de medicamentos.
Finalmente, en HTA de grados 2 y 3 se requiere tratamiento farmacológico inmediato de todos los pacientes, con el objetivo de alcanzar el control de la enfermedad en el plazo de tres meses. Si en ese periodo no se obtienen los resultados esperados, se debe cambiar la terapia y puede optarse por añadir espironolactona.
La hipèrtension arterial y la hipotensión arterial, son solo factores de un todo.
El conjunto domina y la explicación de datos aislados, nunca va a solucionar el problema.. Estamos solucionando multiples ecuaciones con multiples incognitas y ni sabemos las incognitas ni como se colocan. Y esto no es desespero en buscar. Es la duda razonable.
Necesitamos muchos datos, mucha gente observando y tomar determinaciones siempre con dudas.
A todos nos gusta escribir, lo que sea y que se publique y que la gente lo lea y ya como deleite que alguno compre el libor.
Pero escribir ni nos hacerca a Dios, ni nos hace sabios y menos genios. Lo único que necesitamos y por e3llo escribimos es comunidcarnos con lo demás. Su utilidad ya vendrá luego, si viene.
Todo lo que sea escribir fuera de las ciencias, tiene un margen de error insoportable. Y que me perdonen los escritores, que eso, son solo escritores, aunque algunos escritos hayan cambiado el mundo.
Pero lo que de verdad cambia al mundo es pensar, la forma en que manifestamos nuestras ideas es personal y tecnológica, pero capaces de cambiar el munco y expresarlas lo, mas fácil, barato y ordenado posible.
Empiezo a tirara la papelera parte de mi biblioteca que me costo un dinero y que cuando la comparo conlos beneficios que proporcionan un buscador de Internet, no soportan el embite y la única solución por ahora es desalojar mi biclioteca. Ni caben los libros, ni se donde están los artículos y menos los relacionados con el tema que busco.

9 junio 2018

ADAN y EL CROMOSOMA Y.

Filed under: General,NOTABLES — Enrique Rubio @ 20:14

ADAN EL CROMOSOMA Y. l
Desde hace trece millones y medio de años, la materia, la energía y el tiempo, de una manera indescriptible dan lugar al universo, la explosión del big bang estableció el comienzo. El estudio de estas características constituyó la física.
Hace 300.000 millones de años la materia y la energía dan lugar a los átomos, que al reunirse forman moléculas. Una nueva ciencia aparece como, química que estudiara el fenómeno de la vida. La biología.
Después de un caminar tortuoso y lleno injerencias, aparece, hace 70.000 años, la especie del homo sapiens. El estudio y desarrollo de las culturas de este animal se llama historia.
La historia de las revoluciones del homo sapiens, tienen tres capítulos fundamentales.
1º La revolución cognitiva, marca el inicio de la historia hace unos 70.000 años.
2º. La revolución agrícola ocurre hace unos 12.000 años.
3º. La revolución científica, que empezó hace 500 años y da lugar a un nuevo evento difícil de etiquetar continua en estos momentos de la historia.
Los humanos debieron aparecer hace 2,5 millones de años, pero durante muchas generaciones no destacaron de los múltiples organismo con los que convivían.
Me parece acertada la visión de Harari sobre las circustancias que hizo que una variedad de homínidos, evolucionara hacia el sapiens.
¿Qué ocurrió? Para que se produjera esta particular evolución de los homínidos.
Homínidos hubo muchos antes de que empezara la historia. Por lo menos animales muy parecidos a los humanos modernos aparecen hace 2,5 millones de años. Pero durante mucho tiempo no destacaron de otros animales con los que convivían.
Los humanos evolucionaron por primera vez en África oriental hace unos 2,5 millones de años, a partir de un género anterior de simios llamado Australopithecus, que significa «simio austral». Los humanos en Europa y Asia occidental evolucionaron en Homo neanderthalensis («hombre del valle del Neander»). Las regiones más orientales de Asia estaban pobladas por Homo erectus, «hombre erguido», que sobrevivió allí durante cerca de dos millones de años, lo que hace de ella la especie humana más duradera de todas. En la isla de Java, en Indonesia, vivió Homo soloensis, «el hombre del valle del Solo», que estaba adaptado a la vida en los trópicos. En otra isla indonesia, la pequeña isla de Flores, los humanos arcaicos experimentaron un proceso de nanismo. Los humanos llegaron por primera vez a Flores cuando el nivel del mar era excepcionalmente bajo y la isla era fácilmente accesible desde el continente. Cuando el nivel del mar subió de nuevo, algunas personas quedaron atrapadas en la isla, que era pobre en recursos. Las personas grandes, que necesitan mucha comida, fueron las primeras en morir.
Los individuos más pequeños sobrevivieron mucho mejor. A lo largo de generaciones, las gentes de Flores se convirtieron en enanos. Los individuos de esta especie única, que los científicos conocen como Homo floresiensis, alcanzaban una altura máxima de solo un metro, y no pesaban más de 25 kilogramos. No obstante, eran capaces de producir utensilios de piedra, e incluso ocasionalmente consiguieron capturar a algunos de los elefantes de la isla (aunque, para ser justos, los elefantes eran asimismo una especie enana).
En 2010, unos científicos en la cueva Denisova, en Siberia, descubrieron un hueso del dedo fósil. El análisis genético demostró que el dedo pertenecía a una especie previamente desconocida, que fue bautizada como Homo denisova. Mientras estos humanos evolucionaban en Europa y Asia, la evolución en África oriental no se detuvo. La cuna de la humanidad continuó formando numerosas especies nuevas, como Homo rudolfensis, «hombre del lago Rodolfo», Homo ergaster, «hombre trabajador», y finalmente nuestra propia especie, a la que de manera inmodesta bautizamos como Homo sapiens, «hombre sabio».
Los miembros de algunas de estas especies eran grandes y otros eran enanos. Algunos eran cazadores temibles y otros apacibles recolectores de plantas. Algunos vivieron solo en una única isla, mientras que muchos vagaban por continentes enteros. Pero todos pertenecían al género Homo. Todos eran seres humanos (véase la figura 2).

Es una falacia común considerar que estas especies se disponen en una línea de descendencia directa: H. ergaster engendró a H. erectus, este a los neandertales, y los neandertales evolucionaron y dieron origen a nosotros. Este modelo lineal da la impresión equivocada de que en cualquier momento dado solo un tipo de humano habitaba en la Tierra, y que todas las especies anteriores eran simplemente modelos más antiguos de nosotros. Lo cierto es que desde hace unos 2 millones de años hasta hace aproximadamente 10.000 años, el mundo fue el hogar, a la vez, de varias especies humanas.
Quién fue primero? ¿el hombre o la mujer? La Biblia enseña que Dios creó el mundo en seis días y al sexto día al hombre y después, a la mujer. La ciencia lo explica de otra forma: nuestro ancestro común femenino más reciente fue una mujer africana, la llamada «Eva mitocondrial» y ella llegó primero, mucho antes que el hombre. Los últimos estudios genéticos sobre evolución humana concluían que Eva tuvo que esperar a su Adán unos 84.000 años. Pero ahora dos nuevas investigaciones vuelven a cambiar la historia de la evolución humana.
No le dan la razón al Libro del Génesis, pero se acercan un poco más. Concluyen que los antepasados que pasaron su genoma al resto de la Humanidad prácticamente se solaparon durante el tiempo evolutivo. Lo que aún no cambia es el origen de la Humanidad que sigue localizándose en África oriental, donde se cree que la especie humana actual nació hace unos 143.000 años. Y desde allí estos humanos modernos colonizaron al resto del mundo.
Los dos trabajos, uno de la Universidad de Standford (Estados Unidos) y otro de investigadores italianos, en Cerdeña, se publican en la revista científica «Science».
Los estudios sobre la coexistencia del hombre y la mujer se confunden. Según el trabajo de la Universidad de Standford, Adán llegó un poco antes.. Sus estimaciones indican que el hombre llegó hace 120.000 y 156.000 años y entre 99.000 y 148.000 años para la mujer. Los cálculos anteriores hablaban de entre 50.000 y 115.000 años atrás para el ancestro masculino. «Pero una diferencia de 8.000 años, pero ese tiempo no es significativo en la evolución humana Carlos Bustamante profesor de genética de la Universidad de Stanford , llegan a la conclusión, que tanto la Eva como el Adán mitocondrial surgieron casi al mismo tiempo. Los expertos en evolución humana utilizan la genética para explorar el pasado de la humanidad. Lo hacen estudiando los genes mitocondriales que son los que se transmiten intactos, sin mezclas de madres a hijas, y los genes del cromosoma Y, que se pasan del padre a los hijos. De esta forma intentan reconstruir el árbol genealógico de la humanidad y para denominar al ancestro común recurren a los nombres bíblicos «Adán» y «Eva» al que añaden el apellido «mitocondrial». A pesar de utilizar el nombre bíblico, es muy poco probable que fueran el único hombre y la única mujer con vida en el momento o los únicos que hoy tienen descendientes. El Adán y Eva mitocondriales fueron aquéllos que lograron trasladar con éxito el cromosoma Y y el genoma mitocondrial a la mayoría de los humanos actuales en un proceso de selección natural.
En su investigación los científicos de la Universidad de Stanford estudiaron las secuencias del cromosoma Y entre 69 hombres en nueve zonas diferentes del globo, en Namibia, República Democrática del Congo, Gabón, Argelia, Pakistán, Camboya, Siberia y México.
Construyeron un árbol genealógico que también ha permitido conocer mejor las relaciones entre las poblaciones de nuestros antepasados que se expandieron desde África hacia el continente europeo y Asia.

Eran Elhaik, epidemiólogo genético de la Universidad de Sheffield, afirma que los primeros hombres estan en la tierra desde hace aproximadamente 209.000 años. Aunque estudios anteriores, remontan el primer linaje del macho humano a hace 308.000 años. Otro dato relevante de esa misma investigación había desvelado que el crucial cromosoma Y (masculino) fue el resultado del mestizaje entre el Homo sapiens hembra y los homínidos machos de otras especies.
En este sentido, y sin llegar a desacreditar también esta conclusión, el Dr. Elhaik matizó que “los seres humanos modernos, tanto los ancestros masculinos y femeninos, han surgido alrededor del mismo tiempo. Los antepasados humanos modernos han surgido en África hace poco más de 200.000 años”.
Un resultado matemático y científico ELENARTS/ISTOCK/THINKSTOCK
Es muy posible que cada hombre vivo tenga sus orígenes en un hombre que vivió hace unos 135.000 años, y ese hombre antiguo probablemente compartía el planeta con la madre de todas las mujeres. Los resultados, provienen del análisis más completo hasta la fecha del cromosoma sexual masculino (el cromosoma Y) y anulan la investigación anterior, que sugirió que el antepasado común más reciente de los hombres vivió apenas 50.000 a 60.000 años.

“Adán” y la antigua “Eva” probablemente no vivieron cerca uno del otro. “Esas dos personas no se conocían”, afirma Melissa Wilson Sayres, una genetista de la Universidad de California, Berkeley .
Los investigadores creen que los humanos modernos abandonaron África entre 60.000 y 200.000 años atrás, y que la madre de todas las mujeres probablemente surgió de África oriental. El ADN de la mitocondria, se lleva dentro del óvulo, por lo que sólo las mujeres se lo pasan a sus hijos y puede revelar el linaje materno a una antigua Eva.
Por otra parte el cromosoma Y se transmite de forma idéntica de padre a hijo, pero a lo largo del tiempo, el cromosoma masculino se llena con duplicados, y se mezcla el ADN apareciendo defectos que se trasmiten Enel futuro. Esto lo afirma el estudio Carlos Bustamante, un genetista en la Universidad de Stanford en California.
Bustamante y sus colegas hicieron la proeza de secuenciar todo el genoma del cromosoma Y para 69 hombres de siete poblaciones globales, desde bosquimanos africanos a Yakutos de Siberia.
Asumio una tasa de mutación anclada a eventos arqueológicos (como la migración de personas a través del Estrecho de Bering), el equipo llegó a la conclusión de que todos los hombres de su muestra global compartieron un solo antepasado en África hace aproximadamente 125.000 a 156.000 años.
Además, el ADN mitocondrial de los hombres, así como muestras similares de 24 mujeres, reveló que todas las mujeres en el planeta remontan a una Eva mitocondrial, que vivió en África entre 99.000 y 148.000 años atrás casi el mismo período de tiempo durante el cual El Adán del cromosoma Y vivió.
En un estudio detallado en marzo en el American Journal of Human Genetics, el grupo de Hammer mostró que varios hombres en África tienen cromosomas Y únicos y divergentes que se remontan a un hombre aún más antiguo que vivió entre 237.000 y 581.000 años atrás.
Los estudios de genes siempre se basan en una muestra de ADN y, por lo tanto, proporcionan una imagen incompleta de la historia humana. Por ejemplo, el grupo de Hammer tomó muestras de un grupo diferente de hombres que el laboratorio de Bustamante, lo que llevó a diferentes estimaciones de cómo son los antepasados ??comunes en realidad.
¿Adán y Eva?
Estas personas primitivas no son paralelas al Adán y Eva bíblicos. No eran los primeros seres humanos modernos en el planeta, sino sólo los dos de miles de personas vivas en ese momento con linajes macho o hembra ininterrumpidos que continúan hoy.
El resto del genoma humano contiene fragmentos minúsculos de ADN de muchos otros antepasados ??simplemente no aparecen en el ADN mitocondrial o en el cromosoma Y, dijo Hammer. (Por ejemplo, si una mujer antigua tuviera sólo hijos, su ADN mitocondrial desaparecería, aunque el hijo pasaría un cuarto de su ADN a través del resto de su genoma).
Según Nature., el laboratorio de Bustamante está secuenciando los cromosomas Y de casi 2.000 hombres más. Estos datos podrían ayudar a determinar con precisión dónde en África vivían estos seres humanos antiguos.
En síntesis el homo existe mucho tiempo antes que ADAN y EVA, y estos marcan un cambio definitivo en la evolución del Sapiens Sapiens.
Elfuturo de ya nos emostrara, que esto es una sucesión de acontecimientos y que no para.

28 abril 2018

MI LIBRE ALBEDRÍO

Filed under: FUNCIONES PSIQUICAS,General — Enrique Rubio @ 10:30

MI LIBRE ALBEDRÍO .

Este tema me ha encantado siempre pero nunca he creído que el hombre tenga libertad, salvo a ratos.
Mi punto de referencia soy yo, que he hecho lo que he podido, cuando he podido, pero no cuando no he podido y me atreví a decir, “ hice lo que crería y nunca estuve seguro de lo que debía”.
Hace unos días, al cumplirse los 70 años de la fundación de Neurocirugía Española, se celebró una espléndida sección en la real Academia de Medicina en Madrid. Me sorprendió la ilusión que mis compañeros y amigos de muchos años, sentían por haber participado en la creación de esta disciplina médica. Y no me parece mentira, sólo que exageraron la nota. Es verdad que el esfuerzo fue desmedido, mucho trabajo, mucho dolor, y una disciplina insoportable.

Todo el mundo era muy feliz, o casi todos, se trataba de médicos egregios y con pedigrí importante. Vamos, respiraban sabiduría, que, junto a la magnitud del edificio, invitada a la grandeza.
La libertad de nuestra actuación estaba siempre en nuestras manos, y yo nunca lo vi así. Lo que no existe hay que investigarlo y la mayoría de las veces, los resultados no traen la verdad. La verdad que yo encontré, apareció después de muchos esfuerzos, de mucho repetir, de mucha controversias y “ de insistir”. “TRY IT AGAIN

Para aprender hay que tener un cerebro sano, por lo menos a ratos. Y esto es infrecuente, pasajero y subjetivos e imprescindible.
Permítanme que juegue un poco a contar lo que es el libre albedrío.
Para empezar hablemos del libro de Joaquín Fuster (Barcelona, 1930) lleva décadas investigando el cerebro, Neurociencia en la Universidad de California , y en su libro Cerebro y Libertad, analiza la libertad, la organización de la memoria o la neuroeconomía.
El libre albedrío, no es otra cosa sino la capacidad de elegir entre posibles acciones o formas de lenguaje. Esa capacidad define lo que yo entiendo como libertad. Hay libertad para hacer esto o aquello y libertad de la supresión de lo malo, de lo que no quiero. En ambos casos se trata de una elección, incluida la opción de no hacer nada. Esta capacidad de decidir, esta libertad, está sobre todo en la corteza cerebral, la parte del cerebro que más finamente nos ajusta al medio.
Le hago mentalmente una pregunta ¿y esto como se consigue?.
Le preguntaría al Dr Fuster, en qué parte del cerebro y sus redes, está mi libertad para elegir acertadamente y con un esfuerzo soportable. No quiero morir en el intento. “el trabajo es un castigo bíblico”.
Mi revisión de la historia científica, a la yo llego, ésta sedimentada, por sabios, o personas en general, que durante muchos años no vieron lo que tenían al lado , mientras que otros con un campo de visión más grande y mucha casualidad, un día lo vieron y entonces dieron el campanazo, eso si con la critica terrible de los que no habían tenido éxito en la búsqueda, y posiblemente el trabajo no les sirvió para nada solo para envidiar. Ponerle el nombre de sabios o parecidos no arregla nada, quiero sustituir, la suerte y secuaces similares por la pregunta; “ porque somos tan torpes”, como no puedo encontrar con facilidad lo que necesito, para ser feliz, y entiendo por tal, “ no tener dolor ni malestar interior”.
Hay muchos factores que determinan nuestras decisiones. Muchos vienen del interior, como los impulsos biológicos, pero otros vienen de la memoria, de nuestra historia, de lo que Ortega llamaba la circunstancia, que no sólo incluye mi memoria sino la memoria filética, de la evolución. La libertad no se puede comprender sin el círculo percepción y acción. La relación constante con el mundo externo, a través de la criba de la memoria filial, es la circunstancia. La razón vital de Ortega se basaba en una lucha constante entre el destino y la necesidad. Esta libertad de elegir nos permite formar e inventar el futuro, el de cercano y el lejano, pero es una libertad predeterminada. Yo creo en el determinismo blando que decía William James, es decir, que soy consciente de que muchas cosas que elijo vienen en los genes, en mi historia, en mis experiencias pasadas que determinan que haga esto. Más de lo mismo, estoy envuelto en mensaje de los genes y del mundo que me rodea. Genotipo y fenotipo, ambos jugando eternamente, pero no solo bajo mi conciencia sino, con un orden aleatorio que yo no conozco ni manejo. Pero por favor no me culpen y no me castiguen por ello, lo he visto siempre asi.
Fuste en el prefacio de su libro. Cerebro y Libertad: En, la charla en que participó en Paris sobre “la libertad y el ejecutivo del cerebro” “Liberté et lËxecutif du Cerveau”, Dijo: “el albedrio humano es un fenómeno de la capacidad del cerebro para escoger, racionalmente o no, entre diversas acciones posibles. Y aquí cabe todo.

