Enriquerubio.net

27 Abril 2013

Dolor crónico es frecuente después de Ictus leves a moderados

Archivado en: Vegetativo, vasculo cerebral — Enrique Rubio @ 21:34

Apr 23, 2013

Los dolores crónicos son frecuentes después de Ictus Isquemicos, incluso en pacientes con Ictus leves a moderados y ademas se asocian a deterioro cognitivo y una mayor dependencia funcional,

Los investigadores, dirigidos por Martin O’Donnell, MB, PhD, de la Universidad McMaster, Hamilton, Ontario, Canadá, llaman la atención sobre un ensayo clínicos sobre dolor y deterioro mental en pacientes después de ictus isquemico con la intencion de prevenirlos.

Aunque se sabia que el dolor se puede producir después de ictus isquemia no se conocia la frecuencia de este hecho, ya que las muestras estudiadas eran pequeñas y los resultados variaban de unas a otras.

Los recientes estudios de estos autores encuentran que el dolor crónico ses frecuente después de un accidente cerebrovascular isquémico no grave, y afecta a 1 de cada 10 pacientes aproximadamente. El dolor central es el mas común del síndrome, y se presenta en una cuarta parte de los casos, y el aumento de la gravedad del ictus y la depresión anterior predice el riesgo y este estudio tinene la intencion de prevenir el dolor post ictal

“Previamente unos ensayos clínicos diseñados para prevenir los síndromes de dolor post-accidente cerebrovascular fueron publicados el 4 de abril en Stroke y marcaron el camino de futuros ensayos clínicos” ,.

Nuevos resultados han sido publicados previamente en la revista New England Journal of Medicine, y reportado por Medscape Medical News.

Los investigadores estudiaron estas cuestiones con detalle en el juicio PRoFESS, un estudio aleatorizado que comparó varias estrategias diferentes de tratamiento de drogas y placebos en 20.332 pacientes que habian sufrido recientemente ictus isquemicos leves a moderados y fueron seguidos durante una media de 30 meses.
En el estudio, se hizo un cuestionario estandarizado sobre dolor crónico en la penúltima visita de seguimiento a todos los participantes que se quejaban de dolor crónico y que no tenian un historial de dolor crónico antes de su accidente cerebrovascular. Los análisis de regresión logística multivariable se utilizaron para determinar los factores de riesgo para el dolor ictus y subtipos de dolor, así como la asociación entre el dolor deteriror cognitivo y funcional post-ictal.

Las variables que podian someter a confusion fueron tenidas en cuenta tales como, la gravedad del ictus, etnia, antecedentes de infarto de miocardio, accidente cerebrovascular, la hipertensión, la diabetes mellitus, la hipercolesterolemia, la fibrilación auricular, insuficiencia cardíaca congestiva o enfermedad vascular periférica, depresión, tabaquismo, ejercicio, consumo de alcohol, el estudio asignación de las drogas, y el índice de masa corporal.

En el análisis, se incluyeron 15 754 participantes, de los cuales 1.665 (10,6%) informaron de un nuevo dolor crónico posterior al accidente cerebrovascular.

Esto incluyó 431 (2,7%) con dolor post-apoplejía central, 238 (1,5%) con dolor neuropático periférico, 208 (1,3%) con dolor de la espasticidad, y 136 participantes (0,9%) con dolor de hombro subluxación. Más de 1 subtipo se informó de dolor en 86 pacientes (0,6%).

Después de análisis multivariable, los factores de riesgo significativos para todo el dolor posterior al accidente cerebrovascular incluyen aumento de la gravedad del ictus, el sexo femenino, la ingesta de alcohol, la depresión anterior, el uso de estatinas o hiperlipidemias, diabetes y enfermedad vascular periférica.

La diabetes mellitus y el tabaquismo fueron preeditores significativos de dolor neuropático periférico, pero el dolor posterior al accidente cerebrovascular no central, que llevó a los autores a sugerir que estos síndromes no pueden compartir factores de riesgo.

El deterioro cognitivo, que se define como una pérdida de más de 3 puntos en el Examen Mini Mental, se produjo en el 8,8% de los pacientes que no desarrollaron dolor posterior al accidente cerebrovascular crónica en comparación con el 10,7% de los pacientes con un dolor.

Y empeoramiento de la discapacidad según la evaluación de una disminución de la puntuación en la escala de Rankin modificada de 1 punto o más se produjo en el 8,7% de los pacientes que no desarrollaron dolor posterior al accidente cerebrovascular crónica en comparación con el 13,7% de los pacientes en los que se produjo tal dolor.

La conclusión es que tanto el dolor cronico como el deterioro psiquico son factores importantes en las secuelas del Ictus isquemico

Gestionado con WordPress