Un artículo aparecido hoy en la vanguardia de JOSEP CORBELLA, Barcelona, me llama la atención porque toca el tema de forma simple y racional

La temperatura de la felicidad es de 25 grados a mediodía y 10 por la noche
Una investigación revela las relaciones entre la meteorología y el estado de ánimo
27/04/2018

El estado de ánimo en el conjunto de una población es óptimo cuando la temperatura máxima diurna se sitúa alrededor de 25 grados, la mínima nocturna alrededor de 10, y además no llueve, la humedad es moderada y hay pocas nubes en el cielo.
Es la conclusión a la que ha llegado una investigación que ha analizado 2.400 millones de posts de Facebook y 1.100 millones de tuits sobre un periodo de ocho años, lo que la convierte en la investigación más amplia que se ha realizado sobre la relación entre meteorología y estado de ánimo. Los investigadores han relacionado palabras y expresiones que reflejan emociones positivas y negativas (como “contento” o “triste”) y las han relacionado con la situación meteorológica del lugar desde el que se envió cada mensaje.
Los resultados, presentados esta semana en la revista Plos One, detectan una relación significativa entre la meteorología y las emociones expresadas en las diferentes redes sociales.

La variable que más influye es la temperatura. La máxima frecuencia de expresiones positivas, y la mínima de expresiones negativas, se registra cuando la temperatura máxima diaria se sitúa en la franja de 20 a 30 grados. A medida que el valor se aleja de esta franja, tanto por encima de los 30 como por debajo de los 20, desaparece el buen humor de notas y tuits y aumentan las expresiones de malestar.
La variable que más influye en el estado de ánimo es la temperatura.
Además de mediodías cálidos, la mayoría de personas agradecen que las noches sean frescas: escriben mensajes más positivos cuando la diferencia entre la temperatura máxima y la mínima alcanza los 15 grados. “Pensamos que puede estar relacionado con los efectos negativos sobre el sueño de las temperaturas nocturnas elevadas”, señala por correo electrónico Nick Obradovich, investigador del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) y coautor del estudio.
Después de la temperatura, la segunda variable meteorológica que más influye en el bienestar es la lluvia. “El efecto es bastante lineal –explica Obradovich–. Cuanta más cantidad de precipitación, peores sentimientos”.
Se ha detectado también una correlación del bienestar con la humedad y con la nubosidad, informa Esteban Moro, investigador del MIT y de la Universidad Carlos III de Madrid y coautor del estudio. Así, las expresiones de mal humor aumentan y las de buen humor se reducen cuando la humedad ambiental se sitúa por encima del 80%. Las mismas tendencias se observan con cielos muy cubiertos, mientras que los días soleados con cielos despejados se asocian a mensajes más positivos.
“Se ha detectado también una correlación del bienestar con la humedad y con la nubosidad”
Esteban Moro investigador del MIT y de la Universidad Carlos III de Madrid Estos efectos se han observado incluso cuando se retiran de la muestra analizada todos los mensajes que contienen palabras relacionadas con la meteorología.

Los investigadores concluyen en Plos One que “condiciones meteorológicas no ideales están relacionadas con sentimientos más negativos”.
San Sebastián. (Javier Etxezarreta / EFE) Aunque la investigación se ha basado en mensajes enviados desde Estados Unidos, Obradovich y Moro consideran que los resultados son extrapolables a España, que se encuentra en las mismas latitudes que el centro de EE.UU.
Los datos reflejan las preferencias del conjunto de la población que escribe tuits y notas, no las de cada persona. Un estudio anterior realizado en Holanda identificó cuatro perfiles principales de personas en su relación con la meteorología: las que se sienten mejor cuando llega el calor; las que se sienten peor con el calor; las que se sienten mal con la lluvia, gráficamente llamadas rain haters (es decir, odiadoras de lluvia); y las indiferentes.
El clima por lo menos, es capaz de modular el talante “ estado de ánimo”.
¿Y qué hago yo con esto?. Como consulto y controló la parte de mi sistema nervioso vegetativo “mi homeostasis”, y salir de este entuerto.
Me llama profundamente la atención el manejo tan sorprendente de la obtención de datos, muchos conocimientos para mucha gente. “big-data pero también el big-control” .
Por supuesto las injerencias que esto trae consigo, nos van a dar todos los disgustos del mundo. Y además sin tener soluciones para ello. Pero el miedo no es el sistema de control.
Simplemente “esperar y ver Wait and see”
Cuando tenga más cosas que contaros, lo hare pero sin la promesa del éxito.

25 abril 2018

EL SINNDROME DE LA RESIGNACION

Filed under: General — Enrique Rubio @ 13:08

EL SINNDROME DE LA RESIGNACION
Antonio Damasio en su libro “El Error de Descartes” , dice
Empecé a escribir este libro para proponer que la razón puede no ser tan pura como muchos suponemos (o deseamos); que emociones y sentimientos quizás no son para nada intrusos en el bastión racional: que acaso estén enmarañados en sus redes para mal para bien. Las estrategias racionales del ser humano, maduradas a lo largo de la evolución (y plasmadas en el individuo), no se habrían desarrollado sin los mecanismos de regulación biológica, de los que son destacada expresión las emociones y los sentimientos. Se fundaba para ello en un solo caso clínico aunque, recaía sobre una amplia experiencia de él y su mujer como neurólogos. A partir del análisis de un célebre caso del siglo pasado, el de Phineas Gage, cuya conducta reveló por vez primera una conexión entre la racionalidad y un daño específico en el cerebro, y sugirió, que la razón humana no depende de un centro único, sino de distintos sistemas cerebrales que operan en concierto, en múltiples planos de organización neuronal. Desde las capas corticales prefrontales hasta el hipotálamo y el tallo cerebral, diversos centros cerebrales, de “alto nivel” y de “bajo nivel”, cooperan en la fábrica de la razón.
Fantástico como frase, hace falta saber si esto es verdad y porque continuamos la duda.
Al mismo tiempo que el episodio Phineas Gage, los neurólogos Paul Broca en Francia, y Carl Wernicke en Alemania, llamaron la atención de la comunidad médica con sus estudios de pacientes neurológicamente lesionados. Ambos, cada uno por su lado, postularon que el daño en zonas específicas del cerebro causaba el trastorno del lenguaje que se denominó afasia. l Pensaban que las contusiones revelaban la existencia de soportes neurales para dos aspectos distintos del proceso del habla en la gente normal.
Hanna Damasio con la cooperación de Albert Galaburda, neurólogo de la Facultad de Medicina de Harvard, que fue al Warren Medical Museum y fotografió cuidosamente la caja craneana de Gage desde diversos ángulos y midió la distancia entre las zonas óseas deterioradas y una diversidad de hitos óseos estándar. Y dedujo que el daño fue más extenso en el hemisferio izquierdo que en el derecho, y en la parte anterior que en la zona posterior del conjunto de la zona frontal. La lesión comprometió las capas corticales prefrontales, en las superficies ventrales e internas de ambos hemisferios, preservando los aspectos laterales, o externos, de las capas corticales prefrontales. Pero la reconstrucción de Gage reveló que ciertas zonas, que se consideran vitales para otros aspectos de la función neuropsicológica, no habían sido dañadas. Las capas corticales de la zona externa lateral del lóbulo frontal, por ejemplo, cuyo deterioro disminuye la capacidad de atención, de cálculo, o de cambio apropiado de un estímulo a otro, estaban intactas.
Un nuevo paciente fue visto por Damásio y parecía reunir condiciones mas observables , se trataba de un paciente había sufrido un cambio completo de su personalidad. Elliot, como llamaré al sujeto, tenía entonces unos treinta años. l Incapaz de conservar un trabajo, vivía con un hermano; el tema urgente era que se le negaba una pensión por incapacidad.
Elliot parecía un individuo inteligente, diestro y físicamente apto, que sólo debía entrar en razón y volver a trabajar. Varios profesionales habían informado que sus facultades mentales estaban intactas e insinuado que Elliot era un haragán o, en el peor de los casos, un comediante.
A Damásio le impresionó Elliot impresionó como un tipo encantador, amable y algo misterioso, muy controlado emocionalmente. Era respetuoso y diplomático, aunque le traicionada una sonrisa irónica que suponía alguna sabiduría superior y un reírse de su interlocutor.
Era un hombre extraordinario, que conocía bien lo que sucedía en el mundo y recordaba nombres y fechas; discutía de asuntos políticos con el buen humor que frecuentemente merecen, y parecía entender de economía; su conocimiento del área empresarial en que había trabajado era muy bueno. Sus habilidades estaban intactas y la memoria de su vida anterior era impecable.
Fuertes dolores de cabeza aparecieron y pronto le fue dificil concentrarse. A medida que empeoraba su condición, pareció ir perdiendo su sentido de la responsabilidad y otros le debían completar el trabajo.
Sufría un meningioma quístico frontal grande y crecía con rapidez. Tenía el tamaño de una naranja pequeña. Que al ir creciendo. comprimía hacia arriba los lóbulos frontales.
La operación permitió de un tumor y por supuesto, el tejio cerebral frontal que rodeaba tal tumor, “fue lesionado” como pasa siempre . El prognosis en cuenta a la vida fue excelente. Los cambios, que empezaron durante su convalecencia, asombraron a sus familiares y amigos. Si bien la destreza y la capacidad de Elliot para moverse sin trabas y hablar correctamente estaban intactas.
Pero una serie de alteraciones Veamos su rutina cotidiana: había que insistirle para que se levantara y se fuera a trabajar. Una vez en su empleo, era incapaz de administrar correctamente su tiempo; no se le podía confiar un programa: cuando había que interrumpir el trabajo y pasar a otra tarea, seguía insistiendo y parecía perder de vista el objetivo principal. O interrumpía la actividad que estaba desarrollando, para concentrarse en otra cosa que le parecía más interesante en ese momento. Supongamos una tarea que implique la lectura y clasificación de los documentos de un cliente determinado. Elliot leía y entendía perfectamente el archivo, y por cierto sabía clasificar de manera adecuada los documentos atendiendo a la similitud o disparidad de su contenido. El problema era que frecuentemente dejaba de lado la selección para interesarse durante todo el día en la lectura de uno de los documentos, lo que hacía con gran atención, cuidado e inteligencia. O bien se pasaba una tarde entera deliberando sobre el método de clasificación más adecuado. ¿Debían ordenarse por fecha, tamaño, pertinencia con el caso u otra consideración especial? El flujo de trabajo se interrumpía y se podría decir que Elliot hacía demasiado bien su tarea puntual, en detrimento del propósito general; su conducta era irracional respecto al trabajo general —principal prioridad—, en tanto que en marcos más pequeños, los relativos a deberes secundarios, se conducía de modo innecesariamente detallista.
Sobrevivían sus conocimientos básicos, y estaba capacitado para cumplir distintas tareas tan bien como antes. Pero no se le podía confiar que desarrollara una labor precisa cuando se le pedía que lo hiciera. Comprensiblemente, después que varias admoniciones de colegas y superiores cayeran en el vacío, fue despedido. Siguieron otros trabajos; y otros despidos. La vida de Elliot latía ahora con un ritmo diferente.
Al no estar ya sujeto a un empleo regular, Elliot se entregó a nuevos pasatiempos y aventuras comerciales. Desarrolló hábitos de coleccionista, lo que no es malo en sí mismo; pero muy poco práctico si se recopila basura. Sus nuevos negocios incluían desde la construcción de casas hasta la administración de inversiones. En una de sus empresas se asoció con un individuo de pésima reputación, No hizo caso de las advertencias de sus amigos y el episodio terminó en bancarrota. En esa funesta aventura había invertido todos sus ahorros; los perdió. Resultaba incomprensible que una persona de los conocimientos de Elliot tomara decisiones comerciales y financieras tan equivocadas.
Este pacientes aparentemente inteligente y no siendo estúpido ni ignorante, obraba con frecuencia como si lo fuera. No podía actuar como un ser social efectivo
La tomografía computarizada y la resonancia magnética practicadas en Elliot revelaron que ambos lóbulos frontales habían sufrido, y que el daño era mucho más pronunciado en el derecho que en el izquierdo. De hecho, la superficie externa del lóbulo frontal izquierdo estaba incólume, y el deterioro en esa región se circunscribía a los sectores orbitales y mediales. Los mismos sectores estaban lesionados en el lado derecho, pero además estaba destruido el elemento central (materia blanca bajo la corteza cerebral) del lóbulo frontal. Debido al destrozo, gran parte de las capas corticales frontaleS no eran viables funcionalmente.
Las regiones temporal, parietal y occipital de ambos hemisferios estaban intactas; lo mismo puede decirse de los vastos núcleos subcorticales de materia gris, los ganglios basales y el tálamo. El daño se limitaba a las capas corticales prefrontales. Igual que en Gage, los sectores ventromediales de esas capas corticales habían sufrido la destrucción más intensa. Las lesiones del cerebro de Elliot eran sin embargo más extensas en el lado derecho que en el izquierdo.
Podríamos pensar que la masa cerebral destruida fue pequeña; una gran porción quedó incólume. Sin embargo, la amplitud del daño suele no ser lo más importante cuando se consideran las consecuencias de una lesión cerebral. El cerebro no es un amontonamiento de neuronas que hacen siempreste buen hombre.e lo mismo estén donde estén. Las estructuras destruidas en Gage y Elliot fueron precisamente las que requiere el razonamiento que culmina en la toma de decisiones.
Durante 55 años he sido neurocirujano y he visto y operado a muchos enfermos con patología de esta región, aunque rara vez con un perfil tan neto como l los trastornos de conducta que presentaba Elliot, Lo mas frecuente en pacientes con patologia de esta región, era una indiferencia afectiva. Les importaba todo un rabano, ni siquiera solian sentirse enfermos. Era frecuente que a la preggunta. ¿ como se encuentra¿ contestaran “estoy bien.”
Está claro que desde que conocí el tema me he preocupado marcadamente de estos pacientes. Sobre todo cuando en mi tesis doctoral sobre crío talamotomias de los núcleos talamicos intralaminares, descubrí que un número de alrededor del 10% pacientes, quedaban indiferentes al dolor, aunque repetían “que el dolor persistía” pero que no les importa. Tenían indiferencia al dolor, y esto ha sido demostrado jepetidas veces, no sólo por lesiones del talamo, sino también de otras estructuras mediales como el Cingulo Rostral.
Lo que más llamó la atención de los que nos dedicamos a esta patología, era la posibilidad de una lesión no traumática, física o psíquica, pudiera lesionar los lobulos frontales y ser responsable de parte de la patología psiquiátrica que estamos viendo claramente aumentar. Un tercio de nuestra población y al aumentar los factores inflamatorios, sobre todo factores de la familia de necrosis tumoral ( FNT ), estén aumentados. Esto explicaría gran parte de las enfermedades psíquicas en nuestro tiempo, donde el número de patógenos de todo tipo que nos asaltan alcanzan proporciones incontables.
Los artículos científicos de la vanguardia siempre me impresionan. Hoy tengo el placer de leer un artículo sobre el efecto secundarios de las migraciones . Las preside Una imagen del World Press Photo que muestra la extraña apatía que sufren refugiados en Suecia y lo escribe ANA MACPHERSON, Barcelona 25/04/2018 00:27 | Actualizado a 25/04/2018 10:25
El World Press Photo de este año ¬seleccionó entre las mejores imágenes publicadas la de dos adolesc¬entes alimentadas por sonda y dormidas en uncentro de refugiados de Suecia. Djeneta y su her¬mana Ibadeta muestran en la foto de Magnus Wennman un estado catatónico que a veces dura años, a veces meses, y que como ellas ¬sufren unos cientos de adolescentes y niños de familias refugiadas en Suecia.
Le llaman síndrome de resignación y sólo se ha definido y contabilizado en Suecia. No en Alemania, donde las cifras de refugiados son más parecidas. Ni en ningún otro país europeo. Y no entienden todavía por qué. “¿Síndrome de qué?”, es la respuesta más frecuente cuando se pregunta por esta dolencia a los responsables de psiquiatría de grandes hospitales catalanes.
A nadie le suena.
El mayor punto en común entre los varios cientos de casos que se han registrado en Suecia desde el 2004 es ser refugiado procedente de países de la antigua URSS y de los Balcanes, sobre todo. También haber vivido una situación muy dura y tener en el aire el permiso de residencia después de haber llegado hasta allí.
Según describe el neurólogo infantil Karl Sallin en un trabajo publicado hace un par de años, al principio hay ansiedad, estado depresivo, sueño alterado, aislamiento social. Luego, el deterioro: dejan de hablar, de participar en las actividades habituales y se aprecian fallos de comunicación no verbal. La tercera fase es una larga lista de síntomas mucho más graves que van de la falta de respuesta a la incontinencia, temperatura elevada. No comen y necesitan una sonda, no reaccionan al dolor, hipotonía …
La desconexión aparece sobre todo cuando la familia puede ser expulsada
Se les ha llamado de forma muy diversas. Al principio se lo conoció como una apatía extrema. Luego, catatonia. Días, semanas, meses. Algunas veces años. “Recuerda a síndromes descritos durante las guerras, el del soldado por ejemplo, una repentina ceguera o incluso una paralización de parte del cuerpo justo antes de que pudiera ser enviado a la trinchera; pero los síntomas duraban horas, no meses”, explica Víctor Pérez, responsable de psiquiatría en el hospital del Mar. “También hace pensar en una indefensión aprendida”, apunta Ingeborg Porcar, directora técnica del Centre de Crisis de Barcelona (CCdB) de la Universitat Autònoma.
Y como siempre se atribuye a reacciones individuales y voluntarias .
Es una no reacción, una pasividad absoluta por un daño ante el convencimiento de que no hay nada que hacer para evitarlo.
Y siempre encontramos algún experimento , tanto animal como humano, donde el sufridor, siempre tenia una voluntad. Habían aprendido que no había nada que hacer. “Hemos atendido y estudiado más de 2.000 casos a lo largo de más de treinta años trabajando con inmigrantes y refugiados y tampoco lo hemos visto”, añade Joseba Achotegui, experto en psiquiatría transcultural y quien describió el síndrome de Ulises. “Lo que sí que he visto son cuadros de tipo agorafóbico (no querer salir de casa) en menores que han vivido situaciones extremas. Expresa un temor a separarse de los padres, miedo a que si salen de casa pueden no volver a verlos. Esto se ve sobre todo si han estado tiempo separados de ellos. Pero son cuadros que van remitiendo y son en general de buen pronóstico”, añade el experto.
En los casos de Suecia, que en su soledad clínica llegó a redactar una guía médica sobre el síndrome, a veces ese dejar de hablar y dejar de comer es absoluto y repentino y suele ir asociado a la constancia de que no habrá papeles y, por lo tanto, la familia huida y refugiada será expulsada.
Algunos equipos asistenciales ofrecen a estos jóvenes catatónicos un tratamiento basado en devolverles la seguridad por todos los medios posibles, al margen del permiso de residencia de la familia. Les separan de ellos, no se habla del tema en su presencia y se les hace vivir como si no estuvieran en esa máxima apatía: hay que vestirse de día y ponerse pijama de noche, salir y entrar aunque sea en silla de rueda, hablarles, escuchar música, incluso dibujar acompañando la mano por parte de quienes les atienden, un poco de Coca-cola en los labios, les llevan a la cocina para que huelan comida… Todo lo que pueda mantener viva la normalidad a la espera de que vuelvan por sí solos a ella.
Para recuperarles simulan todo lo normal de la vida a la espera de que ‘vuelvan’
Las experiencias de recuperación son muy diversas. En el trabajo que resume el síndrome publicado por Karl Sallin y otros en el 2016 se establecía en ocho años la recuperación y decían que no era posible decir con seguridad que esta fuera absoluta.
El misterio de la resignación de estos niños y niñas y adolescentes de entre 8 y 15 años con este síndrome, que no se extiende a los mayores, creen sus médicos que tiene su punto de inicio en el trauma sufrido y en la propia cultura. Hábitos sociales que no facilitan la expresión de las emociones y ante eso no cabe más que el bloqueo total. Enfermar es, en cambio, algo aceptable en el entorno sueco (las familias con un niño enfermo podían quedarse hasta hace poco).
Esa aceptabilidad podría ser en parte responsable de que se vean casos en Suecia y no en otros ¬países con otras reglas para los ¬niños enfermos, en opinión, -expresada en la BBC, del principal investigador del síndrome, el neurólogo Sallin.
El año pasado se anotaron otros 60 casos graves. La cifra va disminuyendo. Prácticamente no hay casos entre los niños que han llegado sin sus mayores. Como si no pudieran permitirse enfermar porque nadie se iba a ocupar de su desconexión. Tampoco había casos registrados entre asiáticos ni africanos.
Cuando empecé este artículo sobre las patologías, traumática y tumoral de Gage y Elliot, donde la lesión de los lóbulos frontales reproducían cuadros psiquiátricos puros, pensé que las respuesta clínicas del paciente, era iguales o al menos parecidas a las producida por conflictos sociales, como las de los emigrantes. No hace falta un traumatismo, ni un tumor, solo uno o varios disgustos consistentes.
Esto explica algo mas del tema y su amplitud.

21 abril 2018

ES LA PROTEINA C REACTIVA UN BUEN MARCADOR DE LA INFLAMCION

Filed under: General — Enrique Rubio @ 20:10

ES LA PROTEINA C REACTIVA UN BUEN MARCADOR DE LA INFLAMCION
Necesitamos un elemento, buen marcador de la inflamación crónica. Conocemos multitud de factores que marcan la inflammation de manera específica, pero existen pocos que hablen de inflamación crónica global y sobre todo destinados al reconocimiento de las enfermedades autoinmunes, causa da multitud de patógenos de todo tipo, que aumentan cada día y con los que convivimos.
Hace ya bastantes años que conocemos la proteína C reactiva, pero cuando apareció nos parecio un marcador importante de la inflamación. Quizas seria conveniente revisar el tema por si la PCR sigue siendo eficaz
Esta proteína desde hace ya algún tiempo se la considera un marcador fiable de la inflamación. Recientes trabajos muestran que no tienen que ser para mal, sino que puede ser una proteína protectora.
Me limito a describir las dos opiniones recogidas de la literatura reciente.

Es una proteína plasmática circulante, que aumenta sus niveles en respuesta a la inflamación (proteína de fase aguda). El rol fisiológico de esta proteína consiste en unirse a la fosfocolina expresada en la superficie de las células moribundas o muertas, y a algunos tipos de bacterias, con el fin de activar el sistema del complemento, por la vía del complejo C1Q.1
Es sintetizada por el hígado en respuesta a factores liberadores y por los adipocitos.2 3 Es miembro de la familia de las pentraxinas.2 No debe ser confundida con el péptido C ni con la Proteína C.
La PCR es miembro de la clase de reactivos de fase aguda o proteína de fase aguda y su nivel aumenta dramáticamente durante los procesos inflamatorios que ocurren en el cuerpo. Este incremento se debe a un aumento en la concentración plasmática de IL-6, que es producida por macrófagos,2 células endoteliales y linfocitos T, como también lo hacen los adipocitos.3 La PCR se liga a la fosfocolina de los microorganismos. Se piensa que colabora con el complemento ligándose a células extrañas y dañadas, y que realice la fagocitosis hecha por macrófagos, quienes expresan un receptor para PCR. También se cree que desempeña un papel importante en la inmunidad innata, como un sistema de defensa temprano contra infecciones. La PCR aumenta hasta 50.000 veces en estados inflamatorios agudos. Se eleva sobre su nivel normal dentro de las 6 horas siguientes y alcanza el pico máximo en 48 horas. Su vida media es constante, y por ello la principal forma de medir sus niveles, es mediante la determinación de la tasa de producción (y por lo tanto la gravedad de la causa precipitante). El amiloide A sérico es un marcador de fase aguda relacionado, que se eleva rápidamente en circunstancias similares.2 Además se ha demostrado que sus niveles se incrementan en los episodios agudos coronarios, significando un mal pronóstico tanto a corto como a largo plazo.4
La PCR se usa como marcador de inflamación.2 La medición de los valores de la PCR puede servir para determinar el progreso de una enfermedad o la efectividad del tratamiento. Para su análisis se requiere de suero o plasma heparinizado. Hay varios métodos analíticos para determinar la PCR, cómo por ejemplo el ELISA, la inmunoturbidímetría, la inmunodifusión rápida, y la aglutinación visual.
Un test de PCR de alta sensibilidad, mide niveles bajos de PCR mediante el uso de nefelometría láser. La prueba arroja resultados en 25 minutos, con una sensibilidad menor a 0.04 mg/L. La concentración sérica normal en los adultos sanos, usualmente es inferior a 1 mg/L, aumentando ligeramente en la vejez. En mujeres embarazadas al final de la gestación y en inflamación leve e infecciones virales, oscila entre 1–4 mg/L. En proceso inflamatorios activos e infección bacteriana, entre 4–20 mg/L y en infecciones bacterianas severas y quemaduras >20 mg/L.5

Rangos de referencia en pruebas sanguíneas, muestran la PCR de color amarillo grisáceo en el centro
En asociación con la prueba de Procalcitonina se diagnostica de manera significativa los niveles de sepsis.
La insuficiencia hepática disminuye la producción de PCR, pero no otras patologías intercurrentes. Muy pocos medicamentos reducen los valores de PCR, a menos que también intervengan en el control de la patología subyacente que estimula la fase aguda.2

Se piensa que el daño arterial es el resultado de inductores químicos. La PCR es un marcador general para la inflamación y la infección, por ello, puede ser usada para determinar el riesgo de estar padeciendo un infarto agudo de miocardio. Debido a que una PCR elevada puede ser tener múltiples causas, no es una prueba específica.6 El hallazgo de una cifra superior a 2.4 mg/l duplica el riesgo de sufrir un evento coronario que con un nivel inferior a 1 mg/l; por tanto; a pesar de no ser específica, puede orientar el diagnóstico y establecer el riesgo.2 Los valores normales de la PCR varían de un laboratorio a otro.
La proteína C reactiva elevada puede ser la respuesta no la causa de enfermedad
24/06/2016 – 7:21
Niveles genéticamente elevados de la proteína C reactiva (CRP) –una proteína inflamatoria– se asocian con protección contra la esquizofrenia, según un estudio de aleatorización mendeliana publicado esta semana en la revista ‘PLoS Medicine’.
El trabajo, realizado por Behrooz Z. Alizadeh, del Centro Médico Universitario de Groningen, en Holanda, y sus colegas, reveló una falta de asociación entre la PCR y una serie de trastornos somáticos y psiquiátricos, lo que sugiere que muchos de los incrementos relacionados con la enfermedad de los niveles de PCR podrían ser una respuesta en lugar de la causa de la enfermedad.
Los estudios de observación han demostrado que el aumento de los niveles en sangre de CRP están vinculados con ciertas patologías, sugiriendo que estas enfermedades pueden ser controladas con medicamentos que reducen los niveles de PCR.
Alizadeh y sus colegas realizaron un estudio de aleatorización mendeliana usando variantes genéticas que afectan a los niveles de PCR para determinar si el incremento de la PCR tiene una relación causal predecible genéticamente con 32 complejos trastornos comunes.
Los investigadores informan de que el aumento de la PCR genéticamente se asoció significativamente con un menor riesgo de esquizofrenia. Además, encontraron relaciones significativas nominalmente (que aún no se han confirmado) entre el incremento de los niveles de PCR genéticamente y mayor riesgo de artritis, albúmina sérica elevada, presión arterial elevada y trastorno bipolar.
No hubo pruebas de un efecto del incremento de los niveles de PCR genéticamente en cualquiera de los otros 27 resultados estudiados. Aunque este es uno de los estudios más grandes sobre el tema, la fiabilidad de estos resultados depende de la validez de los supuestos de la aleatorización mendeliana, incluyendo la capacidad de las puntuaciones genéticas para explicar las variaciones en el nivel de PCR.
Sin embargo, estos hallazgos sugieren -según los autores– que es poco probable que las intervenciones diseñadas para reducir el nivel de PCR disminuyan el riesgo de que las personas desarrollen la mayoría de los resultados somáticos complejos comunes y neuropsiquiátricos.

Thompson D, Pepys MB, Wood SP. (1999). «The physiological structure of human C-reactive protein and its complex with phosphocholine.». Structure 7 (2): 169-77. doi:10.1016/S0969-2126(99)80023-9. PMID 10368284.
Pepys MB, Hirschfield GM (2003). «C-reactive protein: a critical update». J Clin Invest 111 (12): 1805-12. doi:10.1172/JCI18921. PMC 161431. PMID 12813013.
Lau DC, Dhillon B, Yan H, Szmitko PE, Verma S (2005). «Adipokines: molecular links between obesity and atheroslcerosis». Am J Physiol Heart Circ Physiol 288 (5): H2031-41. doi:10.1152/ajpheart.01058.2004. PMID 15653761.
Oscar Bazzino, Eugenia Natale (2000). «El significado pronóstico de la elevación de la proteína C reactiva en la cardiopatía isquémica». Medicina (Buenos Aires) 60: 239-242. ISSN 0025-7680.
Clyne, Brian; Jonathan S. Olshaker (1999). «The C-reactive protein». Journal of Emergency Medicine 17 (6): 1019-1025. doi:10.1016/S0736-4679(99)00135-3. ISSN 0736-4679. PMID 10595891. Consultado el 24 de septiembre de 2009.
Lloyd-Jones DM, Liu K, Tian L, Greenland P (5 de junio de 2006). «Narrative review: assessment of C-reactive protein in risk prediction for cardiovascular disease». Ann Intern Med 145 (1): 35-42. PMID 16818927. Archivado desde el original el 22 de noviembre de 2015.

19 marzo 2018

STALIN Y LA GALLINA

Filed under: FUNCIONES PSIQUICAS,General — Enrique Rubio @ 19:29

`

STALIN Y LA GALLINA
`En una de sus reuniones Stalin (dictador soviético, 1878-1953) famoso por su maldad, pidio ante el grupo que le reía las gracias, que le trajeran una gallina. La agarró fuertemente con una mano y con la otra empezó a desplumarla. La pobre gallina se retorcia de dolor pero no podía fugarse,
Stalin le quito todas y cada una de las plumas pese a los lamentos de la pobre gallina y después de esto dijo a su sequito: “Ahora observen lo que va a suceder”

Puso a la gallina en el suelo, se alejó de ella un poco y agarró en su mano un puñado de trigo mientras sus colaboradores observaban asombrados cómo la gallina, asustada, dolorida y sangrando, corría detrás del dictador, mientras este le iba tirando puñados de trigo

La gallina lo perseguía por todos lados. Entonces, Stalin miró a sus ayudantes y secretarios que estaban totalmente sorprendidos, y les dijo:
“Así de fácil se gobierna a los estúpidos. ¿Ven cómo me persigue la gallina a pesar del dolor que le he causado? Así son la mayoría de los pueblos, siguen votando a sus gobernantes y políticos a pesar del dolor que les causan por el simple hecho de recibir un regalo barato, una promesa estúpida o algo de comida para uno o dos días”.
Resulta que esto estaba ya descrito desde la antigüedad , pero vale la pena repetirlo y constrastarlo con las nuevas adquisiciones
El síndrome de Hybris es muy antiguo, desde los antiguos griegos, que podía identificar identificar a los líderes o notables que se emborrachaban de poder y muchos o casi todos se comportaban como tiranos borrachos de poder y a veces como dioses.
El síndrome es propio de los abusadores que llegan a cometer vejaciones y acciones crueles hacia los que, según su parecer, están “por debajo de ellos.” Héroes militares, políticos, directivos de empresas… todos ellos pueden padecer lo que actualmente se denomina síndrome o mal de Hybris,y es un trastorno paranoide, que se inicia desde una megalomanía instaurada y termina en una paranoia acentuada.”
El síntoma dominante es el egocéntrico como la desmedida seguridad en sí mismo; son impulsivos e imprudentes; se sienten superiores a los demás; le otorgan una desmedida importancia a su imagen; ostentan sus lujos; son excéntricos; se preocupan porque sus rivales sean convencidos y si es posible vencidos a costa de cualquier cosa; no les interesa la opinión de lo demás por supuesto no escuchan a los demás; son monotemáticos (todo ronda en torno suyo); se sienten iluminados y aunque fallan, no lo reconocen.
La pérdida de poder o de popularidad los sume en la desolación, “la rabia y el rencor” y entonces, solo entonces recurren a algún tipo de ayuda psiquiátrica o psicológica. Pero solo tras “dejar muchos cadáveres por el camino.”
La primera etapa se da cuando el sujeto asume un poder y comienza a verse rodeado de aduladores. Si al principio dudaba de su capacidad para ejercer el mando, las dudas pronto se disipan y atribuye todos los éxitos a sí mismo. De aquí pasa a la fase en la que cree que nada de lo que dice, hace y piensa puede ponerse en entredicho. Se siente infalible e insustituible. Y todo aquél que se le oponga será relegado al ostracismo. Estos sujetos confunden realidad con fantasía como cosa normal. Su mundo se divide entre ganadores y perdedores por lo que se asumen como ganadores a la vez que temen enormemente perder su estatus y se afanan a toda costa por mantenerlo ya sea mediante el fraude o la tergiversación de los hechos sin dudar ni por un momento en adoptar actitudes amenazantes y causar a los demás que están por debajo de él, daños irreparables.
David Owen y Jonathan Davidson en 2009 publicaron en la revista Journal of Neurology el “Síndrome de Hybris: ¿un desorden de personalidad adquirido?”, que posteriormente puso en relación el poder y la enfermedad en The Hibris Syndrome: Bush, Blair and the Intoxication of Power.
Estos libros no fueron bien acogidos o solo algunos lo hicieron
Las personas influyentes son con frecuencia gente no preparada, pero si lo están para pelotear, ellos no están para pensar sino para adular y están incapacitados para distinguir entre la cordura y la locura. El poder y la enfermedad explican la política mundial desde una perspectiva holística, tomando en cuenta las enfermedades y el síndrome de Hybris , se puede fácilmente explicar la patología de multiples lideres tales como; el Sha Reza Palevi, Kennedy, Hitler, Stalin y otros. Las sociedades padecen las consecuencias de las dolencias físicas y psicológicas de sus líderes y tienen que aprender cómo protegerse. El libro sobre la intoxicación del poder, describe con detalle el síndrome de Hybris de Bush y Blair, al que atribuye las graves equivocaciones que cometieron a propósito de la invasión a Irak.
“Los políticos víctimas del Hybris tienen una propensión narcisista al ver la realidad como suya y la utilizan como un terreno en el que pueden ejercer el poder y buscar la gloria”. Se comportan de manera impulsiva, creen ser infalibles, hablan de sí mismos usando el plural mayestático “nosotros” o en tercera persona, como si fuesen voceros de un “presidente” a quien admiran. Se sienten responsables de una misión histórica, que los pone por encima de la ética que rige para la gente común, pero no para ellos, que encarnan la historia. Cuando Bush y Blair manipularon la información y mintieron acerca de las armas químicas, no creyeron que cometían una falta, por la trascendencia de los fines que perseguían. “Creían que no debían rendir cuentas a la opinión pública, sino solamente ante el tribunal de la historia y de Dios que les glorificabá”.
Los afectados por el Hybris creen que son el centro del universo y que todos conspiran en su contra. Cuando el 11S Bush declaró “seguiremos defendiendo la libertad y todo lo bueno que existe en este mundo… “ Este enemigo ha atacado a todos los pueblos amantes de la libertad… ”. Para ellos todo lo que existe participa de la lucha entre ellos, que son el bien, y sus enemigos imaginarios o reales, que son el mal. Tratan de concentrar el poder que pueden, pero al mismo tiempo se presentan como víctimas potenciales de personas u organizaciones misteriosas. La categoría Hybris es útil para estudiar el comportamiento de líderes de países democráticos como Bush y Blair, ayudan a entender a dictadores como Hitler y Stalin y también la psicología de algunos caudillos pintorescos del tercer mundo como Pol Pot, que asesinó a millones de camboyanos, o Abimael Guzmán, que produjo una masacre en Perú, ambos ciegos de vanidad, suponiendo que eran los líderes más esclarecidos de la historia de la humanidad. En esta época de la insoportable levedad del ser, unos pocos dictadores tropicales protagonizan la versión cantinflesca del Hybris hablando con pajaritos y resucitando una caricatura grotesca de los 70. Los síntomas del Hybris se agudizan cuando los líderes permanecen en el poder mucho tiempo y se rodean por incondicionales que nunca los contradicen, aplauden sus errores, les extravían de la realidad. Son los mensajeros de Némesis que les conducen a la tragedia.
Recientemente, PETER GARRD , de 57 años es un neurólogo e intenta buscar patrones de conducta y sus trastornos. Ha estudiado cómo detectar trastornos mentales en el lenguaje honesto desde los gestos, TICS y lenguaje corporal. Todo lenguaje o gestos con lo que expresamos espontáneamente y sin digerir lo que decimos.
Según Garrd ,los enfermos usan palabras claves y giros , en discursos de políticos y hombres con relevantes puestos sociales que permiten diagnosticar sus trastornos .
La gente dice mentiras habitualmente, pero el problema es que sabemos que mienten y además nos las creemos, incluso después de descubrir que mienten.
El sindrome de Hybris , intenta describir porque el cuadro o síndrome que modifica el cerebro del poderoso y lo hace mentir, también modifica de una forma simétrica a quien lo obedecen que además aumentan sus trastornos.
Representa este trastorno de Hybris la soberbia contra los dioses griegos que los habían castigado con el Nemesis
El trastorno es tan antiguo y universal como el hombre. El poder enferma al que lo utiliza pero también al que obedece y si el poder es absoluto, el trastorno que produce es absoluto.
Nos sorprende la idea de que ejercer el poder altera nuestra neuroquimica. Y esta alteración es más profunda y persistente cuanto mayor y más duradero es ese poder y posiblemente carece de límites. Aunque esto parece excepcional no es distinto de todas las manifestaciones somato psíquica de nuestra biología. Hace mucho tiempo que conocemos que cualquier cambio en nuestros metabolitos se sigue de modificaciones somáticas y psíquicas, de forma que no es extraño que el poder actúe degradando al interlocutor y al actor al mismo tiempo.
El poderoso necesita de la obediencia, porque ello aumenta su propia autoconfianza hasta llevarle a estar privado de la duda de si mismo y aislarlo de la realidad.
La gente que rodea al líder le proporciona más cualidades de las que supone que ve. Ve mas capacidades de la que ven sus ojos, con lo cual comparte el delirio del líder.
El análisis de la conducta de nuestros políticos europeos del siglo XX y XXI, nos permiten apreciar que todos o muchos de ellos, tenían un síndrome Hybris que compartían con sus colaboradores cercanos y también con muchos distantes .
Lo que mas sorprende de este síndrome es que el líder o poderoso esta loco y convierte a sus seguidores tambien en locos y el contagio de la irracionalidad esta por encima de las condiciones sociales de los seguidores .
El síndrome de Hybris es también supuestamente contagioso, o por lo mernos deseable por muchos
Quizas la explicación de la influencia de lo psíquico en somatico, se haga a través de las llamadas neuronas espejo o neuronas Cubelli, Estas neuronas se activan cuando un animal ejecuta una acción y cuando observa esa misma acción al ser ejecutada por otro individuo,1
Se llaman en espejo las neuronas cuando se encienden en un individuo “reflejando” la acción de otro: así, el observador está él mismo realizando la acción del observado, de allí su nombre de “espejo”. Tales neuronas habían sido observadas en primer lugar en primates, y luego se encontraron en humanos y algunas aves. En el ser humano se las encuentra en el área de Broca y en la corteza parietal.
En las neurociencias se supone que estas neuronas desempeñan una función importante dentro de las capacidades cognitivas ligadas a la vida social, tales como la empatía (capacidad de ponerse en el lugar de otro) y la imitación. De aquí que algunos científicos consideran que la neurona espejo es uno de los descubrimientos más importantes de las neurociencias en la última década.2
Estas neuronas están activas cuando los simios realizan alguna tarea, y además cuando observan esa misma específica tarea realizada por otro. Las investigaciones desarrolladas empleando IRM, estimulación magnética transcraneal (TMS) y electroencefalografías (EEG) han encontrado evidencias de un sistema similar en el cerebro humano, en el que también coinciden el observar y el actuar.
La función del sistema espejo es objeto de muchas elucubraciones científicas: estas neuronas son importantes para comprender las acciones de otras personas, y para aprender nuevas habilidades por imitación. Algunos investigadores piensan que el sistema espejo podría imitar las acciones observadas y así enriquecer la teoría de las habilidades de la mente;3 otros lo relacionan con las habilidades de lenguaje;4 también, se ha sugerido que las disfunciones del sistema espejo podrían ser la causa subyacente de algunos desórdenes cognitivos, tales como el autismo. Se están realizando investigaciones sobre todas estas posibilidades.
Las neuronas espejo fueron encontradas por casualidad. En el año 1996, Giacomo Rizzolatti trabajaba con Giuseppe di Pellegrino, Luciano Fadiga, Leonardo Fogassi y Vittorio Gallese en la universidad de Parma, en Italia. Estos científicos habían colocado electrodos en la corteza frontal inferior de un mono macaco para estudiar las neuronas especializadas en el control de los movimientos de la mano: por ejemplo, asir objetos o ponerlos encima de algo. Durante cada experimento, registraban la actividad de sólo una neurona en el cerebro del simio mientras le facilitaban tomar trozos de alimento, de manera que los investigadores pudieran medir la respuesta de la neurona a tales movimientos7 El trabajo fue publicado y posteriormente otras publicaciones lo ha confirmado,9 hallando neuronas espejo en las regiones parietal inferior y frontal inferior del cerebro. Recientemente, las evidencias del IRMf, de TMS y de EEG, así como del comportamiento, sugieren con firmeza la presencia de sistemas similares en el ser humano, en el que se han identificado regiones del cerebro que se activan durante la acción y la observación de la misma. No sorprende que estas regiones cerebrales coincidan con las localizaciones encontradas en el macaco.10

Se cree que las neuronas espejo intervienen en la comprensión del comportamiento de otros individuos. Por ejemplo, una neurona espejo que se active cuando el mono rompe un trozo de papel se activaría también cuando el mono ve a una persona rompiendo un papel, u oye un papel rompiéndose, sin ver la imagen. Estas características hacen que los investigadores crean que las neuronas espejo codifican conceptos abstractos de acciones como “romper papel”, ya realice la acción el mono o una persona.11
No obstante, se desconoce la función de las neuronas espejo en los macacos. Ya adultos, estos simios no parecen aprender por imitación. Los experimentos recientes sugieren que los macacos pueden imitar los movimientos de la cara de un ser humano; pero sólo los neonatos, y durante un marco temporal limitado.12 Sin embargo, no se sabe si las neuronas espejo son la base de este comportamiento. Es posible que, en simios adultos, las neuronas espejo permitieran a un mono entender lo que está haciendo otro congénere, o reconocer la acción que realiza.13
Desde el momento del nacimiento el ser humano muestra una tendencia a imitar los gestos de los demás, se hipotetiza que esta capacidad innata de imitación, que también existe en los primates, tiene su base en las neuronas espejo. El sistema compuesto por estas neuronas se iría refinando posteriormente, con el aprendizaje. De hecho, mientras más experiencia exista en la conducta observada, mayor será la activación de las neuronas espejo y, por tanto, más auténtica será la simulación.14
Investigadores de la UCLA hicieron la primera medida experimental de la actividad de neuronas espejo en el cerebro humano, no sólo en las regiones motoras del cerebro ( circunvolución frontal inferior y la corteza parietal inferior) donde se pensaba que existían, sino también en las regiones involucradas en la visión y en la memoria.1516 Además ha sido demostrado que en el cerebro de la mujer hay un mayor número de neuronas espejo y el sistema es más activo que en el cerebro masculino.17
Con frecuencia el grupo influenciado por el líder se despierta para ver el error a que esta sometido, pero entonces ya es tarde para reparara los daños.
Cuenta Garrard que el ministro británico John Major fue el primer británico que no padeció el Hyibris, y esto se debió posiblemente a que su propio partido estaba psíquicamente mas evolucionado y no le permitió ni reconoció la obediencia. La mayoría de los servidores del líder , encarnan y sobrevaloran las esencias de un grupo o de una raza, lo cual lo hace portador de los valores de la patria, del pueblo y del destino del país.
Que ocurre en el cerebro del servidor que no le permite ver e incluso aplaude y victorea, al líder equivocado y confuso que los lleva irremisiblemente a la catástrofe. El pueblo se vuelve loco con su líder y lo aplaude con delirio, es un profeta, y el delirio que sienten por él forman un bucle delirante que se retroalimenta.
Este síndrome de Hybris no es especifico del político, nuestra sociedad está cargada individuos con este poder de evocar el síndrome. Militares, políticos, banqueros y una plenitud de individuos que tienen pocos datos en común, su tenacidad es el único dato que se repite.
Es sorprendente ver cómo la masa no se advierte del peligro o si lo hace no es de manera consciente y no se da cuenta del daño que está proporcionándoles.
Uno de los patógenos más frecuente de nuestro tiempo, son los de origen psíquicos. Hasta la revolución industrial, las plagas eran materiales; las hambrunas, las epidemias y la guerra. Cuando llega la alta tecnología el conflicto psíquico supera a los demás y entonces produce una patología no aguda y si crónica y mutilante y además su origen es plural y variado.
El hombre de nuestro tiempo no está capacitado psíquicamente para ver el conjunto con detalle, sólo tiene éxito cuando consigue aislar uno o escasos elementos patógenos. La informática está ayudando mucho, porque procesa múltiples patógenos y múltiples respuestas y las interrelaciona. Estamos en el datismo, multiples datos en multiples personas con multiples respuestas y además muy rápidas y fáciles de obtener.
Es muy posible que todo esto de lo que estamos hablando no sea más que un desarreglo inmunitario, donde el sistema Polivagal esté actuando de manera inadecuada.
Las terapias que se proporcionan para que un individuo nefasto no destruya el mundo, no han proporcionado bienestar ya que son sólo sintomáticas e inespecíficas
Es muy posible que ser humano en un futuro próximo modifique su inmunidad para controlar los múltiples patógenos psíquicos que lo maltratan y produzca anticuerpos de manera adecuada. Pero antes tenemos reconocer y saber cómo actúan los patógenos psíquicos y como un líder malvado y confuso es capaz de destruirnos.
Otra pregunta clave, ¿Por qué un hombre se transforma en líder ¿ y porque es imitado con tanta frecuencia ¿
La mayoría de estos síndromes conducen a la locura del que los contagia pero también de los contagiados.
Bibliografia
Fisher, Nick (1992). Hybris: a study in the values of honour and shame in ancient Greece. Warmister (Reino Unido): Aris & Phillips. ISBN 9780856681448.

http://www.antena3.com/noticias/sociedad/nino-paralisis-logra-caminar-gracias-patito_2010021200052.html
V.S. Ramachandran, en su ensayo Mirror neurons and imitation learning as the driving force behind “the great leap forward” in human evolution hace referencia a su potencial importancia en el lenguaje y la imitación
Michael Arbib, The Mirror System Hypothesis. Linking Language to Theory of Mind, 2005, retrieved 2006-02-17
Hugo Théoret, Alvaro Pascual-Leone, Language Acquisition: Do As You Hear, Current Biology, Vol. 15, No. 3, pp. 84-85, 2002-10-29
Oberman LM, Hubbard EM, McCleery JP, Altschuler EL, Ramachandran VS, Pineda JA., EEG evidence for mirror neuron dysfunction in autism spectrum disorders, Brain Res Cogn Brain Res.; 24(2):190-8, 2005-06
Mirella Dapretto, Understanding emotions in others: mirror neuron dysfunction in children with autism spectrum disorders, Nature Neuroscience, Vol. 9, No. 1, pp. 28-30, 2006-01
Giacomo Rizzolatti et al. (1996). Premotor cortex and the recognition of motor actions, Cognitive Brain Research 3 131-141

7 marzo 2018

EL ORIGEN DE LAS ESPECIES.

Filed under: General,genetica,NOTABLES — Enrique Rubio @ 21:01

EL ORIGEN DE LAS ESPECIES.
Darwin, con Newton y Einstein, són los científico que más influencia han tenido en el pensamiento humano
Charles Darwin, nació en Shrewsbury el 9 de febrero de 1809. Su padre era un próspero médico rural, y su familia tenía muy buena situación social. Fue indeciso e irregular estudiante. Empezó medicina en la Universidad de Edimburgo y pronto la abandonó y comenzó estudios de teología en la Facultad de Estudios Cristianos, con el fin de convertirse en clérigo rural, como lo deseaba su padre. Allí inició una íntima amistad con John Stevens Henslow, cura y botánico, que lo llevó consigo en largas expediciones para recolectar plantas y lo recomendó al capitán Fitz Roy como tripulante del buque inglés Beagle.
El origen de las especies fue el resultado de un exhaustivo y profundo trabajo de observación e investigación que Darwin comenzó desde muy joven, aunque lo que realmente lo consagro, fue su labor como naturalista en la expedición alrededor del mundo, a bordo del Beagle. Afirmó “El viaje en el Beagle ha sido el acontecimiento más importante de mi vida y el que determinó toda mi carrera”.
El primer relato convincente y claro acerca de la teoría de la evolución y de la selección natural, fue El origen de las especies. Explicó que las especies cambiaban como resultado del medio externo, y la lucha por la supervivencia eliminaba las variaciones desfavorables y sobrevivían las más aptas; que el número de individuos de cada especie permanecía más o menos constante; todos los aspectos de las distintas especies variaban según el entorno.
Thomas Malthus, con su Ensayo sobre el principio de la población (1798). Y Alfred Russel Wallace (18231915), tuvieron gran influencia sobre la obra de Darwing.
Wallace de una manera generosa, comunicó sus ideas a Darwin, quien ya poseía una teoría similar.
Darwin en su Diario de viaje comenta una crisis, y dice: “…De hecho casi no puedo comprender cómo haya nadie que pueda desear que la doctrina cristiana sea cierta”. No encontraba compatible la esclavitud, sustento de la economía de la burguesía, a la que pertenecía, con la doctrina cristiana. Varios años después escribió con cierto tono irónico: “Considerando la ferocidad con que he sido tratado por los ortodoxos, parece cómico que alguna vez pensara ser clérigo”.
El HMS Beagle fue un navío de la Marina Real Británica famoso por su segundo viaje en el que Charles Darwin adquirió los datos y observaciones necesarias para elaborar su Teoría de la evolución basada en la selección natural.
Su nombre se debe a una raza de perros de origen inglés, que son los sabuesos más pequeños y tienen una excelente reputación como cazadores.
A los cinco años de expedición (18311836) redactó, los apuntes tomados a bordo, el Diario de viaje.
Darwin, siempre había sido hipocondríaco, pero los males comenzaban a hacerse reales. Despues de viajar por el norte de encontró una casa en Down House, en las afueras de Seven Oaks, donde mantuvo una vida apartada de los compromisos sociales y cada dia trabajaba unas horas en su teoría. Murió el 19 de abril de 1882 de lo que luego se conoció como Mal de Chagas. Aunque algunos médicos, contrariando a los familiares, sostuvieron que, en realidad, la causa de su muerte fue la constante angustia.
Es autor de: Arrecifes coralinos (1842), Mis diversas publicaciones (1844), Diario de viaje (1845), El origen de las especies (1859), Fertilización de las orquídeas (1862), El origen del hombre (1871), La expresión de las emociones en el hombre y en los animales (1872), Vida de Erasmus Darwin (1879) y, por último, Power of Movement in Plants (1880).
Darwin cultivó: la geología, la botánica y “el misterio de los misterios”, como se llamaba por esos años la evolución y la selección natural.

EL VIAJE DE DARWIN EN EL BEAGLE alrededor del mundo a bordo del Beagle significo mucho para sus trabajos cientıficos. Se trataba de una expedición
cartografica que el, ´ como naturalista, aprovecho para descubrir un mundo nuevo: se maravilla ante la sucesion de paisajes, ´ estudia las diferentes especies de animales, plantas, la geografıa y la geologıa. El barco estaba al mando del capitan Robert Fitzroy, que acogio a Darwin por recomendacion del ´ botanico John S. Henslow, que simpatizaba con el ´ joven Charles. Durante cinco años, Darwin hubo de ˜ escuchar las opiniones de Fitzroy, conservadoras y creacionistas, lo que sin duda dio pie a muchas discusiones. Una anécdota divulgada intenta hacer ver, como la familia del capitán Robert Fitzroy, muy acomodada, quería un acompañante optimo, para intentar evitar el suicidio del capitan, que tenia antecedentes en su familia de varios suicidios.
El Beagle costeo America del Sur y cartografio el ´ estrecho de Magallanes, cruzaron el Cabo de Hornos estudiando los glaciares. Las observaciones en las Islas Galapagos desempenaron un papel crucial en la elaboracion de su modelo de los mecanismos de transformacion de las especies. Se fija especialmente en las tortugas, iguanas y pinzones. Estos animales, constan de diferentes especies en las islas, todas semejantes a las del continente, pero con fisionomías y hábitos diferentes por ´ el aislamiento. En Nueva Zelanda lo salvaje y rudo del país llama su atencion. Relata que todas las colinas estan´ recubiertas de helechos inmensos. Se revelaba un extravagante ecosistema aviar. Los nichos de mamíferos, desde las marmotas hasta los antílopes, estaban ocupados por aves no voladoras o, mas precisamente, ´ lo hab´ıan estado, porque los cazadores maoríes casi las hab´ıan exterminado. Los fosiles probaban que en ´ otro tiempo habían predominado en la isla. En Australia, encontro una pletora de mamıferos, aunque de ´ındole diferente a los europeos, asiaticos y africanos. ´ Casi todos eran marsupiales, como los canguros. Pero tambien´ existen otros que ocupaban los lugares de conejos, lobos, puerco espines, monos, etc. Tras su viaje y despues de analizar las multiples ´ observaciones.
Darwin empieza su teoría sobre la evolución de las especies, y en 1859 publico el famosos “El Origen de las Especies” y en el expuso sus teorıas sobre la seleccion natural y la evolucion. ´
La teoría de Darwin y Wallace supuso una ruptura total. El mundo cambia la concepcion de inmutabilidad. Darwin y Wallace ´ fueron grandes cientıficos, pero ´ no supieran nada de los trabajos de Mendel, para conocer la naturaleza de la variacion. ´ La importancia de Darwin va mas alla del campo ´ de las ciencias, si Galileo cambio la idea de la Tierra ´ como centro del universo, Darwin cambio la idea de ´ que el ser humano era el centro de la “creacion”.
Charles Darwin publicó en 1839, el libro llamado Diario y Observaciones. El nombre con que fue publicado hace referencia a la segunda expedición del HMS Beagle, que zarpó de Plymouth el 27 de diciembre de 1831 al mando del capitán Robert FitzRoy. Aunque se calculó que el barco regresaría en dos años, el HMS Beagle no volvió a tocar la costa de Inglaterra hasta el 2 de octubre de 1836, casi cinco años después. Darwin pasó la mayor parte de ese tiempo explorando la tierra firme, un total de tres años y tres meses. El libro, que también ha sido conocido como Diario de Investigaciones, reúne sus memorias de viaje, así como anotaciones de índole científica relativas a la biología, la geología y la antropología que prueban la extraordinaria capacidad de observación de su autor. Aunque el trayecto del HMS Beagle pasó en ocasiones por los mismos lugares, Darwin ordenó las referencias científicas por lugares, en lugar de hacerlo cronológicamente. Este diario representa las primeras anotaciones que sugieren las ideas que más tarde le llevarían a escribir su teoría de la evolución por la selección natural.
Al considerar el origen de las especies, se puede llegar a deducir que las especies no han sido creadas independientemente, sino que han descendido como variedades de otras especies. A pesar de todo, tal conclusión, aun estando bien fundada, no sería satisfactoria hasta poder demostrarse cómo han sido modificadas las innumerables especies que habitan este mundo, hasta adquirir esa perfección de estructura y coaptación.
Las especies no son inmutables, sino que las pertenecientes a los llamados géneros descienden en línea recta de algunas otras especies ya totalmente extinguidas, de análoga manera que las variedades reconocidas de cualquier especie son descendientes de esa especie. ¿Quién puede explicar por qué una especie extiende en todas direcciones sus numerosos individuos, mientras que otra aliada a la primera domina en espacio pequeño y apenas se la encuentra?. Aun más; no dudamos que la selección natural ha sido el más importante, sino el exclusivo medio de modificación.

Se continuara con la descripcion del libro de Darwing El origen de las especies

Bibliografia al final

25 febrero 2018

LOS CUATRO JINETES DEL APOCALIPSIS HAN SIDO DESCABALGADOS

Filed under: General,NOTABLES — Enrique Rubio @ 21:29

Los cuatro jinetes del apocalipsis han sido descabalgados. El hambre fue el peor enemigo de la humanidad durante miles de años pero hoy, pese a alguna hambruna episódica, en la mayor parte del planeta es improbable que una persona muera de hambre gracias a una red de seguridad robusta forjada en un siglo de avances tecnológicos, económicos y políticos. Las epidemias han sido acorraladas por la alianza de vacunas, antibióticos y avances médicos e higiénicos y, aunque no podemos garantizar que la peste no vaya a reaparecer en el futuro, todo indica que, en la carrera armamentística entre los médicos y los gérmenes, los médicos corren más deprisa. La ley de la selva fue impugnada en la segunda mitad del siglo XX y las guerras desaparecen del planeta: en 2012 murieron en todo el mundo 56 millones de personas, 620.000 a causa de la violencia humana (la guerra acabó con la vida de 120.000 personas, y el crimen, con la de otras 500.000). En cambio, 800.000 se suicidaron y 1,5 millones murieron de diabetes. El azúcar es ya más peligroso que la pólvora.
¿Y la muerte? ¿ En realidad la muerte sólo es un fallo técnico y para solventarlo bastaría con conocer un poco más nuestra mecánica. Los ingenieros de Google que trabajan en ello en el proyecto Cálico. La fecha prevista para controlar de alguna manera a la muerte, estaría en torno al 2050. Así pues, una vez vencidas el hambre, la guerra, la peste y la muerte, ¿qué nos queda? Yuval Noah Harari lo tiene claro: toca acabar con la especie humana.
de ‘Homo Deus’ (Debate), le toca el turno al futuro. ¿La tesis principal? Somos la última generación de nuestra especie.
El último ‘Homo Sapiens’
Antes de que el siglo XXI se esfume seremos dioses: inmortales y dichosos. ¿Buscar semejante objetivo es una ofensa, un sacrilegio, un error? Es posible pero, advierte Harari, por un lado, la Historia está salpicada de grandes equivocaciones y, por el otro, el actual ritmo del progreso es tan frenético que, si se nos ocurriera pisar el freno, la civilización se desmoronaría. Además, el autor advierte que sus predicciones no son tanto una profecía como una forma de analizar nuestras propias opciones actuales pues “a medida que acumulemos más datos y aumentemos la potencia de nuestros ordenadores, los acontecimientos se tornan más erráticos e inesperados”.
¿Cómo ha llegado hasta aquí ese ser humano que, según Harari, se asoma al abismo de la extinción para convertirse en un dios? La fuerza que impulsó la odisea del Sapiens fue esa extraña religión que llamamos humanismo y su victoria será al mismo tiempo su fin.
La fuerza que impulsó la odisea del Sapiens fue esa extraña religión que llamamos humanismo y su victoria será también su fin
Tras una extensa introducción cargada de promesas, ‘Homo Deus’ ocupa durante su primera parte en redactar el obituario del último hombre. Son páginas un tanto reiterativas para los que leímos su libro anterior en las que vuelve a dar cuenta de las claves del imperio humano sobre la totalidad del mundo vivo: la revolución agrícola que redujo a la mayoría de los animales a esclavos nuestros imponiéndoles existencias miserables, la socialización religiosa que nos dio la fuerza fánatica del número, y una segunda revolución, la científica, que nos ofreció el cetro del mundo físico y propició el nacimiento de la religión definitiva: el humanismo. Hoy el Homo Sapiens es dueño del mundo y una nueva era ha comenzado: el Antropoceno.
La segunda parte profundiza en las características del humanismo, en las razones de su descomunal poder. Afirma Harari que, en realidad, fundar religiones es el resultado de una potencia previa, nuestra capacidad de inventar ficciones poderosas que nos pongan en marcha y nos eleven más allá del mundo físico. Ficciones como el cristianismo, el dinero, la democracia o Apple. Ficciones como el humanismo. Antes de la época moderna los humanos pensaban que desempeñaban un papel en el plan cósmico divino que daba sentido a su existencia. Pero una vez que el avance de la ciencia y de las ideas ilustradas socavaron la creencia en un plan dirigido, ya no hay nada que nos limite y está al alcance de nuestro esfuerzo y de nuestra inteligencia derrotar a todos los males que nos aquejan. Seremos lo que queramos ser. Después de la parte de Dios llega al fin la parte de la Humanidad.

El primer ‘Homo Deus’
La primera vez que Harari supo de Internet fue en 1993. Su amigo Ido le mostró cómo su ordenador se conectaba con el ordenador central de la Universidad con un desagradable chirrido. Le pareció tan poco prometedor aquello que estuvo burlándose de Ido y su “ridícula idea” durante varias semanas. “De esto hace menos de 25 años. ¿Quién sabe lo que ocurrirá dentro de veinticinco años?” Según Harari, Homo Sapiens perderá el control por el empuje de la biotecnología, que transformará nuestros cuerpos convirtiéndonos en superhumanos, y la inteligencia artificial, que multiplicará la potencia de nuestras mentes. Con el fin del hombre enmudecerá el humanismo, a saber, el liberalismo, la democracia, el mercado libre, los derechos humanos… ¿Qué los sustituirá?
Con el fin del hombre enmudecerá el humanismo, a saber, el liberalismo, la democracia, el mercado libre, los derechos humanos…
“El sistema seguirá encontrando valor en algunos individuos pero estos serán una nueva élite de superhumanos mejorados y no la masa de la población”. Cree Harari que esta división entre la una clase dirigente de superhombres y una masa de humanos inútiles hundirá al liberalismo dejando un vacío que no llenarán las madrasas de Pakistán sino los laboratorios de investigación. Las nuevas tecnoreligiones prometerán felicidad, paz, prosperidad e incluso inmortalidad. El tecnohumanismo o el datismo cantan ya las maravillas de una existencia en la que podemos descargar nuestra conciencia en la Red y vivir para siempre en el vacío etéreo de los datos. Jamás ningún vacío fue tan habitado y ruidoso.
José Ignacio Barroso, uno de nuestros genios desconocidos e intermitentes -y miembro número 1 del club de fans de Harari-,dice, uno empieza y acaba ‘Homo Deus’ hiperventilando. Son tantas las ideas, las apelaciones imaginativas, las promesas… y también las dudas, los peligros y amenazas. Harari no es un tecnoutopista de baratillo que pueda comerse de un bocado el cenizo -y brillante- filósofo John Gray. Disfruta por ejemplo dando estopa a aquellos que como Steven Pinker o Richard Dawkins defienden que el libre albedrío ha muerto para al final volvernos a colar de tapadillo el liberalismo mediante “impresionantes volteretas intelectuales que milagrosamente los hacen caer de nuevo en el siglo XVIII, como si todos los asombrosos descubrimientos de la biología evolutiva y de la neurociencia en absoluto tuvieran relación con las ideas políticas de Locke, Rousseau y Thomas Jefferson”.
¿Somos, como se pregunta Harari, nada más que líneas de código en un gigantesco ordenador de procesamiento de datos, algo parecido a estados de Facebook en el muro del Universo? Que al menos alguien nos ponga un ‘like.

Admitir que uno es irrelevante es muy duro, así que buscamos alguna relevancia en nuestra existencia, aunque sea temporal, ¬pero la pregunta interesante es si el universo tiene sentido. La respuesta es: no lo sé, pero quizá sí.
Que el universo tenga o no sentido, más que de él, depende de la aparición y la evolución de nuestra conciencia.
Las grandes teorías y ecuaciones cosmológicas son muy superiores a nosotros y a sus autores. Einstein escribió ¬algunas que contenían predicciones que ni él sospechaba y otras que no quiso aceptar, pese a que eran consecuencia de lo que él mismo ¬había descubierto. Porque cada momento de la historia humana tiene sus límites, y cada individuo los suyos, y la imaginación de Einstein llegó muy lejos, pero no pudo ir más allá.
Lo más importante es que el universo es increíblemente grande e increíblemente extraño. Es la impresión que tiene cualquiera cuando sigue las consecuencias de las grandes ecuaciones.
Vilenkin dijo que hay universos paralelos. Lo que compone una teoría que hay que tomarse en serio.
Si hay universos paralelos o no, no es demostrable, y eso haría que no fuera una teoría científica, pero esas ideas, que son más grandes que nosotros, apuntan que ese multiverso podría existir, aunque sólo sería demostrable de forma indirecta: en sus efectos, como lo eran los átomos antes de que pudieran ser observados con un microscopio.
¿El universo sólo se hace consciente de sí mismo en el ser humano? Si la conciencia ha surgido aquí, en nuestro planeta, también puede haber aparecido en otros rincones del universo. Quizá lleguemos a evolucionar hasta con¬vertirnos en algo que hoy no somos capaces ni siquiera de imaginar y ahora los seres humanos sólo seamos un estadio en esa evolución.
La aparición de la vida es la primera forma de complejidad en el universo y ha evolucionado hasta la conciencia humana que le permite empezar a entenderse a sí misma. Quizás el siguiente estadio ya no sea humano.
El universo es más atrevido que cualquier novelista. La cosmología es mas fantástica que las novelas. La magnitud del universo es tal, que con nuestros poderes actuales, aunque haya otras conciencias en él, probablemente nunca entraremos en contacto con ellas.
Mientras los limites de velocidad sean la velocidad de la luz: 300.000 km/seg. Y, por mucho que innovemos en cohetes, no podremos superarlo. Esas otras formas de conciencia seguramente están más alejadas de la distancia que podríamos cubrir en una vida.
No sabemos si podremos aprender sin límites. el principio de indeterminación de Heisenberg. Es imposible medir simultáneamente y con precisión absoluta el valor de la posición y la cantidad de movimiento de una partícula.
Uno de los dos grandes misterios del universo, que son los agujeros negros y el entrelazamiento cuántico (las propiedades de una partícula que está aquí pueden tener que ver con las propiedades de otra partícula que está muy lejos). Los agujeros negros son sitios donde puedes entrar, pero no salir. Ni tú ni ¬nadie ni nada. Ni la luz. Son sitios donde el universo acaba y, por eso, demuestran que tiene ¬límites.
¿Podrían ser puertas a otros universos? Probablemente, no.
¿Y si te caes en un agujero negro? Te desintegras. El espacio te estira en varias direcciones a la vez hasta romperte y romperse el espacio mismo, y eso dura unos milisegundos, minutos a lo sumo. El tiempo es relativo. Un milisegundo en un agujero negro puede ser una eternidad en otro universo. Digamos que sería como el big bang marcha atrás.
Lo teorizó Einstein y se puede expresar con ecuaciones, pero es que además este agosto pudimos detectar ondas gravitacionales de dos agujeros negros colisionando.
El universo empezó hace 13.000 millones de años. Sólo somos un estadio de la conciencia del universo”.
¿Podríamos calcular algún día su final?
Sabemos que tiene mucha vida por delante, ¬pero no sabemos si tendrá final.
Sabemos que tiene mucha vida por delante, ¬pero no sabemos si tendrá final.

Bibliografia
LLUÍS AMIGUET
22/02/2018 01:07 | Actualizado a 22/02/2018 03:54

Homo Deus Harari DEBATE

23 febrero 2018

EVOLUCION DEL HOMO

Filed under: General — Enrique Rubio @ 20:45

EVOLUCION DEL HOMO
Hace dos millones de años en áfrica oriental, existían unos grupos humanos que tenían una organización no diferente a los demás grupos de animales. No se podía imaginar entonces que una parte de estos grupos iba a evolucionar de forma absolutamente diferente a como lo hacen el resto los animales. Dice Harari que estos primeros homínidos no tenían nada de especial, eran animales insignificantes que no modificaban el ambiente de forma diferente a como lo hacían el resto de los animales.
El homo sapien también pertenece una familia aunque existen grandes dudas sobre cómo evoluciona este sapiens desde otros homínidos. Durante mucho tiempo se intentó situar a este spiens como única y espontánea, pero la mayoría de los investigadores nos colocan en una gran familia; que es la de los grandes simios. Nuestros parientes próximos son los chimpancés, los gorilas y los orangutanes. Hace unos seis millones de años una hembra de simio tuvo dos hijas una se convirtió en chimpancé y la otra es nuestra abuela.
Durante 10.000 años nuestra especie ha sido la única especie humana de este planeta . Pero el significado real de la palabra humano es «un animal que pertenece al género Homo», y hubo otras muchas especies de este género además de Homo sapiens.
Desde hace unos 2,5 millones de años, y a partir de un género anterior de simios llamado Australopithecus, «simio austral», y despues de 500 millones de años, estos hombres y mujeres se desplazaron desde sus asientos primitivos a extensas áreas del norte de África, Europa y Asia y se instalaron en ellas.
Desde las calientes junglas de Indonesia, las poblaciones humanas evolucionaron en direcciones diferentes y motivados por los cambios; climáticos, alimenticios, enfermedades y en general por un nuevo medio ambiente se transformaron en distintos tipos de homínidos .
El resultado fueron varias especies distintas, a cada una de las cuales los científicos han asignado un pomposo nombre en latín.
Los humanos en Europa y Asia occidental evolucionaron en Homo neanderthalensis («hombre del valle del Neander»), eran más corpulentos, y estaban bien adaptados al clima frío de la Eurasia occidental de la época de las glaciaciones. Las regiones más orientales de Asia estaban pobladas por Homo erectus, «hombre erguido», que sobrevivió allí durante cerca de dos millones de años, lo que hace de ella la especie humana más duradera de todas. Es improbable que este récord sea batido incluso por nuestra propia especie. En la isla de Java, en Indonesia, vivió Homo soloensis, «el hombre del valle del Solo», que estaba adaptado a la vida en los trópicos. En otra isla indonesia, la pequeña isla de Flores, los humanos arcaicos experimentaron un proceso de nanismo. Probablemente estos homos llegaron a la isla Flores cuando el nivel del mar era bajo y la isla era fácilmente accesible desde el continente. Y de nuevo cuando el nivel del mar subió, algunas personas quedaron atrapadas en la isla, que se fue empobreciendo, posiblemente ya lo era de antes, y las personas corpulentas o por lo menos de estructura media, que necesitan más alimentos , fueron las primeras en morir. Los individuos más pequeños sobrevivieron mucho mejor. A lo largo de generaciones, las gentes de Flores se convirtieron en enanos. Los individuos de esta especie única, que los científicos conocen como Homo floresiensis, alcanzaban una altura máxima de solo un metro, y no pesaban más de 25 kilogramos. No obstante, eran capaces de producir utensilios de piedra, e incluso ocasionalmente consiguieron capturar a algunos de los elefantes de la isla (aunque, para ser justos, los elefantes eran asimismo una especie enana).
En 2010, en la cueva Denisova, en Siberia, se encontró un hueso del dedo fósil, cuyo análisis de ADN mostro pertenecía a una especie nueva a la que se llamo Homo denisova.
Estos humanos evolucionaban en Europa y Asia, lpero la evolución en África oriental no se detuvo. La cuna de la humanidad continuó formando numerosas especies nuevas, como Homo rudolfensis, «hombre del lago Rodolfo», Homo ergaster, «hombre trabajador», y finalmente nuestra propia especie, a la que de manera inmodesta bautizamos como Homo sapiens, «hombre sabio».
Recientemente se ha hecho un nuevo descubrimiento, Homo naledi (del latín homo, «hombre», y del sesotho naledi, «estrella») es una especie de homínido extinto del género Homo que vivió en lo que ahora es Sudáfrica. La especie ha sido descrita en septiembre del 2014 por Berger y colaboradores a partir de los fósiles de al menos 15 individuos de edades diferentes encontrados en la cámara Dinaledi de la cueva Rising Star, cerca de Johannesburgo (Sudáfrica),
Los componentes de estos homínidos eran de morfología, unos altos, otros de altura media y enanos. Algunos eran cazadores temibles y otros apacibles recolectores de plantas. Su asiento era diferentes dependiendo de su ingenio y adaptación al medio, pero todos pertenecían al género Homo. Todos eran seres humanos-
La idea ampliamente divulgada de que el primer genocidio se cometio contra los neandertales, repugnaba por su gravedad. El homo en cuanto pudo mató a todo el que le molestaba.
Esto no tiene demasiado sustento, y si parece que la evolución desde el australopiteco hasta el sapien es la relación entre una dotación cromosómica, evidentemente evolucionada y los patógenos de cada tiempo que nos llevan hasta el Sapiens, sin necesidad de exterminarlos, sino como consecuencia de la evolución. La seguridad que un 3% de nuestro ADN pertenecio a los neandertales , lo sostiene y permite hablar de que fuimos alguna vez neandedrtales.
Fue la indignación lo que llevó a Joao Zilhao, arqueólogo de la facultad de Geografía e Historia de la Universitat de Barcelona. a convertirse en embajador de los neandertales.

En mayo de 1996, la revista Nature presentaba el descubrimiento en Francia de fósiles de neandertal de hace 34.000 años junto a herramientas de piedra tecnológicamente avanzadas –de tipo chatelperroniense–. Era un hallazgo sensacional. Pero los autores de la investigación concluían que los neandertales no podían haber inventado aquellas herramientas. No eran lo bastante inteligentes, tenían que haberlas copiado de los Homo sapiens.
Zilhao se propuso desmontar el prejuicio de que los neandertales no podían ser tan inteligentes como los Homo sapiens y ha publicado decenas de investigaciones que confirman, una y otra vez, que los neandertales tenían aptitudes cognitivas equivalentes a las de los Homo sapiens . Los resultados que presenta esta semana, que demuestran que hacían pinturas rupestres y se ponían collares, “deberían cerrar el debate de si los neandertales tenían pensamiento simbólico”, sentencia.
Pero, si eran tan inteligentes como los Homo sapiens, ¿por qué se extinguieron? “¡Es que no se extinguieron, son nuestros ancestros!”. Entre el 1% y el 4% del genoma de los europeos actuales es de origen neandertal, mientras que el 96% a 99% restante procede de Homo sapiens venidos de África. “Menos de un 4% no parece mucho, pero es lo esperable cuando se mezclan una población grande y una pequeña. Debía haber unos 20.000 neandertales en toda Europa y llegaron un millón o dos de africanos. Por eso el ADN neandertal está tan diluido entre los europeos actuales”.
Para Zilhao, los neandertales son Homo sapiens, no una especie distinta. Es consciente de que esta visión no es compartida por la mayoría de sus colegas. Los datos no indican que neandertales y Homo sapiens sean especies distintas”.
Solo cabe preguntarse que incidencia externa modificó o fue modificando para pasar desde los Neandertales hasta el sapìens
Las especies humanas comparten varias características distintivas, A pesar de sus muchas diferencias. La más notable es que los humanos tienen un cerebro extraordinariamente grande en comparación con el de otros animales. Los mamíferos que pesan 60 kilogramos tienen en promedio un cerebro de 200 centímetros cúbicos. Los primeros hombres y mujeres, de hace 2,5 millones
A pesar de sus muchas diferencias, todas las especies humanas comparten varias características distintivas. La más notable es que los humanos tienen un cerebro extraordinariamente grande en comparación con el de otros animales. Los mamíferos que pesan 60 kilogramos tienen en promedio un cerebro de 200 centímetros cúbicos. Los primeros hombres y mujeres, de hace 2,5 millones de años, tenían un cerebro de unos 600 centímetros cúbicos. Los sapiens modernos tienen un volumen cerebral promedio de 1.200-1.400 centímetros cúbicos. El cerebro de los neandertales era aún mayor.
El hecho de que la evolución seleccionara a favor de cerebros mayores nos puede parecer, digamos, algo obvio. Estamos tan prendados de nuestra elevada inteligencia que asumimos que cuando se trata de potencia cerebral, más tiene que ser mejor. Pero si este fuera el caso, la familia de los felinos también habría engendrado gatos que podrían hacer cálculos. ¿Por qué es el género Homo el único de todo el reino animal que ha aparecido con estas enormes máquinas de pensar?
El hecho es que un cerebro colosal es un desgaste colosal en el cuerpo. No es fácil moverlo por ahí, en especial cuando está encerrado en un cráneo enorme. Es incluso más difícil de aprovisionar. En Homo sapiens, el cerebro supone el 2-3 por ciento del peso corporal total, pero consume el 25 por ciento de la energía corporal cuando el cuerpo está en reposo. En comparación, el cerebro de otros simios requiere solo el 8 por ciento de la energía en los momentos de reposo. Los humanos arcaicos pagaron por su gran cerebro de dos maneras. En primer lugar, pasaban más tiempo en busca de comida. En segundo lugar, sus músculos se atrofiaron. Al igual que un gobierno que reduce el presupuesto de defensa para aumentar el de educación, los humanos desviaron energía desde los bíceps a las neuronas. No es en absoluto una conclusión inevitable que esto sea una buena estrategia para sobrevivir en la sabana. Un chimpancé no puede ganar a Homo sapiens en una discusión, pero el simio puede despedazar al hombre como si fuera una muñeca de trapo.
Hoy en día nuestro gran cerebro nos compensa magníficamente, porque podemos producir automóviles y fusiles y nos permiten desplazarnos mucho más deprisa que los chimpancés y dispararles desde una distancia segura en lugar de pelear con ellos. Pero coches y armas son un fenómeno reciente. Durante más de dos millones de años, las redes neuronales humanas no cesaron de crecer, aunque dejando aparte algunos cuchillos de pedernal y palos aguzados, los humanos tenían muy poca cosa que mostrar. ¿Qué fue entonces lo que impulsó la evolución del enorme cerebro humano durante estos dos millones de años? Francamente, no lo sabemos.
Otro rasgo humano singular es que andamos erectos sobre dos piernas. Al ponerse de pie es más fácil examinar la sabana en busca de presas o de enemigos, y los brazos que son innecesarios para la locomoción quedan libres para otros propósitos, como lanzar piedras o hacer señales. Cuantas más cosas podían hacer con las manos, más éxito tenían sus dueños, de modo que la presión evolutiva produjo una concentración creciente de nervios y de músculos finamente ajustados en las palmas y los dedos. Como resultado, los humanos pueden realizar tareas muy intrincadas con las manos. En particular, puede producir y usar utensilios sofisticados. Los primeros indicios de producción de utensilios datan de hace unos 2,5 millones de años, y la fabricación y uso de útiles son los criterios por los que los arqueólogos reconocen a los humanos antiguos.
Pero andar erguido tiene su lado negativo. El esqueleto de nuestros antepasados primates se desarrolló durante millones de años para sostener a un animal que andaba a cuatro patas y tenía una cabeza relativamente pequeña. Adaptarse a una posición erguida era todo un reto, especialmente cuando el andamiaje tenía que soportar un cráneo muy grande. La humanidad pagó por su visión descollante y por sus manos industriosas con dolores de espalda y tortícolis.
Sin embargo esto se queda en el aire, cuando conocemos que la artrosis raquídea en concreto la sufren los vivientes desde hace 300 millones de años y los restos de los dinosauros que hemos observado, tienen una espondilosis importante. Solo los murciélagos y el oso perezoso, no han mostrado estigmas de artrosis
Las mujeres pagaron más. Una andadura erecta requería caderas más estrechas, lo que redujo el canal del parto, y ello precisamente cuando la cabeza de los bebés se estaba haciendo cada vez mayor. La muerte en el parto se convirtió en un riesgo importante para las hembras humanas. A las mujeres que parían antes, cuando el cerebro y la cabeza del niño eran todavía relativamente pequeños y flexibles, les fue mejor y vivieron para tener más hijos. Por consiguiente, la selección natural favoreció los nacimientos más tempranos. Y, en efecto, en comparación con otros animales, los humanos nacen prematuramente, cuando muchos de sus sistemas vitales están todavía subdesarrollados. Un potro puede trotar poco después de nacer; un gatito se separa de la madre para ir a buscar comida por su cuenta cuando tiene apenas unas pocas semanas de vida. Los bebés humanos son desvalidos, y dependientes durante muchos años para su sustento, protección y educación.
Este hecho ha contribuido enormemente tanto a las extraordinarias capacidades sociales de la humanidad como a sus problemas sociales únicos. Las madres solitarias apenas podían conseguir suficiente comida para su prole y para ellas al llevar consigo niños necesitados. Criar a los niños requería la ayuda constante de otros miembros de la familia y los vecinos. Para criar a un humano hace falta una tribu. Así, la evolución favoreció a los que eran capaces de crear lazos sociales fuertes. Además, y puesto que los humanos nacen subdesarrollados, pueden ser educados y socializados en una medida mucho mayor que cualquier otro animal. La mayoría de los mamíferos surgen del seno materno como los cacharros de alfarería vidriada salen del horno de cochura: cualquier intento de moldearlos de nuevo los romperá. Los humanos salen del seno materno como el vidrio fundido sale del horno. Pueden ser retorcidos, estirados y modelados con un sorprendente grado de libertad. Esta es la razón por la que en la actualidad podemos educar a nuestros hijos para que se conviertan en cristianos o budistas, capitalistas o socialistas, belicosos o pacifistas.
Suponemos que un cerebro grande, el uso de utensilios, capacidades de aprendizaje superiores y estructuras sociales complejas son ventajas enormes. Resulta evidente que estas hicieron del ser humano el animal más poderoso de la Tierra. Pero los humanos gozaron de todas estas ventajas a lo largo de dos millones de años, durante los cuales siguieron siendo criaturas débiles y marginales. Así, los humanos que vivieron hace un millón de años, a pesar de su gran cerebro y de sus utensilios líticos aguzados, vivían con un temor constante a los depredadores, raramente cazaban caza mayor, y subsistían principalmente mediante la recolección de plantas, la captura de insectos, la caza al acecho de pequeños animales y comiendo la carroña que dejaban otros carnívoros más poderosos.
Esto es fundamental para comprender nuestra historia y nuestra psicología. La posición del género Homo en la cadena alimentaria estuvo, hasta fecha muy reciente, firmemente en el medio. Durante millones de años, los humanos cazaban animales más pequeños y recolectaban lo que podían, al tiempo que eran cazados por los depredadores mayores. Fue solo hace 400.000 años cuando las diversas especies de hombre empezaron a cazar presas grandes de manera regular, y solo en los últimos 100.000 años (con el auge de Homo sapiens) saltó el hombre a la cima de la cadena alimentaria.
Este salto espectacular desde la zona media a la cima tuvo consecuencias enormes. Otros animales de la cumbre de la pirámide, como leones y tiburones, evolucionaron hasta alcanzar tal posición de manera muy gradual, a lo largo de millones de años. Esto permitió que el ecosistema desarrollara frenos y equilibrios que impedían que los leones y los tiburones causaran excesivos destrozos. A medida que los leones se hacían más mortíferos, las gacelas evolucionaron para correr más deprisa, las hienas para cooperar mejor y los rinocerontes para tener más mal genio. En cambio, la humanidad alcanzó tan rápidamente la cima que el ecosistema no tuvo tiempo de adecuarse. Además, tampoco los humanos consiguieron adaptarse. La mayoría de los depredadores culminales del planeta son animales majestuosos. Millones de años de dominio los han henchido de confianza en sí mismos. Sapiens, en cambio, es más como el dictador de una república bananera. Al haber sido hasta hace muy poco uno de los desvalidos de la sabana, estamos llenos de miedos y ansiedades acerca de nuestra posición, lo que nos hace doblemente crueles y peligrosos. Muchas calamidades históricas, desde guerras mortíferas hasta catástrofes ecológicas, han sido consecuencia de este salto demasiado apresurado.
Un paso importante en el camino hasta la cumbre fue la domesticación del fuego. Algunas especies humanas pudieron haber hecho uso ocasional del fuego muy pronto, hace 800.000 años. Hace unos 300.000 años, Homo erectus, los neandertales y Homo sapiens usaban el fuego de manera cotidiana. Ahora los humanos tenían una fuente fiable de luz y calor, y un arma mortífera contra los leones que rondaban a la busca de presas. No mucho después, los humanos pudieron haber empezado deliberadamente a incendiar sus inmediaciones. Un fuego cuidadosamente controlado podía convertir espesuras intransitables e improductivas en praderas prístinas con abundante caza. Además, una vez que el fuego se extinguía, los emprendedores de la Edad de Piedra podían caminar entre los restos humeantes y recolectar animales, nueces y tubérculos quemados.
Pero lo mejor que hizo el fuego fue cocinar. Alimentos que los humanos no pueden digerir en su forma natural (como el trigo, el arroz y las patatas) se convirtieron en elementos esenciales de nuestra dieta gracias a la cocción. El fuego no solo cambió la química de los alimentos, cambió asimismo su biología. La cocción mataba gérmenes y parásitos que infestaban los alimentos. A los humanos también les resultaba más fácil masticar y digerir antiguos platos favoritos como frutas, nueces, insectos y carroña si estaban cocinados. Mientras que los chimpancés invierten cinco horas diarias en masticar alimentos crudos, una única hora basta para la gente que come alimentos cocinados.
El advenimiento de la cocción permitió que los humanos comieran más tipos de alimentos, que dedicaran menos tiempo a comer, y que se las ingeniaron con dientes más pequeños y un intestino más corto. Algunos expertos creen que hay una relación directa entre el advenimiento de la cocción, el acortamiento del tracto intestinal humano y el crecimiento del cerebro humano. Puesto que tanto un intestino largo como un cerebro grande son extraordinarios consumidores de energía, es difícil tener ambas cosas. Al acortar el intestino y reducir su consumo de energía, la cocción abrió accidentalmente el camino para el enorme cerebro de neandertales y sapiens.[1]
El fuego abrió también la primera brecha importante entre el hombre y los demás animales. El poder de casi todos los animales depende de su cuerpo: la fuerza de sus músculos, el tamaño de sus dientes, la envergadura de sus alas. Aunque pueden domeñar vientos y corrientes, son incapaces de controlar estas fuerzas naturales, y siempre están limitados por su diseño físico. Las águilas, por ejemplo, identifican las columnas de corrientes térmicas que se elevan del suelo, extienden sus alas gigantescas y permiten que el aire caliente las eleve hacia arriba. Pero las águilas no pueden controlar la localización de las columnas, y su capacidad de carga máxima es estrictamente proporcional a su envergadura alar.
Cuando los humanos domesticaron el fuego, consiguieron el control de una fuerza obediente y potencialmente ilimitada. A diferencia de las águilas, los humanos podían elegir cuándo y dónde prender una llama, y fueron capaces de explotar el fuego para gran número de tareas. Y más importante todavía, el poder del fuego no estaba limitado por la forma, la estructura o la fuerza del cuerpo humano. Una única mujer con un pedernal o con una tea podía quemar todo un bosque en cuestión de horas. La domesticación del fuego fue una señal de lo que habría de venir
A pesar de los beneficios del fuego, hace 150.000 años los humanos eran todavía criaturas marginales. Ahora podían asustar a los leones, caldearse durante las noches frías e incendiar algún bosque. Pero considerando todas las especies juntas, aun así no había más que quizá un millón de humanos que vivían entre el archipiélago Indonesio y la península Ibérica, un mero eco en el radar ecológico.
Nuestra propia especie, Homo sapiens, ya estaba presente en el escenario mundial, pero hasta entonces se ocupaba únicamente de sus asuntos en un rincón de África. No sabemos con exactitud dónde ni cuándo animales que pueden clasificarse como Homo sapiens evolucionaron por primera vez a partir de algún tipo anterior de humanos, pero la mayoría de los científicos están de acuerdo en que, hace 150.000 años, África oriental estaba poblada por sapiens que tenían un aspecto igual al nuestro. Si uno de ellos apareciera en una morgue moderna, el patólogo local no advertiría nada peculiar. Gracias a la bendición del fuego tenían dientes y mandíbulas más pequeños que sus antepasados, a la vez que tenían un cerebro enorme, igual en tamaño al nuestro.
Los científicos también coinciden en que hace unos 70.000 años sapiens procedentes de África oriental se extendieron por la península Arábiga y, desde allí, invadieron rápidamente, todo el contmente euroasiático
La autodomesticación humana es una hipótesis que defiende que, entre los motores de la evolución humana, se encontrarían los mismos seres humanos, que debieron de seleccionar entre sus congéneres a los que tenían actitudes más sociales. Investigadores de la Universidad de Barcelona, coordinados por Cedric Boeckx, profesor Icrea del Departamento de Filología Catalana y Lingüística General, han encontrado evidencia genética de este proceso evolutivo.
El estudio, que se publica en PloS One, compara los genomas de los humanos modernoscon los de algunas especies domesticadas y los de sus parientes evolutivos, con el fin de encontrar genes coincidentes relacionados con rasgos de la domesticación, como por ejemplo una fisonomía más grácil o la docilidad.
Los resultados muestran un número significativo de genes relacionados con la domesticación que se solapan entre animales domésticos y humanos modernos, pero no con los neandertales. Según los investigadores, estos resultados refuerzan la hipótesis de la autodomesticación humana y “ayudan a revelar información sobre uno de los aspectos que nos hace humanos: nuestro instinto social”.
La autodomesticación se daría en algunas especies que muestran rasgos anatómicos y de comportamiento característicos de los animales domésticos en comparación con sus parientes salvajes. La diferencia es que en este caso la domesticación habría tenido lugar sin la intervención de ninguna otra especie. Distintos estudios han planteado la hipótesis de que los humanos -y otras especies, como los bonobos- se domesticaron a sí mismos. El objetivo de esta investigación ha sido buscar evidencia biológica de esta práctica estudiando un nuevo tipo de datos: los genomas de nuestros ancestros ya extinguidos, como los neandertales o el hombre de Denisova.
• Boeckx:”Los humanos, comparados con los neandertales, presentan un fenotipo más grácil”
“Uno de los motivos que llevó a los científicos a decir que los humanos se domesticaron ellos mismos reside en nuestro comportamiento: los humanos modernos son más dóciles y tolerantes, como las especies domésticas, y nuestras capacidades de cooperación y la conducta social son rasgos esenciales de la cognición moderna”, ha explicado Cedric Boeckx. “El otro motivo es que los humanos, comparados con los neandertales, presentan un fenotipo más grácil que se parece a lo que vemos en los animales domésticos en comparación con sus primos salvajes”.
Para identificar indicadores del proceso de la autodomesticación en humanos, los investigadores crearon una lista de genes relacionados con rasgos domésticos en humanos, a partir de la comparación con el genoma de los neandertales y los homínidos de Denisova. Después, compararon esta lista de genes con el genoma de algunos animales domésticos y el de sus parientes salvajes, como por ejemplo los perros respecto a los lobos y los bueyes respecto a los bisontes.
Los resultados mostraron que el número de genes que coincidían solo era relevante entre los humanos y las especies domesticadas. “Los genes de humanos modernos seleccionados podrían ser esenciales en elproceso de domesticación, ya que estas interacciones aportan datos sobre rasgos fenotípicos relevantes”.
Intersección entre humanos modernos y especies domesticadas
Los investigadores también utilizaron otras medidas estadísticas, como por ejemplo grupos control, para confirmar los resultados. La idea era descartar que la coincidencia de los genes de los humanos modernos con los de las especies domésticas fuera aleatoria, así que se compararon también con el genoma de los grandes simios. “Los resultados muestran que los genes relacionados con la domesticación de los animales domésticos no coinciden en chimpancés, orangutanes y gorilas. Por lo tanto, parece que hay una interacción especial entre los humanos y los animales domésticos, lo cual vemos como evidencia de la autodomesticación”.
Los investigadores señalan que aún se necesitan más experimentos para saber qué rasgos anatómicos, cognitivos y conductuales están relacionados con estos genes. “Suponemos que incluirán las características anatómicas, cognitivas y de conducta que motivaron la idea de la autodomesticación entre los investigadores. Creemos que las coincidencias que hemos encontrado nos permiten explicar nuestra cognición especial y también por qué somos notablemente cooperativos, pero aún se debe estudiar el tema más a fondo. En cierto modo, lo que hemos hecho es reducir el conjunto de genes que se deben analizar experimentalmente”.
Cuando Homo sapiens llegó a Arabia, la mayor parte de Eurasia ya estaba colonizada por otros humanos. ¿Qué les ocurrió? Existen dos teorías contradictorias. La «teoría del entrecruzamiento» cuenta una historia de atracción, sexo y mezcla. A medida que los inmigrantes africanos se extendían por todo el mundo, se reprodujeron con otras poblaciones humanas, y las personas actuales son el resultado de ese entrecruzamiento.
En síntesis la evolución del homo ha sido y es compleja de adivinar, lo que si parece cierto es el paso de unos homos no demasiado inteligentes pero con anatomía craneal similar a la nuestra, al homo sapiens sapiens, capaz de todo y que se hizo y es el dueño de la civilización y del que es de esperar cosas notables.

Bibliografia
Sapiens y Homo Deus. Yuval N Harari . Debate 2016
The origin of modern human behavior: critique of the models and their test implications Christopher S Henshilwood, Curtis W Marean, Philip Chase, Iain Davidson, Clive Gamble, Trenton W Holliday, Richard G Klein, Sally Mc Brearty, João Zilhão, Christopher S Henshilwood, Curtis W Marean 2003/12
Nuevas evidencias de que el ser humano se domesticó a sí mismo
Un estudio realizado por la Universidad de Barcelona,que se publica en PloS One, muestra nuevas evidencias que refuerzan la hipótesis de la autodomesticación humana. El equipo de investigación ha encontrado genes relacionados con la domesticación que se solapan entre animales domésticos y humanos modernos pero no con sus parientes evolutivos.
Redacción | dmredaccion@diariomedico.com | 16/02/2018 10:47

17 febrero 2018

SAPIENS El libro de Harari 1

Filed under: General — Enrique Rubio @ 21:00

SAPIENS El libro de Harari 1
Los dos últimos libros de Yuval Noah Harari han impactado a los lectores que de una manera psudocientifica y casi novelada, nos introducen en este mundo maravilloso de la evolución del homo sapiens sapiens. No tienen ningún orden con respecto a los originales.
Este articulo no tienen mas misión, que divulgar lo divulgado.
Este es el primer resumen de los libros de Harari
Hace 13,5 millones de años aparecen posiblemente tras el Big Bang, la materia, energía en tiempo y espacio. Es necesario esperar hasta 300 000 años después, para que se formen átomos y moléculas y se de así paso a la biología. Hace 3800 millones de años aparecen en un planeta llamado tierra , que es el nuestro, los primeros organismos que dan lugar a la vida.
Pero lo que nos interesa, “nuestro Homo Sapiens” no aparece hasta hace 70000 años y aquí empieza la historia.
La necesidad que tenemos los sapiens de clasificar nos permite la comprensión , que está sometida a errores, pero hasta ahora no tenemos otra herramienta. La clasificación difumina los bordes de lo clasificado
Con el homo hace 70000 años empieza la revolución cognitiva, hace 12000 años se llega a la revolución agrícola y hace 500 años pasamos a la revolución científica.
Hace dos millones de años en áfrica oriental, existían unos grupos humanos que tenían una organización no diferente a los demás grupos de animales. No se podía imaginar entonces que una parte de estos grupos iba a evolucionar de forma absolutamente diferente a como lo hacen el resto los animales. Dice Harari que estos primeros homínidos no tenían nada de especial, eran animales insignificantes que no modificaban el ambiente de forma diferente a como lo hacían el resto de los animales.
Cuando dos individuos de la misma especie, se aparean entre si y dan lugar a descendientes fértiles. A esto se le llama una especie. Las especies que evoluciónan desde un ancestro común se agrupan bajo la denominación de género. Y de ellos se forman las familia.
El homo sapien también pertenece una familia aunque existen grandes dudas sobre cómo evoluciona este sapiens desde otros homínidos. Durante mucho tiempo se intentó situar a este spiens como única y espontánea, pero la mayoría de los investigadores nos colocan en una gran familia; que es la de los grandes simios. Nuestros parientes próximos son los chimpancés, los gorilas y los orangutanes. Hace unos seis millones de años una hembra de simio tuvo dos hijas una se convirtió en chimpancé y la otra es nuestra abuela.
Durante 10.000 años nuestra especie ha sido, la única especie humana de este planeta . Pero el significado real de la palabra humano es «un animal que pertenece al género Homo», y hubo otras muchas especies de este género además de Homo sapiens.
Desde hace unos 2,5 millones de años, y a partir de un género anterior de simios llamado Australopithecus, «simio austral», despues de 500 millones de años, estos hombres y mujeres se desplazaron desde sus asientos primitivos a extensas áreas del norte de África, Europa y Asia y se instalaron en ellas.
Desde las calientes junglas de Indonesia, las poblaciones humanas evolucionaron en direcciones diferentes y motivados por los cambios; climáticos, alimenticios, enfermedades y en general por un nuevo medio ambiente se transformaron en distintos tipos de homínidos .
El resultado fueron varias especies distintas, a cada una de las cuales los científicos han asignado un pomposo nombre en latín.
Los humanos en Europa y Asia occidental evolucionaron en Homo neanderthalensis («hombre del valle del Neander»), eran más corpulentos, y estaban bien adaptados al clima frío de la Eurasia occidental de la época de las glaciaciones. Las regiones más orientales de Asia estaban pobladas por Homo erectus, «hombre erguido», que sobrevivió allí durante cerca de dos millones de años, lo que hace de ella la especie humana más duradera de todas. Es improbable que este récord sea batido incluso por nuestra propia especie. En la isla de Java, en Indonesia, vivió Homo soloensis, «el hombre del valle del Solo», que estaba adaptado a la vida en los trópicos. En otra isla indonesia, la pequeña isla de Flores, los humanos arcaicos experimentaron un proceso de nanismo. Probablemente estos homos llegaron a la isla Flores cuando el nivel del mar era bajo y la isla era fácilmente accesible desde el continente. Y de nuevo cuando el nivel del mar subió, algunas personas quedaron atrapadas en la isla, que se fue empobreciendo, posiblemente ya lo era de antes, y las personas corpulentas o por lo menos de estructura media, que necesitan más alimentos , fueron las primeras en morir. Los individuos más pequeños sobrevivieron mucho mejor. A lo largo de generaciones, las gentes de Flores se convirtieron en enanos. Los individuos de esta especie única, que los científicos conocen como Homo floresiensis, alcanzaban una altura máxima de solo un metro, y no pesaban más de 25 kilogramos. No obstante, eran capaces de producir utensilios de piedra, e incluso ocasionalmente consiguieron capturar a algunos de los elefantes de la isla (aunque, para ser justos, los elefantes eran asimismo una especie enana).
En 2010, en la cueva Denisova, en Siberia, se encontró un hueso del dedo fósil, cuyo análisis de ADN mostro pertenecía a una especie nueva a la que se llamo Homo denisova.
Estos humanos evolucionaban en Europa y Asia, lpero la evolución en África oriental no se detuvo. La cuna de la humanidad continuó formando numerosas especies nuevas, como Homo rudolfensis, «hombre del lago Rodolfo», Homo ergaster, «hombre trabajador», y finalmente nuestra propia especie, a la que de manera inmodesta bautizamos como Homo sapiens, «hombre sabio».
Recientemente se ha hecho un nuevo descubrimiento, Homo naledi (del latín homo, «hombre», y del sesotho naledi, «estrella») es una especie de homínido extinto del género Homo que vivió en lo que ahora es Sudáfrica. La especie ha sido descrita en septiembre del 2014 por Berger y colaboradores a partir de los fósiles de al menos 15 individuos de edades diferentes encontrados en la cámara Dinaledi de la cueva Rising Star, cerca de Johannesburgo (Sudáfrica),
Los componentes de estos homínidos eran de morfología, unos altos, otros de altura media y enanos. Algunos eran cazadores temibles y otros apacibles recolectores de plantas. Su asiento era diferentes dependiendo de su ingenio y adaptación al medio, pero todos pertenecían al género Homo. Todos eran seres humanos-
La idea de que la evolución fue lineal no se soporta en nuestros días, la idea de que el: H. ergaster engendró a H. erectus, este a los neandertales, y los neandertales evolucionaron y fueron nuestro origen a nosotros, no parece acertada . Lo cierto es que desde hace unos 2 millones de años hasta hace aproximadamente 10.000 años, el mundo fue el hogar, a la vez, de varias especies humanas. En la actualidad hay muchas especies de zorros, osos y cerdos. La Tierra de hace cien milenios fue hollada por al menos seis especies diferentes de hombres.
Las especies humanas comparten varias características distintivas, A pesar de sus muchas diferencias. La más notable es que los humanos tienen un cerebro extraordinariamente grande en comparación con el de otros animales. Los mamíferos que pesan 60 kilogramos tienen en promedio un cerebro de 200 centímetros cúbicos. Los primeros hombres y mujeres, de hace 2,5 millones
A pesar de sus muchas diferencias, todas las especies humanas comparten varias características distintivas. La más notable es que los humanos tienen un cerebro extraordinariamente grande en comparación con el de otros animales. Los mamíferos que pesan 60 kilogramos tienen en promedio un cerebro de 200 centímetros cúbicos. Los primeros hombres y mujeres, de hace 2,5 millones de años, tenían un cerebro de unos 600 centímetros cúbicos. Los sapiens modernos tienen un volumen cerebral promedio de 1.200-1.400 centímetros cúbicos. El cerebro de los neandertales era aún mayor.
El hecho de que la evolución seleccionara a favor de cerebros mayores nos puede parecer, digamos, algo obvio. Estamos tan prendados de nuestra elevada inteligencia que asumimos que cuando se trata de potencia cerebral, más tiene que ser mejor. Pero si este fuera el caso, la familia de los felinos también habría engendrado gatos que podrían hacer cálculos. ¿Por qué es el género Homo el único de todo el reino animal que ha aparecido con estas enormes máquinas de pensar?
El hecho es que un cerebro colosal es un desgaste colosal en el cuerpo. No es fácil moverlo por ahí, en especial cuando está encerrado en un cráneo enorme. Es incluso más difícil de aprovisionar. En Homo sapiens, el cerebro supone el 2-3 por ciento del peso corporal total, pero consume el 25 por ciento de la energía corporal cuando el cuerpo está en reposo. En comparación, el cerebro de otros simios requiere solo el 8 por ciento de la energía en los momentos de reposo. Los humanos arcaicos pagaron por su gran cerebro de dos maneras. En primer lugar, pasaban más tiempo en busca de comida. En segundo lugar, sus músculos se atrofiaron. Al igual que un gobierno que reduce el presupuesto de defensa para aumentar el de educación, los humanos desviaron energía desde los bíceps a las neuronas. No es en absoluto una conclusión inevitable que esto sea una buena estrategia para sobrevivir en la sabana. Un chimpancé no puede ganar a Homo sapiens en una discusión, pero el simio puede despedazar al hombre como si fuera una muñeca de trapo.
Hoy en día nuestro gran cerebro nos compensa magníficamente, porque podemos producir automóviles y fusiles que nos permiten desplazarnos mucho más deprisa que los chimpancés y dispararles desde una distancia segura en lugar de pelear con ellos. Pero coches y armas son un fenómeno reciente. Durante más de dos millones de años, las redes neuronales humanas no cesaron de crecer, aunque dejando aparte algunos cuchillos de pedernal y palos aguzados, los humanos tenían muy poca cosa que mostrar. ¿Qué fue entonces lo que impulsó la evolución del enorme cerebro humano durante estos dos millones de años? Francamente, no lo sabemos.
Otro rasgo humano singular es que andamos erectos sobre dos piernas. Al ponerse de pie es más fácil examinar la sabana en busca de presas o de enemigos, y los brazos que son innecesarios para la locomoción quedan libres para otros propósitos, como lanzar piedras o hacer señales. Cuantas más cosas podían hacer con las manos, más éxito tenían sus dueños, de modo que la presión evolutiva produjo una concentración creciente de nervios y de músculos finamente ajustados en las palmas y los dedos. Como resultado, los humanos pueden realizar tareas muy intrincadas con las manos. En particular, puede producir y usar utensilios sofisticados. Los primeros indicios de producción de utensilios datan de hace unos 2,5 millones de años, y la fabricación y uso de útiles son los criterios por los que los arqueólogos reconocen a los humanos antiguos.
Pero andar erguido tiene su lado negativo. El esqueleto de nuestros antepasados primates se desarrolló durante millones de años para sostener a un animal que andaba a cuatro patas y tenía una cabeza relativamente pequeña. Adaptarse a una posición erguida era todo un reto, especialmente cuando el andamiaje tenía que soportar un cráneo muy grande. La humanidad pagó por su visión descollante y por sus manos industriosas con dolores de espalda y tortícolis.
Las mujeres pagaron más. Una andadura erecta requería caderas más estrechas, lo que redujo el canal del parto, y ello precisamente cuando la cabeza de los bebés se estaba haciendo cada vez mayor. La muerte en el parto se convirtió en un riesgo importante para las hembras humanas. A las mujeres que parían antes, cuando el cerebro y la cabeza del niño eran todavía relativamente pequeños y flexibles, les fue mejor y vivieron para tener más hijos. Por consiguiente, la selección natural favoreció los nacimientos más tempranos. Y, en efecto, en comparación con otros animales, los humanos nacen prematuramente, cuando muchos de sus sistemas vitales están todavía subdesarrollados. Un potro puede trotar poco después de nacer; un gatito se separa de la madre para ir a buscar comida por su cuenta cuando tiene apenas unas pocas semanas de vida. Los bebés humanos son desvalidos, y dependientes durante muchos años para su sustento, protección y educación.
Este hecho ha contribuido enormemente tanto a las extraordinarias capacidades sociales de la humanidad como a sus problemas sociales únicos. Las madres solitarias apenas podían conseguir suficiente comida para su prole y para ellas al llevar consigo niños necesitados. Criar a los niños requería la ayuda constante de otros miembros de la familia y los vecinos. Para criar a un humano hace falta una tribu. Así, la evolución favoreció a los que eran capaces de crear lazos sociales fuertes. Además, y puesto que los humanos nacen subdesarrollados, pueden ser educados y socializados en una medida mucho mayor que cualquier otro animal. La mayoría de los mamíferos surgen del seno materno como los cacharros de alfarería vidriada salen del horno de cochura: cualquier intento de moldearlos de nuevo los romperá. Los humanos salen del seno materno como el vidrio fundido sale del horno. Pueden ser retorcidos, estirados y modelados con un sorprendente grado de libertad. Esta es la razón por la que en la actualidad podemos educar a nuestros hijos para que se conviertan en cristianos o budistas, capitalistas o socialistas, belicosos o pacifistas.
Suponemos que un cerebro grande, el uso de utensilios, capacidades de aprendizaje superiores y estructuras sociales complejas son ventajas enormes. Resulta evidente que estas hicieron del ser humano el animal más poderoso de la Tierra. Pero los humanos gozaron de todas estas ventajas a lo largo de dos millones de años, durante los cuales siguieron siendo criaturas débiles y marginales. Así, los humanos que vivieron hace un millón de años, a pesar de su gran cerebro y de sus utensilios líticos aguzados, vivían con un temor constante a los depredadores, raramente cazaban caza mayor, y subsistían principalmente mediante la recolección de plantas, la captura de insectos, la caza al acecho de pequeños animales y comiendo la carroña que dejaban otros carnívoros más poderosos.
Uno de los usos más comunes de los primeros utensilios de piedra fue el de romper huesos con el fin de llegar a la médula. Algunos investigadores creen que este fue nuestro nicho original. De la misma manera que los picos carpinteros se especializan en extraer insectos de los troncos de los árboles, los primeros humanos se especializaron en extraer el tuétano de los huesos. ¿Por qué la médula? Bueno, supongamos que observamos a una manada de leones abatir y devorar una jirafa. Esperamos pacientemente hasta que han terminado. Pero todavía no es nuestro turno, porque primero las hienas y después los chacales (y no nos atrevemos a interferir con ellos) aprovechan lo que queda. Solo entonces nosotros y nuestra banda nos atrevemos a acercarnos al cadáver, miramos cautelosamente a derecha e izquierda, y después nos dedicamos al único tejido comestible que queda.
Esto es fundamental para comprender nuestra historia y nuestra psicología. La posición del género Homo en la cadena alimentaria estuvo, hasta fecha muy reciente, firmemente en el medio. Durante millones de años, los humanos cazaban animales más pequeños y recolectaban lo que podían, al tiempo que eran cazados por los depredadores mayores. Fue solo hace 400.000 años cuando las diversas especies de hombre empezaron a cazar presas grandes de manera regular, y solo en los últimos 100.000 años (con el auge de Homo sapiens) saltó el hombre a la cima de la cadena alimentaria.
Este salto espectacular desde la zona media a la cima tuvo consecuencias enormes. Otros animales de la cumbre de la pirámide, como leones y tiburones, evolucionaron hasta alcanzar tal posición de manera muy gradual, a lo largo de millones de años. Esto permitió que el ecosistema desarrollara frenos y equilibrios que impedían que los leones y los tiburones causaran excesivos destrozos. A medida que los leones se hacían más mortíferos, las gacelas evolucionaron para correr más deprisa, las hienas para cooperar mejor y los rinocerontes para tener más mal genio. En cambio, la humanidad alcanzó tan rápidamente la cima que el ecosistema no tuvo tiempo de adecuarse. Además, tampoco los humanos consiguieron adaptarse. La mayoría de los depredadores culminales del planeta son animales majestuosos. Millones de años de dominio los han henchido de confianza en sí mismos. Sapiens, en cambio, es más como el dictador de una república bananera. Al haber sido hasta hace muy poco uno de los desvalidos de la sabana, estamos llenos de miedos y ansiedades acerca de nuestra posición, lo que nos hace doblemente crueles y peligrosos. Muchas calamidades históricas, desde guerras mortíferas hasta catástrofes ecológicas, han sido consecuencia de este salto demasiado apresurado.
Un paso importante en el camino hasta la cumbre fue la domesticación del fuego. Algunas especies humanas pudieron haber hecho uso ocasional del fuego muy pronto, hace 800.000 años. Hace unos 300.000 años, Homo erectus, los neandertales y Homo sapiens usaban el fuego de manera cotidiana. Ahora los humanos tenían una fuente fiable de luz y calor, y un arma mortífera contra los leones que rondaban a la busca de presas. No mucho después, los humanos pudieron haber empezado deliberadamente a incendiar sus inmediaciones. Un fuego cuidadosamente controlado podía convertir espesuras intransitables e improductivas en praderas prístinas con abundante caza. Además, una vez que el fuego se extinguía, los emprendedores de la Edad de Piedra podían caminar entre los restos humeantes y recolectar animales, nueces y tubérculos quemados.
Pero lo mejor que hizo el fuego fue cocinar. Alimentos que los humanos no pueden digerir en su forma natural (como el trigo, el arroz y las patatas) se convirtieron en elementos esenciales de nuestra dieta gracias a la cocción. El fuego no solo cambió la química de los alimentos, cambió asimismo su biología. La cocción mataba gérmenes y parásitos que infestaban los alimentos. A los humanos también les resultaba más fácil masticar y digerir antiguos platos favoritos como frutas, nueces, insectos y carroña si estaban cocinados. Mientras que los chimpancés invierten cinco horas diarias en masticar alimentos crudos, una única hora basta para la gente que come alimentos cocinados.
El advenimiento de la cocción permitió que los humanos comieran más tipos de alimentos, que dedicaran menos tiempo a comer, y que se las ingeniaron con dientes más pequeños y un intestino más corto. Algunos expertos creen que hay una relación directa entre el advenimiento de la cocción, el acortamiento del tracto intestinal humano y el crecimiento del cerebro humano. Puesto que tanto un intestino largo como un cerebro grande son extraordinarios consumidores de energía, es difícil tener ambas cosas. Al acortar el intestino y reducir su consumo de energía, la cocción abrió accidentalmente el camino para el enorme cerebro de neandertales y sapiens.[1]
El fuego abrió también la primera brecha importante entre el hombre y los demás animales. El poder de casi todos los animales depende de su cuerpo: la fuerza de sus músculos, el tamaño de sus dientes, la envergadura de sus alas. Aunque pueden domeñar vientos y corrientes, son incapaces de controlar estas fuerzas naturales, y siempre están limitados por su diseño físico. Las águilas, por ejemplo, identifican las columnas de corrientes térmicas que se elevan del suelo, extienden sus alas gigantescas y permiten que el aire caliente las eleve hacia arriba. Pero las águilas no pueden controlar la localización de las columnas, y su capacidad de carga máxima es estrictamente proporcional a su envergadura alar.
Cuando los humanos domesticaron el fuego, consiguieron el control de una fuerza obediente y potencialmente ilimitada. A diferencia de las águilas, los humanos podían elegir cuándo y dónde prender una llama, y fueron capaces de explotar el fuego para gran número de tareas. Y más importante todavía, el poder del fuego no estaba limitado por la forma, la estructura o la fuerza del cuerpo humano. Una única mujer con un pedernal o con una tea podía quemar todo un bosque en cuestión de horas. La domesticación del fuego fue una señal de lo que habría de venir
A pesar de los beneficios del fuego, hace 150.000 años los humanos eran todavía criaturas marginales. Ahora podían asustar a los leones, caldearse durante las noches frías e incendiar algún bosque. Pero considerando todas las especies juntas, aun así no había más que quizá un millón de humanos que vivían entre el archipiélago Indonesio y la península Ibérica, un mero eco en el radar ecológico.
Nuestra propia especie, Homo sapiens, ya estaba presente en el escenario mundial, pero hasta entonces se ocupaba únicamente de sus asuntos en un rincón de África. No sabemos con exactitud dónde ni cuándo animales que pueden clasificarse como Homo sapiens evolucionaron por primera vez a partir de algún tipo anterior de humanos, pero la mayoría de los científicos están de acuerdo en que, hace 150.000 años, África oriental estaba poblada por sapiens que tenían un aspecto igual al nuestro. Si uno de ellos apareciera en una morgue moderna, el patólogo local no advertiría nada peculiar. Gracias a la bendición del fuego tenían dientes y mandíbulas más pequeños que sus antepasados, a la vez que tenían un cerebro enorme, igual en tamaño al nuestro.
Los científicos también coinciden en que hace unos 70.000 años sapiens procedentes de África oriental se extendieron por la península Arábiga y, desde allí, invadieron rápidamente todo el continente euroasiático (véase el mapa 1).

MAPA 1. Homo sapiens conquista el planeta.
Cuando Homo sapiens llegó a Arabia, la mayor parte de Eurasia ya estaba colonizada por otros humanos. ¿Qué les ocurrió? Existen dos teorías contradictorias. La «teoría del entrecruzamiento» cuenta una historia de atracción, sexo y mezcla. A medida que los inmigrantes africanos se extendían por todo el mundo, se reprodujeron con otras poblaciones humanas, y las personas actuales son el resultado de ese entrecruzamiento.
Por ejemplo, cuando los sapiens alcanzaron Oriente Próximo y Europa, encontraron a los neandertales. Estos humanos eran más musculosos que los sapiens, poseían un cerebro mayor y estaban mejor adaptados a los climas fríos. Empleaban utensilios y fuego, eran buenos cazadores y aparentemente cuidaban de sus enfermos y débiles. (Los arqueólogos han descubierto huesos de neandertales que vivieron durante muchos años con impedimentos físicos graves, que son prueba de que eran cuidados por sus parientes.) A menudo se ilustra en las caricaturas a los neandertales como la «gente de las cuevas», arquetípicamente bestiales y estúpidos, pero pruebas recientes han cambiado su imagen (véase la figura 3).

« Newer PostsOlder Posts »

Powered by WordPress